martes, 5 de agosto de 2014

De silbos, otra vez (X)

Visto el éxito alcanzado con el comentario (opinión: exposición y argumentación de un personaje –yo– acerca de un tema), entrada o post (que también se menta), publicado en el día de ayer, y dado que otros compromisos –vaya ajetreo con esta jubilación, de haberlo intuido sigo trabajando– me tuvieron ocupado, vayan estas tres presentaciones gomeras para compensar los desvelos de aquellos que aún tienen la osadía de alongarse a este blog.
Seguimos descendiendo desde el Caserío de El Cedro hasta Hermigua, hasta la zona de El Convento. El agua es una constante y la vegetación, el reflejo de su discurrir barranco abajo. Estoy pensando seriamente que lo mismo vuelvo en invierno, porque la opción de la rama, en Agaete, me da que no estoy ya para tanta gente.
Pasa, sin compromiso y patea conmigo.