viernes, 8 de agosto de 2014

Posicionándonos

Ya resta menos. A unos nueve meses de las elecciones locales (ayuntamientos y cabildos) y autonómicas, se van definiendo posiciones. Anoche mismo, y en un local que por ahora nos interesa mantener en el más estricto anonimato, se reunió la asamblea de la Agrupación Electoral Independiente Obreros Ufanos (AEIOU), formada, como ya se dejó mencionado tiempo atrás (cuando la asamblea constituyente) por jubilados en pleno uso de sus facultades y con el juicio más cabal que mucho de lo que se ve por ahí, y designó, por mayoría cualificada (en nuestra formación está prohibidas, estatutariamente, las unanimidades y aclamaciones) a un servidor como cabeza de lista de su candidatura para mayo de 2015. Para el consistorio realejero, claro. Nuestras pretensiones no abarcan más allá de las lindes que definen el territorio que nos corresponde en el contexto del Valle de la Orotava (pleitos aparte). Ahora bien, como ganemos, coyuntura que nos descartamos en absoluto, nos pelearemos, nos batiremos el cobre, nos partiremos el lomo con los organismos de ahí pa´fuera.
Por lo tanto, a falta de que se concrete si los nuevos movimientos sociales se deciden a dar el salto y pasar de los dichos a los hechos –ya se sabe lo del trecho– para que las acciones sustituyan la verborrea imperante, nos encontramos con el siguiente panorama:
La estrategia popular consistirá en casi repetir la plancha de 2011. Manuel Domínguez encabezará la candidatura, con Adolfo González de número dos. Como el presidente insular del PP hará, como mínimo, doblete, en función de los resultados que se obtengan y de los posibles pactos a nivel regional, el actual alcalde realejero abandonará su acta de concejal en la corporación local para dar el salto a instancia superior. Porque añora –se comenta en sus círculos más íntimos– el retorno a la Carrera de San Jerónimo. Y para ello deberá, como en el baile del gorgojito, ir de brinquito en brinquito.
Coalición Canaria, inmersa en profunda crisis (en todos los escalones del organigrama), con los ex a la greña, será Enrique García el que intente poner orden en un ganado de franca estampida. No tendrá, no obstante, mayor inconveniente en conformar el conjunto de 21 titulares y unos cuantos suplentes, porque para tal menester siempre sobran pretendientes. Los mejores cálculos estiman que si llegan a cinco, podrán ir de rodillas a Candelaria y echarle unos cañones a la morenita. O ponerle una vela a San Paulino.
Jonás Hernández repetirá al frente de Izquierda Unida. Aunque no entra en sus números alcanzar los intentos de Juan Borges, desde La Cascabela se entiende que su labor opositora ha sido la que sus escasos recursos le permitían. Y más. Aquello de que nos fortalecemos en la adversidad se ha cumplido y con creces. Junto a él, un equipo de gente joven, que no se ha dejado seducir por los cantos de sirena de los que comenzaron siendo antisistemas y enemigos de castas pero que ya derivan y rolan a enfoques más placenteros. Las viejas glorias ocuparán puestos testimoniales. Aunque su papel primordial será el de ‘incordiar’ (sin pasarse, son las instrucciones) al contrincante a través de las redes sociales.
De la plataforma aludida en el primer párrafo, poco que ampliar. Que hablar de uno está mal visto. Eso sí, será un colectivo con una enorme carga de experiencia y procedentes sus integrantes de los más diversos campos, con una preparación exquisita. Su principal baza: que no costarán un euro al erario público. Algo que deberá ponerse en valor. Y con un lema: de cada barrio, el mejor. Ventaja añadida: ya los tenemos. No habrá asesores (maldita falta), ni protocolos, ni gabinetes de prensa, ni secretarios particulares… Calculamos que nada más entrar ya habremos ahorrado para aumentar la plantilla de la policía en al menos una docena ( y si nos apuran, docena y media) de agentes. ¡Ah!, y sin marrones.
¿Falta alguno? Sí, hay amagos, pero poco más. Sueltan alguna guinda en los medios de comunicación, asoman un fisco la cabeza (sin identificarse mucho, por si acaso) y vuelven a esconderse durante una buena temporada. Creo que se les va a hacer tarde.
Y así concluimos esta semana de agosto, mes de vacaciones por excelencia, prototipo de escasez de noticias y… ¿Cómo? Muchacho, qué fallo, se me había pasado. Claro, el PSOE.
Cómo cambia la película. A esta alturas, allá por 2011, la agrupación socialista realejera había inundado todos los mentideros (políticos) con el nombre de su aspirante a la alcaldía. Saltándose, incluso, las instrucciones que fijaban los plazos. En la actualidad, cuando el barco federal parece haber tomado otro rumbo, las aguas bajan turbulentas por los barrancos de nuestro pueblo. El estrepitoso fracaso pretérito no ha valido para la reflexión pertinente. Parece que sobran aspirantes. Entre los que se postulan aquellos a los que el pueblo ya les dio la espalda con anterioridad. Se sucederán luchas intestinas para fijar posiciones. Y una vez finiquitado el pleito, irán barrio por barrio a la caza y captura de posibles acompañantes. Con lo que el descenso ya no será tal. A pique. Lo tienen crudo. Y ya es tarde, muy tarde. ¿Consejos? Repasa la trayectoria de este blog donde escrito ha quedado mi parecer. Pero como fui en un pasado no tan lejano, debo purgar mi pecado con la indolencia. La diferencia es que todavía, a pesar de años y arrugas, suelo mirarme al espejo. A otros les basta con un selfie y adoptar poses para las redes. En las que se han enrollado tanto que me recuerdan las tortugas. Lo de bobas lo pensaste tú.
Feliz fin de semana. Quedan fotos de La Gomera, pero las dejaré por si me tomo algún día de asueto. Crudo lo tengo con esta (pre)campaña. Sean felices.