martes, 24 de marzo de 2015

Con Cautela

O CC nuevamente, y creo que es la tercera vez. Pero Coalición Canaria –en esta ocasión sí– se descompone a pasos agigantados. Como la gotita, o el poxipol, que la sostenía (cuotas de poder) se va degradando hasta el extremo de romperse al menor movimiento, lo mismo salta por los aires a las primeras de cambio y retorna a sus orígenes insularistas. Estoy convencido de que más de uno de los que están emigrando lo ha pensado en reiterados momentos. Eso de que Rivero haya repetido dos veces (ocho años) y ahora coja el testigo Clavijo (intuyen que otros cuatro), es demasiado protagonismo para Tenerife. Va mi primer consejo: No se preocupen y sigan en esa dirección que se van a pasar muchos más en la oposición. Y eso significaría la condena definitiva.
Es más, en aquellos lugares en los que aún guardan el tipo (por ejemplo, La Orotava), adoptan un lema (Una fuerza renovada) que es la comidilla en cualquier bar tertuliano que se precie. Repiten diez de trece, con un Juan Dóniz que lleva treinta y ni se sabe, y aluden a una transformación. Bueno, les queda la opción de resucitar las AIO. Aunque ya no molará la revolución de las velas porque el pueblo ya dispone de luz. La eléctrica y la otra, afortunadamente.
Otra de sus preclaras mentes privilegiadas, candidato a un organismo que ya preside pero que no se presentó para tal cargo en las anteriores, nos deleita con esta guinda: “Canarias está en el inicio de una oportunidad única de cambio”. Como es algo complicada, deduzco que la llevaba apuntada. Y cuando uno escribe las cosas, el margen de error es mucho menor que soltarlo de sopetón porque tienes tiempo suficiente para leer, releer y corregir. Si yo fuera presidente del Cabildo, verbigracia (cosas y casos peores se han visto), jamás aludiría al cambio, pues me lloverían cachetadas por todos los lados.
Mucho comentarista achaca al nerviosismo la cantidad de disparates que se vienen produciendo. Debo reconocer que tengo mis serias dudas. Otro candidato, ya mentado un poco más arriba, es acusado por un tercero, que lleva dando brincos políticos desde la época de fundación de Los Sabandeños, de prometer lo que no hace en su municipio. Creo que ya estás en condiciones de despejar la incógnita. Y los realejeros podríamos responderle que de eso sabemos bastante. Somos modelo en el descenso vertiginoso del paro, ingenieros de obras, canales y puertos, peritos de piches y barros…
Escribí comentarista en el párrafo anterior y aprovecho que el Callejón de los Cuartos ‘desemboca’ en la zona donde ubicaron las farolas de Mazinger Z (bueno, las más cercanas a la rotonda, como tienen un solo brazo, deberán ser de Afrodita A, la de “pechos fuera”, ¿te acuerdas?) para contarte que Las Palmas ha recusado al que vocifera en las retransmisiones deportivas (futboleras) por tener asustados a los jugadores. Vaya dos portentos (meto en el saco al del ‘sí, bueno’). La universidad de la calle sigue lanzando al mercado dignos ejemplares. Otro éxito en el haber de Paulino. O de CC.
El ánimo que se le ve al alcalde de Tacoronte, Álvaro Dávila, merece ser guardado en frasquitos para luego venderse como el agua bendita de Lourdes. Qué alegría irradia. Se nos fue hasta la Playa de la Arena (la suya, que no la de Santiago del Teide) y manifestó que es la más segura de Canarias. El riesgo se ha reducido al 1%. Así que cuando vaya a bañarme, lo primero que haré será contar los que allí se encuentran y si por un casual hay 99, doy la vuelta y me largo. Lee bien y no hagas trampas. Él hablaba de desprendimientos. Da lo mismo. Seguro que se cae el tolmo cuando me halle tomando el sol y me rompe la cabeza. Que tengo una suerte.
Me han preguntado el porqué de un párrafo que colgué en Facebook acerca de la autorización para compartir textos. Todo surgió de la lectura de una prohibición tajante que alguien plasmó en su muro. Lo que me causó cierta gracia y mayor hilaridad por pretéritas actuaciones que no vienen al caso. Salvo que se tercie. Cuando uno se dedica a navegar por estas procelosas aguas de la Internet, debe tener presente que en este mar hay infinidad de barcos. Y lo de los dominios territoriales y las millas de libre disposición presenta una línea tan débil y tan poco definida, que si no tienes claro que al segundo de mostrar una foto o cualquier sentencia, la velocidad de propagación, y de apropiación indebida, es tal que volver a las épicas peleas contra los molinos de viento no conduce sino a dolores de cabeza indeseados.
Hay que ir Con Cautela. Vale para los de CC. Advertencia casi ingenua para los que entienden este invento como un coto cerrado. Desde que los compartas con alguien, atente a las consecuencias. Un secreto compartido tiene menos consistencia que un puñado de millo en la boca de cualquier burro. Con perdón. Te queda la opción de que configures el perfil para que no lo vea nadie. Pero para tal viaje no hacen falta alforjas.
Concluyo: Cuando en la noche del pasado domingo se dio a conocer un sondeo (Canal Sur) a pie de urna, se dispararon comentarios para todos los (dis)gustos. Me quedo con este: Victoria amarga del PSOE y éxito arrollador de Podemos. Y ayer lunes, con los resultados verdaderos en las manos, todos ganaron. Incluso Rajoy está contento. Y no sé si Floriano o Hernando, tal para cual, sentenció que el partido que gobierna siempre sufre un desgaste. Lumbrera(s). Sigan trasladando al Mariano a los mítines de las elecciones autonómicas de mayo (porque él va donde lo llevan). En cada presencia suya, la fuga de votos es semejante a las estampidas del ganado en las películas del Oeste.
Hasta mañana. Y vayan Con Cautela.