miércoles, 15 de abril de 2015

Presentación

Compañeros, compañeras, amigos, amigas, afiliados, afiliadas, militantes, militantas, conocidos, conocidas, camarados, camaradas, colegos, colegas, partidarios, partidarias, adictos, adictas, prosélitos, prosélitas, satélites, satélitas y resto de presentes y presentas, así como aquellos ausentes y ausentas que por motivo justificado no han podido acudir a este precioso y abarrotado recinto que tan gentilmente nos acoge:
Henos hoy aquí reunidos (y reunidas), inmersos (e inmersas) en la difícil y ardua tarea de mostrar nuestra incuestionable dedicación al bien ciudadano (y ciudadana, nunca es tarde si la susodicha, o susodicho, está buena, o bueno) mediante esta entrega diaria, para presentar la candidatura que nos deberá conducir a un triunfo electoral sin paliativos en la noche del próximo 24 de mayo. Porque somos los mejores, nos lo merecemos y seguiremos siendo fieles depositarios (depositarias) de la confianza de todos los vecinos (y vecinas) mayores de 18 años. Un respetito.
Aunque en el pueblo la convocatoria nos trastoca cada cuatro años las Fiestas de Mayo, nuestros-as interventores-as y apoderados-as pondrán la nota festiva en ese cuarto domingo vistiendo el traje típico (como debe ser) hasta que se haya escrutado la última urna. Les suministraremos un bocadillo con chorizo de perro y una pelota de gofio amasado. Elementos culinarios eminentemente autóctonos y que serán repartidos en una piva debidamente engalanada con hojas (lo de ojos va a ser que no) de palmera, o palmero (canaria, canario, por supuesto).
Durante la campaña tendremos sumo cuidado con la cartelería de la Feria de Ganado (de ambos sexos), no sea que algún despistado se empeñe en votar por animales diferentes. Cada candidato y candidata se compromete desde ya a dejarse ver en cuanto acto se haya programado, porque es mucho más rentable la presencia en el Concurso de Vinos que cualquier mitin al uso. Eso sí, las catas para los profesionales, no sea que un vaivén alcohólico nos tumbe esta esmerada línea de actuación. El manual de instrucciones será libro de cabecera durante esos días trascendentales y su memorización y posterior puesta en práctica norma de obligado acatamiento. ¿Queda claro? [Sonrisas, o carcajadas, al grito unánime de “Sí, maestro”]
No es cuestión de estar pregonando a los cuatro vientos la declaración de interés turístico nacional porque ha surgido un movimiento contestatario de rechazo al gasto desmedido en la quema de fuegos artificiales. Cierto es que cada cual es libre de volatilizar los euros que desee y aplaudir a rabiar cuando bajan en cachitos incandescentes si la brisa no los manda a tomar viento fresco. El pueblo no es tonto(a) y se ha percatado de que todos queremos subirnos al carro del éxito. Sostengamos que son las calles las únicas protagonistas del evento y mantengámonos a prudencial margen y a una distancia tal que la pólvora no nos alcance. No parece prudente quemarnos a las primeras de cambio.
Muchísimo tacto en cualquier manifestación que se haga a partir de ya, y perdonen que me repita en la insistencia, en todo foro que se nos brinde la oportunidad. Cada renuncio en el que nos pesquen, puede suponer una importante sangría de votos. Aunque no es conveniente el silencio o la callada por respuesta, no caigamos en la tentación de convertirnos en prisionero(a) de nuestras(os) palabras(os). Seamos, ante todo, ejemplares. Si vamos dando un paseo y vemos a un-a paisano-a sachando papas, no dudemos en echarle una mano. Mejor, las dos. Es preferible un dolor de riñones pasajero, que un desplante de toda una familia. Puede que junto al voto caiga una cesta de autodates.
Cuidadito en el baile de magos. No aparentemos lo que no somos. O semos, que vista la deriva nacionalista, más tirando a naufragio, lo mismo agenciamos algún(a) despistado(a). Los precedentes de anteriores citas nos deben poner sobre aviso. A más de uno le ha funcionado el vaso de plástico toda la noche y a la mañana siguiente apareció publicada la piltrafa en cientos de muros. Y ya que menciono las fotos, que les valga de consejo el arrimarse al sol que más calienta. Como es obligatoria la asistencia a festivales, verbenas, concursos, romerías y demás, y los contrarios procurarán hacer lo mismo o más, sitúense como mucho a dos metros de los profesionales de las poses. Que en ese aspecto nos ganan por goleada. Si vislumbran un parapente, corran para El Quinto (que ahí estará Manolo). Si observan un caballo dispuesto para echarse a correr, háganlo ustedes también (que ahí estará Manolo, o Domingo). Si ven al de protocolo con un papel en la mano, a seguirlo que va en busca de Adolfo (y ahí también estará Manolo, y los demás). Podría estar varios cuartos de hora incrementando el número de ejemplos, pero ya me entienden. Escribo etcéteras y sepan que la lista se alarga hasta casi el infinito. Además, nosotros somos más guapos. [Aplausos prolongados; atentos a la señal]
Creo haber dejado esbozado el trayecto. Toca ahora hacer camino. ¡Ah!, que nuestro ateísmo convicto y confeso no nos impida acudir a los actos religiosos. Siempre habrá una excusa para el disimulo: contemplación del arte sacro, saludar a un amigo, escuchar el grupo folclórico que canta en la ceremonia, mirar el artesonado por si podemos incluir algún desconchado en el programa…
Y sin más, paso a dar público conocimiento de los (las) componentes (componentas) de una lista ganadora. En el número 1, como no podía ser de otra manera, un servidor de ustedes, elegido por aclamación en la asamblea celebrada el pasado 29 de febrero…
Hasta mañana.