martes, 12 de mayo de 2015

Prometo

No sé cómo me las voy a arreglar, pero prometo solemnemente, por mi conciencia y honor, que no voy a utilizar la etiqueta ‘Política’ hasta el día 25. Porque como ya tengo el voto decidido, qué necesidad tengo yo de enfadarme conmigo mismo. Es tal la sarta de mentiras que nos brindan los que gobiernan en cualquier institución que si de mí dependiera los invitaría a que se lo hagan mirar. El programa, por supuesto.
“Diseñar el segundo Observatorio de Movilidad del municipio, con el fin de eliminar barreras arquitectónicas y favorecer el acceso a recintos públicos”.
“Diseñar el segundo Observatorio de Movilidad del municipio, con el fin de eliminar barreras arquitectónicas y favorecer el acceso a recintos públicos”.
“Hacer del concepto turístico-deportivo Four Experience, creado durante este mandato, un potente reclamo exterior para la práctica deportiva en el medio natural de Los Realejos”.
“Hacer del concepto turístico-deportivo Four Experience, creado durante este mandato, un potente reclamo exterior para la práctica deportiva en el medio natural de Los Realejos”.
“Renovación completa del alumbrado público con tecnología Led de baja contaminación lumínica y consumo”.
“Renovar el alumbrado público municipal con la implantación de tecnología Led de bajo consumo con criterios de eficiencia y ahorro energético”.
“Reforzar la nueva línea de ayudas al alquiler de viviendas destinadas a familias con escasos recursos económicos e impulsar un servicio de mediación en el alquiler por medio del nuevo Banco de Viviendas municipal”.
“Creamos la primera Bolsa de Viviendas vacías para facilitar su alquiler a precios accesibles. Promoveremos las primeras ayudas sociales para el alquiler de estas viviendas destinadas a familias con escasos recursos económicos”.
“Iniciar la redacción de los Planes Especiales del Patrimonio de Los Realejos”.
“Iniciar la elaboración del Plan Especial del Patrimonio (PEP) de Los Realejos”.
“Renovar el nuevo proyecto de apoyo escolar a menores en diferentes zonas del municipio”.
“Renovar el nuevo proyecto de apoyo escolar a menores en diferentes zonas del municipio”.
“Garantizar las ayudas al transporte para estudiantes que cursen estudios fuera del municipio”.
“Incrementar las cuantías destinadas para la convocatoria anual de bonos de transporte para estudiantes”.
“Promover la inclusión de… en la Red de Hospederías de los Centros Históricos de Canarias”.
“Incluir a… en la Red de Centros Históricos de Canarias, promoviendo la creación de la Red de Hospederías para visitantes”.
¿No me digas? ¿Que me he repetido? ¿Yo? ¿Tú estás seguro? ¿Quieres que te enseñe la revista (a color, destaca el azul y el rosa, si mi suegra levantara la cabeza) de la que extraje los párrafos anteriores? Ah, yo sí leo. Y si me ayudas (tú con una y yo con otra y los dos leyendo en voz alta), te aseguro que hallaremos más concomitancias. Por cierto me chocó lo de renovar el nuevo proyecto. ¿Ya?
Que yo tengo mi tino y no quiero que nadie me engañe. ¿Dije engañar?
Y de todas las actividades que se vienen realizando desde las primeras corporaciones democráticas tras las elecciones de 1979, para no reconocer que fueron otros los inventores (como si con cambiar la denominación fuera suficiente), perlas como esta:
“Reconocer la trayectoria y logros de nuestros deportistas en las diferentes modalidades, dando además continuidad a la Gala del Deporte de Los Realejos creada en estos años”.
Lo que es más sangrante, si el logro es de otra institución pública, nos adueñamos de la obra y le añadimos la coletilla en colaboración con…
Y como llevamos al menos un mandato solos (otro fue con acompañamiento), los incumplimientos se disimulan así:
“Incrementar el número de agentes de nuestra Policía Local a lo largo de los próximos cuatro años”.
“Aplicar los criterios de la Ley de Transparencia en el Ayuntamiento”.
O con guiños del bien quedar hacia otros Domínguez, Benítez, pero no Rodríguez:
“Restaurar el Colegio San Agustín y destinarlo a Museo de la Educación y la Música y sede de la S.M. La Filarmónica”.
“Redactar un proyecto de rehabilitación de la Casona de La Gorvorana y su entorno como un parque cultural que contemple la dotación de un auditorio”.
¿Se enteran los pejigueras? De aquí para allá, sí. De allá para aquí, va a ser que no.
¿Teatro qué? ¿Viera y qué? ¿Agustín qué?
¿Aspectos graciosos? También: “Generando la contratación de empresas locales”. ¿En plural?
Cualquiera sabe por dónde iré mañana. Algo escribiré. Pero en el blog se acabó la campaña. C´est fini. À demain.
Nota aclaratoria final: Como este artículo se enlaza automáticamente con Twitter y Facebook, si lo compartes es que has leído hasta aquí y no discrepamos mucho en el planteamiento. Hasta luego.