martes, 27 de octubre de 2015

Simplezas

Tengo ante mí dos escritos relacionados con el PSOE. El primero, un artículo de opinión que trata de rebatir la intención socialista de suprimir, que no rematar, la asignatura de Religión (el interesado, y vaya que sí, no especifica cuál, como si hubiese elección) del currículo escolar. El otro, una aclaración de la agrupación realejera a las declaraciones del alcalde popular en las que lloraba amargamente por la canallada gubernamental (canaria) de penalizar al ayuntamiento de su propiedad.
Vayamos por partes:
Una fanfarronada así es un reflejo de la adolescencia política e intelectual de los sociatas de Sánchez, cuestionado entre los suyos por fichar a una que les ponía a parir no hace tanto y decidido a mendigar en pecera ajena algunos votos de indignados profesionales a costa de los curas.
Es decir, estimado articulista, abogar por un estado laico (recogido en su Constitución) y no aconfesional, como supuestamente (y es mucho suponer) se quiso traslucir en la redacción del artículo 16 (con un apartado tres que mantiene el estatus privilegiado de la Iglesia Católica), es para usted mendigar en pecera ajena. O dicho (escrito) de otra manera: Con las cosas de Dios (católico, claro) no se juega. Los espacios insondables del más allá están reservados y bajo buena custodia. Los curas (a su entender mismamente) sí pueden inmiscuirse en los aspectos terrenales de la gestión de la cosa pública. Reservada a quienes adquieren tal legítimo derecho (‘sociatas’ adolescentes, incluidos) a través de unas elecciones democráticas. Flaco favor realiza con sentencias de tal guisa a su jerarquizada iglesia y a los excelentes profesionales (lean, por favor, curas jotaesepé) que se baten el cobre con una mesura digna de encomio, a pesar de directrices tan obsoletas como las que se argumentan en el artículo de marras.
Antes de poner en marcha la centrifugadora, tendría que haberse informado. En Canarias, por ejemplo, el 82% de los alumnos de Infantil y Primaria escoge Religión; el 60% en Secundaria y el 45% en Bachillerato, una etapa en la que los chicos eligen más libremente y en la que ha aumentado el porcentaje de alumnos en Religión.
Hasta algo escasos me parecen los porcentajes. Porque aprobar sin necesidad de esfuerzo no se vende en cualquier parcela. Fui testigo del monumental cabreo de una madre con un cura realejero (otro) por haberse atrevido a ponerle una calificación satisfactoria a su hijo, cuando este ni acudía a clase. Hasta bastante estúpido (ya que el comentarista puede echar mano de tontunas, simplón y otras lindezas como follar y follar; ¿malas jugadas del subconsciente?) me parece el de bachillerato. Ahora que me acuerdo: ¡Viva la Filosofía!
Estas tontunas no son buenas para la democracia. Si todo lo que tiene que aportar el socialismo es división, exclusión y revanchismo trasnochado, entonces es que se ha bajado del carro de la sensatez y se arriman a los mesías disfuncionales que siguen prometiendo la Luna.
Para enmarcar y poner en la puerta de cualquier parroquia. O como cabecera de (in)determinado programa de (in)cierta tele local. Qué protestante el católico. Y punto pelota, que me crucifican las otras confesiones religiosas que se esparcen (cada vez más, ¿por qué será?) por los centros docentes públicos. En pasillos y patios de recreo. Las aulas pertenecen a la exclusiva. De lo que un poco sé y un mucho he vivido.
Y la guinda, como en todo pastel que se precie:
En el fondo, entiendo el razonamiento simplón de Sánchez: les quitamos la referencia religiosa en la escuela y será más fácil conducir a los jóvenes al caladero socialista.
No me lo puedo creer. ¿Eso es ideología o adoctrinamiento? Chacho, menos mal que no soy militante sino de los viajes del Imserso. Bueno, de haberlos, que tampoco estoy muy seguro. El aperturismo de Francisco (al menos de boquilla) no acaba de calar. Muchas marchas atrás siguen sin la pertinente sincronización. Y chirrían, vaya que lo hacen. Quita para allá, que me duelen los oídos. ¿Cuántos moros (sin connotaciones despectivas) conocemos que no necesitan escuelas para sus oraciones diarias? Les basta con un salón y un par de alfombras. Lo demás lo deben guardar en su interior. A la Iglesia Católica, Apostólica y Romana parece no bastarle con ese abundante patrimonio inmobiliario del que dispone y por los que no paga la contribución. Acapara otros edificios públicos para guiarnos por al camino de la rectitud, la generosidad, el buen hacer…
No es mi estilo, pero acabo imitando (pincha tú en este enlace y obtén conclusiones: http://www.diariodeavisos.com/2015/10/psoe-religion/): Espero, Pedro Sánchez, que no haya sido motivo de simple titular y los tengas bien puestos para acometer una tarea que debió haberse superado muchas décadas atrás. De ser así, cuenta con mi voto. A pesar de tal osadía (la de votar por estos anarquistas), seguiré siendo amigo de Gabriel, Juan Carlos y otros, aplaudiendo su quehacer y animándoles en su labor social. Y yo estudié en el Seminario. Que conste en acta.
-----------
Casi me olvido de mi alcalde. Pensándolo mejor, como voy casi por el folio y medio (a la antigua usanza periodística) y por más de ochocientas palabras, dejo a Manolo para mañana. Porque cada vez que sale a informar (copio la reflexión del amigo Salvador), se da un baño de propaganda que un día de estos se va a morir de éxito. Ahora se halla molesto porque han penalizado al ayuntamiento por una ley que aprobaron ellos mismos. El problema es que a los realejeros se nos suele ir la olla y olvidamos los pasados recientes. A un servidor, aún no. Y que me dure. Será porque no le voté.
Hasta la próxima.