miércoles, 18 de noviembre de 2015

Agricultura y ganadería

¿Me permiten el preámbulo? Gracias. Fuerte susto me llevé ayer cuando en el periódico El Día vislumbro dos fotografías supuestamente engañosas. En una, con los policías locales realejeros debidamente formados en la fachada de la Iglesia de Santiago, se ilustraba una noticia por la que nos enterábamos que más de 240 aspirantes habían superado la primera prueba a policía local de Santa Cruz. Y pensé si la desbandada ante el descontento ‘marronil’ había adquirido tintes alarmantes. En la otra, pudimos ver al presidente insular del PP, y alcalde la Villa de Viera en contados ratos al mes, primera fila (¿has oído lo de la caja del turrón, no?) en el I Congreso Nacional sobre Ciudades Turísticas. Al hotel marítimo-rural de la Playa de Los Roques le queda menos, entiendo.
Vamos con el apartado agrícola. En contadas ocasiones surgen en los pueblos figuras de personajes con un ‘déjame entrar’ tal (creo que ahora es más progre tener “feeling”) que se presentan a unas elecciones y arrasan. El ejemplo más significativo de Canarias lo hallamos en la localidad palmera de Puntagorda. Allí, en las pasadas de mayo, Vicente Rodríguez, candidato del PSOE obtuvo el 84,38% de los votos emitidos, lo que le supuso alcanzar nada menos que 10 de los 11 concejales de la corporación. Ya sé, Ignacio, alcalde matancero, que lo tuyo se puede, asimismo, encuadernar.
Vicente es agricultor. Y no ha dejado las mañas por los avatares políticos. Ni se encierra en el despacho para convertirse en otro burócrata más. Y lleva así más de catorce años. Sintiéndose feliz porque entiende que su gestión se traduce en la oportunidad de ayudar a los demás. Cree que el único secreto radica en el gran equipo del que ha sabido rodearse y del que aprende cada día.
Me cuentan los amigos palmeros que Vicente no va por el pueblo dando besitos. Pero se lo recorre diariamente, porque en la calle los vecinos le hablan, le comentan, le sugieren, le critican con más libertad que entre las cuatro paredes del ayuntamiento. Al que acude bien temprano (tanto que lo abre la mayoría de los días), después de haber pasado por sus terrenos, a resolver asuntos de la agenda cotidiana, pero que no quiere ahogarse en la soledad del edificio. Tiene que conectar con los puntagorderos en la realidad de un pueblo rural, porque el éxito radica en saber escuchar.
La corporación se ha fijado el objetivo de que, mediante la mejora de infraestructuras, la población, tan diezmada por la emigración en un pasado no tan lejano, se vaya asentando. Aquellos emigrantes retornados deben encontrar los servicios que favorezcan la actividad económica. Aquella Puntagorda que yo visité al final de la década de los sesenta del siglo pasado en nada se parece a la próspera población de ahora mismo. Su equipación en nada debe envidiar a la de pueblos de mayores medios.
Y la joya, el Mercadillo del Agricultor, “un espacio que promociona y vende los productos agrícolas del municipio sin intermediarios y donde también se da cita la artesanía de la zona. El Mercadillo es cada domingo un ir y venir de turistas, curiosos y consumidores que llegan hasta allí en busca de los productos más frescos. Y es que si hay algo que ha tenido claro este alcalde es que se debe potenciar aquello que tienes en tu municipio y en Puntagorda lo que no falta es ni agricultura ni paisajes”.
Y, es un consejo gratuito, no dejes de echar una visual a las marquesinas. Aquí, con bellos paisajes alusivos. No pueden faltar las almendras. Al igual que en el vecino Tijarafe, sus bien ponderadas décimas o espinelas.
Vicente, el alcalde, por su pueblo y sus gentes, es capaz, ha sido capaz de denunciar a la mismísima Guardia Civil. El instituto armado, hace unos años y con motivo de la Fiesta del Almendro, montó un dispositivo de seguridad y llevó a cabo un control de carretera en el que, según su informe, requisó supuestas armas a mansalva. En la queja que elevó a la Subdelegación del Gobierno, al tiempo que valoraba la presencia policial, critica duramente el exceso de celo mostrado y subrayaba: “Puntagorda es un pueblo rural que se dedica principalmente a la agricultura y a la ganadería, por lo que cree que un cuchillo para coger pasto, una ‘mocha’ o un machete son herramientas comunes en el municipio. No podemos caer en la exageración del celo de la seguridad porque entonces una ferretería sería una venta ilegal de armas, se necesitaría licencia de machete, ‘podona’ o navaja de injertar, o si vas a un pícnic con tu familia y te paran con varios cuchillos te pueden acusar de posesión de alijo de armas”.
Por lo tanto, maestro jubilado, cuando vayas a la huerta, cuidado con la guataca, las tijeras de podar y la sulfatadora. Son armas de destrucción masiva. Y nuestro alcalde no te va a defender. Él sabe de empresas y construcciones, pero de agricultura, nada. ¡Ah!, y de fotografía.
Vamos con la ganadería. Con el ganado guanil, más concretamente. Ese que se cría suelto, que no tiene marca que identifique a su dueño. Y que con el paso del tiempo y el abandono de la actividad agropecuaria constituye un significativo peligro, pues arrasan las repoblaciones forestales.
En Gran Canaria, tiradores expertos del Parque Nacional de Doñana abatieron hace unos días (del 7 al 11) al menos un tercio de los ejemplares caprinos asilvestrados.
El consejero de Medio Ambiente, Juan Manuel Brito, explica que «las cabras salvajes arrasan las repoblaciones» y «están poniendo en peligro muchos endemismos», mantiene que «las apañadas han fracasado reiteradamente» y defiende la batida a tiros realizada como «la única medida eficaz» para el control de ese ganado.
La autorización para acabar con ellas a tiros, señala Brito, afecta a espacioso naturales protegidos como Guguy, Guayedra, Tamadaba, Inagua, Tirma y otros enclavados en la Reserva de la Biosfera de la Isla y resalta que la Comisión Europea ha pedido al Cabildo que acabe con el problema del ramoneo o dejará de aportar fondos para iniciativas como el proyecto Life de reforestación de Guguy que está en marcha. En concreto peligraban 426.000 euros.
Además, afirma que dejar la mayoría de cuerpos donde cayeron abatidos, en lugares de difícil acceso, «no es malo y contribuirá a la alimentación de carroñeros, como los cuervos, que lo están pasando mal».[De Canarias7]
Es la ventura, me parece, de tanta cabra loca suelta. Y sin control no se puede ir por el mundo. Aunque más animales dañinos también pululan por otros lares. Por lo que parece recomendable aconsejar a los que portan esos rifles capaces de matar una cabra a un kilómetro de distancia que no se les ocurra aparecer por otros ‘espacios protegidos’, no sea que la confusión les conduzca a la limpieza de otros animales. Y como hasta aquí les puedo leer, dejo a tu consideración averiguar, o intentarlo, en qué demonios podía estar yo pensando. Si dejas algún comentario, sé comedido con los angelitos.
¿Funcionarán las fotos? Deja ver. Hasta mañana.