viernes, 13 de noviembre de 2015

Herencias

Tan alto pusieron el listón tiempo atrás, que ahora se las ven y se las desean para franquear dicha altura. Iban a ser tan transparentes, que un cristal recién lavado a su lado luciría cartulina negra. Todas las decisiones habrían de pasar por el tamiz asambleario. Serían ejemplares en todo y mucho más.
A la desbandada del Parlamento Europeo, para dedicarse en cuerpo y alma a la campaña del 20-D, le han sucedido demasiados vaivenes. Pablo Iglesias, que sin haber pescado ya está vendiendo el bonito, ficha a mansalva sin consultar con los que aportan los euros para el mantenimiento, en un ejercicio democrático digno de elogio. Como las acampadas de la Puerta del Sol. Ha colocado a sus fieles de número uno en la mayor parte de las circunscripciones. Cuando no al número dos. O tres. Con idéntico talante al que Rajoy lleva a cabo con los suyos.
Todas las formaciones políticas suelen cambiar con el paso del tiempo. Sus ideas originarias se van diluyendo en función de lo que dicte el mercado en captación de votos. Pero lo de Podemos no tiene parangón. Creo que ya no le queda ni espíritu. Ha entrado al saco en similar mercantilismo que ponían en solfa apenas unos meses atrás. Tanto que a sus cabezas visibles acabaremos por verlos en los desfiles militares poniéndose de pie al paso de la cabra de la legión. Y olvídate si aludieron a poner límites temporales a sus cargos. Lo permutarán por el carácter hereditario. Como la monarquía, qué te parece.
Se va un Hernández Bento (candidata al Senado, que salga será otro cantar) y viene el hermano. Cuando una familia vale, vale. Y si es amiga de la de Soria, trasvase seguro. Y no de Chira. De la Delegación del Gobierno. Me imagino que, además, de los semáforos de las monjas en La Montaña. No conozco programa (electoral) que contenga la supresión de este comisariado (empleo del comisario, persona con facultad para entender en algún negocio) político en las autonomías. Con los añadidos de los subdelegados y puestos afines.
Lo de persona con facultad para entender no guarda relación directa con el caso. Las repartos de las herencias se guían por otros parámetros. Adiós, Mari Carmen. Bienvenido, Enrique. Aunque te auguro una estancia bastante corta. Aprovéchala.
Arturo Mas quiere heredarse. Algunos catalanes son así. Pero necesitaba nuevos notarios. Y en un arrebato de generosidad ofertó tres vicepresidencias y una cuestión de confianza en un plazo de diez meses. Todo ello junto a un lote de escudella amb carn d´olla (que rima con aparato), butifarra amb mongetes (que rima con paquetes) y de postre carquinyolis de Alcampell.
Menudo espectáculo. Qué digo, menudo circo. Con menos gracia que el Toti. Cuya presencia en muchos lugares de Canarias allá por la década de los sesenta (ya sé que tú no habías nacido), hizo olvidar penurias con la cabra (otra) que subía una escalera o hacía extraños e increíbles equilibrios sobre el gollete de una botella. Loca debía de estar.
Me gustaría que me explicaras la presencia catalana en los viajes del Imserso español, la candidatura de Convergencia a las generales de diciembre (bueno, peor es lo de Esquerra Republicana) y otras incongruencias (¿o debo mentarlo de otra manera?) más (con tilde). Aquí en Canarias al que actúa de tal guisa lo llamamos zorullo. Ten cuidado, no vayas de sobrado por la vida porque te puedes “estrallar” como una pita. La viñeta de Évole es harto significativa. E ilustrativa.
Se heredan (las malas costumbres) por estos contornos. Estoy yendo a rehabilitación al Centro Médico Tucán. Una inoportuna epicondilitis (y sin haber cogido una raqueta en mi vida) me cita cada día a las dos de la tarde en el bello paraje portuense. Después aprovecho y camino por aquellos alrededores. Siendo La Paz una etapa preferida.
Con motivo de una avería anterior, ya comenté que me tropezaba con demasiada suciedad en los senderos que recorren la urbanización. Ayer me desmoralicé al contemplar el que se halla en la trasera de la Iglesia. Tengo la impresión de que más de un tenderete nocturno tiene lugar. U otros desaguisados de dudosa moralidad. Como no tengo móvil, deberé cargar con la cámara un día de estos para que ustedes comprueben que no los engaño.
La corporación que rige los destinos de la Ciudad Turística (así la cuidamos) es heredera, por línea directa, de la anterior. Se cambiaron los cromos, pero la responsabilidad de tanta mierda recae sobre individuos con nombres y apellidos. La próxima vez que acuda don José Manuel, ya saben a dónde deben llevarlo. Y es una verdadera lástima porque aquella excelente vegetación merece un buen lavado de cara. Lo mismo si veo el templo abierto se lo contaré al cura. Puede que a él le hagan más caso.
Disfruten de un buen fin de semana. No se metan con nadie, salvo con los políticos, y nos citamos para el lunes. Este mes no hay viajes programados porque las sesiones rehabilitadoras son veinte. Y hay que cumplir.