lunes, 2 de noviembre de 2015

Totum revolutum

Valga la locución latina para el revoltijo. O para el todo revuelto. Que es el fregado que me apetece contarles hoy lunes. Festivo, ya lo sé, pero me hallo con ánimos renovados tras el anuncio de que comenzarán a comercializarse dos lotes de los viajes del Imserso este próximo día 13 con apenas dos meses de retraso. Los de las islas quedan pendientes. Además, como ya he estado en Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera, esperaré a que oferten Azores.
Convergencia Democrática de Cataluña (CDC) y Esquerra Republicana de idéntico lugar, nacionalidad, país, o nación (ERC), independentistas los segundos y aprovechados los primeros, piensan ir por separado a las elecciones generales del 20 de diciembre. ¿Y qué pintan unos extranjeros en este proceso? ¿Qué incongruencia más sonada? ¿Por qué deben mis impuestos valer para que se beneficie quien no me puede ver en pinta? Que repartan los Pujol las tajadas obtenidas y que parece guardan celosamente y a buen recaudo, eso he leído, en el paraíso fiscal centroamericano de Belice. Manda monas de pascua y todos los caganers juntos.
Ha habido lavado de cara en los informativos de la tele canaria. Eso es, cambio de presentadores. Como si ese fuese el problema. Sobran. Como también hay exceso de redactores, reporteros, corresponsales, cámaras, gacetilleros, comentaristas y yo qué sé. Y la mayoría, buenos profesionales. Pero el meollo de la cuestión radica en los contenidos. Repetitivos hasta decir basta. Da la impresión de que trabajan una vez y luego machacan la selección de tal manera que empalagan. De ahí lo de que la plantilla está sobredimensionada. Al pobre agricultor que le robaron las papas en su cosecha de Los Valles, en Teguise, lo han hecho sufrir lo indecible. Habrá pensado, viendo tanta reposición, que ya no le queda un surco que llevar al saco. Eso es un abuso. Matan la misma cabra, es otro ejemplo, hasta cuatro veces. Y eso no hay cuerpo que lo resista. El del espectador, me refiero. Imagínate el del pobre animal.
Hace unos meses hablaba con un usuario del campo de golf de Buenavista. Y me comentaba de las pérdidas que aquellas instalaciones estaban produciendo. Como el hombre es de los denominados pudientes, le preguntaba si no había empresa privada que le metiera el diente. Ni de coñas, me respondió. Debe ser por eso que el Cabildo intenta quitárselo de encima y no hay manera. Y lo regala, a tenor de los precios que se barajan. Por si la experiencia no sirviera, algunos pretenden cargarse de una vez la finca de Los Príncipes e invitar al guanche a que baje de El Lance a echarse unos hoyos, que ya las bolas y el palo se incluyen en el paquete. Vale, piensa lo que quieras. Aprovechó que Godínez no discurría muy lejos y el presidente insular del PP, consejero más importante de la institución insular (lee las declaraciones en cualquier periódico y desengáñate), también habló del particular. Ha visto que aún le queda un resquicio en su bien aprovechada agenda y pretende instalar otro de esos campos cerca de su casa para general regocijo familiar y con la modestia que le caracteriza se consideró imprescindible. Definió su trabajo cabildero como si este organismo tuviera otro consejero de gobierno liberado. Sin darse cuenta de que cada vez que se echa flores viene a ratificar la creencia de los realejeros de que mandó su trabajo de alcalde, por el que sigue cobrando, y muy bien, a cierto lugar cuyo mal nombre no reproduzco. Lo que ha provocado, otro efecto colateral, que los que apechugan con su quehacer en la Villa de Viera se vuelvan cada vez más ariscos, a la par que prepotentes. Y prepotentas, que hay alguna para echarle de comer aparte. Con esa carita de no romper un plato. Venga, tíldame de machista.
Es tal el galimatías que crean las encuestas que alguna formación política va a morir de éxito antes de que el primer elector deposite su papeleta en la urna. Cierto es que el panorama no se vislumbra nada claro. Pero los vaivenes en los posibles resultados me conducen a que existen demasiadas carencias en su elaboración. O, mejor, demasiados sesgos, cuando no intereses. Yo pienso esperar hasta bien adentrada la noche del 20 de diciembre, si no el 21, para emitir mi opinión. Y puede que no me equivoque. Lo que sí parece problemático es la formación del futuro gobierno. Porque muchas alianzas pueden ser factibles, ya que mayorías absolutas solo se producen en mi pueblo, lugar en el que no se sabe muy bien quién juega el papel de Ciudadanos. Cuidado, Raúl, que igual se te pasan todos. Cuando ambiciones personales puedan verse en peligro, a lo peor no hay botes salvavidas para todos.
Bueno, mañana más.
Nota: Es la segunda ocasión que utilizo el titular. Esta vez, sin tildes. La nueva edición del DRAE así me lo indica.