viernes, 4 de diciembre de 2015

Último

De esta semana. Aunque cada vez son más los malos pensamientos de tomarme un tiempo para descansar. ¿Pero si estás jubilado? Deberá ser por eso. La edad y las incomprensiones me cansan en demasía.
En realidad hago referencia al último barómetro electoral del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas). Del que ustedes ayer tuvieron conocimiento (hasta la sopa, que se dice) en todos los medios de comunicación. Hace el estudio número 3117 y el siguiente no hace falta que me lo cocine nadie porque el 21 (o quizás el 20 muy a última hora) ya sabré el resultado de la encuesta definitiva, la verdadera.
Para demostrarle a un exalumno, con el que parece que perdí el tiempo, que algo de matemáticas sé (al menos sumar), me sumergí ayer tarde en el PDF que contenía el mamotreto y le di buen repaso. ¿Qué me llamó la atención? Vamos allá:
Procedimiento de muestreo: Polietápico, estratificado por conglomerados, con selección de las unidades primarias de muestreo (municipios) y de las unidades secundarias (secciones) de forma aleatoria proporcional, y de las unidades últimas (individuos) por rutas aleatorias y cuotas de sexo y edad.
¿Cómo se te quedó el cuerpo? Tranquilo, ese vocabulario es para impresionar. Se resume en que un tío toca en tu casa y te hace unas preguntas. A las que tú respondes en serio o de cachondeo, según la temperatura ambiente.
Error muestral: Para un nivel de confianza del 95,5% (dos sigmas) y P = Q, el error real es de ±0,76% para el conjunto de la muestra y en el supuesto de muestreo aleatorio simple.
En este apartado tendremos que preguntarle a Santiago Luis, porque yo me quedé en la regla de tres compuesta. Y cuando alcancé las desviaciones típicas y la regla de Cramer, me pasé a Letras.
Y ahora, la letra menuda, la que no debe pasar por los fogones. Sí, tú has oído, al igual que yo, que todas las encuestas se cocinan para que gane el que la encarga y paga.
Pregunta 1. La política le interesa… Poco (34,3%), Nada (26,9%), No contesta (0,3%). Sumamos: 61,5%. Es decir, a este elevadísimo porcentaje de encuestados, la cosa pública se le importa más bien un pimiento. Pero contestaron. Y los sociólogos le dan el mismo crédito que a los que respondieron bastante o mucho. Intuyo que ese es un error de la muestra no contemplado en el párrafo expresado antes en cursiva. Ahí hay un cimiento con aluminosis.
Pregunta 2. Habla de política… De vez en cuando (34,3%), Rara vez (21,8%), Nunca(19,8%), NC (0,2%). Hacemos otra suma y 76,1%. Si no hablas de política sino cuando hay un ‘evento’ familiar (entierro, boda, bautizo…), ¿cómo puedo dar crédito a lo que desembuchas? Más de las tres cuartas partes de los entrevistados reconocen escasez de alumbrado. Manda tantos por ciento.
Pregunta 3. Cómo ve la situación política… Regular (25,5%), Mala (37,1%), Muy mala (31,4%), No Sabe (1,6%), NC (0,3%). ¿Sumo yo o ya lo hiciste mientras leías? Efectivamente, el 95,9% entiende que el camino no es de rosas; vamos, que la cosa está chunga. Interrogante ingenuo: ¿Algún culpable?
Pregunta 5. Calificación de la gestión del gobierno del PP… Regular (28,2%), Mala (28,7%), Muy mala (27,2%), NS (2,1), NC (0,5). ¿Te animas? Vale, el 86,7%. Juntemos este porcentaje con el de la pregunta 3 y… sorpresa, sorpresa: Gana el PP. De acuerdo, es posible. Entonces somos necios a la enésima (el DRAE los menta como gilipollas).
Las preguntas 6 y 7 son de mala uva: ¿Cómo cree que lo hubiese hecho el PSOE? Califique la labor del PSOE en la oposición. Yo no entiendo de elaboración de cuestionarios, pero algo sé de puro sentido común. ¿A qué viene estas preguntas en unos momentos en que el bipartidismo parece hacer aguas y nuevos partidos han entrado a jugar con grandes expectativas y significadas posibilidades? ¿Un cable al que ha perdido una legislatura incumpliendo promesas? No lo sé, simplemente pregunto. ¿Miedo a reconocer que el partido de gobierno puede no ser la primera fuerza?
Pregunta 10. ¿Tiene decidido su voto? El 41,6% aún no. No contesta el 0,7%. Si el 42,3% de la población española con derecho a voto (por extensión; digo yo que las encuestas se hagan para ese supuesto) no se manifiesta acerca de lo que va a meter en la urna el 20-D, el vuelco de cualquier vaticinio podría ser de órdago. Imagínense que todo ese montante vote nulo al Senado. Chiquito espectáculo.
Pregunta 11. Intención directa de voto… PP (16,2%), PSOE (14,9%), Cs (11,6%), Podemos (6,9%). Estos porcentajes, mediante un proceso que desconozco, se transforman al final del estudio en la estimación del voto según el CIS, a saber, PP (28,6%, de 120 a 128 diputados), PSOE (20,8%, entre 77 y 89), Cs (19%, de 63 a 66), Podemos (9,1%, entre 23 y 25). Tendré que acudir de nuevo a las aulas para intentar captar el porqué el PP pasa de 16,2 a 28,6 y el PSOE de 14,9 a 20,8. O con las otras dos formaciones, da lo mismo. Mi duda es matemática, no política. Tampoco capto que haya horquillas con saltos abismales.
Y las cuatro últimas que llamaron mi atención (el tocho completo lo puedes hallar en cualquier periódico):
Pregunta 12. Con qué partido se siente más identificado… PP (16,7%), PSOE (18,9%), Cs (11,9%), Podemos (6,8%).
Pregunta 13. Independientemente de que ejerza o no el voto, qué partido cree que va a ganar las elecciones…  PP (52,4%), PSOE (13,5%), Cs (4,9%), Podemos (2%).
Pregunta 14. Qué partido le gustaría que ganase… PP (18%), PSOE (18,9%), Cs (13,6%), Podemos (13,1%).
Pregunta 17. Valoración líderes… Rajoy (3,31), Sánchez (4,59), Rivera (4,98), Iglesias (3,87).
Consideraciones (muy) personales a esta tanda: Mucho, o casi todo, no me cuadra. ¿Sigue habiendo demasiado borreguismo, cuando no analfabetismo? Dicen que el 13 (pregunta) da mala suerte. Somos masoquistas. Yo me quedaré con una pensión reducida a la mínima expresión, pero tú que vienes detrás vas a tener que sumar fracciones de distinto denominador a punta pala para llegar a final de mes, merced a los que van a ganar.
Sé que Garzón tuvo una alta valoración, pero los otros datos no me eran representativos para este planteamiento que dejo esbozado.
A día de hoy (4 de diciembre, y ya estamos en campaña) solo una cosa tengo clara: Yo no voy a votar PP. Tampoco me entrevistaron. ¿Hasta cuándo me dijiste que se iban a seguir publicando encuestas? Chacho, no me des ese disgusto.
Se aproxima un acueducto. Lo mismo me pierdo. Hasta la vuelta. Y cuídense.
Nota aclaratoria final: El ministro canario al que se refirió Pedro Sánchez en Las Palmas no era José Miguel Pérez sino un servidor. Desde que vamos de incógnito a patear La Gomera, somos como de la familia.