viernes, 8 de abril de 2016

Anfibología

Vaya dilema esquizofrénico existencial deberá planteársele a un católico apostólico y romano, de los de Biblia de cabecera y Ley del Talión en sesera (religión a conveniencia), que ha desembuchado todo y más en sus arengas evangélicas acerca de la vida pecaminosa de los que practican sexo fuera del hogar bendito del matrimonio y en un desliz al albur o control inadecuado de la marcha atrás aparecen en su entorno más inmediato con un crío en los brazos. En mis lejanos tiempos, el sexto: no cometerás actos impuros. Y  de ser –un ejemplo tú, no te pases– un descendiente venido al mundo en flagrante fuera de juego… Pues nada. ¿Pagar por la lengua?  Yo jamás me miro a un espejo, que soy muy hombre. Sí, machista, ¿pasa algo? Claro que tenía greñas. Pero me lavaba los sobacos todos los días. Y me ponía flis aromático. Anda ya, lancha rápida…
¿Y eso? Nada. Cosas mías. Estuve atragantado con un libro de Ernesto Sabato (Sobre héroes y tumbas) y soñaba chifladuras casi todas las noches. Las del párrafo anterior, entre tantas. Por eso lo llevaba  a trancas y barrancas. No sé si por Martín, Alejandra o el mismísimo Iglesias. Personajes de la novela. Lo mismo te cuento un día cómo me ahogué al tirarme por El Penitente con una mar de leva de mil demonios. Me sacaron a los tres días por San Telmo. Arrugado como una pasa y fiambre perdido. Voy a acabar como Alonso Quijano, loco como una cabra. Mejor, visionario. Diríase hoy que alucinaciones esnifadas.
Como hoy me levanté anfibológico perdido, vámonos al diccionario:
Anfibología: Del b. lat. amphibologia, y este formado por haplología del gr. μφβολος amphíbolos 'ambiguo' y el lat. -logia '-logía'.
1. f. Doble sentido, vicio de la palabra, cláusula o manera de hablar a que puede darse más de una interpretación.
2. f. Ret. Empleo voluntario de voces o cláusulas con doble sentido.
Cláusula: Del lat. clausŭla, de clausus 'cerrado'. 2. f. Gram. y Ret. Tradicionalmente, conjunto de palabras que, formando sentido completo, encierran una sola oración o varias íntimamente relacionadas entre sí.
Creí conveniente añadir lo de cláusula (para quien suscribe un mero concepto gramatical, puede que algo retórico) por aquellos que están metidos hasta el cogote en pleitos y juzgados, no vayan a creer que también transito esos lugares. Ni cuando fui político en activo debí acudir a solventar litigios. Y después que me dediqué a publicar artículos de opinión, aún no me han citado a esos lugares. Prueba inequívoca de que no le debo hacer tan mal.  A chincharse, aludidos. Para un servidor, tenebrosos, tétricos, lúgubres, sombríos. No me gustan ni en las películas. Otros presumen de lo contrario. Hay leches buenas y malaleches. Como en cualquier viña.
Y ya sin dobles sentidos, declaro solemnemente que esta temporada no se ha lucido el Imserso. El retraso por el pleito habido entre Mundo Senior y Mundiplan no solo fue el detonante, sino que la posterior revancha del que hasta ahora había tenido la exclusividad (Mundo Senior) mediante programaciones paralelas para obstaculizar el lote concedido a Mundiplan (Islas), ha provocado quejas, protestas y denuncias en los viajes a Canarias. La escena contemplada hace unas semanas en Agaete con un grupo de leoneses que se lamentaba airadamente por los cambios sufridos fue patética. Por eso se me ocurre hacer un llamamiento a la cordura. Se me importa un pimiento buscar culpables, pero la imagen de nuestra tierra no puede quedar sujeta a los dictados de cuatro mangantes. Si reconocemos abiertamente que disfrutamos de varios cientos de miles de turistas prestados, echemos leña al fuego hasta que la hoguera adquiera tintes alarmantes. Y cuando demos el bajón, a llorar a la plaza.
Bueno, pórtense bien y feliz fin de semana. A lo mejor el lunes te cuento que estuve por Tarragona. En un cultural. Cortito, sí. El blog se puede programar. Es fácil. Lo aprendí hasta yo. Y lo que pueda llevar a cabo este gorvoranero, para el resto será pan comido.