lunes, 18 de abril de 2016

Décimas sorianas

Mientras Miguel Cabrera sigue lanzando pullas, mientras el propio Soria ‘invita’ a Montoro a que lo investigue, mientras destacados dirigentes insulares no ven con buenos ojos el que Antona se haya autoproclamado sustituto, defensores acérrimos del exministro han cargado tintas contra las décimas que un servidor ‘colgó’ en Facebook la pasada semana (las tres primeras que aparecen en este post).
Pues no escribo yo para que me alaben. Pero qué poco gusto literario, o poético, o sentido del humor tienen los que se ciegan por motivos políticos hasta el punto de justificar acciones tan innobles como las emprendidas por José Manuel. Y me baso en las propias palabras del ministro de Hacienda en la rueda de prensa posterior al último Consejo del pasado viernes. Intuyo que en el fondo entra en juego la envidia, que es pecado capital de esta España nuestra desde los lejanos tiempos en que los romanos nos daban cuatro vueltas en la realización de obras sin hormigón armado. Quieren, pretenden, añoran viajes en aviones privados, pescar salmón en Noruega, vivir de gorra en elegante chalé o ahorrar más de ochenta mil euros al año con un sueldo de setenta mil.
Cuando se intentan justificar ilegalidades o conductas reprobables desde el punto de vista ético en quien debe ser espejo y modelo, la razón se desmorona y se diluye, cuando no se evapora. Lo de no hay peor ciego se cumple por enésima. Y si se actúa, encima, con lenguaje soez, chabacano y con gusto que raya más bien la mala educación, pues otra ración con dos décimas nuevas.
Hoy que pensaba destacar el éxito habido en Realejo Bajo este pasado fin de semana con las actividades culturales programadas, me veo en la obligación de intentar hacer despertar a quienes obcecados en obediencias ciegas por favores u otras prebendas no son capaces de separar la paja del grano. Así que van estas décimas sorianas, las tres primeras ya publicadas en le red social antes aludida ( la número uno en acróstico) y las otras dos surgidas ayer domingo. ¡Ah!, una encuesta encargada por el periódico La Razón (qué grande es el comisario Marhuenda) no le da la mayoría absoluta al PP, pero casi.

Acabaste tu andadura
De manera indecorosa,
Impulsiva, rencorosa,
O, mejor, de caradura.
Sucumbiste a la locura
Sin acto de contrición,
¿O no es verdad que tu acción,
Refugio del evasor,
Inhabilita tu honor,
Adalid de fanfarrón?
--------
Me avergüenzo, por canario,
de un ministro baladrón,
que no lució en su gestión,
más bien supuso un calvario.
Siempre haciendo lo contrario
de lo que dicta el sentido,
pues de curro ha presumido
bien echadito pa´lante;
pero te llegó el instante
y pegaste el estampido.
--------
Trincaron al mentiroso
con trolas a tutiplén,
fueron, creo, más de cien
las del canario tramposo.
De un enredo bien lioso
quiso salir el sujeto,
a saber, más en concreto,
unas empresas dudosas,
que pesaron como losas
al destaparse el secreto.
--------
Han levantado escozores
mis décimas a don Soria,
tienen muy flaca memoria
sus bastantes defensores;
aquellos consentidores
–ellos sabrán la razón–
de su innoble actuación,
¿será que gustan acaso
que nos vivamos al raso
mientras degustan salmón?
--------
Los defensores de Soria,
que se cuentan por legión,
requieren una lección
de repasito a la historia.
No diré que son escoria
ni otros piropos ‘asnales’,
pues serán buenos modales
los que mis versos escriban,
y en esa consigna estriban
diferencias abismales.
-------
Yo no me hubiera quitado el bigote. Le daba un aire de fulano de película del oeste…
Hasta mañana.