jueves, 5 de mayo de 2016

Acogimiento civil

Puede que el grupo municipal socialista del ayuntamiento portuense no haya sabido defender la moción o propuesta de implantar la posibilidad de celebrar esta ceremonia en el Consistorio de aquella ciudad. Puede que el grupo de gobierno haya creído atisbar sombras de un pasado sujeto a creencias religiosas en las que la prohibición y la desviación de las líneas dictadas suponía la excomunión ipso facto. A un servidor no le sorprenden las palabras del portavoz popular, porque son muy dados a parafernalias de tres al cuarto. Para lo que les conviene. Cuando tienen que echar mano de leyes como la del divorcio o matrimonio homosexual, las asumen sin mayores reparos. Eso sí, en la intimidad de la cama. Cínicos hasta decir basta.
Ya he dejado constancia en escritos anteriores de mi total respeto a quienes siguen una doctrina y muestran sentimientos o actitudes en consonancia con sus particulares guías espirituales. Como se aproximan las fiestas en mi pueblo, enésima vez que lo plasmo, nada que objetar a los ven en los fuegos una muestra de su fe. Y a los que entienden a pie juntillas que despilfarrar con el fuego tantos millones alegra infinitamente a los destinatarios de la celebración. Pero de igual manera me gustaría que al revés se entendiese igual. Porque no todos podemos pensar ni sentir lo mismo. Y en las opiniones –libres, ya se sabe–, en la variedad está el gusto.
Creo, sinceramente, que los socialistas de Puerto de la Cruz tenían que haber echado la vista atrás y recordar que en la época de Lola Padrón como alcaldesa no fueron capaces de llevar adelante la iniciativa, que ya existía en Ingenio y Gáldar, por ejemplo. Los alegatos de aquel entonces para los retrasos no distan demasiado de los argumentos que hoy se esgrimen en contra. Los atavismos pesan cantidad.
Ignoro el autor de lo de bautizo civil. Pero lo tildo de error, pues no solo genera confusión sino que puede herir sentimientos que se arroga la Iglesia. Ahí tienen a su disposición ese vehículo fantástico de la Internet para que echen una visual al contenido de las ordenanzas que regulan este acto de acogida y los objetivos que con tal hecho se pretende.
He tenido la oportunidad –ya lo he comentado– de ser partícipe de dos de esas ceremonias. En la primera se estuvo un año esperando que el ayuntamiento de El Penitente se decidiera ante la solicitud que se hizo directamente a la entonces alcaldesa. Como las cosas de palacio van despacio –y tanto– nos fuimos a Ingenio en 2009. También este año, en concreto, el 12 de marzo. Ya te lo conté el mes pasado en este artículo, que si no leíste, ya sabes: (http://pepilloyjuanillo.blogspot.com.es/2016/03/otra-vez-por-ingenio.html)
Dejo constancia en las capturas de pantalla de la página oficial del pueblo cochinero, así como en el vídeo de la tele local de aquella población que puedes visionar pinchando en el siguiente enlace: https://youtu.be/Iz95_e125R0. ¿Cómo? ¿Que es una novelería y un gasto innecesario? ¿Un capricho, vamos? ¿Y lo piensas tú después de acudir a una ceremonia religiosa, católica, apostólica y romana de un bautismo que ha costado la biblia en pasta? Me alegro.
Otra ceremonia de este tipo tendremos que llevar a cabo para que Mariano Rajoy, tan denostado y antipático, vaya a constituirse en el presidente que más tiempo haya estado en un mandato. Porque aunque no se deba al control de nadie ni a dictado alguno desde que se disolvieron las Cortes a finales de octubre del 2015, que se dice pronto, ahí sigue. Y como en la segunda oportunidad electoral se produzca un resultado que no posibilite alianzas o dificulte los diálogos –ejercicio al que no estamos acostumbrados– nos meteremos en un bucle de tal calibre que podemos tener gallego hasta la próxima década. Con lo que los 4.000 millones que nos van a recortar, como añadido a lo ya sajado, pueden convertirse en… Quita, quita esos malos pensamientos de mi cabeza.
Y dos notas para concluir por hoy:
Las declaraciones de los presidentes Fernando Clavijo y Carlos Alonso, a quienes solo les falta pedir el voto de manera directa para el PP, deben tener muy contenta a doña Ana Oramas.
Y ya que la menté, cuánta dificultad deberán sufrir los fotógrafos cada vez que acude a la cita con Felipe. Por el encuadre, por supuesto.
Hasta mañana, que ya será viernes. Este país va viento en popa a toda vela. En marcha atrás.