viernes, 20 de mayo de 2016

Anomalías

O rarezas. O quizás no. O puede que me esté volviendo más tonto que aquello que la naturaleza ha dictado y creído conveniente. Y (no todo va a ser la disyuntiva o) muchos a tu alrededor entienden que es verdad, que eres corto de necesidad. Y lo mismo tienen razón. Con lo que no me va a quedar más remedio que recalar en cualquier tienda de informática, telefonía móvil y/o similares para comprarme cuanto aparato moderno halle en vitrinas y estanterías. Desglosemos:
Leo con motivo de unas jornadas que se han venido desarrollando en estas ínsulas (I Encuentro de Parlamentarias Canarias-África): “El liderazgo femenino es ya irreversible”. Vámonos al diccionario:
Liderazgo: 1. m. Condición de líder. 2. m. Ejercicio de las actividades del líder. 3. m. Situación de superioridad en que se halla una institución u organización, un producto o un sector económico, dentro de su ámbito.
Líder: 1. m. y f. Persona que dirige o conduce. 2. m. y f. Persona o entidad que va a la cabeza entre los de su clase.
Combatir las evidentes discriminaciones habidas a lo largo de los siglos con más de lo mismo, malo. No se trata, entiendo, que podamos resolver problemáticas sociales con quítate tú para ponerme yo. Van a tildarme de lo que ya estás imaginando si sostengo que hay sectores que siguen sin entender lo de la no discriminación por razones de sexo. Y aplicar medicinas idénticas desde el otro lado del espectro significa mantenerse en el error. Algo tan simple como “el que vale, vale” parece no tener cabida en algunas mentes. Independientemente de que seas mujer u hombre. Así de sencillo. Con lo que sobran “Días de” y otras parafernalias que ahondan el pozo e incrementan o destacan diferencias, cuando lo que se pretende es todo lo contrario.
“Detenida una pareja de dos hombres por golpearse mutuamente en la calle”. Me refuerza el planteamiento anterior. ¿Es necesario destacar en el titular la composición de la pareja? ¿O es mera excusa para despertar morbos? Pienso que se priva (alegra) el redactor (que redacta) del mensaje en poner el acento en lo de dos hombres. Lo mismo quedaría bien –ironía pura y dura– encuadrar la información en el deleznable capítulo de chistes de mariquitas.
Estoy que no salgo de mi asombro. Por una vez coincido con el criterio de Belén Esteban, ese icono de ciertos programas televisivos: “No sé para qué seguimos participando en Eurovisión”. A lo peor es pura envidia por no haberla designado. ¿O no se han visto cosas peores? Lo malo es que lo manifiesta quien está cobrando su buen fajo de euros por contar miserias y desvergüenzas en cotilleos y chanchullos que levantan pasiones y audiencias. Qué país. Para lo uno y para lo otro.
Y tres anomalías (políticas), para variar:
Mientras se negocia con Europa el déficit (hemos superado el 100% de nuestro PIB), y se estudia la posibilidad de que nos dejen tranquilos durante la campaña (el 27 de junio ya se verá) por haber incumplido todos los objetivos (nos costará apenas otros recortes de 8.000 millones que habremos de apoquinar en dos años; ya debemos por cabeza unos 23.500 euros), el ínclito Rajoy (despierta pueblo, despierta) ha iniciado su particular peregrinaje con más promesas de incentivos fiscales: nos va a bajar otra vez los impuestos. Como persista en tal generosidad, nos es de extrañar que llegues a tu casa y encuentres en el buzón varios sobres con billetes de 500 euros (antes de que los retiren de la circulación). Por lo que la justicia nos traslada a cuentagotas, son verdaderos especialistas en la modalidad.
ASG, el partido de Casimiro, reclama ayudas para todo lo que se mueva. Te invito a repasar intervenciones parlamentarias o acuerdos de su Cabildo y lo podrás comprobar. Es su política. La que se estila desde que Colón se dejó ver en La Villa de la mano de la Bobadilla. La de surtir el pesebre en busca de una rentabilidad inmediata: el voto de la clientela. Silba, gomero, bien alto y apuesta por visiones de más largo alcance o siempre estarás subsidiado.
Echenique (Podemos): “El comunismo es algo viejo que no funcionó”. Garzón (IU, o lo que queda): “Soy comunista”. ¿Intereses electoralistas? ¿Adelantar al PSOE por una sensación placentera de orgasmo cerebral? ¿Dejar el camino expedito a Mariano para que vuelva a pegársela y planificar luego la entrada triunfal montado en pollina y bamboleos de palmitos a los acordes de una marcha antimilitarista?
Estaba el califa Anguita
en su Córdoba del alma,
estudiando cómo empalma
la pinza con la gotita.
No calibró si merita
la pena del tal alianza
por simple afán de venganza,
pues ha dejado al garete
a los suyos en un brete
con enorme desconfianza.
¿Se habrán percatado los dirigentes de Izquierda Unida, reducto de mil conflictos pretéritos, de que un altísimo porcentaje de militantes no fue a votar cuando se les requirió para este acuerdo y que de este significado número son demasiadas las voces discordantes? ¿O no tiene tiempo Alberto para leer? ¿O se puso orejeras? La fagocitosis, inexorable como el tiempo, se ha puesto en marcha. Y es proceso de difícil retorno. Los seudópodos ‘podemitas’ son de una casta especial.
Otro fin de semana entretenido en mi pueblo. Tendremos ganado en abundancia. De dos y de cuatro. Ya está, no sigas que te conozco.
Hasta la próxima.