viernes, 8 de julio de 2016

Roces

O saltan chispas en los gallineros. O hay más fricciones de las consideradas normales. Y lo siento por los que me achacan mis excesos políticos en los comentarios, pero hoy, me temo, que muchos me abandonarán. Se trata de un artículo puro y duro de la cosa pública. Lamento que me apasione tanto, pero no pienso dejar pasar oportunidades. Como tengo amigos en todos las esquinas del espectro, vete tú a saber si lo mismo consigo convencer a un par. No quisiera pasar a la historia como ignorante redomado. Como Lionel Messi, por ejemplo. El pobre, como la hermanísima Cristina, no se enteraba de nada. Qué felicidad levantarte cada mañana y encontrar el suelo lleno de billetes sin saber su procedencia.
El PSOE en las islas sigue siendo fiel ejemplo de lo que es una desorganización en toda regla. Sus reiterados esfuerzos para que la gente no vote esa opción son merecedores de ingentes aplausos. En Tenerife, el caos es similar al que se produce cada mañana en la TF-5. Me apena el esfuerzo que desde las agrupaciones locales en la mayoría de los pueblos se lleva a cabo, para que una pandilla de bergantes (quiero ser generoso y no llamarlos directamente sinvergüenzas) hagan en la zona metropolitana lo que les salga de sus reales dominios.
Los enfrentamientos entre las comisiones ejecutivas regional e insular, amén de las extensiones hacia Santa Cruz y La Laguna, han venido jalonando el devenir de estos últimos tiempos. En la Ciudad de los Adelantados (se me acrecientan las dudas) los vaivenes han recorrido la amplia geografía municipal desde Las Mercedes a Bajamar y desde La Cuesta hasta Guamasa. Ahora, admitida a trámite una demanda por vulneración de derechos fundamentales, se vuelven a destapar los frascos de las esencias. Entre los firmantes no figura Javier Abreu. ¿Cómo? Eres tú el que piensa que está detrás. Yo no he escrito nada que lo insinúe.
Alegan los supuestamente ofendidos que el informe del secretario regional de organización, Julio Cruz (otro que está en todos los fregados), que sirvió de fundamento para que la ejecutiva federal adoptara una decisión al respecto, está plagado de falsedades. Y como los trapos de casa se enjuagan en los lavaderos públicos, a centrifugar. Lamentable. Qué concepto tendrán estos lumbreras de la gestión de los asuntos públicos.  Creo que el artículo 6 de la Constitución viene a determinar lo que los ciudadanos esperamos de los partidos políticos (instrumento fundamental para la participación política). Pero no, en el orden de prioridades, lo primero es qué hay de lo mío. El resto es algo aleatorio. Qué espectáculos. Y luego se cuestionan por qué no salió elegido el señor Spínola. Vayan a pegarse un baño en La Punta. O en la quinta (puñeta).
No, los nuevos no andan mejor. Se han copiado hasta los procederes. Luego nos extrañamos de que siga ganando el PP. Si es que se lo ponen a huevo. Te traslado un ejemplo:
La última asamblea de Podemos en Las Palmas estuvo bien calentita. Que se inició con el lamento de que era notoria la escasez de participación a través de este tipo de reuniones, que en los inicios (volvemos al tan comentado abandono de los círculos) eran tan frecuentes. Que no, eso cuesta mucho, da una lata de mil demonios y provoca un estrés de no te menees. Para empezar, bien. Para ilusionar, mejor. Pero después, vuelta a lo tradicional.
Las peleas internas afloraron y, según leo, estuvieron presentes personas anónimas y caras conocidas. Como en todo colectivo que se precie. Que es muy fácil contagiarse de privilegios otrora vilipendiados. ¿Casta? Je ne sais pas.
Vino Íñigo Errejón y no me permitieron salir en la fotografía, se quejó amargamente un candidato al Senado (esa Cámara que debemos suprimir). ¿Cómo es posible ese desaire a un aspirante a poltrona? ¿Más de los mismo, entonces?
Y cuando vengan a Teobaldo Power a dictar instrucciones para la reforma de la ley electoral canaria, ¿cuántos deberán esconderse a la sombra de El Teide (o de la Montaña de Gáldar) cuando Iglesias, el macho ibérico, ponga blanco sobre negro (¿o al revés?) el controvertido asunto del valor de los votos herreños? Manda exquisiteces de Moya.
Que sí, hombres y mujeres, dan unos ejemplos que valen su peso en oro. A cada nuevo fregado, el número de abstenciones asciende de manera considerable. Sigan haciendo todo lo posible para que ese sagrado concepto de la POLÍTICA sea exclusividad de los que manejan los chiringuitos. ¡Ah!, y notable alto para los que venían a dignificar, a ser modelos en un mundo convulso, a demostrar que la transparencia aún era posible. Entre todos han  hecho bueno a Mariano.
Cierro la semana con un llamado al señor Aznar. Ya Blair ha reconocido una miaja de culpabilidad en aquella tristemente famosa invasión a Irak… Espera sentado. De existir una tercera convocatoria electoral, doscientos. O más.
Sean felices. Yo seguiré por aquí con la pata en alto. Ya queda menos.