martes, 19 de julio de 2016

Situación escolar en 1860 (1)

En un apartado titulado ‘Antecedentes’ de un trabajo que se denominó “Prensa y Educación en el Norte de Tenerife entre la I y la II Repúblicas” –uno también hace sus pinitos en otras boberías– unos datos relacionados con estos contornos 156 años atrás.
--------------------
Una nueva reseña que hemos creído conveniente añadir en este estudio preliminar es el exhaustivo estudio de D. Pedro Olive (situación según  el censo de 1860[1]), del que hemos extraído aquellos apartados que consideramos de especial incidencia en el objeto de la presente investigación.
De las poblaciones que forman parte de la zona norte de Tenerife, se elaboraron los cuadros que a continuación se plasman, y de los que, con carácter general, es preciso hacer notar:
I.     Aunque el nivel de instrucción de la población alcanzaba unos míseros porcentajes, por las razones que se irán detallando, se ha incluido un primer apartado que con el título de "población infantil", pretende reflejar qué número de almas (hasta 10 años) eran los potenciales destinatarios directos del saber. No obstante, la obligatoriedad brillaba por su ausencia y ni siquiera los comprendidos en el tercer escalón (de 6 a 10 años) tenían asegurada una plaza que les permitiera adentrarse por los vericuetos culturales. Poderosas -la mayoría de ocasiones, insalvables- razones lo impedían.
II.   El nivel cultural de la población viene determinado en el segundo de los cuadros. Una simple ojeada basta para comprobar que más del 90% de los habitantes de estos municipios eran analfabetos totales. Ni la existencia de escuela asegura una minoración de esas elevadísimas tasas.
III. Una primera causa es la deprimente situación escolar. De una parte, pueblos sin escuela, en los que, sin duda, huelgan comentarios. De otra, graves carencias en aquellos en los que como mal menor disponían de algún centro escolar. Tanto en la dotación personal como en la material. Y con unas asistencias que rayan el esperpento.
IV. Todo esto en un colectivo que contaba con una escasísima esperanza de vida. Los periódicos de la época dan fe de las causas de la mortandad. Que eran numerosas. Y aun con la perspectiva histórica a nuestro favor, nos cuesta elaborar elementos de juicio que nos permita situarnos en miseria tal.
V.   Por ello hemos querido abundar en las profesiones. Reflejo fiel del antagonismo existente. En un extremo, un elevado número de jornaleros que jociquiando tierra no eran acreedores a los más mínimos rudimentos de instrucción. Campo que también estaba vedado para los muchos sirvientes, de uno y otro sexo. "Ni falta que les hace", sería el parecer de los que se situaban en el polo opuesto. De los que destaca un alto número de propietarios[2]. Queda plasmado en "Otros datos de interés".
VI. El presupuesto de gastos municipal ha sido objeto de especial análisis. Porque destaca sobremanera la partida destinada al capítulo de "Instrucción Pública". Que representa una significativa asignación en un campo en que las quejas y denuncias periodísticas eran reiteradas. Y que los estudios realizados acerca del particular, determinan las penurias existentes. No sólo en el aspecto material (verdaderas pocilgas mal dotadas, peor ventiladas y con unas pésimas condiciones higiénicas), sino en el drama personal del maestro que la regentaba, cuya situación económica rayaba en tintes de dramatismo en las más de las ocasiones. Eran presupuestos de muy difícil encaje. En los que los equilibrios contables de ingresos y gastos se nivelaban con capítulos de resultas fácilmente cuantificables en el papel, pero de  cuasi imposible realización práctica. Lo que conducía, indefectiblemente, a no poder cumplir con las previsiones establecidas. Y a la hora de anular consignaciones, la Instrucción Pública contaba con todos los boletos a su favor. Máxime con las condiciones políticas existentes.
Otras observaciones más particularizadas tendrán constancia en las oportunas notas a pie de página. Hacer constar, asimismo, la inclusión de los datos globales de la isla de Tenerife y del Partido de La Orotava, que en aquel entonces no comprendía la actual división territorial, a fin de tener otros elementos de juicio.
Sin más, pasemos a desglosar a lo largo de las páginas siguientes, en sus correspondientes tablas[3], los datos de cada una de las poblaciones. Se ha creído conveniente, asimismo, aportar lo que denominamos “otros datos de interés”, particularmente las consignaciones para la instrucción pública, tal y como antes hemos señalado.
OROTAVA (7.524 habitantes)     [Año 1860]
POBLACIÓN INFANTIL

Varones
Hembras
Total
Menores de 1 año
92
99
191
De 1 a 5 años
472
490
962
De 6 a 10 años
522
440
962[4]

NIVEL CULTURAL DE LA POBLACIÓN

Saben leer y no escribir
Saben leer y escribir
No saben leer
Total
Varones
79
464
2.761
3.304
Hembras
163
439
3.618
4.220
Total
242
903
6.379[5]
7.524

SITUACIÓN ESCOLAR

Asisten
DOTACIÓN ACTUAL
DEBERÍA TENER

Mtros
a la escuela
Maestros
Maestras
Maestros
Maestras

Mtras
Niños
Niñas
Pers
Mat
Pers
Mat
Pers
Mat
Pers
Mat
Esc.
niños

1

110

-

5.000

300

-

-

5.500

1.375


Esc.
niñas

1

-

65

-

-

3.000

300




3.683

920
Fuente: Pedro Olive
Elaboración: propia
Otros datos de interés:
a) Figura en el censo 1 maestro de enseñanza particular, 6 abogados, 3 médicos... El número de jornaleros del campo asciende a 1.794. Hay 292 propietarios, 464 arrendatarios, 283 industriales...
b) El presupuesto de gastos asciende a 64.599 reales de vellón, destinándose 8.500 a Instrucción Pública, lo que supone el 13%. Llama también la atención un déficit entre gastos e ingresos de 53.381[6] Rs. Vn., y ello equivale a un 82,63%.
c) La vida media es de 25,94 años.


PUERTO DE LA CRUZ (3.573 habitantes)    [Año 1860]

POBLACIÓN INFANTIL

Varones
Hembras
Total
Menores de 1 año
43
48
91
De 1 a 5 años
267
212
479
De 6 a 10 años
199
209
408[7]

NIVEL CULTURAL DE LA POBLACIÓN

Saben leer y no escribir
Saben leer y escribir
No saben leer
Total
Varones
38
323
1.156
1.517
Hembras
125
376
1.555
2.056
Total
163
699
2.711[8]
3.573


SITUACIÓN ESCOLAR

Asisten
DOTACIÓN ACTUAL
DEBERÍA TENER

Mtros
a la escuela
Maestros
Maestras
Maestros
Maestras

Mtras
Niños
Niñas
Pers
Mat
Pers
Mat
Pers
Mat
Pers
Mat
Esc.
niños

1

94

82

4.400

1.000

-

-

4.400

1.100


Esc.
niñas

-

-

-

-

-

-

-




2.933

733
Fuente: Pedro Olive
Elaboración: propia
Otros datos de interés:
a) Tres maestros de enseñanza particular figuran en el censo de población (lo que podría explicar esa alta matrícula, aunque se constate la existencia de una sola escuela), 3 médicos, 497 jornaleros del campo, 215 industriales, 188 artesanos...
b) Se destina a Instrucción Pública 5.400 Rs. Vn., de un presupuesto total de gastos de 42.710, es decir, un 12,64%. También aparece un notable déficit entre gastos e ingresos, pero se arbitran los medios para cubrirlo, y que no es otro que el recargo sobre las contribuciones ya aludido.
c) La vida media se estima en torno a 34,35 años.



[1] Olive, Pedro; Diccionario Estadístico-Administrativo de las Islas Canarias, Barcelona, 1865.
[2] Haremos oportuna referencia al sistema electoral.
[3] De elaboración propia.
[4] 12,78% de toda la población.
[5] 84,78% del total poblacional. Porcentaje realmente elevado, pero significativamente inferior al de otras poblaciones. La cabecera de Partido es un dato muy a tener en cuenta. Las posibilidades son otras. Sigue existiendo, no obstante, un notorio déficit de escuelas.
[6] Los equilibrios presupuestarios se realizaban de la siguiente manera: 3.652 Rs.Vn. de ingresos ordinarios; 7.566, por ingresos eventuales; 53.374, mediante los medios autorizados para cubrir el déficit, a saber, recargos sobre los cupos de contribuciones (territorial, industrial y de consumos). Y de la comparación, un descubierto de "7 Rs.Vn."
[7] 11,42% de la población total.
[8] 75,87% del total. Buena muestra del carácter abierto y liberal que siempre ha caracterizado a esta población. Son más de 15 puntos porcentuales menos que los de la mayoría de los municipios del Norte de Tenerife.