viernes, 19 de agosto de 2016

Ayudas innovadoras

No es que se reproduzca la táctica de los once principios de Paul Joseph Goebbels, ministro para la Ilustración Pública y Propaganda de la Alemania nazi entre 1933 y 1945 (1 de mayo, fecha en la que se pegó un tiro después de haber matado a su mujer, de otro disparo, y envenenado a sus seis hijos). Uno, porque las comparaciones son odiosas, y dos, porque algo hemos avanzado en el sistema democrático.
No olvidemos el contexto bélico de aquel entonces, pero analicemos algunos:
Principio de simplificación: Adoptar una única idea, un único símbolo.
Principio del método de contagio: Reunir los diversos adversarios en una sola categoría o individuo.
Principio de la transposición: Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos.
Principio de la exageración: Convertir cualquier anécdota en amenaza grave.
Principio de la vulgarización: Adaptar la propaganda al nivel menos inteligente de los individuos a los que va dirigida; debe ser popular.
Principio de orquestación: La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentarlas una y otra vez desde diferentes perspectivas, pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto, sin fisuras ni dudas.
Principio de renovación: Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que, cuando el adversario responda, el público esté ya interesado en otra cosa.
Principio de la silenciación: Acallar las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, también contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines…
Vale, porque casi los cito todos. Yo pensé en el manual del Partido Popular. Y me vine a mi pueblo. Porque en el blog de Radio Realejos, que debe ser el sitio oficial del ayuntamiento (en su web no atisbo tanta información), las notas de prensa del Consistorio nos dan norte de lo mucho que aparentemente se viene llevando a cabo en nuestra Villa. Recuerdo que en una sesión plenaria se debatió la conveniencia de unificar esta diversidad de canales informativos. Pero al actual grupo de gobierno, muy en la línea de los principios antes aludidos, y explicados, no le interesa lo más mínimo. El machaqueo de pequeñas guindas acaba por convencer a los innumerables ingenuos de que se desarrolla un quehacer ingente.
Uno mata el tiempo de jubilado como le da la realísima gana. Y mis apetencias pasan por intentar estar informado. Puesto que difícilmente se podrá opinar sin el adecuado conocimiento previo. Por todo ello, vamos con la penúltima que llevaba el siguiente titular:Los Realejos convoca nuevas ayudas a la innovación y sostenibilidad agraria y ganadera por 9.600 euros”. Lo que cobra el alcalde en un mes de paga doble. Marrón, el jefe de la seguridad y autor material (vía copia y pega) del Plan de Autoprotección y demás hierbas aromáticas, como es público y notorio, percibe algo más. O mucho más, que recurrir al principio de exageración no es pecado, al menos mortal. Y el venial, con un padrenuestro ya se sabe, a mentir otra vez.
Pues sí, la Concejalía de Desarrollo Rural de Los Realejos, dirigida por Alexis Hernández, convoca su línea anual de ayudas de concurrencia competitiva para explotaciones agrícolas y ganaderas particulares o de entidades del municipio que incorporen mecanismos para la innovación y la sostenibilidad en el sector.
Y este ignorante redomado se pregunta si con esa cantidad da para tanto. Los mecanismos de innovación y sostenibilidad aludidos deberán ser adquiridos en la chatarra. De lo contrario, no hay perras para que las explotaciones agrícolas y ganaderas (¿se incluirán los caballos y el hipódromo?) se pongan al día con tan avanzada tecnología.
Medio trincado debió quedarse el autor material de las líneas de la nota de prensa que en el desarrollo de la noticia, por aquello de que los ceros no valen nada y pareciéndole exigua la cantidad, escribió: “El Ayuntamiento destina 9.6000 euros a esta iniciativa, cuyo plazo de solicitudes ya se encuentra abierto hasta el próximo 6 de septiembre”. Va como ilustración a este post la correspondiente captura de pantalla, no sea que me tilden de mentiroso.
Como no podía ser de otra manera, recalca el señor alcalde con una sobredosis de énfasis, para que todo el pueblo capte cómo se pueden estirar los nueve mil euros hasta más allá de cualquier ley de la física cuántica, de la química orgánica medioambiental y del sursuncorda:
“Es indispensable ese requisito de la incorporación de mecanismos innovadores  y de sostenibilidad medioambiental en las explotaciones, que se pueden materializar con sistemas de ahorro energético del agua o de cualquier otra fuente de energía, con el empleo de energías renovables, con otras medidas innovadoras que repercutan en la producción, la implantación de nuevas tecnologías en la gestión de las explotaciones o el empleo de técnicas de cultivo especialmente respetuosas con el medio ambiente”.
Y no se le queda atrás el edil de los agricultores y ganaderos (no confundir, por favor, con San Isidro): “El esfuerzo de los agricultores y ganaderos del municipio no sólo por conservar un oficio o dedicación ancestral que a su vez define de manera decisiva el paisaje rural realejero, sino por su capacidad de innovar e implantar nuevos métodos para el ahorro de energía, la reducción de la contaminación, el control de la producción o el cuidado de los cultivos ecológicos”.
Pero asómbrense, aún hay más. El área técnica (no sé qué es ni quienes la integran) también tiene voz: “El sector primario del municipio ha venido incorporando en los últimos años energías renovables, medidas de ahorro de agua y electricidad, técnicas de mecanización de la recolección y de tipificación de productos locales, venta virtual de la producción, aplicativos informáticos para la mejora de la tarea agrícola o ganadera, implantación web, utilización de técnicas de cultivo o gestión ganadera ecológicas, medidas de gestión de residuos y de control de incendios forestales y mejora del entorno paisajístico”.
Como te oiga quejarte de aquí en a delante que el sueldo no te alcanza ni para llegar a mediados de mes, te voy a remitir, ipso facto, al ayuntamiento de la Avenida de Canarias. Allí te explicarán con todo lujo de detalles el arte de estirar el dinero hasta el punto de convertir el pueblo (todo, desde Icod el Alto hasta La Punta y desde la Cruz del Castaño hasta lo alto del Roque Chico) en un vergel sin parangón en la geografía canaria. Con grandes avances tecnológicos dotados de los mejores sistemas de ahorro… Y todo eso, como dice la canción, con medio peso. O séase, con 9.000 euros seremos la envidia… Déjalo, que tienes que recuperarte. Nos venden humo en recipientes de varias capacidades, y tan contentos.
A perdonar el exceso de líneas. Tengan todos un muy feliz fin de semana. Quedo a la espera de cualquier llamada de Génova.