miércoles, 10 de agosto de 2016

Te lo doy todo

Saben ustedes que el Partido Popular se inventó tiempo atrás unos cargos de vicesecretarios para intentar dar ante la sociedad una imagen de renovación, de ruptura con viejos moldes, con caras de toda la vida. De progres, en suma. No toman decisiones –eso llega con la edad– pero quedan bien con su discurso moderado y sus rostros de no haber roto un plato en su vida (ni en bajada).
Fue Javier Maroto, quien fuera alcalde Vitoria y casado con Josema el pasado año (otra marca diferenciadora), el encargado de suavizar las negociaciones con Ciudadanos para la posible investidura de Rajoy y la posterior formación de gobierno. Mariano está dispuesto a ofrecer todo, querido Albert(o). Él no te lo dice directamente porque puede que le dé vergüenza, pero su ofrecimiento es sincero y respetuoso. Nuestra propuesta es un documento sin líneas rojas.
También entran aquí los celos, no vayas a creer. ¿Qué pasó para que Rivera dijera sí a Sánchez?, se pregunta con una candidez digna de enmarcar. Nosotros no decimos no a nada. En todos los temas decimos que sí…
Cómo se está poniendo el patio. Caliente, caliente. Tras las declaraciones del pequeño Nicolás acerca de los piquitos de Aznar en su despacho, habremos de convenir que este PP ya no es lo que era. Mucho ha cambiado el guion de la película. Vamos, que si estuviésemos en la época de los rombos televisivos, lo mismo no escapábamos con dos. Hombre, para x no está la situación, pero sí como para calificarla con reparos. Mayores de 18 y con bigote, a ser posible.
En ello estábamos cuando Albert(o), casi por sorpresa –ya se sabe que en pleno estío no está el cuerpo para bromas–, convoca una rueda de prensa a la hora taurina por excelencia (también la del té) y espeta: Estamos abiertos a todo. Ya esto no es una declaración de intenciones, buenas o malas, es… es… es… un relajo en toda regla. Aunque se disimule con las famosas seis condiciones. Porque el salto de una abstención a un voto afirmativo bien merece mojarse, dar un paso, asumir riesgos. Mantendremos abierto un canal de comunicación permanente. Como sigan abriéndose se van a herniar. O algo peor. Te lo contaré en nueve meses.
A Rajoy, ni agua, mejor, con Rajoy, ni a misa. Ya hemos mejorado. Atrás quedó la campaña. La número taytantas, pero da lo mismo. Debes expulsar a cualquier cargo público imputado (investigado) por corrupción política y a acabar con los indultos. Pero si apenas tenemos. El PSOE tiene muchos más. Solo Alaya suma tantos que no entendemos cómo firmaste un pacto con ellos en el anterior envite. Y a ellos no le pusiste condiciones, al menos públicas. Porque lo de la vicepresidencia te lo callaste, pillín. Venga, la siguiente.
Hay que eliminar los aforamientos. ¿Quisiste decir aforramientos, verdad? ¿Cómo que si está en el diccionario? Con varias acepciones. Pero nosotros, en el partido, hemos escogido una que nos copiamos en Mogán. O en Amadores. Como los canarios son muy dados a trastocar palabras con la preposición a (asiéntate, antonces, ajolá; cuando no se las comen; zotea, cera), nuestro lema es a forrarse. Déjalo así y no te compliques la vida. Si aspiras a gobernar, es bueno tener amigos en las últimas instancias judiciales. Que sí, déjalo estar.
¿Una nueva ley electoral? Eso está hecho, lo venimos sosteniendo desde antes que ustedes hubiesen nacido. Choca esos cinco. ¿Limitar los mandatos presidenciales? Pero si lo he plasmado en múltiples intervenciones. ¿Lo dejamos en tres? Choca otra vez. ¿El caso Bárcenas? ¿Quién es ese señor?
Hay que mojarse. Ay, pillín, cómo te gusta una lubrificación. Cuán de ralos nos hallamos. Si te vas, yo también me voy. Si me das, yo también te doy… Qué vas a hacer, decídete para ver; si te quedas o te vas, si no, no me busques más…
Esta ola de calor me está afectando las neuronas. ¿A mí solo? La subida del PSOE en el barómetro del CIS, ¿no será un precocinado del PP para abrírsele también? Con esto y las reposiciones televisivas de los años del destape (el rescate de Curro Jiménez se debió a una pérdida, por desgaste, de Verano azul)… Qué malos pensamientos de viejo verde. Caliente, caliente. Fíjate bien en la foto. Unos sofocos.