miércoles, 12 de octubre de 2016

Turismo y Folclore (XIV)

11. Hablamos con Arnoldo Évora
30 de diciembre de 1994. 10:30 de la mañana. Un día radiante en este recoleto rincón de la Plaza de la Iglesia (Puerto de la Cruz).
A la sombra de las palmeras, los viejos del país se resguardan de los rayos solares en los confortables bancos. En los muros de las jardineras, en los aledaños del Colegio Público Tomás de Iriarte, los viejos extranjeros hacen acopio de los brindis del astro rey. No entienden quizás, ni los unos ni los otros, cómo es posible que finalizando el año puedan darse estos ‘tiempos’.
Hoy la mar está brava. Hasta en Playa Jardín bate el oleaje con inusitada fuerza. En la escollera del futuro Parque Marítimo rompen los marullos signando cataratas de espuma.
En el rincón sudoeste de la Plaza de la Iglesia (Nuestra Señora de la Peña de Francia) se halla un singular edificio, pequeño, casi de juguete. Es la oficina del Centro de Iniciativas Turísticas de Puerto de la Cruz.
Construido en madera, lo adorna una elegante cubierta de teja canaria. Son muchos los que acuden a sus instalaciones demandando información. Los más salen cargados de folletos. Los menos se conforman con el plano de la ciudad.
Agencias de viajes, hoteles, restaurantes, calles, monumentos... Abundantes son las preguntas, que deben ser amablemente atendidas a lo largo del período de tiempo en que se encuentra a la disposición del ciudadano, sobre todo del visitante.
Tras un aplazamiento, por causas imprevistas y siempre justificables, tras una cortísima espera, acude a la cita, solícito como siempre, el amigo Arnoldo.
En el transcurso de la amena conversación, solo dos cigarrillos. He logrado descender de 40 a 10, me dice orgulloso. Es todo un logro, ¿no? Debí asentir con la cabeza, porque, inmediatamente, cambiamos de tema...
¿Quién es Arnoldo Évora?  (Mientras, hago ademán de poner en marcha la grabadora)
No, ese cacharro lo dejas parado. Toma nota, que no hay prisa. Puedes poner que mis antecedentes en relación con el turismo pueden resumirse en: Soy Técnico en Empresas Turísticas. He trabajado para hostelería, agencia de viajes y una compañía aérea.
(Pero Arnoldo es algo más, añado yo, ahora que él no está presente. Estudió Magisterio, pinta, esculpe, ama la lectura, en fin, se "enrolla" a base de bien).
Me indica que su misión es la de coordinar y desarrollar el trabajo que las Comisiones del CIT portuense estiman conveniente llevar a cabo. En definitiva, su labor consiste en ejecutar, llevar a la práctica las decisiones de los Órganos de Gobierno. Por eso su agenda no tiene regularidad alguna. Cada día es una nueva aventura. Y todo ello salpicado de innumerables viajes a lo largo del año: congresos, ferias, convenciones...  ¡Allí está Arnoldo!
Me comenta que los miembros de la Junta Directiva del CIT se distribuyen en Comisiones. Son las siguientes:
- Presupuesto y planificación.
- Promoción.
- Festejos.
- Publicidad.
- Medio Ambiente.
- Captación de socios.
Forman parte de las mismas los componentes de la Directiva y cualquier otro socio que, aun no teniendo puesto de responsabilidad, esté dispuesto a echar una mano.
¿Qué es un CIT? Objetivos, organigrama...
Para aclarar estos conceptos que le solicitaba, me facilita una copia de los Estatutos del Centro de Iniciativas Turísticas de Puerto de la Cruz, que se transcriben en el trabajo original, pero que en esta ocasión, y para no hacer demasiado larga esta entrega, vaya solamente su artículo 1º:
Bajo la denominación de Centro de Iniciativas Turísticas de Puerto de la Cruz, esta Asociación tiene los siguientes fines:
a) Exponer a las autoridades y entidades competentes, las necesidades y sugerencias que se consideren de interés para contribuir a la mejora de la planificación turística del término municipal.
b) Contribuir y atender a la conservación y defensa del paisaje y de la arquitectura local, a la pureza, salubridad y belleza del medio ambiente, procurando la exaltación de los particulares valores de la demarcación.
c) Interesar y estimular el cumplimiento de las normas urbanísticas y por el respeto y conservación de los estilos arquitectónicos y conjuntos monumentales correspondientes a cada época y lugar, creando un clima de opinión para que las nuevas construcciones guarden la armonía adecuada con el marco natural y arquitectónico en que se encuadren.
d) Promover la creación de instalaciones complementarias de carácter turístico.
e) Estimular toda clase de atracciones y actividades culturales, artísticas, deportivas y recreativas, de acuerdo con las peculiaridades del lugar y las características de la población turística, que permita el crecimiento de la distracción y el disfrute del tiempo libre de los visitantes.
f) Ser cauce de toda clase de iniciativas privadas para la expansión y mejora de los servicios turísticos del área de acción del Centro.
g) Promover y efectuar una adecuada labor de promoción, con el fin de dar a conocer los atractivos turísticos de la demarcación del Centro, mediante la edición de publicaciones y otros medios propagandísticos y la instalación de oficinas de información turística.
h) Gestionar, proponer y realizar otras acciones que puedan contribuir al fomento turístico de la demarcación del Centro.
Este CIT fue fundado con fecha de 22 de septiembre de 1964, habiéndose modificado los Estatutos, de forma legal, siguiendo el procedimiento establecido en Junta General extraordinaria celebrada el día 19 de diciembre de 1988, que pasó a  aprobar los actuales, y rectificados en algunos artículos en Junta General Extraordinaria celebrada el día 12 de diciembre de 1991.
¿Cómo se financia un CIT?
Este de Puerto de la Cruz dispone de las siguientes entradas:
a) Participación en los beneficios del Bingo ubicado en la zona de Martiánez, que, en colaboración con el Ayuntamiento, se tiene arrendado a una empresa que lo viene explotando.
b) Cuotas de los socios, que oscilan entre 8 y 45 mil pesetas. La diferencia viene determinada, según prevén los Estatutos, porque puede tratarse de un particular o una entidad, tipo hotel, apartamentos, etc.
c) Pequeñas subvenciones, fundamentalmente del Patronato Insular de Turismo, dependiente del Cabildo Insular de Tenerife.
Relaciones con otras Instituciones
Los presidentes de los CITs se suelen reunir sin una periodicidad fija, pero que suele ser con carácter bimensual.
Existe la FECITCAN (Federación de CITs de Canarias), y esta, a su vez, está integrada en la FECIT (Federación de CITs de España). Esta última celebra un congreso con carácter anual.
En Tenerife existen los CITs siguientes: Garachico, Los Realejos, La Orotava, Bajamar, Candelaria-Caletillas, CIT-Sur, Santa Cruz de Tenerife y Puerto de  la Cruz. De ellos, solo el del Sur y el de Puerto de la Cruz funcionan con personal fijo en plantilla. El de Santa Cruz lo hace con carácter ocasional y contrata alguna persona para eventos muy determinados.
El resto funciona como buenamente puede. Alguno ni siquiera funciona (La Orotava). El de Garachico está a la greña con el Ayuntamiento por motivos estrictamente políticos.
Aquí en Puerto de la Cruz, nuestras relaciones con el Ayuntamiento son inmejorables. Existe, además,  un acuerdo por el que se nos subvenciona, en la actualidad, el 50% de las actividades que realicemos. Lo malo es que siempre topamos con la falta de liquidez. Así, los pagos se retrasan y ello nos obliga a no poder realizar muchas cosas, porque la gente no puede esperar meses y meses para cobrar.
Con el Cabildo (Patronato Insular de Turismo) y Consejería de Presidencia y Turismo, nuestros contactos y relaciones son buenas y participamos, conjuntamente, en diferentes promociones.
Promociones turísticas
El CIT portuense siempre acude en solitario a la feria de Colonia. Y en los stands que monta el Cabildo, sobre todo en la feria de Bilbao y Berlín, hacemos acto de presencia. Con la Consejería, exactamente igual. Y en el supuesto de que no haya presencia física, siempre habrá material de promoción.
En la ITB (Bolsa Internacional de Turismo [Berlín]), la feria turística más importante del mundo, Puerto de la Cruz siempre está presente en el stand del Patronato Insular de Turismo. No podía ser menos, porque Puerto de la Cruz es un punto importante de destino del turismo alemán, que, desde hace mucho tiempo, ha ocupado el primer lugar en cuanto al número de visitantes.
En Bilbao (Expo-Vacaciones) también acudimos, conjuntamente, con el Patronato. Es una feria a la que asiste un público con un poder adquisitivo alto y esta ciudad está muy interesada en este tipo de clientes. Que no todo es turismo de playa, bocadillo y cerveza.
 (Continuará)