sábado, 22 de octubre de 2016

Turismo y Folclore (XVII)

Va en esta entrega la segunda parte de la entrevista a José Luis Estévez:
¿Tiene autonomía el grupo estable creado en el seno de la Escuela o debe seguir las directrices que marque el Ayuntamiento?
Digamos que existe parte de los dos asuntos. Es cierto que el Ayuntamiento aporta ideas y/o aspectos. Pero siempre me son consultadas, porque la responsabilidad de las actuaciones cara al público recae sobre mí. Soy yo, obviamente, el que me juego el prestigio cada vez que subimos a un escenario. Pero tengo que manifestar que en todos estos años, jamás se me ha intentado imponer nada. Aquí funciona aquello de hablando se entiende la gente. Mi misión consiste en ir cumpliendo lo estipulado en el Convenio firmado con la primera institución municipal, y hasta ahora la cosa va marchando. Se puede decir, sin temor a equivocarnos, que el grupo goza de una casi total autonomía.
Adeje es un municipio turístico. ¿Tienen actuaciones para el turismo? ¿Quiénes las solicitan?
Sí, tenemos bastantes. Solemos acudir con cierta frecuencia a los hoteles de Playa de las Américas. En muchas ocasiones son los propios hoteleros quienes requieren nuestros servicios. Ya han comenzado a ofertar esta actividad al ocio de los turistas que acuden a esta zona de la isla. Y tengo que decir que son mejor pagadas que las realizadas por grupos de similares características en el Norte. Es probable que se deba a que aquí somos menos. Y donde eso ocurre, tocamos a más.
También solemos acudir a diferentes actos organizados por el Cabildo o el propio Ayuntamiento en este tipo de establecimientos. Siempre hay reuniones, congresos, convenciones, agasajos..., y allí estamos nosotros.
¿Se "mojan" los organismos Ayuntamiento, CIT, Asociaciones de Vecinos... en la contratación del grupo?
Rotundamente, sí. Es un grupo que tienen a mano, es mucho más fácil contactar con nosotros a través del propio Ayuntamiento, que no tener que estar recurriendo a solicitarlos en la capital o en el Norte. La propia cuestión del desplazamiento juega a nuestro favor, porque es un dinero que se ahorra el contratante, con lo cual puede subir nuestro caché. Pensemos, asimismo, que la escasez de grupos en la zona, nos ha valido para ostentar casi la exclusividad en el tema. Por lo tanto, bien sea en los hoteles, bien sea en fiestas y otros actos, el grupo está siendo bien considerado y se recurre a nosotros con mucha frecuencia. En este aspecto no nos podemos quejar, en absoluto.
¿Hay establecimientos hoteleros que tengan entre  sus actividades el mostrar nuestro folclore al turista de forma asidua?
Te podría nombrar, a título de ejemplo, dos bastantes significativos en la zona: Bahía del Duque y Mediterranean Palace. Son dos establecimientos de alto rango en el Sur. No solo por su innegable categoría, sino por la enorme cantidad de congresos que se celebran, sobre todo en el segundo de los nombrados. Es una magnífica plataforma para cualquier grupo, al tiempo que estos congresistas, gente que se supone altamente cualificada, serán portavoces de "lo nuestro" allá en sus lugares de origen.
Tengo referencias que también existe esta oferta en otros hoteles, pero no sabría decirte a ciencia cierta cuáles son.
¿Hay otros grupos que se dedican a "tocar en los hoteles", como ocurre en Puerto de la Cruz?
También existen, sí. Y al igual que ocurre allá, la mayoría son grupos pequeños, como mucho, cuartetos. Ya lo hemos hablado en varias ocasiones: los espacios son tan reducidos, que es materialmente imposible ubicar más gente. Aquí en el Sur, la mayoría son grupos que se trasladan desde Santa Cruz y que se han tomado esta actividad como un "trabajo".
Hay algún grupo del Sur, con cuerdas y cuerpo de baile, como Ben Guajara, pero son las excepciones.
¿Qué opinión te merece su trabajo?
Igual que existen en la vida cosas buenas y cosas malas, hay grupos que trabajan bien y otros no tan bien. Lo malo es que, generalmente, suelen abundar los segundos. Existen muchos grupos que tienen poco trabajado el folclore y con el ánimo de ganar "cuatro perras", se dedican a recorrer hoteles. Y eso es malo, porque damos una falsa imagen. El actuar para un público, muchas veces ávido de conocimientos, exige un compromiso importante. Y, con frecuencia,  no nos damos cuenta del daño que puede causarse.
¿Qué opinas del folclore que se oferta al turista?
No voy a opinar de lo que hacen otros grupos. Ya en la cuestión anterior te hice alusión al peligro que la ligereza puede ocasionar. Te hablaré de lo que hacemos nosotros. Nuestro grupo suele ofertar lo mejor que sabe hacer. Es probable que tengamos fallos, como todo en la vida. Pero jamás nos desviamos de aquello que consideramos correcto. Cuando un grupo sale a actuar debe olvidarse de quién es el público que tiene delante. No hay –no debe haber– un folclore para el turista y otro para el canario. El folclore es el mismo siempre, en cualquier situación y circunstancia. Lo mismo nos da que sea aquí, como en cualquier otro pueblo de la isla; lo mismo nos da que estemos en Canarias o en Valencia. La actuación debe ser seria, el público –sea cual sea– merece todo nuestro respeto.
¿Hay alguna otra oferta de nuestras costumbres y tradiciones que se realicen para el turismo, en Adeje o en cualquier otro sitio que conozcas?
Sí, el juego del palo, la lucha canaria, exposiciones y ferias de artesanía. Esperemos que no sea algo pasajero. No olvides que el mejor ejemplo que existía, se fue al garete por motivos políticos y por realizarse en un pequeño pueblo del interior de la isla: La Guancha. Afortunadamente, cuanto mayor es la crisis, muchas más fiestas aparecen –será para olvidar las penas–, con lo que la presencia de todas estas facetas parece estar asegurada.
¿Quisieras destacar algún aspecto que esté dando mala imagen al visitante sobre la faceta que estamos tratando?
Desgraciadamente existen estos aspectos. Suele verse en romerías y otros eventos festivos cómo determinados grupos se dedican a tocar temas, con traje de mago, que en nada guardan relación con el folclore canario. Bien lo sabes tú cuando tuvimos que tocar "Carnaval, Carnaval" en Alemania, porque era lo único que entendían, o, quizás, porque así se lo han ido inculcando a través de los años del intercambio. Habría que plantearse qué es lo que se pretende. Porque si se llega a la conclusión de que estos temas carnavaleros son los que deben importar, sería cuestión de ir quitando el traje de mago y cambiarlo por cualquier disfraz.
Como trabajador de este sugerente campo, te habrás encontrado con grupos, casos y cosas que sonrojan a quienes pretenden realizar una digna labor. ¿Podrías enumerar algunos?
Como persona que trabaja  y vive de esto, que cada día que pasa aprendo algo nuevo del folclore, mirando –y oyendo– constantemente a otros grupos, porque de ellos siempre se aprende algo, además de recoger aspectos y opiniones de personajes que considero lo mejor de este mundillo.
Hay muchos grupos que empiezan, sin que sus responsables se muevan para buscar información, aprender y ver si lo que hacen está bien o mal. Es una faceta que no se ha cuidado convenientemente.
Hasta aquí lo que a bien tuvo contestarme José Luis; maestro de otro maestro; cada cual en su campo, claro. Ahora que, por mor de estudios, lo tengo abandonado, el simple hecho de transcribir estas líneas me hacen rememorar viejas –y no tan viejas– andanzas.
(Continuará)