viernes, 2 de diciembre de 2016

Estamos bonitos

Ayer por la mañana, mientras ejercitaba la pata con un paseo por la autovía entre El Castillo y La Vera (una de las tantas avenidas del colesterol), me encontré con un viejo amigo de aquellos que dedicamos un tiempo de nuestra vida a la cosa pública. Y menos mal que la conversa fue corta, que si no lloramos a moco perdido. Porque coincidimos en la pobreza de toda índole en la que se halla sumergida la política actual. Tanto que para sobrevivir, la mayoría de cargos necesita estacones (artilugios antes de madera, ahora metálicos─ con los que se sostienen los rolos de la platanera para que el viento o el propio peso de la piña no los derribe) a modo de asesores; sin muchas luces en eso de orientar, pero siempre dispuestos al generoso estipendio de fin de mes.
A la altura de La Cooperativa, el rabo de gato está que da gusto verlo. Recuerda que tiempo atrás te conté cómo unos operarios del Cabildo, en un día de fuerte brisa, esparcían semillas a mansalva. El fruto de aquella acción se puede contemplar ahora en toda su magnificencia. Hay una huerta por los alrededores del IES María Pérez Trujillo que llama la atención. Frondosa. Estamos bonitos.
¿Cuánto tiempo lleva la estación de guaguas portuense cerrada? Más de cinco minutos, seguro. ¿Sabes de algún concejal que haya renunciado a su sueldo hasta que se solvente la anómala situación? Yo, tampoco. Pues todavía siguen en la discusión acerca de la propiedad de las parcelas para poder acometer la obra. Me causan estupor las declaraciones del edil Marrero: “No me temblará el pulso…”. Cállate, que estás más guapo. Tanto liberado, tanto viaje, tanto amor a la ciudad que me vio nacer y las guaguas en la calle. ¿Y tú no dices nada, Carlos Alonso? ¿Y tus contactos en Madrid, Lope? Estamos bonitos.
Oye, que el accidente del avión en Colombia haya sido provocado por la falta de combustible, da unos retortijones de mucho cuidado. ¿La insensatez humana puede alcanzar tales extremos? Ni que se tratara de un coche que lo aparcas un rato mientras te acercas a buscar una lata en la estación más próxima. ¿Qué demonios pasó por la cabeza de los responsables de esa tripulación? ¿O de la torre de control en el supuesto de no haber concedido la prioridad requerida? ¿Estamos locos? En todo caso, estamos bonitos.
Se le ve ya la vena del cogote al popular Antona. Chiquito pero currito. “Si el PSOE se me levanta de un consejo, no vuelve a sentarse”. No, si lo del palo y tentetieso de tu partido es práctica cotidiana. Si lo sabremos los realejeros. Una fotito, una sonrisita, pero a la hora de la verdad al enemigo ni agua (Fonteide). Están bonitos ustedes para predicar con el ejemplo. Fachadas, por no quitarle el da.
“Vallehermoso se vuelca en la visibilización de los derechos de las personas con discapacidad”. De ahí la foto que ilustra este artículo. Que es el número 1996. Primera matización: La palabra ‘visibilización’ no existe. Otro éxito de los gabinetes de prensa. Y el verbo visibilizar significa (ya lo comenté hace unos días): Hacer visible artificialmente lo que no puede verse a simple vista. Jodido (y perdón por la expresividad) lo llevan los discapacitados si deben recurrir a rayos x o a microscopios cada vez que deseen dar a conocer sus derechos. Unos alegan que son las modas (¿modismos?). Otros sostenemos que son idiotismos. O como decía Cantinflas: Falta de ignorancia. Estamos bonitos.
La fiscal en el juicio del caso de Las Teresitas, que celebra sus últimas sesiones, ha calificado de auténtico saqueo de las arcas públicas la operación por la que Zerolo fue premiado y remitido al Senado para hacer allí lo que le saliera de la ‘polla’. Demando nuevamente la comprensión del que a este blog se alongue, pero salió de su boca, no de la mía. Sí, son nuestros representantes. Estamos bonitos.
Cuatro de cada diez contratos son fraudulentos. Así de tajante se mostró Patricia en su comparecencia para dar a conocer el resultado del Plan contra la explotación laboral. Es decir, los empresarios, a pesar de que estaban avisados de que se iba a llevar a cabo esa inspección, fueron pescados in fraganti. No nos ha contado la vicepresidenta la segunda parte de la película. ¿Se han abierto los correspondientes expedientes sancionadores o íbamos de mentiritas? Estamos bonitos.
Los incendios internos se multiplican en Ciudadanos. Más tensiones en Podemos (de ello saben mucho en Canarias, donde los círculos se han cuadriculado). La operación Sultana en el PSOE corre paralela a las giras automovilísticas de Sánchez. Lo dicho. Estamos bonitos.