lunes, 31 de octubre de 2011

Tríada

El Estatuto de Autonomí­a de Canarias (en su redacción reformada, aprobada por Ley Orgánica 4/1996, de 30 de diciembre (B.O.E. nº 315, de 31 de diciembre de 1996) en su Artí­culo 14.1 enuncia lo siguiente acerca del Diputado del Común:
El Diputado del Común es el alto comisionado del Parlamento de Canarias para la defensa de los Derechos Fundamentales y las Libertades Públicas y supervisará las actividades de las Administraciones. Será elegido por mayorí­a de tres quintas partes de los miembros del Parlamento de Canarias. El Diputado del Común coordinará sus funciones con las del Defensor del Pueblo. Una Ley del Parlamento de Canarias (la 7/2001, de 31 de julio: BOC nº 103, de 8 de agosto de 2001) regulará su organización y funcionamiento.
Lo anterior es parte minúscula de la teoría. Te recomiendo la lectura de la exposición de motivos (pincha en el enlace), que nos remonta nada más y nada menos que al año 1494 y a los Reyes Católicos. Pero en la práctica, leche cacharro. Otro gasto innecesario, otro invento descentralizador que ha ido a menos. La figura de Luis Cobiella ha quedado eclipsada con los episodios nada gratificantes últimamente habidos. El acomodo de Jerónimo Saavedra (como si no tuviera bastante con su amplio currículum para su retiro) está dando lugar a situaciones lamentables. Y en la discusión de cómo distribuir mejor los dornajos para aposentar viejos elefantes estábamos (otro ejemplo de calzador es la Audiencia de Cuentas, verbigracia, Juan Carlos Alemán), cuando llegó de las Europas el otrora fugado (Jotaflá) a cobrarse lo que Momo le había espetado tiempo atrás. Donde las dan, las toman. Como una causa de incompatibilidad es cualquier tipo de militancia activa, el exalcalde de Las Palmas guardará su carné socialista en la gaveta de la mesa de noche palmera y… Iba a escribir ‘cojan vergüenza’, pero con lo que están demostrando –todos–, ¿la tuvieron alguna vez?
Muchas voces se han elevado para protestar por el recorte en el área de Cultura del Gobierno de Canarias. Y bastante significativa la de Benito Cabrera, a quien nadie podrá restar sus indudables méritos en la faceta musical que bien domina. Pero no creo sea el más adecuado para poner gritos en el cielo. Porque en ese mundo, Benito, hay mucho chiringuito bien establecido (bien montado, para ser más explícito). Desde el ayuntamiento de Yaiza hasta el de La Laguna, pasando por Cabildos y otras organizaciones y entidades que con crisis y sin ella siempre se llevan casi toda la tarta en esos repartos. Y son bastantes –algo sabemos por este Norte tinerfeño– los que no reciben siquiera unas migajas. Coincido contigo en que son torpes los políticos. Nada nuevo bajo el sol, siempre lo han sido. También cuando la vaca daba bastante leche. Mas en unas épocas y en las otras, siempre son los mismos quienes jalan por la teta. Ignoro si atisbaste alguna oreja de lobo asomando para lanzarte a estas declaraciones. De ser así, y de ahí tu preocupación, fíjate bien lo que te digo: me alegro. Como no hay mal que por bien no venga, lo mismo aprendemos  a dividir con fundamento. Y al tiempo, recapacitar acerca de lo hasta aquí realizado a través de la cultura subvencionada por los papás gestores de los dineros públicos.
Cuando redacto estas líneas no se ha celebrado aún la manifestación para exigir la construcción del puerto deportivo, e instalaciones anexas, en la vecina ciudad portuense. Aunque viendo el volumen de firmas conseguidas, seguro que cuando este post vea la luz habrá sido un éxito rotundo. Del cual un servidor también se alegrará, aunque no haya compartido ciertos procedimientos de los voceros de tres al cuarto. Y mucho menos el de los políticos aprovechados que se han subido al carro sin el más mínimo rubor. Parece que la culpa de que Puerto de la Cruz se halle en el estado actual es de los dichosos agentes externos. Los gobiernos municipales habidos desde que el Puerto comenzó a languidecer no saben lo que es realizar un examen de conciencia.
Cuando observo cómo Ricardo Melchior y Antonio Alarcó (candidatos a ocupar un sofá en el Senado) se lanzan a la aventura de plasmar por escrito toda clase de cantos laudatorios para los organizadores, porque el turismo es el motor y tal y cual, se me revuelven las tripas. Aunque no se queda atrás el partido socialista que hace una pregunta en el Parlamento para que el consejero Berriel le responda en qué punto se halla el tema.
Todos sabemos las alianzas gubernamentales habidas en Canarias desde que se inventó el denominado estado de las autonomías. Y todos conocemos las extrañas componendas llevadas a cabo en el consistorio de El Penitente. Ahora mismo que gobierna Marcos (CC) con Ledesma (PP), como antes lo hizo Lola (PSOE) con la televisiva Eva Navarro (PP), y no sigo para detrás porque tengo todavía un fisco de decencia, acontece esta protesta por una situación que cayó del cielo cual maldición bíblica.
Tras el éxito de la algarabía, todos ganadores. Pero estamos en crisis. A los diez años previstos para concluir tan ambicioso proyecto, súmale al menos otros cinco. Habremos superado la mitad de la década de los años veinte de este siglo XXI y la panacea sin hacer acto de presencia. A esta paso, y para ese entonces, lo mismo surge un volcán que destruye El Lago y sus cenizas se depositarán en Playa Jardín y acabarán con la fauna del Loro Parque.
En el presente, con tirarse los trastos frente a la Plaza de Europa, misión cumplida. El Hierro se infla y el Puerto se hunde. Normal, el uno se liberó de un gran peso y el otro lo sigue soportando (ahora duplicado). Así funcionan las balanzas. Lo dicho, nos toman por imbéciles.