jueves, 31 de mayo de 2012

Las bolas canarias

Después de la lectura sosegada de un artículo periodístico que llevaba por título ‘El tamaño sí importa’ (no solo porque aguantan más tiempo sin estropearse, sino porque son más crujientitas y parecen más frescas), hallé otra información en el mismo digital gomero que el equipo de Las chalangueras (ignoro lo que significa, y no quisiera yo pensar que…), de Valle Gran Rey, destacan sobremanera en el manejo de las bolas canarias. Chacho, me quedé de piedra. Y me pregunté a mí mismo mismamente qué demonios había estado haciendo en todos estos años de periplos colombinos. Y comprendí los deseos del Almirante de la Mar Océana por recalar en La Villa, amén de las supuestas habladurías con doña Beatriz. Que aunque llegó procedente de la lejana Corte, vete tú a saber si también aprendió a tocar las bolas con exquisitez meridiana. Sí, en estos juegos de aproximación hay que saber utilizar muchas tácticas y, por lo que deduzco, este equipo de mujeres, que posa de tal guisa en su muro de feisbuc, lo hace a las mil maravillas. Y uno se alegra porque siente especial predilección por todo cuanto acontece en aquella peña atlántica. Aunque nada entiendo del juego en cuestión, me congratula, tras el pertinente husmeado visual por los vericuetos de la Red, que las féminas se vayan alongando a campos, también deportivos, que no ha tanto se consideraban exclusivos del otro género. Ya que me sumergí en esta modalidad deportiva, te cuento que en cierto examen un alumno de bachillerato respondió que hace mucho tiempo como los chinos no tenían ordenadores contaban con sus bolas. Textual. Lo mismo fue el preludio del ábaco.
Como casi sin pensarlo me vine a La Gomera, aquí me quedo en este día postrero de este mayo que nos abandona y así aprovecho la jornada para terminar de contarte un par de cosas, que ya mañana es junio –verano en puertas– y deberemos esperar hasta el próximo otoño por si las lluvias creen oportuno darse una vuelta por estas latitudes o lo vamos a pasar mal. Porque si la crisis no presenta atisbos de mejoría y hemos recurrido al terreno abandonado para sacar al menos para el gasto de la casa, futuro nada halagüeño vislumbraremos si arriba escasea el líquido elemento.
Me hago eco de un encuentro de solistas que se celebró hace unos días en Alajeró, acto programado con motivo del Día de Canarias, que estuvieron acompañados por la Parranda Chigadá. Lo que me vale para recordar al amigo Nicolás que cuando pase lo peor de este receso económico debe una promesa a cierto grupo folclórico villero, perdomero por más señas. Al tiempo, felicitar a este nuevo grupo nacido en San Sebastián y que lleva ‘ropa realejera’. Si lo sabré yo que casi voy a probarlos (son términos de la costura, no vayas a pensar cosas raras).
Ya que cité al primer teniente de alcalde del municipio que aloja el aeropuerto insular gomero, volver a agradecerle su presencia en la presentación de la última criatura literaria de un servidor y felicitarle por la (re)implantación de la línea aérea que conecta la isla con Gran Canaria. He leído que la compañía que opera esta ruta (Canaryfly), también realiza algún vuelo chárter a las Azores. Pues para el próximo que organicen, cuenten con un par de pasajeros, que uno también tiene sus ilusiones. Siempre que el precio entre dentro de los posibles de un jubilado docente. Si los organizan pensando en diputados, consejeros, directores generales, alcaldes y otros varios, siento no poder acompañarlos. No por el roce, sino por incompatibilidad financiera.
Bueno, lo dicho, mañana entramos en junio. Quedará un mes escaso para que los parlamentarios canarios se rebajen el sueldo. Me imagino que la paga extra la cobrarán íntegra. Espero que Julio Cruz los invite a darse una vuelta por Garajonay y luego se den un salto a Las Hayas para comer en Casa Efigenia. Allí estarán como en casa, porque si algo caracteriza a esta mujer es el no tener jamás prisa. Igual que en el Parlamento.
Hasta dentro de un fisco.

martes, 29 de mayo de 2012

Se han decidido

Por fin han tomado la decisión. Doloroso debió ser el parto porque se alargó demasiado. Los diputados (y trabajadores, pensaron estos hasta el último momento que se iban a quedar fuera) del Parlamento de Canarias se han bajado el sueldo. Dicen que un 5%, pero como no se sabe en realidad cuánto cobran no podemos hacer cálculos para comprobar si les alcanza o no hasta final de mes. Antonio Castro, como buen palmero, lo tiene todo atado y bien atado, a buen recaudo.
A los jubilados (inclúyanme) y a los funcionarios nos han hecho lo mismo en varias ocasiones. Pero cuando nos dan la buena nueva –imagínate que sea en febrero–, siempre es con carácter retroactivo. Ellos, sus señorías –muy de ellas–, no. Han adoptado la medida con gran dolor de cuerpo y alma, pero se hará efectiva a partir del 1 de julio. Lo de aquí para detrás bien cobrado está y Santa Rita, Rita. Y tienen razón. Ustedes ignoran cuántos sudores se pasan en aquellos incómodos sillones. Donde apenas cabe el portátil. Y para utilizar el nuevo iPad 3, ni te cuento. Menos mal que ya no les suministran el periódico (en papel), porque el engorro puede ser de campeonato. Somos ingratos. Tanto que no nos percatamos de que algunos (¿o bastantes?) de esos parlamentarios simultanean el cargo (a pesar de tener lo que llaman dedicación exclusiva y cobrar por ello) con otras menudencias, normalmente en la política local. Y tienen tiempo para todo, tú. Mientras, uno se agobia por cualquier tontería. No medimos, no controlamos, no sopesamos, nos acongojamos, nos apesadumbramos…
Estaba pensando hace un rato si devolverles la moneda a todos aquellos que me tupieron con unos correos en los que supuestamente se detallaba todo lo que cobraba doña Leire Pajín –a la que hace tiempo no tengo el honor de saludar–, con otro de carácter semejante, y al que no doy la mayor credibilidad, por el que se alega que doña Dolores (de) Cospedal (lo escribo así porque parece no estar claro el apellido) ha percibido en estos últimos cinco años la nada despreciable cantidad de 750.809,92 euros, lo que significa 150.161,98 cada año, que viene a ser, céntimo arriba, céntimo abajo, lo que recibe cualquier maestro de escuela en la nómina mensual. Cómo me va a extrañar que la presidenta manchega se haya construido una mansión tipo búnker. No ha sido para protegerse ella de los posibles ataques de la comunidad vecina (Madrid), sino para tener a buen recaudo los ingresos familiares.
Por aquí, bien, no nos podemos quejar. Esperaba, no obstante, que este año me concedieran una de las medallas de oro que entregan mañana día 30 (antes era el Día Mundial del Orgullo Gay, ahora no sé). Pero no me tocó. Tendré que esperar. Pero, claro, mi capacidad tiene un aguante limitado y lo mismo me canso de hablar bien de Paulino y me alío con don José. Yo que tú, Rivero, me lo pensaba, que es bueno tener amigos hasta en El Realejo, y por aquí las cosas no pintan nada bien para Coalición Canaria (ni para el PSOE). Oye, ya que te menté, felicidades por ese nuevo y flamante plan de choque que nos va a permitir unos seis mil puestos de trabajo. Cantidad con la que incrementaremos aquellas anteriores que tanto publicitaste. Menos mal que ahora utilizas a la consejera para estos mensajes. Pena me da la pobre mujer, pero son los peajes a pagar por las cuotas de poder mediante ese pacto que en Icod trae a mal vivir a la agrupación socialista en otro espectáculo lamentable.
Como ya me enrollé con otros asuntos, acabo con el lamento de Carlos Dívar, presidente del Consejo General del Poder Judicial, por el quebranto que se ha provocado con la denuncia de Gómez Benítez, y que dio lugar a una tensa reunión en la que los magistrados se enzarzaron en pedir dimisiones a diestro y siniestro. De quebrantos económicos nada se manifestó (que los viajes a Marbella bien realizados estuvieron). Lo que preocupa es la mala imagen que pueden dar sus señorías (esta son otras señorías) ante la opinión pública. Sigan así y dentro de bien poco se mirarán al espejo y este saltará en mil añicos producto de la desvergüenza que hallamos por el país en cualquier estamento. Lo malo es que en el judicial causa mucho mayor repelús. O a lo peor es el reflejo de lo que no debería.
En fin, tengan mañana un feliz Día de Canarias. Lo mismo me lo tomo de descanso.

lunes, 28 de mayo de 2012

Mucho bache y algo de fiestas

Como poco a poco voy retomando las viejas costumbres –por ejemplo, los pateos–, me percato, si no lo estaba ya, de lo mal que se hallan nuestras carreteras y calles. Establezco la oportuna diferencia entre ambas por aquello de las competencias, sobre las que cabildo y ayuntamientos quieren ponerse de acuerdo para evitar duplicidades, como ya te comenté en post anterior. Y reitero: a buenas horas.
Deberán comprender los estimados políticos que a los ciudadanos, los eternos sufridores, se nos importa bien poco quién es el dueño de la carretera insular de Las Dehesas –así se mentaba antes– en la travesía por el barrio de Toscal-Longuera. Pues por mucho que nos prometan la tan cacareada obra por la que convertiremos el entorno en otra zona comercial abierta –ahora debe estar cerrada–, bien si vas en coche, bien si caminas, el peligro de caerte dentro de un socavón no te lo quita nadie. Y el agravante de no llover, qué curioso, se ha convertido en valioso aliado, que si no estaríamos ahora en el proceso de sacar los coches de los hoyos
Pero no este el único caso. Ojalá. Mándate un garbeo desde El Castillo hasta La Vera y te entran unos tembleques de padre y muy señor mío. El arcén es una barranquera y la calzada no se le queda atrás. Como el tramo se ha convertido en otra avenida del colesterol, es curioso –para ti, el conductor pensará otra cosa bien diferente– sentir el traqueteo de las amortiguaciones de los muchos vehículos que por allí transitan. Me imagino que los operarios de las ITV serán bastantes comprensivos –por lo de la crisis– y no se mostrarán tan exigentes como en épocas de bonanza. Máxime cuando debes aguantar la vida laboral del fotingo unos cuantos años más.
Si vas en la guagua (de los dos pies) no es menos placentera la marcha. El ir a menor velocidad te facilita el que esquives los accidentes geográficos del terreno que pisas. No obstante, el trazar una línea recta se te pone verdaderamente difícil y complicado. Así que si me vislumbras un día en significativo zig-zag no creas que me mandé unos buenos tanganazos y voy medio turulato. Será, en todo caso, que trato de no perder el equilibrio por una orografía tan dispar.
Lo dicho, va uno entrando en la normalidad tras el proceso habido de paralización momentánea de la actividad cotidiana, aunque hay asuntos que aún no han vuelto a los cauces tradicionales. Verbigracia, se vienen celebrando las fiestas de mayo en mi pueblo. Y sabes que es uno de los más tendereteros del país (canario y el otro). En el que –muchas veces lo he manifestado– los fuegos no pueden faltar. Y aunque tenga a tiro de piedra la mayoría de los actos que aquí se programan, la verdad es que no me he encontrado con los ánimos suficientes para participar activamente en los eventos (no podía faltar la palabreja) festivos y festeros.
A pesar de que el baile de magos estuvo pasado por agua –así se mojó la gente por dentro y por fuera–, me han comentado que todo fue transcurriendo dentro de la más estricta normalidad. Me alegro, porque con tanta crisis hay que poner buena cara ante el desaguisado económico y ser capaz de echar una cana al aire (no me malinterpretes).
Me atrevo a sugerir al ayuntamiento que hay que ir reconsiderando algunos aspectos que el paso de los años, algo inexorable, va convirtiendo en asuntos con ciertos tintes cansinos. Y quiero ahora referirme al Festival de las Islas. Que cumple, creo, su 38º edición, siendo el más longevo de cuantos tienen lugar en Canarias. Y no sé si es precisamente por eso, pero como miembro que he sido de grupo folclórico me atrevo a realizar un par de sugerencias. Dejen a un lado, no es el caso de este año, los experimentos de traer grupos a los que debemos añadirle un cuerpo de baile de otro. Ha habido ejemplos significativos y me limito a señalar cuando actuó Los Sabandeños en representación de Tenerife. Pongan ustedes los restantes. Porque si esas formaciones han escogido tener esa composición (hombres solos) que sepan que en esta festival no tienen cabida. Constituyendo, además, una total desconsideración con todos aquellos otros, con cuerpo de baile, que se dejan el pellejo en ensayos y que ven limitadas sus actuaciones por haber cometido el pecado de acoger en su seno a una gran cantidad de entusiastas de la cultura popular. Y existiendo otras posibilidades en las mismas fiestas (hay que cambiar el enfoque de ‘Los realejeros cantan a su pueblo’), ampliaría el campo de acción de los grupos tinerfeños, ahora limitados a los del pueblo, algo que funciona unos cuantos años pero que se agota rápidamente.
Y al concejal de fiestas, y al personal adscrito a esa concejalía, un segundo apunte. Hay que liarse la manta a la cabeza e indicar a las buenas gentes de El Hierro que hay isla más allá de ese encantador lugar que es Sabinosa. Y en La Gomera no solo está Hautacuperche. Y del resto, tres cuartos de lo mismo. Existen muchos más grupos, y buenos, que pueden representar dignamente su isla. Se repiten demasiado. Comparen los programas de esta última década y saquen conclusiones. Ignoro cómo se hacen los contactos, pero me temo que si es a través de los cabildos respectivos, debe haber avispados funcionarios –o políticos– que establecen los repartos dejando a estupendos colectivos mirando pa´l palomo.
No hay de qué. A mandar, que para eso estamos.

sábado, 26 de mayo de 2012

Me bajaría

Saben ustedes que la nueva bajada al sueldo de los funcionarios se ha argumentado con la coletilla de ‘para no tener que echar a nadie a la calle’. Y en las mismas estábamos cuando surgió la figura de un tal Jorge Rodríguez, dicen que viceconsejero de Presidencia del Gobierno de Canarias, que se suma al estribillo, cual parranda canaria al uso, y suelta: “Me bajaría un 10% el sueldo para que no haya despidos”. Le pregunto, aunque soy consciente de que jamás me va a contestar: ¿Despidos dónde? Porque si te refieres, como me temo, al organigrama en el que tú te hallas inmerso, ahí no los habrá nunca jamás. Al contrario, si observas el Boletín Oficial de Canarias, raro es el día en que no haya un anuncio de cualquier consejería por el que se regula el acceso a un puesto de libre designación. Hagan estimados, selectos y escasos lectores, la prueba durante una semana y después nos contamos una de indios. Además, tan convencido está el señor Rodríguez de que a los privilegiados (saben que sostengo una versión diferente a la de mi presidente) nos los mueve ni el viento de Lanzarote, que utiliza la forma verbal en condicional. Me bajaré, no, me bajaría, es decir, ya veremos. O llegado el caso, ¿cómo dice usted que dije yo? Eso no es posible, a buen seguro que el periodista tergiversó mi respuesta y creyó –iluso de él– que yo había dicho tal cosa, que, como es obvio, de ningún modo pasó por mi imaginación, ni que estuviéramos locos. Qué livianos son, pesos plumas.
Aunque ya un prestigioso columnista de Diario de Avisos se me adelantó, no me resisto a dedicarle unas líneas a otro portento de estas ínsulas, la singular Carmen Hernández Bento, delegada del Gobierno. La señora, debiéndose encontrar, al estilo de Santa Teresa, en estado gravitatorio profundo, soltó esta prenda: “Una cosa es la política y otra la realidad.” Dicho lo cual, cerró la boca y se marchó al congreso en el que saldría aclamado su jefe supremo. ¿Tú crees, estimado lector –cómo te hago hoy la pelota– que podemos seguir arando con estos bueyes o nos liamos la manta a la cabeza y compramos una piva (motocultor provisto de carro) si la crisis nos lo permite? No es que nos tomen por idiotas, es que estamos representados por una sarta de ineptos y desalmados. Nosotros, los paganinis, vivimos la realidad, esa que nos ahoga cada día y nos trae de cabeza. Ellos, los lumbreras, los que se descuelgan con esos portentos de frases, habitan el escalón más alto, el de la política, que nada tiene que ver –como reconoce la señora Bento– con lo que tú y yo percibimos. No me digas si no se echa en falta un fuerte temporal que barra tanta inmundicia. Y tienen tanto rostro que ni siquiera se ponen un fisquito colorados. Como esto siga así, yo no descarto volver… a escribir en una próxima ocasión. Y lo otro también me lo estoy pensando. ¿No crees, acaso, que este rebenque de la platanera no sabe decir boberías de idéntico calibre o más?
Cabildo y ayuntamientos piden estudiar la duplicidad de competencias. Ignoro si la solicitud me la están haciendo a mí, a ti, o vete a saber a quién. Después de mil quinientos años se han percatado de que algo falla cuando el ciudadano va a solicitar un permiso de cualquier tema. Ha debido bajar don Ricardo Melchior de los altares (ve a la iglesia de Los Gladiolos) y poniendo la pata derecha en los resbaladizos suelos terrenales, diose cuenta de que mucho está superponiéndose en las administraciones públicas. En las que, desgraciadamente, el vuelva usted mañana, del genial Larra, sigue reproduciéndose cuando, por otra parte, presumimos de mil adelantos tecnológicos que deberían hacernos la vida mucho más fácil. Sin olvidarnos de que, para enredar un poco más la madeja, de vez en cuando –muy de vez en cuando–, hemos de sumar el tercer estamento, a saber, la comunidad autónoma.
El pasado viernes el ayuntamiento de mi pueblo permaneció cerrado porque sus funcionarios celebraban la festividad de su patrona Santa Rita.  No lo hicieron el 22, cuando correspondía, sino que estimaron conveniente pasarla al fin de semana. No entro a valorar si esta medida es buena o mala, justa o injusta, pero no entiendo el porqué se pone el grito en el cielo cuando los maestros hacen lo mismo siguiendo las directrices de su patrón –Consejería de Educación– en la distribución de los cuatro días de libre disposición. Lo que nunca me ha parecido lógico es la concentración de los denominados días de asuntos propios en las fechas navideñas. Porque yo creo que esa concesión ni se puede acumular ni tampoco tomarla como días de vacaciones. La filosofía es otra bien diferente. Que me corrijan los entendidos.
Seguimos con los titulares periodísticos engañosos. En un periódico de Gran Canaria leí el siguiente: “Vieron a Yeremi en el paseo de Pozo Izquierdo”. Y en el cuerpo informativo: “A alguien le pareció verlo”. Bien diferente el uno del otro. Dejen los sensacionalismos para otro tipo de programas televisivos y no estén jugando con las cosas de comer. Bastante calvario tenemos con los informativos de la autonómica como para seguir echando leña al fuego. Pues no, no todo es lícito con tal de vender. Salvo que Willy me demuestra lo contrario, y él es muy capaz.

viernes, 25 de mayo de 2012

¡Firmes!

El otrora tertuliano Pepe Ignacio Wert, ahora flamante ministro de Educación porque Mariano Rajoy así lo ha tenido a bien, se quedó hace dos días sin poder decir ni pío. Los rectores de todas las universidades españolas le dieron plantón. Estos pretendían hablar de recortes, pero aquel no estaba por la labor. Y los regidores de los centros docentes estimaron conveniente  no acudir a la cita, a la junta. Por lo que no se juntaron, síntoma inequívoco de que existe separación. Otros encontronazo en el campo educativo con lo que este sector seguirá brillando con luz propia en todos los informes que han creído oportuno ubicarnos en la cola de cuanta encuesta se realice en cualquier nivel. Tranquilos, las privadas van muy bien. Y al menor atisbo de pérdida de presión, a inyectarles  generosos tranquilizantes (económicos).
Este ministro, siguiendo los doctos consejos de un programa electoral plagado de párrafos que jamás se cumplirán –ya se sabe, las promesas y las normas se inventan para la papelera de reciclaje– ha venido soltando perlas (ya lo hacía con total desparpajo en Intereconomía), todas ellas dignas de enmarcar. Tanto que se ha atrevido a sugerir a las familias que se sienten impotentes para cubrir las necesidades de sus hijos universitarios que no se gasten el dinero en otras boberías. Debe pensar el ministro que nuestros sueldos rondan los cien mil euros anuales, porque si él cobrara lo que nosotros, seguramente no estaría diciendo tales sandeces. Nos asaltan a traición y nos toman el bolsillo cada vez que les viene en gana, y, por si fuera poco, no conformes con tales atracos también se dedican a tomarnos el pelo. En mi particular caso, con dudosos éxitos.
Para las familias con dificultades económicas, todas las trabas habidas y por haber. Para Berriel, nuestro consejero autonómico, por si fuera poco el sueldo que tiene asignado, la posibilidad de acogerse a las subvenciones del cabildo majorero. Imagínate, extrapolando datos, lo que se cuece por esas altas esferas. Y luego no se recatan en manifestar que entienden lo mal que lo podemos estar pasando en esta época convulsa y crítica. Parece que el cinismo se lleva implícito en el cargo, es un archivo adjunto. Hombre, ya que lo menciono (el mundo informático), hace unos días recibí un curioso correo que dicta unas instrucciones para comenzar el día con cierta alegría. Aconseja que cuando arranquemos el ordenador sigamos estos pasos:
1.- Crea un fichero cualquiera.
2.- Guárdalo como "Mariano Rajoy".
3.- Llévalo a la "Papelera de reciclaje".
4.- Haz clic en "Vaciar papelera".
5.- Aparece un mensaje en pantalla que pregunta: ¿Desea eliminar "a Mariano Rajoy"?
6.- Responde: Sí.
Y una aclaración final: No sirve de nada pero alegra el día.
Hoy es viernes y esta tarde-noche se jugará la final de la copa del rey en el estadio madrileño del Vicente Calderón. Catalanes y vascos disputarán un partido de fútbol. Pero la ultra mayor de España se ha empeñado en calentar el ambiente y, a buen seguro, habrá pitada. Porque atrás quedaron los tiempos en que cualquier amenaza era dogma de fe y había que acatarla a pie juntillas. La señora Aguirre, famosa ella por hablar siempre a destiempo, ha creído oportuno, como autoridad suprema de la comunidad madrileña, lanzar a los cuatro vientos que si se obstaculizaba la interpretación del himno nacional, o se suspendía el partido o se celebraba a puerta cerrada. Arriba España y viva Franco. Sabe, o debe intuir la ilustre presidenta, que el pueblo está cabreado desde que Juan Carlos dijo en las navidades pasadas que comprendía no sé cuántas cosas de la peliaguda situación que atravesamos, que corroboró posteriormente con su cacería africana (parece ser que no solo disparaba su escopeta a los elefantes), por lo que ahora somos más republicanos que nunca, y viene a meter la gamba con estos exabruptos. Vaya manía de mezclar los símbolos patrios con las cosas de comer. Jueguen el partido, cabréense las aficiones, desahóguense lo que menester estimen, que gane el que más goles meta, entreguen la copa y cada uno para su cosa. Si un estadio es un lugar al que los forofos van a descargar adrenalina, dejen el himno nacional para otro tipo de actos y ya está. Que esto no es la disputa entre Cataluña y Madrid para ver quién se queda con el Eurovegas (que ya alguien calificó como una enorme casa de chicas de dudosa reputación). Para mí que esta mujer –he dicho que es mi opinión, si no quieres compartirla me parecerá estupendo– hace más honor a cierto apellido que la alcaldesa de la Villa y Corte. Ya que los recortes le parecen escasos –eso también alegó– cuestión sería de que se reunieron en su partido por si estiman procedente que se los apliquen a cierto apéndice u órgano muscular que se le dispara con inusitada frecuencia.
Mañana más.

jueves, 24 de mayo de 2012

Nueva movida

Nueva movida –¿o sacudida?– en Lanzarote, isla en la que no es necesario que entre un volcán en erupción para pringar de lava todos los rincones de las casas consistoriales. No se apagan los ecos del escándalo anterior y vuelta a empezar. Cuando uno creía –qué iluso sigo siendo– que la figura del interventor municipal (persona que autoriza y fiscaliza las operaciones contables para asegurar su corrección) era semejante a la de un notario que da fe de los actos económicos que se realizan en los consistorios, viene a resultar que mis ideas se diluyen con las columnas de vapor del Islote de Hilario. Yo no sé si a estas alturas de la película sería conveniente otro cataclismo como el de 1730 para arrancar de cero. Porque parece no haber solución en las tierras conejeras y cada tres por dos surge un nuevo afer que nos demuestra lo difícil que es el acabar con tanta corrupción. Y el susodicho notario tenía bastante bien extendidos sus tentáculos. Tanto que alcanzaban la vecina Maxorata, allá por el pueblo de Claudina Morales y Domingo González Arroyo. Y desde Arrecife hasta La Oliva hay unos cuantos metros.
Como en el párrafo anterior escribí la forma verbal coge, me acordé de que anteayer vi escrito en cierto periódico el siguiente titular: Coje el dinero y corre. Y yo inmediatamente cogí camino hacia el diccionario porque me quedé un rato con la duda. Porque si coger se escribe con g, sus derivados –salvo que se nos cuelen las vocales a, o, con las que el sonido de la consonante mentada se nos afloja un poco y habremos de recurrir a la j–, también la llevarán. Así que o falló el articulista porque estaba en los instantes de sus ronquidos mañaneros, o los nervios por tener que redactar “el puto folio diario” (veintidós o veintitrés líneas) le jugaron una mala pasada. Todo sea por la independencia.
El viaje del pasado martes de Paulino Rivero hasta Madrid ha servido para fijar la fecha de otro garbeo –con más acompañantes– y en el que se concretarán… Es que no tienen el más mínimo pudor. Nos toman el pelo al revés y al derecho. ¿Eso no lo podían haber resuelto con una llamada telefónica? ¿Están los tiempos para dispendios tales? ¿Qué decían ustedes del ahorro y del déficit? ¡Ah!, Canarias va por delante. En todo. También en pobreza, número de parados… Ya está, no vuelvas a retomar la cantinela de siempre. Que la tienes cogida con Paulino.
El PP canario ha elaborado unos estatutos nuevos. Creo que son anticorrupción. Pero comenzarán a ser aplicados dentro de una década porque ahora pueden aún salpicar. Y es que no tiene muy claro qué significa eso de juicio oral. Ponerse de acuerdo con tanto matiz semántico, y estando tan ocupados en sus responsabilidades de gobierno –y mayoría absoluta en 2015–, pues, lo dicho, 2022 a lo sumo. Que yo lo vea para tener que retractarme en este mismo blog.
Florentino Pérez es, entre otras cosas, presidente del Real Madrid. Y hace unas declaraciones de la renta con demasiadas deducciones. Tanto que el abonar 49,65 euros debe suponerle unos enormes quebraderos de cabeza. Pero pincha en el siguiente enlace y lee tú porque a mí me da vergüenza: http://www.diarioelaguijon.com/noticia/2070/LOS-AGUIJONAZOS/Florentino-Perez-solo-pago-49-euros-en-su-declaracion-de-2009.html.
El señor Ruano, quien fuera consejero de Educación tiempo ha, ha jurado por su conciencia y honor que él no compró, y mucho menos utilizó, el hidromasaje que ahora se halla abandonado en un rincón si nadie que lo utilice (otra pincelada de la perversa utilización de los recursos públicos y que Rivero no le habrá contado a Rajoy) siquiera para disimular el estrés por tanto trabajo y dedicación. José Miguel Ruano León ha declarado que él es estirado por naturaleza y que no requiere este tipo de artilugios para su compostura personal. Bastante que me alegro.
El gesto del grupo político VxP (Vecinos por el Puerto) de renunciar a las asignaciones que legalmente le corresponden, y que donan para que se incremente la partida presupuestaria de Servicios Sociales, debería servir de modelo en unos tiempos en el que los ciudadanos estamos necesitados de guiños. Pero parece que no interesa que estos experimentos se reproduzcan no sea que se vean mermados los ingresos de quienes deberían sostenerse con las cuotas de sus afiliados. Por consiguiente, Felipe González dixit, mis felicitaciones al grupo que lidera Jaime Coello por este ‘detallazo’. Soy consciente de que no va a cundir el ejemplo, pero no pierdan las mañas. Tengan cuidado, no obstante, por si se produce una modificación de crédito presupuestario antes de fin de año y no vaya a ser que se detraigan euros de la partida de servicios sociales para otra en las que se engloben los correspondientes a la telefonía móvil.
Anteayer, durante la sesión plenaria nocturna, se produjo un incendio en el Congreso de los Diputados. La verdad es que no sé por qué la gente se extraña de tal suceso. Es tan poco lo que se trabaja en esas dependencias que cualquier exceso provoca estos desaguisados. Si tú te fijas en cualquiera de estos debates, observarás que en la mayoría de las ocasiones el salón permanece casi vacío porque sus señorías fueron a echarse el cortado. Claro, y las cafeteras echan chispas. Y si estas saltan, puede producirse una chamusquina. Elemental, ¿no?

miércoles, 23 de mayo de 2012

Luis, mí no entender

Redacto estas líneas en la mañana del martes (22 de mayo). Acabo de escuchar por la radio las explicaciones –justificaciones–  de Sebastián Ledesma por las que todo concejal de los grupos de la oposición debe permanecer callado para siempre jamás porque el programa del Partido Popular no admite discusiones. Y es el único válido. Se atreve, osado de él, a poner en solfa a los que se inmiscuyen en los resbaladizos terrenos de cuestionar unos gastos que estiman podrían haberse evitado. Y lanza, sin reparo alguno, la máxima del ‘y tú más’, de la que son –y han sido– expertos en grado sumo, poniéndola en boca del enemigo político. No me extraña, estimado Chano, que un portuense de nuevo cuño (permíteme el símil: una gaviota de la charca crusantera afincada en El Penitente), haya asimilado prontamente los postulados que se practican a la orilla de la mar océana y que tan buenos resultados han dado la otrora Ciudad Turística.
Es una nimiedad el ‘despilfarro’ telefónico del compañero Luismi al lado de las mariscadas fiturianas. Pues al juzgado si tienes pruebas de ello. ¿A qué esperas? Estas actitudes nos recuerdan las excusas pueriles que esgrimíamos cuando cometíamos cualquier trastada en nuestra época de estudiantes. Que no difieren mucho de las que observo en los infantes de ahora mismo. Y como los señores concejales, a pesar de su plena dedicación a la gestión pública (sin reírte, por favor), no dan más de sí, pues dan más de no.
No conforme el concejal parlanchín y adicto (a la Red) con las generosas entrevistas que le hacen sus afines en los medios de comunicación (privados y públicos), se nos descuelga el edil de Recursos Humanos del Ayuntamiento del Puerto de la Cruz, Luis Miguel Rodríguez (PP), con una respuesta a la Junta de Personal que lo único que consigue es que le sigan afeando su proceder con el móvil. Declara que el nuevo contrato para la gestión del Servicio de Prevención y Vigilancia de la Salud del personal municipal, "permitirá generar un ahorro al consistorio". ¿Se habrá mirado al espejo alguna vez este hombre? ¿Cómo puede hablar de ahorro quien se permite el lujo de despilfarrar los recursos de un ayuntamiento que debe más de veinte millones de euros? Hazme el favor de coger ese artilugio que tan bien dominas (yo creía que tenía tarifa plana) y llama a los organizadores de los festivales internacionales de folclore ‘Arautápala’ y explícales el porqué se le debe desde la edición de 2008. No, lo mismo me insinúas que eso es competencia de Juan Carlos Marrero. Yo fui, no me di (de) cuenta.
El texto que a continuación inserto en cursiva lo he copiado de un periódico insular: Rodríguez responde así a la acusación realizada la semana pasada por la junta de "dejar a los trabajadores sin este servicio básico". "Teníamos un contrato con una empresa para más de 420 trabajadores. Estaba terminado y se prorrogaba continuamente, a pesar de que ya no contábamos con tanto personal. Simplemente hemos sacado a concurso ese contrato para que se presenten las mutuas y empresas que lo deseen. Ahora está en fase de fiscalización y se elegirá la mejor oferta para los intereses del ayuntamiento", indicó. Según sostiene el edil, "en ninguna normativa se dice que el ayuntamiento tenga que dar cuenta a los trabajadores de esa contratación. No dependemos ni de la Junta de Personal ni del Comité de Seguridad y Salud". Respecto a su intervención en la reunión del citado comité, Rodríguez afirma que la intención de los trabajadores era "destituirme a mí y nombrar presidente a un miembro de la oposición, pero como el ayuntamiento estaba en minoría, decidí suspender la reunión, que no llegó ni siquiera a empezar. Los que actuaron de manera airada fueron ellos". Para Rodríguez, "los únicos irresponsables y temerarios son los miembros de la Junta de Personal, que a mi juicio no representan a los funcionarios y tratan de focalizar todo en mí por animadversión personal".
Fíjense ustedes que se permite el lujo de mencionar vocablos como fiscalización, ahorro, irresponsables, temerarios. Me tienen manía, maestro, se meten conmigo en el recreo y me dicen cosas. Me voy a olvidar de lo que realmente quería escribir y me limitaré a mencionar lo de la desvergüenza de quienes subidos al machito del poder se creen legitimados para actuar con esta desfachatez. Y para mayor desgracia, ciertos lenguaraces que vituperan por las ondas hertzianas consignas de ‘todos los políticos son iguales’, hacen un alto en el camino, establecen el paréntesis de rigor y disculpan y obvian ciertos deslices porque ellos también cierto día se despistaron con su BlackBerry (a lo peor no se escribe así).
Nada me puede extrañar, dado que a Marcos, Sebastián y resto de la tropa gubernamental les parece correcto que baste con un ‘me equivoqué’ y devuelva (que yo lo vea) lo que le parezca conveniente, que los grupos de la oposición hayan solicitado, conjuntamente, la dimisión del concejal gastón. Por higiene política, por ética, por estética, por decencia, por coherencia, por imagen… ¿Cómo se puede negociar nada cuando tú no predicas con el ejemplo? ¿Qué sacrificios y exigencias puedes demandar del trabajador municipal cuando tú te has pasado la coherencia por los bajos  de los calzoncillos?
Y Lope, callado. Y Sandra, callada.
También escuché a Adolfo, portavoz del grupo popular en el ayuntamiento realejero, con el que coincido en su argumentación acerca de la inoportunidad de los socialistas (creo que sus Juventudes) en el tema del cierre de la plaza de Piloto y su cruzada decimonónica en Facebook para justificar los botellones. ¿Con vasos de plástico reutilizables? Sean consecuentes. Si los veo permanentemente en la sede de la Avenida de Canarias, ¿cómo no se habían enterado del plan de seguridad de las fiestas? O vuelve a imperar el sentido común o mejor será pegarnos un tiro de leche en polvo y morirnos… de blanco (satén, o con su blanca palidez, ¿te acuerdas?).

martes, 22 de mayo de 2012

M & P o R & R

Hoy se celebra la reunión, tantas veces solicitada, entre Mariano Rajoy y Paulino Rivero. Con el optimismo que me caracteriza, quiero imaginarme que esta tarde mismo quedarán resueltos todos los problemas que acucian a España, en general, y a Canarias, en particular. Saben muy bien ustedes que las amplísimas dotes de concreción de ambos dirigentes harán posible que el entendimiento sea completo. Y fructífero. No es la primera vez que escuchamos de los presidentes que las cosas se harán cuando haya que hacerlas. Y eso da seguridad absoluta a los mercados, a la prima de riesgo y a la acciones de Bankia.
Es tanta la novelería y afán de protagonismo de algunos que con tal de darse una montadita y un garbeo, son capaces de estar diciendo boberías una buena temporada. Recuerden que las elecciones generales fueron en noviembre próximo pasado. Y desde la misma noche, cuando aún no se había escrutado el 100% de los votos, ya estaba Rivero exigiendo la visita de rigor. Porque lo mismo creía que a Mariano le hacía falta el apoyo de las dos almas solitarias que cual gaviotas en Madrid se han posado en la Carrera de San Jerónimo.
Estas apreciaciones anteriores no crean que me surgieron tras la consulta con la almohada. Ni mucho menos. Fíjense lo que manifestó ese portento de viceconsejero llamado Martín Marrero (y me rimó en –ero, como viajero): “No pensemos que en una reunión entre dos presidentes se puedan resolver asuntos”. Chacho, y tanta movida para esta salida (ahora me rimó en –ida, como podrida –la política–). Si todo se trata del saludo protocolario, y poco más, hubiese bastado con una simple llamada telefónica. Y probablemente de fijo a fijo, desde los respectivos despachos, para aprovechar la tarifa plana y no les ocurra lo que al concejal portuense. A lo peor el portavoz gubernamental canario se percató segundos después de la parida y quiso enmendar la plana con esta reseña: “El objetivo es encaminar asuntos en los que las discrepancias son evidentes”. Acláralo, Martín Marrero: ¿Se resuelven o no se resuelven? ¿Se encaminan o se dirigen? ¿Es pura novelería o ganas de incrementar la estadística para en la próxima campaña electoral argumentar que hubo necesidad de ir a Madrid unas cuatro mil quinientas veces?
Luego, señores que dicen representarnos, quieren o pretenden que nosotros seamos optimistas, que esbocemos una sonrisa y nos olvidemos de los males que nos acucian. Y eso es bastante complicado, porque seguimos sin ver detalles. La ejemplaridad, el servir de espejos en los que una ciudadanía harta y desanimada pueda mirarse sin necesidad de ruborizarse, sigue sin hacer acto de presencia. El alejamiento es cada vez mayor y la distancia que separa a sus señorías de un pueblo atribulado, que soporta ya demasiadas pesadas losas, comienza a ser insalvable.
Mientras, usted, señor Rivero, persiste en su manía viajera. Quiere pasar a la historia emulando al Papa Wojtyla. Y ganarle, si menester fuere, en número de kilómetros recorridos. Saldrá esta tarde de La Moncloa y seguirá el guión establecido en las declaraciones de rigor. Mañana –o pasado lo más tardar–, ya aquí en Canarias, volverá con la llorona de siempre y nos soltará la vieja cantinela de lo mal que nos tratan, de los escasos recursos con que nos dotan y de lo desgraciados que somos con lo de una hora menos.
Ya estamos hartos. Y aquellos que hace décadas echamos a caminar esta democracia de la que ustedes abusan y se sirven, nos rebelamos porque no aportamos granos de arena para los aprovechados de turno, sino que nuestro objetivo era, y siempre lo tuvimos por norte, la consecución de una sociedad más justa, más igualitaria, más equitativa. Ahora, y no hace falta espejuelos, existe una profunda brecha. En un lado, donde la opulencia sigue campando a sus anchas, ustedes, la casta. Del otro, allí donde el regadío ha dado paso al terreno más inhóspito y estéril, nosotros, los parias, los excluidos, a los que las plagas gubernamentales continúan persiguiéndonos a manera de abusos (impuestos). Sí, don Paulino, en unos días tendremos otra ración añadida. Nos pondrá usted –cuenta con unos aliados raros– el precio de los combustibles por las nubes. Porque hay que compensar lo que Madrid nos niega (explíqueme otra vez a qué demonios va entonces) y nos condena a no poder ir a echarnos un cortado en El Sauzal. No habrá consumo y el tejido productivo se irá a hacer puñetas. Lo dicen los empresarios y el resto vemos la que se nos viene encima.
Sigan viajando. Debería llevar a José Miguel con usted, pero a este lo deja en Ferraz. Para que le cuente a Rubalcaba que no levante mucho la voz en las sesiones de control en el Congreso de los Diputados, no sea que la escupitina se le venga encima.
Mariano (M) y Paulino (P) o Rajoy (R) y Rivero (R), abnegados y sacrificados. Con lo bien que estarían de registrador de la propiedad  de maestro de escuela, respectivamente. Serían, en este segundo caso, unos privilegiados.
En fin, ¡Viva Honduras! Voy a sentarme delante del televisor. Pienso machacarme con los informativos de la autonómica.

lunes, 21 de mayo de 2012

Presenten propuestas

Ante la queja de los empresarios (comenzaron los del sector turístico y se ha ido sumando el resto) por la inminente subida del IGIC (añádanle los impuestos de los carburantes y este sí va a ser un buen sablazo para todos, excepto los políticos que disponen de coche oficial), Paulino Rivero ha manifestado que está abierto a todo tipo de propuestas y que si le brindan una mejor solución… Me entristece que un gobernante diga tal sandez. Como la manifestada por su portavoz, el periodista Martín Marrero, elevado a la categoría de viceconsejero, cuando proclama a los cuatro vientos majoreros que no hubo ilegalidad alguna en la concesión de la controvertida subvención al consejero Berriel para sus finquitas en Maxorata. El colmo es que la hubiese habido, inteligente. ¿Sabrán estos lo que es tener un fisco de ética y decencia?
Aquí de lo que se trata es de ingresar más (la excusa de Madrid sigue funcionando), sin querer enterarse de que a lo mejor procede gastar menos, eliminar cuanto de superfluo sigue existiendo en el entramado autonómico. Como, mero ejemplo, la instalación de hidromasaje que tenía José Miguel Ruano en el edificio que fue sede de su Consejería en Las Palmas. Ya lo notaba yo medio estirado. También hallamos la coartada consabida (culpar al gobierno en Madrid) de es ‘una medida de obligado cumplimiento’, que sostiene José Miguel Pérez para calmar a la población universitaria ante el incremento notorio de las matrículas.
Lo triste de todo este tinglado es que el gobierno canario es plenamente consciente de que sí hay otras medidas. Y que no pasan por seguir con la política de los recortes, esa misma que critican al contrario (PP), pero que están muy encantados de poner en práctica aquí. ¿Por qué no se establece una norma –de obligado cumplimiento, ya que les gusta la canción– por la que se regule de una vez por todas los sueldos de alcaldes y concejales? No, y arriba son tan caras que se han molestado mucho ante la postura del presidente de la corporación garafiana de bajarse el sueldo hasta la mínima expresión.
Sí ha habido propuestas, señor Rivero, y usted lo sabe perfectamente. Intersindical Canaria las ha condensado en un paquete de 100 medidas. Y  a raíz de su publicación –puede que usted no se entere porque está pendiente de sus post en el blog para que luego los reproduzca la tele de Willy–, un grupo de funcionarios le ha hecho llegar un llamativo plan de ajuste (un ahorro de unos mil millones), lo que conllevaría implícito el que no se tocase, una vez más, el sueldo de los empleados públicos. Efectivamente, los privilegiados (como Berriel, sin ir más lejos).
Y mientras estas cosas ocurren, don Antonio Castro y su Mesa siguen estudiando si es conveniente publicar el sueldo de sus (muy suyas, sí) señorías. Y Jerónimo Saavedra, ahora en el cargo (Diputado del Común) con el que ha colmado sus aspiraciones, sigue de garbeo por las islas. Puede que en el vano intento de explicar a los alcaldes qué cometidos tiene esa figura. Como no sea la de soplar a Isaac Valencia que el anterior (Manuel Alcaide) lo había calificado de obstruccionista. La carcajada del alcalde villero retumbó desde El Bollullo hasta la base del teleférico.
Como le he dedicado unos buenos minutos en leerme esas iniciativas (que los posibles afectados –ustedes, los políticos– siempre tildan de nimiedades e insignificancias), me atrevo a hacer mías unas cuantas (bastantes) y retoco algunas otras, al tiempo que las elevo a su consideración (y a la de su vicepresidente, porque a lo mejor valdrían para no tener que seguir dando palos a los de siempre) por si estima conveniente echarlas a la papelera (qué mejor destino). Todo ello manifestado con el mayor de los respetos. Pues acaba uno por cansarse de que los ajustes de Madrid los pague yo. Los autonómicos, también yo. Cuando lleguen los del cabildo y ayuntamientos, me temo que también me correspondan. Y como el gasoil tendrá en unos días el precio peninsular, ¿me pongo en la acera a ver si pasa usted y me lleva en el helicóptero? ¡Ah!, que usted va con Merkel. Vale, iré yo con Hollande. Aquella exige (a los demás) pero se sube el sueldo (predicar con el ejemplo). Este otro se lo rebaja el 30% (como el sueldo de los funcionarios y pensionistas de aquí). Ve, don Paulino, otro detalle en el que discrepamos y nos diferenciamos. No obstante, va la batería:
“En sintonía con la suspensión de las subvenciones a las organizaciones sindicales en función a la representatividad obtenida en las urnas, deberán también suspenderse las subvenciones a las organizaciones empresariales y a los partidos políticos.
Eliminar el pago de las licencias de software que cada año la administración debe soportar e implantación del software libre que ha demostrado altos niveles de eficacia y eficiencia. En el sector de la administración de justicia, el estado ha ofrecido en más de una ocasión poner a disposición de la administración canaria, sin gasto alguno, el sistema informático que en dicha administración viene funcionando perfectamente. Al tiempo, aprovechar los servicios de informática propios para la gestión diaria del sistema. Actualmente esa gestión se encuentra en manos de personal externo, teniendo la administración un equipo de personal propio altamente capacitado para hacerse cargo de esa gestión.
Reducción de las empresas privadas que operan en la administración y sustraen el trabajo del personal al servicio de las administraciones públicas canarias. De esa manera se ahorraría en la doble plantilla (pública-privada) tan frecuente en la administración de la Comunidad Autónoma.
Que los altos cargos y personal de confianza que sean empleados públicos (personal laboral, funcionario o estatutario) cobre sus retribuciones en función de la categoría profesional que ostenta o del cuerpo o escala en el que se integra.
Limitar el uso de la telefonía móvil a una cantidad concreta para cada responsable político, especificada en el decreto de medidas de ahorro.
Eliminar el séquito que acompaña a los cargos públicos en sus viajes (secretarias, asesores, etc.). Eliminar los coches oficiales asignados a un solo cargo, todos los coches oficiales deberían ser compartidos. Eliminar la asignación de un conductor a un alto cargo.  Eliminación del pago de desplazamientos de su casa al centro de trabajo de los altos cargos, equiparándolos al resto de empleados públicos. Prohibición genérica de que los altos cargos utilicen el parque móvil y el personal subalterno conductor para los desplazamientos entre su vivienda y el lugar de trabajo, a primera hora de la mañana y tras la jornada laboral. Prohibición de que el parque móvil de la Comunidad Autónoma sea utilizado por personas ajenas a la administración, incluido familiares de altos cargos. Control riguroso de los vehículos oficiales fuera de la jornada laboral con el objeto de evitar su uso indebido. Reducción de desplazamientos en vehículos públicos y los medios de transportes aéreos reservados para emergencias sanitarias y catástrofes a los altos cargos y asesores.
Establecer una central de comprar para toda la Comunidad de material fungible, ofimático y cualquier otro que se pueda beneficiar de economías de escala.
Suprimir la indemnización por cese de aquellos altos cargos que tengan su plaza como empleados públicos.
Reducción de asesores y cargos de confianza externos, ya que la administración dispone de técnicos competentes en las materias propias de cada Departamento del Gobierno. Reducción también del personal eventual que realiza funciones calificadas de confianza. Los cargos de confianza y los asesores serán pagados por el partido político correspondiente
No podrá abonarse a cargo de los presupuestos de la Comunidad Autónoma la organización de ningún tipo de eventos oficiales, cócteles, brindis o copas de honor.
Suspensión de las pensiones vitalicias a los cargos públicos.
Reducción del gasto en concepto de dietas, desplazamiento, telefonía móvil, tarjetas de crédito, etc. de las que habitualmente disfrutan los altos cargos.
Modificación de la normativa legal para que el dinero que actualmente se dedica a la Educación Privada mediante Conciertos finalice en una década, quedando congelado desde la actualidad y reduciendo cada año en un 10%, hasta el año 2021 en que no se trasvasaría más dinero público al negocio privado de la educación.
Las distintas administraciones locales, insulares y autonómica debieran mejorar su nivel de coordinación y cooperación, planteándose objetivos básicos de mancomunar servicios para mejorar la oferta a la ciudadanía, evitando duplicidades de costes y ofertas de escasa calidad”.
Y más: Fuera la televisión canaria y policía autonómica. Fuera Diputado del Común. Organigramas gubernamental y del parlamento reducidos a la mitad (y a lo peor es poco), ídem en cabildos y ayuntamientos (y un pimiento eso de la autonomía de las instituciones –DE OBLIGADO CUMPLIMIENTO–)…
Pero hay un problema. Y grave. Todas estas disposiciones requieren auditores externos, porque ustedes siempre opinarán lo contrario, que hacen falta más liberados, más asesores, más enchufados… y que la teta es elástica –demasiado– hasta en épocas como la que atravesamos. Eso, disparidad de criterios.
Gracias, Paulino y José Miguel, por la atención dispensada. La verdad es que no me la merezco. Y disculpen la extensión, pero cuando me enfogueto (presente de indicativo del verbo enfoguetarse) soy peor que los Toste.

sábado, 19 de mayo de 2012

Un mar de razones

Un mar de razones es el lema para este próximo Día de Canarias. Y un mar de razones deberá tener la consejera de Cultura, doña Inés Rojas, para conceder subvenciones y que viajen por esos mundos de pa´fuera Sabandeños, Gofiones, Las Canarias, Mestisay y resto de un surtido elenco, mientras el resto de abnegadas agrupaciones folclóricas debe conformarse con actuar en el hotel de siempre y sacar unos euros para los gastos del móvil y de los folios con el que solicitar ayudas que nunca llegan. Suerte que tienen algunos. Es la eterna canción de echar las manos al consolidado, mientras se cierran las puertas a los que pretenden abrirse paso. Nada extraño por otra parte, puesto que ocurre exactamente lo mismo en la política. Los ejemplos de Paulino Rivero, Antonio Castro, Manuel Fernández, Pepe Segura (sigue tú) son harto significativos.
Otro mar de razones debía tener el anterior Diputado del Común, Manuel Alcaide, cuando acusó a Isaac Valencia, alcalde villero, por su labor obstruccionista y entorpecedora, pues ocultó durante dos años el problema planteado por unos vecinos perdomeros. Lo más curioso del tema es que ha sido el actual, Jerónimo Saavedra, el que se lo comunicó. Y por lo que pude leer, saqué la conclusión de que Isaac alegó no saber nada. Algo bastante raro si tenemos en cuenta que la resolución fue publicada en el Boletín Oficial del Parlamento  de Canarias (número 83)  el 26 de octubre de 2011. Que debe leerse tanto que ni un medio de comunicación se hizo eco de la queja de Alcaide. Otra prueba más de la eficiencia de una figura que podría prestar un magnífico servicio desapareciendo y liberándonos de otra carga que nos cuesta unos buenos fajos de billetes.
Nuevo mar de razones para doña Elena Luis, alcaldesa guanchera (la que siempre dice que no se presenta más), que ha sido imputada por un posible delito de prevaricación por conceder una licencia para legalizar unas obras, manifiestamente no autorizables (lo fundamenta el fiscal, que no yo) en la casa de José Regalado Álvarez, quien fuera concejal del citado municipio y luego elevado a la Dirección General de Centros e Infraestructuras de la Consejería de Educación en el Gobierno de Canarias y hoy, con algún complemento debidamente consolidado, reincorporado a sus labores docentes en la Formación Profesional. Los juzgados icodenses tendrán la última palabra de este peculiar asunto.
En un mar de sudores (y de fundadas, y onerosas, razones) nadó a sus anchas don Bruce Springsteen, The Boss (el jefe) la otra noche en Las Palmas. Dicen las crónicas que unas treinta mil almas corearon sus canciones y se desgañitaron al grito pelado, pero no les devolvieron ni un euro del importe de las nada baratas entradas. La justificación venía dada por el aparatoso montaje que una figura de tal renombre requiere para sus conciertos. Por lo que suena a burla y cachondeo el apoyo del susodicho con los que lo están pasando mal (bastantes estaban dentro del recinto porque una oportunidad como la que se les brindaba no podían dejarla pasar). Me recuerda la cantinela de los políticos cuando alegan ser conscientes de la gravedad de la crisis. Y un jamón. Para ellos, claro; para nosotros ni el olor.
Y el último mar de razones lo tiene Antonio Alarcó, destacado político del PP canario y que ocupa un sinfín de cargos públicos y orgánicos, amén de tener tiempo para la medicina, el periodismo y visitar los pueblos en horas de trabajo. Asegura que la crisis es un caladero de oportunidades ya que en épocas como esta hace que se agudice el ingenio y que las personas traten de reconvertirse para crear nuevas oportunidades. Y para mí que con tantas ocupaciones el hombre se equivocó. Porque observando lo bien situados que están los de arriba (ellos, sus cónyuges, primos, sobrinos, cuñados y demás familiares), entiendo que debió decir ‘coladero’. ¿No me crees? Repasa conmigo los cargos elegidos a dedo y ubicados en Bankia, ese portento que Rodrigo Rato tan bien ha gestionado y que ahora se hunde en la Bolsa:
Santiago Alarcó (¿casualidad de apellido?) Canosa. Consejero de Deoleo en representación de la Sociedad de Promoción y Participación Empresarial Caja Madrid. Alarcó es excuñado del presidente de Bankia, Rodrigo Rato   y hermano de Ángeles, recientemente nombrada Presidenta de Paradores Nacionales.
Claudio Aguirre Pemán. Consejero de Caja Madrid. Primo de Esperanza Aguirre. Fue el responsable de Merrill Lynch en España y Portugal.
Juan Chozas Pedreño. Director de Recursos de Bankia. Exsecretario general de Empleo y Relaciones Laborales durante los gobiernos de Aznar. Colaborador entusiasta de la FAES.
Jesús Pedroche Nieto. Vocal Banco Financiero y de Ahorros del Grupo Bankia. Expresidente de la Asamblea de Madrid. Exconsejero del Gobierno Regional de Madrid.
Ricardo Romero de Tejada. Vocal Banco Financiero y de Ahorros del Grupo Bankia. Exsecretario General del PP en la Comunidad de Madrid. Exalcalde de Majadahonda.
Mayte Jiménez. Esposa de Salvador  Victoria, Consejero de Asuntos Sociales del Gobierno de Esperanza Aguirre. Fue nombrada consejera de Caja Madrid Pensiones, empresa participada por Bankia, el 9 de junio de 2009.
Nieves Alarcón Castellanos. Esposa del exsecretario General del PP madrileño, Francisco Granados y actualmente Senador. Fue nombrada en el año 2008 Consejera de Caja Madrid Pensiones, empresa participada por Bankia.
Ángel Acebes. Exministro del Interior del Gobierno de Aznar. Exdiputado por Ávila. Vocal Banco Financiero y de Ahorros del Grupo Bankia.
 Manuel Lamela. Consejero de Cibeles Corporación. Exconsejero de Sanidad y de Transportes de Esperanza Aguirre. Exdirector de Gabinete de Rodrigo Rato en su etapa de Ministro de Economía. Presidente del Comité de Auditoría de Bankia.
Carmen Cavero Mestre. Cuñada de Ignacio González, Vicepresidente del Gobierno de Aguirre. Vocal del Consejo de Caja Madrid Cibeles. Consejera de Bankia.
Mercedes de la Merced. Exeurodiputada y exteniente de Alcalde del Ayuntamiento de Madrid. Vocal Banco Financiero y de Ahorros del Grupo Bankia.
Estanislao Rodríguez Ponga. Exsecretario de Estado de Hacienda con Rodrigo Rato. Vocal Banco Financiero y de Ahorros del Grupo Bankia.
José Manuel Fernández Norniella. Expresidente del Consejo Superior de Cámaras de Comercio. Exsecretario de Estado de Comercio y Turismo. Vocal Banco Financiero y de Ahorros del Grupo Bankia.
Mercedes Rojo Izquierdo. Vocal Banco Financiero y de Ahorros del Grupo Bankia. Exasesora de Esperanza Aguirre.
Maria Zaplana Barceló. Hija de Eduardo Zaplana. Becaria en Caja Madrid.
Elena Pisonero. Consejera de Caja Madrid. Exjefa de Gabinete de Rodrigo Rato. Exdiputada y en la actualidad Presidenta de Hispasat.
Entonces, Sr. Alarcó, ¿caladero o coladero? Y en el país vecino, el nuevo Gobierno va a aprobar algunas de las medidas previstas en la agenda de prioridades que Hollande se había marcado en su agenda elísea de las primeras semanas. Lo primero que hará será rebajarse el salario un 30%. Igualito que aquí.

viernes, 18 de mayo de 2012

Desmitificando

Desde el pasado 8 de febrero llevo dándole vueltas a la cabeza. Y he llegado a la conclusión de que la palabra próstata es un vocablo maldito. Como lo es, sin ningún género de dudas, el término tumor. Porque ambos, casi sin excepción, son relacionados inmediatamente con algo malo. Y ni es así necesariamente, ni siquiera en la inmensa mayoría de los casos. Me pongo de ejemplo (y a perdonar):
A un servidor le indicaron hace bastantes años que fuera al urólogo pues a raíz de cierto dolor abdominal, y tras ecografía y colonoscopia, el médico observó que la próstata había crecido más de la cuenta (hiperplasia). Comienzan las analíticas y la cuantificación del PSA (antígeno prostático específico) en sangre siempre salió elevado, por arriba de su valor máximo en la escala 0,0-4,0 ng/ml (nanogramos –millonésima parte del gramo– por mililitro). Como uno seguía orinando bien y no padecía los síntomas que puedes hallar en cualquier manual (chorro débil o en forma de ducha (a veces, doble), necesidad de ir muchas veces al baño, sobre todo durante la noche, etc.), el especialista entendió que el elevado índice del PSA era debido al aumento de tamaño de la glándula. No obstante, pasado cierto tiempo (debieron ser dos o tres años) consideró conveniente realizar una biopsia.
Dado que en el centro médico al que estaba acudiendo no podía efectuarse la prueba mencionada, me dirigí a Hospiten Rambla y desde entonces allí continúo. Se llama el especialista que me atiende Pablo Sánchez Clavero. Y lo menciono porque solo tengo palabras de agradecimiento por el tratamiento recibido y que así plasmé en las décimas que ya ustedes conocen. ¡Ah!, el resultado de la biopsia fue completamente normal y el análisis patológico de las muestras indicaba que aquel cacho de carne estaba listo para el consumo. Demasiada expresividad, ¿no?
Y seguí con mi hiperplasia prostática benigna o adenoma de próstata, pero siempre con el consejo urológico, aparte de Omnic Ocas –medicamento al uso–, de que el prostatón podía jugarme una mala pasada en cualquier día. Y vaya que sí. Sin previo aviso, sin disminución aparente de chorro, el día al principio mencionado dijo que hasta ese momento había llegado. Y me dejó trancado por completo. Ni me quiero acordar de lo mal que lo pasé hasta que en Bellevue me colocaron una sonda que me permitió vaciar una repleta vegija a punto de explotar (es un decir, porque el urólogo me indicó posteriormente que ese balón es capaz de soportar varios litros). Esta primera era de bolsa fija (que debía vaciar a través del pertinente tapón), por lo que esa primera semana fue horrorosa.
Me la quitan ya en Santa Cruz y la cosa no funciona: el aparato urinario no responde, la uretra sigue obstruida, la próstata no quiere distenderse. Vuelta a empezar y ahora durante quince días. Con los inconvenientes de rigor, pero con el alivio de que la bolsa solo me la ponía por la noche; por el día evacuaba quitando simplemente el tapón. Nueva retirada (ños, qué desagradable) y se decide la operación: adenomectomía retropúbica tipo Millin. El denominado láser verde no lo cubre Adeslas y para próstatas como la que tenía un servidor (con su tamaño, y consiguiente peso, cuadriplicado), mejor la primera aunque con más inconvenientes postoperatorios.
Mes y algo de espera meando por caño ajeno. Pruebas, anestesista… Operación (lee otra vez las décimas). Y aquí estoy. Soy uno más de los ochenta de cada cien que más tarde o más temprano se peleará con la hiperplasia. La inmensa mayoría, repito, benignas.
También está el otro caso, que se detecten células cancerígenas. Enfermedad que es de lento proceso por lo que la mayoría de diagnosticados, sobre todo personas de avanzada edad, se mueren de viejos o de cualquier otra patología. Ahora bien, si la detección es a edad todavía de merecer, se extirpa por completo la glándula y vida normal nuevamente. En este caso con determinadas restricciones sexuales, pero a poner pros y contras en los platillos de la balanza.
He tenido la tremenda suerte de caer en las manos de un urólogo que habla clarito (te quité una bola del carajo, me espetó nada más despertar. Efectivamente, unos 80 gramos, cuyo análisis patológico dictó valores dentro de la más estricta normalidad). Y que te transmite confianza. Eso es fundamental si te ves en la obligación de visitar clínicas. Creo que para un periodo ‘molesto’, he sido capaz de mentalizarme para hacerlo todo más llevadero. Me han calificado de buen paciente, tanto en el antes, como en el durante y el después. Y te puedo asegurar que ese después es bastante ‘jodido’ (vuelve a repasar las décimas).
Volví al centro hospitalario este pasado martes. Te juro que la óptica con la que observo y miro aquel entorno ha cambiado considerablemente. No me puedo poner en el pellejo de cada cual, pero mi valoración es excelente. Lo malo es cuando todos queremos saber de todo (mal endémico de este país medio ‘griego’).
Mis disculpas por haberme puesto de ejemplo. Pero si entre este post y, recalco, las décimas prostáticas y hospitalarias, he podido valer de tranquilizante, voy servido. Gracias por seguirme y aguantarme. Feliz fin de semana.

jueves, 17 de mayo de 2012

Hoy nos distendemos

Podría, pero no quiero, escribir de la caradura de Berriel (subvención para su finca), del nuevo acomodo que deberá buscar Corrales (tampoco lo tienen en buena estima en su actual conglomerado político y se arrima ahora a Trujillo), de la niña de Rajoy (ahora rebautizada como Prima de riesgo), de la Bolsa (o de la vida), del ibex 35 (en minúsculo), de los recortes, de los indignados, de la romería chica, de la feria de artesanía, de los fuegos artificiales, de la caló… Pero no, hoy me apetece distenderme. Y por ello recurro a dos correos que me enviaron hace unos meses y que guardé celosamente, pues estimé en aquel entonces que los utilizaría en algún momento. Y ese instante ha llegado.
El primero va de curiosidades gramaticales (o lingüísticas):
El vocablo reconocer se lee lo mismo de izquierda a derecha que viceversa.
En el término centrifugados todas las letras son diferentes y ninguna se repite.
En aristocráticos, cada letra aparece dos veces.
En la palabra barrabrava, una letra aparece una sola vez, otra aparece dos veces, otra tres veces y la cuarta cuatro veces.
El vocablo cinco tiene a su vez cinco letras, coincidencia que no se registra en ningún otro número.
El término corrección tiene dos letras dobles.
Las palabras ecuatorianos y aeronáuticos poseen las mismas letras, pero en diferente orden.
Con 23 letras, se ha establecido que la palabra electroencefalografista es la más extensa de todas las aprobadas por la Real Academia Española de la Lengua.
El término estuve contiene cuatro letras consecutivas por orden alfabético: stuv.
Con nueve letras, menstrual es el vocablo más largo con solo dos sílabas.
Mil es el único número que no tiene ni o ni e.
La palabra pedigüeñería tiene los cuatro firuletes que un término puede tener en nuestro idioma: la virgulilla de la ñ, la diéresis sobre la ü, la tilde del acento y el punto sobre la i.
La palabra euforia tiene las cinco vocales y sólo dos consonantes.
La Palabra Argentino, solo puede ser transformada en ignorAnte (por suerte, el calificativo no es aplicable a la totalidad de los nativos).
Entre los matices que distinguen a la lengua española figuran en un sitio relevante las curiosidades. Pongo de muestra un caso de acentuación. Aquí se trata de una oración en la cual todas sus palabras –nueve en total– llevan tilde. Ahí les va: Tomás pidió públicamente perdón, disculpándose después muchísimo más íntimamente. A lo mejor una construcción forzada, pero no deja de ser interesante.
La palabra oía tiene tres sílabas en tres letras.
El término arte es masculino en singular y femenino en plural.
Este ‘juego’ me recordó aquellos tiempos en que abuelito (después murciélago) era el único vocablo que contenía las cinco vocales. Hoy, la informatización del DRAE te permite llevarte sorpresas (no se incluyen plurales ni resultantes de tiempos verbales) como la siguiente:
“Aceituno, antetítulo, arseniuro, cabeciduro, pandemónium, abrenuncio, antequino, aperturismo, asecución, catequismo, flamenquismo, galleguismo, aztequismo, faleucio, latréutico, mallequino, anfineuro, pacienzudo, palitoque, palitroque, ajicuervo, ajipuerro, almizqueño, amiguero, anticuerpo, ariqueño, campichuelo, cañihueco, capitulero, castilluelo, narigueto, navichuelo, pañizuelo, patimuleño, patituerto, patizuelo, barbiluengo, barbiquejo, cachicuerno, fabriquero, latigueo, latiguero, maldispuesto, manigüero, manipuleo, maniqueo, marisqueo, marisquero, matihuelo, tabiquero, tampiqueño, zatiquero, sardónique, adoquier, adulterino, adulterio, aguerrido, aquenio, arquetipo, aucténtico, auténtico, caquéctico, carguerío, cauterio, gatuperio, pauperismo, paupérrimo, saduceísmo, sahumerio, salubérrimo, saquerío, azufeifo, blanquecino, charquecillo, laudemio, manuelino, manutención, manutergio, ranquelino, vaqueiro, vaquerizo, acudidero, acuífero, aguiero, aguijeño, aguileño, albugíneo, anguilero, angurriento, anquiseco, aquileño, arquíptero, arquitecto, arquitector, arundíneo, audímetro, aurífero, aurígero, calumbriento, carguillero, caulífero, granujiento, paquidermo, parquímetro, salutífero, sanguífero, sanguíneo, sanluiseño, sanluisero, barquillero, blanquimento, blanquinegro, branquífero, braquícero, jaquimero, laurífero, lauríneo, manguillero, manguitero, maquilero, raquídeo, taquillero, taquímetro, taquinero, ahuizote, cauliforme, autocine, encáustico, redargución, desahucio, deslánguido, estanquillo, excautivo, exhaustivo, jerárquico, metalúrgico, petrarquismo, precaución, reasunción, peliagudo, delicaducho, espiráculo, meditabundo, recitáculo, preciosura, ventrílocua, centrifugado, centrifugador, gesticulador, denticulado, desdibujado, destitulado, estimulador, gesticulosa, hevicultora, sericultora, delictuosa, estimulosa, meticulosa, vesiculosa, enmochiguar, descontinua, descontinuar, prepositura, rebollidura, devolutiva, elocutiva, emboquillar, embrosquilar, escorbútica, reconquista, reconquistar, reconstructiva, reproductiva, resolutiva, desboquillar, evolutiva, menorquina, cedulario, celulario, censuario, desucación, desudación, deturpación, eburnación, ecuación, educación, educativo, emulación, emundación, englutativo, entubación, eructación, erutación, escuálido, feudalismo, neumático, neurálgico, neutralismo, pecuario, perdulario, perduración, permutación, persuadidor, recusación, refutación, regulación, regulativo, reputación, resudación, reumático, reumatismo, secundario, segundario, sensualismo, degustación, demudación, denudación, depuración, depurativo, despumación, esfumación, estuación, estuario, eucalipto, eucrático, exculpación, excusación, exhumación, expugnación, expurgación, exudación, exultación, fecundación, fecundativo, lectuario, leguario, letuario, menstruación, mensuración, mensurativo, persuasión, persuasivo, perturbación, peruanismo, pregustación, tenutario, vestuario, yeguarizo, centunvirato, enguichado, engurriado, enluciado, enquistado, enrubiador, ensuciador, enturbiador, entusiasmo, enunciado, equitador, escrutiñador, escudillador, escudriñador, freudiano, gerundiano, nebulizador, neptuniano, perjudicado, perjudicador, refugiado, republicano, requintador, resucitado, resucitador, sesquiplano, decuriato, denunciador, descuidado, descuitado, desguisado, escupitajo, esguízaro, esquiador, esquifazón, esquilador, esquinado, esquinanto, esquinazo, esquinzador, esquipazón, esquizado, estudiado, estudiador, estudiantón, fecundizador, lengüilargo, peruviano, tertuliano, venusiano, embustidota, embutidora, emulsionar, encubridora, engullidora, enjundiosa, enlucidota, enquillotrar, equívoca, equivocar, eruginosa, erupcionar, reducidora, refundidora, seguidora, betuminosa, descubridora, destruidora, escupidora, esquistosa, estudiosa, excluidora, ferruginosa, leguminosa, lengüicorta, presunciosa, celulósica, nebulosidad, neumonía, neumónica, neuroglia, neurótica, neutrónica, perfunctoria, revulsoria, secutoria, seudónima, deglutoria, delusoria, escultórica, estuosidad, euboica, eubolia, eufonía, eufónica, euforia, eufórica, eufótida, eutrofia, eutrófica, eutrofizar, teutónica, filautero, hidalguejo, hidalgüelo, imbabureño, riachuelo, bisabuelo, bisagüelo, criaduelo, picapuerco, pichagüero, piragüero, pitanguero, tiracuello, tiracuero, triaquero, inexhausto, infernáculo, invernáculo, birrectángulo, trirrectángulo, hieródula, bielorrusa, irresoluta, ineducado, insepultazo, interurbano, sine qua non, impetuosa, incestuosa, interruptora, hipotenusa, inconmutable, inocultable, cigoñuela, incompuesta, iroquesa, bribonzuela, milonguera, pindonguear, simultáneo, primuláceo, cigüeñato, cincuentavo, niquelado, niquelador, pichuleador, piruétano, vituperador, cincuentona, vituperosa, contradique, conventícula, progenitura, colecturía, confesuría, consecutiva, contertulia, correduría, obsequiar, obsequias, rompesquinas, sobrequilla, morceguila, própter nupcias, prosénquima, concienzuda, ojienjuta, vomipurgante, cochiquera, coliquera, collipullense, comiquear, comisquear, confiturera, cortisquear, dominguera, hociquear, hormiguear, hormigüela, hormiguera, hormiguesca, ojituerta, olisquear, rostrituerta, sonrisueña, sortijuela, bolsiquear, borinqueña, borriqueña, borriquera, botijuela, lombriguera, loriguera, lloriquear, mordisquear, morisqueta, topiquera, tosiguera, concurrencia, conducencia, confluencia, confulgencia, congruencia, contumelia, contundencia, coquería, corpulencia, droguería, ocurrencia, opulencia, orquestina, soguería, longuería, loquería, porquecilla, porquería, porqueriza, toquería, volumetría, volumétrica, comunicable, comunicante, conglutinante, conquistable, coquizable, pronunciable, coguilera, coquinera, cosquillear, doquiera, orquídea, rosquillera, boquifresca, boquillera, boquinegra, boquiseca, moquitear, mosquitera, guarnecido, buscapleitos, cuadernillo, cuakerismo, cuartelillo, cuatrerismo, cuñaderío, curanderismo, chupaderito, mudamiento, dulzainero, guadijeño, guaridero, gusaniento, hurgamiento, hurtadineros, mudamiento, subarriendo, brumamiento, buscamiento, butadieno, buzamiento, cruzamiento, cuadrillero, cuarcífero, cuartillero, curamiento, juntamiento, juramiento, juzgamiento, lucharniego, lustramiento, plumbagíneo, pujamiento, pulsamiento, purgamiento, truncamiento, turbamiento, ultraligero, untamiento, zurrapiento, cuadriforme, cuajicote, cuajilote, cuajiote, duenario, frumentario, funerario, gobernación, gubernativo, humectación, humectativo, muestrario, nucleario, numeración, numerario, rubefacción, bucelario, cruentación, cuentahílos, cuestación, culteranismo, luteranismo, pudelación, putrefacción, putrefactivo, quebradillo, quebradizo, sublevación, superación, superádito, superlación, superlativo, surrealismo, sustentación, tumefacción, ulceración, ulcerativo, vulneración, vulnerario, cuellilargo, pulverizador, querindango, rumeliota, cuellicorta, cuestionar, quejicosa, quejillosa, subvencionar, sugeridora, sugestionar, superiora, supervisora, numerosidad, sucesoria, supersónica, supletoria, suspensoria, tuberosidad, useñoría, guijarreño, guisandero, guitarreo, guitarrero, guitarresco, humilladero, multilátero, murcigallero, rubiáceo, rufianesco, butifarrero, curialesco, lucianesco, punicáceo, quincallero, quintaleño, quintalero, subitáneo, urticáceo, cuicacoche, guineano, murciégalo, murciélago, burielado, luciérnaga, quietador, quinceavo, subdirectora, unipersonal, guionaje, univocarse, guitonear, curiosear, quijotesa, quijotesca, quinolear, quiroteca, duodécima, duodecimal, duomesina, bufonería, buhonería, buñolería, chuzonería, punzonería, turronería, urogenital, subdominante, subordinante, cuodlibetal, sudorienta, sudorífera, ugrofinesa”.
Tranquilo, yo también me llevé las manos a la cabeza.
Y ahora va el segundo ‘emilio’. Un  examen que bien puede valer un 10, pero que se quedó, a juicio del profesor, en un mísero cero:
¿En qué batalla murió  Napoleón? En la  última.
¿Dónde fue firmada  la Declaración de la Independencia? Al final de la  página.
¿En qué estado  corre el río Ravi? En estado  líquido.
¿Cuál es la primera  causa de divorcio? El  matrimonio.
¿Qué no se puede  comer nunca en el desayuno? El almuerzo y la  cena.
¿A qué se parece la  mitad de una manzana? A la otra  mitad.
Si tiramos una  piedra roja en el mar azul, ¿qué le pasará? Se  mojará.
¿Cómo puede  permanecer un hombre ocho días sin dormir? Durmiendo de  noche.
¿Cómo podemos  levantar un elefante con una sola mano? Nunca vamos a encontrar un elefante que  tenga una sola  mano.
Si usted tuviera  tres manzanas y cuatro naranjas en una mano, y cuatro manzanas y  tres naranjas en la otra, ¿qué tendría? Unas manos muy  grandes.
Si se necesitaron  ocho hombres para construir un muro en diez horas, ¿cuánto tiempo  les tomaría a cuatro hombres construir el mismo muro? Ningún tiempo, el muro ya está construido.
¿Cómo se puede  dejar caer un huevo crudo en un piso de hormigón sin romperlo?  De cualquier manera, un huevo  crudo no puede romper un piso de hormigón.
Me pasé un poco con la extensión. Pero lo mismo esbozaste una sonrisa en cualquier renglón. Me doy por satisfecho.

miércoles, 16 de mayo de 2012

Que siga la fiesta

No me pasa por la cabeza la extraña postura de Banca Cívica (en ese conglomerado está también CajaCanarias) que necesitando 1287 millones de euros, y sabiendo que soy un cliente fiel desde hace la tira de años, no se haya puesto en contacto conmigo para arbitrar las condiciones del préstamo. Aunque nadie me haya preguntado, les aseguro que me hallo en condiciones de echarle una mano a la entidad en la que tuve domiciliada la paga mensual durante mi actividad laboral y en estos momentos la pensión recortada. Uno se quiere imaginar que tendrán acceso a los saldos de los ahorradores y también a los de aquellos –es mi caso– que nos excedemos en tal concepto por el volumen de capital manejado. Tendré que concertar una cita con el señor Arvelo –espero me valga de intermediario el director de la sucursal de La Longuera– para concretar los detalles de la operación. Y cito la oficina de este núcleo realejero porque me correspondió asistir a su inauguración en la década de los ochenta del pasado siglo y poseo una de las libretas más viejas del lugar. No, en ella no deposité la millonaria indemnización pactada para salir del ayuntamiento de mi pueblo, ni las rentas obtenidas por los alquileres de los treinta y tres apartamentos adquiridos (más bien regalados; por los sobornos, que se dice) en el sur de la isla, ni siquiera… Cállate, bobo tieso, y ponte a escribir con fundamento.
¿Lo será (escribir con fundamento) expresar estas lindezas?: ¿Todavía no se han dado cuenta los canarios de que están gobernados por un loco político? Por un idiota, un inepto y un obseso con el poder, al igual que su esposa. Como no pertenezco a colegio profesional alguno, manifiesto de manera clara y rotunda que los editoriales de cierto periódico han traspasado todas las líneas de la ética, le decencia, la responsabilidad y el saber estar. Porque discrepar es una cosa y el insulto otra bien diferente. Y no soy yo uno que se haya distinguido por lanzarle flores a Paulino Rivero. Ni a Wladimiro Rodríguez Brito (que, por cierto, ya no colabora en el medio en cuestión. ¿Motu proprio, directrices coalicioneras o cierre del grifo?). Pero hay formas y maneras de entablar las controversias. La Asociación de Periodistas permanece en silencio. ¿Corporativismo? ¿Gremialismo? ¿Hoy por ti y mañana por mi? ¿Yo te tapo si tú me callas? Ignoro cuánto deben, a quiénes se deben y por qué se deben. Aunque se me reproche que debe ser bastante fácil el deducirlo. Pero como mi lógica –la de no estar sujeto a directrices– no debe ser la de aquellos que responde a otros patrones, a otros esquemas, me pierdo en disquisiciones que a lo peor no tienen razón de ser.
Mi estado jubiloso me permite leer –o al menos ojear– bastantes periódicos digitales. Comprar no porque me lo prohibió el médico de cabecera. Y me hago cada mañana una composición de lugar bastante plural. Y aun entendiendo los sesgos más que evidentes, creo que uno puede –y debe– ser profundamente respetuoso con las personas. No me vale el añadido de en su faceta política. Porque la etiqueta del cargo no es una mera pegatina de la que nos podemos desprender en el instante del día que nos venga conveniente. El loco político –así, sin ni siquiera el presunto– no puede convertirse en cuerdo esposo y padre de familia porque hay divisiones que constituyen un imposible.
No comulgo, insisto, con la manera de hacer política del actual presidente del gobierno de Canarias. Y mucho menos –lo he reiterado hasta la saciedad– comparto los préstamos del Partido Popular, y ahora del Partido Socialista, a cambio del sostenimiento de prebendas que perpetúan un sistema que pervierte el voto ciudadano a las primeras de cambio. Pero si hemos de juzgar con mesura y con la debida equidistancia, diría que se acercan mucho más al estadio de la demencia los editoriales incendiarios que la forma de hacer política en estas peñas. Y mira que para llegar a tal conclusión he tenido que respirar profundamente para tragarme la bola que tenía atravesada en el gaznate. Y me costó una barbaridad.
Tiempo ha escuché que buen porte y nobles modales abren puertas principales. Luego debió ocurrir una debacle, porque hoy te las tiran en las narices.  Y hazme el favor de no preguntarme el porqué sigo leyendo la prensa. La información –¿o tal vez la deformación? – es mi debilidad. Por ello, porque creo estar en condiciones, acabo con esta sentencia: las arañas tienen más patas que las que necesitan.
No, de eso nada, yo escribo y dejo a tu consideración las interpretaciones. Así es el juego y las reglas, por ahora, las dicta el menda.

martes, 15 de mayo de 2012

Política de trapos sucios

En el post del pasado sábado comentábamos –ahora lo voy a expresar como debí hacerlo desde aquel entonces– la desfachatez, que no error, del concejal popular portuense Luis Miguel Rodríguez por el gasto descomunal ocasionado en el abuso del móvil que el ayuntamiento puso a su disposición para resolver, se supone, asuntos oficiales. Y como el edil ostenta la responsabilidad, entre otras, del Empleo, flaco favor está haciendo con su actitud a los que hoy las están pasando canutas.
Da la impresión, y a los hechos me remito, de que al mentado político le encanta estar en el ojo del huracán. Habrá pensado aquello de que hablen de mí, aunque sea para ponerme a caer de un burro. Pues como los incidentes no le van a suponer merma alguna en sus ingresos –la teta del Penitente aún tiene algo que exprimir–, pensará con reiteración que ande yo caliente, siga en el paro la gente.
Lo peor de los procederes de estos sujetos es que al creerse protegidos por (in)determinados medios de comunicación –que tiempo ha, depende del viento, estimaban todo lo contrario–, parecen hallarse atribuidos de la patente de corso pertinente. Craso error, pues como decía mi padre hoy las piedras ruedan para allá, pero mañana volverán. Y lo triste es que habiendo sufrido en propias carnes tristes experiencias en el pasado inmediato, ahora, merced a las adulaciones interesadas de rigor, creen sentirse legitimados para justificar fechorías de tal porte. A las que ni siquiera los intentos de justificaciones peregrinas (no me di cuenta y me quedé enchufado permanentemente a Internet o te lo traduzco: me despisté; jo, macho, qué jeta, que se busque otro abogado que lo defienda) pueden dar carta de naturaleza.
Marcos Brito permanece callado, no sea que después le toque a Juan Carlos Marrero. Pero como es más importante sostenerse en el machito, que los aires marinos se encarguen de disipar estas corrientes adversas. Qué pena, estima este realejero, para una ciudad que está necesitada de una profunda limpieza, de un cambio radical en los quehaceres públicos, de un ‘destierro’ inmediato de aquellos que solo saben causar daño a una población abierta y cosmopolita que contempla atónita este tipo de espectáculos. Que se vayan para el Caribe a dar con otro elemento del ayuntamiento de Arrecife y al que también le mola el móvil. Paga tú, que a mí me da vergüenza.
El concejal popular, fiel seguidor de la teoría del ‘y tú más’, cree salvar su responsabilidad, que no honorabilidad, tirando barro a la pared. Es la vieja táctica de poner al máximo el ventilador y que tanto se practica desde una de las márgenes del Barranco de San Felipe, casi justo en su desembocadura. Acción que es aplaudida semanalmente por aquellos mentores que creen hallarse a salvo de las quemas incontroladas. Ingenuos, tiempo al tiempo. Oswaldo les puede dar norte.
¿A cuento de qué, señor concejal de Recursos Humanos, Empleo y Seguridad, viene el arremeter contra su colega Jaime Coello, si la ‘denuncia’ por sus excesos telefónicos partió de la otra concejala de Vecinos por el Puerto hace ya varios meses? En aquel entonces lo silenció (¿a ver si caía la breva?) y ahora lanza un furibundo ataque que solo lo sostiene el equipo del actual pacto por razones más que evidentes. ¿Sintió pánico o temor sobredimensionado si se atrevía a cuestionar la labor opositora de Yaiza? ¿Guardaba en su fuero interno algún tipo pretérito de prejuicio? ¿Quiso esperar en la bajadita a Jaime, algo que se estila en sus foros, con leísmo incluido, y sé lo que me digo? ¿Por qué no acude a donde tan bien lo reciben –ahora– y declara que esa formación política, que le reprocha su dependencia y adicción telefónicas, ha renunciado a lo que legalmente le corresponde y ha destinado varios miles de euros (casi tantos como los que usted se despalilla) a políticas de bienestar social? No, como fiel correligionario de Mariano, todavía queda dinero para Rato.
Como presumo de tener amigos en bastantes sitios y lugares, de todas las ideologías y creencias –muy a su pesar, me imagino, también en el PP–, y tengo bastante información al respecto, si le apetece otro día hablamos (o escribimos) de lo que usted alegremente utiliza para defenderse –líbreme el demonio de verme en litigios de picapleitos–, como puede ser los viajes a San Petersburgo (pregúntale a Lola y ella te puede dar todo lujo de detalles) y el tema de una funcionaria interina, casualmente mujer de Jaime, y que lleva en el ayuntamiento no tanto tiempo como el actual alcalde, pero algunos más que los que accedieron al Consistorio (como concejales) en las elecciones de 2007. Qué memoria más olvidadiza portan los cerebros de ciertos especímenes.
Como me inmiscuí subrepticiamente en territorios conectados con ese vasto campo de la información, un buen día de estos tendré que acercarme –con la escritura, por supuesto– hasta Radio Realejos, emisora pública y, por lo tanto, sostenida con mis impuestos, en la que, entiendo, se siguen reproduciendo esquemas y comportamientos  no acordes con los fines y objetivos que se le presuponen a un medio de comunicación de tales características. Que se halla desaprovechada en grado superlativo, pues cuenta con el personal suficiente como para mantener una programación diferente, con una espectro mucho más amplio (también en horarios). No sé a qué espera el Consejo de Administración para proceder a una ordenación más racional. Aun reconociendo que detrás de unos minutos de emisión puede haber otros muchos de planificación previa, no acabamos de entender los oyentes cómo con una hora matinal en antena se puede justificar la labor de sus trabajadores. Máxime cuando las llamadas telefónicas son harto frecuentes. Y ya que estoy subido en el carro, rogarle a quien tenga poder ejecutivo en esa ’empresa pública’ que se exija la debida profesionalidad a quienes siguen sin saber separar las churras de las merinas. Si se tratara de una empresa privada, libre será para definir su línea de actuación, pero no puedo admitir, mero ejemplo, que un supuesto entrevistador (que emite opinión en cada una de sus preguntas y se permite el lujo de acotar respuestas) pretenda llevar la voz cantante en un género periodístico en el que el único protagonista es –debe ser– el entrevistado. Tan elemental como el sentido común. Que cada vez, para más inri, es menos común. Y a todo lo escrito me remito.
Bueno, los dejo; estoy esperando una llamada de cierta operadora de telefonía. Creo que me van a regalar un móvil de última generación. Qué ilusión. Luego pasaré por la Avenida de Canarias para hablar con Manolo. Lo mismo el ayuntamiento –el mío– tiene alguna oferta de mantenimiento.
Volvemos mañana, si la justicia no dicta lo contrario.