viernes, 29 de agosto de 2014

De silbos, otra vez (y XX)

No me preguntes el porqué. Pero el día de regreso, siempre entro por Los Chejelipes hasta La Laja. Al final, sentado en una piedra, me mandé tremendo bocadillo. La naturaleza invita a ello. Espero que las hayan disfrutado tanto como yo.








 

jueves, 28 de agosto de 2014

De silbos, otra vez (XIX)

Nos habíamos quedado en La Dama (Vallehermoso). Subimos a Chipude y hacemos una última parada en Igualero para silbarle a los vientos. Al día siguiente, un paseo por La Villa.






miércoles, 27 de agosto de 2014

De silbos, otra vez (XVIII)

Acabamos el paseo por Las Mimbreras con la presencia constante de El Riachuelo. Nueva parada en Tajaqué para acercarnos al Mirador del Morro de Agando.Chipude y su Fortaleza. Comer en Casa de Sonia. La Dama y La Rajita. Y seguimos.




martes, 26 de agosto de 2014

lunes, 25 de agosto de 2014

De silbos, otra vez (XVI)

Un rato en La Encantadora (siempre encantadora) y la primera parte del sendero autoguiado desde El Contadero hasta Las Mimbreras, pasando por la zona donde estuvo ubicado el viejo campamento de El Cedro y que allá por 1962 fue la meta de nuestra primera salida de la isla de Tenerife.




viernes, 22 de agosto de 2014

De silbos, otra vez (XV)

Bajada obligada a Valle Gran Rey, una vuelta por Vueltas, mucho calor y subir en busca de fresco, que en La Gomera es fácil. Epina e ir a La Encantadora a saludar a los patos.




jueves, 21 de agosto de 2014

De silbos, otra vez (XIV)

Concluimos el sendero del que dábamos cuenta en nuestra anterior entrada y por El Rejo (con parada para las fotos de la presa de Mulagua) nos llegamos hasta Arure. Allí, desde San Francisco, nos alongamos a Taguluche.




miércoles, 20 de agosto de 2014

De silbos, otra vez (XIII)

Seguimos por la zona de Agulo. Después de la comida, una siesta en Los Telares. Y cuando el sol comienza a tumbar, rumbo a La Caleta para patear un fisco hasta la Punta de San Lorenzo. ¿Vamos?




martes, 19 de agosto de 2014

De silbos, otra vez (XII)

Seguimos deleitándonos con los paisajes de la presa de Las Rosas (Amalahuigue) para luego adentrarnos en Los Aceviños (Hermigua), donde las flores de mundo nos sorprenden agradablemente.




lunes, 18 de agosto de 2014

De silbos, otra vez (XI)

Retomamos los paseos gomeros en la playa de La Caleta (Hermigua) para luego enfilar rumbo hacia Agulo (San Marcos) y subir por Las Rosas (presa) hasta alongarnos a la presa de Garabato.






sábado, 16 de agosto de 2014

Unas boberías rimadas

Ayer fue festivo. Y como no fui a Candelaria –la devoción no me puede–, me dediqué a husmear en periódicos de 1909. Estoy empeñado en localizar qué información dieron los periódicos de las tres erupciones volcánicas habidas en el siglo XX: El Chinyero (Tenerife, 1909), San Juan (Fuencaliente, La Palma, 1949) y El Teneguía (Fuencaliente, La Palma, 1971). Y como mi ordenador está como yo (viejo y jubilado), mientras él buscaba, yo escribía unas décimas que luego colgué en Facebook. Pero alguno de ustedes me sigue solo en el blog. Y no los puedo abandonar. Ahí van:

LA NALGADA

La nalgada fue el auxilio
que evitaba en el futuro
un correctivo más duro
en vez de tanto concilio.
Ahora en el domicilio,
quien lleva la voz cantante
es el chaval arrogante
que se guía por antojos
y a sus padres pone rojos
con insolente desplante.

DÉCIMAS PETROLERAS

Con dos medidas contrarias
esgrimen los populares
que defienden Baleares
mientras pinchan en Canarias.
Son actitudes falsarias
de un ministro prepotente
que se pasa el don de gente
por el par de sus “repsoles”,
cree que echarle bemoles
lo viste de inteligente.

Cuando tan alto se sube,
mayor será el rebencazo
y cuando dé el macanazo:
“la risa no me contuve”.
Hay quien vive en una nube
girando como una noria
y el llamado señor Soria,
que es muy fuerte charlatán,
merece este cachanchán
nombrarlo “Mister Escoria”.

UN MINISTRO PETROLERO

Un ministro petrolero
nombró Mariano Rajoy;
¿A los dos qué nota doy?:
Un cero bien patatero.
Va el Soria de mamporrero
convertido en emisario,
y no del pueblo canario
sino del “primo Repsol”,
por el que expresa su “amol”
¿a la espera de un salario?

Bueno, mis estimados, la próxima semana comenzaremos la segunda ronda del paseo gomero, una vez finalizadas las presentaciones fotográficas con las que intentaré complacerte. Disfruten.

jueves, 14 de agosto de 2014

Supervivencia sin móvil

Me preguntan que cómo puedo vivir si él. Que cómo soy capaz de resistir tentaciones. Que cómo me echo a caminar por esas veredas sin que vaya conmigo. Que cómo me las arreglo para comunicarme con la gente. Que cómo mato el tiempo en los ratos de asueto. Que cómo me entero de la marcha de la economía. Que cómo sé los resultados de las competiciones deportivas…
Sí, sobrevivo. Pero también vivo. Sin sobresaltos, sin sonidos estridentes que me saquen de los ensimismamientos, sin vibraciones. Yo, cuando conduzco, díjome una, lo llevo entre los muslos para sentir… Para, no sigas, insensata, qué osadía, qué falta de recato…
Amigos y estimados todos: Tengo 65 años. Este curso académico concluido ha sido el quinto del nuevo acontecer vital, a saber, la jubilación. He tenido la oportunidad, a lo largo de mi etapa laboral, de soportar varios cambios legislativos relacionados con la educación y la enseñanza. He sido capaz de irme adaptando a los adelantos que iban marcando las nuevas tecnologías. He pasado del manuscrito total al disco duro capaz de guardar hasta lo que no está inventado. De la pluma y el tintero, al cómodo y útil bolígrafo, pasando por la máquina de escribir (una mejora que creíamos insuperable).
Nos fuimos adaptando a lo que la modernidad imponía. Y cuando llegó el primer ordenador a la escuela nos mostramos reacios porque aquel intruso invadía demasiadas intimidades. La aparición de Internet fue un choque brutal con las inteligencias de andar por casa.
Derivamos nuestras actuaciones y nos mostramos abiertos pues atisbamos posibilidades de avance. Y aun con los dos dedos (índices) con que dimos nuestros primeros pasos en aquellas Olivetti de carro largo que nos sacaron de apuros en las famosas ‘sábanas’ con las que la Consejería (antes, el Ministerio) nos deleitaba cada curso, seguimos por los vericuetos de teclados mucho más sofisticados.
Pero todo tiene un límite. Y Jesús se lo marcó desde la aparición de artilugios que sin cables (cosas del demonio) eran capaces de trasladar conversaciones a los otros confines de la Tierra. Permaneció fiel a la promesa y te juro que no malvive. Se mantiene. Le basta con el conjunto descentralizado de redes de comunicación interconectadas que utilizan la familia de protocolos TCP/IP, lo cual garantiza que las redes físicas heterogéneas que la componen funcionen como una red lógica única, de alcance mundial. ¿Lo han comprobado, no? Sí, soy adicto a Internet. Lo confieso. Y a la par digo que me ha servido de bastante. El manejo adecuado de la herramienta supone una ayuda inconmensurable.
El blog este que lees ahora mismo y los perfiles o cuentas de Facebook y Twitter son instrumentos debidamente atendidos desde mi viejo, casi obsoleto ordenador. Tanto que sigue con un sistema operativo (Windows XP) que se halla como un servidor: jubilado. Con una memoria RAM que como abra el Photoshop para retocar una foto me puedo ir a La Gomera un par de semanas y cuando retorne lo mismo ya consiguió abrirla. Pero como la prisa ya no me agobia, aquí sigo. Y de mis andanzas, tú, estimado seguidor, fisgoneador o como te consideres, eres testigo directo. Como yo no te cuento qué tiempo he dedicado a esta entrada, por ejemplo, lo mismo llegas a pensar que dispongo de un cachivache estilo Regreso al futuro.
Pero móvil, no. Esclavitudes ya tengo bastantes. ¿Que es necesario? No lo pongo en duda. Pero que hay un demasiado de novelería, tampoco. ¿Te has fijado en los que esperan la guagua? ¿Y en los que van por los pasillos de cualquier zona comercial? ¿Y en los tres chicos con los que te tropiezas mientras das una caminata y van muertos de risa cada uno delante de su pantalla sin haber cruzado una palabra desde que se encontraron varios kilómetros antes? ¿Y en el tolete que llama a la parienta (o novia, o conocida, o amiga íntima o no) y esta al tiempo que le responde le abana con la mano porque está a cinco metros delante de él? ¿O al imbécil que llama a la madre para que le abra la puerta porque se olvidó de las llaves en lugar de tocar en la susodicha como se ha hecho toda la vida? ¿O al guanajo que incordia las 24 horas del día porque consiguió una oferta inmejorable? Y todos, fieles seguidores del darwinismo, contribuyendo a la evolución de las especies con el desarrollo de los dedos pulgares.
Me niego a fomentar la idiotez. Pienso, asimismo, en los selfies. Y a ti que intentarás rebatir esta postura, te invito a recapacitar unos minutos y te propongo que anotes cada día en qué número de usos del aparatejo te has excedido, que no hubieses muerto de no haberlo hecho. Me apuesto que en más del 90% de los casos. Si en mi particular soy capaz de suprimir el 100% de lo que tú lo ejercitas y sigo tan campante, ¿cómo es posible que el abuso se haya convertido en regla? Las operadoras se frotan las manos y no se recatan en poner en práctica campañas de acoso, ya que saben que el personal es demasiado goloso. Casi, casi, casi me atrevería a pensar que tonto.
El acomodo y el vicio juegan a favor de los que obtienen dividendos. Aunque esta es una guerra que tengo perdida. Seguiré no entendiendo a los que se les cuelga el Whatsaap y a los quince segundos ya lanzan preguntas en demanda de respuestas urgentes porque les puede el mono. Cuando leo propuestas para no poner gasolina en tal o cual distribuidora, me apeno por no ser capaces de enmudecer a las Jazztel, Vodafone, Orange, Movistar, Yoigo, Simyo, Mas, Blue… durante al menos medio día.
Sí, no tengo móvil. Y a mucha honra. En vez de hacerme un monumento, el calificativo más cariñoso que me he ganado tras la lectura de hoy es la de gilipollas. Muchísimas gracias y hasta mañana.
Resetea: No puedo vivir sin ti. Contigo al fin del mundo. Hasta que la muerte nos separe (salvo que encuentre otro mejor)… Mira tú el bobo este, perdiendo el tiempo con la escritura. Cultivándose a la antigua usanza. Anacrónico, vetusto, arcaico, carca, pureta, provecto…

miércoles, 13 de agosto de 2014

Seguimos en el Puerto

Ayer escribí del Puerto. Y de Florencio Sosa. Quien fuera alcalde portuense allá por la década de los treinta del pasado siglo. Antes de la guerra incivil. Te recomiendo, si te parece, que busques en este blog (ve a la columna de la derecha, en el apartado Archivo del blog) los meses de diciembre de 2011, así como enero, febrero y marzo de 2012, donde hallarás unas amplias reseñas de este maestro de escuela y político, que tanto tuvo que ver con el nacimiento de la Sociedad Valle de Taoro, del barrio de Las Dehesas, allá por el mes de abril de 1922.
También ayer, tras la lectura de la prensa, me quedé bien ‘alimentado’ con dos artículos de opinión que vieron la luz en Diario de Avisos. El primero, firmado por Juan Henríquez y titulado Va por Pedro Zerolo.
Al político tinerfeño, socialista y afincado en Madrid, lo escuché por primera vez cuando se ubicó el busto de don Antonio González, su tío, en la Avenida de Canarias, frente a los dos institutos. Luego, años más tarde, en el local de la Asociación de Vecinos de La Carrera. En ambas ocasiones quedé gratamente sorprendido por su claridad de ideas y la exposición de los temas con un verbo fácil y cercano. Al pan, pan, y al vino, vino, que diríamos coloquialmente. Y desde la lejanía de un blog pueblerino, me sumo a los buenos deseos del columnista reseñado para que la recuperación de Pedro sea una pronta realidad.
El segundo, de María Fresno (No eres del Puerto si no…), quien, echando mano del tan extendido sonsonete que ha inundado las redes sociales, nos hace un recorrido por la otrora Ciudad Turística, por el otrora motor del Norte. Y volvieron nítidos los pareceres de los que estuvimos de amena charla el día anterior en el lugar que ya te dejé reseñado en el post precedente. Porque en el grupo había gente que trabajaba en hostelería. Desde ha bastante. Décadas. Que han visto cómo entre todos hemos ido matando la gallina de los huevos de oro. Hasta llegar a la situación actual en la que por 20 euros se malvende un producto que lo fue todo. Y con cargar tintas en los touroperadores, problema resuelto. Escondo la cabeza o, como mal menor, miro para otro lado.
Aquellos que disponemos de la ventaja de poder echar la vista atrás porque la carga de los años nos vale de experiencia, nos percatamos de los múltiples errores, de las variadas piedras en las que hemos ido tropezando. Pero lo curioso es que los planteamientos de ahora mismo no difieren en gran medida de los que se argumentaban décadas atrás. Y de qué nos vamos a extrañar si Marcos Brito ya era el concejal del distrito Punta Brava- Dehesas cuando el casino celebró sus Bodas de Oro (1972).
Triste y lamentable es el aspecto que Puerto de la Cruz vende. Un ayuntamiento hipotecado, tanto en lo económico como en la gestión política, no es capaz de resolver las múltiples carencias de una ciudad cuyos alojamientos hoteleros se han desfasado y subsisten con remiendos y parches. Y cuando uno (pongamos el Valle Mar) acomete una reforma integral, bien prestos acuden los populares a contarnos lo bien que vamos, el avance incontenible y la visita masiva de los chancletas de turno. Qué digo, inversores de Dubái con petrodólares en mano.
Imagínate tú, me comentaba cierto amigo hace unas semanas, que a Loro Parque le ocurra algo y deba cerrar sus puertas una temporada. El Puerto no puede seguir compitiendo con el Sur, o con otros destinos como Lanzarote o Fuerteventura, pretendiendo utilizar las mismas armas que ellos. Porque no las tenemos y hay que explotar otros recursos. Que sí están, pero no los hemos sabido utilizar.
Sobran políticos y escasean gestores. Y parece que ambas facetas están reñidas. Al menos en Puerto de la Cruz son muy contados los ejemplos de aquellos que han sabido conjugar tan nobles ocupaciones. Dicen que la cara es el espejo del alma. Se reitera hasta la saciedad que una imagen vale más que mil palabras.
En la mencionada comparecencia de Ledesma (voz cantante y apuesta de Domínguez) y los suyos (desayuno informativo) pudimos captar algunos detalles:
Ahí tienen (en la foto) a Luis Miguel pensando que en dónde demonios habría dejado el móvil. Cuando le tocó el turno de palabra, soltó otra de sus lindezas y nos expuso los muchos recortes habidos en los gastos que afectaban el funcionamiento del ayuntamiento. Sería para no contrariar a Lope, quien se había referido igualmente al ahorro considerable en las arcas públicas. Hasta la concejala lo dejó claro cuando nos contó los esfuerzos para acabar con la turbidez. Y lo mejor, a partir de septiembre, el plan de empleo social. Antes de nosotros, para rematar, “encefalografía plana”. Lo mismo estaba aludiendo Sebastián (que no es el chucho de Valle Gran Rey) al mismísimo Marcos Brito. O a Eva Navarro, exiliada en el Islote de Hilario.
Como no quiero pensar que sean tan tontos, solo se me ocurre una explicación más o menos lógica. Y es que en estos últimos años todos los que ocupan cargo público en el Consistorio de El Penitente se vuelven sordos y ciegos. Y la supresión de estos dos sentidos guarda proporción directa con el incremento de los otros tres: hablan por los codos (pura paja) con un gran olfato del entorno (colectores rotos incluidos), todo lo que tocan lo desarman (tacto exquisito) y se gustan hasta decir basta.
En 2034 –lo mismo yo no lo veré– Marcos, Ledesma, Sandra y otros (los mismos) convocarán una rueda de prensa, esta vez conjunta, en lo alto del Peñón (todos mirando al noreste, por donde se aproximarán Rivero y Alonso con una colchoneta hinchable al hombro)…
Nuestra realidad suele ser la realidad. La de cada esquina, cada rincón. La de conversaciones, tropiezos, encuentros. Su realidad es un ente abstracto, una ilusión perentoria, un sainete, una ópera bufa. Y en el choque de ambas, ellos siempre salen ilesos.
Mientras, batimos récords de visitantes. De lo que nos alegramos. Aunque el paro siga disparado. ¿Todo incluido? Ya estás otra vez falseando la realidad. Mañana es jueves. Hasta entonces.

martes, 12 de agosto de 2014

Bodas de oro

Ayer tarde estuve en La Dehesa. O Las Dehesas. En un entierro. Y, entre las conversas habidas, el recuerdo de un libro publicado con motivo del 75º aniversario del casino del barrio, la Sociedad Valle de Taoro. De cuya edición no menciono las vicisitudes sufridas para no llorar nuevamente. Y que es la única portuense que desde 1922 permanece con las puertas abiertas. Me apetece recuperar unos pasajes:
“Fue en la Junta General de 15 de enero de 1972, cuando se adopta el acuerdo de celebrar este magno acontecimiento. Para ello se establece una derrama especial de 100 ptas., cada tres meses, pero con carácter voluntario.
Dada lo importancia del evento, transcribimos, íntegramente, el acta de la reunión de Junta Directiva:
En Las Dehesas, del Puerto de la Cruz, a 8 de abril de 1972, siendo las veintiuna horas de la noche, se reunieron en esta Sociedad, bajo la presidencia de D. Manuel Delgado Ramón, los directivos que al margen se relacionan (se obvian por razones de espacio), debidamente convocados;
También asisten, el Iltmo. Sr. Alcalde, D. Felipe Machado González de Chávez; el Excmo. Sr. Presidente de la Mancomunidad del Valle de la Orotava, D. Isidoro Luz Cárpenter; los concejales de la Corporación, D. Antonio Castro García, D. Pedro González de Chaves y Rojas, D. Marcos Brito Gutiérrez, D. Melchor Hernández Perdigón, D. José García Guillén, D. José Antonio Lubary Curbelo, D. Matías Hernández García y D. Carlos Acevedo Estévez. Excusaron su ausencia los señores concejales, D. Antonio León González (por luto) y D. Pedro Rodríguez Mesa (por enfermedad).
Asiste también el párroco de la Parroquia de San Pablo, D. Pedro González Mesa, así como varios socios fundadores, socios en general, acompañados de sus distinguidas esposas, amigos y un grupo de señoritas de este barrio, con el fin de celebrar Junta Directiva, de acuerdo con los puntos de la convocatoria que seguidamente se enumeran:  
1.- Se dio lectura al acta de la sesión anterior, que fue aprobada por unanimidad.
2.- Celebración de los actos de motivo de las Bodas de Oro de la fundación de la Sociedad.
Tomó la palabra el Sr. Presidente, quien declaró inaugurados los actos con motivo de las referidas Bodas de Oro, dando seguidamente la bienvenida a todos los asistentes.
Asimismo tomó la palabra el Sr. Teniente de Alcalde por el Tercer Distrito, D. Marcos Brito Gutiérrez, quien pasó a dar lectura al acta de fundación de esta Sociedad, la cual fue oída por todos los presentes en el más estricto silencio. También manifestó el Sr. Brito Gutiérrez la labor desarrollada por el Excmo. Ayuntamiento para con el barrio, al dotarle de agua y luz, así como la reparación del local social.
Seguidamente tomó la palabra el Iltmo. Sr. Alcalde, quien dio las gracias por habérsele invitado al acto, el cual resaltó como modelo de organización, invitando a los señores directivos y socios a exponerle sus problemas, los cuales serán siempre oídos para buscarles una solución satisfactoria.
Asimismo, dio cuenta hacerse cargo de las facturas que se deben a D. Tomás Reyes Díaz, tres en total: 17.406,55, 7.863,00 y 2.925,20 ptas., así como la donación de un tresillo por valor de 8.341 ptas., lo que hacen un total de 36.535,75 ptas.
A continuación se ofreció una cena a todos los asistentes, que fue del agrado de todos, y, seguidamente, se celebró un animado baile, hasta la madrugada, amenizando el referido baile el Grupo ‘Los Espaciales’, cedidos, gratuitamente, por el Hotel Miramar.
Y no habiendo más asuntos que tratar, se da por terminada la reunión a las 3 horas y veinte minutos del día siguiente, de lo que yo, el Secretario, certifico.
Curiosa manera de redactar el acta. Pudo haberse puesto punto final a la reunión tras las palabras del alcalde y no al final del animado baile. Porque acabarla a las tres y media de la mañana, no parece muy heterodoxo.
Carta de Florencio Sosa
Para esta ocasión se había invitado a D. Florencio Sosa, que residía en Sevilla, quien en atenta carta, de fecha 4 de abril, se excusa por no poder asistir.
Es la emoción contenida de alguien que sintió el Casino desde sus inicios. Y que los hados del destino le hicieron acabar sus días muy lejos de La Dehesa. Así se expresaba Florencio Sosa en 1972:
Estimado Sr. y amigo:
Me es muy grato acusarle recibo de la invitación que me ha enviado Vd. para los actos de conmemoración de las BODAS DE ORO de esa para mí tan querida Sociedad.
Muy grandes son los deseos de concurrir a esos actos en la noche del día 8 de abril y pasarlo junto a vosotros. Pero no me es posible en esos días desplazarme a Tenerife por motivo de mis ocupaciones. He de contentarme en hacer el viaje y estar con vosotros en espíritu. Le ruego a Vd. y a todos los socios me consideren presente en los actos, y acepten mi modesta ayuda económica para los mismos.
A tal fin, hoy mismo le envío por giro telegráfico 1.500 ptas., cantidad más pequeña que la de mis deseos. No vean en ella el valor material, sino el cariño que siento por esa vieja Sociedad; por mi barrio y mi pueblo; por mis paisanos y antiguos vecinos.
¡50 años han transcurrido ya desde aquellos días en que organizamos y dimos vida un puñado pequeño de entusiastas deheseros, a la Sociedad VALLE DE TAORO (El Casino de la Dehesa, como le llamábamos)!  Una montaña de recuerdos guardo de los años vividos ahí en mi niñez y juventud. Mucho tiempo, como Vds. saben, dediqué a ese Casino, y cuánto me alegra ver que sobrevive después de tantos años y peripecias, siendo actualmente la única sociedad recreativa y cultural que se mantiene en pie en nuestro PUERTO DE LA CRUZ.
Mis votos más entusiastas porque sigáis todos los socios actuales manteniendo este Centro de esparcimiento y cultura, orgullo de nuestro tan querido barrio, lugar de unión, paz, pasatiempo y sana alegría para todos.
¡Viva la Sociedad VALLE DE TAORO!
Muchas gracias Sr. Presidente y amigos todos por la invitación. Un cordial saludo a todos los socios y a todo el barrio. Un recuerdo para los socios fallecidos. Quedo a la disposición de todos y de ese viejo Casino tan querido para mí.
Le abraza con todo afecto y consideración.
Podrá observarse como, a pesar de tantos años de separación, seguía vivo el espíritu desinteresado, de la colaboración económica para una noble causa. Florencio Sosa lo definía como ‘Centro de esparcimiento y cultura, lugar de unión, paz, pasatiempo y sana alegría’.
En pocas décadas la sociedad –y con ella, la Sociedad– ha realizado un giro radical sobre sus cimientos. Las mentalidades han cambiado de manera sustancial. La apertura ha permitido nuevas válvulas de escape y otro tipo de entretenimientos. Aun así, pasando por graves crisis, por acusadas carencias, por directivos acomodaticios, por posturas distantes de lo estatutariamente previsto, el Casino sigue abriendo cada día. Y las gentes de La Dehesa, y los que por allí pasan, lo observan. Y no es poco, no”.
¿Saben el porqué de esta remembranza? En los corrillos habidos en la pequeña plaza, como en cualquier reunión que se precie, no quedaron los políticos muy bien parados. Y si hasta aquí llegaste, lo que te agradezco infinitamente, puede que, al igual que yo, te estés preguntando qué hace todavía Marcos Brito subido al coche oficial. Incluso don Pedro, el cura, se retiró.
Hasta mañana.

lunes, 11 de agosto de 2014

Me echan

Estoy desmoralizado. Hecho gofio, que decimos por estos lares. Creo que voy a tener que dejarlo todo y dedicarme, casi exclusivamente, a viajar con el Imserso y poco más. Porque lo primero ya lo venía llevando a cabo (unas giras por temporada), pero creía que en ese ‘poco más’ indicado cabía todo el entretenimiento añadido: blog, redes sociales, felicitar a los que cumplen años, distraerme con la fotografía, sumergirme en viejos periódicos, regar las plantas, sacar la basura, cargar –y administrar– las bolsas de mi casa, escribir boberías, dar sabios consejos a mis infinitos seguidores, crear ilusiones con mis planteamientos políticos, arreglar algún desconchado en las paredes, pintar las habitaciones en las que ya los nietos habían plasmado sus dibujos con anterioridad…
Un exalumno me preguntó el pasado sábado que cuál iba a ser nuestro proyecto para las próximas elecciones municipales. Y cuando ya estaba dispuesto a contestarle que trabajo, ilusión y ganas, me llega la triste noticia de que el Gobierno ha dejado sin incentivos fiscales a los mayores de 65 años que trabajen. Estoy plenamente convencido de que Manolo Domínguez (al que nada debo, ni siquiera en los últimos libros publicados) me cogió miedo. Y zanjó por lo sano llamando a sus superiores madrileños: córtenle las alas. Ni los sinceros lamentos de Adolfo e Isa Elena, con el asentimiento de Asterio y Mari, valieron de gran cosa. Lo que hace una placa a la entrada de la Casa de la Cultura.
Coincidió el suceso (como tal habremos de calificarlo) con los momentos dulces de nuestra agrupación electoral independiente. Tanto que nos asustamos cuando comprobamos que estábamos alcanzando cifras inimaginables en la cantidad de personas que demandaban el ingreso en nuestras filas (más de cinco por minuto; más de trescientos por hora: qué velocidad, exclamaría Fernando Alonso). Y ya nos planteábamos el cerrar el grifo ante la avalancha. Pensábamos en voz alta: No podemos dejar la puerta abierta porque se nos están colando escindidos de todas las formaciones políticas clásicas al estimar que pueden encontrar aquí el trampolín que los catapulte a la fama. Y si de algo adolece nuestro país es, precisamente, de tal enfermedad.
Para ir acostumbrándome a la nueva situación que Rajoy (con el aplauso no disimulado del grupo que gobierna en el edificio de la Avenida de Canarias, salvo las excepciones anteriormente señaladas), le he sugerido a mi mujer (a ella le quedan unos cuantos para ese fatídico 65) que vaya a comprar el pan, que se vaya habituando a sacar la basura y que cubra con el Whatsapp las limitaciones que debo imponerme en Facebook y Twitter.
Me tiraré a la Bartola (qué ilusión) y subiré unos cuantos kilos. Ya habrá tiempo de comenzar el régimen (alimenticio) cuando Pedro Sánchez sea inquilino de La Moncloa. Momento en que cambiará mi situación personal, ya que en el garbeo que nos vamos a dar por La Gomera (ya le cursé la invitación) dejaremos bien claro que habrá que reducir al menos el 50% del IRPF de las pensiones de todos aquellos que hayan sido capaces de adaptarse a este mundo de las nuevas tecnologías y abrir un horizonte cargado de esperanza. Sobre todo a los que pudiendo aún echar la vista atrás y recordar años de penurias, con alpargatas blancas –cuando las había– y calzones remendados en medio de las plataneras del ‘dueño, amo y señor’, puedan en la actualidad aportar experiencias.
Pues sí, no les extrañe que un día se levanten ustedes en busca de cualquier satisfacción en Pepillo y Juanillo y comprueben que se han quedado mudos. O que intenten leer en muros y perfiles y se tropiecen con negros velos que los cubren al más puro estilo de Semana Santa. O que me remitan un correo electrónico y no hallen respuesta alguna. O que me encuentren por la calle dando un reducido paseo (también estará mal visto el patear tantos kilómetros como antes) por cualquier calle del pueblo y me vislumbren cabizbajo, alicaído, triste y melancólico. Hecho una mierda, vamos.
Me obligan a no trabajar. Me inducen a la vagancia. Me lanzan, cual hipotecado al uso. Y ello será el preámbulo de la golfería y la mala vida. Puede que me eche a la bebida, que me abandone y no me cuide. Soliviantarán mis ánimos y me conducirán por el camino de la perdición. Luego me recluiré y me abordarán los vicios. Pero los inductores se reirán a mandíbula batiente con una copa en la mano y unos rones en el payo (estómago del cerdo o de cualquier otro animal).
Han ganado. Me han podido. Me retiro. Espero, no obstante, que el pueblo tome conciencia. Y que no se adocene, que se rebele, que combata. Para llevarme la satisfacción de haber ganado una batalla después de muerto. Y como un parapentista, de los que se lanzan desde La Corona, esparcirá mis cenizas por cualquiera de los bellos parajes del Valle, sentirán los vencedores cómo sobre sus cabezas cae el trofeo de su apetencia. Lo que no saben, ilusos, que dado mi vértigo y miedo a las alturas, me habré cagado todo mientras dure el vuelo.
No concluyo con lo de hasta mañana. Me debato en un mar de dudas e ignoro cuál será mi proceder dentro de unos minutos: o corto por lo sano o lo haré poco a poco. Ya se verá. Estoy confuso.

viernes, 8 de agosto de 2014

Posicionándonos

Ya resta menos. A unos nueve meses de las elecciones locales (ayuntamientos y cabildos) y autonómicas, se van definiendo posiciones. Anoche mismo, y en un local que por ahora nos interesa mantener en el más estricto anonimato, se reunió la asamblea de la Agrupación Electoral Independiente Obreros Ufanos (AEIOU), formada, como ya se dejó mencionado tiempo atrás (cuando la asamblea constituyente) por jubilados en pleno uso de sus facultades y con el juicio más cabal que mucho de lo que se ve por ahí, y designó, por mayoría cualificada (en nuestra formación está prohibidas, estatutariamente, las unanimidades y aclamaciones) a un servidor como cabeza de lista de su candidatura para mayo de 2015. Para el consistorio realejero, claro. Nuestras pretensiones no abarcan más allá de las lindes que definen el territorio que nos corresponde en el contexto del Valle de la Orotava (pleitos aparte). Ahora bien, como ganemos, coyuntura que nos descartamos en absoluto, nos pelearemos, nos batiremos el cobre, nos partiremos el lomo con los organismos de ahí pa´fuera.
Por lo tanto, a falta de que se concrete si los nuevos movimientos sociales se deciden a dar el salto y pasar de los dichos a los hechos –ya se sabe lo del trecho– para que las acciones sustituyan la verborrea imperante, nos encontramos con el siguiente panorama:
La estrategia popular consistirá en casi repetir la plancha de 2011. Manuel Domínguez encabezará la candidatura, con Adolfo González de número dos. Como el presidente insular del PP hará, como mínimo, doblete, en función de los resultados que se obtengan y de los posibles pactos a nivel regional, el actual alcalde realejero abandonará su acta de concejal en la corporación local para dar el salto a instancia superior. Porque añora –se comenta en sus círculos más íntimos– el retorno a la Carrera de San Jerónimo. Y para ello deberá, como en el baile del gorgojito, ir de brinquito en brinquito.
Coalición Canaria, inmersa en profunda crisis (en todos los escalones del organigrama), con los ex a la greña, será Enrique García el que intente poner orden en un ganado de franca estampida. No tendrá, no obstante, mayor inconveniente en conformar el conjunto de 21 titulares y unos cuantos suplentes, porque para tal menester siempre sobran pretendientes. Los mejores cálculos estiman que si llegan a cinco, podrán ir de rodillas a Candelaria y echarle unos cañones a la morenita. O ponerle una vela a San Paulino.
Jonás Hernández repetirá al frente de Izquierda Unida. Aunque no entra en sus números alcanzar los intentos de Juan Borges, desde La Cascabela se entiende que su labor opositora ha sido la que sus escasos recursos le permitían. Y más. Aquello de que nos fortalecemos en la adversidad se ha cumplido y con creces. Junto a él, un equipo de gente joven, que no se ha dejado seducir por los cantos de sirena de los que comenzaron siendo antisistemas y enemigos de castas pero que ya derivan y rolan a enfoques más placenteros. Las viejas glorias ocuparán puestos testimoniales. Aunque su papel primordial será el de ‘incordiar’ (sin pasarse, son las instrucciones) al contrincante a través de las redes sociales.
De la plataforma aludida en el primer párrafo, poco que ampliar. Que hablar de uno está mal visto. Eso sí, será un colectivo con una enorme carga de experiencia y procedentes sus integrantes de los más diversos campos, con una preparación exquisita. Su principal baza: que no costarán un euro al erario público. Algo que deberá ponerse en valor. Y con un lema: de cada barrio, el mejor. Ventaja añadida: ya los tenemos. No habrá asesores (maldita falta), ni protocolos, ni gabinetes de prensa, ni secretarios particulares… Calculamos que nada más entrar ya habremos ahorrado para aumentar la plantilla de la policía en al menos una docena ( y si nos apuran, docena y media) de agentes. ¡Ah!, y sin marrones.
¿Falta alguno? Sí, hay amagos, pero poco más. Sueltan alguna guinda en los medios de comunicación, asoman un fisco la cabeza (sin identificarse mucho, por si acaso) y vuelven a esconderse durante una buena temporada. Creo que se les va a hacer tarde.
Y así concluimos esta semana de agosto, mes de vacaciones por excelencia, prototipo de escasez de noticias y… ¿Cómo? Muchacho, qué fallo, se me había pasado. Claro, el PSOE.
Cómo cambia la película. A esta alturas, allá por 2011, la agrupación socialista realejera había inundado todos los mentideros (políticos) con el nombre de su aspirante a la alcaldía. Saltándose, incluso, las instrucciones que fijaban los plazos. En la actualidad, cuando el barco federal parece haber tomado otro rumbo, las aguas bajan turbulentas por los barrancos de nuestro pueblo. El estrepitoso fracaso pretérito no ha valido para la reflexión pertinente. Parece que sobran aspirantes. Entre los que se postulan aquellos a los que el pueblo ya les dio la espalda con anterioridad. Se sucederán luchas intestinas para fijar posiciones. Y una vez finiquitado el pleito, irán barrio por barrio a la caza y captura de posibles acompañantes. Con lo que el descenso ya no será tal. A pique. Lo tienen crudo. Y ya es tarde, muy tarde. ¿Consejos? Repasa la trayectoria de este blog donde escrito ha quedado mi parecer. Pero como fui en un pasado no tan lejano, debo purgar mi pecado con la indolencia. La diferencia es que todavía, a pesar de años y arrugas, suelo mirarme al espejo. A otros les basta con un selfie y adoptar poses para las redes. En las que se han enrollado tanto que me recuerdan las tortugas. Lo de bobas lo pensaste tú.
Feliz fin de semana. Quedan fotos de La Gomera, pero las dejaré por si me tomo algún día de asueto. Crudo lo tengo con esta (pre)campaña. Sean felices.

jueves, 7 de agosto de 2014

127

Un gran coche aquel Seat. Todavía queda alguno por esas carreteras. Pero la cantidad expresada también fueron los kilos hallados a bordo del Juan Sebastián Elcano. Este ejército ya no es lo que era, exclamará el nostálgico. Sobre todo aquel que escupe, más que razona. Y al que –a los que– van dedicados los versos de las cuatro décimas que encontrarás unas líneas más abajo. Como estamos de vacaciones, tengo tiempo para todo.
Cierto cargo del PP en Arona ha debido ver alguna de las tertulias televisivas en las que se enseña y educa a mansalva. Después de la supresión de Educación para la Ciudadanía, nada me extraña. Pues este concejal sureño ha llamado dictador a mi alcalde. Bueno, mejor, al presidente insular de su propio partido. Porque los realejeros sabemos que Manolo aquí es bueno, pero por ahí afuera no tanto.
Y ya que me di un salto a las bandas del Sur, en Candelaria han abierto una cuestación popular por las casas para pagar los fuegos de la Virgen tras cancelar el ayuntamiento la partida que consignó al efecto para ayudar a familias necesitadas. Me cuestiono yo si no sería conveniente preguntarle a la patrona si en realidad no estaría mejor que este de la colecta también se destinara a otras nobles causas. Que si preciosas son las figuras que trazan los pirotécnicos, más lo es aún el saciar estómagos vacíos.
Hace unos días que Manolo Reyes soltó la soldadura oxiacetilénica (oxígeno como comburente y acetileno como combustible), mandó los guantes y la máscara a darse un garbeo por la Fuente del Bardo, agarró la furgoneta y bajó a San Juan en busca de Marco Antonio. Dicen que lo vieron con una copia de los estatutos de las AIS en la mano derecha. Pero debió encontrarse, a la altura de Los Quevedos, con Francisco Linares. No sé si ya habrán dirimido las diferencias, pero el hombre estaba caliente. Y no de la cerrajería, precisamente. Alega que Abreu es un trafullero. Tarde se enteró. Buen maestro tuvo.
Como en SJR siga el rodaje de esta nueva entrega de Fast & Furious van a ser más las candidaturas que los electores. Yo creo que el pueblo debe dar su confianza a Fidela, que gobierne en solitario los cuatro años (para que concluya el trabajo iniciado en 2011 y que Tomás se encargó de atropellar) y que luego tenga elementos de juicio bien formados para acudir a las urnas con mayor tranquilidad que el revoltillo que está armado ahora mismo.
Bueno, van las décimas. Con todo mi cariño (desde lo más profundo de mis estudios universitarios, títulos incluidos) a esa pléyade de advenedizos que está logrando que el periodismo sea una de las preocupaciones nacionales. Como el paro y los políticos, por ejemplo:

Ya llamamos periodista
a cualquier alegador,
que de ser provocador
sube puestos en la lista.
Este es mi punto de vista
de tan noble profesión,
donde ‘trepas’ un montón,
sin arte ni beneficio,
causan muy fuerte estropicio
por mendaz intromisión.

Ya puede cualquier tolete
agarrar una alcachofa,
con la que el grado de mofa
pone al gremio en fuerte brete.
Mucha gente aquí se mete
sin que nadie ponga freno,
esto no ocurre en el seno
de otros ilustres quehaceres,
pues hacen bien sus deberes
cerrando el paso al ajeno.

Proliferan tantos medios,
y el trabajo es tan precario,
que ya cobrar un salario:
difícil en estos predios.
Si no se encuentran remedios
seguirá el entremetido
vociferando en graznido,
como si el vituperar
fuera la meta a alcanzar
a voz en grito, al chillido.

Y observo con gran sorpresa
que se calca el proceder
en lo público al meter
livianos con ligereza.
Al político interesa
dejar pasar la avalancha
y por ello les da cancha:
como el dinero no es mío
de los desmanes me río,
mientras tanto, manga ancha.
¿Que los versos pueden, asimismo, tener doble lectura? Seguro, sabes que es mi especialidad. Cuando escribo, juego con las palabras. Me encanta. Y unos aderezos de ironía: manjar exquisito. Como la que utilicé en Facebook, amigo Jesús Luis Candás Valle (un seguidor incondicional), cuando expresé que me hallaba confuso con el número de exalcaldes. Sí, solo son cuatro. Y dos hacen el 50% (ni unánime a favor ni claramente en contra). Hasta mañana.

miércoles, 6 de agosto de 2014

Tierras raras

Conducía el blanquecino lantano su descuidado vehículo con no disimulado entusiasmo por el nuevo tramo del anillo insular. Qué porquería, pensaba, que se pueda cuestionar este afán de superación en las infraestructuras. La euforia por este auténtico regalo no es algo unipersonal, sino que será compartida hasta por los bisabuelos del lugar.
El actinio, perjudicado al papel secundario de paquete, no se mostraba como el arquetipo de tertuliano al que se había hecho acreedor. Meditabundo, enquistado, refugiado (¿menstruación?), difícil de sugestionar, no escuchaba siquiera el chirriar de los neumáticos en el trayecto hasta la confluencia con la antigua vía. La de El Amparo de toda la vida, desde los tiempos del feudalismo.
Qué ejemplares de eucaliptos, sentenció el resucitado jefe, o cabeza de serie, de los lantánidos –pareciendo despertar su bulbo raquídeo, amén de sus anticuerpos–, hallamos en fase evolutiva. Su volumetría proviene de una manutención adecuada, al tiempo (simultáneo) que de una regulación del acuífero.
Chacho, pareces un arquitecto metalúrgico que aplica su ecuación con carácter jerárquico, le espetó el compañero de viaje de los uranios, neptunios y plutonios (ah, y del laurencio).
Ños, qué niquelado te quedó. Ni un paquidermo sumergido en un riachuelo sería tan taquillero. Cuánta opulencia en la verborragia. Te voy a regalar una orquídea en proceso de fecundación.
Mira, este republicano ha llegado a hociquear, lloriquear y mordisquear en tanta porqueriza, he  sido víctima de tantos escupitajos y voy tan ultraligero de equipaje que ni una neumonía puede conmigo.
La madre de la hipotenusa, qué niquelado lleva el coche funerario esa dominguera.
Claro, es la subdirectora de la empresa por línea sucesoria. En la fase de putrefacción no es menester subvencionar. Al concluir el tránsito, todos somos acreedores a parquímetro gratuito.
¿Simultáneo?
Y reumático
Y así prosiguieron hasta su cuartelillo.
Pude titularlo AEIOU. Porque me levanté muy vocálico. Pero, por precaución, lo deseché. No pretendí la concurrencia con mi agrupación electoral. Que no es saludable equivocar la estrategia, condición sine qua non para implementar la congruencia del relato. Espero que te haya convencido el muestrario. O si te pareció escuálido, o quizás paupérrimo, lo mismo podemos someterlo a un proceso de centrifugado por si la persuasión reconquista otros enunciados. Tarea meticulosa, proceso peliagudo
Y uno en la escuela creía que era solo MURCIÉLAGO. A lo más, ABUELITO. Qué ocurrencia.
Si te supe obsequiar en tan concienzuda misión, a costa de barroquizar con tintes de culteranismo, bienvenido sea el cambio de vestuario. Que la degustación no te haya causado perturbación. Ni a un servidor provoque desahucio.
Por último, con educación, pero con severa contundencia, anoten en su cuadernillo este exhaustivo repaso –aunque restan lapas para el marisqueo– que ha pretendido ser, sobre todo, estimulador. Pondré al audímetro a funcionar. Lo mismo aumento el riego sanguíneo.
Pueden curiosear. Sin estuosidad. Con sahumerio. Jolines, hoy vine estudiado.
Nota final aclaratoria: Fueron cien. Pudieron –pueden– ser más.
Hasta mañana.

martes, 5 de agosto de 2014

De silbos, otra vez (X)

Visto el éxito alcanzado con el comentario (opinión: exposición y argumentación de un personaje –yo– acerca de un tema), entrada o post (que también se menta), publicado en el día de ayer, y dado que otros compromisos –vaya ajetreo con esta jubilación, de haberlo intuido sigo trabajando– me tuvieron ocupado, vayan estas tres presentaciones gomeras para compensar los desvelos de aquellos que aún tienen la osadía de alongarse a este blog.
Seguimos descendiendo desde el Caserío de El Cedro hasta Hermigua, hasta la zona de El Convento. El agua es una constante y la vegetación, el reflejo de su discurrir barranco abajo. Estoy pensando seriamente que lo mismo vuelvo en invierno, porque la opción de la rama, en Agaete, me da que no estoy ya para tanta gente.
Pasa, sin compromiso y patea conmigo.






lunes, 4 de agosto de 2014

Qué torpeza

Estuve unos días del mes pasado en La Gomera. Creo que las fotos dan fe de ello. Regresé el 22 del citado mes y cuando ya en casa me puse a ordenar los asuntos pendientes, tropecé con un mensaje (un privado, que se menta) en Facebook, uno de los pocos vicios reconocidos de quien estas líneas suscribe. Saben los amigos, y mis escasos enemigos, que soy uno de esos raros ejemplares que no dispone de móvil con el que estar chateando (wasapeando) en cualquier esquina. Y cuando tengo que comunicar a alguien que algo me gusta, lo llamo por teléfono (el fijo) o voy a hablar con él personalmente y se lo digo. Como se había venido haciendo siempre, hasta que la industria japonesa comenzó a invadirnos, agachamos la cabeza e iniciamos la loca carrera de ejercitar los pulgares de ambas manos. Sin darnos cuenta de que a nuestro alrededor seguía existiendo un mundo bello que admirar y unas gentes, normalmente amables, a las que poder saludar vis a vis.
El mensaje en cuestión era este (22 de julio de 2014, a las 9:37 horas): Quiero llevar al próximo pleno una proposición en la que solicitamos la apertura de expediente de honores y distinciones en favor de todos los exalcaldes de esta última etapa democrática. Como te afecta directamente, me gustaría saber si tienes algún inconveniente al respecto. Espero tus impresiones. Gracias y buen día.
Observen que la fecha coincide con el día en que a las cinco y media de la tarde (Benchijigua Express, Fred Olsen) retorné desde La Villa hasta Los Cristianos. Desembarco, atascos normales hasta alcanzar la autopista y en casa a las tantas.
Mi respuesta (22 de julio de 2014, a las 21.47 horas): Siempre he dejado meridianamente clara mi opinión al respecto. El hecho de ser, o haber sido, alcalde o concejal, ya es un honor de por sí. Y no entiendo, y mucho menos comparto, este tipo de propuesta a la que aludes. Por lo tanto, un servidor sí tiene inconveniente y lo rechazaría de manera tajante. Saludos cordiales.
El jueves próximo pasado se celebró sesión plenaria en el ayuntamiento de la Histórica Villa de Los Realejos (la Villa de Viera, que me encanta). Y como a veces, por no decir siempre, los espectadores se aburren, algunos cuelgan fotos y comentarios en las redes sociales de aquellos asuntos de supuesto interés que se van tratando en el pertinente orden del día. Así fue el cómo me enteré de que la proposición se había elevado a la consideración del máximo órgano de decisión municipal, previo dictamen de la correspondiente comisión informativa.
En la defensa de la misma, el grupo socialista reconoce que uno de los cuatro exalcaldes a homenajear no estaba de acuerdo con la iniciativa. Segundo error (luego diré el primero). O mentira, que es mucho más grave.
Resultado de la votación: CC se abstiene, IU y PP lo hacen negativamente y se queda solo el PSOE apoyando tan ‘brillante’ moción (o como se denomine técnicamente). Algo que era más que previsible porque el asunto ya había sido tratado, y dictaminado, en la comisión informativa, tal y como antes dejé manifestado. Qué torpeza. Qué seguidores a ultranza de la Ley de Murphy: Si algo puede salir mal, saldrá mal. Con lo fácil que hubiese sido descartarla o, como mínimo y como mal menor, dejarla sobre mesa. Ya lo dice la cita (creo que de Napoleón Bonaparte) de que una retirada a tiempo… No, una vez más los egos y las aspiraciones se llevaron el gato al agua. Pero como no está caliente, ni siquiera se escaldan.
¿Hubo solicitud de su parecer al resto de posibles ‘condecorados’? Me consta que sí. Así como de la respuesta de uno de ellos: No soy partidario de ese tipo de cosas. Y mucho antes que la mía porque este no estaba de vacaciones y contestó a los dos minutos de haber recibido idéntico mensaje al arriba reseñado en cursiva. Con lo que, a estas alturas del ‘drama’, los proponentes sabían que la mitad de los exalcaldes de la etapa democrática no querían ser partícipes de farsas ni tinglados. O machangadas.
Qué pena. Qué torpeza. Si así cree el grupo socialista en el ayuntamiento realejero que va a levantar cabeza, qué error, qué inmenso error. Reverdecer laureles requiere mucho más. La agrupación local, me temo, se halla desbordada, confundida. Porque en los mentideros políticos se sostiene que al menos dos de los tres que forman el exiguo grupo del partido juegan sus cartas abiertamente para ser cabezas de lista en la próxima candidatura. ¿Dónde está esa militancia que no despierta del profundo letargo en el que se halla sumida? Y a la juventud, con su secretario general a la cabeza, un consejo: Dejen de alongarse a las redes a escribir sandeces. Cuando uno no está seguro de que lo que vaya a decir es más productivo que el silencio, a callarse. Es preferible ser dueño de sus silencios antes que prisionero de sus palabras. Y lo manifiesta quien puso un mucho de su tiempo al servicio de los demás. Y que osa inmiscuirse en los terrenos de la ‘peligrosa’ escritura para expresar opiniones a través de comentarios que ya dan para varios libros. No, nadie es mejor que nadie. Todos somos válidos, vaya que sí, pero no todos valemos para todo.
Si me hubieran hecho caso –no tenían por qué– y los tres concejales de la actual corporación hubiesen dado un paso al lado (dan codazos para posicionarse), ahora mismo estaríamos en otro escenario. Porque el secretario general (ahora el de los grandes) llevaría a día de hoy un rodaje interesante y se hallaría más que legitimado para el relevo que tanto demanda una población cansada y hastiada, un electorado desencantado, de lo que, afortunadamente, ya se han dado cuenta a nivel federal. Lo malo es que aquello de en cascada interesa nada más que a la hora de hacer pactos para ocupar poltronas y auparse a machitos bien considerados. Lamentable sería que al PSOE realejero solo le guíe el objetivo de que el PP pierda la mayoría absoluta por si puede pescar en río revuelto. Me temo que, viendo estos espectáculos (añadan CC), Manuel Domínguez tiene ante sí un futuro asaz halagüeño.
Mi pecado: haber sido miembro de una corporación (1983-1987) a través de una formación política que ha perdido la costumbre de mirarse al espejo, haber ocupado cargos de bastante responsabilidad, haber retornado a su labor profesional con una mano delante y la otra detrás, y atreverse ahora, como un realejero más, a brindar sus pareceres casi a diario en foros que venden menos que las charlas en el bar de la esquina. Sin selfies ni pomposas apariciones en redes sociales. Con la edad, la vena conservadora (que alegan que nos da para transformarnos en acomodados vejetes) se me ha trastocado y vivo mis revoluciones con las armas que aún no domino, pero me defiendo. Como me espeta el amigo Anselmo: Y seguimos. He dicho. O escrito. De inmediato, inteligentes, comiencen a disparar. El mensajero está dispuesto a servir de diana. Si matándome logran alcanzar famas a través de votos populares, no esperen ni un segundo más. Me voy a hablar con José Vicente y Oswaldo. ¿Lo cogieron? Por mi parte, zanjado; pero si quieren…

¿Qué les parece ahora, y para olvidarnos de malos tragos, si nos damos un nuevo salto a La Gomera de mis amores? Pues vale.

DE SILBOS, OTRA VEZ (IX)


sábado, 2 de agosto de 2014

De silbos, otra vez (VIII)

Desde el túnel de Las Carboneras bajamos a La Villa, con la parada de rigor para echar una visual hacia Los Chejelipes. Tras el volteo capitalino, a subir hacia la Degollada de Peraza (qué grande Hautacuperche) para otra sesión en el Mirador de Tajaqué (los sitúo: un fisco más arriba de Los Roques). Un alto a La Laguna Grande y retorno por Pajarito y bajar por El Rejo, hasta el cruce de entrada a El Cedro. Aquí se apea un servidor (mi mujer se va con el fotingo para la casa provisional en Los Telares) y echa a caminar, que le quedan por delante unos cuantos kilómetros, primero hasta el caserío y luego descenso hasta el valle hermigüense barranco abajo. Si disfrutan tanto como yo, cada vez somos más. Estén muy atentos a la próxima entrega. Ya se está calentando.