jueves, 31 de marzo de 2011

Eduardo Álvarez y la despensa canaria

Iba yo caminando, como casi todas las tardes, por la autovía. Y a la altura de El Castillo, allí donde arranca la bajada hacia La Longuera, me encontré con Reme, la de Alberto, el carpintero (y Remedios, para que no se enfade). Por razones que no vienen al caso hablamos de hospitales y enfermos. Pero tuvimos un fisquito de tiempo para comentar mínimamente algo de la aventura del más pequeño de la familia allá por tierras teutonas, más concretamente en Stuttgart, capital del Estado alemán de Baden-Württemberg. En esa población de algo más de 600.000 habitantes, Eduardo llevaba un tiempo intentando poner en marcha un proyecto en el que había depositado una enorme ilusión y al que le había dado unas dieciocho mil vueltas. Pero vayamos por partes.
¿De qué conozco yo a Eduardo? La primera de las fotografías puede darte norte de la pregunta planteada. Un servidor está orgulloso de haber sido su maestro de lengua en el colegio público de Toscal-Longuera cuando él era mucho más joven (¿se nota, no?) y un servidor podía presumir de una mata de pelo infinitamente más decente que la porquería que ahora cubre su testa. Y ahí está nuestro joven empresario en una clase que si mis cálculos no son erróneos se trata del 7º de la antigua EGB, grupo B, del que el menda era además su tutor. Ahí están con él Mariana, Merche, Yesenia, Elicio, Samgar, Óscar, Yaiza… (y ahora se enfadará conmigo el resto por no mentarlos).
Hace unos meses Eduardo se puso en contacto conmigo para que le escribiera unas líneas acerca de su iniciativa. Transcribo esa modesta aportación:
“Canarias, encrucijada tricontinental de caminos en la inmensidad del Atlántico, abierta y cosmopolita, crisol de culturas y punto de encuentro, es destino turístico de relevancia mundial. Parece obvio el manifestarlo porque la presencia de multitud de visitantes bien lo corroboran. Desde siglos atrás muchos viajeros marcaron impronta y dejaron huella indeleble en el devenir histórico del archipiélago. Hemos, incluso, aprendido, mucho de ellos, de sus escritos, de sus contribuciones. En los que han plasmado tremendo bagaje de nuestra cultura, de nuestras tradiciones, de nuestra gastronomía.
Es sintomático contemplar cómo el turista, fundamentalmente germano, experimenta el husmear en todo aquello que englobamos en el concepto de lo tradicional. Degustando unas papas arrugadas y un buen vaso de vino en cualquier guachinche, o participando activamente en la cuchipanda espontánea de cualquier romería. Y como patea por senderos y caminos, regresa al frío país de origen aún con la miel en los labios, con la agradable sensación de olores, colores y sabores. Cuán nítidas las imágenes que visionamos en Casa Efigenia, allá en Las Hayas de La Gomera. Y allí, un nutrido grupo de excursionistas recupera fuerzas ante un humeante y reconstituyente puchero, tras la previa ingesta del clásico potajito de berros.
De ahí nace nuestro proyecto "Die Kanarische Speisekammer". En esta aldea global en la que los medios de comunicación nos trasladan en milésimas de segundo de un extremo a otro del globo terráqueo, ¿por qué no llevar la otra Canarias a los posibles mercados? Cierto es que existen canales comerciales en la actualidad. Pero entendemos que restan todavía enormes posibilidades que, con algunos empujes institucionales y grandes dosis de ilusión –la que se nos presupone a la gente joven–, podrían ir abriendo puertas.
En ello estamos, en la época de siembra. Roturamos el terreno y depositamos la semilla con verdadero deleite. Porque creemos que es posible. La amplia riqueza de productos que hallamos en un territorio pequeño y fragmentado, nos da pie a pensar que las expectativas pueden ser metas alcanzables. Y nos ayuda la ventaja del reconocimiento que para el potencial consumidor supuso su estancia en cualquiera de las islas, donde “se pudo chupar” los dedos con un buen salmorejo, unas papas bonitas y lo regó con un buen caldo de “lo que la parra dio”. Qué decir, además, de la increíble variedad de quesos, de los distintos tipos de gofio, de las reputadas mieles, del plátano (el nuestro, el de las ‘pintitas’)…
Este preámbulo, a modo de exposición de motivos, es mera muestra de una fe ciega en que el proyecto que a continuación desarrollamos, sea el punto de arranque de quienes desde la distancia pretendemos que Canarias se convierta, amén del destino predilecto por sus bellezas naturales, en centro emisor de su rica y variada gastronomía, e ir sentando bases para que en estas tierras germanas se comercialicen los productos de las islas”.
Ya el plan ha dejado de serlo. Se ha convertido en una realidad tangible. Y el periódico Canarias7, edición del pasado martes, publica un magnífico reportaje, con un amplísimo despliegue fotográfico, de la apertura de “La despensa canaria”. Por mi parte, desearle a Eduardo y a su equipo (en el que ha incluido a un miembro de la saga de los Dreisorner, sinónimo de sapiencia culinaria) la mayor de las suertes en esta plataforma canaria allá en el continente. Sus hermanos, amén de sus padres, pueden estar tremendamente orgullosos del ‘niño’ de la casa. Como ya le indiqué en un e-mail hace dos días, espero que el próximo encuentro sea en esa ciudad que te ha acogido y que podamos echarnos algo de la tierra para rememorar viejas andanzas. Y si fuera, en la calle, hace un pelete del carajo, mejor que mejor. Reitero la enhorabuena y p´alante.

miércoles, 30 de marzo de 2011

Se tienen miedo

Cuando ya tuve el segundo en mis manos, con los dos (El realejero y  la mirada positiva) delante de mis narices he llegado a la conclusión de que Coalición Canaria (Oswaldo Amaro) y Partido Popular (Manuel Domínguez) se tienen miedo (electoral). Alguno me matizará que respeto. Pues vale, respeto.
Y con respecto al contenido de ambas publicaciones, hacer constar que CC no se recata lo más mínimo en adueñarse de obras que incluso se remontan a la época en la que todavía gobernaba el PSOE de la mano de José Vicente González. Puede que sea el agradecimiento tardío por haber llevado la gerencia de la difunta Mancomunidad del Norte. Con José Vicente enfermó y con Alfonso se murió. De la que restan secuelas importantes, traducidas en deudas a colectivos que participaron en actividades culturales, y que esgrimiendo dificultades por la crisis se atisban de muy difícil solución.
Todo lo que alega el PP realejero en su revista acerca del necesario cambio de modelo en la gestión municipal para acelerar la administración local, choca frontalmente con lo aparecido en la de CC. Intento ser lo más objetivo posible y te lo explico de otra manera. Si se pusiese en práctica lo que Domínguez y los suyos plantean en sus propuestas, me temo que las 48 páginas con las que nos deleita Amaro (y los suyos) se quedarían muy cortas. O lo que es lo mismo, si no se ha hecho nada y llenamos esa cantidad de planas, agárrate si se hubiesen movido. Conclusión: el papel aguanta todo lo que le tiznen.
Claro está que cada cual exagera y arrima el ascua a su sardina. Lo malo es cuando ni siquiera dejándolo en el 33,33% de lo que ambas formaciones propagan, nos acercamos mínimamente a la realidad que podemos comprobar aquellos que transitamos los rincones del pueblo. Lícito es que cada uno pretenda vendernos su moto. Y que nosotros libremente nos lo creamos o no. Y que luego actuemos en consecuencia, a saber, votando por un tercero.
Lo de La Cruz Santa tiene su enjundia. Como la posee el paseo del colesterol más bello del mundo. Ahí, modestia aparte, sin rubor alguno. Con un alarde tipográfico (estilo Hollywood, o más), aseguran Oswaldo y Tomás (dos principales actores interesados) que consiguieron sacar adelante la mejora integral de la calle Real, a pesar de que la oposición había impedido que esta obra, de vital importancia para el desarrollo de La Cruz Santa, se desarrollara (y valga eso que se dice) antes. Tras asegurar por activa y por pasiva durante meses que el dinero del Cabildo (75% de la obra) se había perdido, tras la impresión desaforada de panfletos que ponían a caer de un burro a los dos grupos de la oposición, viene a resultar que un servidor (tras la lectura de las paginas 14-15 de El realejero, y la 11 de La mirada positiva) no sabe a quién agradecer las gestiones ante el Cabildo. Hagan ustedes el ejercicio y pásenme el resumen, por favor, porque yo, ante tanta brillantez (y tanta eminencia), me pierdo.
Hace pocos días el PP se preguntaba qué pasaba con las obras de las nuevas dependencias del Centro de Salud que se ubicarán en el otrora edificio conocido por El Mercado. Pues viene a resultar, según CC, que la culpa es de ellos mismos porque mientras gobernaban con Paulino se dedicaron a bloquear dicho proyecto. ¿Tú no crees, estimado fisgoneador, que ya estamos creciditos como para que nos estén tomando el pelo de tal guisa? Imagínate que soy el alcalde (cosas peores se han visto) y pertenezco al mismo partido político que el presidente de Canarias. Tengo fundadas sospechas de que una Consejería (la de Sanidad, dirigida por un miembro de mi socio gubernamental) me pone pegas para llevar adelante una obra que cuenta con todos los parabienes técnicos y legales. ¿Y me quedo de brazos cruzados o me encierro en casa con ligeros dolores de cabeza? ¿O acudo, ipso facto, a exigirle a mi mandamás (político y ejecutivo) que tome cartas en el asunto? Ya que nunca supimos dónde cayó la lluvia de millones, estimado alcalde actual, ¿olvidaste también cómo se daban los moquetes en la mesa? Qué poca memoria tienes. Debes recetarte unas generosas dosis de ‘Fósforo Ferrero’. De película.
Mientras CC nos transmite que ni los propios vecinos de Realejo Bajo conocen la zona por la cantidad de acciones ejecutadas, el PP se pregunta cuáles son las razones por las no se han iniciado las obras de rehabilitación del conjunto histórico (en manifiesta defensa de Ledesma y para tenerlo contento en su peregrinación a La Meca, perdón, al Puerto). Cuéntenle una de chinos a San Sebastián, que lo hallan al lado.
Mira, yo no sigo. Creo que estas dos formaciones políticas están hablando (escribiendo) de dos pueblos diferentes. Que para más inri en ninguno de los casos es el mío. Insisto, haz tú mismo la comparación. Lo del Recinto ferial (para CC con minúscula y para el PP con mayúscula, yo me fui por el camino del medio) es infumable (por cierto, Oswaldo una vez más dentro de una obra y sin casco). Una zona industrial que comienza a remontar el vuelo (ya va por la Madre Juana) para sustituir, me imagino, al festival de parapente de La Corona. Que no, que no sigo.
Los unos por exceso y los otros por defecto. Me entristecen. Compadezco al sector del electorado que debe decantarse hacia uno u otro lado. Humildemente les aconsejo que abran los ojos y comprueben que hay otras vías. Sí, conmigo no cuenten, y lo digo así de claro. No quiero que en Los Realejos sigan reproduciendo los avatares acaecidos en Canarias desde que Manuel Hermoso presentó aquella moción de censura a Jerónimo Saavedra. Y ha llovido. Y parchean. Y ha corrido el barranco. Y parchean. Y vuelve a llover. Y vuelven a parchear. Y vuelve a correr el barranco. Y vuelven a parchear…
Hasta mañana.

martes, 29 de marzo de 2011

Mirada y recomendación positivas

Me regalaron hace bien poco la ‘Ortografía de la lengua española’, una edición de 2010 de la Real Academia Española y de la Asociación de Academias de la Lengua Española (Espasa Libros, Madrid). Y uno, humildemente, se atreve a recomendar a los responsables de las publicaciones con que los partidos políticos nos inundan en estos meses previos a las municipales que, aparte de prometernos infinidad de cosas –algo que es de agradecer, sobre todo si cumplen aunque sea la mitad–, cuiden lo que escriben. Siempre se nos escapará algo, pero lo que no parece tan normal es que caigamos en errores de los denominados de libro. Y una, pasa, mas la reiteración produce escozores visuales.
No ha tanto, recuerdo, me dirigí a los amanuenses de Coalición Canaria en Los Realejos (sí, esos que son más canarios que tú y que yo), para que tuviesen sumo tacto al escribir los signos de interrogación. Porque en el que cierra la frase u oración en cuestión cometían el pecado mortal de añadir el punto con el que normalmente concluye un enunciado. Hoy voy a ser mucho más práctico y me remito a copiar del manual al principio señalado:
Los signos de cierre de interrogación y exclamación, así como los puntos suspensivos, coinciden en una de sus funciones con la propia del punto, de ahí que sea incorrecta, por redundante, la aparición conjunta de ambas marcas. (página 300)
Nunca debe escribirse punto inmediatamente detrás de un signo de cierre de interrogación o de exclamación, ni detrás de puntos suspensivos, aunque con ellos termine el enunciado. (página 301)
Los signos de interrogación y exclamación pueden coaparecer con cualquiera de los signos de puntuación, salvo con el punto. (página 393)
Si los signos de interrogación y exclamación finalizan el enunciado, no debe añadirse tras ellos el punto de cierre. (página 393)
Tras los signos de interrogación y exclamación sí pueden colocarse otros signos delimitadores principales, como la coma, el punto y coma o los dos puntos, sin dejar entre ambos signos ningún espacio de separación. (página 394)
Como no ha llegado a mis manos aún el nuevo ejemplar de ‘El realejero’ (burda imitación, como ya comentamos, del institucional ‘La Voz de Los Realejos’), pero en el que CC se apropiará, me imagino, de todas las obras realizadas con cargo al Fondo Estatal de Inversión Local, amén de rescatar lo finalizado hace la tira de años, y cargará, de paso, las tintas contra el PP, no me ha quedado más remedio que echar ‘la mirada positiva’ (número 8) y señalar a los escribanos populares que también guarden las formas en lo anteriormente mencionado. Tienen varios ejemplos. Sin ir más lejos, en la contraportada, ahí donde achacan a Oswaldo el que se gaste las perras en la decoración de la guagua de Las Llanadas (o de San Vicente, según baje o suba; esa, la de la línea 330).
Fue el pasado domingo. Día en el que me descontaron una hora y tuve que leer algo más deprisa que en otras jornadas. No obstante, pude atisbar algún titular curioso. Después te los transcribo. Antes déjame que te cuente (¿esto es una canción, no?) que APR-ANC (Alternativa por Los Realejos-Alternativa Nacionalista Canaria) se presenta a estas próximas elecciones. Bien, más donde elegir. Pero como solo restan dos meses, ya podrían habernos indicado quiénes son los componentes de esta formación política para irnos haciendo una idea. ¿Fallo del periodista, intento de mantener la emoción hasta última hora o les falta gente para completar la plancha? Ellos sabrán.
“El Tenerife seguirá vivo si no pierde ni empata hoy en Elche”. Bueno, el resultado ya ustedes lo saben. Y la pelea (verbal) del vestuario (con un ‘realejero destacado’ implicado) también. ¿Pero hacía falta tanto rodeo para informarnos de que o ganaba o subsistía más bien moribundo? Como queda tiempo, matemáticas y esperanza, Concepción –a muchos pies de altura por arriba de sus jugadores– sigue en plan conminatorio: ustedes nos metieron y ustedes nos sacan. A mí, los colores. A él, lo ignoro.
“Grave al ser arrollado por un motocultor en una huerta de Vilaflor”. Con todos mis respectos al herido, uno lee la cuestión y se imagina un cacharro mecánico corriendo detrás del pobre infeliz por esa huerta p´alante… Claro, después te señalan que se trataba de un señor con más de ochenta años a sus espaldas y tú puedes pensar que no dominaba tal artefacto, o que sufrió un desvanecimiento y se cayó del artilugio.
Hubo un señor en La Gomera que conocía la isla al dedillo. Se llamaba Agustín, era pintor y lo denominaban cariñosamente ‘el fachada’. Cierta vez que llevamos a unos alumnos de excursión, nos acompañó e iba contando a la tropa cuanto acontecimiento se le pasaba por la cabeza. Por saber, sabía hasta el número de curvas existentes en la carretera. Pero él le añadía siempre  su vocablo  favorito: ‘aproximativamente’. Aunque supiera el numeral exacto. Y lo recordé cuando leí: “Llega una patera a Lanzarote con aproximadamente 15 inmigrantes”. Como ya han localizado a nueve de ellos, deben seguir buscando a los cinco y medio restantes que, obviamente, hacen los 14,50 que venían en la barquilla.  Estas son las estadísticas en las que se basa Paulino para concluir en lo de la violencia machista. La que cometen los que vienen de fuera. Aunque luego matice porque no lo supimos entender. Efectivamente, ni ahora ni antes.
Hasta luego.

lunes, 28 de marzo de 2011

Insensato y temerario

Es bastante probable que más de uno de mis amables lectores me pueda tachar de manía persecutoria contra nuestro estimado presidente autonómico (con el consiguiente peligro de que el blog vuelva a desaparecer). Pero es que tras dedicarse durante casi cuatro años a deleitarnos con titulares cargados de profundas dosis de ‘mago del campo’ (ver acepción al uso y coloquial del periodista paradigma en la práctica del travestismo informativo), está que se sale en estos últimos meses de legislatura. Me quiero imaginar que lo que le ocurre a un servidor es compartido por muchos que sentimos pavor y sonrojo ante los procederes de quien va por esos mundos representándonos en diferentes foros. Y me niego rotundamente a que me consideren imbécil redomado y analfabeto funcional. Porque no me vale la cantinela de que Rivero es un hombre formado y forjado en las adversidades, hecho a sí mismo a base de esfuerzo, dedicación, voluntad, tenacidad y no sé cuántas capacidades más del bien hacer (y mejor trepar). No, es –y ha sido– el clásico aprovechado a quien la vida le ha puesto en bandeja una situación que le llegó de cara y ha sabido administrar adecuadamente los tiempos para continuar subido al machito. Y no me vengan con las dificultades de sus orígenes, de las penurias y sacrificios, porque los amenazo con contarles mi vida y luego comparamos. Si quieren, para tener más elementos de juicio, añado experiencias vitales de un montón de amigos que criamos más cabras y conejos que su excelencia sauzalera. No me estén buscando las cosquillas que me conozco.
Sí, tal es el avergonzamiento que me invade que pienso qué concepto tendrán de los canarios todos aquellos foráneos que tienen acceso a las diatribas verbales de la primera autoridad de esta región ultraperiférica y archipielágica. No incluyo a los que habitamos estas peñas porque somos los únicos culpables de estos desaguisados. Es tal su insensatez y su temeridad (la falta de ignorancia, que decía Cantinflas; y tal vez sea eso: que nos lo tomamos a risa) que esta fue su última perla en relación con la mal denominada violencia machista: “las regiones que tenemos una llegada mayor de personas de otros lugares tenemos más situaciones de este tipo”. Y añadió ante el selecto auditorio: “se trata de un fenómeno con un problema de educación”.
Vamos, como siempre, por partes, estimado maestro no ejerciente. Un nacionalista como tú hablando de región. ¿Te jugó una mala pasada el recuerdo de aquellos meses que estuviste en un aula con aquel viejo mapa de España? ¿A quién, o quiénes, te refieres cuando expresas lo de personas que vienen de otros lugares? ¿Has sufrido tú, egregia figura, en carne propia algún atisbo de escenario o ambiente similar? Mira, tengo excelentes amigos en el gremio que proceden de ‘otros lugares’ y discrepamos en lo que menester fuere, pero jamás ha pasado por nuestras mentes lo que tú no insinúas sino que lo denuncias abiertamente. Practico tu teoría a pie juntillas y te indico que hay una concejala en el ayuntamiento de Santa Cruz que procede de fuera. ¿Cómo? ¡Ah!, tú te referías solamente a los infelices negritos africanos arribados en pateras y los pobres ignorantes sudamericanos. Pues explícate mejor, hombre, para hacer la clasificación oportuna. ¿Dónde incluimos a los procedentes de los países del este europeo? Estás dibujando un panorama que ayuda muy mucho a lo otro de lo que presumes, a saber, el turismo. Que no, por supuesto que no te contradices ni meas por fuera de la bacinilla. Somos nosotros, pobres e ignorantones, los que no entendemos nada porque no alcanzamos ni por asomo las sublimes entendederas de nuestras (sus) señorías. ¡Oh!, fíjate tú si somos torpes que hace unos días se le ocurrió a un ingeniero (que algo habrá estudiado) insinuar (solo insinuar) que no tiene tan claro el proyecto de Tindaya por si cuando comiencen a excavar se le desgofia o desgorrifa (en culto, o de fuera: se desmorona) el invento, y tanto tú como Berriel (expertos geólogos, mineros y cabuqueros) le saltaron como quíqueres, qué digo, gallos de pelea. Eso, doctos ejemplares de la fauna autóctona.
Sí, Paulino, es un problema relacionado con la educación. Eso lo tengo meridianamente claro. Y te felicito por haberlo reconocido, que en ti ya es un logro. Porque tú y yo sabemos que los necios de PISA están completamente equivocados con nosotros. Lo he mantenido en este foro en más de una ocasión, y tú en el tuyo, en el que atiendes personalmente entre salto y salto. Porque fue en tu helicóptero donde se implantó por vez primera en esta nacionalidad (ya sabes lo que debes decir para la próxima) lo de la Wifi esa. Por ello me he permitido copiarte unos titulares de varios de tus post (hay que ver cómo progreso), porque compendian, de manera clara y fehaciente, tu pensamiento, tu quehacer:
Austeridad son hechos, no palabras (tú, el modelo); Cataluña mira hacia Canarias (cuando el Tenerife le ganó al Real Madrid); Pisa, una apuesta por la excelencia educativa de Canarias (qué cinismo); Buenas señales para Canarias (pues las del 110 se están arrugando todas); Lanzarote, el valor de la unidad (precisamente elegiste la más representativa); Apuestas con futuro (ya me extrañaba a mí que Oswaldo solito hubiese inventado lo de la valla); Raciones de realidad (¿eso es una nueva tapa con chorizos de Teror?); Canarias tiene futuro ( por supuesto, sin ustedes); Canarias por encima de todo (como no le dé la vuelta al mapa); Estamos en el buen camino(y que sea una realidad el 23 de mayo)…
Especial atención al de ‘Gracias, Adán’, que a modo y semejanza de los últimos aparecidos en la prensa tradicional por el fallecimiento del Padre Antonio, demuestran el altísimo grado de cinismo de los políticos que nos mal gobiernan en estas ínsulas cada vez más baratarias y a los que yo espero que el electorado responsable (y atribulado) sea capaz –porque esta tierra y sus gentes se merecen mucho más–, de poner a practicar lo que en teoría predican a la perfección. Botémosles para que no nos denigren más.
Feliz comienzo de semana.

domingo, 27 de marzo de 2011

La Gomera en el recuerdo (20)

Finalizábamos la anterior entrega con la denuncia de no existir médico ni botica en la isla de La Gomera. Observen estos tres párrafos entresacados de una más amplia crónica publicada en Eco del Comercio, 26 de febrero de 1862, páginas 1 y 2:
“Ha llegado á nuestras manos un resumen de la inscripción general practicada en la noche del 25 de Diciembre de 1860, en nuestra Provincia, para formar el censo de población correspondiente á aquel año. ¡Tristes, muy tristes son las consideraciones á que dá lugar aquel trabajo! Si tenemos en cuenta que la Instrucción pública es la principal de las sólidas bases en que los pueblos sustentan su civilización y su bienestar; tendremos lo suficiente con pasar los ojos por el trabajo mencionado, para que el corazón se estremezca y presienta que solo muy tarde llegará para nosotros una época de adelanto y prosperidad.
[…] Y nótese bien la desproporción de instrucción entre Fuerteventura y la Gomera: aquella nos presenta un 19 por ciento de habitantes que saben leer y escribir y ésta solo un 6 y medio por ciento; y sin embargo, en Fuerteventura no hay un solo catedrático ó profesor ni maestro de enseñanza particular, mientras que en la Gomera hay uno de estos últimos, según el mismo resumen censal nos demuestra.
[…] ¿Y que diremos de imprescindibles necesidades de la vida, que vemos faltan absolutamente en algunas de las islas? Nada mas necesario por desgracia que el médico y las medicinas, y sin embargo, ni en Fuerteventura ni en el Hierro ni en la Gomera hay una sola botica, siendo muy censurable que en esta última ni siquiera haya médico”.
Del naufragio del buque ‘Cantabria’ hemos hallado diversas informaciones. Detallémoslas comenzando por la aparecida en El Guanche, 10 de marzo de 1862, página 1, con el título de Pérdida del ‘Cantabria’.
“El 7 del corriente se recibieron en esta Capital noticias oficiales, anunciando la pérdida del vapor correo de las Antillas Cantabria, que procedente de Cádiz habia tocado por este puerto el 4 del actual, continuando al poco tiempo su viage para Puerto-Rico, Santo Domingo y Cuba.
Según la correspondencia que hemos recibido de San Sebastian de la Gomera, parece que entre las 7 y 8 de la mañana del día 5, se presentó ante dicha villa un vapor español, haciendo esfuerzos por tomar el Puerto y pidiendo auxilio, por que se sentía ir á pique. Inmediatamente pasaron abordo la sanidad y autoridades de aquella población, y obtenidos los documentos que acreditaban el nombre del buque, su nacionalidad, su destino etc., se reconoció ser el indicado vapor Cantabria, capitán D. Eugenio Vildósola con 600 pasageros y la correspondencia para Ultramar. Enseguida fué admitido á libre plática, y conociendo su capitán que a pesar de los recursos que pudiera recibir en la Gomera, la pérdida del buque era irremediable no obstante los esfuerzos de la tripulación y de los 500 individuos de tropa, (parte de los 600 pasageros que tenia á bordo) por desaguar el buque que por grados se iba sumergiendo; determinó embarrancar antes de irse á pique, lo que asi efectuó á las pocas horas en la mismas playas de S. Sebastian.
Tan luego como el Cantabria casi anegado, embarrancó, se procedió al desembarco de todos los pasageros que fueron alojados, como es posible alojarse en una población tan pobre y corta como la de S. Sebastian de la Gomera; se desembarcó también la correspondencia de que se hizo entrega aquel Administrador, dándose después principio á la descarga de los efectos y viveres que conducía, prestándose al Capitán para todas estas operaciones los auxilios posibles y que se hallan al alcance de una localidad tan corta. No ha habido ninguna desgracia personal y solo el buque y mucha parte de su cargamento se han perdido del todo.
El siniestro que ha obligado al Cantabria á embarrancar, parece fue el siguiente, según la misma correspondencia á que nos referimos. Hallándose en Lat. N. 26º-16' y Long. O, de Cádiz 14º-59’ descubrió un agua que puso en consternacion a todos los pasageros y tripularios.
Al principio se creyó posible remediar esta averia, pero después de vanos esfuerzos, se consideró imposible continuar el viage, por que el agua aumentaba de tal manera que tenia al poco tiempo de descubierta, inundado el buque hasta el estremo de que en ciertos momentos se dudara de la salvación de los que se hallaban á bordo. En este conflicto se determino arribar á estas islas, poniéndose en juego todas las bombas y baldes ó cubos que habian á bordo, prestando este servicio todos los individuos de tropa que conducia, hasta que al fin después de inauditos esfuerzos y de la mayor consternación, consiguieron arribar á la Gomera en los mismos momentos en que el agua, aumentando considerablemente hasta el estremo de tener ya apagada, una de las hornillas, hacia cada vez mas espantosa la situacion del crecido número de almas que se hallaba á bordo.
Esta noticia ha impresionado hondamente á los habitantes de esta Capital, al considerar el riesgo que ha corrido el Cantabria, que de haber esperimentado el siniestro á algunas horas mas de viage. indudablemente se hubiera sumergido antes de poder llegar á la Gomera. Inmediatamente que se recibió en esta Capital tan triste noticia, las autoridades civil, militar y de marina adaptaron las medidas convenientes á fin de que se prestasen á los tripularios, pasageros y al mismo buque cuantos auxilios fueren necesarios.
Un hecho tenemos que consignar por conclusión, hecho que esperamos llenará de alegria á nuestros lectores. Mr. Girkenitsch, Comandante del vapor de guerra ruso RINDA que se hallaba surto en esta rada y que en el mismo día iba á continuar su viage para la China, al saber la pérdida del CANTABRIA se brindó con tanta generosidad como delicadeza á recojer en su buque y trasladar á esta Plaza los 500 individuos de tropa y pasageros náufragos, y habiendo sido admitido tan filantrópico ofrecimiento, zarpó en la noche del mismo dia 7 con dirección á la Gomera, de donde regresó en la noche del 8, encontrándose ya por con sigiente en esta Capital la tropa citada. Al consignar con toda satisfaccion un hecho semejante, consignamos también á nombre de la Nación española nuestros sentimientos de gratitud hacia el comandante y tripulación del vapor de guerra ruso RINDA”.
Y calificaremos de curiosa la manera de redactar la noticia que a continuación insertamos. En El Omnibus (nunca apareció con tilde), 12 de marzo de 1862, página 3, encontramos: “Los que deseen viajar con tranquilidad y sin sobresaltos, pueden embarcarse en los vapores trasatlánticos de A. López y Cpª.” Y seguidamente reitera el suceso acaecido al buque antes mencionado. Como para creer ciegamente en lo de viajar con tranquilidad y sin sobresaltos. Dice así:
“Leemos en el Eco del Comercio.
Según se nos asegura, se recibió ayer en esta Capital un parte oficial, que dice que el vapor CANTABRIA, correo trasatlántico de la empresa A. López y Cpª embarrancó el 5 del actual en las costas de la isla de la Gomera. Nuestro corresponsal de aquella isla nos dice, que primero hubo de entorpecerse la máquina; que puesta ésta ya en estado de proseguir el viage a las Antillas, se descubrió un agua tan fuerte, que a pesar de las bombas llegó á dos palmos de las hornillas, amenazando con una catástrofe espantosa; en este estado lamentable, el comandante de las fuerzas militares que á bordo estaban, dispuso que dos compañías se pusiesen á las bombas, relevándose de dos en dos horas, y estableció un cordón de la misma fuerza para que con cubos sacasen agua de la bodega. Últimamente, siendo siempre espantosa la situación, hubo de celebrarse una junta de oficiales superiores, que determinó la arribada á nuestras Islas. El Cantabria, según parece, no pudo tomar este puerto, y se vieron precisados á embarrancarlo en las costas de San Sebastian de la Gomera, adonde llegó ya con una hornilla apagada á causa de la abundancia del agua.
Sentimos este suceso. ¿Como no sentirlo en vista de los perjuicios que tal acaecimiento vá á irrogar á la Nación en estos instantes?
El Comandante del Vapor de guerra ruso RINDA, se ofreció voluntariamente á marchar á la Isla de la Gomera en busca de las fuerzas militares que conducía el vapor CANTABRIA. Al efecto salió anoche con aquel destino”.
De la década de los sesenta de ese siglo XIX queda mucho por contar. Por lo tanto, continuaremos. Hasta la próxima.

sábado, 26 de marzo de 2011

Menudo revoltillo

Como ningún partido político parece tener claro su discurso para estas próximas elecciones, creo que lo más conveniente es armarme de valor y hacerle caso a todos. Sí, como lo oyes (lees). Tú debes ser disciplinado y seguir los doctos consejos de quienes llevan las riendas… Adiós, jinete.
Carlos Tarife es, eso leí, coordinador de organización del PP en Tenerife. Y dijo el buen hombre que el voto a CC es un voto para Zapatero. Pero surge otro caballero llamado Juan José Martínez, que ostenta el cargo de secretario de organización de CC en Tenerife, y suelta que votar al PP es igual que votar a Zapatero (porque, eso alegó, Alarcó y Abreu están tramando una alianza para descabalgar –ya que menté lo de jinete– a Melchior del Cabildo tinerfeño).
Visto lo cual, convendrás con un servidor, que hagas lo que hagas vas a votar por el PSOE. Independientemente de que todos (también) sostengan que estas no son elecciones generales (y aunque mantienen que ahora no se dilucida si Rajoy o Zapatero, caen, no obstante, cada tres por dos en esa cantinela), sino que hay que mirarlas bajo otra óptica más cercana. Pues no se nota nada, tú. Sea como fuere, al pobre Zapatero le están dando por todos los lados. Ya no le queda sino presentarse al nuevo concurso de la Autonómica y salir elegido ‘Drag SuperStar’, de la mano de Manolo Artiles, con quien compartiría un par de sesiones fotográficas con faldas y a lo loco.
La austeridad de Paulino (con el dinero que le envía Zapatero merced al acuerdo firmado entre Ana Oramas y José Antonio Alonso y que visualizaron hace dos días Milagros y Gabilondo) le está haciendo caer en una ¿nueva? incongruencia. La de hacer ahora lo que Soria le propuso hace unos meses. Pero él saca pecho con lo de menos decir y más hacer. Máxime cuando don José lo ha nombrado ‘rey de Canarias’. Y como tal se ha cargado cinco fundaciones y dos empresas públicas. Con lo que ahorraremos unos buenos puñados de millones de euros. Además, nadie irá al paro porque no tenían adscrito personal alguno. ¿Tú lo entiendes? ¿Y a dónde iba el dinero? ¿Por qué ahora y no desde el día siguiente de haber tomado posesión hace casi cuatro años?
Todo esto se le ocurre mientras se da tono en el helicóptero. Sí, el de la austeridad, el de los seis mil euros por hora de ‘levantada’. Repasa los horarios de Binter e Islas y comprueba la generosidad de vuelos entre los aeropuertos canarios. Lo dice hasta Perestelo, pero bajito para que el jefe no le llame la atención. Y en la fiebre inauguradora que les ha entrado a los gerifaltes de CC, lo dicho hace unos días: ni mean, tú. Echo en falta que no hayan venido a mi pueblo con tantas obras a las que cortarle una cinta. Por ejemplo, los aparcamientos de San Agustín, la canalización de las aguas pluviales en el Callejón de los Cuartos, la restauración de la Casona de La Gorvorana, la nueva plantación (acometida por Wladimiro) del Bosque de la misma zona, la apertura del Recinto Ferial de La Gañanía (cerquita de donde presentaron a Oswaldo, el de las soluciones para el futuro –con ocho años no ha superado el periodo de pruebas–).
Mientras Paulino y Melchior inauguran por duplicado, aunque no esté finalizado, cuanto se ponga a su alcance (en Icod saben mucho de esta película), se mantiene la emoción –qué suspense– en La Laguna. Sí, donde se ha inaugurado (cómo se repite el vocablo) el Intercambiador. Que permitirá mil operaciones diarias (adiós, por fin, a las listas de espera) y saldrás nuevo, como lavado con Perlán. Allí se halla recluido un tal Pérez, aletargado y a la espera de dar el salto. Más que una reflexión, lo suyo parece ser una continuación de los antiguos ejercicios espirituales.
Como hoy es sábado, lo voy a dejar. Este fin de semana no leeré la prensa. Me encerraré en casa y pensaré que cuando seamos estado independiente habrá que cambiar el medio de transporte presidencial. Adquiriremos un Falcon y podremos dar saltos mayores. Iremos hasta Venezuela a entregar unos cheques pendientes, y llevar unos puros palmeros, un tarro de almogrote, unos quesos de Guía, un malvasía conejero… ¡Ah, se me olvidaba!: y un tambor herreño, porque vivimos en un archipiélago y tal y cual.
Hasta mañana.

viernes, 25 de marzo de 2011

Homenaje (y 2)

Seguimos:
Veo con satisfacción el gran acierto que han tenido Vdes. al pensar celebrar un acto que demuestre en algo el afecto que sienten hacia nuestro digno Sr. Inspector de la provincia. Sintiendo no poder asistir al proyectado banquete, sirva esta carta para expresar mi adhesión más sincera. (Pilar Bonora de SáezLa Orotava)
Enterado del banquete que para el 11 del corriente desean dar al señor López Tamayo, estimado y querido Inspector nuestro, como prueba de cariño y adhesión y ya que personalmente estoy impedido de asistir, lo mismo que mi hermana, ruégole haga constar nuestra adhesión a la fiesta. (D. Negrín MedinaGarachico)
Con bastante satisfacción hemos tenido conocimiento de la fiesta con que se obsequia al digno e ilustrado Inspector Sr. D. Juan López Tamayo, en el “Hotel Aguere”, y tenemos mucho gusto adhiriéndonos a los merecidos elogios que a dicho Sr. se dedican. (Clara Eugenia Yanes y Nicolás Díaz DortaBuenavista)
Ruégole haga presente mi adhesión al banquete en honor de nuestro digno Jefe el Sr. López Tamayo, sintiendo no poder asistir personalmente a dicho acto. (Juan Pérez y PérezLos Silos)
He tenido conocimiento del agasajo que tratan de hacer a nuestro digno Inspector el Sr. D. Juan López Tamayo. En la imposibilidad de poder asistir a tan simpático acto, adhiérome a él de todo corazón. (María García GutiérrezLa Victoria)
No pudiendo asistir al banquete que en honor del digno Inspector D. Juan López Tamayo se le dará mañana, tengo el gusto de adherirme y que me represente con su asistencia mi esposo don Antonio Hernández Perdomo. (Clemencia García GutiérrezIcod)
No pudiendo asistir al acto que en honor del Sr. Inspector celebra mañana el Magisterio, envío a V. mi humilde adhesión, y le ruego haga presente mi consideración y respeto al señor López Tamayo quien, con loable celo por la enseñanza, ha fomentado el prestigio de la misma en nuestras islas. (Francisco Acevedo RodríguezValle de Guerra)
Ruego a V. me adhiera al acto que esta noche se habrá de celebrar en La Laguna en honor del celoso Inspector de Primera enseñanza don Juan López Tamayo, acto que es, a no dudarlo, fiel reflejo de la opinión del Magisterio de estas islas y que de un modo indirecto anatematizará la insidiosa campaña que se venía haciendo, y que en definitiva, aparte de su injusticia, va en desprestigio de todos. (Elena Mora y SansónEl Rosario)
Aunque me ha sido imposible asistir a ese acto, mi corazón está con vosotros. Aquí tenéis uno más que se adhiere a ese salmo de amor, y de simpatías como otro compatriota, que os tiende los brazos y las manos para defender los legítimos derechos de “un inocente ultrajado”. Permitidme que me reserve el derecho de dar desde aquí un aplauso al Sr. Juan López Tamayo, no en sociedad con nadie, sino en nombre de la Patria y en nombre de mis convicciones, contribuyendo con la lealtad, la franqueza y la sinceridad que son propias de mi carácter, a los lauros merecidos por el dignísimo Inspector Jefe de Primera Enseñanza de Canarias. (Pedro AlbeloRealejo bajo)
En la imposibilidad de asistir al acto, que en demostración del aprecio que el Magisterio Canario profesa a su dignísimo Jefe don Juan López Tamayo, celebráis en honor suyo, os suplico encarecidamente hagáis constar mi adhesión a dicho acto. (María de los Remedios MeliánLa Orotava)
Con la más viva satisfacción nos asociamos al excelente propósito de ustedes para obsequiar a nuestro querido y dignísimo Sr. Inspector Jefe. Sírvase tenernos para todos los efectos por realmente presentes, como en espíritu lo estamos. (Modesto Hernández Francisco y Casimira M. Acosta y GómezSan Andrés y Sauces)
Continúan los discursos con el de D. Nicolás Díaz Dorta, Maestro de Buenavista, congratulándose del acto que se celebraba para prestigio y ejemplo de la clase, siendo el orador más aplaudido; D. Efraín Albertos, esposo de la Maestra de Santa Cruz Dª. Isabel Melián, que leyó unas cuartillas en encomio del Sr. López Tamayo; D. Isaac Viera, popular vate tinerfeño, cantando un elocuente himno a las excelencias de la instrucción primaria, ensalzando las cualidades del Sr. Inspector y la labor de los Maestros, todo adornado con poéticas y galanas frases; y por último, D. Antonio Cabrera de las Casas, que habló con marcada elocuencia sobre la importancia y trascendencia del acto.
El discurso del Sr. Inspector se vio precedido por una prolongada salva de aplausos, poniéndose en pie todos los circunstantes. Comenzó manifestando que hubiera renunciado al uso de la palabra si no le hubiera obligado una necesidad poderosa e irresistible, cual era dar las más profundas gracias a todos cuantos pusieron un granito de arena en aquella obra de honor y justicia. No para su humilde persona, sino para el decoro y prestigio de todo el Magisterio. Porque se demostraba que los discordes eran sólo dos o tres, a quienes la fiebre del odio perturba las inteligencias.
Venimos, prosiguió, de aquellas áridas estepas, de mala recordación, en que contemplábamos deshechas nuestras escuelas y sumidos en la miseria nuestros hogares, éramos víctimas del menosprecio y de la mofa de una sociedad poco dispuesta a redimirse.
Y ahora cuando se comienza a vislumbrar un futuro más esperanzador, no es lógico que se produzcan disensiones y nos tiremos los trastos a la cabeza, porque volveremos a retroceder y el enemigo de la indiferencia, propenso a hundirnos con la burla y el ridículo, acecha sin cesar, y espera el momento de oportuno de clavarnos la zarpa despiadadamente.
Finalizó con el profundo agradecimiento, haciendo ver que todo el honor era para los organizadores, para los que hacen el acto más que para el que lo recibe.
Curiosidad o anécdota la intervención, al final del acto, del maestro de La Victoria, D. José Gutiérrez Fernández, cuyo precioso discurso hubo de ser interrumpido por la marcha obligada de los compañeros que tuvieron que coger el último tranvía de Santa Cruz.
De la relación de asistentes, aparte de los ya indicados, señalar (por ser maestros, la mayoría, que ejercían en el Norte de la isla), entre otros, a: D. Agustín C. Herrera, D. Inocencio Mascareño, D. Pablo Marrero Brito, D. Agustín Acosta y Castro, D. Francisco Álvarez, D. Amaro Álvarez, D. Eladio Acosta y Castro, D. Juan Salas, D. Ildefonso Maffiote, D. Julio Navarro, D. Francisco González Díaz...
La Comisión organizadora acuerda enviar mensajes al Ministro de Instrucción Pública, al Director general de Primera Enseñanza y al Delegado Regio de Enseñanza de Canarias. En el remitido a este último, se expresa la formal protesta contra la reprobable conducta de cuatro compañeros de Santa Cruz…
Y hasta aquí el resumen de la amplísima información. Espero no haberlos defraudado (mucho) con este nuevo recopilatorio. Hasta la próxima.

jueves, 24 de marzo de 2011

Homenaje (1)

Vamos a relatar los detalles de un curioso banquete de homenaje a un inspector de enseñanza primaria y las múltiples adhesiones habidas. Viene recogido en Eco del Magisterio Canario (La Laguna, 15-noviembre-1916, año III, número 121, páginas 1 a 14), número que dedica íntegramente la edición a ensalzar la figura del Inspector (Juan López Tamayo), como manera de restablecer el prestigio de tan celoso y digno funcionario, puesto en tela de juicio como consecuencia de una diatriba burda y censurable.
En el flujo y reflujo de los sentimientos humanos, siempre las acciones injustas han de producir como ineludible resultado, la justa reparación en contrario; y por lo que toca a esta vez, puede estar satisfechísimo el Sr. López Tamayo, porque le ha lisonjeado el triunfo más completo sobre sus adversarios, que han quedado completamente confundidos y desarmados ante la solemne e irrebatible prueba de las simpatías y consideraciones que goza dicho señor entre el Magisterio canario y que se patentizaron bien claramente en la noche del once del actual.
A los detractores aludidos se les señala como espíritus inquietos y traviesos que vienen a resultar divorciados con el resto de la entidad, y, expresamente, se les indica:
Ellos caerán de su burro, como vulgarmente se dice, y cuando se convenzan de su sinrazón y de que no les conduce a parte buena el camino que han escogido, volverán por el sendero cierto de la convivencia y de la paz en orden al bienestar de todos y de la prosperidad de nuestra importante labor, que es el camino por donde nosotros vamos con la frente alta y el corazón henchido de nobles sentimientos.
Digno de elogio el ejemplo dado por el Magisterio Canario, felicitación efusiva a quienes concurrieron al homenaje y a los que se dedican a enturbiar con malas artes el diáfano cielo de la justicia, que sepan que en esta vida siempre hay medios de aventar las nubes de la malevolencia y hacer que brille con toda su grandeza el incomparable sol de la verdad.
Se celebró dicho homenaje en el Hotel Aguere de La Laguna, y al mismo acudieron  numerosos maestros de la isla (teniendo el gusto de saludar a muchos compañeros que ha tiempo no veíamos, indica el periodista), que fueron llegando al oscurecer en tranvías y automóviles, ocupando, materialmente, todas las mesas del gran salón comedor.
Continúa la crónica con el menú servido:
Hors d´oeuvre a la Aguere
Sopa de rabo de Buey a la Lionesa
Dorado a lelonté
Charlotta de Legumbres a la Moscovita
Aloyau de ternera a la Gentilhombre
Gallina asada con ensalada rusa
Gâteau Moka a la Atanacia
Crema helada a la confitura
Frutas – Café
Vinos – Champagne
Y a los brindis tomaron la palabra: D. Juan Salas, Maestro de San Andrés, quien hizo un cumplido elogio del homenajeado y trazó algunos detalles de su historia profesional; D. Sebastián Darias, Maestro de La Laguna, que dedicó encendidas frases de encomio, execrando las discordias y exhortando a la unión y convivencia de la clase.
A continuación se leen los numerosos telegramas y cartas de adhesión, indicándose en el reportaje periodístico que aún se seguían recibiendo y que serían publicados en días sucesivos. De ellos, y por guardar relaciones de cercanía, destacamos:
La Maestra escuela Icod adhiérese al justo homenaje que hoy le tributan mis distinguidos compañeros. (Bienvenida Alonso)
Sentimos no poder encontrarnos comida íntima al señor Inspector, pero nos adherimos con entusiasmo a dicho acto. (Manuel Bethencourt y José Hernández–Orotava y Cruz Santa, Realejo alto)
Adhiérome homenaje merecido nuestro digno Inspector señor López Tamayo. (Luis Delgado–Puerto de la Cruz)
Imposibilitada asistir banquete adhiérome al justo homenaje que dedícanle compañeros felicitándole cordialmente. (Maestra Realejo bajo)
Adhiérome acto organizado en honor del Sr. Inspector. (Efigenia Casanova–San Juan de la Rambla)
Los Maestros nacionales de Hermigua identificados compañeros entusiasta adhesión banquete dignísimo Jefe Inspector rogando nos tenga presente acto, salvando distancia felicitámosle merecido tributo. (Alfredo Mederos –fue maestro, años más tarde, de La Longuera, barrio realejero– y Aurelia Hernández)
Siento infinito no poder concurrir a la comida que, para obsequiar a nuestro digno Inspector el Sr. don Juan López Tamayo han acordado dar Vdes. en el “Aguere”, pero desde luego pueden contar con mi adhesión más sincera. (Pascual García y GarcíaLa Perdoma)
Desde que algunos compañeros iniciaron la idea de obsequiar con una comida íntima en el “Hotel Aguere” de esa Ciudad, como testimonio de estimación y respeto al Jefe del Magisterio en Canarias, que se ha hecho acreedor a la más alta consideración, por su laboriosidad, rectitud e ilustración, me adherí incondicionalmente al nobilísimo propósito. (...) obstáculos invencibles me impiden concurrir. (...) compláceme significar a Vd. que identificado con los compañeros, estoy asociado al merecido homenaje que se le tributa (al Jefe). (Esteban Hernández BañosPuerto de la Cruz)
Saludo cordialmente al digno señor Inspector D. Juan López Tamayo y me uno al acto de los que tienen el honor de obsequiarle. (Carmen Solís y Carrillo–Sauzal)
En vista de la prueba de aprecio que han acordado dar a nuestro digno Inspector D. Juan López Tamayo, gustoso me adhiero a tan plausible iniciativa, pero lamentando no poder gozar la satisfacción que me produciría asistiendo al acto personalmente, por impedírmelo mi estado de salud. (Pedro Febles SuárezSanta Úrsula)
Finalizaremos mañana con la segunda parte. Mientras, como solo han transcurrido 94 años, ¿a ninguno de mis incondicionales les dice nada los docentes mentados? A lo mejor el abuelo del primo de mi… Vamos a ver, estimados compañeros docentes, ¿no dice el presidente autonómico que somos los mejores, incluso en ‘san cobro’? Pues hay premio: al primero que me dé señales de alguno de los aludidos en esta entrada, lo dejo tranquilo (de ‘emilios’) otra semana. ¿Qué les parece?

miércoles, 23 de marzo de 2011

Buena máquina

Como la jornada turística de Paulino finalizó el pasado lunes en La Gomera, me dio por continuar el serial de ayer para que no quedara incompleta la opinión de un servidor al respecto. Ahí en la fotografía tienes el famoso helicóptero de Paulino, la mejor máquina de los contornos. Vuela serenito (desde cuándo no utilizaba esta palabra) entre las islas que da gusto contemplarlo (escucharlo ni te cuento). Y si tú vieras cómo se posa. Qué majestuosidad. Qué descenso tan elegante. Parece un gavioto en Chinguarime.
Tanto lo aprecia nuestro presidente que está pensando muy seriamente allanar un cacho de terreno en El Sauzal. Porque cuando tenga que darse un salto a las islas más occidentales, llega en un santiamén (nada más cruzar Teno y enfilar p´allá), con lo que podrá (al menos hasta mayo) inflar algo más la agenda (electoral). Y cada huequito supone, eso piensa, un par de votos (esta vez de votar) más.
Bueno, a lo que íbamos. El pasado lunes, como te señalaba, no le fue del todo bien a Rivero en su gira palmera. Tuvo que entrar por la puerta de atrás al colegio que iba a inaugurar en El Paso. Mejor, unas nuevas aulas, que llevan funcionando todo el curso presente, pero que, al igual que en Las Abiertas (Icod) y unos dieciocho mil ejemplos más (dentro de poco vendrá a Los Realejos a echarse un potajito en el comedor del CEIP Toscal-Longuera, y arropar –bien se quieren–, de camino, a Oswaldo y Tomás), hay que echarle el agua bendita antes de que finalice la primavera. La comunidad educativa de otro colegio (de Los Llanos) quería intercambiar unas palabras para indicarle que si no hay maestros, el invento de las aulas para nada sirve. Cuando se marchaba para Tijarafe (un poco más e inaugura el puente que aún no tiene ni el proyecto), tuvo el detalle de bajar el cristal del coche para recoger una carta, dejando claro, eso sí, que no eran momentos para esas nimiedades. Y cuando vio a aquellos niños allí regados sin estar en sus clases, casi explota. Porque no es lo mismo que algunos escolares pierdan clases porque él tiene que sacarse la foto acariciándoles el pelo (un día lo denuncian por acoso), que lo hagan por una protesta sin razón alguna. Que no tienen  maestro, ya los cuidará el conserje. Que no se enteran, estamos en crisis y no hay dinero. ¿Cómo? ¿El helicóptero? ¡Chacho!, ¿tú vas seguir con el guineo?
Y arrancó el susodicho (ambos dos, máquina y máquina) rumbo a La Gomera. Hasta Hermigua, la población del mejor clima del mundo. Tenía previsto acudir hace un par de días, pero no pudo ser. Allí, ante los paneles de rigor pudo contemplar unos dibujitos mientras un técnico explicaba pormenores de la travesía. ¿Ya me habrán acondicionado el mini-zoo? En Canarias, dijo Paulino Rivero, hay una apuesta decidida por las cosas bien hechas. Y nadie se rió. Un chico que pasaba por allí (ya era por la tarde) le iba a preguntar que cuándo vendría la seño de inglés a su clase, pero la madre (del crío), muy educadamente, le hizo cambiar de parecer con un disimulado pellizcón retorcido. El infante ni rechistó. Bueno, parece que farfulló algo en un extraño idioma (la lengua de Shakespeare no era). Tampoco silbó, porque ese profe no fallaba.
Acabó la turística jornada en La Villa, en el salón de actos del Centro de Visitantes de la capital gomera. Se presentaban los candidatos de Coalición Canaria y nuevo arropamiento. También se había trasladado a la isla el singular Nacho González, porque, como es público y notorio, va en coalición con coalición. Probablemente le habrá dicho por lo bajini al presi que llame por teléfono a Zerolo (que si no rompo el pacto). Hace unos días anunciaba a bombo y platillo la unión matrimonial, aún faltan dos meses para las elecciones y ya amenaza con divorciarse. Antes se decía están como cabras jartas de papeles. Ahora no sé, pero queda muy corto hablar de vergüenza, falta de respeto, caradura y otras lindezas de igual o menor porte. Da asco. Con estos mimbres es materialmente imposible que nosotros nos creamos frases como las de que hay que gobernar para las personas (perogrullada), que hay que pensar únicamente en los ciudadanos (simpleza) o lo de un hito histórico que va a permitir alcanzar el cambio político tan necesario (enésimo mensaje de características similares que se oye en La Gomera en estos últimos meses). Como mi amigo Manolo estaba allí, le preguntaré. Ño, me equivoqué, casi me descubro. Aunque él (Manolo) me dijo que ya no se presentaba más. Pero lo mismo hace falta. De la experiencia piloto gomera puede devenir el que haya más candidatos que votantes.
A todas estas, el helicóptero esperando. La agenda señalaba que al día siguiente había que estar presente (de cuerpo) en otro lugar. ¿Podemos, en consecuencia, pensar que se están utilizando medios públicos para actos partidistas? Y yo qué sé, a mí no me digas nada, yo pasaba por aquí y me trincaron, así que no me estés enrollando, ¿sabes?, y haz el favor de dejarme tranquilo que me conozco y tengo un pronto bravo…
Tengo por ahí una crónica periodística de un homenaje del magisterio a un inspector de enseñanza primaria que pienso dedicar a mis amigos maestros (guión as). Lo mismo los sorprendo mañana (y pasado, pues lo veo algo largo). Hasta entonces.

martes, 22 de marzo de 2011

Cómo que no se hace nada

Somos muy dados a pensar que las personas que ostentan algún cargo público no hacen absolutamente nada, y eso es completamente falso. Y te lo voy a demostrar científicamente, como –ya creo habértelo dicho con anterioridad–, me  espetó un alumno cierta vez en el instituto, cuando intentó convencerme de que la culpa no era de él sino del profe que no lo entendía (nihil novum sub sole).
Desde que Paulino Rivero manifestó que “en España aún es de noche pero en Canarias está amaneciendo”, no hago más que darle vueltas a la cabeza. Acabo medio mareado, pero he incrementado por lo menos un 50% mi capacidad de reflexión. Y es de bien nacido el ser agradecido, por lo que estoy pensando seriamente botar al otrora alcalde sauzalero el próximo 22 de mayo.
Vamos a ver, estimado presidente. Si a la España que tú te refieres (algo que habrá contentado a José Rodríguez, Antonio Cubillo y Manuel Reyes por el matiz diferenciador con estas ínsulas atlánticas) es la del territorio peninsular, más Baleares, por mucho que llene la luna y se acerque a este globo azul que nos alberga, me parece imposible que salga el sol en Canarias, estando más al oeste (repase eso de la longitud terrestre) que en cualquier punto de eso que usted denomina España. Estuve curioseando y hallé que Corcubión (La Coruña) se encuentra a 9º 12’ Oeste y Arrecife (Lanzarote) a 13º 34’ también Oeste. Por lo tanto, si el Sol, eso me han enseñado, sale por el Este, y aún siendo esa población gallega de lo más occidental que puedas echarte a la cara, amanece antes allí que aquí. No digamos nada si comparamos alguna población de Menorca con otra de El Hierro.
Yo creo que sufre, señor Rivero, un exceso de trabajo. Aunque soy consciente de que tal aseveración me puede causar más de un disgusto con quienes piensan que ustedes no hacen nada. Son tantas las visitas e inauguraciones que señala su apretadísima agenda, que las incursiones por los túneles que recorrió en su reciente gira a las obras del Anillo Insular, en su tramo Icod-El Tanque, lo tienen algo confundido. Y esos profundos cambios de luminosidad entre las entradas y salidas, le han hecho que se ‘escandile’ (del verbo ‘escandilar’, palabra autóctona de mi zona que sustituye a encandilar) demasiado. Menos mal que con el auxilio del helicóptero no tiene que atravesar todos (túneles) los que se encuentra para llegar a Hermigua, que si no más contrastes (de luz y de pareceres).
Comentaba mi amigo Salvador García hace unos días que nos entró tal fiebre inauguradora que lo mismo lo hacemos con un semáforo que con un ascensor. Y eso que él no contó las repeticiones, como ya indiqué con la escuela de Las Abiertas (Icod de los Vinos). ¿Recuerda la expresión ‘darse tono’? Pues en ello estamos. Esos medios de transporte tienen que estar casi al rojo vivo, alcanzando la zona peligrosa de las revoluciones. Después del acompañamiento multitudinario a Elena en la zona baja de La Guancha (creo que fue el 12 de los corrientes), ha tenido tiempo, entre otras nimiedades, de participar en El Larguero (donde habló de las excelencias del representativo), acudir a la apertura del II encuentro de gestores de la Innovación en Canarias (Nova Day), la consabida inauguración de Las Abiertas, una entrevista que le hicieron en TVE los alumnos del colegio Británico de las Palmas, el arropamiento a Bermúdez en el santacrucero Cine Víctor, visita a la sede central del grupo Harinalia en Santa Cruz de Tenerife, inauguración del Centro de Interpretación y Servicios del Parque Nacional del Teide en La Orotava, la visita antes mencionada a las obras del cierre del Anillo Insular, inauguración del Centro Cívico de La Camella (Arona), inauguración de la ampliación del CEIP Adamancasis en El Paso (La Palma), inauguración de la Escuela de Infantil Municipal y ampliación del CEO en Tijarafe (La Palma), visita a las obras de la travesía de Hermigua (La Gomera)…
Con todos mis respectos: ¿usted no mea, señor Presidente? Y entrena todos los días. Y atiende personalmente su bitácora, contesta a sus millares de amigos en Tuenti, Twitter, Facebook y resto de intrincadas redes sociales. Y hace vida familiar. Y juega su partidita de dominó con los vecinos. Y ordeña una cabra. Y coloca una primera (y segunda, y tercera) piedra. Y ara con un burro majorero…
Ese helicóptero tiene que estar echando chispas. Mírenle los niveles de aceite de vez en cuando, no sea que vaya a coger un calentón en los rotores. Por cierto, usted debe hacer lo mismo que cierto alcalde portuense dijo una vez acerca del coche oficial (un Mercedes, creo recordar). Ofreció el vehículo a sus ciudadanos. A ver si se le ve un detalle y me da una vueltita a lo Fernando Delgado.
Como lo aprecio demasiado no puedo permitir que le pueda dar algo a causa del ajetreo. Por lo tanto, me reitero, como vale más ser prevenido que curar los posibles desaguisados, lo botaré en esta inminente cita electoral. Y brindaré, como no puede ser de otra manera, por su salud. Se lo merece sobradamente. Y para que no se resienta, rogaré a las amistades que también lo boten.
Suyo afectísimo.

lunes, 21 de marzo de 2011

De fichajes y otros varios

Cuando hablamos, comentamos, escribimos algo de equipos de fútbol, pensamos en partidos. Y, por ende, en fichajes. Y a este respecto puede que en nuestro país (o no, vete tú a saber) la palma se la lleve el Real Madrid. Y ustedes mismos han podido comprobar los ‘magníficos’ resultados conseguidos en estas últimas temporadas. Pues a partir de ahora cuando hablemos, comentemos o escribamos algo de partidos políticos, también tendremos que introducirnos en ese sórdido mundo de los fichajes.
Hay quien piensa que existen personas que se aprovechan de la política. Un servidor no llega a tanto y lo deja en que las hay que viven de la política. Y para mí es diferente. Los primeros no suelen tener muchos escrúpulos y la utilizan para sus conveniencias y provechos. Son una minoría. En el que yo quiero pensar, es un profesional que trabaja en eso, fundamentalmente por dos razones: o no tiene otro sitio (los que accedieron al cargo a edad bien temprana, por ejemplo) o no le gusta el que tenía con anterioridad (el prototipo más ilustrativo puede ser nuestro presidente autonómico). Tienen un estupendo sueldo (puede que caiga algún complemento extra) e, incluso, acometen buenas acciones de vez en cuando.
Pero volvamos a los fichajes. Si hay partido que esté batiendo todos los récords, ese es el PP canario. Y lo está poniendo en práctica de manera harto notoria en la isla de La Gomera. Acumula un conglomerado de muy difícil comprensión. Los tiene de todos los colores, sesgos e ideologías, porque a don Mariano (y a don José Manuel) no le interesa de dónde vienen, sino a donde van. La procedencia es una incógnita (de ahí la tilde); el destino está nítido, diáfano: alcanzar el gobierno de todas las instituciones insulares para cambiar la isla; discurso típico y tópico que vale lo mismo para un roto que para un descosido, por lo que es aplicable a todo tiempo y lugar y comodín de cuanta opción política se mueva en el amplio espectro desde el rojo hasta el añil (tirando a violeta). Como atisbé en determinado vídeo promocional, deseo a los “protagosnístas”, de una manera especial a “Estebán”, que tengan toda la “prósperidad” del mundo. Por cierto, prediquen con el ejemplo y pongan Chipude con mayúscula. Cuando se presume de saber interpretar hasta lo que no está escrito, no me cuadra el que se desconozca esta norma elemental de ortografía. Salvo que… (lectura recomendada: Ensayo sobre la ceguera, de José Saramago, Premio Nobel de Literatura en 1998).
Por aquí más cerca, en el pueblo ya tenemos a Oswaldo colgado (o subido) en una valla (publicitaria) que antes era de un conocido comercio y/o constructora. Y nos trae ‘soluciones para el futuro’. Digo yo que los responsables propagandísticos de CC (me imagino que asimismo los del resto) quieren buscar el impacto de una frase corta y se les olvida, por ejemplo, que si el presente no existe (piénsalo bien), se podrían haber ahorrado esas palabras y solicitar directamente el reenganche. Porque soluciones para el pasado, parece que no cuadra.
En Granadilla, el PSOE está exigiendo la dimisión del concejal de Transportes, porque al tiempo de tener dedicación exclusiva, sigue ostentando la titularidad de una licencia de taxis, y parece que eso es incompatible. Pero en un periódico del pasado viernes leí: “debería dimitir por divinidad política hacia los vecinos o revocarle la licencia”. Si hubiera dicho ‘dignidad’, vale, pero meter a Dios en estos asuntos mundanos, y además un partido de izquierdas, no me parece adecuado.
Vuelvo al pueblo porque Manolo Domínguez está empeñado en que dispongamos del cuerpo de policía local más selecto y numeroso de toda la isla, qué digo, de toda España. Ya lo comenté hace unos días, pero insisto en el asunto. Te transcribo tal cual venía la noticia en un periódico:
“El PP anuncia que dotará con 50 agentes a la Policía Local.
El presidente y candidato del Partido Popular (PP) a la alcaldía de Los Realejos, Manuel Domínguez, anuncia su compromiso de dotar con 50 efectivos la plantilla de la Policía Local, dentro del programa específico de Seguridad ciudadana de cara a los comicios.
A esta acción se suma la convocatoria, antes de finales de 2011, de todas las plazas vacantes del citado cuerpo y la mejora sustancial de sus medios y programa formativo”.
Dime la verdad, ¿tú entiendes que se completará la plantilla actual hasta la cantidad de 50 agentes, o que Manolo la dotará con 50 efectivos más? ¿De quién es el posible fallo que puede haber en la interpretación? ¿Es interesado? Además, cubrir las vacantes existentes no es –no debe ser– una promesa electoral, faltaría más, es una obligación y punto.
Circula por ahí un cartel del espectáculo “Al emigrante”, de Chago Melián (creo que está patrocinado por mi amigo Candido López, Producciones OYE, y se celebró el pasado sábado en Hermigua), en el que el cantante de la Punta se parece que te cambas a Santiago Pérez. Por un momento pensé si el político había dado el salto (otro) hacia el mundo del espectáculo (otro). Te llevas cada sorpresa.
Hace unos meses leí en La Voz de Icod de los Vinos que el alcalde había inaugurado la escuela de Las Abiertas. Bueno, una remodelación. Pues no conforme aún, la semana pasada acudió el presidente y la consejera de Educación a visitar las instalaciones. Y nueva inauguración. Deben ir ya por lo menos media docena. Con una matrícula actual de 16 alumnos, la ampliación podrá albergar hasta 60. ¿Y de dónde los van a sacar? Además, si la política de la Consejería es cargarse todas estas escuelitas (con cariño) y fletar a los alumnos en transporte hacia otros centros (con comedor), menos entiendo estas incongruencias. ¿Búsqueda de votos aunque sea en los molleros? Puede. Pero sería cuestión de que algún concejal hiciese ver a las autoridades de mayor rango que si no agilizan los trámites para restaurar, por ejemplo, una vieja edificación que permita estabilidad, y no fuga, a los vecinos, ¿de dónde van a sacar los que ocupen esos puestos escolares?
Hasta mañana.

domingo, 20 de marzo de 2011

La Gomera en el recuerdo (19)

Una semana más continuamos con nuestra recorrido en busca de los pequeños detalles que conforman la historia de los pueblos (La Gomera). Y lo hacemos, como ya habíamos señalado, en estricto orden cronológico al iniciado en la anterior entrega (1860).
El Omnibus (29 de diciembre de 1860, página 2), periódico literario, de noticias e intereses materiales y editado en Las Palmas de Gran Canaria, copia la siguiente información del Eco del Comercio (algo muy normal en el periodismo de la época este “hacerse eco de”):
“En la madrugada del 7 del actual, ocurrió un incendio en la villa de S. Sebastian de la Gomera; reduciendo á cenizas la casa de Don Ramón Paez, capitán de puerto, y poniendo en peligro otras cercanas. No lejos de aquel punto parece que hay un depósito de pólvora, y la idea de que pudieran caer sobre el mismo, las ascuas que arrojaban las llamas, é incendiarla, tenia en una continua zozobra á aquel vecindario. Hemos oido que la autoridad local, gestiona para que se traslade á un sitio distante y despoblado, tan peligroso depósito”.
En el Boletín Oficial Eclesiástico, 30 de marzo de 1861, página 3, se da cuenta de la composición del clero en el Arciprestazgo de la isla de la Gomera:
“Sr. D. Domingo Santos Plasencia, Párroco propio de Hermigua.
Sr. D. Antonio de Armas Fragoso, Párroco de la Villa.
Sr. D. Ignacio Trujillo, Párroco de Alajeró.
Sr. D. Manuel Alvarez, Párroco accidental de Chipude.
Sr. D. José Cruz y Pérez, Párroco propio de Vallehermoso.
Sr. D. Nicolás Montesino y Carrillo, Párroco propio de Agúlo, Arcipreste.
Sr. P. Antonio Padilla, Pbro”.
Pasamos al Boletín Oficial de Canarias, que en fecha 1 de julio de 1861, página 4, nos traslada la siguiente información judicial:
“D. Diego Antonio Costa Escribano público por S. M. del número de esta Capital y su partido.
Certifico: que en este Juzgado de primera instancia del partido, y por mi cartularia, se siguen autos de menor cuantía promovidos por D. Domingo Morales Díaz vecino de Hermigua en la Gomera contra D. Francisco Alvarez Fagundo del propio vecindario por cobro de maravedises en los cuales se dictó la sentencia cuyo tenor es como á la letra sigue.
En la Ciudad de Santa Cruz de Tenerife á veinte y dos de Mayo de mil ochocientos sesenta y uno, D. Eugenio Perea Juez de primera instancia del partido, en vista de estos autos promovidos por D. Domingo Morales Díaz, vecino de Hermigua, contra D. Francisco Alvarez Fagundo, del mismo vecindario, y D. Pedro Rodriguez, vecino de Valle-hermoso, como apoderado del cesionario de los herederos y representantes del Presbítero D. Gaspar de Paez, sobre cobranza de reales; por ante mi el infrascrito escribano dijo: Resultando que en 12 de Abril de mil ochocientos cincuenta y uno firmó D. Francisco Alvarez Fagundo un papel simple en que manifestaba que como apoderado del Presbítero D. Gaspar de Paez, había recibido de D. Domingo Morales Díaz setenta y dos pesos corrientes y medio duro, por orden de dicho Presbítero para pagárselos con el valor de tres fincas pertenecientes al mismo cuya compra había contratado Morales; y se expresa en el papel que se estendia para resguardo del interesado y hasta tanto que se lo otorgaba el correspondiente documento; Resultando que, al antecedente espuesto adelanta, D. Domingo Morales que no ha entrado en posesión de las fincas contratadas y que por fallecimiento del Presbítero D. Gaspar de Paez habia cesado la Administración de D. Francisco Alvarez sustituyéndole D. Pedro Rodríguez nombrado por el cesionario de los herederos del Presbitero; y en la duda de sí Alvarez tenia poder bastante para enagenar fincas del D. Gaspar, ha entablado demanda contra D. Francisco Alvarez y D. Pedro Rodríguez para que se condene al primero á que le devuelva los setenta y dos pesos y medio duro con sus réditos, si no justifica que se hallaba autorizado competentemente para hacer la enagenacion por cuyo concepto recibió dicha suma, y hecha esta prueba se le absuelva y se condene al segundo á la entrega de los terrenos enagenados con sus frutos y rentas; Resultando que ninguno de los demandados se ha mostrado parte en los autos y que la legitimidad del documento basa de la acción fué reconocida por Alvarez en acto conciliatorio. Considerando que D. Francisco Alvarez Fagundo ha debido facilitar á D. Domingo Morales el poder con que obró en nombre del Presbítero D. Gaspar de Paez, á fin de que pudiera compelerse á los herederos de este al cumplimiento del contrato; y, que según doctrina de jurisprudencia, su omision lo hace responsable de la indemnizacion de perjuicios. Se condena á D. Francisco Alvarez Fagundo á que satisfaga á D. Domingo Morales Díaz los setenta y dos pesos y medio duro, ó sean mil noventa reales vellon el rédito de esta suma á razón de un seis por ciento desde doce de Abril de mil ochocientos cincuenta y uno y al pago de las costas. Se absuelve de la demanda á D . Pedro Rodriguez. Y publiquese esta Sentencia en el Boletín oficial de la Provincia. Asi lo proveyó el expresado Sr. Juez que firma, doy fé. Eugenio Perea. Diego Antonio Costa.
Lo relacionado resulta y lo inserto concuerda con su original á que me refiero y en cumplimiento de lo mandado libro el presente para su insercion en el Boletin oficial de la provincia, en Santa Cruz de Tenerife á veinte de Junio de mil ochocientos sesenta y uno. Diego Antonio Costa”.
Los inconvenientes, infortunios y deficiencias eran moneda corriente de cambio. Así, en El Guanche, 22 de febrero de 1862, página 2:
“De la Gomera nos escriben recomendándonos con empeño, hagamos presente la necesidad que existe de que se dote á aquellos pueblos de un médico que pueda combatir las dolencias y enfermedades que naturalmente agovian á sus habitantes.
Doloroso y digno de llamar la atención es el triste estado en que por este concepto se encuentran nuestros hermanos de la Gomera. En ella residen 11.360 isleños que en el presente siglo carecen de médico y de botica a que acudir en los momentos de angustia en que se siente herido de muerte uno de sus habitantes, que las mas de las veces sucumbe victima de una enfermedad no mortal, tan solamente por carecer de recursos, por no presentarse allí la ciencia con todo su poder y sus elementos de vida á combatir el mal. Esta amarga situación, no puede menos de impresionar tanto á los vecinos de la Gomera como á la sociedad; pero por respuesta á la excitación que se nos hace debemos manifestar que solo de la apatía ó indiferencia de los habitantes de dicha isla parte el origen de tal estado de cosas.
Según se nos ha asegurado, parece que el actual Gobernador de la Provincia, convencido de la necesidad de dotar á la Gomera de un médico y botica, se dirijió hace poco tiempo a los alcaldes de los pueblos de dicha isla, recomendándoles presupuestasen algunas cantidades, con el fin de llevar a cabo dicha mejora; y solo consiguió que algunos contestaran que los presupuestos municipales se hallaban muy recargados y los pueblos muy pobres para consignar nuevas sumas, y otros que lo harian, pero siempre que fuese á residir el médico en sus respectivas localidades, estrellándose por lo tanto los deseos de la autoridad superior civil en estos obstáculos y en no encontrarse facultado por la ley para obligar á dichos pueblos á que se doten del repetido medico.
Desearíamos, pues que todos los habitantes de la Gomera convencidos de la urgente necesidad de la mejora de que nos ocupamos, hiciesen un sacrificio por que al fin se alcanzara; sacrificio tan insignificante como necesario en vista de los beneficios que reportaría á ellos mismos, que hoy aislados y sin los recursos de la ciencia, viven al acaso; determinándose á la vez que el medico en cuestión resida en uno de los pueblos mas centrales de la isla ó en aquel que sea mas conveniente”.
Meridianamente claro. Tanto que no merece añadir comentario alguno por nuestra parte. Hasta la próxima.

sábado, 19 de marzo de 2011

Decálogos

Allá por 1910, y siguientes, los periódicos de la época insertaron una serie de decálogos, a semejanza de los Diez Mandamientos, que aconsejaban (¿conminaban?) las directrices convenientes para ser buena hija, buena madre, buena esposa… Por aquello de que cualquier tiempo pasado fue (pon lo que creas conveniente), y a modo de comparación (siempre odiosa), van unos ejemplos:
Decálogo de la hija
I. Ama a tu madre sobre todas las mujeres.
II. No abrigues pensamientos que no pueda conocer tu madre, ni cometas actos que ella no deba ver.
III. Declárate culpable antes que mentir hipócritamente.
IV. Sé en tu casa, la que con amor y alegría desvanezca amarguras y atenúe tristezas.
V. Piensa ser modesta, antes que bella y siempre buena.
VI. Ten convicciones sinceras, fe pura, conocimientos sólidos e inagotable caridad.
VII. Trabaja en el hogar como si no tuvieras el auxilio de tu madre. Obra toda tu vida como si estuviera presente.
VIII. Lucha con paciencia, habla sin encolerizarte, sufre y goza sin extremo y tendrás mucho conseguido para ser feliz.
IX. Acostúmbrate a ver en tu casa la mejor de las residencias y en tus padres los mejores amigos.
X. Trata y quiere a todos, hermanos, deudos y criados como a hijos. No olvides que la que no es buena amiga, no será buena esposa, y que la que no es buena hija no podrá ser nunca buena madre.
Decálogo de la esposa
I. Amarás tu hogar sobre todas las cosas y a tu esposo como a ti misma.
II. No le ocultarás ninguno de tus pensamientos y tratarás de adivinar los suyos.
III. En los conflictos de la vida doméstica, defiende o disculpa a quien tenga razón, pero sin dársela.
IV. Vigila sin espiar, sé activa sin estrépito; ama sin zalamería, y en vez de castigar, perdona.
V. Haz por compartir las grandes penas de tu esposo sin hacerle partícipe de tus nimias contrariedades.
VI. Destruye los celos en cuanto aparezcan en tu corazón con el amor y la confianza.
VII. Quiere a tus padres políticos como una verdadera hija y procura que los tuyos quieran siempre a tu esposo como a un hijo predilecto.
VIII. Jamás permitirás, ni aun en broma, que se desconozca en tu hogar la autoridad conyugal.
IX. Si tienes hijos, esfuérzate porque el padre sea tan querido y respetado como la madre; y si no los tuvieras, esmérate en reemplazar los gorjeos de los niños con incesantes y sanas alegrías.
X. No olvides que para ser feliz haz de regir la casa con economía y prudencia, cuidar de los tuyos con amoroso celo, logrando ver en cada dolor un inevitable reverso de la fugaz dicha humana y en la felicidad una providencial compensación a las mil contrariedades de la vida.
Decálogo de la madre
I. Criarás a tus hijos con la leche de tus pechos, y, de no ser posible, vigilarás atentamente su alimentación.
II. No les destetarás hasta que tengan dientes, señal de que pueden digerir, y aun así no tomará alimentos fuertes.
III. No usarás otros medicamentos que la ciencia te ordene, rechazando toda intrusión de gente ignorante.
IV. Tendrás siempre limpio a tu hijito, no abrumándole con ropas, ni desnudándole imprudentemente.
V. No le obligarás a dormir en vano, ni le alimentarás a todo momento, evitando el alcohol.
VI. Le darás a diario un baño de aire libre y, a ser posible, de agua fresca.
VII. No permitirás que le exciten ni los ruidos ni las luces; evita besuqueos importunos y acostúmbrale a una sensata disciplina.
VIII. Le vacunarás sin pretexto alguno.
IX. No obligarás a tu hijo a realizar esfuerzos materiales ni intelectuales que no estén en consonancia con las energías de su organismo.
X. Le enseñarás a soportar con entereza las penalidades de la vida, a creer en Dios y practicar el lema: Si quieres ser amado, ama.
Decálogo del padre
I. Constituirás una familia con amor, la sostendrás con tu trabajo y la regirás con bondadosa energía.
II. Serás prudente en los negocios, pródigo en enseñanza, celoso en mantener la autoridad materna, tardo en decir, pero irrevocable en tus decisiones.
III. Tendrás para tu esposa inacabable apoyo moral, buscando en ella consuelos, sin desoír su consejo.
IV. Destruirás todo error doméstico, toda preocupación, todo desorden en cuanto apareciese en el hogar.
V. Tratarás de que exista siempre un superávit en los afectos y en los intereses.
VI. Haz entre los tuyos que tus hijos vean en ti, cuando niño, una fuerza que ampara; cuando adolescentes, una inteligencia que enseña; cuando hombres, un amigo que aconseja.
VII. No cometerás nunca la torpeza de presentar en oposición o lucha el poder materno con el paterno.
VIII. Trata de que tus hijos conozcan siquiera el camino de la escuela de la desgracia y sepan sobrellevar con virilidad los males y las maldades de la vida.
IX. Estudiarás detenidamente las aptitudes de tu hijo; no le harás comprender que puede ser más que tú; ponle silenciosamente en camino de serlo.
X. Cuidarás sea robusto de cuerpo como sano de inteligencia. Hazle bueno antes de hacerle sabio.
Decálogo de la caridad
I. Enseña a tus hijos a ser piadosos antes de ser caritativos. Sólo así podrán hacer la limosna por amor a Dios, no por amor a sí mismos.
II. Acostúmbrales a diferenciar bien la lástima del desprecio.
III. Vale más la mitad de la merienda de un niño dada a otro pobre, que una moneda de oro que le arrojase aquél desde un balcón.
IV. No amenaces jamás a tus hijos con abandonarles con los “chicos de la calle”. Muéstrales el medio de evitar su triste suerte.
V. Si tu hijo da espontáneamente un beso a un niño pobre, no detengas su noble impulso; piensa que el que ama, casi siempre es amado.
VI. Haz entender a los tuyos que nada se pierde  en la naturaleza, lo mismo en lo material que en lo moral.
VII. Si fueres rico y quisieras que llamaran a tu hijo “amo”, haz que trate como “hermanos” a sus inferiores.
VIII. Si eres pobre, procura que tus hijos soporten virilmente la desgracia para mejor encaminarles por la vía de la prosperidad.
IX. Llevarás a tus hijos a visitar un Asilo de Huérfanos o un Hospital por lo menos una vez dentro del año.
X. Cuando contribuyas a una obra de caridad, haz de suerte que en tu hogar no vean en esa acción un hecho extraordinario y penoso, sino una gratísima costumbre de toda la vida.
Los diez mandamientos de las madres
I. Amarás a tu hijo sobre todas las cosas y desde que lo concibas no te ocuparás más que de él.
II. Jurarás no hacer caso a nadie más que al médico, a cuyo consejo recurrirás antes, en el parto y después del parto.
III. Santificarás tu augusta misión de madre, no haciendo vida de sport, automóvil, soirée ni bailes, evitando impresiones fuertes y no trabajando en los dos últimos meses del embarazo.
IV. Honrarás a tu hijo y te honrarás a ti misma dándole el pecho. De no serte posible, vigilando por ti misma la lactancia sea con nodriza o con biberón.
V. No matarás a tu hijo sobrecargándole de ropa, poniéndole gorros y fajos que le asfixien y lo sacarás al aire libre y bañarás a 36º desde que nazca.
VI. No consentirás que nadie más que el médico se mezcle en cuanto concierne a la alimentación y en caso necesario a la medicación del niño, ni lo dejarás nunca solo en manos de niñeras.
VII. No hurtarás al niño bajo ningún pretexto, el cuidado de los ojos, la limpieza de la cabeza, la vacunación a los tres meses o antes si hay viruela y el peso y talla cada quince días, porque todas estas cosas son sus bienes.
VIII. No levantarás al niño de su cuna donde debe dormir solo, porque tú puedes ahogarlo en tu cama.
IX. No desearás que tu hijo engorde por exceso de alimentación, porque son muchos los que mueren ahítos y muy pocos los que sucumben de hambre.
X. No codiciarás cariños excesivos, ni golosinas, ni besos de personas extrañas para tu hijo, porque no le favorecen y pueden serle perjudiciales.
Tras la lectura –si has llegado hasta esta línea–, convendrás con un servidor que todos somos pecadores, porque no creo sea menester preguntarte: ¿cuántos preceptos has incumplido? ¿Yo?, ni te cuento. Hasta después.