sábado, 30 de julio de 2011

El Burgado (8)

 …
Considerando que aun cuando en la actualidad haya sufrido mermas considerable el caudal de agua solicitado, esta reducción ha sido debida, según aparece en el expediente a obras ejecutadas abusivamente aguas arriba de la toma proyectada, confesadas por los opositores y denunciadas por el peticionario, sin que fuesen suspendidas oportunamente, con lo cual, aunque la Administración no pueda en la actualidad alterar el estado posesorio, tampoco debe desconocer el derecho emanado de la petición, que el solicitante puede hacer valer ante quien corresponda,
S.M. el Rey (q.D.g.) ha tenido a bien acceder a lo solicitado, con arreglo a las siguientes condiciones:
1. Se concede a Don Augusto Méndez Ascanio, en concepto de Presidente y representante legal de la Comunidad «Las Aguas», el aprovechamiento hasta 60 litros de agua por segundo de tiempo para el riego de tierras ajenas y con arreglo a la tarifa por él presentada de 0,50 pesetas por metro cúbico de caudal procedente de los manantiales que actualmente brotan en el acantilado de la costa Norte de la isla de Tenerife, conocido por el Burgado o Las Aguas, que corresponde al término municipal de Realejo Alto y vierten en la zona marítimo-terrestre al pie del referido acantilado, entendiéndose que esta concesión se otorga sin perjuicio de tercero y dejando a salvo de toda clase los derechos de propiedad.
2. Las obras se ejecutarán con arreglo al proyecto presentado que ha servido de base a la petición, suscrito por al Ayudante de Obras públicas Don Francisco Hernández y López y bajo la inspección y vigilancia del Ingeniero Jefe de Obras públicas de Santa Cruz de Tenerife, quien podrá autorizar aquellas pequeñas modificaciones que, sin alterar la esencia del proyecto, sean necesarias por las circunstancias que se presenten durante la ejecución.
3. Todos los gastos de inspección y vigilancia de las obras, asi como las de replanteo y reconocimiento de las mismas serán de cuenta de la entidad concesionaria.
4. Antes de proceder a la ejecución el Ingeniero Jefe o Ingeniero subalterno en quien delegue hará el replanteo de las obras, de cuyo resultado se levantará acta por triplicado, uno de cuyos ejemplares se remitirá a la superior aprobación, y una vez obtenida, se otorgará otro a la entidad concesionaria, archivándose el tercero en la Jefatura de Obras públicas de Santa Cruz de Tenerife
5. Terminadas las obras se practicará un detenido reconocimiento de las mismas, y si estuvieran bien ejecutadas y con arreglo a las cláusulas de la concesión, se levantará acta del resultado, redactándose tres ejemplares, que se distribuirán del mismo modo y forma que los del replanteo.
6. Esta concesión se entiende hecha por un plazo de noventa y nueve años, transcurrido el cual cesará la explotación de las aguas por el concesionario, entrando la Comunidad de regantes que se forme en posesión de la maquinaria y demás obras ejecutadas con objeto del aprovechamiento.
7. Las obras empezarán en el plazo de seis meses, y terminarán en el de dos años, contados ambos a partir de la fecha de la concesión.
8. El concesionario queda obligado a conservar en buen estado la maquinaria y demás obras para la explotación, entregándolas asimismo al expirar el plazo de la concesión.
9. La entidad concesionaria queda obligada a dar cumplimiento durante el desarrollo de las obras que ha de ejecutar y durante el periodo de explotación de la concesión a cuanto se previene en las leyes de Accidentes y de Contratación del trabajo.
10. La concesión caducará si por el concesionario se faltase al cumplimiento de cualquiera de las cláusulas anteriores, procediéndose entonces con arreglo a lo prevenido para estos casos en la ley general de Obras públicas, en el reglamento para su ejecución y demás disposiciones vigentes.
11. El concesionario depositará antes de comenzar las obras, como garantía, el 1 por 100 del presupuesto de las obras que afecten al dominio  público, que será devuelto al interesado una vez cumplimentado lo dispuesto en la condición  5ª.
Habiendo aceptado el peticionario las preinsertas condiciones y remitido una póliza de 100 pesetas, que queda inutilizada en el expediente, de Real orden comunicada se la participo a V. S. para su conocimiento, el de los interesados y demás efectos, con publicación en el Boletín Oficial de la provincia. Dios guarde a V. S muchos años. Madrid, 22 de Marzo de 1921. El Director general, Perea. Señor Gobernador civil de Canarias. (Gaceta número 93 de 3 de ¿mayo? de 1921)”.
Y, por último, Gaceta de Tenerife, 14 de mayo de 1921, nos recuerda que el Boletín oficial de la provincia de Canarias, en el sumario correspondiente al número del 6 de mayo de 1921:
“Ministerio de Fomento. Dirección General de Obras públicas: R. O. concediendo a don Augusto Méndez Ascanio, en concepto de presidente y representante legal de la Comunidad Las Aguas, el aprovechamiento hasta 60 litros de agua por segundo de tiempo para el riego de tierras ajenas y con arreglo a la tarifa por él presentada de 0'50 pesetas por metro cúbico de caudal procedente de los manantiales que actualmente brotan en el acantilado de la costa Norte de la isla de Tenerife, conocido por Burgado o Las Aguas, que corresponde al término municipal de Realejo-alto”.
Hasta la próxima ocasión.

viernes, 29 de julio de 2011

El Burgado (7)

De las solicitudes que se dejaron mencionadas en la entrada anterior, hallamos referencia en los periódicos que ustedes pueden ver en las ilustraciones que se insertan en esta: Diario de Tenerife, 3 de noviembre de 1916, Gaceta de Tenerife, 4 de noviembre de 1916 y Boletín Agrícola de la Región Agronómica de Canarias, 31 de mayo de 1917.
Años más tarde hallamos en El Progreso, 25 de septiembre de 1920, página 1:
“Recurso. Por don Benjamín Padrón García como Presidente de la Comunidad "La Longuera" se ha promovido recurso contencioso-administrativo contra acuerdo del Gobierno Civil de esta Provincia, fecha cuatro de Marzo y tres de Abril del corriente año, revocando la providencia dictada por la Alcaldía de Realejo Alto, en veinte de Noviembre de 1912 y decretando la suspensión de los trabajos de apertura de la galería que ejecutaba dicha Comunidad en terrenos de propiedad particular sitio denominado "Los Beltranes" del término municipal de Realejo Alto”.
De aquel expediente iniciado a instancias de don Augusto Méndez, ya citado con anterioridad, encontramos en Gaceta de Tenerife, 27 de enero de 1921, página 2:
“Aprovechamiento de aguas
La Dirección General de Obras públicas ha comunicado las condiciones en que podrá otorgarse a don Augusto Méndez Ascanio la autorización que tiene solicitada para el aprovechamiento de 60 litros por segundo de las aguas que surgen en el acantilado de la costa Norte de Tenerife, en el sitio conocido por El Burgado o Las Aguas, en el término municipal del Realejo alto”.
Efectivamente, en el Boletín Oficial de la Provincia de Canarias (6 de mayo de 1921, páginas 1 y 2) la resolución de la Dirección General de Obras públicas (Ministerio de Fomento):
“Examinado el expediente incoado a instancia de Don Augusto Méndez Ascanio en solicitud de que se le otorgue concesión para aprovechar 60 litros por segundo de las aguas que surgen en el acantilado de la costa Norte de la Isla de Tenerife, conocido por «El Burgado» o «Las Aguas», que corresponde al término municipal de Realejo Alto y vierten en la zona marítimo-terrestre al pie del referido acantilado, con destino al riego de tierras ajenas, elevándolas convenientemente y verificando la explotación con arreglo á la tarifa que presenta.
Solicita también la ocupación de la zona marítimo terrestre necesaria a este objeto y la imposición de servidumbre de acueducto sobre una sola finca para el paso de la tubería de elevación en un pequeño tramo de su longitud.
Resultando que el expediente de referencia fué tramitado en competencia con otro incoado a petición de Don Felipe Machado Pérez, con arreglo a lo dispuesto en la Real orden e Instrucción de 14 de Junio de 1889, insertos los anuncios correspondientes en el Boletín Oficial de la provincia de 1º de Noviembre de 1916 al objeto de admitir reclamaciones incurso en caducidad el expediente del señor Machado por no haber consignado el peticionario el importe del presupuesto correspondiente al objeto de practicar la confrontación ordenada, sólo subsiste el incoado por Don Augusto Méndez, contra el cual reclamaron Don Felipe Machado y Pérez, Don Ignacio Torres Delgado, Don Rafael González Díaz, Don Juan Ruiz y Ruiz, Don Alejandro Baeza, Don Felipe Machado Pérez y Don Luis Rodríguez de la Sierra, escritos que en unión del de contestación del peticionario obran en el expediente;
Resultando que la Jefatura del Servicio agronómico informa que aun cuando las aguas que ahora se pretende utilizar son las mismas solicitadas por Don Arturo Ballester y Martínez Ocampo, y sobre el cual emitió favorable informe en Mayo de 1904, resulta de la inspección hecha al objeto de informar en el expediente del Sr. Méndez no existen en la actualidad;
Resultando que la Jefatura de Obras públicas informa, una vez hecho el reconocimiento del terreno, que las aguas brotaban en el acantilado y discurrían por la zona marítimo-terrestre y pueden ser, por tanto, objeto de concesión administrativa, pero su caudal ha sido considerablemente mermado, en consecuencia a obras hechas en predios próximos, hasta el extremo que el día del reconocimiento no llegaría a 10 litros por segundo el total del agua de los pequeños manantiales procedentes de distintos sitios del acantilado, considera de gran utilidad la obra proyectada e informa favorablemente con sujeción a las condiciones que menciona, y son también favorables los informes del Consejo de Agricultura, Cabildo insular y Gobierno civil;
Considerando que las concesiones se hacen siempre sin perjuicio de tercero, salvando todos los derechos de propiedad y sin que la Administración responda de las mermas de los caudales objeto de la concesión, ya sea que procedan de error o de cualquier otra causa…
(continuará)

jueves, 28 de julio de 2011

El Burgado (6)

En primero de Agosto de 1876 midió el Sr. D. Francisco de Aguilar dichas aguas y halló que ascendían á 553.078 litros ó sea á las 1.133 pipas por hora que hemos ya indicado y sucede que al ser medidas de nuevo hace pocos meses, se encontró que había el referido caudal aumentado considerablemente.
Después de constituida la indicada empresa y cuando aún se hallaban las aguas de Perera en explotación, llegó al Puerto de la Cruz otro extranjero y aunque nada entendía de obras hidráulicas, formó una nueva sociedad y se puso al frente de ella. No tardó mucho tiempo sin encontrarse el manantial que se buscaba y entonces se empezó á regar una gran extensión de tierra, la cuál dominaba por su altura á la anterior empresa, es decir, á las aguas de Perera.
El extranjero á que aludimos era el hábil relojero Mr. Krey.
Más tarde, mucho tiempo después de lo que dejamos referido, empezaron, por iniciativa del mampostero Pedro Armas, los trabajos de otra sociedad en sitio mucho más alto de donde se situó la empresa de Krey y resultó hallarse un gran caudal de aguas en jurisdicción del pago de Palo Blanco, regándose hoy por lo tanto muchas fincas de los Realejos y llegando también á beneficiarse una gran parte de la Dehesa del Puerto.
La empresa de Palo Blanco da hoy 7.000 pipas diarias, la misma cantidad precisamente que la de Krey ó llámese Sociedad del Patronato. Y cuéntase que algunas de esas sociedades que proporcionan un buen caudal de tan precioso líquido, la componen pobres labriegos y hasta jornaleros que pagan su cuota mensual de 15 ó 20 reales de vellón con una perseverancia digna de elogio, realizando ellos así una obra de interés general; pues según es sabido, tratándose de aguas, la riqueza privada, es la riqueza pública. Y esas empresas, esos trabajos hidráulicos, son dirigidos por hombres de campo, labriegos... algunos de ellos, peones de azada que trabajan con fé y con entusiasmo, invirtiendo sus exiguos ahorros en empresas tan meritorias y dando así ejemplo á los hombres acaudalados. ¡Que contraste con los ricos que encierran en las arcas el oro por puro egoísmo, sin beneficio para nadie!... Aprenda con esos pobres asociados Santa Cruz.
¡Oh, el agua... el agua!
Y ya que tanta falta tiene la capital de tan precioso líquido, debemos fijar la atención en lo que resulta de la historia de las aguas que dejamos consignada. Viera y Clavijo en su Diccionario de Historia natural de las islas Canarias, dice:
«El agua de las nieves derretidas, aunque se trasminan por las hendiduras y grietas, parece que no encuentran sino á una enorme profundidad, aquel asiento sólido que necesitan, para formar un hidrofilacio subterráneo. De aquí es que la mayor parte de sus arroyos brotan de las aítas y peinadas costas de la banda del norte, de los Realejos á Guancha para despeñarse al mar, no faltando graves indicios de que de Tenerife sale profundamente hacia el Océano un río caudaloso.»
He ahí porque siempre al hablar nosotros del progreso y adelanto de Santa Cruz, exclamamos:
¡Oh, el agua... el agua!
En el Boletín Oficial de la Provincia de Canarias, 1 de noviembre de 1916, página 3, hallamos publicados los dos edictos siguientes:
“D. Francisco Cabrerizo y García, Gobernador Civil de la Provincia.
Hago saber: Que don Felipe Machado y Pérez solicita autorización para captar y elevar las aguas que brotan en el término municipal del Realejo alto, en el sitio denominado «Las Aguas» y discurren luego por la zona marítimo-terrestre hasta perderse en el mar, con objeto de utilizarlas en el riego de terrenos de su propiedad, y las sobrantes en el de terrenos ajenos, mediante el cobro de un canon, así como para ocupar la parte de dicha zona marítimo-terrestre necesaria para las obras.
Lo que he dispuesto hacer público para que las Corporaciones o particulares que tengan observaciones o reclamaciones que aducir, lo verifiquen en el plazo de treinta días que han de contarse desde el siguiente al de la fecha del Boletín Oficial en que se halle inserto este edicto. Se  advierte que el proyecto que sirve de base a la información pública que se abre por este anuncio, podrá ser examinado en la Jefatura de Obras públicas de Santa Cruz de Tenerife en los días hábiles del plazo antes señalado.
Santa Cruz de Tenerife, 30 de Octubre de 1916. El Gobernador, Francisco Cabrerizo”.
Y este otro:
“D. Francisco Cabrerizo y García, Gobernador Civil de la Provincia.
Hago saber: Que don Augusto Méndez Ascanio solicita autorización para aprovechar, con destino al riego de tierras ajenas mediante el cobro de un canon, sesenta litros por segundo de las aguas continuas que nacen el acantilado de la costa norte se esta isla de Tenerife conocido como «El Burgado» o «Las Aguas», en el término municipal del Realejo alto, y discurren luego por la zona marítimo-terrestre contigua así como para ocupar la parte de esta zona necesaria para la captación de dichas aguas.
Después de captadas proyecta elevarlas hasta el nivel indispensable para poder utilizar en su conducción el canal existente perteneciente a la Comunidad de regantes «Las Aguas» .
Lo que he dispuesto hacer público para que las Corporaciones o particulares que tengan observaciones o reclamaciones que aducir, lo verifiquen en el plazo de treinta días que han de contarse desde el siguiente al de la fecha del Boletín Oficial en que se halle inserto este edicto. Se  advierte que el proyecto que sirve de base a la información pública que se abre por este anuncio, podrá ser examinado en la Jefatura de Obras públicas de Santa Cruz de Tenerife en los días hábiles del plazo antes señalado.
Santa Cruz de Tenerife, 30 de Octubre de 1916. El Gobernador, Francisco Cabrerizo”.
Seguiremos en otro momento, porque de este último expediente reseñado resta bastante por contar (escribir). Hasta entonces.

miércoles, 27 de julio de 2011

Mí no entender

Parece que don Melchor Núñez (biólogo, como Ana Obregón), nuevo y ‘flamante’ (es un decir) viceconsejero de Políticas Sociales e Inmigración, militante de la tropa de Nacho González (CCN), comunista de antaño, socialista de otrora y aspirante a concejal (ahí se quedó), se molestó sobremanera pues no le gustó que le dijeran eso de flamante en una entrevista reciente. Como tampoco supo explicar si su nuevo, ignoro si flamante, partido político (es otro decir) seguía sosteniendo el discurso en contra de todo aquello que nos viniera de fuera, especialmente negrito y en patera (ponle tú el calificativo). Porque, ya se sabe, traen consigo enfermedades raras, nos contagian y se nos caen los atributos (de canariedad centrada y nacionalista). Así se habla, por los Huevos del Teide.
La manía de siempre me hizo ir al diccionario, lugar en el que uno se recoge para consultar (y meditar) las muchísimas dudas que le surgen diariamente. He aquí el resultado:
Flamante. (Del lat. flammans, -antis). 1. adj. Lúcido, resplandeciente. 2. adj. Nuevo en una actividad o clase, recién entrado en ella. Novio flamante. 3. adj. Dicho de una cosa: Acabada de hacer o de estrenar. 4. adj. ant. Que arroja llamas.
Como el señor Núñez no se haya enfadado al pensar que se le equiparó con un dragón cualquiera (acepción cuarta), no entiendo su fastidio. Porque aun siendo así (no creo que de las acepciones restantes tenga queja alguna), no irían demasiado descarriados los tiros –salvo que ahora, tras conseguir la cuota representativa, reniegue de su jefe–, porque ciertos discursos y proclamas son auténticos lanzallamas. Y el que juega con fuego, ya se sabe, mea la cama. O se chamusca un fisquito.
Esto me recuerda, salvando las distancias, cierto lance en una reunión habida en un centro docente de esta isla tinerfeña. Donde salió a colación la palabreja ‘enjundia’ y se armó la marimorena. Y también me volví al diccionario, no sea que el interfecto tenga acceso a este comentario y se empeñe en volver a empezar:
Enjundia. (Del lat. axungĭa, grasa para el eje). 1. f. Gordura que las aves tienen en la overa; p. ej., la de la gallina, la pava, etc. 2. f. Unto y gordura de cualquier animal. 3. f. Parte más sustanciosa e importante de algo no material. 4. f. Fuerza, vigor, arrestos. 5. f. Constitución o cualidad connatural de una persona.
Y acerca del adjetivo correspondiente:
Enjundioso, sa. 1. adj. Que tiene mucha enjundia. 2. adj. Sustancioso, importante, sólido.
Lo aclaro, insisto, porque alguno sigue estando con la sangre caliente y lo observo revoltoso, aunque mezclando el atún con la velocidad y confundiendo churras con merinas (dos razas de ovejas, no sea que coja otra vez carrerilla). Le aconsejo que se mande un buen turrón. De Tacoronte, faltaría más.
Como me soplan que el junior de los Ignacios sigue erre que erre con su discurso xenófobo y racista, me pregunto en qué lugar de la costa va a colocar al viceconsejero con su ametralladora. Arma que virará de vez en cuando por si trinca a Santiago Pérez dando del cuerpo en cualquier descampado de la Punta.
Qué enjambre. Y lo de ayer en el pleno santacrucero, de película. Hacemos una campaña para suprimir el Senado como cámara legislativa inútil (yo también me apunto), pero ¿y la fauna autóctona? Mí no entender absolutamente nada.

martes, 26 de julio de 2011

El Burgado (5)

A lo largo de 1912 debió surgir algún problema, por lo que hallamos hasta tres reseñas en las que don Pedro Acevedo interpone recurso ante una resolución dictada por el Gobernador Civil. Estas son:
Diario de Tenerife, 13 de septiembre de 1912, Año XXVIII, número 7760, página 1:
“D. Pedro Acevedo Suárez ha interpuesto recurso ante el Tribunal provincial contencioso-administrativo contra la providencia de esta Gobierno Civil de 30 de Marzo último, relativo á la suspensión de las obras de una galería, en el sitio llamado El Burgado ó las Aguas, en el término del Realejo alto”.
Diario Oficial de la Provincia de Canarias, 18 de septiembre de 1912, página 7:
“Tribunal Provincial. Sala de lo Contencioso administrativo. Edicto.
Por el presente y orden del Tribunal provincial contencioso administrativo, se anuncia por medio del Boletín Oficial de la provincia para conocimiento de los que tuvieren interés directo en el asunto y quisieren coadyuvar en él á la Administración, según preceptúa el párrafo segundo del artículo treinta y seis de la ley reformada de veintidós de Junio de mil ochocientos noventa y cuatro, haberse interpuesto en catorce de Julio último, recurso por don Pedro Acevedo y Suárez, contra la resolución del señor Gobernador civil de la provincia, en el expediente sobre alumbrar aguas subterráneas por medio de galería en una finca de la propiedad de aquel donde dicen El Burgado o Las Aguas, jurisdicción del Realejo-alto, mandando paralizar las obras.
Las Palmas, nueve de Septiembre de mil novecientos doce. Fernando Peñate, oficial de Sala. Visto bueno: El Presidente, Eladio Gómez Calderón”.
Diario de Tenerife, 19 de septiembre de 1912, página 2:
“Ante el tribunal provincial de la Contención ha interpuesto recurso D. Pedro Acevedo y Suárez, contra la resolución del Sr. Gobernador civil de la provincia, en el expediente sobre alumbrar aguas subterráneas en una finca de la propiedad de aquel, donde dicen «El Burgado» ó «Las Aguas», jurisdicción del Realejo bajo, mandando paralizar las obras”.
Y en el mismo ejemplar una anécdota, quizás un tanto macabra:
“Al Sr. Gobernador Civil se ha dado conocimiento de que anteanoche, y por los vecinos del Realejo alto Eloy Borges Gregel [debe ser Fregel] y Pedro y Antonio Borges Pérez, de 67, 25 y 30 años de edad, respectivamente fué herido gravemente en el sitio conocido por «La Perera» el vecino Pedro García Hernández de 36 años, soltero, al que le causaron una herida en el antebrazo derecho y otra en el dedo meñique de la mano izquierda, producida con arma de fuego, más cinco de piedra ó cuerpo contundente en la cabeza. Los dos primeros de dichos sujetos fueron capturados y entregados al juzgado municipal de aquel pueblo; pero no asi el último, que enseguida de cometer su delito se dio á la fuga, suponiéndose que haya marchado al Sur de esta isla, en espera de mejor ocación para dirigirse á América”.
No sé si al final el susodicho aprovechó esa magnífica “ocación”. Reitero lo de las transcripciones literales, no vayan a pensar que me he rebelado contra todo tipo de norma ortográfica.
En el diario católico Gaceta de Tenerife (16 de octubre de 1913, año IV, número 1256, página 1) encontramos un artículo titulado ‘Hallazgo’, bajo la firma de A.P.Z., que viene a entroncar con otro de Eco del Comercio, reseñado en la primera de estas entregas que venimos publicando.
“Hemos hallado en un armario, entre nuestros viejos papeles, unas cuartillas inéditas, fechadas por nosotros en el Valle de la Orotava, en el año de 1902, que dicen así:
¡Oh, el agua... el agua!
Se formó el mundo; vinieron después los cataclismos, conmoviendo, trastornando, desgarrando las entrañas de la tierra, y al ser conquistada la isla de Tenerife –hace más de cuatro siglos– corrían sobre las capas impermeables é invicibles hacia el mar, las mismas... mismísimas aguas que han venido corriendo, sin beneficiarlas nadie, hasta hace pocos lustros, ó como quien dice.., hasta hace pocos años, ó si se quiere, hasta hace pocos días. ¡Tal es el corto espacio del tiempo respecto á los dilatados siglos, que al fin y al cabo todo lo conmueven, lo trastornan y lo confunden!
Se confundían pues las aguas entre las olas, empero las perentorias necesidades de la vida, hizo que el hombre civilizado pensara en que el precioso líquido que se perdía tan lastimosamente en el mar, podía ser aprovechado para el riego de los campos con solo hacer excabaciones, perforando las rocas y abriendo galerías. Y coincidió la idea con el arribo á estas tierras de un joven extranjero, allá, por los años de 1843 ó 44 –un belga ó francés– á quien el Valle de la Orotava debiera levantar á su memoria una estatua por reconocimiento y gratitud.
Sin embargo de haber ya nosotros consignado en anteriores artículos, que las galerías y todo lo concerniente á las obras hidráulicas practicadas en exploraciones en Tenerife, no se debían á la dirección de ningún hombre de ciencia, es necesario hacer aquí constar que el inolvidable Mr. La-Chapelle, á quien aludimos en el anterior párrafo, nos vino á abrir los ojos –digámoslo así– en materia de exploraciones de aguas y fué quien ilustró, quien enseñó... quien hizo ver lo conveniente que son las excavaciones subterráneas y los pozos artesianos y aun la brújula para caminar bajo la tierra etc. etc. Hasta entonces el Puerto de la Orotava, por ejemplo, apenas contaba con los manantiales denominados «Aguas del Rey» para las necesidades más urgentes de la vida, y las demás poblaciones se contentaban poco más ó menos con alguna pequeña fuente para aplacar la sed, hallándose por lo tanto los terrenos en cuanto á riego, á la clemencia y á la piedad del Cielo, al estar sembrados de patatas, de trigo ó de maíz, etc.
Entonces, en aquella época, la pobreza en el país era grande y no le pasó á nadie por la mente lanzarse á emprender trabajos hidráulicos de ninguna especie.
Pero pasó el tiempo y aconteció que al fin hombres emprendedores y de clara inteligencia, vieron por fortuna la riqueza que tan lastimosamente se perdía, y se formó entre nosotros la primera sociedad de tal género, poniéndose al frente de ella un señor de inolvidable memoria en el valle de la Orotava por su laboriosidad y buen criterio. Aludimos al que se llamó en vida en el Puerto de la Cruz, D. Antonio Perera, hombre, aunque sumamente modesto, de mucha iniciativa. Ese convecino nuestro fué quien inició tan buena idea y hoy los manantiales denominados Aguas de Perera que son las más bajas de las descubiertas desde entonces hasta el día, puesto que están á noventa y ocho metros de altura sobre el nivel del mar, arrojan 1.133 pipas en cada hora para regar una gran faja de tierra, desde la jurisdicción baja del Realejo, cerca de El Burgado, hasta el punto que llaman El Rincón… (continuará)

lunes, 25 de julio de 2011

El Burgado (4)

Aunque no relacionado directamente con la zona en cuestión (la oriental), pero sí comprendida en la franja costera del pueblo (la occidental) –el conjunto está en la actualidad dentro de los límites del Paraje Natural de Rambla de Castro–, veamos el siguiente edicto publicado en el Boletín Oficial de la Provincia de Canarias, 19 de noviembre de 1900, número 139, página 1:
“Don Francisco Maldonado Entrena, Gobernador civil de la provincia de Canarias.
Hago saber: Que por D. Ramón Ascanio y León, vecino de la Laguna, se ha presentado en este Gobierno instancia, fecha 20 de Octubre último, en solicitud de que se le conceda la explotación de seis pertenencias mineras de mineral de hierro de la 3ª. Sección, con el título «La Luz», situadas en el término municipal del Realejo bajo, en la playa que llaman del «Socorro» y en sus inmediaciones, que se halla próxima a la Ermita del mismo nombre y limitada al Este por la punta del «Guindaste». Verifica la designación de este registro en la siguiente forma: Se tendrá por punto de partida la expresada Ermita del Socorro. Desde este punto, y siguiendo la dirección del primer trozo del camino inmediato, se medirán cien metros hacia el Este, fijándose la primera estaca; desde ésta, en dirección Norte doscientos metros, fijándose la segunda estaca; desde ésta, en dirección Oeste, trescientos metros, fijándose la tercera estaca; desde ésta, en dirección Sur, doscientos metros, fijándose la cuarta estaca; y desde ésta, en dirección Este doscientos metros, que terminarán en el punto de partida; con la cual quedará cerrado el rectángulo que ha de constituir la concesión que se solicita. El terreno comprendido dentro de los expresados límites son parte del dominio público y en parte de propiedad privada.
Lo que se publica por medio del presente edicto para que en el término de sesenta días puedan producir sus reclamaciones, conforme al artículo 24 de la Ley, los que se crean con derecho para ello.
Santa Cruz de Tenerife 2 de Noviembre de 1900. El Gobernador, Francisco Maldonado”.
Obsérvese en la ilustración que el mismo solicitante realiza idéntica petición para otras dos ubicaciones en Los Silos y en El Médano. Como he hallado otros anuncios similares de “explotaciones mineras”, deduzco, dentro de mi supina ignorancia, que se trata de solicitudes de permisos para apertura de galerías.
Y en El Tiempo, 5 de junio de 1904, año I, número 319, página 1 (ver sus datos en la ilustración correspondiente), una información que nos viene a confirmar la existencia de la pensión de Miss Brown y de la finalidad curativa de la misma, lo que aludíamos en la primera de estas entregas:
“Antier tarde se suicidó en la finca de El Burgao, jurisdicción de los Realejos, el súbdito alemán Sr. Lund, persona que desde hace años pasaba largas temporadas entre nosotros atendiendo al restablecimiento de su salud y que gozaba de grandes simpatías por sus excelentes prendas personales. Dios haya acogido en su ceno el alma del finado.
De tan infausta noticia no se tiene conocimiento en este Gobierno civil, cosa que nos extraña mucho pues tan pronto ocurrió el desgraciado hecho de que dejamos dado cuenta, debió comunicarlo al Sr. Gobernador el Alcalde de la Orotava, en cumplimiento de su deber”.
Ignoro en qué “ceno” lo habrá acogido Dios. Y llama también la atención la denominación de Los Realejos (la fusión fue en 1955) y la implicación en este asunto del alcalde de La Orotava.
Si prestan atención a la reproducción de esa portada del periódico (El Tiempo), observarán el baratísimo alquiler de habitaciones en el Hotel Taoro para aquellas personas que viniesen a ver las alfombras de La Villa. Eso sí, vinos aparte.
Hace más de cien años se planteó la posibilidad de ampliar la línea del tranvía hasta La Orotava. Incluso se incluía en el proyecto una ramificación hacia el incipiente (turísticamente) Puerto de la Cruz. Solo llegó hasta Tacoronte. Fíjense en esta información que insertaba Diario de Tenerife, 12 de agosto de 1905, año XIX, número 5680, página 1:
“Según avisa telegráficamente desde París á su representante, á fines de mes llega á esta el Sr. Santomé, gerente de la sociedad bilbaína que ha solicitado la concesión de salto del Aguamansa en la Orotava, con objeto de utilizar su fuerza en la elevación de las aguas del «Burgado», y tranvía á dicha Villa y Gran hotel.
Tenemos entendido que la heredad la «Dula», propietaria de dicho salto, no opone dificultad á la utilización del mismo; por lo que celebraríamos que estos importantes proyectos se llevasen pronto a la práctica, en particular el del tranvía hoy que –según de público se dice–  respetable Compañía ha tomado á su cargo el «Taoro», con el propósito de convertirlo en importante estación de invierno”.
Y para los curiosos, amplíen la copia y pregúntense si Zapatero tuvo algo que ver con esa jubilación a los 67 años en el Ministerio de Agricultura.
Y concluimos por hoy con un hecho luctuoso que nos reseñan La Opinión y El Progreso (26 de septiembre de 1908):
El alcalde del Puerto de la Cruz, en telegrama de ayer, á las 16,20, dice á este Gobierno civil:
«En un estanque inmediato al callejón del «Burgado», propiedad de doña Maximina González, pereció ahogado, en la tarde de ayer, Juan Bencomo González, de cuatro años. Juzgado municipal instruye diligencias.»
Continuaremos en otro momento, que aún queda material. Como siempre manifiesto, si pico la curiosidad de algún entusiasta, lo mismo le estoy facilitando fuentes al respecto. Valga lo de fuentes en sentido periodístico.

domingo, 24 de julio de 2011

Un roto y un descosido

Tras la configuración y toma de posesión del nuevo ejecutivo en Canarias, las diferentes Consejerías proceden a los nombramientos del resto de cargos del organigrama gubernamental. Y es aquí donde podemos aplicar lo de que valen para todo. De ahí el titular del presente (post). Porque lo de satisfacer las cuotas que corresponden a cada isla, a cada facción, a cada corriente, supone la culminación del desaguisado negociador anterior. Ni perfiles  ni valías. Si hay que nombrar a un gomero porque toca, al primero que silbe. Si es conveniente que Ignacio González, más conocido por Nacho (aparte de otras incontinencias, entre ellas la verbal), permanezca en silencio al menos catorce o quince minutos, le regalamos el chupete a Melchor Núñez y asunto zanjado, sin importar un pimiento lo que se dijo, y se plasmó en un programa, del fenómeno de la inmigración (le darán una pistola y lo ascenderán a teniente coronel).
Quizás el ejemplo más significativo de que el personal ofrece todas las garantías lo hallamos en Milagros Luis. Después que salió de su concejalía portuense, allá cuando la Virgen del Carmen era aún joven moza, fue ascendiendo la otrora comunista-icánica hasta extremos que ni ella misma se imaginaba. Cada mañana al levantarse debe mirarse al espejo y decirse para sus interiores íntimos de adentro: qué joya se ha encontrado Paulino. Tras su exitoso periplo medioambiental, y el más reciente paseo militar educativo, le corresponde ahora ir a todas las luchadas para que Pitti la entreviste. A buen seguro que no la podrá sorprender con un toque p´atrás, porque esta mujer tiene unos desvíos de no te menees. Y por lo que observo, otra que lleva camino similar es Gloria Gutiérrez. Se adapta a cualquier circunstancia, según me soplan de círculos bien informados relacionados con el entorno de Jotaflá.
Menos mal que no milito en partido político alguno. Que si no, lo mismo me hubiesen propuesto para viceconsejero o director general. A lo que me habría negado por dos razones de peso. La primera, falta de preparación; la segunda, no ser cuota de nada ni de nadie.
El segundo tema es más pueblerino; bueno, más de mi pueblo. Tras leer unas declaraciones del alcalde realejero, por las que me enteré que el ayuntamiento podía echar mano de los euros presupuestados para el Callejón de los Cuartos (algo más de cuatrocientos mil; ¿queda algo para publicaciones?), pues el Cabildo se había comprometido a incluir la obra en el próximo ejercicio económico, me llega, al par de días, otra información de que los concejales socialistas se habían reunido con el mismo consejero insular (de Cooperación) y habían conseguido desbloquear no solo el proyecto de Los Cuartos sino también en de la calle Real de la Cruz Santa. Estoy a la espera de que en los próximos días me sorprenda Oswaldo Amaro adjudicándose otro logro. Y después, o antes, Jonás, por supuesto, que no iba a quedarse atrás Izquierda Unida.
¿Qué quieren que les diga? Estas cosas no me gustan nada. No me parece conveniente que cada grupo siga buscando acuerdos en otras Administraciones que supongan un beneficio para Los Realejos y para la mejora de la calidad de vida de sus ciudadanos. Y no porque considere que el conseguir dineros sea malo para el pueblo, ni mucho menos. Pero estas batallitas particulares conducirán, inexorablemente, a las inevitables disputas partidarias del “y yo más”, que bien poco interesan al ciudadano. En este caso particular, ¿por qué no una comparecencia conjunta? O una declaración institucional firmada y apoyada por los cuatro grupos. A lo que no está obligado el actual equipo de gobierno por su mayoría absoluta, pero, y vista su declaración de buenas intenciones, no creo que se negaría. Este es un error en el que se cae con demasiada frecuencia. Ha habido  ejemplos, quizás demasiados, en el pasado, pero entiendo que es hora de cambiar estos procedimientos. No se trata de reproducir la clásica porfía de chicos menudos de que el mío es más grande (me refiero al trompo, por supuesto). Reúnanse los portavoces, si menester fuere, y aclaren posturas al respecto.
Y no caigan en la tentación de obviar aquellas sugerencias que se sustentan en el sentido común. No se limiten a pensar de que se trata de la opinión muy personal de uno que se dedica a hacer comentarios en un blog. Más sabe el diablo por viejo que por diablo. Pues eso.
Se aproximan las elecciones generales. ¿Cuál es mi termómetro?: el singular José Segura Clavell. Ya inicia su fecundo periplo colaborador periodístico, síntoma inequívoco de que quiere repetir. Y van… Si el correíllo La Palma hablara.
Hasta la próxima.

sábado, 23 de julio de 2011

El Burgado (3)

3. La Sociedad canalizará de su cuenta las aguas de la galería baja desde las nacientes hasta el acueducto del Municipio, reparándolo y cubriéndolo desde aquel punto hasta el callejón del Burgao á fin de que reúna las condiciones de limpieza, higiene y salubridad indispensables para el servicio del vecindario, sin que la Sociedad pueda destinar las aguas á otro uso que al abasto público.
4. Si por cualquier accidente se interrumpiese el curso de las aguas desde el expresado callejón hasta los nacientes de la galeria baja, la Sociedad tendrá la ineludible obligación de poner sin demora en el acueducto del Municipio 215 pajas de agua de las que corren por su atarjea y salen por la galería alta (en donde están las que corresponden al pueblo), las que provisionalmente y mientras la Sociedad repara la interrupción correrán por el punto que ambas partes crean más conveniente, y que se ha de designar antes de celebrarse este contrato. Si hubiese negligencia en el cumplimiento de esta condición, el Municipio podrá de oficio poner corrientes las aguas por medio de zanjas, por el pasaje que de antemano ha de señalarse, á fin de que el pueblo no esté privado ni por un momento de un artículo tan indispensable para la vida.
Y 5. Si en algún tiempo la Sociedad no pudiere ó no le conviniere entregar el raudal de aguas que fluye de la galería baja, en ambos casos tendrá que dar 215 pajas de agua de la galeria alta por medio de acueducto cubierto que construirá por el callejón del Burgao; desde su atarjea hasta la del pueblo; y el Ayuntamiento renunciará para siempre el derecho que pueda asistirle á exigir de dicha Sociedad mayor raudal de aguas. Si la Sociedad no cumpliese sin demora con esta condición, el Municipio podrá construir de oficio, y á costa de aquella, el mencionado acueducto por el callejon del Burgao.
La Comisión provincial opina que procede aprobar el contrato por considerarlo equitativo y ventajoso para ambas partes.
Remitido el expediente á informe de la Sección con Real órden de 24 de Noviembre último, nada tiene que observar de verdadera importancia acerca del proyectado contrato.
En él aparecen bien afianzados los derechos é intereses del Municipio del Puerto de la Cruz, previéndose todas las contingencias que en la ejecucion del contrato pudieran surgir y dándole una solución útil y conveniente á los intereses del común.
Aunque en el expediente no consta que se haya hecho el análisis de las aguas, ni la altura que tienen las de la galería baja, circunstancia que hubiera sido del caso comprobar para demostrar que en ninguno de esos conceptos se perjudica al vecindario con el cambio de dichas aguas por las de la galería alta á que el pueblo tiene derecho, como esta omisión puede subsanarse fácilmente, bastaría, en sentir de la Sección, que antes de otorgarse la escritura se justifique que las aguas tienen buenas condiciones potables, y la altura conveniente para elevarlas, si fuera preciso, á los pisos de las casas.
Hecha esa constancia y especificándose por cuenta de quién han de ser los gastos de escritura, registro, impuesto de derechos reales (si se devengasen) y demás, la Sección entiende que puede V. E. conceder al contrato su superior aprobación.
Y conformándose S. M. el Rey (Q.D.G.) con el preinserto dictamen se ha servido resolver como en el mismo se propone.
De Real órden lo digo á V. S. para su conocimiento y demas efectos, remitiéndole adjunto el expediente de referencia. Dios guarde á V. S. muchos años. Madrid 25 de Febrero de 1878. Romero y Robledo. Sr. Gobernador de la provincia de Canarias”. (Gaceta de 18 de Abril de 1878)
Para concluir estos apuntes del siglo XIX, para luego, adentrarnos por los vericuetos del pasado siglo XX, vámonos a un remate o subasta del Juzgado de Realejo Alto y que se contiene en la sección de Juzgados Municipales del Boletín Oficial de la Provincia de Canarias, 8 de febrero de 1892, pág. 4:
“Don Tomás González y González. Juez municipal del Realejo alto.
Por el presente se hace saber, que el día veintiseis del corriente mes, de once á doce de su mañana, se remata en la Sala de este Juzgado municipal, sita en la calle de la Alhóndiga, número veinte, la siguiente finca:
Una huerta sita en este término municipal y punto denominado el Burgao su cabida diez y siete áreas, veinte y dos centiáreas, y linda por el Este con otra de Don José Leal y Leal; por el Oeste de los herederos de Doña Rafaela Hernández y Pérez; por el Sur de Don José Alayón Medina; y por el Norte, de Don Miguel Hernández y Pérez, es su valor trescientas pesetas.
La expresada finca se saca a subasta, como de la pertenencia de los herederos de Don Felipe Hernández y Pérez, por consecuencia del juicio declarativo que entabló Don Laureano Pérez Regalado, para el cobro de doscientas cincuenta pesetas que el Don Felipe Hernández y Pérez le era en deber.
Las personas que quieran tomar parte en el remate, podrán concurrir al local designado en el día y hora señalado; advirtiéndose que los títulos de propiedad de dicha finca, la ejecutada ha manifestado que los presentaba por tenerlos en el Registro do la Propiedad de este Partido debiendo los licitadores depositar previamente la décima parte del valor de la finca, para tomar parte en la subasta.
Y para que se inserte en el Boletín oficial, libro el presente, en el Realejo alto á primero de Febrero de mil ochocientos noventa y dos. Tomás González. P. M. D. S. J. Benito Vasconselos, Secretario”. (continuará)

viernes, 22 de julio de 2011

Exposiciones

Ayer por la tarde tuve la oportunidad de darme un salto hasta San Agustín. Aparte de saludar a unos cuantos amigos, pude echar una visual a dos importantes exposiciones que con motivo de las Fiestas del Carmen se encuentran abiertas al público en la Sala La Ferretería (Isidro Felipe) y el local número 5 de la Plaza (Nato García).
Al tiempo que te sugiero las visites (tienes hasta el 30 de este mes), te dejo las ilustraciones de los programas confeccionados al efecto para que dispongas de una reseña completa de ambos acontecimientos. Lo tienes, por otra parte, bastante fácil pues te basta con solo cruzar la calle.
Reitero mis felicitaciones a ambos. Cada uno desde su faceta (fotografía y plumilla), colabora, y mucho, por el engrandecimiento de esta villa realejera. El plasmar espacios y lugares significativos del pueblo, hace que tengamos, los de aquí, un conocimiento más profundo de nuestra realidad cotidiana, y permite que paisajes y rincones trasciendan fronteras, para los de fuera.
‘Olor a mar’ y ‘Los Realejos a pulso’ te esperan. No hay excusas.

De veraneo

En elcorreo.com he podido vislumbrar a doña Cayetana de Alba paseando por las calles donostiarras. Asidua en los estíos a las cercanías del Mar Cantábrico, afirma el diario que no ha faltado a la cita en los últimos 65 años, desde que allí se casó por vez primera cuando era bien moza y contaba solo con 21. Seguro, mal pensado, que ya hiciste la suma pertinente. Tampoco creo que sea un secreto si contemplamos cualquier fotografía de las que pululan por Internet. Ahí al lado tienes una de ellas.
Ignoro la intención del periódico cuando a pie de foto pone el siguiente enunciado: La duquesa se deja ver por la Parte Vieja. ¿Y tendrá alguna otra zona más lozana la señora duquesa?, pregunto con toda la ingenuidad de la que soy capaz. ¡Ah!, ¿se refiere a esa parte de la ciudad en la que las casas son vetustas y todos esos artilugios antepasados? Hombre, eso se especifica en el cuerpo informativo, pero no con ese alarde de mala bilis en la parte inferior de la instantánea gráfica. A la que, por cierto, es el primer lugar al que diriges la visual. ¿O no? Una imagen vale…
Algo más lejos aún, allá en el sur de Somalia, por donde dicen el Cuerno de África, millones de seres humanos las están pasando realmente canutas. Las reiteradas sequías han sumido la población  en una miseria sin precedentes. La ONU, ese organismo rimbombante que no vale un carajo, ha declarado la hambruna en la zona y reclama 211 millones de euros para paliar tan gravísima situación. Mientras, en Europa seguimos pensando cómo rescatar a Grecia de manera que la banca siga haciendo su particular verano. Es la manera que hemos inventado para repartir en un mundo caótico, en el que muchísimos cada vez tengan menos y poquísimos cada vez tienen más. Es –debe ser– lo que sesudos textos de economía se emperran en vender como distribución equitativa. Chiquita jeta.
Con la declaración de la Organización de las Naciones Unidas (qué falacia), los negritos se hallan mucho más felices. Nada más llegarles la noticia, quedaron saciados hasta las próximas navidades. En esas fechas brindaremos con otra campaña (tipo la Santa Infancia, ¿te acuerdas?), y ya tendrán los postres bien servidos. ¿Los trajes de Camps? Peccata minuta.
Cierta marejadilla, tirando a marejada (puede que en ocasiones con tintes de mar gruesa), se vislumbra por los alrededores de Buen Paso, allá por Icod. En torno al Hospital del Norte y su centro sociosanitario. Con significados motivos electoralistas trasladaron al recinto inconcluso un número de ancianos. Ahora se han elevado quejas, incluso se denuncia que desde el Febles Campos santacrucero se ha desviado material. Vamos, desnudar a un santo para vestir al otro.
Como la competencia, que me corrijan, del IASS, dependiente del Cabildo, la ostenta el PSOE merced a ese pacto chiripitifláutico con CC, que tome carta en el asunto el que se hartó de denunciar a Melchior hace unos meses y ahora van de la mano sin el más mínimo rubor. ¡Equilicuá!, el buenavistero Yeyo Abreu. Al que ya debe parecerle bien el curvilíneo recorrido de acceso al centro, digno de cualquier pista de scalectrix que se precie y que es capaz de marear hasta el mismísimo chófer de la ambulancia.
Por aquí seguimos con este calor norteño. Un mes de julio para incluir en los anales históricos de los días apanzaburrados en el valle orotavense. A este paso, va a tener razón la copla que escuché en Higa y que habla de ya se me pudrió la parra… este año no bebo vino. Y moja, tú.

jueves, 21 de julio de 2011

El Burgado (2)

Del mismo periódico (Eco del Comercio, 21 de septiembre de 1859, página 1), alguien que se firmaba como ‘Un amigo del país’ nos brinda una extenso artículo, titulado ‘Aguas’, del que entresacamos unos párrafos:
“Las llamas devoradoras habian ya destruido en su mayor parte la panadería del Sr. Torrens y amenazaban invadir las casas vecinas. Los bomberos parados, esperaban impacientes que el agua llegase hasta sus bombas, mientras que algunas gentes acudían con paños mojados. ¡Triste recurso contra un incendio! El lance era apurado, por cierto; pues no ignoraba la escasez de agua que se esperimentaba en esta Capital; habiendo visto, en mis paseos, las fuentes mas secas que un recanton; los naranjos amarillentos, con las hojas marchitas y enroscadas y las tuneras lánguidas y mustias, entregando á las cochinillas hambrientas el poco jugo que les quedaban. Sin embargo, me tranquilizé; porque sabia que el agua no podia faltar para las necesidades del pueblo. Con todo, seria de desear que se aumentase su caudal para tenerla de sobra en momentos de apuro, pues abunda mucho el agua en Tenerife, como voy á probarlo sin mas preámbulo…
En cuanto á las aguas que riegan el hermoso valle de la Orotava, las mas importantes son las de Aguamansa que parecen nacer en la formación traquítica. La cadena de Tigaiga arroja también varios pequeños arroyos, siendo el mas considerable el de la Laura que alimenta los Realejos. De esta cadena, ó de su base, surgen también las aguas del Rey, las límpidas fuentes del Burgado, de la Gordejuela y de la Rambla de Castro, asi como una infinidad de arroyuelos menos importantes se filtran de las laderas de los varios barrancos que cortan los grandes declives del valle, mientras que en el tramo del gran contrafuerte de Tigaiga, las aguas que han seguido las capas impermeables intercaladas entre los basaltos, van á salir al mar por la playa del Callao. No debemos olvidar tampoco el manantial del Dornajito que surge en uno de los grandes barrancos del macizo de Icod el alto…”.
El portuense José Agustín Álvarez Rixo en El Time (7 de mayo de 1869, página 1), y en la conclusión de su ‘Ensayo sobre las señales naturales que anuncian los años fértiles o estériles en las Canarias’, nos señala:
“Asimismo, el haber suspendido su manacion, una de las fuentes del Burgado; fenómeno que sin estar sujeto á (palabra ilegible) fijo, sabíamos por tradición que solia suceder, y hemos visto reproducir, conservándose seca en tales ocasiones por espacio de cinco á siete años, cual lo estuvo la última vez, pasado cuyo término, volvió á brotar aún con más abundancia que lo hacía anteriormente.
El dia 28 de setiembre llovió un poco, según suele acontecer con los vientos N. E. y N. N. E. en el Valle de Taoro; y no obstante la escasez de la lluvia, por la noche corrió con furia el barranco de las Lajas ó de San Felipe, lo cual atribuimos á efectos de alguna bomba ó manga de agua que impelida por el viento N. E. hubo de descargar en lo alto de la cumbre”.
Una Real Orden del Ministerio de la Gobernación, y publicada en la Gaceta el 18 de abril de 1878, es asimismo insertada en el Boletín Oficial de la Provincia de Canarias, 10 de mayo de 1878, página 1. Por su interés, nos permitimos su reproducción literal:
“Remitido a informe del Consejo de Estado el expediente promovido entre el Ayuntamiento del Puerto de la Cruz de Orotava y la Sociedad denominada Las Aguas en solicitud de que se aprobase el contrato celebrado entre ambas partes para la conducción de aguas á la población, la Sección de Gobernación de dicho alto Cuerpo ha emitido el siguiente dictamen:
Excmo. Señor: Para los efectos de la regla 3ª., artículo 80 de la ley municipal, se ha elevado al Ministerio del digno cargo de V.E. el contrato proyectado ente el Ayuntamiento del Puerto de la Cruz de Orotava (Canarias) y la Sociedad denominada Las Aguas sobre el modo de utilizar las que corresponden al abasto público.
Habiéndose resuelto de conformidad con lo propuesto por la Seccion por Real órden de 14 de Junio último el expediente instruido con motivo de las diferencias surgidas entre la corporación y la empresa, esta última en junta general celebrada el 6 de Julio siguiente dió amplias facultades á una comisión de accionistas para llevar á cabo el arreglo con la Municipalidad.
En instancia dirigida á la misma hizo presente la comisión el perjuicio que se seguiría á la comunidad de regantes y al pais en general de cumplimentarse en todas sus partes la mencionada Real órden, pues de entregarse las aguas del abasto publico por el barranco del Burgao, segun aquella dispuso, no podria aprovechar la Sociedad las 200 pajas que fluyen en la galería baja, cuyo usufructo pensaba adquirir, perdiéndose en el mar una riqueza tan importante; por lo que suplicaba al ayuntamiento excogitase el medio de conciliar todos los intereses.
La Junta municipal en sesión convocada al efecto del dia 29 de aquel mes, en vista de las manifestaciones de la Compañía, y teniendo en cuenta, entre otras consideraciones, que las aguas de la galeria baja, dada su poca altura, no podian dedicarse al riego, y sólo utilizarse en el abasto de la población y que lo que favorecía á la empresa y no perjudicaba á los intereses locales debía tolerarse y consentirse, acordó por unanimidad acceder á lo solicitado por aquella bajo las condiciones siguientes:
1. El Ayuntamiento permitirá que la Sociedad entregue el raudal de aguas que fluye de la galeria baja (siempre que no baje de doscientas pajas) por el acueducto, hoy sin uso, del Municipio, y esto las percibirá en el callejón del Burgao, garantizando la Sociedad la perpetuidad del expresado volumen por aquel sitio, y cediendo el Ayuntamiento á la comunidad de regantes (sólo para este uso y dicho caso) aquel trozo de acueducto.
2. La vigilancia, conservación y reparación de la expresada atarjea desde el callejón del Burgao hasta la galeria baja correrá á cargo de la Sociedad, sin que el Municipio tenga que hacer ningún gasto por ese concepto, ni para la reedificacion de dicho trozo de acueducto en todo ó en parte si se destruye por la caida de rocas ó por otra causa cualquiera natural ó fortuita, aunque expresamente no se mencione… (continuará)

miércoles, 20 de julio de 2011

El Burgado (1)

Se dice en el Tomo III, página 683, de la Gran Enciclopedia Canaria que “El Burgado es un lugar costero del municipio de Los Realejos, enclavado en el límite con el vecino municipio de Puerto de la Cruz. Se trata de una pequeña bahía cercada por un gran acantilado, donde se encuentra el Roque del mismo nombre. En la parte E se ha formado una urbanización. Sus habitantes han sido censados en 1991 en el caserío de El Toscal”. Bastante mediocre el texto y cargado de más de una inexactitud. Por ejemplo, ilustrar el contenido con el grabado de J. J. Williams y no ver sino un solo roque. Y me pregunté qué hallaría en la prensa. Pues bastante. En el período comprendido entre 1856 y 1937. Veamos si soy capaz de ordenar los datos. Pero antes:
En la actualidad por El Burgado discurre la flamante nueva vía que evita la siempre masificada travesía de Toscal-Longuera y que permite un rápido enlace entre Puerto de la Cruz y Los Realejos. Hace apenas unos años todo era muy diferente. Véase las ilustraciones al respecto. Y algo más atrás aún:
Al oeste de Puerto de Puerto de la Cruz, un poco más allá de Loro Parque y del barrio de Punta Brava, y  ya en el término municipal de Los Realejos, se encuentra el Hotel Maritim. El edificio está enclavado sobre el acantilado de la "Punta de la Piedra Grande", con una espectacular vista hacia el oeste (Playa de Los Roques del Burgado).
Lo que tal vez pocas personas saben es que en ese mismo lugar existió, hace ya muchos años, una posada, o "pensión", para visitantes en una amplia casa terrera, con tejado de estilo tradicional canario, propiedad de un tal señor Mederos. Tenía un pórtico o galería que se extendía a lo largo del costado sur de la casa, es decir, el orientado hacia la cumbre. Allí la señorita Edith Brown, inglesa y enfermera de profesión, montó su pensión a finales del siglo XIX. Duró hasta el inicio de la Primera Guerra Mundial en 1914.
¿Por qué esta pensión para gente enferma en un lugar algo alejado de Puerto de la Cruz? La explicación viene determinada por la existencia de una burga –manantial de aguas termales, muy apropiada para baños curativos– en las proximidades de la edificación.
De la palabra burga debe derivar el nombre de "El Burgao" o "El Burgado", que es como se conoce al lugar. Es mucho más verosímil esta postura, que la de otros que sostienen que el nombre se deriva de los moluscos denominados burgados, ya que estos existen en todos los lugares de la costa de la isla.
La palabra Burgado aparece en el diccionario estadístico-administrativo de las Islas Canarias, de don Pedro Olive, publicado en 1865, en el que dice: "Caserío situado en el término jurisdiccional de Realejo Alto, partido judicial de La Orotava, isla de Tenerife. Dista de la cabeza del distrito municipal 3 km. 754 m., y lo componen 7 edificios de un piso, habitados constantemente por 9 vecinos y 63 almas" [sic]. Uno de los siete edificios era, con toda seguridad, la casa que sirvió, años más tarde, para que Miss Brown montara su pensión.
En el libro "Las Islas Canarias", publicado en Londres en 1911, Florence Du Cane cuenta la existencia de una rara planta –la "Statice Arborea"– en la pequeña bahía de Los Roques (Roque Chico y Roque Grande). Esta pequeña bahía o playa, así como la gran cascada del cercano lugar de Gordejuela, han pasado a la posteridad merced a las litografías del artista inglés J. J. Williams.
En los tiempos de Miss Brown la escena debió ser muy similar a lo plasmado en tales litografías. (Datos obtenidos de Austin Baillon. Casa de la Aduana. Puerto de la Cruz)
No conformes con las pinceladas anteriores nos sumergimos en periódicos de hace bastantes abriles. Y hallamos curiosidades que nos parecieron muy interesantes:
En Eco del Comercio (periódico comercial, científico y literario), 21 de mayo de 1856, página 2, la información de alumbramientos de aguas en la zona. Hacemos, como siempre, la salvedad de que nos limitamos a transcribir literalmente el contenido de la crónica, por lo que insistimos en que no deben asustarse por los errores ortográficos provocados por la acción de los denominados ‘duendes tipográficos’:
“Publicamos con gusto la siguiente carta de nuestro corresponsal. Puerto, Mayo 13 de 1856.
El acontecimiento de la aparición del agua que esplota una compañía de accionistas en un punto cerca de este Puerto donde llaman el Burgado es ciertamente de la mayor importancia para nuestro pais, y aunque ya se haya noticiado en los dos periódicos de la Capital, no dudo de que tendrán una buena acogida los pormenores que paso á relacionar.
Por las dimensiones que han ido tomando estos trabajos, de grande atrevimiento, llegó á practicarse una galería hecha con la mayor inteligencia que tiene hoy 200 varas y ademas las colaterales y otros trabajos de reconocimiento en que hubo que remover muchas dificultades por espacio de 2 años y meses que cuenta de existencia la obra. Viendo los empresarios lo que tardaba la aparicion del agua y poco acostumbrados á estas grandes empresas, llegaron á desmayar en términos, que aun cuando no había cumplido el plazo estipulado con el facultativo Director D. Miguel de la Chapelle, hace cosa de dos meses que llegaron á suspender las cuotas que le tenían asignadas para el trabajo; pero continuaron las que dan á un aficionado ingenioso, que como tal no deja de tener su mérito, para un trabajo de esploracion que hace algunos meses está practicando en la misma costa acantilada donde las aguas tienen su salida neutral, el cual está reducido á desostruirlas con pequeñas galerias en la misma dirección de su corriente interna, habiendo conseguido alistarlas algún tanto mas elevadas. Pero alucinados la mayor parte de los interesados y no juzgando sino por las apariencias, llegaron á abandonar la obra principal dando á esta mas importancia de la que merece. El constante y entendido facultativo siguió sin embargo los trabajos á sus espensas luchando con las dificultades de la obra y sufriendo las consecuencias de una injusta oposición, y no atendiendo mas que á la conciencia de sus cálculos y estudios, ha logrado al fin encontrar enorme caudal de aguas en la misma línea de su galería. En los pocos días que hace se ocupa en desahogarlas tiene ya un caudal considerable que coge una estension de 5 varas en forma de cascada. Es verdad que se hallan algo mas bajas que el nivel de su galería principal, pero según sus cálculos tardará muy poco en hacerlas salir por ella pues los terrenos donde corren tienen un desnivel de 30 por 100: entonces las tendremos á 210 metros de distancia de la costa, á una altura de 80 metros del punto donde salen hoy naturalmente en la costa y á 108 metros sobre el nivel del mar, que es la altura del jardín botánico; lo que proporcionará un abundante riego á una estensa zona de terrenos que de estériles volcanes quedarán convertidos en un gran vergel.
Grande es la gloria que cabe á este ilustrado é infatigable estrangero, al entregar á los empresarios el fruto de sus desvelos; y grande debe ser el parabien que merece de estos y de todo el país donde ha dado tantas pruebas de su inteligencia con resultados ventajosos á la agricultura, haciendo de este modo que se emprendan nuevos ensayos para continuar esplotando este ramo tan precioso y tan abandonado antes de su feliz llegada a nuestras peñas”. (continuará)

martes, 19 de julio de 2011

Paga lo que debes

Seguro que más de uno de los que se asoman a este blog se acordarán perfectamente de la letra de aquella ya vieja canción de “El bodeguero”, sí aquel que siempre en su casa presente está. Pero para el día de hoy nos viene mucho mejor el pasaje que da título a este post. Luego, si desean no tomar chocolate, a gusto de cada cual.
Se ha presentado en días pasados una nueva edición del Festival de Folclore Arautápala. La décima, si nuestros cálculos no son erróneos. Y como uno tuvo algo que ver en el parto, se sorprende de que la criatura siga creciendo a pesar de que la alimentación no es la más adecuada. Porque parece obvio manifestar que el encuentro se sustenta con las aportaciones de instituciones públicas y otras entidades privadas que han seguido apostando por esta faceta cultural que permite el intercambio entre grupos de lugares bien diferentes.
Anteayer leía en un digital lo siguiente:
La doble moral del alcalde nacionalista, ahora sustentado sin demasiado entusiasmo por el PP de Sebastián Ledesma, sigue ahí, incólume, desafiando todas las reglas de la democracia. Una doble moral que se dedicaba a recortar los sueldos de los trabajadores, sin piedad y sin que le temblase el pulso y que ha mantenido y mantiene para sacar adelante el Ayuntamiento portuense, que ahora sufre un silencio anhelado y que responde más al desconcierto de la oposición socialista que a otra cosa. Unos gastos que sin embargo se mantenían en otras direcciones, más de una corporación a la que le importa bien poco su gigantesca deuda, que en algunos momentos amenazó con la estabilidad presupuestaria de esa sufrida entidad local. De entrada nos encontramos con un gasto en materiales para atenciones protocolarias y representativas de 1.192,03 euros. Este gasto es espectacular: adquisición de 72 botellas de vino para la celebración del programa de televisión Tenderete en la plaza de Europa por valor de 360 euros. Otro más: invitaciones en atenciones protocolarias por 1.935,68 euros. Reportaje fotográfico por el Día de la Familia y Día de Canarias: 2.440 euros. Adquisición de metopas: 2.872,69 euros. Invitaciones ofrecidas con motivo de diferentes actos protocolarios: 4.662 euros. Y finalmente 640,57 euros que debía justificar Marcos Brito, el propio alcalde…
Tal cual. De existir algún error, no me echen a mí la culpa. Me imagino que en el ayuntamiento portuense seguirá siendo Juan Carlos Marrero su concejal de Fiestas. Porque es en el marco de las de Julio cuando tiene lugar la actuación de los grupos folclóricos que acuden al festival anteriormente citado. En la ilustración observas el cartel anunciador del celebrado el pasado 2010, y que organizó, como todos los años pares, la Agrupación Folclórica de Higa. Y viene todo esto a cuento pues me acabo de enterar que el consistorio del Penitente debe a dicha asociación cultural no solo los 4.000 euros presupuestados para el ejercicio económico próximo pasado, sino que, además, sigue sin satisfacer los 6.000 euros que se habían estipulado para la séptima edición allá por el ya lejano 2008. Sí, así como lo lees. Con lo que convendrás con un servidor qué fácil es organizar a sabiendas de que los incumplimientos de pago adquieren tal calibre.
Estoy plenamente convencido de que estos hechos no acontecen de igual manera con los sueldos de sus ilustrísimas. Por lo que se me informa, al menos dos empresas (una de transportes y otra de iluminación y sonido) siguen mirando al cielo por si les cae la tan esperada de lluvia (de billetes). O el ayuntamiento orotavense, principal patrocinador del evento, se pone serio en este quehacer o la cita veraniega de Arautápala tiene los días contados. Porque no me negarán el que se tiene que tener mucha moral y optimismo para realizar un montaje de tales características para quedarse luego colgados.
Por todo ello, recordar al digital que sacó a la luz estos nuevos gastos del ayuntamiento de Puerto de la Cruz que no se preocupe demasiado porque otro cantar bien diferente es que se abonen. Escrito y apuntado está, pero del dicho al hecho…
Me queda tan lejos aquella etapa política que no concibo cómo los cargos públicos de ahora pueden salir a la calle sin ruborizarse ante avatares como los aquí plasmados. En vez de estar escondidos bajo una piedra, arriba tienen la cara de pensar que no pasa nada. Y Marrero me contestará lo de la Virgen está embarcada. Y bajo el manto protector de la susodicha, haremos la décima edición y acumularemos otra deuda. Total, a estas alturas, qué importa una raya más (pon tú tigre, cebra o le que te apetezca).
Eso  mismo, y viva la fiesta. A este paso, al pobre Benito le vamos a tener que poner al lado la ambulancia ‘mecanizada’ que te comenté días pasados, porque los  mismo le da un soponcio. Y no es para menos. En fin, Puerto de mis amores, paga lo que debes y no te sigas ‘embarcando’ más.

lunes, 18 de julio de 2011

El principio del fin

Hace unos años tuve una distendida charla con unos amigos en una isla que no era Tenerife. El tema principal de la conversación fue el peligro que supone los apoltronamientos políticos, el eternizarse en los cargos. Sostenían ellos que había casos paradigmáticos en los que no habría chubasco alguno que los tumbara. Uno, más escéptico, señalaba que siempre habría causas por las que, más tarde o más temprano (o más temprano que tarde), los tronos se derrumbarían, que imperios poderosos –y ahí está la Historia para ratificarlo– desaparecieron de la faz de la Tierra. La acción de socavar se va produciendo, de manera inexorable, sin que los propios interesados se percaten –además, suelen ser los últimos en advertirlo porque su endiosamiento no se lo permite–, y los cimientos van cediendo hasta el desplome total.
Recordaba yo en aquel entonces –algo que casi siempre repito– lo de “más alto subió la palma, y al suelo bajó a barrer”. Expresión que, por cierto, me hizo un buen día plasmarla en una décima que ya fue publicada, y que transcribo para ilustrar el presente artículo:
Una palmera orgullosa
miraba desde bien alto,
cómo barría el asfalto
una escobita hacendosa.
Vino una brisa ventosa
que al suelo la fue arrojando,
y al irse desgajando
se dijo en su fuero interno:
ya me voy para el infierno
por estármelas echando.
Utilizo aquí el gerundio ‘echando’ como sinónimo de arrogancia, petulancia, en suma, de ir de currito por la vida. Y es que este particular puede ser observado con bastante nitidez en determinados políticos que creen estar por arriba del bien y del mal. No pongo ejemplos porque tú, estimado ojeador, lees la prensa y escuchas y ves lo mismo o más que yo. Creen, incluso, sentirse legitimados por los votos ciudadanos, con los que se atreven a tapar sus vergüenzas. Su ética, su particular versión de la gestión desde la atalaya de una poltrona fabricada a su imagen y semejanza, parece eximirles de cuantas acciones acometan. En ellas incluyo, obviamente, las denominadas de índole personal. Porque sigo sosteniendo que la ejemplaridad en el ejercicio de sus funciones no puede –ni debe– limitarse a la esfera en la que ostenta el cargo público. He puesto, reiteradamente, el  símil de la figura del maestro, del que ‘exijo’ sea un permanente espejo para sus alumnos.
A estas alturas puede que estés retratando a la perfección las estampas de más de un conocido. Que para mayor desgracia y escarnio públicos, cuando la muestra de la evidencia alcanza la prueba del algodón, nos deleitan con argumentos tan sibilinos que producen asco, repugnancia, aversión, antipatía, aborrecimiento, cuando no vómito.
Pero ahí siguen. No solo se agarran como los moluscos marinos que viven encerrados en una concha y adheridos a las rocas de las costas, sino que alardean de sus conductas indecorosas. Yo soy yo, y aquí nos hay circunstancias que valgan. El verbo dimitir no existe en su particular diccionario. Son –suelen ser– los clásicos políticos populistas, cuyas acciones siempre van encaminadas al intento de saciar estómagos, con lo que creen tener cubiertas las expectativas electorales futuras, sin darse cuenta de que llegará el día, inexorablemente, en el que una simple neurona podrá más que una necesidad fisiológica. Y si quieres pensar en aquello de “no solo de pan…”, perfecto.
Ya te lo dije antes, pon tú la fotografía que pueda ilustrar este comentario. No creo que vayas a tener graves dificultades para hallar diferentes alternativas. Me da lo mismo que sean valencianas o gomeras. Tal para cual.
Como motu proprio nadie arranca la caña, los partidos deberían ser mucho más diligentes a la hora de cortar por lo sano. Pero no lo hacen. Lo mismo tienen miedo a quedarse sin quien pague una mísera cuota. Se quieren, se aprecian, se estiman y se encubren. Así de claros, limpios y diáfanos. Amén de coherentes.
Si quieres, mañana te lo silbo. A pesar de todo, feliz inicio de semana. Sigan descansando.