martes, 31 de enero de 2012

Debe cambiar el discurso

Como lo prometido es deuda, aquí estamos. Ayer correspondió el aspecto humano, personal, familiar. Ahora nos toca profundizar en una serie de declaraciones últimamente habidas. A raíz de la cuales, cada vez me ratifico más en que Rivero debe cambiar su discurso. De no hacerlo, entiendo que el ocaso lo tiene bien próximo. Es más, lo mismo abandona el barco un día de estos. Lo noto cansado, distraído, ensimismado.

El actual presidente del gobierno canario se ha caracterizado por ser un magnífico centrocampista. Por mucho que él se empeñe en las medio maratones. Desde los tiempos en que era incondicional de Zapatero (fíjate en la foto y hasta las cejas las tuvo cambadas durante esa época) hasta ahora en el que se halla en el consabido compás de espera, ha repartido juego mucho mejor que Xavi. Y cuando se le ha ocurrido hacer alguna declaración de lo que su gobierno va a acometer, como aquellos miles de puestos de trabajo, los fallos de cálculo son de campeonato. Así que, con la culpa es de Madrid y no nos dan más perras, a capear el temporal. Mientras, ni se sabe a qué cantidad asciende el número de parados. Nos basta, para ilustrarnos, un somero repaso a estos últimos días:

Rivero urge a solucionar el transporte aéreo tras el fiasco de Spanair y exige a Fomento una respuesta ejemplar. Exigir, requerir y reclamar. Vale, ¿y…?

Que se determine de una vez la mediana entre Marruecos y España. Chacho, para hacer una simple raya llevamos desde 1496 (día de Santiago) buscando una tiza que no se borre. Y cuando la tracemos, ¿no entraremos en conflicto con aquel rollo de las aguas canarias? ¿No será mejor esperar un fisco hasta que el volcán herreño termine de escupir?

Que Moncloa tome conciencia real del grave problema económico y social que representa el desempleo en Canarias para que destine los recursos suficientes que permitan abordar su solución con la más absoluta premura. Eterna canción, Paulino. Perras, perras y más perras. ¿Y para tal menester hace falta una autonomía? Te voy a dar una pista: en la tele canaria hay dinero a mansalva (los socialistas están callados), en la policía de las manchas rojas existe otro salidero importante, en los parques móviles de las consejerías se consume demasiada gasolina (claro, con tanta visita a cualquier bobería con el abundante séquito), en el BOC es raro el día que no aparece la convocatoria de un puesto de libre designación (debemos ir por los cuarenta mil)… Dile a Ortiz que lea con detenimiento, seguro que encuentra muchos recovecos.

Necesidad de potenciar las comunicaciones entre el archipiélago y el continente africano, algo que llevamos demandando desde hace años y que esperamos se convierta pronto en realidad gracias a las ayudas de la UE. Lo de inminente realidad lo llevas diciendo desde que el primer africano salió de aquel continente para poblar el mundo. Hombre, de verdad, yo no me acuerdo, pero como tú llevas varias ‘eras’ en esto de la res pública, a lo peor sí.

Defender a los docentes es una prioridad. Si no se convocan oposiciones a Secundaria habrá que buscar los mecanismos que faciliten la estabilidad y que no se perjudique a quienes están trabajando en Canarias. Esto no lo entendí. En mí es normal porque ya me han jubilado. Pero tú sigues en la brecha. No, en la docente no, en la otra. Me imagino que cuando te refieres a la prioridad, habrás pensado que como Milagros dejó un erial por herencia, pelota para los socialistas (que se estallen ellos). En estos pases largos te pareces más al otro Xabi (Alonso).

Grave error la decisión del Gobierno (central) de suprimir las subvenciones a la producción de energía renovable. Reivindicará su mantenimiento. En resumen, los errores siempre son de Madrid (o de más allá). Cuando aquí no hacemos nada porque nos gastamos el dinero en machangadas, es que no nos dan más pasta (y menos mal, que si no).

¿Sabes una cosa, Paulino? Menos mal que Rajoy tiene las ideas muy claras y está al tanto de lo que hay que hacer (y lo hará). Y tenemos la suerte añadida de su pisito en Mogán, puede que pase sus vacaciones en La Mareta, y, como último remedio, volver a pactar con Soria (los socialistas siguen teniendo culo en el que alcanzar los balonazos que tú tan bien sabes dirigir).

Por último, con el tremendo capital derrochado en el despliegue de ‘la Canaria’ en El Hierro (tanto cuando surgió el volcán como en esta visita real) muchos apuros se le hubieran solucionado a los herreños que la pasan canutas. ¡Ah!, súmale lo que salió el viajecito del heredero (¿vino Urdangarín?). Dicen que gobernar es priorizar. Eso en teoría, en la práctica casi todos suspenden. Hay momentos, y en ellos estamos, en que la renovación también incluye personas.

Hasta mañana, mis incondicionales.

lunes, 30 de enero de 2012

El calvario de Paulino

Estoy preocupado porque observo nervioso al presidente canario. Sus gestos no me gustan nada. De sus declaraciones escribiré después. Echen la pertinente visual a las fotografías y no me digan que esa seriedad (en dos instantes bien diferentes) puede considerarse normal. Yo entiendo que algo grave está rondando por su sesera. Puede, me imagino, que los editoriales de cierta prensa lo traiga a mal vivir. Y lo comprendo. Porque no debe ser agradable el que un día, y el otro también, se levante a sabiendas de que no solo va a ser él la diana de tanto dardo envenenado, sino que, además, su familia no se libra de los improperios. Y para más inri, en mi pueblo hemos contribuido a levantarle los ánimos al vilipendiador. Aunque me alegro que sigan incrementándose las voces en contra del acuerdo adoptado en el salón de plenos realejero, me entristece que estos hechos se produzcan. Porque una cosa es disentir en la gestión política y otra bien diferente sumergirse en un lodazal de escarnios. Por mucho ‘miedo’ que puedan tener los políticos a los dictados de un medio de comunicación, hay razones más que poderosas para no llegar a estos extremos. El ayuntamiento de mi pueblo pudo, perfectamente, dar marcha atrás y, simple y llanamente, dejar sin efecto el acuerdo de marzo pasado (creo), alegando, sin más, la peligrosa deriva habida. ¿O sería la primera vez en que un acuerdo plenario anula otro anterior? Detrás de cada acción política, no olviden que estamos los votantes, los electores, en suma, el pueblo. Incluso la amenaza (¿de qué otro modo podemos mentarla?) de pretender aprovechar el acto del descubrimiento de la placa que da nombre a la calle en cuestión para redundar en sus batallitas, debe ser tajantemente cortada. Y si hay que suspender el acto, que se haga. Hoy antes que mañana.

No, de drástico nada. Explíquenme ustedes a mí cómo debo interpretar el contenido de esta nota que el ‘ilustrísimo’ señor publicó en su diario: "En un próximo comentario y en las palabras de inauguración y rotulación de la calle que le ha concedido el Ilustre Ayuntamiento de Los Realejos al editor y director de EL DÍA, José Rodríguez, además de sus naturales y expresivas y sinceras palabras de gratitud al partido que aprobó con su mayoría la distinción otorgada, y al pueblo en general, hablará también del rencor del incompetente y necio político de CC que ha desgraciado a Canarias, Paulino Rivero, y del odio que anida en las cabezas de los socialistas políticos, que no humanistas, y de la izquierda comunista, antipatriotas que tanto odian al pueblo negando los derechos de los canarios". Te recuerdo la votación habida en la sesión plenaria del pasado jueves. Votó afirmativamente el PP, se abstuvo CC, y votaron en contra de la propuesta el PSOE e IU. Meridianamente claro, ¿no?

Imagínense ustedes que vamos al susodicho acto, a celebrar el 11 de febrero (sábado) a las 12 horas. Te adjunto en la ilustración el plano para que te sitúes. Y allí, cumpliendo con sus amenazas, don José Rodríguez Ramírez arremete contra los ediles de Coalición Canaria, Partido Socialista e Izquierda Unida (que como representantes legítimos de un importante sector poblacional realejero pueden estar haciendo acto de presencia). Un servidor, como exalcalde de la villa, también está invitado. Y todo el que quiera, faltaría más. En ese hipotético supuesto, ¿qué hacemos? ¿Rompemos los esquemas, la baraja, el protocolo –lo que tengan a bien denominar– y le agradecemos sus palabras con una sonora pitada? ¿Llevamos las cacerolas en una mochila por si es menester utilizarlas? ¿Se quedaría –insisto, ante la posible situación– impertérrito ‘mi’ alcalde? ¿Le agradecería al homenajeado los desvelos ‘informativos’ para con nuestro pueblo, otrora cenicienta del Valle (que mentó otro ex)? ¿Le reprocharía públicamente tan feo gesto, que se contradice con el dadivoso regalo institucional? Un dilema, ¿no?

Hombre, qué quieres que te diga, tal y como están los hechos lo anteriormente descrito puede ser peregrinamente factible. Lo de que hablará del rencor y bla, bla, bla, no lo estoy manifestando yo. Por cierto, causa tremenda gracia lo del encono, la tirria, la aversión, la inquina. Mírese al espejo, cristiano.

Dije (escribí) en el primer párrafo que comentaría ciertas declaraciones de Rivero. Me temo que tendré que dejarlo para mañana, que será otro ‘día’. Mejor, así medito unas horas más. Voy a comprar el periódico. Hasta luego.

domingo, 29 de enero de 2012

Un entusiasta dehesero (10)

Y efectivamente, he aquí la respuesta del entonces alcalde (Gaceta de Tenerife, 9 de octubre de 1932):

“DESDE EL PUERTO DE LA CRUZ. Manteniendo una actitud.

Señor director de GACETA DE TENERIFE.

Muy señor mío; Ruégole inserte en el diario de su digna dirección el adjunto escrito, quedándole por ello altamente agradecido.

Salúdale atentamente, F. S. ACEVEDO.

Puerto de la Cruz, 7 de Octubre de 1932.

El último alcalde de la Dictadura, señor Luz Carpenter, ha publicado en los periódicos de esa capital un escrito aludiendo a mi actitud frente a su actuación pasada. En la primera parte de su escrito afirma el citado ex alcalde que en el periodo pre y post electoral le he atacado personalmente prescindiendo de toda cortesía, caballerosidad y delicadeza, a lo que debo contestar que siempre hablé autorizado por el pueblo, consentido por el pueblo y aplaudido por el pueblo. Que el señor Luz le pida explicaciones al pueblo, y no a mí, por todo lo que antecede. Y, en último lugar, si se ha dirigido al pueblo dándole explicaciones y no pidiéndoselas por su entusiasmo a mi actuación, como él mismo reconoce, ¿de qué tiene que quejarse si es el pueblo el que no quiere creerle? Además, esos tribunales ecuánimes que él invoca, ¿por qué no los emplea contra mí por esa, según su opinión, campaña personalista y difamatoria mía?

En la segunda parte quiere demostrar, "sin comprobantes", que lo que he dicho de su actuación municipal es completamente falso. En cambio, yo invito a todo ciudadano a que pase por el Ayuntamiento a examinar las certificaciones que existen de no haber habido acuerdos para realizar la construcción del muro del Penitente. También aquí, en las oficinas de la Siemens y en las casas de los abonados, obran comprobantes de haberse negociado con material eléctrico a riesgo del Ayuntamiento y por medio de un empleado municipal, sin constar los asientos de este negocio en los libros oficiales de contabilidad. Y resultó este negocio tan peregrino que se tuvo que recurrir por la Alcaldía al recargo de un 50 por 100 sobre el valor corriente de dicho material para cubrir las filtraciones... Y así, etc., etc.

Al pueblo se le prometió que desempolvaríamos y limpiaríamos la casa municipal que, por desgracia, era, cuando entramos, un pozo negro donde todos los caciques de la Monarquía habían vertido las suciedades de su nefasta política administrativa, y después proceder en consecuencia.

Nosotros vamos cumpliendo con la primera parte; y, respecto a la segunda, que el señor Luz y sus adláteres no canten todavía victoria.

En la tercera y última parte de su escrito quiere señalar su decisión y deseo aparente de entablar controversia pública sobre estas cuestiones, a lo que yo terminantemente le digo: que invite al pueblo y le dé una conferencia pública, como ya lo he hecho yo; que si él no acudió a rebatirme, disculpa no tiene, puesto que a nadie se le negaron los boletos que se usaron con el único objeto de regular el total de espectadores con la capacidad del teatro.

Y, por último, en todos los terrenos he sabido mantenerme firme y con el señor Luz no estaré dispuesto nunca a hacer una excepción. Florencio SOSA ACEVEDO”.

No meditaban demasiado en aquel entonces, pues el 11 de octubre, sólo dos días después de la publicación del anterior comunicado de Florencio Sosa, tanto en Hoy como en Gaceta de Tenerife, la réplica de don Isidoro Luz (reproduzco la de uno de ellos; idéntica en ambos, claro):

“Señor director del diario GACETA DE TENERIFE.

Muy señor mío: Agradezco a usted dé cabida en el diario de su digna dirección al siguiente escrito que le acompaño, por le que le queda obligado y reconocido s. s. s. que atentamente le saluda, Isidoro Luz Cárpenter.

Puerto de la Cruz. 10 Octubre de 1932.

El señor Sosa Acevedo contesta a mi reto con un alegato en el que solo se ve trata de salirse por la tangente. No acepta la controversia pública, porque sabe que su posición, a todas luces falsa, no le permitirá salir airoso de ella. Y como yo no estoy dispuesto a perder mi tiempo polemizando en la Prensa, le reitero mi deseo de que concurramos ambos a un acto público, para rebatirle, una por una, todas las falsas afirmaciones que contra mi y contra el Ayuntamiento por mi presidido ha lanzado al pueblo, con el único fin, bastardo, de desorientar la opinión y buscar así mi descrédito personal en beneficio de la política de caudillaje que viene alentando y se propone seguir.

Y. por último, señor Sosa Acevedo, la tranquilidad de conciencia que me da mi actuación política, así como mi conducta y la normalidad de todos mis actos en la vida de relación, me permite mantenerme firme en todos los terrenos”.

Algo nos resta, por lo que continuaremos en una próxima ocasión. Hasta entonces.

sábado, 28 de enero de 2012

Aguas revueltas

Menuda polvareda se ha levantado en mi pueblo con cierto acuerdo plenario del pasado jueves. Y eso pasa por empeñarse en ponerle nombres de personas a las calles del municipio, cuando sabemos que el único animal terrestre que se queja por todo es el individuo humano. Y es que por muchos méritos que tenga el designado, siempre habrá otro que se sienta mejor y digno acreedor. Aunque los propuestos sean personajes de Los Realejos, la envidia, pecado capital por excelencia, aflorará a ciencia cierta. Y nada digamos cuando se proponga a un ‘forastero’.

Uno, retirado de casi todo desde ha bastante, ignora cómo se cuecen estos asuntos en el ayuntamiento. Pero me pregunto si para esta clase de resoluciones no sería conveniente ponerse de acuerdo previamente, antes de llegar a este tipo de espectáculos. Y sabiendo los procederes de uno de los ‘elegidos’, hoy mismo los ediles populares serán elevados a los cielos por obra y gracia del todopoderoso, mientras que sobre el resto de concejales caerá un cúmulo de maldiciones que difícilmente podrán salir del Averno en los próximos veinte siglos. A no ser que el Teide reviente antes y acabe con tanta bobería.

Pero voy un poco más lejos: ¿Qué le debemos los realejeros a quien único sabe, amparado en la defensa de su Nivaria querida, lanzar exabruptos, diatribas y ofensas de más que dudosa catadura moral? A un servidor no le gustaría habitar en una calle que lleve su nombre. Así de claro. ¿Por qué no actuaron con mucha mayor ecuanimidad y se acordaron, ya puestos, de don Domingo el de La Hoya?

En fin, aguas turbulentas. Y sin puente. Que también las hallamos en torno al accidentado Costa Concordia. A cuyas ‘míseras celdas’ se retiró cierto cura para sus pertinentes ejercicios espirituales. Me recordó a otro más cercano que, años ha, hacía idéntica jugada con el pretexto de estudiar la religiosidad de otros pueblos, de otras culturas. ¡Ay!, lagartos, dicho, faltaría más, en el sentido coloquial de la palabra (del Olmo dixit), a saber, hombre pícaro. ¿No son ellos los que proponen las amenazas amparándose en lo de Dios te castigó? Pues toma medicina en amplias dosis, caimán (persona que con astucia y disimulo procura salir con sus intentos). Te falló el ídem (intento) y te trincaron.

En la Valencia de cañas y barro no lo llevan mejor. Ayer apareció publicado el manuscrito del jurado popular que declaró no culpable, que no inocente, al señor Camps (y otro). Lo que me ratifica en todo lo expresado en la entrada de ayer. Si el portavoz del mismo –supongo que el más preparado– ha escrito “a deliberado”, perdónenme un fisco que voy a pegarme un tiro de leche en polvo. Mejor, este año, aunque me asfixie hasta reventar, me iré a La Palma a echarme unos buenos polvos con las indianas (que uno sigue siendo tradicional). Chacho, esto es una tomadura de pelo elevado a algo más de la enésima. Hasta el Turia se revolvió todito. Y gracias a los millones de gente de bien que confiaron en mí… Arriba con lecciones de modestia. Así se las ponían a Felipe II, de manera harto “faborable”. Váyanse todos a freír chuchangas.

¡Ah!, Felipe González apoya a Rubalcaba en su decidida apuesta por la renovación y dar los pasos necesarios para que los ‘jóvenes’ accedan a puestos de responsabilidad y tal y cual. Ahora que ya soy capaz de armar el cubo de Rubik sin mayores complicaciones, voy a comprarme unas docenas de boliches de cristal (bidriogas, ¿te acuerdas?) para jugar al piche y palmo con mi mujer. ¡Qué ilusión! Lo vamos a pasar más chachi que el carajo. Y cuando nos cansemos, practicaremos, o lo intentaremos, el del agujero (¿te acuerdas también?). Otro día te lo explico.

Pásenlo bien y cuidado con las lluvias, que bajan las aguas turbias.

viernes, 27 de enero de 2012

La Justicia que tenemos

¿Pero es que tenemos Justicia (con mayúscula)? Pues, la verdad, no me había dado (de) cuenta. No, de lo de Camps ya se ha escrito bastante. Aunque, siquiera por el oportuno contrapunto, han sido tantos los ‘fallos’ habidos con esta modalidad del jurado, que ya uno se queda dudando en qué le sería conveniente en caso de verse involucrado en cualquier proceso judicial. Oh, fíjate tú la casualidad de que las únicas cinco personas de toda la Comunidad que creían en la inocencia del muy honorable, fueron elegidas para dictaminar. Y es que otras perlas, como la de Juan del Olmo –que ahora mentaré–, te hacen dudar de la ecuanimidad de los unos y del otro (u otra). A lo que se suma también el señor ministro del ramo conminándonos a que lo pensemos unas mil quinientas veces antes de acudir al juzgado, porque como te entusiasmes demasiado vas a tener que pagar como un descosido. Y en esto llega el aspirante socialista Rubalcaba rebatiéndole que esta medida perjudica sensiblemente a los menos pudientes.  En este punto entro yo de confianzudo y le espeto a ambos el que me busquen la diferencia con la situación actual, o es que acaso piensan sus ilustrísimas que la justicia (a partir de aquí, con minúscula) es igual para todos. Y una mierda espichada en un palo. Acabaremos, más pronto que tarde, como en los Estados Unidos: si tienes perras, puedes ir al médico, buscarte un abogado o dedicarte a la política; si no, a llorar a la plaza. Lo del ‘cachondeo’ lo inventó un tal Pedro Pacheco y, visto lo visto, no iba muy descarriado el hombre.

Pero para hombre sesudo, uno de los que ocupan el escalón más alto del escalafón, el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo, quien en sentencia ejemplar afirmó que llamar "zorra" a una mujer no es delito ni falta ni nada, porque quien usa ese adjetivo en realidad quiere decir que dicha mujer es astuta y sagaz. Muy lince (para no repetir zorro) el señor magistrado. Se ganaría la vida fácilmente como profesor de lengua en cualquier instituto o universidad.

Una señora (muy astuta ella; me dio repelús poner zorra) estimó conveniente dirigirle atenta misiva al susodicho. Y como estimo que retrata adecuadamente la situación, allá va:

"Estimado juez Del Olmo: Espero que al recibo de la presente esté usted bien de salud y con las neuronas en perfecto estado de alerta como es habitual en Su Señoría.

El motivo de esta misiva no es otro que el de solicitarle amparo judicial ante una injusticia cometida en la persona de mi tía abuela Felicitas y que me tiene un tanto preocupada. Paso a exponerle los hechos:

Esta mañana mi tía abuela Felicitas y servidora nos hemos cruzado en el garaje con un sujeto bastante cafre que goza de una merecida impopularidad entre la comunidad de vecinos. Animada por la última sentencia de su cosecha, que le ha hecho comprender la utilidad de la palabra como vehículo para limar asperezas, y echando mano a la riqueza semántica de nuestra querida lengua española, mi querida tía abuela, mujer locuaz donde las haya, le ha saludado con un jovial ‘que te den, cabrito’.

Como una hidra, oiga. De poco me ha servido explicarle que la buena de la tía abuela lo decía en el sentido de alabar sus grandes dotes como trepador de riscos, y que en estas épocas de recortes a espuertas, desear a alguien que le den algo es la expresión de un deseo de buena voluntad. El sujeto, entre espumarajos, nos ha soltado unos cuantos vocablos, que no sé si eran insultos o piropos, porque no ha especificado a cuál de sus múltiples acepciones se refería, y ha enfilado hacia la comisaría más cercana haciendo oídos sordos a mis razonamientos, que no son otros que los suyos de usted, y a los de la tía abuela, que le despedía señalando hacia arriba con el dedo corazón de su mano derecha con la evidente intención de saber hacia dónde soplaba el viento.

Como tengo la esperanza de que la denuncia que sin duda está intentando colocar esa hiena -en el sentido de que es un hombre de sonrisa fácil- llegue en algún momento a sus manos, le ruego, por favor, que intente mediar en este asunto explicándole al asno -expresado con la intención de destacar que es hombre tozudo, a la par que trabajador- de mi vecino lo de que las palabras no siempre significan lo que significan, y le muestre de primera mano esa magnífica sentencia suya en la que determina que llamar zorra a una mujer es asumible siempre y cuando se diga en su acepción de mujer astuta.

Sé que es usted un porcino -dicho con el ánimo de remarcar que todo en su señoría son recursos aprovechables- y que como tal, pondrá todo lo que esté de su mano para que mi vecino y otros carroñeros como él -dicho en el sentido de que son personas que se comen los filetes una vez muerta la vaca- entren por el aro y comprendan que basta un poco de buena voluntad, como la de mi tía abuela Felicitas, para transformar las agrias discusiones a gritos en educados intercambios de descripciones, tal y como determina usted en su sentencia, convirtiendo así del mundo un lugar mucho más agradable.

Sin más, y agradeciéndole de antemano su atención, se despide atentamente, una víbora (evidentemente, en el sentido de ponerme a sus pies y a los de su señora), salude a las zorras de su esposa y madre”.

Puede que cuando este post vea la luz ya se haya dictado sentencia condenatoria (qué otra cosa podemos esperar) en el caso de Garzón. O a lo peor lo declaran culpable y no culpable al mismo tiempo, porque en este mundo de locos, el ser cuerdo –se le presupone a los que deben impartir justicia– constituye de por sí una auténtica locura. Y propongo, por último (y sin que valga para nada), que cuando nombren a los miembros de un jurado popular, aparte de medir que el coco le funcione bien, asegúrense de que ven y oyen correctamente. Sostengo que estos nueve valencianos eran todos políticos, únicos especímenes que son capaces de ver blanco y negro, a la par, el mismo objeto (y sujeto, por extensión), o no escuchar nada cuando hay una escandalera de no te menees.

jueves, 26 de enero de 2012

Felipe, el Grande

Felipe IV de Austria (o Habsburgo) (8 de abril de 1605 – 17 de septiembre de 1665), llamado el Grande o el Rey Planeta, fue rey de España desde el 31 de marzo de 1621 hasta su muerte. Su reinado de 44 años y 170 días fue el más largo de la casa de Habsburgo y el tercero de la historia española, siendo superado sólo por Felipe V y Alfonso XIII, aunque los primeros dieciséis años del mandato de este último fueron bajo regencia.

El párrafo anterior me lo copié todito de la Wikipedia. Porque uno no es de Sociales y lo que estudió de Historia ya le queda un poco lejos. Cuando acabé con el corta y pega, me eché un vaso de agua. Del chorro (en fino, grifo, que diría Ana Pastor, ministra de Fomento), como lo he venido haciendo toda mi vida (si se enteran los de Fonteide no me dan perras para otro libro). Así que le encargo a la señora antes mentada que no me venga con la monserga de la austeridad. Yo creo que el rigor requiere otras prácticas, pero a los ‘bien plantados’ no les interesa debatir de sueldos, dietas, prebendas, cámaras inútiles, otros objetos y sujetos igualmente inservibles…

Valga, pues, de exordio lo que antecede, pues uno iba hoy en plan recopilatorio. Durante unos días apenas observé en determinados periódicos digitales que hay un tal Felipe Campos, abogado él –del que algo he mentado en ocasiones pretéritas–, que no se queda a la zaga de Garzón, cuando el juez era toda una estrella mediática (hoy también, pero por motivos bien diferentes). Lo saben todo, lo abarcan todo, se atreven a todo, se meten con todo, en fin, ellos mismos lo son todo. Me siento tan poca cosa escribiendo estas líneas, que me escondería en San Borondón para siempre jamás. Solo me asomaría en esos raros instantes en los que tal alojamiento se hace visible, a saber, nunca.

Mira, estimado fisgoneador, te transcribo unos simples titulares, salvo en un caso en el que me extiendo un fisco. No he querido sumergirme en el meollo de la noticia (¿noticia dije?, tengo mis dudas) para no sentirme chungo; si lo hubiese hecho, con toda probabilidad, ahora mismo sería mucho menos que un cero a la izquierda, algo así como un cero elevado al infinito.

Fíjate bien y lee con detenimiento:

Tanto Ignacio González (CCN) como Cristina Tavío y Ana Zurita (PP) utilizaron el Parlamento canario para tratar de colar los pelotazos del PGO de Santa Cruz.

Es una magnífica noticia que el ayuntamiento de Santa Cruz ordene la demolición de la obra ilegal construida en los terrenos anexos al colegio La Salle.

Cristina Tavío y Ana Zurita son auténticos lobbies empresariales.

Los indicios de los presuntos delitos de prevaricación y malversación que pesan sobre Miguel Zerolo en el caso Las Teresitas son poderosísimos.[…] Resulta de un cinismo insultante este tipo de declaraciones, que se suman a la campaña de ocultación a la opinión pública del sumario de las Teresitas, utilizando muchos periodistas del régimen, para justificar su silencio ante hechos de clara relevancia pública, la presunción de inocencia, obviando que se trata de una garantía procesal de aplicación exclusivamente en el seno del proceso penal. En el sumario constan multitud de indicios (hechos probados), que habrán de ser valorados en el ámbito procesal, pero que pueden y deben ser enjuiciados en el ámbito político y  ciudadano.

Los personajes del régimen se han lanzado a la yugular de José Ángel Martín y de Bermúdez simplemente porque les han parado los pies.

El gimnasio de La Salle es completamente ilegal e ilegalizable.

Es una magnífica noticia que el Ayuntamiento de Santa Cruz ordene la demolición de la obra ilegal construida en los terrenos anexos al colegio La Salle.

Imagino que fuera el arquitecto Hugo Luengo quien engañó a los religiosos de La Salle para acometer la obra absolutamente ilegal en los terrenos.

La campaña de acoso y derribo contra José Ángel Martín evidencia la debilidad de un régimen que afronta su ocaso definitivo.

Antonio Plasencia representa genuinamente al régimen que ha campado a sus anchas en Santa Cruz de Tenerife.

Felipe Campos apoya a los vecinos en su lucha por la defensa de la legalidad y de los intereses generales en el caso de las Torres del Canódromo.

El abogado y portavoz de la Plataforma contra el Plan General de Ordenación de la ciudad, Felipe Campos, denunció este miércoles en una asamblea informativa la actuación de Zurita, que dejó su puesto de funcionaria como arquitecta municipal, para crear en 2005 un estudio de arquitectos, ZOC, al que el Ayuntamiento contrató por 120.000 euros para la elaboración del Plan Especial para El Toscal.

El gobierno de Canarias nos reconoció en la reunión del viernes que rehacer el PGO de Santa Cruz es competencia municipal.

El máximo responsable de la trama organizada denunciada por Tavío (PP) en el ayuntamiento de Santa Cruz que concedió cientos de licencias ilegales es Manuel Parejo (CC).

Esta misma semana denunciaremos a Manuel Parejo por un presunto delito de prevaricación al conceder licencias ilegales tal y como ha reconocido Cristina Tavío.

Felipe Campos presenta recurso a la totalidad contra el PGO de Arona.

Hay bases suficientes para la suspensión del documento como medida cautelar o al menos de algunas determinaciones, porque hablamos de un Plan absolutamente chapucero.

Las acusaciones de Tavío ponen de manifiesto la existencia de una trama organizada para la concesión de licencias ilegales en la Gerencia de Urbanismo.

Me inquieta que José Manuel Bermúdez y Julio Pérez sigan impasibles ante las presiones de los grandes poderes económicos para que se apruebe un ilegal PGO.

Ejemplares faunísticos así son los que necesita esta Comunidad. Hombres (y mujeres) dispuestos a comerse el mundo. Que no callan nada, que le ponen un micro delante y…

Estaba yo pensando seriamente comprarme un loro. Para cuando superara el trámite de expresarse con una corrección meridiana… Sigue tú que a mí me da risa.

miércoles, 25 de enero de 2012

Padre, papá, papi

He leído en varias ocasiones una especie de manifiesto en el que se trata la evolución habida desde aquellos tiempos en que el padre era tal, hasta estos modernos en los que no sabemos a ciencia cierta cuál es el papel que juega el progenitor masculino. Y como gozo con la ventaja de haber evolucionado con la moda en cuestión, ahí va mi parecer. Hago la salvedad de que me he permitido hacer las variaciones pertinentes, porque había pasajes del escrito con los que no estaba de acuerdo. Al menos en mi ambiente (recuerden que uno es de campo, de siempre).

Se acuerdan, me imagino, aunque sea de la época en que lo tuvimos que estudiar, del cuarto mandamiento de la ley de Dios: Honrarás a tu padre y a tu madre (el padre primero, faltaría más, que Dios también era macho, el más de todos). Ese fue mi tiempo. Y no hace un siglo de eso. Mi padre siempre fue ‘pa’. Y mi madre, ‘ma’. Y cuando ‘pa’ hablaba, tú callabas. Lo más, discutías (bueno, cambiabas opiniones) un fisco con tu madre, también autoridad, pero menos. Pero cuando se alcanzaba el punto de “a tu padre se lo digo”, o “deja que venga tu padre”, había que parar porque sabías perfectamente que la arribada anunciada no era tan placentera. Existían unas normas de educación, de comportamiento, no escritas, pero que estaban bien retenidas en el coco (ahora sustancia gris). Y no hacía falta ir a la escuela para tal aprendizaje. Me parece que la Iglesia católica pensaba en estas situaciones cuando dictaminó aquello de “una mirada tuya bastará para sanarme”. Santo remedio el que tu padre te mirara medio cambado y como señalándote “aquí estoy yo, ¿pasa algo?” Cruz, perro maldito, que lo aprendí de mi abuela.

En mi círculo, que dirían los progres, hace unas cinco o seis décadas, llegó el primer cambio (los políticos han seguido con él cada cuatro años) y comenzamos a ser el papá. Y aquí es donde difiero, siquiera un fisco, del mensaje que circula por la red. Porque en él solo se da cabida a la línea que más se alejó del patrón anteriormente descrito. Aquella que permitió ‘confianzas’ exageradas: el rezongar per se, el fumar sin disimulo, las bebidas sin recato, incremento notorio de televisores en casa y disgregación familiar durante las comidas… El papá comenzó a ser más el apelativo cariñoso (cual perro de compañía) y perdió la solidez y rotundidad de antaño. Hubo un acercamiento generacional, pero intensamente sesgado y vivamente interesado. Más fruto, pienso, del propio cambio de mentalidad del adulto que del propio infante. Puede, incluso, que mimetismo cultural ante lo que nos llegaba de allende los mares a través del aperturismo que daba sus balbuceantes primeros pasos. Pero que inmediatamente se convirtió en norma. Fundamentalmente en aquellos hogares en los que se cimentó lo de “como yo no lo tuve”. Y ese ‘papá’ sí que la jeringó. Y bien. Se permitió, además, dar los primeros consejos al vástago como compañero, con lo que las atribuciones de cada cual entraron en conflicto. Que se propagó como toda mala semilla que se precie. En las escuelas se principió un calvario que ha llegado a la actualidad con muchas más cruces que aquel original. Soy testigo, no obstante, de las excepciones de rigor, porque mis dos hijos, verbigracia, también me llamaron, y me llaman, papá.

Y hemos alcanzado el papi. Es un invento mucho más reciente. En el que el síntoma de debilidad es tan evidente que el otrora padre ya no da consejos, da lástima. Directamente. Esta última generación ni consulta ni notifica, conmina: me llevo el coche, ¿tiene gasofa? Te expulsan, con mami –generosos en el fondo–, durante el fin de semana pues han planeado una fiesta en ¿tu? casa. Y no se te ocurra llamarla ‘nena’ delante de su undécimo novio (que ya tiene quince)…

No pocos abuelos se quejan de que sus nietos han empezado a llamarlos ‘pa’. Y se preguntan extrañados si eso significa ‘pa qué sirven’. Son, casi con toda seguridad, los que arrancaron su andadura siendo hijos de papá.

Debo reconocer una ligera ventaja porque, como antes te señalé, yo no lo fui. Puede que mi ambiente haya sido más rural y eso marca mucho. Mi nieta me llama abuelo. Mi nieto, con apenas seis meses, solo me sonríe. Esperaré que arranque, pero estoy por apostar que va a seguir los pasos de su prima. Debe ser cuestión de genes.

Los maestros sabemos, por triste y desgraciada experiencia, bastante de estos cambios generacionales. En cuatro décadas (de seguir como vamos, puede que alcancemos las cinco) logramos dibujar amplias panorámicas. Y en la mayoría de las ocasiones se cumple a rajatabla el vasto muestrario del refranero español: de tal palo…, el que nace barrigón…, no por mucho madrugar…, dime de lo que presumes…, a amo ruin…, a buenas horas…, barre la nuera…, de aquellos polvos…

A todos los pas, papás y papis. Cuídense.

martes, 24 de enero de 2012

Delegados

De la seriedad de los medios de comunicación y, por ende, de los que en tal sector curran, a saber, periodistas y advenedizos, hemos hablado (escrito) en anteriores ocasiones. Pero el dislate que acontece en torno a las disputas entre Rubalcaba y Chacón para hacerse con la Secretaría General del PSOE ya rayan el esperpento. Soy de los que pienso, no obstante, que tal movimiento informativo le viene bien a una formación política que no se halla, precisamente, en sus mejores y más brillantes momentos. Que hablen de mí, que sostienen los interesados.

Uno, que estuvo tiempo ha metido en berenjenales tales, creía que esos personajes denominados delegados iban a los congresos con el sano propósito de votar libremente por el candidato que estimasen oportuno, sin estar sujetos a mandatos de agrupaciones ni de las asambleas en las que fueron elegidos. Pero parece ser que no es así. Porque si repasas la prensa, por ejemplo, observarás que ya se da por hecho de antemano que tal se inclina por uno y cual se decanta por la otra. Con lo que la guerra de cifras está más que servida y el potaje de números (o la sopa de letras) es la comidilla de rigor.

Sería conveniente y saludable que apareciera un tercer (o cuarto, o quinto) aspirante. Y si no estuviera contaminado por hechos pretéritos, mejor que mejor. Pero me temo que mirlos blancos se ven pocos. Puesto que si tal acontecer fuera factible (ya ocurrió con Zapatero en aquellos tiempos en los que despertaba ilusión), menudo varapalo podrían llevarse algunos (o muchos).

A este ahora humilde bloguero del sector improductivo (eso alegan quienes obvian los antecedentes laborales y te vislumbran aún de buen ver), que tiene, como el que más, derecho a opinar, máxime cuando puede presumir de contar con la experiencia de haber formado parte activa del intríngulis, le chirrían que las lavanderías se hayan convertido en espectáculos públicos y gratuitos. Se asemejan a los lavaderos de antaño, donde, aprovechando los golpes contra la piedra de las prendas íntimas, salían a la palestra cuantos dimes y diretes corrían por el entorno.

Los dejo con unos titulares extraídos de la prensa digital de este pasado domingo, en la que se nos informa de lo acontecido en las reuniones del sábado precedente en este territorio ultraperiférico:

Una maniobra de Juventudes da la “mayoría” a Chacón en Canarias (Diario de Avisos).
Chacón y Rubalcaba empatan en Canarias a la espera de delegados de Tenerife (Canarias7).
Los 'rubalcabistas' se imponen en Canarias  (Canarias Ahora).
Tenerife da un vuelco en Canarias a favor de Carme Chacón (Canarias Ahora).
El PSC da la victoria a Rubalcaba por mayoría (La Provincia).

Hombre (y mujer, no te ofendas), que en los entornos de ambos (por ahora) candidatos se intente arrimar el ascua a su sardina parece de lo más normal (nadie estudia para bobo, que se dice), pero que los periódicos nos deleiten con este dislate se nos antoja poco juicioso. Menos mal que ya queda menos.

Uno, que ya es un ex elevado a la enésima, que ni pincha ni corta en este proceso, dejó manifestado su parecer en días pasados. Y como mal menor lo sigo manteniendo. Añado que, y aunque parezca poco serio, también por cuestión de imagen, de estética. A las ilustraciones de este post me remito. Que sí, te lo acabo de decir, cójanlo con alfileres. Para alguien que viene apostando desde hace la tira por una alcaldesa en mi pueblo es, puede ser, una matraquilla obsesiva. ¿Y qué? Mejor pa´mí.

Mañana, si nada se tercia, algo comentaré de padres, papás y papis.

lunes, 23 de enero de 2012

San Vicente, el barrio y su gente

En la tarde-noche de este pasado viernes estuve en la presentación de una nueva publicación, San Vicente, el barrio y su gente, editada por la Comisión de Fiestas de San Vicente 2012 y el ayuntamiento de la Villa de Los Realejos. Son sus autores Manuel Jesús Hernández González, quien llevó la coordinación de la misma, Pablo Hernández Abreu, David Pérez-Siverio González y José González Rodríguez.

Nos señala la dedicatoria: A los vecinos de San Vicente, que han conservado sus apodos como signo de identidad. Y, efectivamente, Manivesa, de Las Chozas, Garcés, Olivero, Chascamillos, Patapalos, Alemanes, Velascos, Padilla, Moriscos, de Pedro Chaves, Grandes, Palomos, Galanos, Títeres, Chacones, Papitas, Curitas, Sachacoles, Bacalaos, Parrandas, del Terrero, Barranquillos, Teneques, Meñiques, Cubanos, Espinosa, Forestales, de La Parra y Plateras, con sus correspondientes árboles genealógicos, son sus protagonistas. Porque, como bien señalan los autores, es menester contar la historia sencilla, cotidiana, ese día a día que, de no ser por gentes emprendedoras y preocupadas, se perdería de manera inexorable. Los grandes acontecimientos, pongámosle el cuño, se hallan, per se, a buen recaudo.

La variedad de apodos expresada en el párrafo anterior, se nos señala en el libro, procede de tres fuentes principales: los que provienen de apellidos, los relacionados con el lugar de residencia y, por último, aquellos que guardan alguna relación con acontecimientos o anécdotas que el paso del tiempo fue generalizando. Es así, entendemos, incluso los que ahora, cómodamente sentados en casa, nos sumergimos con deleite en el producto de muchísimas horas de quemar pestañas, como recuperamos y fijamos en este soporte menos volátil que la memoria esa intrahistoria (voz introducida por el escritor español Miguel de Unamuno para designar la vida tradicional, que sirve de fondo permanente a la historia cambiante y visible).

Y las fotografías. Cientos de ellas. Que son fiel exponente de toda una vida. Con las que un servidor también retrocedió, al reconocer a varios de los retratados, a la época de la finca de La Gorvorana, lugar en el que transcurrió una etapa larga e importante de mi existencia, por ser aquella enorme platanera la que dio trabajo a un numeroso grupo de jornaleros que conformaban una variopinta cuadrilla.

Esa noche, en la plaza, tras concluir el acto protocolario de la presentación en sociedad (felicidades también a Yanira por su brillante actuación con su arpa), cientos de personas devoraban con avidez el archivo fotográfico en busca del familiar más cercano. Incluso una señora que ‘solo’ lleva viviendo en el barrio unos treinta años, me comentaba que cuando dentro de varias décadas se publique el siguiente ya ella figurará en sus páginas. Es buena muestra de la ilusión que el libro ha concitado.

Vaya, pues, mi público reconocimiento a la ingente labor llevada a cabo por sus autores, entre la que es conveniente y oportuno destacar la rigurosidad de la investigación, la concienzuda elaboración de los árboles genealógicos y la paciencia infinita en el escaneo de los retratos que a bien tuvieron aportar los habitantes de la zona.

El anexo (Cada piedra con su nombre) recoge la nomenclatura y localización de aquellos accidentes costeros, desde El Terrero a La Fajana, que pescadores y mariscadores de los alrededores bien conocen, y que corren, asimismo, ahora que esta actividad suele hacerse en las grandes superficies, el peligro de perderse en el baúl de los recuerdos. Es una muestra en color (18 páginas) que pone el adecuado contrapunto a una obra que merece todo tipo de plácemes.

Desde Pepillo y Juanillo, modesta ventana, insisto, mis más cordiales parabienes a todos cuantos hicieron posible que la criatura viera la luz. Algo sabemos de tales esfuerzos. Y a las gentes de San Vicente, el ruego de que lo conserven como oro en paño. Mi más sincera enhorabuena.

domingo, 22 de enero de 2012

Fitur

En el calendario del sector turístico estaban marcados como días de vino y rosas, coronados con saraos hasta el amanecer. La crisis se ha llevado por delante esas cuatro jornadas de farra y excelsa gastronomía que, a costa del erario público, se daban los políticos y su abultada corte de acompañantes y visitantes en los pabellones de los Gobiernos autónomos en la Feria Internacional de Turismo (Fitur), que acoge Madrid. Las delegaciones de las distintas autonomías han cerrado la barra libre de anteriores ediciones del evento y han dado paso a un envoltorio más austero para atraer la atención a sus respectivas ofertas turísticas. (El País)

No estoy completamente de acuerdo con lo expresado en el párrafo anterior y obtenido del periódico referenciado. Si ustedes repasan las fotografías que circulan por los diferentes medios de comunicación, relacionadas con los actos que han tenido lugar en esta reciente edición de la Feria madrileña, coincidirán conmigo en que sigue habiendo demasiado gorrón en este invento. Significativa la presencia de políticos conejeros, Rita incluida, en los brindis de rigor. Parecían guelfos (no por lo de camellos, sí por lo que maman; ¡ah!, haz lo que yo, ve al diccionario). Y tras las instantáneas que ponen de manifiesto lo duro que se les hace el trabajo a los susodichos, la declaraciones de tenerlo todo vendido, que ya no hay cama para la gente que nos visitará el próximo invierno (ignoro a qué invierno en concreto se refieren).

Al aprovechar que La Isleta desapareció (pura revancha y envidia cochina de un medio chicharrero), sale Bravo de Laguna anunciándonos el concierto mayero de Bruce Springsteen. Al que acudirán (Leopoldo Mansito dixit) unas 46.000 almas (para darle un toque más etéreo) que pagarán por barba entre 60 y 70 euros. Yo multipliqué, le desconté los gastos colaterales y que me expliquen los patrocinios (ya lo verás) del Gobierno de Canarias, Cabildo Insular, Ayuntamiento de Las Palmas, Fred Olsen, Binter, Ron Arehucas, Agua de Firgas…

Tú no me digas a mí que estas componendas no te descolocan en grado superlativo. Porque estos berenjenales ocurren en tiempos en que te vires para donde te vires vas a tropezar con la inevitable crisis. Y en cada esquina te sale disparatada perdida la jodida (con perdón) prima de riesgo. A la par, el ministro de Economía, que no de Hacienda, propone el contrato único. Le sugiero que me suprima del capítulo de clases pasivas y me incluya en el sector que ocupan los banqueros (no me importa un escalón más bajo que Botín), o, incluso, en el del responsable de LM Producciones, otrora, como yo, político socialista (hoy reconvertidos ambos dos; él a sociolisto y un servidor a gilipollas).

Entre las múltiples acepciones de talego estaba la del billete de mil pesetas; en tiempos del otro día, una fortuna. Teniendo en cuenta la posible extrapolación al sistema actual del euro (háganme el favor de poner el equivalente que les apetezca; yo ya ubiqué el de 500, para no andar con menudencias), y podríamos darle a este evento (bien les gusta la palabreja) otra definición más acorde con lo que desde allí nos llega. Puede que no esté muy bien lograda (propongo que ustedes me señalen otras posibilidades), pero ‘defiende’ mejor el postín de tanto congregado, aun con el recurrente hipérbaton: Funden Importantes Talegos Unos Rufianes (hay varias acepciones relacionadas con la rufianesca; excluyan, please, las posibles conexiones con meretriz y sinónimos).

Pues sí, amigos míos. Corren tiempos en que los mismos viajeros (cuchipandísticos todos ellos) nos invitan a sumergirnos en el sugerente mundo de las NNTT, en el que, y por el que, podemos resolver prácticamente todo. Menos repartir unos panfletos (dípticos, carteles, trípticos, folletos, banderines, bolsas…). Cuidadito, eso tiene que ser en mano, vis à vis, con beso y sonrisa incluidos. Paulino sabe un montón, y más.

Reconozcamos, sin embargo, algo positivo. Fitur es capaz de hacer cambiar de opinión, por ejemplo, al alcalde de Tías. Cuando estaba en la oposición, estos desmanes eran un despilfarro, un botar el dinero a mansalva. Ahora, simplemente no. Y allá se fue.

Al final, un consejo: si tienen aún la posibilidad de ‘embarcarse’ en las vacaciones, háganlo fuera; aquí ya no quedan plazas libres. ¿El paro? Bien, gracias, con mucha salud, sigue creciendo que da gusto contemplarlo.
Disfruten y pásenlo bien.

sábado, 21 de enero de 2012

Un entusiasta dehesero (9)

Y continuamos con la carta que Isidoro Luz había remitido al semanario Control:

“Al pueblo. El hombre que teme la verdad es tanto como aquel que teme a un semejante. Yo no temo ni a lo uno ni a lo otro.

Quien falsea la verdad pretendiendo suplantarla por la calumnia o la injuria encubiertas, niega su génesis.

Contestar directamente haciendo honor a quien la falsea, ya lo he hecho; de ahí el encabezado de esta nota: Al pueblo.

En el prólogo de la campaña electoral, el señor Sosa Acevedo prometió, como palanca que le elevase al sitio que hoy ocupa, depurar responsabilidades ante los Tribunales competentes, de la gestión que el Municipio que tuve la honra de presidir, realizó; Depuración ésta que mostraría, según él, al descubierto, la verdad de las anormalidades por él mismo piadas. En vez de cumplir aquella promesa, ha intentado salir de tal compromiso, lanzando al público unas hojillas con las que ha pretendido llevar al ánimo del pueblo, la cancelación de tal compromiso; pero yo REO en este caso, soy el que le reto para que acuda a los Tribunales de justicia que son los verdaderamente llamados a fallar con juicio ecuánime sobre las materias tachadas de delictivas e inmorales imputadas a mi persona por ese pobre fiscal de guardarropía pues me encuentro serenamente dispuesto a afrontar todas las responsabilidades que moral y materialmente pudiesen caberme.

Si se tratase de un hombre indiscutido en su actuación pública estoy seguro de que seguiría la pauta que en aquel periodo electoral prometió al pueblo, y que hoy, yo le invito a seguir; pero, como a él se le discute, es por lo que apelo al pueblo para que sea este, autoridad soberana, quien le obligue a cumplir lo ofrecido y vaya directamente, para terminar este enojoso y desvirtuado asunto, por la única ruta legal que ya le he señalado: el fallo de los Tribunales de justicia avalado por la inviolable autoridad de los mismos.

A aquellos que se expresan en el sentido de que soy yo quien debo incoar procedimientos judiciales por injurias a mi persona, he de decirles que no lo hago porque ellas no pueden ofender mi honor: Basta su apasionada procedencia.

Que fallen los Tribunales. Por lo demás, en el terreno privado yo sé bien lo que he de hacer cuando quiera. Sólo me abstendría en su acción, si a ella se me siguiera oponiendo la resistencia pasiva. Isidro Luz Cárpenter”.

Añade el exalcalde en Hoy (6 de octubre de 1932), tal y como señalamos en la entrega anterior, el texto siguiente:

“Posteriormente hace promesa al pueblo en una hojilla de las mismas características, que indican su procedencia, de darles cuenta mediante una conferencia en el Teatro Topham, de la verdad de todo lo vociferado y plasmado arteramente. El viernes, 30 del pasado, celebró la conferencia anunciada y en ella se volvió a hablar de ilegalidades e inmoralidades, sin concretar de una forma escueta éstas.

Y si a la primera fase de su campaña contesté en la forma antes indicada, a la actual es de mi mayor satisfacción invitarle para que, en otra conferencia, y en la que se me permita rebatirle y aclarar los extremos que nebulosa y caprichosamente ha presentado al pueblo, se me dé ocasión para colocar la verdad en el lugar que el señor Sosa Acevedo debiera ser el primero en ponerla, no por él, sino por el cargo que hasta ahora sigue desempeñando, con lo que se conseguiría que, esa masa incondicional que le sigue confiada, pensando y tomando su pobre palabra como un artículo de fé, pueda apreciar el engaño con que se les conduce y la conducta del que para justificar su incapacidad y fracasada actuación en la vida pública, sólo encuentra como medio el descrédito de quienes como yo, más de una ocasión y públicamente le he invitado en todos los terrenos a fundamentar su prédica, con el apoyo de la verdad misma.

Queda, pues, la invitación hecha, y espero que en su propia satisfacción se vaya a su cumplimiento lo antes posible. Dado la índole de los asuntos a tratar y para que todo el pueblo pueda concurrir me tomo la libertad de indicar al señor Sosa Acevedo, la conveniencia de celebrarla en la Plaza de la República y no en el Teatro Topham y por invitación como organizó la suya. Ahora bien, si tal designación de lugar no la creyese procedente, yo, desde estas columnas, le faculto para que sea él quien señale sitio e invite a esta conferencia que en forma de reto le lanzo”.

La respuesta de Florencio Sosa no se hace esperar y aparecerá publicada en Gaceta de Tenerife, pero ese será tema de nuestro siguiente post. Hasta entonces.

viernes, 20 de enero de 2012

Reflexiones del (para el) periodista

Soy consciente de que con anuncios como el que a continuación inserto, harto difícil se muestra el camino a emprender. Mas aun así, entiendo que el periodismo sigue siendo profesión de futuro. Y a los que temían que las NNTT (Nuevas Tecnologías) acabarían incluso con la prensa escrita, nada más lejos de la realidad. Podrán variar las herramientas, pero hay demasiado futuro por delante, mucho partido por jugar. Este es el anuncio:

Nuevo periódico nacional de tirada semanal a partir del 1 de marzo (papel y digital) invita a incorporarse en régimen de colaborador voluntario (sin retribución). Nuestra línea de máximo compromiso social y excelencia en la comunicación abre un nuevo paradigma en la información por su implicación y objetivos. Debéis destacar por vuestra calidad en redacción y corrección en lengua castellana. Deseamos que tú también participes. Para periodistas interesados de Barcelona, Madrid, Bilbao, Valencia y Sevilla. Podéis enviar vuestro currículo al email... El plazo límite de recepción es hasta el 20 de enero.

Con tales mimbres, me dirán. Luego, como contrapartida, hay personajes (y personajillos, que diría Eligio Hernández) que se montan cualquier chiringuito (audiovisual), agarran una alcachofa y… quita delante que vienen curvas.

Me llegó hace unos días uno de esos correos en los que te paras algo más allá de lo estrictamente normal. Se titulaba, creo, 10 reflexiones para el periodista. Eso, periodista, que no advenedizo. Del mismo, y sin mayor orden ni concierto, rescato unas pinceladas a las que doy mi particular enfoque:

La prensa debe ser libre y veraz (cuán largo me lo fiais). Si estimas que ello no es factible, ruego al posible aspirante que deje en este instante, ipso facto, la lectura del presente post. Eres demasiado débil.

Contrariamente a lo que muchos esgrimen, la información sí importa y el periodista se erige en el embajador de la noticia. ¿Que es menester un cambio? Nadie lo discute. Y como disponemos de muchísimas herramientas y de nuevas y excelentes habilidades (gracias a las NNTT), se me antoja que más de ‘coco’ (reordenar la sustancia gris) que de técnicas manuales.

La profesionalidad, para la que no existen cortapisas sino total autonomía (¿No lo crees? Vale, escapaste el obstáculo anterior, pero bájate en esta parada), corre paralela a tu faceta de ‘guía’. Y lo serás, aunque el futuro se presente incierto, presumiendo de conocer en profundidad el presente. Debemos recuperar el noble concepto de periodista total. Quien se escuda en algo tan inconsistente como que no fue el fotógrafo (sí, los hay, ahora que puedes obtener una instantánea con el objeto más insospechado; o ya no te acuerdas de MacGyver), carece de la suficiente pasión para emprender la tarea diaria.

El pesimismo no es buen aliado para este menester. El anticipo del entrenador de fútbol Louis van Gaal en la pasada década de los noventa acerca de la negatividad pudo ser la primera piedra de toque. El positivismo debe constituir un –el– leitmotiv. El periodista no se concibe como el mero transmisor de aspectos turbios. Para ello contamos con los agoreros de turno y la camada ya está bien surtida. Sobran quienes vean solo la bombilla apagada en una calle que cuenta con otras ciento cincuenta en perfecto estado. Coincido con los planteamientos de Mouriño (que no con sus actitudes) cuando esgrime la trayectoria de su equipo.

Reivindiquemos un periodismo –y un periodista– bien preñado de ilusiones. Lo otro es subirse a un carro demasiado fácil. Y ejemplos, unos cuantos. Como leí cierta vez: el periodismo con profesionalidad, honestidad y compromiso social. Que no es poco, ya. Tampoco mucho. Diríase lo justo y necesario.

jueves, 19 de enero de 2012

Endesa (y 2)


Es que si tenemos en cuenta que tienen ustedes, un suponer, 600.000 usuarios en Canarias, a casi diez euros por barba, se van a embolsar así como quien no quiere la cosa unos seis millones de euros, que hay meses que no los gana uno, créanme, aunque sea expresidente de Gobierno y además de llevarse 80.000 del ala al año limpios de polvo (aunque no me consta que de paja) cobren por hacer de lobby para algunas de las grandes empresas españolas.
 
Lo que ya me descalabra completamente es que añadan -supongo que intentando convertir la carta en un relato kafkiano- que el coste mensual del alquiler del contador a aplicar (un lapsus sintáctico porque en todo caso querrán decir ustedes el costo mensual a aplicar del alquiler del contador...) será de 0,81 euros. A veeeeerrr. Si el contador es mío ¿me van a pagar ustedes 0,81 euros mensuales? ¿O será que realmente el contador es de quien es -es decir, de ustedes- y amablemente me comunican que me van a cobrar esa módica cantidad mensual?. Y si es de ustedes, ¿por qué principian hablando de “mi” contador?

Queridos amigos del monopolio. No se líen. El contador es de ustedes. Lo era antes y lo es ahora. Por eso me cobraban antes el alquiler y me lo van a cobrar ahora. Y lo cambian ustedes por imperativo legal, con lo que esa pretensión de cobrarles diez euros a los usuarios me parece sencillamente que es sacar las patas del tiesto y echarle un poco de morro al asunto. Sobre todo porque lo que realmente se callan en su amable carta -en las cartas, como en la vida, es más importante lo que se calla que lo que se cuenta- es que el nuevo contador tecnológicamente avanzado que nos están cascando por decisión unilateral, les va a permitir a sus señorías detectar a aquellos usuarios -viviendas, oficinas, bares, restaurantes y otros- que están consumiendo ligeramente por encima de la potencia contratada. O dicho de otra manera, que aquellos consumidores que tienen con ustedes un contrato de potencia de 5 Kw. y resulta que de media están consumiendo un poco por encima -que como bien saben son un porrón- van a tener que pagarles esa energía extra con un sustancioso recargo y, de propina, estarán obligados a realizar un nuevo contrato de mayor potencia. Es decir, que con esos nuevos contadores van a detectar ustedes los pequeños sobreconsumos que ahora se les escapan, van a cobrarlos con banderillas y van a hacer el negocio redondo aumentando el rango de potencia de los contratos. Ustedes lo saben. Yo lo sé. Los usuarios no lo sabían.
 
Resulta descorazonador que mientras hacen ustedes todo esto, la gente que se supone que representa los intereses de los ciudadanos sigan discutiendo del sexo de los galgos y los podencos. Si esto fuera un libre mercado, allá penas porque estarían ejerciendo con toda legitimidad sus derechos como empresa y los usuarios estarían en condiciones de elegir. Como resulta que tienen ustedes el monopolio real de la distribución no estamos hablando de un mercado libre y las reglas del juego deben ser distintas. Desde luego no deberían pasar porque ustedes hagan lo que les salga del forro de los cajones de los electrones y a los usuarios, forzosos, no les quede otra que tragar.

Les agradezco su amable y distorsionada información en torno a sus planes para apretarnos un poco más los bolsillos, les recomiendo encarecidamente que su grupo de producción compre energías renovables de los nuevos parques eólicos del Cabildo de Tenerife (y de paso quesos, vino, yogures, piensos, vacas... o jugarse incluso unas perritas en los casinos de la casa) y les aseguro que como se les ocurra cobrarme diez euros por un reenganche que no he pedido, pienso acudir a la Organización de Consumidores y Usuarios para que no me hagan ni puñetero caso, perder el tiempo, frustrarme y pensar una vez más que estamos indefensos ante los monopolios, los mercados intervenidos y los ineptos que se suponen que tienen que defendernos.

Reciban un cordial saludo".

PD. El número de información al que me indican en la carta que debo llamar (el 902 509 600 de Atención al Cliente de Endesa Distribución Eléctrica) es un call center -como dicen los modernos- que está en Madrid (me gustaría que creen puestos de trabajo donde yo pago, no sé si me entienden). Te atiende primero un sistema robotizado y luego una amable persona que solo acierta a repetir el manual de la compañía que viene a ser: “Le entendemos, pero le vamos a cobrar. Esto es lo que hay”. Ah. Y el número es de tarificación especial, de pago, con lo cual además de esperar, preguntar y no tener respuesta, también terminamos pagando. Por cierto, por mucho que me he leído las disposiciones legales que citan en su carta -y otras- sobre el cambio en los equipos de medidas básicos, por ninguna parte he visto otra interpretación que la de que son ustedes los que deben instalarlos y pagar el coste de la instalación…

Por mi parte, me apunto al apagón del 15 de febrero. Y propongo quince en vez de cinco (minutos). Pero que los ayuntamientos, tan quejicas ante la crisis, se sumen. Lo malo es que cae en miércoles y lo mismo hay partido de fútbol. Nacionalidad.

miércoles, 18 de enero de 2012

Endesa (1)

Ignoro si el hecho habrá sido real, pero como dispone de un alto índice de fiabilidad, vaya el intercambio de epístolas entre Endesa y un sufrido usuario. Lo malo es que luego proponemos un  apagón (de pocos minutos) para el 15 del próximo febrero y… ¡nos olvidamos!

Carta de la compañía suministradora de energía eléctrica.

“Estimado señor:

Endesa Distribución va a proceder próximamente a la sustitución de su contador de electricidad por uno nuevo que dispone de capacidad de Telegestión, en cumplimiento de la normativa vigente (RD 1110/2007 de 24 de agosto y Orden TC/3860/2007 de 28 de diciembre). El nuevo sistema de Telegestión permitirá entre otras funciones la lectura a distancia de su consumo.

A lo largo del próximo trimestre, un operario autorizado por Endesa sustituirá el contador que usted tiene actualmente instalado. Si su contador se encuentra en el cuarto de contadores o es accesible desde el exterior de su vivienda, no será necesario que usted esté presente. En caso contrario, el operario se pondrá en contacto con usted para poder realizar el cambio de contador.
 
El coste de la sustitución correrá a cargo de Endesa y usted sólo tendrá que abonar una cantidad en concepto de Derechos de Enganche, que según se establece en la legislación actual asciende a 9,04 euros. Por otra parte, el coste mensual de alquiler del contador a aplicar será de 0,81 euros. 

Si necesita cualquier aclaración sobre esta sustitución o desea realizar alguna consulta, puede contactar con nosotros dirigiéndose al Teléfono de Atención de Endesa Distribución Eléctrica 902 509 600. Estaremos encantados de atenderle.
 
Agradeciendo de antemano su colaboración, reciba un cordial saludo”.
 
Y la carta de respuesta del calificado como estimado señor.

“Estimados señores de Endesa Distribución:

He recibido su amable carta de fecha indeterminada (porque no la ponen) en la que me comunican una serie de hechos consumados basados, naturalmente, en que ustedes como monopolio hacen siempre lo que les sale de los electrones y a nosotros, como miembros de la honorable manada de borregos forzosamente consumidores, nos queda la única opción gozosa de pagar.
 
Les dirijo esta carta porque en el texto que me han enviado, como a otros muchos miles de consumidores, supongo, existen algunas cuestiones que me han sumido en un estado de estupor, catatonia y asombro. O dicho de otra forma, que me han fundido ustedes los plomos.
 
Porque vamos a ver. Me dicen ustedes amablemente que van a proceder a cambiarme “mi” contador de electricidad. Una cuestión bastante curiosa porque resulta que en el desglose de la factura que les pago a ustedes todos los meses les abono una cantidad en concepto de alquiler de contador. Y digo yo, ¿cómo es posible que les haya pagado un alquiler por algo que  era mío? ¿Habrán incurrido ustedes, mi querido monopolio, en un involuntario y pequeño error por el que me han estado cobrando indebidamente una modesta pero significativa cantidad a lo largo de los últimos años?
 
Sigo adelante con la carta y observo que me cuentan ustedes que el nuevo contador permite la lectura a distancia (es decir, más gente al paro, me temo, maldita tecnología) lo cual, como fácilmente comprenderán, a los usuarios nos la refanfinfla. Dicho de otra manera, que me da igual que lean ustedes el contador a medio metro o desde las quintas chimbambas, a condición de que las lecturas sean las reales.
 
Añaden que el coste de la sustitución -en cumplimiento de la normativa legal- correrá a cargo de Endesa. Y digo yo que faltaría más que nos cobraran a nosotros por algo que ni hemos pedido ni maldita la falta que nos hace. O sea, que les agradezco la información aunque me resulte irrelevante. Lo que me llena de asombro es que me indiquen que “solo” tendré que abonar “una cantidad en concepto de derechos de enganche que según la legislación actual asciende a 9,04 euros”. Vamos a ver, querido monopolio, ¿cómo nos van a cobrar a los usuarios un reenganche de un desenganche que ni hemos pedido, ni hemos contratado? Porque digo yo que porque a ustedes les salga del flujo de electrones cambiar los contadores, como les podría dar por cambiar esas divertidas torretas eléctricas de colorines con las que generosamente nos han adornado las autopistas para mejorar nuestra imagen turística, ¿a mí que me cuentan? Eso del derecho de enganche, que debe ser un asunto más complejo que el derecho romano, es un devengo que se produce cuando un usuario se da de alta en la red por primera vez o lo vuelve a hacer después de que le hayan cortado la luz por impago. ¿Pero cómo le pueden cobrar enganche a un consumidor que no se ha desenganchado, que está al corriente de sus pagos y que tiene un contrato vigente con ustedes para el suministro en unas condiciones pactadas? 
  
                                                                                                        (seguimos mañana)

martes, 17 de enero de 2012

El 012

Lo habrá propagado, me imagino, más de uno. Este mundo de la Internet es tan amplio que ‘emilios’, blogs, redes sociales y todo ese intríngulis habrán hecho posible que sepamos algo más de este numerito que nos puso el Gobierno de Canarias para facilitarnos ciertos trámites. De un amplísimo dossier que me ha llegado, me he permitido el pertinente resumen. Hazlo circular (sí, nunca está de más) porque, entre otras cuestiones, de gratis, lo que se dice gratis, NADA de NADA. Lo pagamos dos veces, una vía impuestos, y la otra directamente. Vamos allá:

El Servicio 012 de Atención al Ciudadano del Gobierno de Canarias se pone en funcionamiento allá por el año 2000, y con él se pretendió centralizar en un teléfono único de fácil marcación diversos servicios básicos que se gestionan a través del Gobierno de Canarias. Salió a licitación pública y desde entonces, con sucesivas renovaciones en la concesión, lo viene prestando una misma empresa privada, Contactel Teleservicios SL., empresa creada unos meses antes (¿casualidad?).

En 2008 fueron casi 17 millones de euros, en 2010 han sido algo menos de 16 millones, para un servicio que puede ser muy bueno, pero no deja de ser más que una mera gestión telefónica, y con diferencia el servicio de atención telefónica más caro de todas las Comunidades Autónomas. Curioso, cuando en Canarias tenemos el paro y los índices de pobreza más alto del país, la cesta de la compra más cara, el porcentaje más alto de familias que no reciben ningún tipo de prestación económica, la Ley de Dependencia peor aplicada del país y las partidas de la Prestación Canaria de Inserción que apenas llegan para el 1% de las personas que merecen recibirla. Y con un Servicio Canario de Salud, cada vez más mermado en recursos, al que se le asigna casi la totalidad de los 16 millones de euros que paga el Gobierno de Canarias, como bien informa el propio Gobierno en su página web. Pero resulta que abonamos el servicio doblemente: de una parte en lo que el Gobierno de Canarias paga a la empresa por la contrata, 16 millones de euros por dos años (vigente en este 2012), y de otra parte lo que los ciudadanos pagamos a la empresa, a razón de 34 céntimos por llamada desde fijo o 42 céntimos desde cabina o móvil, con unas 14 millones de llamadas al año. Multipliquen ustedes y sumen al canon anterior.

Un detalle a tener en cuenta: el teléfono 012 de atención ciudadana lo usan sobre todo los que tienen que gestionar asuntos relativos a sanidad (pedir cita con su médico), trabajo (renovar alguna prestación), educación, vivienda, subvenciones, servicios sociales, etc. En el contexto de privatización constante de servicios básicos que antes eran públicos en el que nos movemos, las clases más pudientes acostumbran a tener seguros privados, a usar colegios privados o concertados para sus hijos y a no necesitar gestiones de paro o de servicios sociales. Luego el teléfono 012 es usado mayoritariamente por las personas que menos tienen, y es a ellos a los que se les carga el coste de las llamadas y a los que al tiempo se les priva de un montante importante de los presupuestos del Servicio Canario de Salud.

Y aún hay más, porque este teléfono 012, que cuesta lo que se ha dicho que cuesta en Canarias, resulta que se corresponde con dos números locales de tarificación normal (el 928 219 030 para Las Palmas y el 922 239 301 para Santa Cruz de Tenerife), números ambos a los que se puede llamar desde un domicilio particular con tarifa plana y no nos costará nada, y al otro lado responderá la misma teleoperadora que responde cuando llamamos al 012. Esto es así, pero no nos informan de nada en la página web del Gobierno de Canarias donde se anuncia el 012. No se entiende por qué pudiendo el Gobierno de Canarias ahorrarnos un buen dinero a muchos ciudadanos no lo hace. Total, si lo que nos cobran por la llamada viniera a engrosar las arcas públicas igual se entendería, pero no es así. Lo curioso del asunto es que la misma empresa Contactel Teleservicios SL tiene también adjudicada la gestión del servicio telefónico de atención ciudadana del Cabildo de Tenerife, y en la página web de esa institución comprobamos cómo se anuncia el teléfono 901 501 901, un teléfono de tarificación mucho menor, y además avisan de la posibilidad de llamar al 922 239 500 si se dispone de tarifa plana, y la llamada saldrá gratis.

Ya que hablamos de la empresa Contactel Teleservicios SL, no creo que rebajar la cuantía del contrato del 012 con el Gobierno de Canarias a unos precios razonables o perder la contrata le suponga mucho quebranto, pues esta empresa lleva también desde hace años la gestión del teléfono de emergencias 112 y la del denominado Cibercentro, o Centro Integral de Servicios Telemáticos del Gobierno de Canarias (este servicio es un servicio de carácter interno sin contacto directo con el ciudadano, y está adjudicado en la actualidad a una UTE formada por otras dos empresas además de la mencionada Contactel, que son Inerza y General de Software de Canarias). Ambos servicios, 112 y Cibercentro, conllevan un coste, y no pequeño, para el Gobierno de Canarias. Citando algunas de las adjudicaciones, el 29 de diciembre del año 2004 se adjudica el servicio del Cibercentro a dichas empresas por un valor de 4.770.000 euros. En el año 2002 el servicio del Cibercentro ya había sido adjudicado a otra UTE, formada también por la empresa Contactel y por otra llamada Serviport, por un valor de 4.567.691,99 euros. Y esto era hace casi una década, porque hace apenas unos años, en 2009, la contrata por este servicio de Cibercentro adjudicado a la UTE Inerza-Contactel-General de Software de Canarias ascendía ya a 11.124.100 euros.

Y seguimos sumando, y la relación de Contactel Teleservicios SL con la Administración Pública no se limita al Gobierno de Canarias, ya que dicha empresa gestiona también servicios telefónicos de atención ciudadana en el ya mencionado Cabildo de Tenerife, en el Cabildo de la Palma, en el Ayuntamiento de La Laguna, en el Ayuntamiento de Arona, en el de Los Realejos o en el de San Bartolomé de Tirajana, además de hacerlo también con empresas tan relevantes como Metropolitano de Tenerife, S. A., Transportes Interurbanos de Tenerife, S.A., Binter Canarias, la Caja General de Ahorros de Canarias o la Caja Insular de Ahorros de Canarias.

Llama la atención que este servicio de atención telefónica al ciudadano subcontratado con una empresa privada no esté extendido a todos los Ayuntamientos y Cabildos de Canarias, siendo un servicio tan ágil y provechoso como quieren hacer ver quienes lo tienen. La alternativa utilizada en esos otros Cabildos y Ayuntamientos que no optan por privatizar el servicio suele ser prestarlo por funcionarios o personal contratado directamente por la Administración, probablemente a  menores costes…

Hay más, pero la muestra, entiendo, es suficiente. Los gobiernos de turno cambian la escala de retenciones en el IRPF y… fastídiate tolete o a llorar a la plaza (de El Sauzal).

Mañana nos ‘meteremos’ con Endesa (Unelco, para entendernos).

lunes, 16 de enero de 2012

Envidia

Sofía Loren, que no estaba muy mal ‘retribuida’, allá por 1957, recibió cierto homenaje en el restaurante Romanoff's, de Beverly Hills, y otra actriz, estadounidense ella, Jayne Mansfield, se presentó en la cena algo más ‘esplendorosa’ que la distinguida, y, claro, surgió alguna mirada hacia las partes mostradas que de haberla llevado a cabo, por ejemplo, este que teclea estas mal hilvanadas letras… Sigue tú.

De ahí el titular con el que iniciamos otra semana de este mes de enero que ya guía sus pasos por la segunda quincena. Parece ser que la envidia es uno de los denominados pecados capitales (apetito desordenado que es fuente o principio de otros). Y en ese deseo por algo que no se posee, creo deba estar el origen de esta crisis que padecemos. Como lo fue en el pasado y me temo que en el futuro no nos irá mucho mejor. Porque somos como somos y no le demos más vueltas. Creo que la expresión de la cara de la actriz italiana lo deja meridianamente claro.

El señor Arias Cañete, uno de los dirigentes del PP que más patrimonio tiene declarado (del otro nadie dice nada), flamante ministerio de casi la triple A (Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente –media A–: sumen y sale 2,5 –no sé de qué nos quejamos en la calificación que nos dan las agencias de rating–, a saber, casi tres, ¿o no?), nos ha prometido una muy profunda reforma de la Ley de Costas. Lee bien, muy profunda; irá, pues, mucho más allá de la orilla, tanto que los cien famosos metros serán a partir de ahora mar adentro. ¿Lo cogiste, Algarrobico? Cuando haya algún meneo en cualquier renglón de la exposición de motivos, ya verás cómo saltan los ecologistas con sus verdes protestas. Y eso es envidia cochina.

Me preguntan, a veces, por qué no me apunto a un crucero maravilloso de esos que van por al ‘tranquilo’ Mediterráneo. Me imagino que hubiera podido ser en el Costa Concordia. Y ya tú ves, jamás he sentido envidia de esas extraordinarias travesías con mucho lujo a babor y estribor. Y menos mal, porque también se escoran, tú. Con el calado (profundidad que alcanza en el agua la parte sumergida de un barco) y puntal (altura de la nave desde su plan –parte inferior y más ancha del fondo de un buque en la bodega– hasta la cubierta principal o superior) que tiene un bicho de esos, quita pa´llá. Prefiero escorarme yo solito con buen vaso de vino. Ni comparancia.

El Benchi Express deja de prestar servicio el próximo 1 de febrero. Ya entiendo el porqué está tan descuidado. Y yo, envidioso perdido, haciendo críticas de lo mal que me pareció hace unos días. Nada, la próxima vez iré en coche.

El pasado viernes, el Consejo de Ministros dio un ultimátum a los agentes sociales: o se ponen de acuerdo y presentan una propuesta o actuamos nosotros vía decreto. El sábado manifestaba UGT: “Sigue habiendo tiempo para la negociación”. Al tiempo, CCOO (leerse: ce, ce, o, o): “En dos días no hay tiempo para pactar una reforma”. ¿No creen ustedes que Soraya –and company– siente sana envidia de la unidad de criterios de los sindicatos y pretende acaparar méritos?

Tras el guirigay en torno a una residencia de ancianos en Tías (Lanzarote), comienzan a aflorar otros comentarios en torno a lo mal que lo hacen las demás. Le correspondió el turno a la del Padre Antonio en Las Dehesas. Lo leí en uno de esos digitales que lanzan exclusivas temerarias, mientras el resto de medios permanece en un prudente compás de espera. A la envidia debemos unirle el afán desordenado de poseer y adquirir riquezas para atesorarlas (avaricia) que nos entra cada vez que atisbamos la posibilidad de sacar tajada. Puedes, si te place, ubicar ahora todos lo ejemplos que se te estén pasando por la cabeza. Y si quieres más, acude a cierto programa de la Televisión Canaria (el de un tal Roberto, más impresentable él que la gente –nuestra gente, alega– que acude a contar sus intimidades) y te culturizas un fisco, ignorantón perdido.

El Vicepresidente del Cabildo Insular de Tenerife se lamenta amargamente de las carencias del Hospital del Norte. No sé si su queja guarda relación con la toma de posición ante el inminente congreso de su partido, pero parece olvidar Aurelio que en Canarias (y en Tenerife) existe un pacto de ‘gobernabilidad’ entre el PSOE y CC. Y aunque, todo así lo indica, las relaciones entre Melchior y Rivero no pasan por los mejores momentos, corresponderá, en todo caso, al otro socio hacer todo lo posible para que los atrasos dejen de serlo. Y no hace falta remontarse muy atrás en el tiempo para airear declaraciones en prensa, radio y televisión. Si el (es)tupido velo no te deja ver mucho más allá, síntoma es, estimado Yeyo, que la edad de jubilación no está demasiado lejos. Y te puedo asegurar que por ahí, envidia ninguna.

Hasta mañana, apreciados míos.

sábado, 14 de enero de 2012

De locos

El sano –creo– ejercicio de la lectura matutina de la prensa (toda la que pueda, pero en versión digital; el que no iba a tocar los impuestos me ha dado buen sablazo) me proporciona en determinadas ocasiones tremendos cabreos y significados dolores de cabeza. De ahí que entre con frecuencia en dilemas difícilmente digeribles. Ya estuve una temporada en que me negué a leer El Día, pero volví porque entiendo que esta manía de escribir casi a diario te exige estar debidamente informado.

Y el pasado viernes –ayer– hallé estas guindas literarias:

Me dicen que luego montó un bar -extremo, ustedes se harán cargo, que me suda el nabo- y posteriormente…

…también de eso se harán cargo ustedes, igualmente me la deja floja.

Sin embargo, el autor de tales exquisiteces se queja amargamente porque el consorte de cierta magistrada utiliza expresiones como "pedazo de carne con ojos", algo que, según el columnista, figura en su acervo corriente.

Y como un servidor es torpe de solemnidad y no ha necesitado el tener que recurrir a locuciones barriobajeras para entretenerse en este blog (así como cuando colaboró algunos años en la prensa de esta isla), se pregunta con incierta ingenuidad si lo de ‘pedazo de carne con ojos’ implica mayor delito que las otras manifestaciones en las que se presume de atributos masculinos, síntoma inequívoco del inicio de carencias preocupantes y demostración chocha de pronunciados declives.

Ignoro si a es a este tipo de periodismo al que hace referencia el obispo de Córdoba cuando se tira de los pelos (de la cabeza) por el reiterado despliegue de los medios (incluso centros de enseñanza) incitando a la fornicación. Me da la impresión de que el clérigo de marras erró en la utilización del verbo fornicar, que, por cierto, hasta feo es pronunciarlo. Porque si lees sus declaraciones te da la impresión de que cometes pecado cada vez que la cónyuge sale del baño en busca de la toalla que se le olvidó en otro lugar de la casa. Y ni tanto ni tan poco. Creo, tendré que repasar los nuevos catecismos, que todavía la iglesia católica propone aquello de ‘multiplicaos’, y para tal ejercicio matemático es menester algo más que el cálculo mental. Además, no sé qué necesidad tienen (lo puedo, empero, intuir) los curas de meterse en berenjenales de los que, libre y disciplinadamente, han decidido alejarse. Al menos esa es la teoría.

Y concluimos esta entrega (de locos) manifestando mi total incredulidad ante el protagonismo que ha venido adquiriendo el ampliamente derrotado en Madrid, el socialista Tomás Gómez, en este maremágnum precongresual de su partido. Está bonito el hombre para poner ejemplos. Lo mismo acaba por darle su apoyo a Rubalcaba. Los éxitos electorales de ambos están a la par. Con lo guapo que está uno calladito.

Aunque me imagino ya habrás tenido acceso al vídeo cuyo enlace te dejo, por si no tienes otra cosa mejor que hacer, pincha en el mismo y comprueba, por si aún no estabas convencido, cómo los políticos se creen a pie juntillas que los que no nos dedicamos a tan (in)noble oficio somos imbéciles redomados y tontos de solemnidad. Ahora te remito a la sentencia que se halla en la cabecera de pepilloyjuanillo-dos. Lo puedes hacer (y aclaro una duda que me planteó un amigo hace unos días en el Centro Médico, lugar donde nos vemos con cierta asiduidad los del Club) desde la columna derecha de este en el que te hallas. Fíjate bien que comienza con Seguidores (por cierto, se pueden añadir), luego está la foto titulada ‘Gotas de agua que…’, y a continuación ‘Mi otro blog’. Párate ahí, pincha en el dibujo que representa una escuela de cuando éramos críos (qué pelo teníamos) y… ¡milagro!, has llegado (admito igualmente seguidores).

Chacho, casi me olvido, ahí va el enlace:

Disfruten del fin de semana.

viernes, 13 de enero de 2012

Un entusiasta dehesero (8)

Siempre a salto de mata, sin mayores pretensiones (solo dar a conocer botones de un muestrario que permanece abierto), van unos nuevos trazos, ya relacionados directamente con la faceta política (¿sindical?) de Florencio, y que constituyen, insisto, meras puertas por las que deberán asomarse quienes pretendan profundizar es estudios de mayor empaque.

Comenzamos la andadura con Gaceta de Tenerife, correspondiente al 9 de abril de 1931, en la que leemos:

Vida judicial. Juicio para hoy. En la mañana de hoy se celebrará ante el Tribunal de Derecho, de esta Audiencia, la vista de la causa incoada en el Juzgado de la Orotava, por el delito de inducción y provocación a la rebelión, contra Florencio Sosa Acevedo.

El Ministerio Público, que en el acto del juicio estará representado por el fiscal, señor Gonzalvo, en su escrito de conclusiones dice, que el día 2 de Noviembre de 1930, el procesado Florencio Sosa Acevedo, suscribió un artículo con el seudónimo "Mario Lázaro", en el número 13 del periódico "Decimos..." del Valle de la Orotava, cuyo artículo lleva el título de' "Movimiento republicano", de cuya edición se ocuparon seis ejemplares.

Califica dichos hechos como constitutivos de un delito de inducción y provocación a la rebelión por medio de la imprenta, apreciando la concurrencia de la circunstancia agravante de publicidad por la imprenta del artículo 68 del Código Penal.

Solicita se le imponga la pena de 4 años de prisión y 4 años de inhabilitación especial para cargo público y pago de costas.

La defensa del procesado estará a cargo del letrado señor Cerviá.

Dos días después (11 de abril de 1931) y en el mismo periódico (Gaceta de Tenerife):

Juicio suspendido.

Por enfermedad del abogado defensor se suspendió la vista de la causa señalada para celebrarse el jueves último, por el delito de inducción y provocación a la rebelión, contra Florencio Sosa Acevedo.

Queda lanzado el primer envite, pues en mi hemeroteca particular (Jable) no me aparece la resolución de este conflicto. Fijémonos en las fechas. Se aproxima el advenimiento de la II República y Florencio accede meses después a la alcaldía portuense. Y la vida debe seguir asimismo con sus actividades privadas (ver siguiente información):

Gaceta de Tenerife, 7 de enero de 1932:

Don Florencio Sosa Acevedo, vecino del Puerto do la Cruz solicita autorización para practicar trabajos de alumbramiento de aguas en terrenos de propiedad privada en la margen izquierda del barranco de Pedro Alvarez, situados en el término municipal de Tegueste, con arreglo al plano que acompaña a su instancia.

Tras ocupar el puesto de alcalde en Puerto de la Cruz, se inicia un interesante debate epistolar (periodístico) con don Isidoro Luz Cárpenter, quien fuera, asimismo, alcalde de dicha ciudad en diferentes ocasiones y a quien Florencio sustituyó con la proclamación de la Republica en 1931. Que se inicia en Hoy (6 de octubre de 1932) y que nos traslada a una época convulsa en la que los nervios (políticos) afloraban con una facilidad pasmosa:

Con motivo de una campaña

Hemos recibido la siguiente carta:

Sr. Director del diario HOY, Santa Cruz de Tenerife.

Muy señor mío:

Agradezco a usted dé cabida en el diario de su digna dirección al escrito que le acompaño por lo que obligado y reconocido s. s. s. que atentamente le saluda, Isidoro Luz.

En el periodo pre-electoral, fui objeto de la campaña personalista del Sr. Sosa Acevedo y sus secuaces, en la que se llegó a extremos de verdadera significación anti-política y de un firme propósito de descrédito hacia mi persona, campaña que continuó el señor Sosa Acevedo desde el puesto que hoy ocupa y que hizo pública en hojillas lanzadas al pueblo, carentes de todo principio ciudadano, educativo, y llenas por el contrario de falsas apreciaciones.

A esta manera poco correcta de proceder y para todo aquello que él tildaba de ilegal, le respondí con un articulo inserto en el semanario “Control”, correspondiente al número 29, y que transcribo:

                                                                                                                             (Seguiremos en una próxima ocasión)