jueves, 28 de febrero de 2013

Mi homenaje a Viera (III)


Concluimos con las cuatro décimas que restaban, a las que añadimos dos sonetos. Hacemos la salvedad de que el segundo de ellos ya fue publicado en el libro Sodero, que vio la luz en el año 2011, y constituye una amalgama de sonetos, décimas y romances. Espero que esta nueva forma de visionar la historia haya sido del agrado de aquellos que siguen siendo fieles, a los que agradezco infinitamente que sigan alongándose a esta ventana que Internet dejan abierta de par en par. Y mañana, algo más.

miércoles, 27 de febrero de 2013

Mi homenaje a Viera (II)


Corresponde hoy otras ocho décimas. He pretendido seguir la secuencia histórica del quehacer de este realejero que tuvo la oportunidad de viajar por diversos países europeos y en los que se ‘empapó’ de cultura y saber. Al final de los cuales retornó a Canarias, como Arcediano de Fuerteventura, fijando su residencia en la capital de Gran Canaria, desde donde irradia una fecunda labor de magisterio. Continuamos, pues, el relato.

martes, 26 de febrero de 2013

Mi homenaje a Viera (I)



Quise también sumarme a los actos que recuerdan el 200º aniversario de la muerte de don José de Viera y Clavijo, fallecido en las Palmas el 21 de febrero de 1813, y que se vienen celebrando en su villa natal realejera. Y lo hago –vaya manía– con una visión verseada de nuestro ilustre polígrafo. Espero que puedan leerlo bien, ya que hube de plasmar en forma de imagen los textos. Comenzamos con unas décimas (son veinte en total). Debí fraccionar el contenido para no alargar demasiado el post. Lo mismo así mantengo la emoción hasta el final. Que iluso. Va la primera tanda. ¡Ah!, y las ilustro con las bellas estampas que ha ido publicando el ayuntamiento.


lunes, 25 de febrero de 2013

Están bonitos

Vivimos en un país raro. En el que deber muchos millones a la Seguridad Social es un honor, una honra. Porque la mayoría de españoles, a decir del empresario ejemplar Arturo Fernández, es deudora ante la caja en cuestión. Y como habemos algunos que no nos consideramos englobados en ese conjunto, tendremos que ir pensando cambiar de nacionalidad. O coger de una (puñetera) vez el toro por los cuernos y mandar para cierto sitio (estaba pensando en el carajo) a tanto inútil e inepto que nos andan jeringando en la política, en las empresas, en los bancos.
Está bonito el tal Fernández, como lo estuvo el Díaz Ferrán, para deleitarnos con semejantes lecciones de moralidad, ética y buenas costumbres. Golfos, que son unos golfos. ¿Presuntos? Et une merde.
Y ya que nos metimos en el terreno de las bellezas, también está bonito nuestro presidente autonómico. Quien después de aparcar el helicóptero, se ha dedicado a lanzar lindezas sin que los socialistas canarios sean capaces de cambiarle las pastillas de freno. “Más de lo mismo”, fue su explicación ante el recién celebrado debate de las miserias nacionales. Por lo que “exige una segunda transición”. Para lo que se ofrecerá, me imagino, con sumo gusto para ser la cabeza bien visible del cambio en Canarias. Y brinda su blog a la santa causa.
Y esto no tiene visos de modificación y regeneración alguna. Ahí tienen el ejemplo del concejal orotavense de ‘Empleo’ demostrando bien a las claras que se aprende a una velocidad de vértigo. Ahí tienen, y perdón por repetirme, al carnicero de San Juan –no se ofenda, don Tomás, a un servidor lo siguen llamando el maestro de La Longuera– demostrando lo ancho y largo que le queda el cargo. Uno, como bien le señalaron el pasado sábado en un artículo en Diario de Avisos, debe ser consciente de sus limitaciones. Un pueblo no puede convertirse en el hazmerreír de una comunidad por los dimes y diretes de quien lo representa cuando ni siquiera es capaz de entenderse a sí mismo.
Sin pretenderlo ya estoy de nuevo en el pueblo que no se merece estos espectáculos. Como el nuevo equipo gubernamental (D. Tomás, el de los doscientos votos, el único concejal popular y los seis sustentadores del pacto de la ignominia, concejales de las AIS-CC) se halla ‘liberado’ en su totalidad (incluyendo los empresarios; ahora por la responsabilidad que tanto cacarean, irán menos a Marruecos), ha decidido celebrar las sesiones plenarias en horario de mañana. Los argumentos esgrimidos son tan ridículos, vacuos e insostenibles que no merecen comentario alguno. Se caen solos y no por su propio peso porque son más volátiles que el aire.
Lo que en el fondo pretenden es esconder limitaciones y disimular carencias. El pueblo no podrá acudir porque primero es el trabajo, las obligaciones familiares y todo ese capítulo de actividades que te tiene ocupado esas horas en las que los lumbreras, para poder por las tardes dedicarse a otros menesteres (sus menesteres), intentarán justificar lo injustificable. Los concejales de la oposición verán, asimismo, limitada su capacidad de maniobra y puede que alguno, incluso, tenga problemas para poder compatibilizar su jornada laboral con la asistencia a los plenos. Ya sabemos cómo está el patio en este aspecto.
Por ahí se empieza. Luego, como hacen otros muchos dirigentes liberados, asistirán a reuniones de partido en horarios en que deberían estar dando el callo por el pueblo, y por ello cobran, y bien, con lo que al final el ramblero estará pagando suculentos sueldos para que sus representantes paseen, disfruten, se regodeen y acudan a la entidad bancaria.
Al mismo tiempo me reafirmo en la convicción de que es necesario que impere el comedimiento. Sobre todo, enésima vez, en las redes sociales. Foros en los que solemos disparatarnos con frecuencia. Y la obcecación alcanza tales extremos que no caemos en la cuenta de que yo, mero ejemplo, jubilado con mucho tiempo libre, me puedo percatar de que se cuelgan comentarios en momentos que se debería estar trabajando. O escuchando atentamente las declaraciones de sus jefes (políticos) si se hallan, verbigracia, en una reunión importante de su formación.
Por cierto, José Miguel Pérez aludió al afer ramblero en el último comité regional del PSC-PSOE, arremetiendo contra el PP y obviando que los instigadores fueron otros muy allegados a su compañero de viaje en el Gobierno de Canarias. Antes que meterse (lenguaje coloquial) con un pobre diablo como es Tomás (en el sentido más cariñoso de la expresión), debería consultarle a Paulino, abiertamente y sin tapujos. Porque si piensa el secretario general socialista que estas ‘menudencias’ no van a más, cuán equivocado estáis. Si el PSOE a nivel nacional no levanta la cabeza un fisco –y al paso que va, me da que no–, la puñalada te la va a dar sí o sí. Luego no vengas chorriando a quejarte.
¿Quién es este que escribe tantas tonterías?, le preguntó cierto alto dirigente socialista canario a un amigo común tras haber tenido acceso –por un error imperdonable, por supuesto– a Pepillo y Juanillo. Tras la explicación de rigor, la respuesta: ¿Y qué entiende este tío de la dinámica actual si se marchó en la prehistoria del partido? Pues que viva la modernidad.
Concluyo: están bonitos.
Mañana comienzo con Viera y Clavijo. Por unos días seré más literario, más culto. Recomienden la lectura. Puede que a algunos les haga falta. De nada.
Aclaración fotográfica: La instantánea corresponde al concurso de murgas en Tacoronte. ¿Ganaron Los Trapaceros, no? Qué mejor foto para ilustrar el sellado del pacto carnavalero.

viernes, 22 de febrero de 2013

Crecen los enanos

O había una vez un circo. Concluye la jornada laboral de la presente semana con una variedad de temas a tratar bastante significativa. Podemos abarcar desde los actos celebrados en el día de ayer con motivo del segundo centenario del fallecimiento de Viera y Clavijo, hasta ese prodigio denominado ‘debate del estado de la nación’, que en su primer día se convirtió en el debate sobre las miserias de Rubalcaba.
Y comienzo por lo último porque ya te comenté que lo de Viera (ver entrada de ayer) lo iré plasmando la próxima semana (invitado quedas). Me gustaría que alguien me señalase cuánto cuesta organizar ese esperpento vivido en el Congreso de los Diputados. Porque para los resultados obtenidos, no solo te arriendo las ganancias sino que propongo que lo supriman desde ya. Hoy mejor que mañana. Como te supongo enterado de la brillantez alcanzada, siquiera muy por arriba, obvio ganadores, perdedores, propuestas de resolución, promesas, sobres, Bárcenas y otras lindezas de mayor o menor porte.
Pero no quisiera dejar pasar la oportunidad que me brindo yo a mí mismo mismamente para señalar que el PSOE sigue resignándose a ver cómo el tiempo corre sin que se decida al recambio. Imagínense la papeleta a la que hubiesen sometido a Rajoy con una cara nueva que no le hubiera permitido lo de ‘usted tiene una historia’ y ‘qué credibilidad puede ofrecer a los ciudadanos’. Porque el que Mariano, que lleva en cargo público tanto tiempo como Alfredo, se regodee con tales aseveraciones, manda trillos. Y le sale bien la jugada, porque al líder socialista, es un decir, se le ve cada vez más apagado, con falta de chispa y con el salero y la espontaneidad a la altura de los tobillos. No hay peor ciego que el no quiere ver, se dice. Y gran verdad en este particular caso. Lo peor es que cuanto más alarguen la agonía, menos margen de maniobra tendrá ese ‘mirlo blanco’. O ‘mirla blanca’, vaya usted a saber. Siempre que los socialistas catalanes, con Pere Navarro a la cabeza, no sigan con payasadas. Es que lo de este Partido es de juzgado de guardia. Allá, aquí y a la viceversa. En vez de apostar abiertamente por la República, se dedican, los muy ‘monarquicanos’, a ir sembrando chinitas. Lo mismo se les cae el ‘descarretado’ en una de ellas para general regocijo de Felipe.
Lo de la emisora municipal de radio en el pueblo de Viera es digno de enmarcar. Como San Juan de la Rambla sigue de triste moda, por la mañana se entrevista a los nuevos dirigentes. Bueno, lo de nuevos tiene miga. Porque se trata de dar leña al PSOE. Tanto que si queremos conocer qué demonios pasa en Santa Cruz (vaya interés para los que pagamos la susodicha) con un tal Florentino Guzmán, llamamos a un tal José Manuel Corrales para entre los dos (¿lo entendiste, no?) poner a caer de un burro a todo lo que huela socialismo. Aunque por la noche manifieste que los culichiches (personas que llevan y traen chismes; y sin mirarse a un espejo) santacruceros odian a este Norte bendito y sagrado y tal y cual. Pero por la tarde compensamos. Aunque tampoco existe problema alguno en que haya repetición. Es buena muestra de una línea de actuación que hace agua por todas partes y que demuestra una navegación sin rumbo y sin criterio alguno. ¿Me copias, Manolo?
Las declaraciones del flamante alcalde ramblero en Mírame TV (grabadas están) han merecido el desmentido de Marco Antonio Abreu (su apoyo, su bastón, su socio, su álter ego, su primer teniente de alcalde, ¿o segundo edil?) en el medio referenciado en el párrafo anterior (baja y alta frecuencias), y otro del propio Tomás (encargo por escrito) en el que intenta aclarar que no dijo lo que dijo, o que dijo que no ha dicho lo que dicen que dijo. Y cuando se dice algo y al rato cree que él no dijo lo que bien guardado está, significará, digo yo, que para qué demonios quiere el pueblo de SJR como cabeza visible de un consistorio a alguien que ni siquiera sabe lo que dice. Rajoy, su jefe supremo, no entiende su letra, pero este no sabe ni lo que habla. Y este pecado tiene difícil perdón. No le podemos negar, sin embargo, que son personajes populares. Lo malo es que en el pueblo, la tradición, desde siempre, los conoce por otro calificativo.
Mi año sabático futbolero no me impide el recomendar a los aficionados culés que sean comedidos, pues para cada horma siempre habrá un zapato. Y no coincido con los lamentos de la posible mano del atacante ni con el siguiente titular: El Barça se despeña contra un frontón. Si el Milán marcó dos goles quiere decir que al menos tiró dos veces a puerta. Que fueron bastantes más. Lo del frontón lo entiendo como un equipo que se encierra en su área y renuncia a todo. Me da la impresión de que en el resumen que yo vi no ocurrió así. Es más, ¿tiró a puerta el equipo español, perdón, perdón, catalán? Eso sí, dominó como siempre. Lo malo es que a la pelota no le basta con tanto toque, porque acaba por relajar. Necesita, asimismo, ser introducida (en la portería; contraria, a ser posible).
Mis mayores y mejores deseos de un feliz fin de semana.

jueves, 21 de febrero de 2013

Viera y Clavijo

En la madrugada del 21 de febrero de 1813, a las 81 años de edad, falleció don José de Viera y Clavijo en Las Palmas de Gran Canaria. Había nacido en este pueblo realejero el 28 de diciembre de 1731. Por lo tanto, vaya obviedad, hoy se cumplen doscientos años de su óbito. Por tal motivo se ha elaborado una extensa programación que se va a desarrollar a lo largo de este año. De la misma cuentas con debida información en las diferentes webs municipales y en los medios de comunicación tradicionales.
Hace dos días estuve en el ayuntamiento –fui a sacar un certificado de residencia para viajes; ya sabes lo sacrificada que es esta vida de jubilado con esto de Mundo Senior, si Orizonia y Orbest nos dejan– y tuve la oportunidad de intercambiar unas palabras al respecto con el concejal de cultura. Le comenté, amén de la felicitación por la cantidad de actos a realizar, la asignatura pendiente: la adquisición de la casa natal del polígrafo y su posterior conversión en museo. Bueno, y algo más, también aludimos a la posibilidad, ya planteada en tiempos pretéritos, de trasladar sus restos a su villa natal. Algo que a los tres segundos estábamos descartando. Baste pensar que Viera apenas vivió unos días en el Realejo del entonces, mientras que en la capital grancanaria, ciudad en la que se asentó tras su regreso de la Península cuando contaba con 53 años, no solo vivió hasta el momento de su muerte, sino que en ella desarrolló una ingente y fecunda labor cultural.
Me daré un salto esta tarde-noche hasta la plaza que lleva su nombre para asistir al estreno de una obra compuesta por el amigo Jesús Agomar González Guillama, y que contará con la participación de músicos de las dos agrupaciones existentes en el municipio. Lo mismo voy un fisco antes y me alongo a la puerta de la iglesia para escuchar cómo la coral Cantares pone las consabidas notas en el funeral que allí tendrá lugar. Con el pertinente respeto, declaro que no son ese tipo de hechos, llamémosles institucionales, los que concitan mi interés. No sé si es por el lugar o tal vez porque las invitaciones que te cursan –mi agradecimiento al protocolo del consistorio– ponen la coletilla de ‘traje oscuro’.
Inmerso en la singular manía de pretender poner en verso (el clásico, el de toda la vida) cualquier acontecer que me llame la atención, me sumé asimismo a la efeméride y quedaron plasmadas en el disco duro estas letras: Décimas del segundo centenario (un total de veinte, que hacen un repaso de su trayectoria), Romance del ilustre desconocido (una semblanza histórica) y Sonetos a Viera (uno de los cuales ya fue publicado en ‘Sodero’).
Es mi intención darlos a conocer la próxima semana. Aunque creas que pueda ir de farol, el mantenimiento del blog requiere igualmente cierta planificación. Y las entradas de mañana viernes y la del próximo lunes ya me rondan el magín. No obstante, para que no te quedes con las ganas –qué iluso sigue siendo el tío–, van estos fragmentos a manera de adelanto. Te recuerdo que los comentarios están abiertos. Solo pido respeto y buenas maneras. ¡Ah!, y la lista de seguidores se estancó tiempo ha, y no hay manera. Menéala un fisco (la lista, claro). Va el aperitivo:
Una décima (la primera)
El segundo centenario
de su muerte celebramos,
así que nos aprestamos
a honrarte, genial canario.
En un viaje imaginario,
que libremente yo elijo
–y por lo tanto me exijo–,
comentaré la andadura
de quien fue genio y figura:
José de Viera y Clavijo.
El inicio del romance:
Sumemos al romancero
los hechos del ilustrado
que a este pueblo del Realejo
mayor fama le ha brindado.
El veintiocho de diciembre,
un día muy señalado,
de aquel año treinta y uno,
el hijo del escribano
se nos asoma a este mundo,
aunque algo delicado,
en el siglo de las luces,
así por todos llamado.
Hasta mañana. ¿Cómo? ¿El debate sobre el estado de la nación? Ya se verá.

miércoles, 20 de febrero de 2013

Pangar

Pagar, no. Que también. Pero ahora es Pangar. Con mayúscula. Porque se trata de una empresa. Con la que el Parlamento de Canarias –sin que, al parecer, ni su propio presidente sabe de qué se trata– tiene contratado un asesoramiento especializado (Presidencia y Mesa), en el que se incluye la preparación  de las intervenciones en actos institucionales, eventos sociales y culturales, exposiciones, presentaciones, jornadas, cursos, conferencias y otros análogos. Y todo ello por una módica cantidad: 28.000 euros.
Según leo en el rotativo Canarias7, Antonio Castro, ese político palmero que es el prototipo, junto a Paulino Rivero, Pepe Segura, Isaac Valencia…, que encarna a la perfección aquello de que los mandatos deben tener fecha de caducidad, sostiene que a él nadie le prepara los discursos. Bueno, eso basta con escucharlo. Pero si fuera un fisco más inteligente, se hubiera callado, antes de dar esa sorprendente respuesta, y habría ordenado investigar –tendrá asesores, ¿no?–  y no habría lugar a que pensemos que hasta en época de crisis estos portentos no saben siquiera en qué se gastan el dinero.
Ante el requerimiento del periodista, el señor Castro manifiesta: “Estoy seguro que desde el rey, hasta Mariano Rajoy, Obama o Merkel, tienen una responsabilidad institucional y muchas veces necesitan asesoramiento. Es absolutamente normal y me ha extrañado lo que para el Parlamento no es normal”. Y añade: “En las instituciones públicas, de la redacción de los discursos se suelen encargar las personas que integran los gabinetes de comunicación o algunos jefes de gabinete. En el caso del Parlamento, desde el año 2010 no existe un responsable que haya sido nombrado oficialmente para estos menesteres”.
Lo que no es absolutamente normal, esto lo añado yo sin asesores y sin consulta alguna, es que sea el propio presidente de la Cámara el que añada unos gramos de insensatez a este estado del absurdo y del desatino. Si estas intervenciones se hacen para tomarnos el pelo, a fe que lo ha conseguido. Y si lo que nos quiere trasladar es fruto de su propio intelecto, que diría el enterado de turno, estarán con un servidor en que hay que echarle la alfalfa aparte.
No debió leerme el bueno de Antonio el post de ayer. Ni tampoco el consejero de la Presidencia (Francisco Hernández Spínola), quien, también ayer, valoraba muy positivamente otra ley de transparencia  que se aprobará en Canarias, como paradigma del bien hacer y como manera efectiva de acabar con la corrupción. Que en estas islas, como bien saben ustedes, es motivo de comentario cada tres por dos. Pero lo gracioso (se trinca antes a un mentiroso que a un cojo) es que, a renglón seguido y en el transcurso de la misma declaración y ante las protestas de los funcionarios por los recortes, aseguraba que el gobierno canario tuvo que bordear el precepto nacional por el que otras comunidades autónomas han despedido varios miles de funcionarios, mientras que aquí se han mantenido. En fin, estimado Paco, qué porvenir le espera a esa que tú consideras como la tabla de salvación por la que no aparecerán jamás garbanzos negros. Ya se encargarán de orillarla (o bordearla, como señalas).
Volvamos con el eterno. Sí, ve a la Wikipedia y lee. Estábamos con don Antonio. Que más que palmero parece gallego. ¿O será de Gallegos? Fíjate bien lo que venía, por último, en la información del periódico de Gran Canaria: “El presidente sólo acertó a sostener que la denominación del contrato adjudicado estará mal puesto, y subrayó su legalidad y su publicación en la web. Castro ahondó en que otros lo resuelven con asesores que les cuesta el triple y el cuádruple. El Parlamento es muy austero y ha reducido los gastos en estas dos legislaturas, sostuvo a pesar de que el coste de los contratos realizados que, los dos que han sido adjudicados en esta materia, suman 52.000 euros. El presidente aseguró que la institución aprecia la necesidad de pagar por un servicio de asesoramiento”.
¿Tuvo algún problema el periodista para transcribir el contenido de la conversación? Me temo que sí, porque captar el verdadero sentido de lo que hilvana Castro no es tarea fácil. El tiempo le ha valido de bien poco. Vamos, que cada día se expresa peor. Pero sigue tan campante. Como el Johnnie Walter.
Entre las competencias de la Mesa figuran las dos siguientes: Elaborar el proyecto de Presupuesto del Parlamento, dirigir y controlar su ejecución. Ordenar los gastos de la Cámara, sin perjuicio de las delegaciones que pueda acordar.
Y su composición: Antonio A. Castro Cordobez (presidente), Julio Cruz Hernández (vicepresidente primero), Manuel Fernández González (vicepresidente segundo), José Miguel González Hernández (secretario primero), Águeda Montelongo González (secretaria segunda).
¿Tú has escuchado que algún grupo de la Cámara se haya preocupado por este despilfarro? Todos hablan de ahorros y recortes. Como el nuevo equipo de gobierno en SJR. Pero no saben cómo aplicarse las medidas. Claro, no son sastres, son desastres. Nada nuevo bajo el sol.

martes, 19 de febrero de 2013

Ley de transparencia

Qué dados somos en este país para legislar. Pretendemos controlarlo todo y así nos va. A este paso acabaremos por marcar directrices hasta para ir a mear. Tenemos leyes para cualquier cosa. Tantas que nos sobran. Mejor, tantas que ni le prestamos el más mínimo caso. Aunque digan los doctos en la materia que el desconocimiento no te exime de responsabilidad, lo cierto es que esta maraña de disposiciones lo único que consigue es confundirnos cada vez más. Y como además la picaresca siempre irá por delante de cualquier iniciativa del legislador, más negro me lo fiáis
Ante la triste situación actual en la que los casos de corrupción afloran como setas tras un periodo de lluvias, se elevan voces que señalan como único remedio una ley de transparencia. Por ahí lo veo siempre escrito con mayúscula, pero no me convencen determinados formulismos. Porque el que nace golfo muere golfo. Como mínimo, porque lo normal es que el calificativo vaya en aumento. Y no queda la política exenta de tales avatares. Es más, es utilizada por esos energúmenos como trampolín para seguir con sus fechorías. Por lo que debo darle la razón de la manera más absoluta al amigo Antonillo, componente desde sus inicios de la Agrupación Folclórica de Higa (esto sí lo pongo con letra mayúscula), quien no se baja del burro a la hora de declarar solemnemente que el que nace lechón se muere cochino.
Hay una componente de moralidad, de ética, de buenas costumbres, de civismo o como quieras denominarlo, que no la soslaya ley o precepto alguno. Y tampoco depende de la preparación que puedan ostentar los cargos públicos. Es un sello que va adherido al documento nacional de identidad. Y el porcentaje de pegamento utilizado es el que confiere el grado de honradez, o no, del presunto. Algunos lo tienen más débil que cualquier post-it al uso. Se caen de nada. Y luego llega la tentación. Que es sumamente golosa. Y después cae algún billete. Y dinero llama dinero. Y el pez grande se come al chico. Y rueda cual bola de nieve. Y…
No confío en que deba ser una ley la que marque la honorabilidad de las personas que ocupen cargos públicos, cargos políticos, cargos de responsabilidad desde lo que deben administrar los dineros de nuestros impuestos. No digo que estas otras cuestiones deben ser controladas desde los dictados del alma, porque mi religiosidad es más escasa que la leche que nos da una vaca seca.
He leído por ahí que esa futura ley de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno establecería una serie de principios éticos generales y también de obligaciones concretas para los miembros del Gobierno, los altos cargos de la Administración General del Estado y de las entidades del sector público estatal. Es decir esta norma obligaría a los políticos a informar en qué gastan el dinero público y permitiría a los ciudadanos consultar a través de una web las subvenciones, los contratos o los sueldos de los cargos públicos, así como solicitar más información.
Del párrafo anterior colijo el manido ‘leche cacharro’. Porque esa pretendida apertura a esa información no tiene nada de particular ni novedoso. Parece que nos olvidamos de que en las instituciones ya existe un órgano fiscalizador (la Intervención) que lleva el control de la gestión económica. Y el problema no está ahí, sino en los senderos sinuosos que no suelen reflejarse salvo en fotocopias de fotocopias. Ya ustedes me entienden.
En varios de los estados que conforman el territorio que preside Obama existe la pena de muerte. Parece que debería ser una medida coercitiva, o al menos disuasoria. Pues no atisbo que los índices de delincuencia sean menores en esos lugares. Está claro que el que roba (con o sin razones supuestamente justificadas) lo seguirá haciendo por muchas veces que lo detenga la policía y lo presenten ante un juez. Es más, a cada infracción cometida irá incrementando sus conocimientos legales y fundamentando su bagaje ‘cultural’, que acabará por constituirse en su principal abogado defensor.
Y los políticos, como fiel reflejo de una sociedad en la que no brillan los valores, no se hallan libres de que en el conjunto existan garbanzos negros. Para los que tenemos, sin ningún género de dudas, elementos suficientes como para acabar con ellos, exterminarlos. Pero como el resto, la inmensa mayoría, se muestra condescendiente y no duda en correr tupidos velos, por lo que, con sus apatía y desgana, consiente actitudes y deslices. No hay voluntad de acabar con el problema, con extirparlo de raíz. Y ese problema no se arregla con dictar más y más leyes que solo enredan la madeja convirtiéndola en un galimatías de muy complicada digestión.

lunes, 18 de febrero de 2013

Vamos con otro lunes

Comenzamos otra semana y el próximo jueves celebraremos el 200º aniversario de la muerte del ilustre polígrafo realejero don José de Viera y Clavijo. Me han invitado a los actos que se van a celebrar en el pueblo, pero no dispongo de traje oscuro. Ni pienso alquilarlo o comprarlo, por lo que me limitaré a visitar la exposición de la Casa Municipal de la Cultura –“Como si fuera ayer: el legado de Viera y Clavijo”– y asistiré al estreno de la obra “El viajero ilustrado”, del amigo, tocayo y compositor Jesús Agomar González Guillama, acontecer que tendrá lugar en la plaza de Realejo Alto, y me bastará con un chaleco (por si hace frío), que si no, en manga de camisa.
Este jubilado de la docencia también quiso sumarse a la efeméride y, persistiendo en la singular manía de contar en verso (al estilo clásico de la décima, soneto y romance), elaboró unos renglones rimados que tituló: Décimas del segundo centenario, Sonetos a Viera y Romance del ilustre desconocido. De no surgir contratiempo alguno (como puede ser el quedarme embarazado, después te lo amplío), tengo intención de darlos a conocer a partir de la próxima semana. En este mismo blog, claro, dónde si no. Mis medios son limitadísimos. También los económicos, por supuesto.
Un embarazo a los sesenta y cuatro va a ser algo complicado, pero en Kazajistán (eso queda bastante lejos hacia el este) un médico diagnosticó que un adolescente de 15 años lo estaba. El pobre chico fue por un dolor en sus partes bajas y salió preñado de la consulta. Hizo caso al galeno y se tomó el tratamiento recetado, pero la tripa seguía dando problemas, así que denuncia al canto. Y lo han indemnizado con unos 250 euros (al cambio). Lo mismo no le alcanza ni para las píldoras del día después. Parece ser que el exceso de trabajo del doctor fue el causante del error. Todo ello me conduce a restringir las consultas a las estrictamente necesarias. Porque tú crees que vas bien y siempre te encuentran algo. Quita pa´llá.
¿No te adelanté que lo de SJR podía ser la avanzadilla? Ahí tenemos a Tacoronte que se suma al carro. Dávila no está contento y va a reunir el pacto de seguimiento. Creo que el Mercadillo del agricultor es la disculpa. Como en El Tanque habrá otras. La política es así de entretenida. Cuando se está en las inmediaciones de alcanzar el ecuador del mandato, todos los movimientos comienzan a ser sospechosos. Pensaremos en cambiar la ley electoral cuando el índice de abstención supere el ochenta por ciento. Antes no.
Lo que sí piensa cambiar es el nombre del PSOE. No muy contentos con la designación actual, han planteado pasarlo a un segundo término, tras el enunciado de Partido de los Socialistas Europeos. Da la impresión de querer diluirse un poco más, esconderse, ampararse en otras siglas para disimular carencias bien notorias. Lo entendería si la propuesta se hubiese lanzado en ‘horas altas’ y no en este momento de capa caída. Son, desde luego, apreciaciones muy personales y vistas desde la distancia de mi no militancia, pero me da que hay un cierto tufillo de cobijo, de protección. Ojalá me equivoque, pero cuando veo a Rubalcaba, manifestar algo, con esa cara de alegría que irradia, pienso que debe hacer como Benedicto XVI. El todavía Papa ha pedido a la Iglesia que se renueve. Y dimite para ser consecuente con su prédica. Y mira que es raro que mi pensamiento pueda estar de acuerdo con los dictados religiosos.
Los socialistas llevan meses mareando la perdiz. Con manifiestos, tratados, promesas y ofrecimientos. Y dejan pasar el tiempo. Incluso se atreven a solicitar la dimisión de Mariano Rajoy. Y si este, por un casual, o porque los papeles de Bárcenas así lo aconsejen, accediera a ello, el Partido Popular los volvería a trincar con sus vergüenzas al aire.
Muchos son los que sostienen que lo importante no es cambio de persona, sino de maneras de hacer política, de pergeñar un programa escorado a babor. Vale, pero con otra imagen que no lleve en el negocio más de treinta años. Que ya está bien.
Hasta mañana.

viernes, 15 de febrero de 2013

Vacaciones para mayores

Prometí tiempo atrás comentarles mi parecer acerca del Programa de Vacaciones para Mayores del Imserso (Instituto de Mayores y Servicios Sociales), dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Actividad que se lleva a cabo a través de la empresa Mundo Senior, un turoperador especializado en proporcionar servicios turísticos a personas mayores.
Rebusco y hallo que “Mundo Senior participa activamente en los Planes de Vacaciones para Mayores y Mantenimiento del Empleo en las Zonas Turísticas, generando actividad económica, ocupación y empleo en los destinos donde opera”.
Asimismo, “El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, a través del Imserso, gestiona el Programa de Vacaciones para Mayores, que facilita el que las personas mayores puedan disfrutar de unas vacaciones en zonas de clima cálido, la realización de viajes culturales por lugares y rutas de interés turístico y la práctica de actividades recreativas y contemplativas a través del turismo de naturaleza. Se puede disfrutar de varias modalidades de vacaciones: existen turnos de 8 días, 10 días y 15 días de vacaciones, con transporte incluido o sin él, además de viajes culturales de 6 días para la realización de itinerarios turístico-culturales y turnos de 5 días en turismo de naturaleza en zonas de espacios naturales que permiten actividades recreativas y de disfrute de la naturaleza”.
Aclarado lo cual te contaré que para esos viajes se estipulan unos precios (bastante baratos) que incluyen transporte (si se sale del aeropuerto del Sur, guagua desde Santa Cruz; y si se regresa por el mismo, ídem de ídem) y alojamiento en régimen de pensión completa en hoteles de tres y cuatro estrellas. Y los realizados en diciembre (salvo Navidades y Fin de Año) y enero, más económicos todavía. Por ejemplo, estuve el mes pasado en Roquetas de Mar (Almería) –puedes ver las fotografías en http://pepilloyjuanillo-dos.blogspot.com– durante 10 días y el importe (por persona) fue de 189,56 euros.
Pero qué ocurre realmente. Que ciertos jubilados están efectuando dos, tres, cuatro o más viajes en la temporada mientras hay pensionistas que no pueden acceder ni a uno de ellos. Dime tú si alguien que perciba seiscientos euros al mes puede permitírselo. Porque el ‘truco’ está luego con las excursiones que se venden en el destino. Y todo el que se dé el salto desde Canarias tendrá el deseo de al menos realizar un par de ellas. Si no se va a aburrir en el hotel viendo la tele todo el día o jugando a las cartas. Que, por cierto, animaciones hay suficientes.
Por todo ello, y lo he sostenido en varias conversas, un servidor propone que no se haga tabla rasa en la tarifa, sino que vaya en consonancia con la cuantía de la pensión de cada cual. Y si hay que conceder un viaje gratis por temporada a quienes lo están pasando canutas para llegar a fin de mes, hágase. Imagina un grupo de cincuenta personas que se trasladan a la costa levantina. Pues si dos, tres o cuatro de los viajeros han de hacerlo sin pagar un céntimo, bastaría –y me remito al ejemplo anterior, el de 189,56– que a 46 de ellos se les cobrara 206,04, es decir, 16,48 euros más por cabeza, para que cuatro pudieran disfrutar igualmente sin necesidad de aportar cantidad alguna.
Creo no estar proponiendo una barbaridad. Y si en vez de cuatro al año, haces tres, tú que puedes, págate el otro con las múltiples ofertas que te brinda el mercado, máxime cuando no vas a tener inconveniente en ir cuando te venga en gana, que para eso ya no estás sujeto a horarios ni jefes.
No lo hizo el PSOE cuando gobernaba. Al PP lo único que le interesa es recortar, para que cierren más hoteles y aumente el paro. Pues yo debo ser un bicho raro por pensar así. Así me va, qué éxito. Y todo esto que se me ocurrió a mí solito –ya lo sé, a ti también, y a los que somos normalitos–, lo mismo se pone en práctica dentro de varios lustros y después de sesudos estudios en los que centenares de asesores (todos cobrando) emitieron dictámenes y propuestas. Como diría mi abuela, váyanse todos pa´l carajo y aprendan a utilizar las creencias o proposiciones que benefician a la mayoría de una sociedad, o lo que es lo mismo, esa facultad que posee la generalidad de las personas, para juzgar razonablemente las cosas, es decir, el sentido común. Algo que se pierde en el mismo instante que se utiliza la expresión juro o prometo. Y si ponen la mano sobre la Biblia o la Constitución, mucho más.
Bueno, ayer fue día de los enamorados. Aunque los comerciantes alegan que ya el amor no es el mismo. Nunca llueve a gusto de todos.
Perdón, perdón, que se me olvidó una cosita: Dijo mi alcalde, Manolo Domínguez, en el programa televisivo El Debate, que el Gobierno de Canarias está gastado, sin ideas, porque siempre son los mismos. Se olvidó que su partido ha cogobernado en varias ocasiones y no mencionó al singular caso ramblero, donde su flamante concejal, el de los 200 votos, ahora es alcalde con el apoyo incondicional de esos mismos del encefalograma plano, al frente de los cuales está el que debe sostenerlo poniéndole la mano en la espalda, como muy bien columbrara mi amigo Leopoldo.
Feliz fin de semana.

jueves, 14 de febrero de 2013

El debate sucesorio

O váyase, señor Rajoy, que ya empieza a escucharse. Bueno, ayer mismo Rubalcaba lo esgrimió en la sesión de control de los miércoles en el Congreso de los Diputados. Lo malo, para unos, y lo bueno, para otros, es que Alfredo no va sobrado. Y Mariano lo tiene demasiado fácil. Pero no quiero volver sobre los pasos de ayer. Me apropio de la expresión del que preside el cotarro en la Carrera de San Jerónimo y transcribo: “Procedan a su expulsión, coño”. De un lado y del otro, a ser posible.
Circula desde hace un tiempo un correo electrónico en el que se citan los ‘coños’ más famosos. Pues a este paso tendremos que inventar uno dedicado especialmente a lo que acontece en el Palacio de las Cortes. Y basta con remontarse a cuando Tejero entró con otros verdes uniformados. Chiquita tropa. Y en estos treinta y dos años, un extenso muestrario.
Pero no iban los tiros por ahí. No creo que los populares se hallen en condiciones para plantear el cambio de su presidente. Que no solo cobra pluses electorales sino que se permite el lujo de reconocer que ha incumplido su programa para hacer lo que tenía que hacer (consigna que cada mañana reza al levantarse –católico o no– durante al menos cuarenta y cinco minutos), sin despeinarse apenas.
Tampoco me apetece escribir de los aprovechados que pretenden sacar tajada de la desgracia habida con esa candidata a Reina del Carnaval santacrucero que sigue en Sevilla ingresada. Son cada vez más los que se suben al carro para poner de manifiesto todas las anomalías que no vieron antes del trágico accidente. Como la denuncia de un pasajero del Thomson Majesty, que debió echar más polvos de la cuenta el pasado lunes, quien denuncia que ese mismo bote (el que cayó al agua causando varios muertos y heridos) ya había dado serios problemas en otro simulacro. Como la gente huela dinero, aquí no se libra ni la madre que los parió. Sospecha y larga que algo queda.
La dimisión de Benedicto ha sido el bálsamo para que los populares llenaran El Vaticano de enviados especiales (televisivos) y soslayar desahucios, suicidios, papeles, fotocopias, comparecencias… Menudo cachondeo, verbigracia, con la admisión a trámite de la ILP. Otro botón más que me ratifica en que lo de Bárcenas es completamente veraz, en su totalidad, y no salvo en alguna cosa.
Volviendo a lo del Papa. Ya le han encontrado sucesores a porrillo. Un negro con moretón (por lo de cardenal), un sudamericano y hasta el propio Pepe Benavente (rebautizado Benavente XXVII; yo hubiese preferido Benavente XX). Por mí, como si quieren ascender a Rouco Varela.
La hospitalización de Isaac Valencia, quien sufrió un desvanecimiento la pasada semana, ha disparado, asimismo, todo tipo de conjeturas. Algún mal intencionado medio sentencia que ya Linares ejerce de alcalde accidental. Por supuesto, qué otra cosa podría esperarse en una situación como esta. ¿O no es Francisco el primer teniente de alcalde? ¿Van a nombrar a Eduardo? Al que hace tiempo que no veo, por cierto.
Y emito mi opinión al respecto. Entiendo que la ocasión es bastante propicia para que Isaac vaya pensando en disfrutar de la jubilación y no esperar a que los nietos se le vayan de las manos. Le cursé la invitación para realizar un viaje con Mundo Senior. Ya abrió sus puertas la universidad en La Villa y ahora toca dejar paso. Espero que los médicos le hagan ver que ha llegado el momento de echarle horas a la familia y a otros menesteres más caseros.
Me llevas once años justamente y si ya he entrado en el cuarto curso que no aparezco por el instituto, a qué demonios estás esperando. Me dijiste en varias ocasiones que tenía que haber seguido (me refiero a la política), a pesar de que militábamos en formaciones diferentes (los supuestos míos… otro día te lo cuento) y maldito caso que te hice (y bastante que me alegro). Así que, aunque sea para sentar un precedente, sigue mis ‘sabios’ consejos. No ves que de no ser así, el día que tú te retires ya Paco y Juan van a ser viejos también.
Bueno, como dentro de bien poco presentaremos un libro por esos lares (no, yo colaboro solamente), me imagino que podré saludarte y si todavía no has dado el paso, te lo recordaré. Hasta entonces.
Y a ustedes, hasta mañana. Esperen un fisquito: ya se habrán enterado de que en SJR bajó el paro. Chiquitos livianos.

miércoles, 13 de febrero de 2013

Seiscientos, menos uno

O lo que es lo mismo, quinientos noventa y nueve. Esos son los amigos que tengo en Facebook. Pero te juro que hasta antes de escribir el artículo que pudiste leer ayer, eran seiscientos. Y lo recuerdo perfectamente porque envié un ‘privado’ a esa persona prometiéndole que la invitaría, junto al resto, a un cortado cuando me sacara la Primitiva. A raíz de la moción de censura en San Juan de la Rambla –tema estrella en el comentario anterior–, algún iluminado debió molestarse y se mandó a mudar. Y te quiero ser sincero en mi parecer: intuyo que se trate de alguien que ocupa un cargo político y milita en un partido de esos que cuando opinas favorablemente eres un tío estupendo, pero que cuando le intentas hacer ver que no todo el monte es orégano, eso, imagínatelo.
Me temo que los peores son aquellos que, supuestamente, pueden coincidir con tus planteamientos, con tus enfoques, con tus maneras de ver y entender los problemas que afectan a la sociedad. Uno militó –enésima vez que lo mento– en el PSOE. Y lo dejó en 1987, al tiempo que concluyó su mandato en el ayuntamiento. Como te dije antes que sinceridad ante todo, los principales tropiezos los tengo con los ‘míos’. Bueno, con los que siguen. O piensan que aún me debo a disciplinas y cuotas o son más tontos de lo que yo imaginaba. Me gustaría pensar que es por lo primero. Lo malo es que ya no me debo y escribo con total libertad. Y mis opiniones abarcan todo el espectro.
Los políticos se enclaustran con demasiada frecuencia. Se encierran y pierden todo contacto con la realidad que los circunda. O debería, porque lo mismo no se percatan de dónde están viviendo. Se sujetan a un manual de instrucciones y parecen un disco rayado repitiendo las mismas tonterías. Y no sugieras nada, pues eres tú, y siempre tú, el que está equivocado. De no ser así, explícame cómo es posible que los socialistas sigan sin salir del pozo. Se los hemos trasladado por todos los canales existentes. Mutismo absoluto. Ahora se han empeñado en un cambio radical de cara al 2015, pero con los mismos caretos de siempre. Nada, orejeras bien grandes, y los imbéciles, nosotros. Coño, el que tenga cara de bobo –y a estas alturas quién podrá cambiarla– no significa que el conjunto de neuronas lo tenga tan atrofiado como el de sus ilustrísimas. Mero ejemplo, que lo mismo se ofenden.
Es tan de Perogrullo la oportunidad que está dejando pasar el partido socialista a nivel nacional, que cualquier libro de historia en un futuro inmediato catalogará el hecho no ya de ocasión perdida, sino de suma de despropósitos. Lo que está ocurriendo en estos momentos no ha pasado jamás desde que Franco estiró la pata. Y este laissez faire, laissez passer no puede funcionar en el contexto de una sociedad mínimamente inteligente. ¿Tú lo eres, no? Claro que sí, yo también, moi aussi, me too. ¿Y ellos, los actuales dirigentes? Tengo mis serias dudas. Rajoy, quien no se nos muestra como un dechado de virtudes, no va caer solo, cual higo pasado, de la higuera a cuyo pie permanece sentado Rubalcaba. Lo tiene claro las tres cuartas partes de la población, pero él sigue, cual un Diógenes cualquiera –aunque con la linterna apagada–, ahí sentado.
Y por estos lares no vamos sobrados. Te muestro unas guindas:
Cuando Fidela firmó el pacto con Tomás (a la postre, traidor, y maldita falta hace que me lo diga nadie), el PSC-PSOE le saltó al cogote porque rompía la línea de pactos en cascada con CC. Se apaciguaron los ánimos porque en La Palma y en El Hierro ocurrieron casos similares. Lo de El Tanque está en veremos. De no haber sido así, puede que la exalcaldesa estuviera ahora mismo tan proscrita como yo. Pero el valiente pulso de Alpidio y el de los palmeros hizo posible que la cúpula socialista se olvidara de ese pequeño pueblo situado en la costa norte de Tenerife.
Ayer, y en el mismo medio de comunicación (San Borondón), tanto Aurelio Abreu como Lola Padrón, dos de los beneficiados por lo que ellos siguen calificando como pacto para dar estabilidad a las instituciones –y arráyense dos millos–, señalan las bondades de este año y medio de gobierno en SJR y arremete el uno contra la vil traición del que se autocensura y la otra no se recata en aludir a las luchas internas de ATI-CC y a la presencia de Fernando Clavijo (sentado bien cerca de Yeyo, por cierto). Ese, Dolores, es el jefe político del propio presidente del gobierno, no lo olvides. Al que tú apoyas.
Y estas son las incongruencias, estimados Lola y Aurelio, que no tragamos muchos. Bastantes. Y mira que hablo con gente. Ante la que se avecina –chiquito laja está hecho Paulino para manejar cuchillos, mucho mejor que el propio Tomás–, para el vicepresidente del Cabildo no es prioritario permanecer en el poder sino que la prioridad absoluta son los ciudadanos. ¿Te basta con el Senado, no? Y doña Dolores Padrón esgrime que “los pactos y los gobiernos firmados son estables”. Por si acaso, que los sillones de enfrente son más fríos.
Con estos mimbres no vamos a ningún sitio. Menos mal que el grupo de San Juan de la Rambla va a hacer sus deberes opositores con diligencia y el pueblo los va a premiar en 2015 con una mayoría suficiente como para no tener que depender de un puñado de votos ni de las veleidades de nadie. Eso, de nadie ni de un don nadie.
No hablen de injusticia e incoherencia, porque el ejemplo regional los delata. Y más tarde o más temprano llegará la patada en el culo. La única posibilidad es que Rivero observe tal recuperación en el PSOE que vislumbre la posibilidad de que gane las próximas generales. ¿Y creen, de verdad, que con estas derivas ello va a ser una realidad? Se inventará cualquier excusa –tiene experiencia y amplio muestrario– y cuando lo crea oportuno los mandará a hacer gárgaras.
Tengan el coraje y las agallas suficientes para cambiar la ley electoral y no permitir estos circos. Ni persistan en escudarse en el hoy por ti y mañana por mí. Sean, de una maldita vez, un partido de izquierdas, comprometido con esa ciudadanía a la que ustedes recurren con machacona insistencia, pero que una vez bien aseguradas las garbanzas (las de ustedes, por supuesto), tararí que te vi. Ya está bien. Cambien de dirección e inicien la senda de la tan necesaria, y no menos demandada, regeneración. ¿Tan difícil es entender esto? Así está el nivel de fracaso en el sistema educativo. Ustedes son el ejemplo palpable de la situación.
Tengo muchos contactos con los que, como yo, se han ido estacionando en la margen izquierda mientras ustedes seguían la travesía. Casualidades o no, pensamos justamente lo contrario de lo que ustedes (otra vez) hacen, dicen y predican. Como no hay manera de que cambien de opinión, ¿por qué no se aparcan una temporada? A ver. Lo mismo resulta.
¿Lo cogieron o se lo vuelvo a explicar mañana? Hoy no, ya tocó el timbre para el cambio de clase. Pueden mandarme algún comentario. Yo sí que soy receptivo.

martes, 12 de febrero de 2013

Consummatum est

Abdica la reina holandesa. Renuncia el Papa. Pero en España, ni Dios. El rey se agarra a las muletas. Rajoy, a la caja A. Si acaso una moción de censura de vez en cuando. Único método, parece ser, válido para remover a un político del sillón. Instrumento legal, pero en la mayoría de las ocasiones, oportunista y torticero. Como la habida ayer en San Juan de la Rambla. Que acaparó infinidad de titulares en las redes sociales. Fundamentalmente, aunque no de manera exclusiva. No vislumbré demasiadas simpatías hacia la figura del nuevo alcalde. Ni siquiera atisbé proporcionalidad con el número de votos obtenido en 2011. Es más, en la tarde del domingo previo, alguien que en FB se bautizó –en pasado porque el perfil debió ser creado ex profeso– como una tal Leticia Monte, tuvo la infeliz ocurrencia de colgar unos comentarios tan jugosos como vulgares, soeces y chabacanos –tirando a chanchullo puro y duro–, que merecieron por unanimidad una cascada de repulsas como antes jamás había podido contemplar. Pero ya el daño está hecho y cada cual asumirá su responsabilidad en esta astracanada, las aguas deberán volver a su cauce y allá por mayo de 2015 que el pueblo dicte la pertinente sentencia. Y dado que tal como vino se fue la tal (señora, señorita, caballero o vaya usted a saber) Monte, yo también me animé y la remití estas décimas que traslado al blog para general conocimiento:
Una tal Leticia Monte,
al ídem cual cabra fue,
para de allí balar be,
al erigirse en arconte.
Ya se ve en el horizonte
cómo avanza la flotilla,
que trae a la camarilla
dispuesta a borrar la estela
que bien signara Fidela
desde que ocupa la silla.
Estudió la susodicha
allá por Guadalajara,
sin que mucho se enterara
por lo tanto que la espicha.
A la ortografía bicha
en el léxico esgrimido,
y pega cada estampido,
con soez vocabulario,
que leerla es un calvario:
¡Ay, señor, cuánto atrevido!
Y vamos con el acto en sí. Debo felicitar muy efusivamente a Radio Realejos por la excelente retransmisión de la sesión plenaria en la que el popular Tomás, con el apoyo de Marco Antonio y los suyos (micrófono incluido), accedió a la alcaldía, demostrándole a su pueblo que con doscientos votos bien negociados se puede montar un buen negocio. Insisto, la crónica periodística que tuve que escuchar mientras arreglaba la lavadora –la manguera que expulsa el agua se jeringó–, porque uno ya no dispone de asesores ni técnicos y debe ingeniárselas con la pensión, es digna de enmarcar –debe estar grabada– para llevarla a cualquier facultad de Ciencias de la Información y ser debatida en profundidad como paradigma del bien hacer. Felicidades, Manolo, lo has conseguido.
Y no hacen falta muchos medios (instrumentos, me refiero). Basta con ubicarse en el balcón y echar un ojo pa´fuera y el otro pa´dentro. En unos días ocuparemos posición mucho más privilegiada. Que todo está atado y bien atado, como en los viejos tiempos. Porque la malvada Fidela solo dejó entrar al salón noble a una persona por cada medio. Y en nuestro particular caso se merecían como mínimo dos. Te comento un fisquito por si estabas en otros menesteres y no tuviste la oportunidad de sintonizar cualquiera de las dos emisoras, únicas del todo el espectro radiofónico mundial, que lo emitían en riguroso directo.
Ante la genialidad de la que todavía era alcaldesa, recitando unos versos del gomero Pedro García Cabrera (Un día habrá una isla que no sea silencio amordazado), se pudo escuchar –ya sabes que los seudoperiodistas famosos se besan y se abrazan a sí mismos mismamente–: “Ahí está esa resoplando por la herida; que se produzca el cambio ya”. Primer ingrediente de objetividad, neutralidad, imparcialidad, veracidad… “Estoy hasta nervioso”, le respondía el interlocutor a través del receptor de La Corona. “Estoy aquí porque no quiero provocar a nadie. ¡Ah!, ahí me saluda tu gran amigo”. “Ahora está diciendo que el pacto por SJR lo ha roto don Tomás. Vaya descubrimiento”. Risas. “¿Pero tú me confirmas que la seguridad está garantizada, porque no se sabe qué va a votar cada uno?”. “No te preocupes, he estado con cada uno de ellos y sé lo que van a votar. Conozco la situación y sabes que les hemos echado una manita”.
Inciso para dar a conocer el intríngulis, el meollo de la cuestión, el nudo gordiano: Va a haber un almuerzo después, aunque se han venido reuniendo todos los días. Habrá dos concejales que no van a cobrar y trabajarán como auténticos posesos. Y dan las gracias a dos medios (de información) serios a cambio de ninguna prebenda. No obstante me han dicho que gran parte de culpa de todo esto la tengo yo. Manuel Reyes está de acuerdo. Se detalla la distribución pormenorizada de las áreas.
“Estamos hablando de una moción de investidura tras una moción de censura”. “Espera, espera, estoy viendo que le está dando el bastón”. Carcajadas.
“Juro por mi conciencia y honor…”. “¡Ay!, se me olvidó”. Las 12.49, se levanta la sesión.
“Están saliendo ya”. “Cuidado, me imagino que la policía estará pendiente”. “Yo esperaba muchos más, serán unos 40 o 50”.
Fin del relato. Las fotos atestiguan todo lo redactado, incluido el número de los que estaban en la calle. De las presencias políticas, no comment. Pero manténganlas en la retina. Lo mismo dentro de bien poco Paulino y José Miguel, o a la viceversa, se las restriegan por los bezos.
Mis parabienes más cordiales a la corporación realejera. ¿Por qué? Queda claro, ¿no?
Y mis excusas a Narciso y Aarón por ‘robarles’ las fotos que ilustran la presente nota necrológica.

lunes, 11 de febrero de 2013

Reflexiones radiofónicas

Me preguntó ayer domingo un viejo amigo en las lides políticas –el siguió unos años más cuando yo aborté la singladura allá por 1987– que si aún continuaba escribiendo en el periódico. Vaya éxito, pensé para mis adentros, que es lo contrario de pensar en voz alta, como hago aquí en Pepillo y Juanillo. Pretendía que comentara algo de su monumental cabreo por la deriva existente en muchas emisoras municipales de radio. Como hay varios pueblos que cuentan con tal medio de comunicación, no te señalo de dónde me llamaba el susodicho (de no muy lejos, te aclaro), pero puedes ubicarlo en ese lugar en el que ahora mismo estás pensando.
Yo no me partí el culo –textual–, me señalaba con indignación y cabreo no disimulado, para que cualquier machango crea que puede jugar impunemente con mi dinero. A buenas horas mangas verdes, le respondí. Por lo visto no había leído nada de lo que un servidor había tenido a bien plasmar al respecto en este blog. Sí me reconoció, no obstante, que se había asomado a lo que publicaron los medios escritos convencionales años atrás. Menos mal.
Por tal motivo, y con cierta desgana por mi parte, dedico estas primeras líneas del post de hoy lunes –el tristemente famoso lunes de carnaval en el que la moción de censura en SJR aupará al trepa de los doscientos votos–, para recalcar que ni los propios grupos de gobierno saben cuáles son los objetivos que debe cumplir una radio sostenida con fondos públicos, incluidos manuales de estilo. Y como la ignorancia llega a tal extremo, los dirigentes prefieren dejar pasar, porque saben que mientras tengan la sartén por el mango, los seudoperiodistas, apoyados en otros cantamañanas, jamás dispararán sus envenenados dardos contra la mano que les da de comer. Y mientras ello sea así, todo lo demás estará permitido para estos sinvergüenzas de las ondas, piratas hertzianos.
Estos sujetos, que solo se miran al espejo cuando ejercen las otras facetas de sus pluriempleos para ahogarse en la vanidad de un baño de flores, se rasgan las vestiduras en tertulias de tintes escatológicos para tildar de corrupto a cuanto político no sea de su cuerda ni baile al son de la música putrefacta.
Y ya está, querido amigo. Haz como yo: niégate a pagar impuestos. A la par, pincha siempre en el ‘me gusta’ de las múltiples fotografías de tu alcalde, escribe comentarios babosos –perdón, laudatorios– en sus apariciones en las redes sociales… Y como yo me gané mi puesto, aparte de hacer lo que me venga en gana, no me sonrojaré cuando pasado mañana deba dirigir la hoja del puñal hacia otras espaldas. Ahórrate calificativos, no vale la pena. El que nace barrigón…
No sé de qué se extraña la gente con respecto al incremento patrimonial de Rajoy (háganlo extensivo al resto de los dirigentes ubicados en las cúpulas partidarias), quien en cuatro años lo ha hecho en unos 425.000 euros. ¿Quieres que te diga lo que pienso? Hasta poco me parece. Tú, mi estimado lector, de tu sueldo debes pagar alimentos, ropa, calzado, viajes, mantenimiento del hogar y del coche, colegios, cines y espectáculos varios… Hasta los chuches. Y Mariano, verbigracia, absolutamente nada. Viaja gratis. Come gratis. Le compran los trajes. Le hacen los discursos. No paga señora de la limpieza. El combustible de sus múltiples vehículos no le cuesta un euro. Y sigue tú con la lista. Ello significa que puede ahorrar todo lo que ingresa. Todo.
Publican sus declaraciones de renta y patrimonio. Guárdame un lechón. Yo no lo hago para que no te estalles de risa. Si el problema no está ahí, lumbreras. Y el sobre por debajo de la mesa se inventó desde antes de elaborarse el papel. Me juego al menos 50 céntimos –lo siento, pero no hubo suerte en La Primitiva– que es muy difícil encontrar un alcalde (imagínate de ahí para arriba) al que no le hayan hecho alguna vez una propuesta ‘deshonesta? (si quieres pensar en eso, vale). La mayoría no ha pasado por el aro de las presiones (y las tentaciones), pero golfos, lo que se dice golfos, haberlos haylos.
Como mi intuición se guía por las afirmaciones del singular González Pons (callado y oculto hasta hace poco y ahora resucitado), ese personaje que siempre clava lo contrario de lo que manifiesta, y a los hechos no tan pasados me remito, como ha espetado que la contabilidad del PP es única y limpia, no tardaremos en descubrir la turbidez de los números.
Estar tarde es el coso carnavalero en mi pueblo. Creo que junto a Manolo Domínguez va a desfilar su homólogo sanjuanero. Como este año vamos de Viera, el del recién estrenado cargo, en su paso para el domicilio villero, y emulando al ilustre viajero (ños, qué odiosas son las dichosas comparaciones), hará un alto en el camino.
Pon medio ahí, que un día es un día. A la salud de todos ustedes.

viernes, 8 de febrero de 2013

No aprendemos

El espinoso asunto de la "libreta contable" del tal Bárcenas, ex senador y ex tesorero del Partido Popular, ha puesto de manifiesto que la llamada clase política española y, por extensión la canaria, está toda pringada hasta el cuello. Así mismito lo leí ayer en un artículo publicado en un periódico de estas Islas Canarias. Y no, alegrías así, no. Por muy exacerbado que sea nuestro sentimiento ante la situación vergonzante que atravesamos, no ha lugar a la generalización sin fundamento. No aprendemos y lo fácil es meter a todos en el mismo saco. Sean políticos, médicos o maestros de escuela. No “todos” están pringados hasta el cuello como sostiene el comentarista. Ni mucho menos. Y ojalá salgan a la luz todos los casos que puedan haber pendientes. Sería una excelente noticia. Para que la regeneración sea completa y efectiva. Pero no vale, insisto, lo del todos iguales, aunque el corazón nos lo dicte en reiteradas ocasiones.
El que en San Juan de la Rambla se vaya a producir el próximo lunes un acontecimiento que dejará para siempre marcado a un concejal del Partido Popular, no es motivo suficiente para propagar que todos los militantes de ese partido sean de igual calaña. Incluso puede que estén tan compungidos como nosotros, pero que su obediencia y disciplina –como en la mayoría de formaciones políticas– los coloca en una difícil tesitura. Espero y deseo que el nuevo alcalde (cuán largo me lo fiais) sepa valorar la donación de la ciudadana Isabel de Luis, a la que le honra la entrega de un inmueble para la ubicación de un centro de mayores. Y no se les ocurra, mero ejemplo, a estos lumbreras –perdón, quise escribir nuevos inquilinos consistoriales con poderes decisorios– destinarlo a una carnicería. Insisto, verbigracia.
Manuel Fernández, un herreño –también popular él– que lleva en política tanto tiempo (parecido al de Rosa Díez, treinta años dando brincos y ahora pretende ser adalid de la regeneración; guárdame un cachorro y arráyate dos millos) que ya ha sido capaz de ir ubicando adecuadamente a la descendencia, tampoco aprende. Es más, se jacta de pasarse por el forro las normas que su propio partido nos exige al resto de mortales. A él no le es necesario el certificado de residencia porque su inmortalidad lo equipara al rey Armiche, con residencia en Los Roques de Salmor.
No aprende, tampoco, el primer teniente de alcalde lagunero (nunca se había visto en otra), el socialista Javier Abreu. Tanto se disparató con el chorro de agua en el pozo de Las Mercedes, que trastocó todas las medidas de capacidad (léase pipas) y al final de su intervención nos quedamos en treinta y dos y medio. No me aclaré si los 480 litros (algo menos de medio metro cúbico) era un lindo chorro o un chijito apenas. Espero, no obstante, que su valoración acerca de la posibilidad de abastecer a unos veinte mil habitantes sea completamente certera. Y que no se seque el susodicho para que los laguneros puedan ver, en un futuro próximo, disminuida la factura.
Aunque en este fin de semana lo que me apetecía es dedicar unas líneas a la gala de elección de la reina del carnaval santacrucero. En la que se estuvo a punto de reproducir el lamentable accidente acaecido no ha tanto en Valsequillo, Gran Canaria Cuando la celebración del perro maldito concluyó en tragedia. De ahí el titular: no aprendemos. Jugamos con fuego, y nunca más adecuada y pertinente la expresión. Reunimos a millares de personas y no somos capaces de prever que cualquier chispa puede llevarnos a una catástrofe de inimaginables consecuencias. Aparte de la animalada que significa el tirar de tales carretas (y mis respetos a las novillas; a los arrastres me remito), a nadie se le pasó por la cabeza que los fuegos de artificio (por muy fríos que los quieran mentar) eran, potencialmente, un cóctel explosivo. Sí, ya sé que me van a contestar que hay hechos imprevisibles. Pero son tantos los que cobran por eventos (ya salió la palabreja) de este tipo, o similares, que te apena el que tan dispuestos estén a la hora de cobrar y no muestren tanta diligencia al momento de planificar.
Me entristece mucho más el comprobar que el día siguiente (ayer) primaba el comentario  acerca de la agilidad, o no, de la gala, de lo acertado, o no, de la dirección de  la misma, del sistema de votación, de los trajes (es un decir) de las candidatas y otras nimiedades de mayor o menor porte. Mientras, una joven continuaba hospitalizada y afectada por graves quemaduras en diversas partes de su cuerpo. Las llamas alcanzaron los diez metros, titular para vender exclusivas y surgido de los propios actores del hecho reseñado. Que no dudan en acudir a las ‘telecinco’ de turno para disparar mierda con la que untarse bien. Luego, cuando se comprobó la verdadera dimensión del trance y hubo de ser trasladada a Sevilla, todo se tornó adhesiones y las frases hechas proliferaron en las redes sociales. En unos días, sea cual sea el desenlace, volveremos a correr tupido velo y la falsedad seguirá haciendo acto de presencia.
En fin, no aprendemos. Y las colas para adquirir las entradas de las galas (creo que bate récords la Drag Queen de Las Palmas) son de tal calibre que hay elementos (qué fauna) que son capaces de estar en ella dos noches (qué zoológicos más monos). En fin, otra vez, no aprendemos. Viva la crisis.

jueves, 7 de febrero de 2013

Un lustro

Hoy es jueves 7 de febrero. Y hace cinco años en que otro jueves (de carnaval) venía al mundo la primera nieta. Dicen que se nos nota, que se nos pone cara de abuelo, que nos volvemos laxos, que dejamos hacer lo que como padres no estuvimos dispuestos a consentir… ¿Y qué culpa tengo yo de que tú no puedas hacerlo? A llorar a la plaza, que se decía tiempos atrás.
Ayer mismo, en un duelo –lugar de bastantes horas de cháchara; sí, hombre, conversa con amplísimo temario–, comentaba algo del particular con otros del gremio. La casuística es variopinta. Y la impertinente crisis ha hecho proliferar el conjunto de vaivenes que conforman el abanico.
En esta familia no nos podemos quejar. Vamos escapando. Y cuando Emma corre –apenas camina– por aulas, pasillos y patios de un colegio PÚBLICO en La Guancha, cuando ejercita en cada instante sus excelentes aptitudes para la Comunicación y las Relaciones Públicas, recordé cuando la familia se trasladó a la Villa de Ingenio. Fue el 7 de febrero de 2009 (un sábado). Para asistir a una ceremonia entrañable en la Casa de Postas de aquella población grancanaria. Y de la que aún crece en casa un árbol que de allá trajimos.
Me apetece rescatar estas décimas que leyó un emocionado alcalde, mientras los oyentes conteníamos a duras penas las lágrimas. Algunos, otros no pudieron siquiera disimular. Por supuesto, también nos tornamos sentimentales. Y a mucha honra. Se titularon: Bienvenida, ciudadana. Y estas son:
Un jueves de carnaval,
hace un año justamente,
llegaste tranquilamente.
Por entonces don carnal
alcanzaba su final,
pero Emma disfrazó,
desde que un dedo movió,
la vida de mucha gente,
hasta el instante presente
que en Ingenio nos citó.
En este cumple primero,
hemos querido temprano
venir hasta un pueblo hermano,
para en abrazo sincero,
este siete de febrero
pregonar en noble Villa
–dilo tú, o mejor, chilla–
que bienvenida aquí eres
y ojalá siempre tuvieres
una acogida sencilla.
Mis elogios, ciudadana,
te toca tejer futuro,
pues sólo bregando duro
el respeto bien se gana.
Igualdad para el mañana
y libertad de horizonte,
que desde el mar hasta el monte
haya concordia y entente,
para que siempre la gente
con optimismo lo afronte.
Desde La Guancha llegamos,
todos hechos una piña,
a presentar nuestra niña.
Como esta tarde nos vamos,
aquí en Ingenio dejamos
nuestro reconocimiento,
junto a los ecos del viento
que desde El Teide trajimos
y en estos lares fundimos
con profundo sentimiento.
Lamento no haber podido
de algún rato disponer,
pero ha sido menester
dar anoche buen zumbido.
Y es que he estado entretenido
en trabajo más prosaico,
sin pensar que “mi mosaico”
se merece mejor trato
y no este verso barato,
recurso más bien arcaico.
Con la décima he plasmado
el cariño de un abuelo,
que se queda medio lelo
cuando Emma justo al lado
–y yo medio adormilado–,
una siesta nos echamos.
Después nos regocijamos
con vídeos de Pocoyó.
¡Qué más puedo pedir yo
si con la nieta flipamos!
Me temo que en el próximo mes de junio me tendré que inventar algo, no sea que Leo, que apareció –más bien se adelantó– allá por San Juan, me reclame lo suyo. Ya se verá.
Feliz cumpleaños, Emma.