sábado, 30 de junio de 2012

Estremecedor (y 2)

Y el escribano aludido, y presente en el peritaje descrito anteriormente, emite el suyo en idéntica fecha:
«D. Celedonio González García de García González (firmado y rubricado), Escribano de la villa de Ohanes de las Alpuxarras, partido de Uxixar, reino de Granada.
DIGO, declaro y doy Fe de cuanto en esta información del maestro de primeras letras de esta localidad, sobre una viga que dice el primero al Sr. Alcalde, o sea el segundo, está partida en el techo de su clase. Mi informe, imparcial y verídico, como corresponde a mi profesión es el siguiente: si la viga cae y amenaza peligro, puede ocurrir:
1. Que mate al Maestro, en cuyo caso esta Corporación se ahorraría los quinientos reales de paga.
2. Que matase a los niños y no al Maestro, en cuyo caso sobraba el Maestro.
3. Que matase a los niños y al Maestro cuyo caso sobraba, en ocurriendo en este caso, como suele decirse, que mataban dos pájaros de un tiro.
4. Que no matase a nadie; en cuyo supuesto no hay por que alarmarse.
Examinados en derecho las causas y efectos que anteceden, emito este informe, honrado y leal, cumpliendo con ello un deber de conciencia.»
Este es el famoso expediente tal y como fue conocido hasta que en el Archivo Municipal de Ohanes se encuentra otro interesante legajo, del cual se transcribe textualmente el siguiente documento, que data de 15 de diciembre de 1740, con el cual se aclara todo este asunto de la dichosa viga:
«Yo don Joseph Sancho Mengibar, cronista oficial de la villa de Ohanes de las Alpuxarras, declaro por mi honor ser ciertos los hechos que a continuación describo para que de ellos quede constancia en el Histórico Archivo de esta Villa, lamentando que la índole de los mismos ponga un hito trágico en los bucólicos anales de este pueblo.
El día del catorce de octubre del año de Nuestro Señor Jesucristo, de mil setecientos cuarenta, siendo alcalde de esta villa Don Bartolomé Zancajo y siendo las doce de su mañana, se hundió el techo del salón de la escuela de esta localidad, pereciendo en el siniestro el señor maestro de primeras letras Don Menón Garrido Martín y los catorce niños que en aquellos momentos daban clase.
Después de laboriosos trabajos fueron extraídos de los escombros los cadáveres de las victimas y trasladados al cementerio municipal, acompañados del pueblo en masa, que era partícipe por entero del dolor que significaba tal catástrofe, ya que a todos más o menos directamente les alcanzaba, dado el número tan elevado de inmolados en aras de la cultura.
Abierto el oportuno expediente, se ha podido comprobar que por parte de la autoridad competente se tomaban periódicamente todas las medidas encaminadas a velar por el buen funcionamiento del sagrado recinto; y como pruebas concluyentes se presentó expediente incoado al efecto, que dos peritos albañiles y el ilustre escribano de esta villa, informaban sobre el buen estado del local, ya que los informes datan del quince de mayo de 1736; quedando plenamente demostrado que únicamente un accidente fortuito fue el responsable del hundimiento.»
Me hizo recordar demasiadas ‘anécdotas’ de las que recojo en “Prensa y educación en el Norte de Tenerife entre la I y la II Repúblicas (1873-1931)”. Que ahí siguen guardadas a la espera de tiempos mejores para estudiar cualquier posibilidad de publicación. Pero esa será otra historia. Ahora te dejo con los enlaces aludidos por si quieres incrementar la información del lamentable suceso. Y te indico que situaciones de escándalo en las penurias de las instalaciones en las que los maestros ejercían su labor existen en nuestro entorno ejemplos hasta hace relativamente escasas décadas. Y litigios de los mismos con los alcaldes de turno, tres cuartos de lo mismo.

viernes, 29 de junio de 2012

Estremecedor (1)

Hace unos años –no tantos– tuve la oportunidad de sumergirme en archivos y periódicos de años idos para elaborar una tesis con la que culminar los estudios de periodismo. Y accedí a curiosos expedientes en los que siempre se venía a confirmar la máxima de ‘pasas más hambre que un maestro de escuela’. Y dos días atrás me remiten este otro que estimo oportuno colgar en este blog y que ratifica las penurias de aquellos maestros de antaño, vejados por la autoridad y condenados a morir sin remisión. Sí, literalmente, a morir. Lee y reflexiona. Y al final de la segunda entrega tienes unos enlaces por si crees interesante ampliar datos. Sin más, vamos allá:
La narración del caso que sigue está documentalmente probada y verificada. Se trata de un hecho real y no está novelado ni maquillado. Ocurrió en Ohanes (Comarca de Las Alpujarras, en la vertiente de Almería) entre 1734 y 1740. Como estamos en época de tremendos recortes, de los que la educación no ha quedado al margen, pongamos todo nuestro empeño para que sucesos así nunca más vuelvan a producirse.
Expediente de 1734 sobre la Escuela de Ohanes
Se inicia con un oficio del maestro de primeras letras al alcalde:
«Tengo el honor de poner en su conocimiento, la inquietud que me produce ver la viga que media la clase que regento, pues está partida por medio, por lo cual el terrado ha cedido y ha formado una especie de embudo que recoge las aguas de las lluvias u las deja caer a chorro tieso sobre mi mesa de trabajo, mojándome los papeles y haciéndome coger unos dolores reumáticos que no me dejan mantener me derecho. En fin señor Alcalde, espero de su amabilidad ponga coto a esto si no quiere que ocurra alguna desgracia con los niños y con su maestro, éste su seguro servidor. Dios guarde a V. muchos años.»
La respuesta de la primera autoridad municipal (28 de noviembre de 1734) fue la siguiente:
«Recibo con gran extrañeza, el oficio que ha tenido a bien dirigirme y apresuro a contestarle. Es cosa rara que los agentes de mi Autoridad, no me hayan dado cuenta de nada referente a la viga, y es más, pongo en duda que se encuentre en esas condiciones, puesto que según me informa el tío Sarmiento no hará setenta años que se puso, y no creo que una vez dadas esas explicaciones, que no tenía porqué, paso a decirle que eso no son más que excusas y pretextos para no dar golpe.
En cuanto a lo de los papeles que se mojan y el reuma que se le avecina, pude muy bien guardárselos, a aquellos en el cajón o en casa y ésta yendo a la escuela con una manta. No obstante lo que antecede, enviaré uno de éstos días a alguno de mis subordinados que mire lo que hay de esto. Y ojo que su engaño le estaría estar otros seis años sin cobrar lo quinientos reales de su sueldo. Dios guarde a V. muchos años.»
No se hace de esperar la reacción del docente (cuyo nombre, Menón Garrido, aparece por vez primera), quien un día más tarde remite al ayuntamiento (Sr. Alcalde de Ohanes de las Alpujarras. Partido de Uxixar. Reino de Granada) este otro oficio:
«Tengo el honor de acusar recibo de su atento oficio de ayer donde tiene a bien poner en duda el estado de la viga. Desde mi oficio anterior, Sr. Alcalde, hace unos ocho meses, pasaron las lluvias del invierno, y yo siempre mirando la viga con la inquietud consiguiente, ¿caerá o no caerá? Y así un día y otro, como si en vez de ser una viga, fuera una margarita. Si V. no cree lo que le estoy diciendo, puede mandar dos personas peritas, o venir V. mismo dando un paseito, si no le cuesta mucha molestia, que yo no le engaño, más que darle una idea del estado de mi clase, me permito acompañarle un dibujo, tomado del natural, que le dará una estampa real de ella. Y de lo del sueldo, no creo que se atreva V. a tocar mis quinientos reales, por que ya sabe V. el refrán: "Al cajón ni..." en fin Sr. Alcalde, Dios le guarde muchos años los efectos de la viga.»
El señor alcalde, don Bartolomé Zancajo, se toma su tiempo, pues la contestación se produce el 15 de octubre de 1735, es decir casi un año después:
«Acuso recibo a su oficio de 29 de noviembre del pasado año, me parece excesiva tanta machonería en el asunto de la viga. Sepa el Sr. Maestro, que si no le conviene la escuela puede pillar el camino e irse a otro sitio, que aquí para lo que enseña, falta no hace.
¿Qué importan a estas gentes ni a nadie ¿Dónde está Marte? Ni las vueltas que da la luna, ni que cuatro por seis son veintisiete, ni que Miguel de Cervantes descubrió las Américas?
Para coger un mancage, basta con tener fuerzas para ello. No obstante, como soy amante de la curtura y no quiero que digan que he ablao al maestro y no le trato como se debe, nombraré una comisión que informe sobre el asunto de la viga, y si resulta que usted me ha engañao, sa caido. Dios guarde a V. muchos años.»
Las personas peritas requeridas por el maestro debieron tomarse su tiempo para emitir el pertinente informe, según pueden ustedes comprobar en el contenido del mismo. He aquí su transcripción:
«Antonio Fuentes Barranco y Juan González García, Maestros albañiles de la Villa de Ohanes de las Alpuxarras, informan que personados en el sitio denominado u llamado, dicho sea con perdón, la escuela de este lugar, al mediodía del día 15 de mayo del 1736 acompañados por el sr. Escribano de este ayuntamiento, y mandados por el Sr. Alcalde, opinamos, pensamos y creemos, que la viga que ocupa el centro de la sala, clase o aula, que por estos tres nombres se le denomina o circunscribe, que la dicha viga no se ha movido, sólo se ha bajao cosa de diez o doce deos, amenazando sólo caer, pero nunca juntarse con el suelo aplastando a los que coja dentro.
Pero como quiera que la madera es un cuerpo astilloso, que tiene que crujir antes de pegar el golpazo, dando tiempo a que se salven por lo menos siete u ocho. Por lo cual firmamos a la fecha arriba indicada.»
(finalizaremos mañana)

jueves, 28 de junio de 2012

La calina

Si vas al diccionario de la lengua española (DRAE) que, como su propio nombre indica (Calero dixit), es el diccionario oficial de la RAE (Real Academia Española) a buscar el vocablo por el que se menta esta dichosa polvareda (polvacera en autóctono), a saber, calima, te remite a calina, que es como lo decían mis padres y mis abuelos, pero que con las modernidades todo cambia (o cambea, que dirían los ancestros).
Y nos indica el susodicho diccionario que el término procede del latín calĭgo, -igĭnis, oscuridad) y viene a significar “accidente atmosférico que enturbia el aire y suele producirse por vapores de agua”. Y en cuanto columbré lo de agua, quedeme patidifuso –es decir, prácticamente asfixiado– y fuime ipso facto a la wikipedia (dominio absoluto de los avances tecnológicos, menos eso de las etiquetas en feisbuc) y hallé: “La calina o calima es un fenómeno meteorológico consistente en la presencia en la atmósfera de partículas muy pequeñas de polvo, cenizas, arcilla o arena en suspensión. Su origen está en las partículas de vapor de agua con partículas de sales procedentes de las aguas marinas y puede deberse a las tormentas de arena, fenómeno frecuente en los países del Mediterráneo, en las Islas Canarias y otras zonas”.
Puede que me esté poniendo viejo –¡vaya descubrimiento!– pero me parece que estos tiempos se reproducen ahora con mayor frecuencia que cuando yo era mucho más joven. Lo mismo es que la población ha aumentado de forma exponencial y hay mucha más gente transitando por esas arenas saharianas. Y ya se sabe, se levanta un polvo que por poco viento que corra hacia estas latitudes tragamos tierra que es un disgusto. Aunque, ahora que recuerdo, también se produce en otros territorios. En febrero de 2004 estuve en Mallorca y había toneladas de partículas en los coches aparcados en las calles.
Las consecuencias de estas invasiones polvorientas son padecidas por todos los que habitamos en Canarias. Ni siquiera El Hierro se libra de la avalancha. Y aparte de los sofocos, el mal humor, la desgana, la apatía y todo eso, vienen las enfermedades añadidas. De las que los afectados por problemas cardiorrespiratorios se llevan la palma. Los pobres asmáticos, por ejemplo, las pasan canutas. Lo peor es que nos coincide esta plaga con las propuestas ministeriales por las que van a suprimir bastantes cientos de medicamentos de la lista de ‘los que da el seguro’. Algo así como 456.
Rajoy y su equipo han pensado que es la traca final de su política de recortes. Primero nos adelgazan hasta el extremo de dejarnos anoréxicos perdidos. Ya estamos casi concluyendo esa etapa. Luego nos ponen en cuarentena, debidamente separados por grupos según el aguante, y pasadas unas semanas llegaremos a la conclusión de que tienen razón los populares: ¿para qué medicamentos si ya estamos todos tiesos? Y cuando en unos días suban los tipos del IVA –aquí el IGIC– y alcancemos el súmmun del disparate al no poder salir de casa para ir a la venta, más razón para la supresión de productos innecesarios.
Eso sí, son muy generosos al incluir este párrafo: Excluir un fármaco de la financiación pública no significa que no se pueda prescribir en el contexto del Sistema Nacional de Salud. Los prescriptores pueden y deben seguir recetándolos cuando lo juzguen necesario, si bien deben saber que los pacientes tendrán que satisfacer la totalidad de su precio en el acto de dispensación. Te quedó claro, ¿no? Pues siento comunicarte que de nada nos vale la aclaración porque como tampoco tendremos un euro en el bolsillo, ya bastante quemados están los farmacéuticos como para que vayas a pedirle fiado.
Hace bien el PP en suprimir medicinas que se utilizan en tratamientos antidiarreicos y de hemorroides. Con almorranas se ha vivido toda la vida y hemos echado mano de remedios caseros para aliviar el escozor (como poner el culo en una tubería de agua fría). Así que déjense de pamplinas. Como medida ejemplar los diputados van a celebrar las sesiones de pie. Así circulará más el aire, no calentarán tanto la silla y refrigerarán los bajos con un simple movimiento de piernas. Eso será solo en los instantes en los que hay debate televisado y palican los cabezas de serie. Con el resto, ya sabes, todos en la cafetería. O en el baño, porque ellos si suelen sufrir algunos cólicos repentinos y necesitan evacuaciones de vientre líquidas y frecuentes (dar del cuerpo con retortiños).
Así que el régimen que nos han impuesto no debe ser considerado, en modo alguno, dañino. Más bien todo lo contrario. Incluso ahorraremos los pateos porque el payo nos habrá desaparecido y podremos lucir esqueleto en las playas. Yo no sé por qué Mariano se empeña –y mira que el hombre habla siempre claro– en añadir la coletilla de que son medidas duras, dolorosas. Si debemos estarle agradecidos por haber sido capaz de suprimirnos un sinfín de preocupaciones.
Lo que ya no tengo tan claro es si los afectados por problemas respiratorios, que se agudizan con esta calina, van a ser capaces de soportar sus males sin recurrir al dictamen de los galenos para un tratamiento adecuado. El asma (enfermedad de los bronquios, caracterizada por accesos ordinariamente nocturnos e infebriles, con respiración difícil y anhelosa, tos, expectoración escasa y espumosa, y estertores sibilantes), como sufrimiento crónico, tampoco ha merecido mayor consideración por la señora Ana Mato, quien haciendo honor a su apellido se ha propuesto acabar con las listas de espera. Y aquí en las islas tiene un colaborador de lujo: la calina (o calima, que tanto monta).
Mientras los gobernantes alegan que se suprimen del concierto medicamentos obsoletos, los farmacéuticos entienden que se causa un grave perjuicio a los ancianos. No quisiera pensar que estos lo manifiestan porque son sus principales clientes ni que aquellos estimen que ya han vivido bastante. ¿Qué quieres que haga, que me cruce de brazos y me ponga a aplaudir con las orejas? Pues va a ser que no.

miércoles, 27 de junio de 2012

Avatares portuenses

Hoy es miércoles. Día en el que se va a celebrar un juicio rápido por el que se dictará sentencia en el último afer del concejal portuense Luis Miguel Rodríguez. Si ustedes, apreciados lectores, le echan una visual ahí al lado (Filosofía popular) se les despejarán todas las dudas. Estos individuos que se han visto envueltos en asuntos de copas (bueno, en nuestro caso hay que sumarle otros), el único pecado que han cometido es haber seguido al pie de la letra los doctos consejos de José María Aznar.
No sé si a lo largo de esta jornada se pronunciarán al respecto el alcalde de Puerto de la Cruz, Marcos Brito, y Sebastián Ledesma, portavoz popular en infinidad de foros, porque en la sesión plenaria del pasado lunes en el edificio de El Penitente no hubo manera. El implicado no abrió la boca y los dos mencionados, a pesar de los años y otros condicionantes, regatearon a los interpelantes a base de bien. El uno acusa por querer sacar lasca del particular, mientras el otro esgrime que se realizan juicios paralelos.
El responsable de este blog reconoce que también ha pecado gravemente porque ha escrito varios párrafos relacionados con los menesteres del edil involucrado. E ignoro si Brito y Ledesma me podrán perdonar semejantes osadías. Me temo que no. Y si les espeto que por dignidad, vergüenza, ética, responsabilidad, congruencia, decencia y más y más y muchísimo más, se tendría que haber largado para su casa desde hace bastante tiempo, puesto que está poniendo por los suelos el prestigio de una institución pública, lo mismo me excomulgan para siempre jamás. Si Marcos fuese un alcalde de verdad, comprometido con un pueblo que no le queda otra que refugiarse en la jaula de los monos en cualquier zoológico, como el concejal no ha sido capaz de dar un paso al lado, ya lo hubiese cesado, le habría retirado las funciones y responsabilidades que tiene delegadas. Por higiene democrática, por decoro, por honorabilidad. Pero él está instalado en otra dinámica en la que maneja hilos y marionetas, máster en mociones de censura y adalid de trapicheos y componendas. ¡Pobre Puerto!
Ya que bajé a la otrora Ciudad Turística –hoy, Ciudad Circense y del Cómic–, voy a citar un comentario del amigo Salvador García, a la par que me atrevo a discrepar de su reflexión: “Todos tendrán que nutrirse de la cantera (refiriéndose a los clubes deportivos) como primera medida de adaptación a la realidad”. No sé, estimado, si aparte de esa primera rondó por tu magín alguna más. Pienso que sí. Porque yo entiendo que es la única. Y que debió adoptarse ha bastante. Por lo visto todos los equipos peninsulares tienen ojeadores en estas islas, pero el –o los– del Tenerife debe hallarse de garbeo permanente en periplo peninsular. Y nos olvidamos de que están –iba a escribir estamos, pero me arrepentí– en la denominada categoría de bronce (2ª.B), con una deuda cifrada en más de veinte millones de euros, en una época de acuciada crisis y con unas vacas (a las que poder ordeñar) más flacas que las de las plagas bíblicas de Egipto.
Desperdigados por esos campos de fútbol que pueblan toda la geografía más arriba del Estrecho de Gibraltar, existe una pléyade imponente de futbolistas que suelen dejar a buen nivel el excelente juego que desde siempre se relaciona con estas peñas. El Tete trajo a Kiko Ratón (con mis respetos). Les faltó fichar a Pier, Alexis y al esperpéntico y chillón comentarista de la tele de Willy. [Fui un momento al baño a cubrir una necesidad perentoria]. Regreso y leo esto: http://www.diariodeavisos.com/2012/06/25/opinion/que-asco-alfonso-gonzalez-jerez/. Lo asumo íntegramente y dicho queda. Eso, qué asco.
Concluyo con tema bien distinto. Como uno ejerció la docencia hasta el otro día, sigue con interés toda la información relacionada con el sector. Y me acabo de enterar de que el consejero del ramo está volcado en conseguir el objetivo de disminuir el abandono escolar y potenciar la cohesión social. Es, por lo visto, lo que se menta como Plan Proa. Y como en las líneas precedentes andaba por Puerto de la Cruz, recorriendo la costa y su bajíos, establezco la (im)pertinente comparación marinera para sentenciar que lo mismo vamos todos con eso (la proa) pa´l marisco.
Bueno, voy a descansar que este esfuerzo y la calima me tienen frito. Estén atentos a los medios de comunicación convencionales por si se hace pública la decisión que conllevará la posterior justificación. Yo he soplado una vez. Y le dije al policía que iba a echar a perder una boquilla. No me hizo caso y me contestó que ese material lo pagaba Zapatero. Fue en El Rocío (Almonte-Huelva). Me debió ver cara de romero. El aparatejo indicó cero patatero. Y que conste que no soy abstemio, pero alcohólico anónimo o borracho conocido tampoco. Ni si vislumbro un control  me piro por dirección prohibida. Porque uno tiene que ser consecuente. Y si es concejal, mucho más. Ojalá la justicia comparta mi opinión.

martes, 26 de junio de 2012

Los Realejos, zona libre

Mientras El Hierro sigue temblando (¿nueva erupción volcánica a la vista?) y el Tenerife celebró el pasado domingo… la victoria de Fernando Alonso (de fútbol ya escribieron bastante los entendidos; yo solo manifiesto que sigan trayendo foráneos con –muchos años de– experiencia), nos vuelve a sorprender el presidente autonómico con la canción de que los planes de rehabilitación turística pueden crear 125.000 puesto de trabajo. Y con todos los aciertos que ha tenido en pretéritas predicciones, me pregunto qué podemos hacer para que este hombre salga de su burbuja. Mientras tanto, la consejera del ramo (de la cuota socialista), no sabe, no contesta. Con toda seguridad habrá que ir a Madrid a resolver el litigio. Ya Rubalcaba, como ayer recalcamos, está en ello. A pesar de las encuestas publicadas este pasado domingo en las que el PP, con apenas siete meses de gobierno, ya podría perder su mayoría absoluta, pero que el PSOE no se beneficia ni un tanto así. Pero léanse este artículo y no me presten a mí el más mínimo caso: http://eldia.es/2012-06-25/criterios/21-Es-hora-Rubalcaba.htm.
Dejo la política de altos vuelos y me quedo en el pueblo. Los socialistas realejeros presentan a esta próxima sesión plenaria una propuesta que denominan ‘zona libre de la aplicación de la reforma laboral’, y que, por lo que he podido leer, implicaría que el ayuntamiento, la gerencia de urbanismo y las empresas públicas quedaran libres de los estragos de una ley injusta. Y te juro que no lo entiendo. Ni un fisco. Y si alguien se dignase, aunque fuese a través de algún comentario en este post, explicármelo, se lo agradecería. Rescato un párrafo del escrito en cuestión, mientras cuestiono: ¿Y por qué no todo el pueblo (seríamos como una ZEC muy sui géneris)?:
El Partido Socialista de Los Realejos, en su apoyo a todos los trabajadores, reclama que el sector público de este municipio sea “zona libre” de la reforma laboral. Para su portavoz, Miguel Ángel Regalado, se trata de ser consecuentes con los datos obtenidos tras la aprobación de la ley, sumamente negativos para la economía, y que tantos derechos ha ido mermando haciéndonos retroceder a un pasado que nadie quiere. De esta forma, el Ayuntamiento de Los Realejos, su Gerencia de Urbanismo y sus empresas públicas quedarían libres de sufrir los estragos de un ley injusta para el trabajador si el Pleno, a celebrarse el próximo 28 de Junio, aprueba la propuesta del edil socialista Miguel Ángel Regalado.
Expresa el grupo socialista realejero que los objetivos que pretendía el Real Decreto Ley 3/29012, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral, no solo no se han cumplido sino que han cosechado un estrepitoso fracaso. No seré yo quien lo desmienta. Pero me extraña esta aventura en solitario –¿por la que quedarían protegidos contra las inclemencias legales, es decir, sin aplicación, los trabajadores de nuestro ayuntamiento?–, cuando lo normal sería que fuera el partido el que recurriera la ley, como hizo con la denominada de amnistía fiscal, o bien que presentase en todos los ayuntamientos del país mociones al respecto.
Estas son, entre otras, las cuestiones que, insisto y recalco, no entiendo. Porque un político, y más si es socialista, tendría que velar por los intereses de todos los trabajadores (sí, dicen que los apoyan) y no solo los de aquellos más cercanos. Pensemos que la proposición pudiera llegar a feliz término. Que ya es mucho imaginar por la mayoría absoluta del PP en el consistorio, formación que dictó la norma y que su representación parlamentaria en Madrid le permiten adoptar tales medidas. Y llegado ese instante, ¿qué? ¿Se aplicaría la norma en los 8115 ayuntamientos restantes y el de Los Realejos sería como tener zona wifi exclusiva, patente de corso, privilegio real, bula? ¿Y el resto de administraciones? ¿Y los empleos del sector privado, verdadero dinamizador de la economía? ¿Y los funcionarios, incluyendo a la que ha sido expedientada por gesticular una peineta ante la foto de Paulino? ¿Y los pensionistas?
Puede ser producto de mi ignorancia –por eso espero la explicación–, pero estas acciones de cara a la galería poco significan y menos conducen a dar credibilidad, estima y confianza a un partido que está en algo más que horas bajas (local, regional y nacional). En el que cada cual parece ir por su lado, por libre. Que me perdone el gran escritor Alexandre Dumas por el plagio y la osadía, pero ¿a dónde van por senda tan solitaria les trois mousquetaires sin el auxilio de D´Artagnan? ¿No entienden los imaginarios Athos, Porthos y Aramis que, con el joven gascón (ya no das el perfil, Alfredo; ya no estamos para sostener el sable, o lo que sea), el todos para uno y uno para todos es más efectivo. Miren, esto es como si para el próximo pleno Jonás (IU), en plan aventurero, reclamara en solitario, y desde nuestro Realejos norteño y querido, para que el pleno acuerde que el 14 de abril de 2013 se instaure la III República en España y se vayan los Borbones a donde crean conveniente saliendo en barco por Cartagena. No, por ganas, no, que le sobrarán, sino por coherencia. Porque hay foros y procedimientos.
Además, vi una información, foto incluida, en la que Adolfo firmaba el convenio colectivo del personal laboral tras dos años de atasco en las negociaciones y que estará en vigor hasta finales de 2013. Y eso ocurrió el pasado 18 de junio, hace, pues, escasos días. Tan mal, como lo pretende pintar el PSOE, no debe irle al personal de nuestro ayuntamiento, puesto que el citado concejal manifiesta que “en este primer año al frente del área de Personal es de agradecer el buen clima de trabajo y confianza en el Ayuntamiento entre el personal laboral, el funcionariado y los trabajadores de las empresas públicas y el equipo de gobierno, sabedores de la situación de crisis por la que atravesamos, pero esforzándonos más en que ello no influya en una merma en sus derechos laborales”.
Nadie de los citados trabajadores con los que hablo, y lo hago con cierta frecuencia, me ha comentado nada ni ha puesto en entredicho las palabras entrecomilladas en el párrafo anterior. Entre ellos hay algún afiliado al partido socialista. Conclusión: menos lo entiendo aún. Si a bien lo tienen…

lunes, 25 de junio de 2012

La travesía socialista

Iba a ponerlo al final, pero antes de entrar en el meollo quisiera recordarles que en el ayuntamiento conejero de Arrecife sus concejales (grupo de gobierno) no han querido quedarse atrás y le han ganado a los del cercano portuense en el (ab)uso del teléfono móvil, pues de junio de 2011 hasta abril de 2012 la factura se elevó a la módica cantidad de 46.851 euros. Y no fue solo el edil que emigró al Caribe el único despilfarrador, porque el propio alcalde no quiso quedarse atrás y dejó que el dedo pulgar trabajara de lo lindo. Lo malo de todo esto es que nos hemos acostumbrado a tales desmanes, se los consentimos, reímos las gracietas y nos hinchamos a remitir correos electrónicos y a colgar comentarios en las redes sociales, pero ellos siguen haciendo lo que les sale de… la imaginación.
Y ahora sí, vamos con este tránsito socialista. O sociata, que ya la RAE le ha dado el visto bueno. Porque si fuera solo yo el que escribe o comenta acerca del descontento generalizado de la población con la denominada ‘clase política’ –y clase empleado en el sentido de casta privilegiada–, pues pelillos a la mar. Pero ayer mismo leí que algunos militantes, y no de esos que mentan como base, exigen se elija ya al candidato para las próximas elecciones. Porque observan, atónitos, que Rubalcaba no capitaliza el descontento que genera el PP con sus extrañas decisiones. Me alegro de que ello así ocurra. Si es por la consabida maniobra de quítate tú para ponerme yo, a la que son tan dados los socialistas –y si es con el aderezo de un par de puñaladas traperas, mejor que mejor–, negro porvenir. Pero si en el fondo se está iniciando el proceso para una profunda, y necesaria, catarsis, entiendo que es el camino correcto a seguir. Además, no creo que al señor Alfredo le esté ayudando demasiado los twitteos de doña Elena Valenciano poniendo a caer de un burro (por feo) al jugador galo Ribery. Debe ser que ella se considera muy agraciada. Espero que no columbre mi fotografía pues me temo lo peor.
Tomás Gómez, el líder del gremio madrileño, que fue barrido por Esperanza Aguirre en la última confrontación autonómica, cataloga a su jefe natural como un boxeador desnortado. Y no digo yo que no tenga razón –creo que la tiene–, pero manifestarlo en un artículo de opinión y no en el seno de la formación, ya me dirán. Seguidamente se sube al carro de los despropósitos el singular JFLA, el canario que ejerce desde el extranjero, y espeta que la gestión de los gobiernos presididos por Coalición Canaria viene marcada por concursos amañados. ¡Ay!, Juan Fernando, ¿se lo comunicaste previamente a José Miguel? ¿Crees, acaso, que con los desmarques simbólicos en temas puntuales, como el plan de viabilidad de la radiotelevisión pública canaria –¿no estaban en contra del bodrio?–, es suficiente? Te recuerdo que ustedes tienen la vicepresidencia, y algunas consejerías, del actual que preside Paulino. Y que los acuerdos de los Consejos son colegiados. Pónganse, pues, de acuerdo, porque los espectáculos no distan demasiado de los dislates peperos de cada viernes.
Critiqué aquí en este foro a José Manuel Soria cuando formando parte del gobierno (es un decir) de estos peñascos se iba a Madrid cada lunes a las reuniones de su partido y a las tertulias de (in)cierto medio de comunicación. Porque olvidaba sus obligaciones en Canarias y no respondía al sueldo que le pagábamos. Y ahora José Miguel Pérez se marcha también a la capital para platicar un rato con Rubalcaba. En horas de trabajo y para algo que puede ser resuelto con una simple llamada telefónica. Y cuando acabaron su conferencia, declaraciones al canto. Y el secretario general socialista, el nacional, solemnemente proclama: “Debemos ocuparnos de Canarias en Madrid” ¿Cómo se te quedó el cuerpo, José Miguel? ¿No quedamos en que Madrid (Rajoy) nos maltrata? ¿No estamos en que aquí gobiernan ustedes? La frasecita de marras se las trae. Yo la entiendo como una desconsideración total a la actuación del gobierno en el que tú llevas la responsabilidad educativa. O dicho más claro: aquí no sabemos hacer la o por un canuto y desde Ferraz van a guiar nuestros pasos hacia… la debacle total.
Lo siento mucho, pero debo añadir el siguiente esperpento de Luismi: la persecución y posterior detención del susodicho tras pasarse un control policial por uno de los arcos del acueducto de Las Arenas. Dignos ejemplos para seguir ostentando una representación popular, o pepera. Parece que hoy se celebra sesión plenaria. ¿Presentará la dimisión o volverá a insistir en el “no me di cuenta”?

viernes, 22 de junio de 2012

El chat de Manolo Domínguez

A través del digital Realejos Deportivo, que de la dilecta mano de Basilio Labrador nos informa de los aconteceres deportivos de estos lares más cercanos, me entero del chat –mis progresos informáticos ya van para nota– del alcalde realejero en el periódico La Opinión. Tan entretenido he estado en asuntos que consideré (ver posts anteriores) de mayor enjundia (y a buen seguro que me equivoqué), que dejé pasar la oportunidad de hacerle alguna pregunta. Pero haciendo un repaso a las 43 cuestiones que le plantearon los lectores del citado diario, compruebo que bastantes coinciden con las dudas de un servidor con respecto a determinados temas.
Saben mis estimados seguidores –pocos pero bien avenidos– que el autor de estas líneas es de La Gorvorana. Sí, de esa Casona que se cae a pedazos y que cualquier día de estos causará una desgracia a los atrevidos que allí se meten. Y que a pesar de residir ahora en otro lugar del municipio, ha sido, y siempre será de Toscal-Longuera. Por lo que todo lo que atañe a este núcleo costero siempre tendrá una consideración especial.
Tras la detenida lectura del chat completo, observo que ocho de las consultas hacen mención explícita de la zona a la que antes aludí (más otra que lo hace indirectamente: playa de Los Roques). Eso es casi un 21%.  Y en la mayoría de los casos se incide en la obra que deberá acometerse en breve en lo que desde siempre conocimos como la carretera general, hoy reconvertida en vía urbana y en la que predomina una notable presencia de comercios de toda índole. Como dicen los más viejos del lugar: tenemos de todo. Claro, ellos, de jóvenes, tuvieron hambre y necesidades.
Con respecto a la misma quiero transmitirle una preocupación que he escuchado bastante en estas últimas semanas y que procede del sector poblacional que habita en la zona. Manifiestan que si las actuales aceras han quedado invadidas por las mesas de los bares para atender a sus clientes fumadores, desde el momento de que se vean ampliadas con la remodelación, acabarán por sacar todos los enseres del establecimiento al exterior. Creo que ha habido más de una denuncia al respecto y como comprueban que todo sigue igual, se temen lo peor para ese futuro no tan lejano. Aunque todos concibamos que las aceras se inventaron para los peatones, hay gente que no lo entiende así y se pasan las normas más elementales de convivencia por cierto sitio. Habrá, piensa este ciudadano, que arbitrar las medidas convenientes para que el paseo no se convierta en una carrera de obstáculos. Máxime cuando exigir al cómodamente sentado que aparte la silla para pasar, te puede costar un serio disgusto traducido, por regla general, en insulto a tus familiares más directos. Es algo parecido –y permítanme el inciso– a lo que me ocurre cuando voy a caminar hacia La Montaña y en la urbanización que se halla al oeste (por el Bodegón de El Petudo, para entendernos) los coches aparcan de frente hacia la puerta de su garaje con lo que te imposibilitan el tránsito, no ya por la acera sino también por la parte señalizada para aparcamiento, con lo que debes recurrir a ir, como los vehículos, por la calzada. Y no me diga usted a mí que esas invasiones no son columbradas por la policía local. De todas maneras, cuando vea a Juan Manuel lo pondré en su conocimiento.
Siempre hay individuos, los que no se sujetan a normas establecidas y aprovechan estos foros anónimos para ‘lucirse’, que se pasan tres pueblos al plantear sus dudas, si es que lo son y no intentos de socavar el prestigio y la autoridad de quien ha sido elegido democráticamente. Pero, bueno, de todo hay en la viña, que se dice. Lo que no acabo de entender, Manolo, es la dichosa manía de los políticos de no querer decir abiertamente cuánto cobran y no remitir a la gente al boletín oficial correspondiente. Mira, te voy a poner un ejemplo: yo estoy cobrando 1782,13 euros al mes (en enero me pagaron 1806,21). ¿Ves?, no me costó nada. ¿Cree usted que nosotros, los de a pie, estamos preparados para tan concienzuda consulta en el Boletín Oficial de la Provincia? Ya pudo haber contestado que se puede localizar en el número tal correspondiente a la fecha cual y con esto de internet, a lo mejor.
Que yo sepa –que alguien me lo desmienta si estoy errado; con h sí, desde hace tiempo– no está escrito en lugar alguno que para ser concejal, o alcalde, haya que ser catedrático de la Facultad de Derecho. Así que aludir, tras la celebración de un proceso electoral, a la supuesta falta de preparación que esgrimió uno de los que chatearon, está fuera de toda lógica. Cuando depositas el voto estás apostando por un grupo de personas que, por la razón que sea, es de tu agrado y al que crees merecedor para regir los destinos del municipio. Lo demás es enredar la madeja.
Bueno, ya empezó el verano. Sean comedidos con el solajero y el calufo.
¡Ah!, una nota final: He decidido (motu proprio y grosso modo) descansar los fines de semana. Así que de aquí en adelante, de lunes a viernes. Chacho, parecía que estaba en activo. Y Rajoy y Rivero al acecho. Quita pa´llá.

jueves, 21 de junio de 2012

No falla

Como Rajoy sigue insistiendo en que, por ahora, no piensa seguir las recomendaciones del FMI (Fondo Monetario Internacional), pónganle el cuño a que dentro de unos días tendremos subida del IVA. Y como ya el Gobierno de Canarias, para compensar, nos dará en breves fechas otro sablazo con el IGIC, amén de salarios, pensiones, prestaciones sociales de toda índole y cuantos otros varios ronden por sus ilustres seseras, pues lo dicho: no falla. A este paso me temo muy mucho que no vayamos a ver reducido el déficit hasta los extremos que dicta la economía. Y no porque no seamos capaces de cumplir con todas las restricciones que nos imponen, sino por otra razón mucho más elemental: nos están suprimiendo tanto que palmaremos antes de alcanzar la meta. Y lo más gracioso (¿o macabro?) será que para ese entonces estaremos todos en el paro, con lo que adoptar la posición horizontal perenne no deberá suponernos mayor esfuerzo. Pobre sepulturero que ni siquiera tendrá ayudante para el exceso de trabajo. Sí, tendrá ese gremio el raro privilegio, junto a los políticos, de ser el único en activo.
Iba ayer para Santa Cruz por la mañana y escuchaba unas declaraciones del portavoz de CC en el ayuntamiento realejero. Ignoro qué prensa ha leído en estos días pasados porque achacaba a ciertos plumillas la información tergiversada que se había facilitado del congreso del pasado fin de semana. Pues yo, que debo tener más tiempo, lo he leído todo, he escuchado todo y he visto todo. Y todos han coincidido. Incluso en la tele autonómica se atrevieron a preguntar por lo de la división, la posible fractura. Lo dicho: no falla. Ante las evidencias, vuelta a la tortilla y ejercicio sublime de democracia interna. Tanta que nombraron secretario de no sé qué al senador herreño Narvay Quintero (debía estar mandándose un baño en El Tamaduste pues su formación política –Agrupación Herreña Independiente– se había escindido por enésima vez de CC) a sabiendas de que eso es motivo más que suficiente para impugnar todo lo acordado. Lo malo es que solo hay tímidos amagos porque nadie quiere perder puestos bien remunerados y la mayoría de compromisarios son fieles ejemplos de representantes en diferentes instituciones públicas.
Puede que cuando estés leyendo estas líneas ya Carlos Dívar se haya marchado, más por las presiones que por convicciones propias. Pero lo que se nos viene encima no será, precisamente, un camino “de Rosa”. El señor Fernando, que ya ejercía de presidente del Consejo General del Poder Judicial en diferentes intervenciones ante los medios de comunicación desde varios días antes, me temo tenga mucho más de político que de jurista. Y no creo que esté el máximo órgano del poder judicial para mayores zarandeos. Pues los andares de la Comunidad valenciana, de la que el señor De Rosa fue elemento destacado, no está como para servirnos de ejemplo de nada. Lo dicho: no falla. En este país tan necesitado de espejos en los que podamos mirarnos e inyectarnos unas pequeñas dosis de ilusión, ni los jueces están por la labor. El que menos corre, acaba en Puerto Banús pegándose unos meneos en cuchipandas bien surtidas.
Apareció el concejal de Arrecife que se hallaba de periplo naviero por El Caribe y alegó en su descargo que el desconocimiento de las nuevas tecnologías (no me lo creo en quien se va en su yate tan lejos de su casa) le había hecho gastar muchos euros en el móvil. No, en el suyo no, en el del consistorio. ¿Verdad que te acordaste de otro más cercano? Lo dicho: no falla, no tienen vergüenza. Y a todas estas surgió la figura de otro ínclito al que bastantes conocemos de sus tristes actuaciones cuando el incendio de 1983. Desde aquel entonces prepotente –en sus escritos– y comprobamos que no se le ha quitado ni un fisco. Al que fuera secretario general de la agrupación socialista realejera, José Antonio García Déniz, lo puso a caer de un burro porque la asamblea local le había reprobado sus nefasta gestión de aquel triste suceso. Ahora arremete contra Felipe Campos, ese abogado –al que no conozco absolutamente de nada– que es protagonista en todos los periódicos digitales por sus cruzadas contra lo que él denomina el régimen. Te remito, sobre todo, a San Borondón y al Digital de Canarias y tendrás debida composición de lugar. Como leí la carta en la que lo llama de todo menos bonito y saco mis propias conclusiones, estimo que la soberbia del herreño se destila en cada uno de sus párrafos y me temo que, en el fondo, es un ataque de celos (profesionales) furibundo. Eligio, exfiscal general del Estado, es el yo elevado a mucho más de la enésima y no permite ni que Barbuzano ni el Pollito de La Frontera le hagan la más mínima sombra. No falla en nada, ni siquiera en los estrepitosos fracasos obtenidos en la defensa de ciertas causas. Se atreve, en el colmo de la desfachatez, a prejuzgar la posible respuesta a su misiva: será una sarta de insultos que demostrará la mediocridad del individuo. Y  ni una línea más; no seré yo quien te estrelle.
El que no falla es el Defensor del Pueblo en Andalucía, José Chamizo, cuando expresa con rotundidad que el pueblo está hasta el gorro de los políticos. Santa razón. Se lo debería mandar por escrito –como carta abierta podría ser– a quien casi lo proponen para Diputado del Común en estas tierras y al que cierto periodista calificó como hombre de consenso y de diálogo. Chiquita falta de ignorancia. Y ya está.
No falla: hemos concluido y hete aquí el final.

miércoles, 20 de junio de 2012

El tándem

Leí en algún sitio que en el congreso de Coalición Canaria los jóvenes nacionalistas habían alzado la voz para demandar cambios, que los de siempre dejaran paso. Es la eterna canción que se escucha en todos los partidos, sin excepción. Porque a los que logran acceder a un puesto (político) se les hace tremendamente difícil el abandonarlo. Y la juventud, que sin trabajo pretende arrimarse a cualquier sol que le dé cobijo, observa atónita que sus deseos no se ven cumplidos. Por ello, no entendí las alegrías de los muchachos realejeros, en determinadas fotos que circulan por eso de feisbuc, que felicitan muy efusivamente el resultado por el que Barragán y Rivero se perpetúan. Es más, otro foto de los compromisarios de este pueblo en el citado congreso no es buena muestra de cambio alguno. Tendré que hablar del particular con mi buen amigo Jorge.
Pues sí, ya Paulino es (bi)presidente y se asegura la nominación para 2015. Contará al menos con la mitad de apoyos de su formación. Lo que no tengo tan claro es que la otra mitad siga en la misma nave para ese entonces. Y ello ocurre cuando aún ostentan varias parcelas de poder en la Comunidad. Cuando las pierdan definitivamente, la desbandada será peor que lo acontecido cuando desapareció la UCD. Salvo las glosas de la tele de Willy, ha habido unanimidad en los medios de comunicación, pues todos han estimado que CC ha salido dividida de este cónclave. Los elegidos, sin embargo, lo mentan como democracia interna. Es la óptica de cada cual, pero en las caras, incluso en la de los supuestos ganadores, se reflejaban evidentes signos de preocupación. Puede que Paulino Rivero se halle satisfecho por haberle ganado la batalla a José Rodríguez, pero la guerra la tiene perdida. ¡Ah!, y lo de este hombre –y sus amanuenses–, incalificable, de juzgado.
Tras las dos entregas anteriores en las que ustedes pudieron comprobar que el de El Sauzal no solo es prisionero de sus palabras sino también de lo que ha plasmado por escrito (mejor, le han escrito, pero él lo asume), parece conveniente –y así me entretengo un fisco– sumarme al carro de los opinadores profesionales. Y toca analizar dos frases, dos portentos, cargadas de una sabiduría solo digna de estos dos iluminados que ahora les corresponderá regir los destinos de aquel conglomerado que se gestó en los tiempos de Mauricio y que, con la proa pa´l marisco, se encamina a la apoteósica traca final. Por cierto, permitan el inciso, en las fotos (que todo el mundo se priva por colgar en feisbuc) observamos que la mayoría de compromisarios son cargos políticos, lo que ratifica lo de no soltar la teta, que señalaban los jóvenes (menos los de La Orotava).
Y vamos con las sentencias: “Tengo cubiertas hace mucho tiempo mis vanidades políticas”. Esta es del presidente, mero cargo representativo y simbólico, según los nuevos estatutos (no iban a ser menos que CIU). Aunque en todas las declaraciones postcongresuales, incluidas la de los prebostes, el protagonista no fue jamás Barragán. ¿En qué quedamos entonces? Si ni los propios afiliados están familiarizados con esa estructura, ¿creen acaso que los periodistas irán a preguntar al majorero? Intuyo que el efecto sea el contrario y la figura decorativa su secretario general, que cumplirá órdenes cual siervo al uso. Tiempo al tiempo. ¿Va la oración entrecomillada en consonancia con la manifestación de dos semanas atrás en las que no pasaba por su cabeza lo que sí tenía ya en el magín?
Pero la más gloriosa la de José Miguel (Barragán): “No habrá una noche de cuchillos largos ni represalias”. ¿A santo de qué? Compruebo que en la ficha del Parlamento de Canarias figura que ‘actualmente cursas estudios en la Facultad de Derecho’. Y si está mal, que la actualicen. Ignoro si a estas alturas ya habrás finalizado la carrera. Me temo que no, y ahora con mucho menos tiempo ya me dirás. Porque pronunciar esa lindeza es más que suficiente para cuestionar si has perdido el juicio. ¿Qué habrán pensado Melchior, Oramas, Ruano, Clavijo y todos los que se marcharon antes de la votación? Por cierto, todos los medios de comunicación no pueden estar equivocados. Y si la unanimidad informativa ha sido plena, pongan las barbas a remojar. Ni siquiera la bajada de 200 euros en el sueldo de los parlamentarios les podrá aliviar los escozores.
Cuando se alcanzan estos extremos, a uno no le queda más remedio que pensar que la caradura política es directamente proporcional a la cara de bobo (no puse carabobo, no sea que se me ofendan los venezolanos) de los que los votamos. Y no sé de qué nos extrañamos, estableciendo un símil, que el retrato de Cascos vaya a salir por 190.000 euros (el doble que el de Bono). Gasto que autorizó el equipo del singular Pepe Blanco, más conocido en su Galicia natal como Pepiño y que se ha encargado a un pintor hiperrealista, algo que a mí no me sorprende lo más mínimo viendo la cara del susodicho. Eso, interprétalo como te venga en gana. Algún amigo asturiano seguro que lo va a entender. Un servidor presume también de foto en el consistorio realejero. Con una mata de pelo; chacho, qué envidia, a la par de qué recuerdos. Por eso mismo opino, a sabiendas de que toda comparación es odiosa.
Puse esta foto que has visto y no una en la que estén Paulino y José Miguel solos, porque un servidor cuando sea grande va a pedir (por Reyes) que le regalen unos calzones como los de Linares. Oye, ¿estarán danzando el sirtaki? No creo que sea Grecia modelo de nada. ¿Cómo? ¿Una isa corrida que les enseñó a bailar mi amigo Eduardo? No puede ser, los corridos no están retratados; en ese momento ya estaban afilando los cuchillos.
Y ya andamos por el miércoles. Me dijeron ayer que si cada uno de estos posts los publicara en un periódico a razón de 30 euros cada uno (mínimo), compensaba la reducción de la pensión. Cierto. Se admiten propuestas. Una condición: no me sujeto a líneas editoriales. Lo mismo me llaman de la televisión autonómica para una nueva sección: el contraste (con el reseñado en los dos días anteriores en este mismo Pepillo y Juanillo). ¿Y por qué no?

martes, 19 de junio de 2012

paulinorivero.com (y 2)

Turismo: proyectos y realidades (31-marzo-2011): Pero en el turismo también hay realidades. Afortunadamente muchas y cada vez mejores. La primera y más relevante: que la recuperación es ya todo un hecho. Hoy mismo se hacía público que Canarias ha sido el destino turístico con mayor ocupación en febrero, nada menos que un 81,9%, seguida de Madrid con un 59,7% y de Baleares con un 45,3%. Pero no es sólo ese dato parcial. Las reservas de cara al verano son ya del orden del 14% superiores a las del verano de 2010, y la expectativas para la próxima temporada de invierno son también impresionantes. Estamos ante un crecimiento sostenido, derivado en gran medida de la bajada de las tasas aéreas que negociamos con Madrid, y no ante una mejora coyuntural como algunos se empeñan en decir.
Datos que confirman la recuperación (12-abril-2011): Estos primeros días de abril están llegando cargados de datos positivos para la economía canaria. Ayer mismo Aena daba a conocer el notable incremento experimentado en los aeropuertos canarios durante el primer trimestres de 2011: subidas de un 10,8% en el movimiento de pasajeros y del 5,62% en el de operaciones en comparación con el primer trimestre de 2010. También con aumento importante del tráfico de mercancías. Y hoy sabemos que el número de turistas extranjeros se incrementó en marzo un 21,75% con respecto al mismo mes del pasado año.
Datos todos ellos, más otros significativos y las perspectivas de un mes de abril muy bueno para el empleo, que confirman que la recuperación de nuestro turismo y nuestra economía no es algo coyuntural, sino como he venido repitiendo en los últimos meses, síntomas de una reactivación de largo recorrido en la que debemos comenzar a confiar para que sea efectiva y perdurable en el tiempo.
Tanto el movimiento de pasajeros, con el exterior e interinsular, como de mercancías en nuestros puertos y aeropuertos señalan de forma clara un aumento del consumo y, por tanto, mayor movimiento del dinero. Es decir, un comienzo del fin de la crisis en toda regla. Las perspectivas de empleo de abril confirman también la tendencia de freno del desempleo que ha experimentado Canarias en el último año.
Canarias necesita compromisos, no crispación (20-abril-2011): Rajoy tiene la oportunidad estos días de comprobar, como un turista más, que nuestros hoteles y apartamentos se encuentran al máximo de ocupación, que la recuperación económica en Canarias comienza a ser un hecho, que nuestra comunidad es la única de España que ha logrado reducir el paro en los últimos 12 meses, que todos los especialistas e indicadores económicos señalan esa recuperación, que el Índice de Confianza Empresarial en Canarias está 7 puntos por encima de la media del Estado.
¡Feliz Día de Canarias 2011! (30-mayo-2011): Sólo unas líneas para desearle a todos y todas un muy feliz Día de Canarias 2011. Un Día de Canarias que para mí vuelve a tener un significado especial. Si en 2010 les hablaba de motivos para el orgullo y la esperanza, hoy, un año después, debo decir que se han confirmado esas perspectivas con una impresionante recuperación del sector turístico que, poco a poco, va tirando del resto de nuestra economía y permitiéndonos ir creando más empleo.
Empleo y contención del gasto (2-junio-2011): Los datos de empleo del pasado mes de mayo vuelven a confirmar que Canarias continúa en la buena dirección.
Con 2.432 parados menos (un descenso de casi un punto con respecto a abril) y con una tasa interanual (de mayo de 2010 a mayo de 2011) del -4,35%, es decir 11.575 desempleados menos, podemos decir que se confirma la tendencia iniciada hace ya unos cuantos meses en las Islas.
2378 parados menos en junio (1-julio-2011): El paro del mes de junio que acabamos de dejar atrás (el próximo lunes se harán oficiales) vuelve a registrar en Canarias un notable descenso, 2.378 parados menos.
De esta manera, continuamos con la tendencia del último año y especialmente acusada en los últimos meses de bajada continuada y constante del paro en nuestra tierra, destacando especialmente los datos del pasado mes de mayo (2.432 desempleados menos) y este de junio, dos meses tradicionalmente malos para el empleo en el Archipiélago. Los mejores siempre han sido los del segundo semestre, es decir a partir de julio.
Por tanto, estas cifras tienen un doble valor. A lo que hay que añadir que en el interanual (de junio de 2010 a junio de 2011) volvemos a marcar una pauta muy importante, con nada menos que 14.010 parados menos, un -5,27%: la única comunidad del Estado en la que desciende el desempleo.
Y hay más. El descenso se produce por cuarto mes consecutivo, prácticamente con respecto a los meses anteriores y de forma absoluta en los interanuales. Por lo que parece evidente que la tendencia se ha consolidado:
¡Feliz 2012! (31-diciembre-2011): 2012 no será un año fácil, es cierto. Pero, si hacemos bien las cosas, hay razones para la confianza. Confianza porque la capacidad, el compromiso y la madurez de los canarios son más fuertes que las dificultades.
Los canarios sabemos hacer bien las cosas. Estamos haciendo bien las cosas. Somos una de las cuatro comunidades autónomas que ha cumplido con las directrices y exigencias presupuestarias marcadas por la Unión Europea. En ahorro y contención del gasto vamos por delante de otras comunidades, y del propio Estado.
Porque estamos haciendo bien las cosas, somos la única comunidad autónoma que en 2012 no reduce los recursos públicos en Sanidad o Educación.
Gracias a las bonificaciones en las tasas aéreas, y al esfuerzo de las administraciones y de los agentes económicos, el turismo vive su mejor momento. Y, porque hemos hecho bien las cosas, durante meses hemos sido la comunidad autónoma con menor crecimiento del desempleo.
Sacrificios que deben tener en la creación de empleo su objetivo. Porque la meta no es sanear las cuentas públicas. Esa tarea es necesaria, es verdad. Pero no es el objetivo final.
El asunto verdaderamente central es la generación de empleo. La meta es crear puestos de trabajo”.
¿Mi conclusión? Que por todos estos dislates, en el recién celebrado congreso de Coalición Canaria (sábado y domingo próximo pasados) ocurrió lo que ustedes han podido leer en la prensa convencional y escuchado o visto en otros medios audiovisuales. CC se ha reinventado con más de lo mismo. “No pasa por mi cabeza aspirar a la presidencia”, dijo el presidente duplicado. Menos mal, que si no tiene que darle José Miguel también la del PSC. Y por mucho que esté escrito en los papeles que el poder ejecutivo (orgánico) estará en manos del secretario general (estilo PSOE), donde se halle un Rivero quítese un Barragán. Dejaremos para mañana la propuesta de las juventudes (eterna cantinela en todos los partidos), que, traducida al canario coloquial, viene a significar “quítense ustedes que ya han mamado bastante”.
Eso, hasta mañana.

lunes, 18 de junio de 2012

paulinorivero.com (1)

Las formas y maneras del periodismo actual no permite repasos concienzudos. Puede que la precariedad de los empleos en el sector sea asimismo otro hándicap. Pero dispongo yo de tiempo para ello y aquí estoy supliendo carencias. No voy a cobrar por el cometido, aunque me gustaría –vana ilusión– que cualquier político, de cualquier formación (Paulino no tiene tiempo), haciendo, en acto de contrición, considerable esfuerzo, fuera capaz de darse cuatro golpes en el pecho y reconocer que si no parece lógico hablar a destiempo, mucho menos lo será el dejar constancia escrita porque los acontecimientos pueden jugar malas pasadas. Que se lo pregunten, verbigracia, a Lola Padrón y su tristemente famoso doblete.
Si alguno de mis amables lectores guarda mínima relación con Willy García, remítale estas líneas. Porque el blog de Rivero, al que ya aludí en un post de ha cierto tiempo, es su libro de cabecera y fuente inagotable para los contenidos informativos de sus telediarios. Y merece la pena destacar siquiera unas breves pinceladas en un recorrido que va desde mayo de 2010 (presentación oficial de su bitácora) hasta finales de 2011. No se recogen alusiones a todos esos miles de puestos de trabajo, incluso los llegó a cuantificar, que se iban a crear en el archipiélago. Y no lo menciono por respeto a los que creyeron que ello era posible y atisbaron un horizonte de esperanza, cuando en realidad era un macabro espejismo.
Solo un consejo. Tras la lectura de cada una de las secuencias extraídas (no lo hagas en conjunto no sea que te atragantes; por ello lo de hoy y mañana), y que llevan el mismo título (en negrita) que el presidente (y el equipo que manifiesta, sin tapujos, colabora con él) utiliza en sus posts, cierra los ojos para que te hagas la debida composición de lugar con la situación actual. Dejo a tu consideración los calificativos que estimes menester. No seré yo quien se decante por osado, atrevido, audaz, temerario, imprudente, desvergonzado, insolente, ignorante… Juzga tú:
¡Hola, Canarias! ¡Hola, mundo! (28-mayo-2010): Pero tengan la completa seguridad de que todo aquello que aparezca firmado por mí, es decir todos los posts y los comentarios en los que participe, serán míos, de mi puño y letra… o teclado. Sin trampa ni cartón.
Estamos en el buen camino (12-septiembre-2010): La apuesta para ajustar el modelo económico a los nuevos tiempos que vivimos, es decir la apuesta por la diversificación de la economía canaria, está en marcha; pero los resultados se verán a medio y largo plazo.
A corto plazo, necesitamos dar respuesta a los problemas urgentes de nuestra sociedad y, sin ninguna duda, en ese corto plazo, el único sector que puede posibilitar un ‘tirón’ de nuestra economía y, por lo tanto, ayudar a mantener y generar nuevos empleos, es el turismo.
Canarias, por encima de todo (20-octubre-2010): Hay razones para la tranquilidad. Razones para seguir trabajando duro. Es verdad que no son tiempos fáciles. Ni en Canarias ni en ningún otro territorio. Pero, porque desde el primer momento le hemos plantado cara a la crisis, hay datos que apuntan que estamos empezando a recuperarnos.
Canarias tiene futuro (21-noviembre-2010): Nuestra apuesta por la identidad es la sostenibilidad, pero una sostenibilidad consciente y consecuente. Canarias no puede crecer otras 600.000 personas como en los últimos años. Acabo de leer un estudio que alerta de que, con la población actual, es imposible que en Lanzarote se pueda alcanzar el pleno empleo. Y esto no puede seguir así, hay que buscar el equilibrio territorio-población.
Entre todos (31-diciembre-2010): Después de años especialmente duros, gracias a ese esfuerzo y capacidad de superación los canarios nos hemos ganado mirar a los próximos meses cargados de esperanza y optimismo, al que invitan datos e indicadores que nos anuncian que a lo largo de 2011 la economía canaria iniciará su recuperación.
Son muchísimas las dificultades que, todavía hoy, están viviendo miles de familias, de trabajadores y empresas. Soy plenamente consciente de situaciones que a todos nos duelen. En este sentido, especialmente a quienes más difícil lo han tenido en los últimos años quiero decirles que, ahora sí, estamos cerca de dejar atrás lo peor de la crisis. No será de la noche al día, es cierto. Pero los canarios empezamos a ver la luz al final del túnel. Fuimos los primeros en sufrir y afrontar la crisis. Seremos los primeros en dejarla atrás.
Un esfuerzo que empieza a recoger sus frutos, como así lo confirma que Canarias sea la comunidad autónoma con un comportamiento más favorable en empleo.
Todo apunta a que la recuperación de la economía canaria ha iniciado su camino. De ahí la necesidad de seguir trabajando durante 2011 como hemos hecho estos años: apostando por los consensos y la estabilidad, por el diálogo y desde la solidaridad.
Entre todos, estamos avanzando. Y prueba de ello es que el turismo está ofreciendo ya mismo, sin esperar a 2011, datos positivos. Datos que traerán consigo –como así está ocurriendo– la generación de miles de puestos de trabajo.
Buenas señales para Canarias (12-febrero-2011): En mi intervención me pareció importante destacar los buenos signos que comienzan a materializarse en Canarias, y mi convicción de que nuestra economía crecerá este año por encima de la de España. Algo que me alegra, sobre todo, por lo que supone para el empleo y para toda esa gente que está sin trabajo o teme perder el que ya tiene.
Pero esta convicción no es gratuita, sino que está respaldada por los datos y la tendencia en los últimos meses, mucho mejor que la del resto de España, tanto en crecimiento económico, al calor de la recuperación turística, como en bajada del paro. El pasado enero, por ejemplo, el turismo alemán creció un 12% y el inglés un 11,5% con respecto al mismo mes de 2010. A esto ha contribuido decisivamente el acuerdo para la reducción de las tasas aéreas y la mejora también de las economías europeas.
Y no es algo casual, ya que desde el Gobierno de Canarias reconocimos la crisis desde sus primeros síntomas y eso nos permitió tomar medidas mucho antes de lo que lo hizo el Gobierno central. Ahora comenzamos a ver los resultados.
Mi balance del Debate sobre el Estado de la Nacionalidad (23-febrero-2011): En el plano personal, la intervención de 1 hora y 50 minutos del martes por la mañana, sin guión, me provocó un desgaste enorme, algo que nunca antes había experimentado y que lo achaco al alto esfuerzo de concentración para manejar tantos datos de memoria. Nunca había tenido una experiencia de cara al público de estas características que me provocara tanta tensión, que me pasara factura.
Lo que sí me quedó pena es del papel de los representantes del PSOE y del PP. Con todos mi respetos a esos dos grupos parlamentarios, eché en falta que aportaran algún dato que contrastara los que yo puse sobre la mesa, más allá del consabido discurso del que está en la oposición, buscando el desgaste pero sin aportar ni un dato. Porque si algo se puede destacar de mi intervención es la profusión de datos.
(continuaremos mañana)

sábado, 16 de junio de 2012

Yo no fui

El afortunado de la Primitiva. Ese que el pasado jueves ganó 3.393.439,60 euros en una apuesta que obtuvo los seis resultados y que fue depositado (o sellado, ya no sé cómo se dice) en este pueblo nuestro. Es decir que un realejero, vaya usted a saber, puede haberse levantado millonario ayer viernes. E insisto, no fui yo. Y no te vayas a creer que es una suerte la que tuve; pues no, más bien una desgracia. No me hubiese importado lo más mínimo cargarme con alguna preocupación más. Lo seguiremos intentando mientras hemos de conformarnos con un reintegro de cuando en vez.
Como dedico un par de horas por las mañanas en culturizarme un fisco (leo la prensa, escucho la radio, miro por la ventana, riego las plantas, limpio la jaula del pájaro y ya no hago idéntica tarea con las tortugas porque las regalé y deben hallarse nadando en aguas más placenteras en el Jardín Botánico: El Jardín de Aclimatación de la Orotava, que se crea por Real Orden de Carlos III de 17 de agosto de 1788), me asombra, y me ratifica, un hecho que comentaba hace unos días acerca de la inmediatez de la información: se utiliza el periódico como apoyo y sostén de programas radiofónicos y/o televisivos.
Te pongo un ejemplo en el que yo mismo seré el conductor del ‘evento’. Llego diez minutos antes a la emisora, cojo el diario que halle a mano –en su defecto, consulto en internet–, y marco con bolígrafo rojo aquello que me llame la atención. No que intuya pueda tener importancia o trascendencia para mis posibles oyentes (o como se menta ahora, escuchantes) y pueda guardar relación directa con el cometido y servicio que el medio (en el que trabajo) preste a la sociedad. No, prima mi interés personal o el de aquel círculo en el que me desenvuelvo una vez finiquitada mi jornada laboral.
A renglón seguido, y una vez me señalen el instante de meterme en la pecera, echo mano del teléfono que, a buen seguro, estarán mis amigos al otro lado. Y ya está. Y mañana igual. Y pasado igual. En el transcurso de cualquier día echaré mano (chacho, ya lo escribiste antes) de mis recursos dialécticos, de mis profundos conocimientos estilísticos, y preguntaré muy solemnemente: Podría usted explicarme, a grosso modo, cómo se va a desarrollar… y tal y cual.
Como mi álter ego (Loc. lat.; literalmente, 'el otro yo') escuchaba en ese preciso instante, añadió para su interiores íntimos de adentro, así como de motu propio, aquello de ya el perro me desriscó la coneja y armose la marimorena. Salió la consabida palabrota que se perdona por el contexto: Coño, si quieres presumir de latinajos, infórmate; y si no estás plenamente seguro, cállate, evítalo. Observa qué fácil:
“Grosso modo es una expresión latina que se utiliza a menudo en castellano. Mi consejo aquí, como siempre, es evitar el latinajo sustituyéndolo por una expresión más llana y más clara. No obstante, si alguien se empeña en usarlo, debería tener en cuenta lo siguiente:
No debe ir precedido de preposición. Se considera semiculta la forma a grosso modo.
Grosso se escribe con dos eses, o sea, nada de (a) groso modo.
No es necesario emplear cursiva para escribir esta expresión latina porque está integrada en el léxico castellano.
Aquí tenemos un ejemplo correcto:
Para entender los posibles impactos de San Glorio sobre la población oriental de osos cantábricos conviene conocer grosso modo la geografía del núcleo oriental y la distribución del oso dentro de ella.
Hay muchas posibilidades castellanas para sustituir esta locución, dependiendo del contexto en que aparezca: aproximadamente, más o menos, a grandes rasgos, por encima, sin entrar en detalle, etc.
Podría terminar añadiendo que esta ha sido una explicación grosso modo, pero para predicar con el ejemplo diré más bien que eso era, poco más o menos, lo que tenía que contar hoy”.
¿Te has fijado, lancha rápida? ¿Cuántas veces te lo he explicado? ¿Te lo tendré que repetir en escasos días como le han hecho a nuestro presidente gubernamental con lo de res-ca-te?
¡Ah!, que no se me pase: motu proprio, sin preposición de. Claro que es complicado y difícil por la reiteración de la r. Pues no lo uses, bobo tieso, que nuestro idioma es bastante rico en alternativas. Me permito estas confianzas, no te olvides, porque el protagonista soy yo mismo.
Bueno, y de nada.

viernes, 15 de junio de 2012

Libro de estilo

A buenas horas, mangas verdes. Es lo primero que se me ocurrió cuando tuve constancia de la propuesta que piensa elevar el grupo de Coalición Canaria en el ayuntamiento realejero para su toma en consideración en la sesión plenaria que corresponda, acerca de “redactar un libro de estilo con un conjunto de recomendaciones generales que garanticen la más rigurosa calidad informativa, así como unas directrices que impidan el uso de un lenguaje incorrecto, impropio, tendencioso o arbitrario en la empresa pública Radio Realejos”. Que no sea un chanchullo, para entendernos (añado yo).
Este capítulo de buenas intenciones no puede, en manera alguna, parecernos mala idea. Lo triste es que CC estuvo gobernando ocho años en Los Realejos y tenía que haber observado la deriva que se venía produciendo y que ahora pretende enmendar o corregir. Lo mismo es tarde, y trataré de explicarme. Porque ojalá un manual de esas características pueda hacer cambiar ciertos procedimientos. De los que son conocedores todos los miembros de la corporación y que han venido dando lugar a los comentarios más diversos en el municipio, así como el alejamiento progresivo de bastantes radioyentes.
No creo erigirme en portavoz de eso denominado opinión pública si manifiesto que todos aquellos que nos guiamos por algo tan simple como es el sentido común, podemos estar de acuerdo con este planteamiento: Desde el Grupo Municipal de Coalición Canaria en Los Realejos creemos que la empresa pública MCM de Los Realejos S.L. (Radio Realejos) ha de tener entre sus principios rectores el respeto al pluralismo y la objetividad, la veracidad e imparcialidad de sus informaciones entre otras herramientas necesarias para facilitar el trabajo de sus profesionales. En ningún caso se trataría de un reglamento inflexible ni un compendio de obligaciones inexcusables, sino de una guía o decálogo que garantice el acceso a información de calidad en dicho medio. Una articulación que poseen prácticamente todos los medios de comunicación públicos.
Perfecto, pero nada nuevo bajo el sol. Es más, cualquier realejero con dos dedos de frente, o más (nunca menos), no duda del excelente trabajo de la inmensa mayoría de profesionales de la emisora. Pero ese amplísimo colectivo está tan ‘jodido’ –y perdóneseme la expresividad– como lo estamos bastantes otros que contemplamos atónitos dudosos procederes y que han sido denunciados reiteradamente sin que los que disponen del poder ejecutivo hayan movido un dedo. Por ello, mis dudas sobre la efectividad del articulado a redactar. Que no ofrecerá mayor dificultad, bastaría con copia y pega de tantos y tantos que ya han visto la luz. Aunque, y voy más lejos, ni siquiera haría falta (la emisora lleva funcionando más de dos décadas) si ‘todos’ los que conforman el equipo humano se rigieran por principios de lógica elemental.
De igual manera, como dice Manolo Vieira, que en toda familia hay un cuñado, en todo grupo que se precie parece ser una obligación el (o la) que desentona en la interpretación de la composición, aquello (dejémoslo así, en neutro) que rompe la armonía del conjunto. Y Radio Realejos –por desgracia, y el tiempo nos ha dado la razón– no es la excepción. Estimo, incluso, que se raya la provocación con bastardos o espurios intereses. Y durante la larga trayectoria de Radio Realejos, las cuatro formaciones políticas que componen la corporación actual han tenido, en mayor o menor medida, responsabilidades de gobierno. Cierto es, en descargo de algunos, que los hechos que desde hace unos años se vienen produciendo, no siempre fue así. Y un servidor lo ha reflejado, cuando no existía este adelanto del blog, en la prensa tinerfeña. Lo recuerdo para que cada cual se sitúe donde mejor crea conveniente ( y lo tienen fácil, tiren de hemeroteca):
La FM 107.5 (El Día, 16-febrero-1992); Radio Realejos, la emisora participativa (El Día, 25-septiembre-1994); El prestigio de Radio Realejos (Diario de Avisos, 3-marzo-2006) y Desquiciamiento en Radio Realejos (Diario de Avisos, 18-abril-2006). Los dos primeros de marcado acento laudatorio y en los dos últimos se avisaba de aquellos barros que han degenerado en estos lodazales inmundos.
La nota de prensa, que se dio a conocer el pasado miércoles, concluye del siguiente tenor literal: En este sentido Coalición Canaria apuesta por la redacción de este Libro de Estilo, basado en diez puntos básicos y que serán presentados a pleno en la próxima sesión plenaria. Estos puntos se articularán en diez epígrafes: Los Realejos, Servicio Público, Imparcialidad, Transparencia, Responsabilidad, Información Política, Información y Opinión, Libertad Religiosa, Participación y Menores de Edad.
Al día siguiente, la venganza me recordó los editoriales del periódico en el que yo colaboré, en dos etapas, desde el ya lejano 1987. He podido constatar que no he sido el único que tuvo tal atrevimiento. No es masoquismo, pues cuando uno osa inmiscuirse en las resbaladizos terrenos de los artículos de opinión, debe estar mínimamente informado con carácter previo. Y aunque un blog no te exija los compromisos éticos y morales de un medio de comunicación público, por ejemplo, siempre es de agradecer el que, con independencia de las ópticas, se traten los asuntos con un alto grado de responsabilidad.
Espero que se abra un sereno y sosegado debate sobre el funcionamiento actual de Radio Realejos. Y si deciden elaborar el libro o manual, háganlo. Seguro que al 87,5% se su plantilla no les va a importar lo más mínimo porque han trazado desde sus inicios una línea de compromiso, con o sin él. Lo malo, y a los hechos y pruebas me remito, es que al 12,5% restante ni siquiera le va a causar el más leve escozor, porque cuando la piel adquiere ciertos grados de dureza no siente picor alguno. Son, como en el post de ayer señalé, “los desdobles de personalidad que sufren supuestos comunicadores seudo-profesionales agobiados mentalmente por el pluriempleo –qué suerte en estos tiempos– y que les hacen rayar la esquizofrenia, debido, quizás, a los manejos ilícitos en pro de la consecución de algún fin utilizando el recurso de la incitación pública, muy en boga en diferentes ámbitos sociales”.
Bien intuye el PP realejero que Jesús no les votó. Pero Manolo es ahora mi alcalde y máximo responsable de un equipo que debe gobernar con mano templada, pero firme cuando sea menester. Espero que por mor a unas palmaditas en la espalda (cuidado que suelen tornarse en puñaladas traperas) y un tratamiento informativo ‘adulón’, no caigan en la tentación de que este grave asunto muera por sí solo. Porque está enquistado y puede degenerar en maligno, si no lo es ya. Sin acritud y con criterios y ópticas periodísticas. El que pretenda ver otras componendas, allá él. Iba a añadir y su conciencia, pero me di cuenta de que no tienen. Luego, en otros círculos, ponemos en solfa la programación de Telecinco. Nacionalidad.

jueves, 14 de junio de 2012

En qué país vivo

Si los acontecimientos que nos sorprenden en nuestro país me traen a mal vivir, últimamente estamos alcanzando el paroxismo total. Tal cúmulo de locura debe rondar por la neurona sana, que ayer por la tarde vine a enterarme de que había comenzado la Eurocopa. Y por lo visto tiene lugar en dos países: Polonia y Ucrania. España inició su andadura con un empate ante Italia. Pero a lo que iba.
Ayer hice un alto en el camino y no escribí de política. Bueno, la verdad es que no tenía muchas ganas de romperme el coco y rescaté, como ustedes ya leyeron, una vieja crónica del año 1987. Pero cuando te sientas ante el ordenador y echas una visual a lo que ocurre en el mundo, vuelta a empezar.
De una parte, o si quieren, en primer lugar, los desdobles de personalidad que sufren supuestos comunicadores seudoprofesionales agobiados mentalmente por el pluriempleo –qué suerte en estos tiempos– y que les hacen rayar la esquizofrenia, debido, quizás, a los manejos ilícitos en pro de la consecución de algún fin utilizando el recurso de la incitación pública, muy en boga en diferentes ámbitos sociales. Ves, ya volví a mi estilo de casi siempre.
Rajoy sigue con su consabida cantinela. El crédito, que no rescate, se ha concedido a la banca y lo va a pagar la banca. Lo que no concuerda con lo que se informa y comenta en la mayoría de medios de comunicación. Y cuanto más lejana sea la procedencia de los mismos, mayor objetividad se aprecia en su contenido. Por lo que la desconfianza continúa asentándose en la población. Que se teme lo peor, a saber, sufrir las consecuencias de las alegrías políticas y pagar de su bolsillo los despilfarros financieros.
Los regocijos del pasado fin de semana, en la que fuimos actores de una comedia de cuchipandas y perdices, se han tornado en negros nubarrones. Los mismos que expusieron abiertamente que no habría consecuencias negativas para la ciudadanía, han iniciado el recule pertinente y ya se desdicen con los matices de rigor. Pero como España no es Uganda, salvo la cercanía de Canarias, aguantaremos y ganaremos la batalla definitiva como un singular Cid Campeador (aunque sea después de muerto).
Se estima que hasta dentro de un mes no acudirá el presidente al Congreso de los Diputados a explicar el intríngulis de la intervención (y perdón por el vocablo). Y aunque sus señorías no lo entiendan, debo reconocer, modestia aparte, que yo sí. Es que antes no puede ser, no hay tiempo material de preparar los papeles que nuestro hombre va a leer. En los que deben estar incluidas las respuestas. Sí, todo está pactado de antemano. Hoy por ti y mañana por mí. Lo que vemos en la tele es mero fuego de artificio.
Este impenitente observador estima que Mariano puede ser un señor registrador muy preparado, pero que en su faceta pública no demuestra los mimbres suficientes como para gozar de nuestra confianza. Hace unos días, cuando tomó posesión el nuevo gobernador del Banco de España, dio la impresión de que ensayaba la reverencia al rey antes de que Juan Carlos se plantara delante de sus narices. Visiona de nuevo esa grabación y fíjate bien.
Lo que más molesta, creo, es el método utilizado por el que se divaga demasiado, se marea la perdiz hasta extremos insospechados. Más que echar balones fuera ante las evidencias más notables parece que se han instalado en la táctica de la mentira generosa, que yo entiendo tan compulsiva como la de ese otro modelo que es Carlos Dívar, ejemplo de la correcta utilización de los fondos públicos. Si poco confiamos en los procederes políticos, imagínate la seguridad que se desprende de las actuaciones de quienes nos deben juzgar cuando metamos la pata, máxime cuando ellos son intocables.
Mientras para temas trascendentales se impone la mayoría absoluta parlamentaria, provoca más que desazón las tácticas dilatorias para eludir responsabilidades en explicaciones a todas luces necesarias. La población requiere que sus gobernantes den la cara de manera permanente. Para eso los hemos colocado en puestos de responsabilidad y por ello cobran generosamente. Y es patético que mientras debemos recurrir (como en aquellos tiempos de la Pirenaica) a canales de allende los mares, la camada popular (iba a escribir bancada, pero ya no lo cambio) nos entretiene con un engorroso debate para intentar prohibir las pitadas. ¿Y cómo se materializa eso?, pregunto. ¿Se impone el no entrar con bocinas a un campo de deportes? Y el día en que me decida retornar al Estadio Los Príncipes, ¿me quieren explicar los diputados dónde demonios dejo el pito que hasta ahora siempre he llevado conmigo? ¿Entra también en la propuesta el que no pueda silbarse? ¿Qué consecuencias implicaría la medida para el pueblo gomero? ¿Sería lícito hacerlo cuando el árbitro nos perjudique pero no en otros instantes más o menos solemnes? Y estuvieron tres horas (en las que no se habló del rescate) con dimes y diretes para finalizar retirando la gloriosa iniciativa que procedía de Valencia. Es una muestra más de cómo se ríen de los paganinis.
Siento haber vuelto a etiquetar en primer lugar la palabra política, pero ¿nos quedamos callados y asentimos con resignación? A poder que yo pueda, no; conmigo no cuenten en esa pantomima.