miércoles, 30 de noviembre de 2011

Un viejo acontecer

La pasada semana, tras la presentación de un libro en el Salón de Plenos del ayuntamiento realejero, estuve hablando un rato con varias personas. A una de ellas, José Hernández, conocedor de la vida de monaguillos y sacristanes, y coleccionista de programas de fiestas, le comentaba que volviera a repasar la salutación del correspondiente a las Fiestas de Mayo de nuestro pueblo allá por el año de 1987. Y es que, ahora te lo cuento, fue copiada íntegramente años más tarde por el de Arafo. Ello dio lugar a un escrito de un servidor que el entonces periódico en el que colaboraba (El Día) no quiso publicar. Y como su editor-director estuvo también presente en el acto que dejo al principio reseñado, pues me acordé, qué quieres que te diga o escriba.
Este fue aquel escrito:
«El alcalde de Arafo me ha copiado
Un día del pasado mes de agosto, al observar los diferentes periódicos de esta isla, me llevé tremenda sorpresa. En todos ellos, y sin reparar en gastos, es decir, ocupando varias páginas, apareció una exhaustiva información sobre las fiestas de Arafo. Pero lo que realmente llamó mi atención fue el observar una hermosa fotografía de Domingo Calzadilla, alcalde de la villa sureña, y, bajo ella, un gran titular: SALUDO Y BRINDIS A MIS ARAFEROS. Comienzo a leer y mi asombro va en aumento a medida que las líneas avanzan. Aclaro de antemano que la lectura vino determinada por lo de "mis araferos". El Sr. Calzadilla, que lleva ostentando el cargo desde hace muchísimos años, debe considerar a los ciudadanos de aquella Villa como hijos suyos, a los que quiere proteger de todos los infortunios que en la vida acechan. Si no, lean las salutaciones de las Fiestas Patronales de todos estos años atrás. Y no crean que ello me parece malo. Ni bueno. Tal vez, todo lo contrario.
Domingo Calzadilla, que yo sepa, es maestro, al igual que quien este comentario suscribe. Como debe llevar mucho tiempo sin pisar las aulas, y no ha tenido tiempo para reciclarse, le diré que el copiar sigue mal visto. Desconozco, obviamente, si el saludo de las fiestas de este año lo redactó él directamente, o se lo confeccionaron antes de las rúbrica pertinente; me inclino por la segunda opción. Sea de una u otra manera, debo aclarar, sin mayor dilación, que la sorpresa aludida anteriormente venía dada  porque la lectura me era conocida. Me alegra que el Programa de las Fiestas de Mayo de Los Realejos, año de 1987, todavía esté circulando. Por lo menos en Arafo está. Como estoy seguro que más de un realejero, y algún coleccionista, que los hay en abundancia, lo debe tener, les recomiendo que lean la salutación del alcalde realejero en aquel entonces, es decir, un servidor de ustedes.
No sería lógico que transcribiese lo que el alcalde de Arafo ha tenido a bien firmar, porque lo tienen ustedes en todos y cada uno de los periódicos de Tenerife, según lo referenciado anteriormente. Seguro que aún conservan esos ejemplares por ser relativamente recientes. De no ser así, les queda el recurso de acudir a la hemeroteca municipal, cita en la Casa de la Cultura. También, cómo no, les resta la opción de conseguir el programa de las Fiestas de Arafo de este año, al que yo asimismo acudí para salir de dudas. Por cierto, ¡vaya programa, compañero!  Entre la publicidad de la prensa, el derroche tipográfico a todo color del referenciado programa –continuo canto de alabanza a la labor de don Domingo– y el importe de los actos festivos, muy buena cantidad de "kilos" ha invertido el ayuntamiento –¿alcalde?– sureño en la  –¿su?– promoción de la villa arafera.
Bien saben los que bien me conocen, incluidos los políticos, que si la salutación del programa de las Fiestas de Mayo 1987, llevaba la firma del alcalde de Los Realejos, es porque él lo había escrito. No me va a quedar más remedio que proceder a recopilar y pasar por el Registro de la Propiedad Intelectual.
Cuando se pierde la originalidad, procede un reciclaje. Alguien lo está necesitando. Espero que ese alguien, a pesar de los meses transcurridos –seguro que este Boletín también le llega–, pueda dar una explicación lógica a esta copia que se me ha hecho. Por cierto, ¿qué hace en la fotografía? ¿Me está revisando? Lo siento por los araferos. Han tenido que pagar un buen "pastón" por algo que, con todo el derecho del mundo, me pertenece. ¡Qué ilusión!
Si les parece bien, transcribo solamente unos párrafos:
Y sin darnos cuenta, tal vez, tornamos la vista atrás y exclamamos: ¡Pero si parece que fue ayer! (Fiestas de Mayo, 1987. Los Realejos)
Sin darnos cuenta, tal vez, tornamos la vista atrás y exclamamos: ¡Pero si parece que fue ayer!  (Fiestas de San Juan Degollado, 1994. Arafo)
Así es. Cuando aún resuenan los ecos de los voladores, que con gran profusión son lanzados a nuestro limpio cielo realejero, trazando caminos de fuego, cegados por el ronco estampido de su final de viaje; cuando aún nuestras retinas conservan casi intactas las imágenes de los bellos fuegos de artificio, que cada tres de mayo iluminan plazas y rincones en el más impresionante espectáculo pirotécnico jamás contado; cuando aún parece oírse en lontananza los suaves versos de los aires de nuestra tierra... (Fiestas de 1987, Los Realejos)
Así es, cuando aún resuenan los ecos de los voladores que con gran profusión son lanzados a nuestro limpio cielo arafero, trazando caminos de fuego, de ilusión, cegados por el ronco estampido de su final de viaje; cuando aún nuestras retinas conservan casi intactas la belleza de nuestros festejos, que cada final de agosto iluminan plazas y rincones, en un impresionante espectáculo jamás contado; cuando aún parece oírse en lontananza los suaves versos de los aires de nuestra Tierra... (Fiestas de 1994, Arafo)
Y es de esta suerte como vienen a configurarse una serie de eventos que, cual piezas de puzzle, va componiendo el mágico cuadro de las Fiestas que, por una parte viven del recuerdo con actos que se repiten año tras año... (Fiestas de 1987, Los Realejos)
Y es de esta suerte, como vienen a configurarse una serie de eventos, que cual piezas de puzzle, va componiendo el mágico cuadro de las Fiestas, que por una parte vive del recuerdo con actos que se repiten año tras año... (Fiestas de 1994, Arafo)
¿Para qué seguir? Si ya han hecho la comparación, ¿qué les parece? No se puede uno fiar ni de los alcaldes. O quizás el alcalde de Arafo, Domingo Calzadilla, se ha fiado de alguien y éste le ha jugado una mala pasada. Espero –lo vengo haciendo desde agosto– que haya algún tipo de rectificación. Los araferos –y yo, por supuesto– esperamos una explicación convincente.
Me gustaría que el nuevo Comité de ATI en mi pueblo, que con tantos bríos ha comenzado su período preelectoral, me sirviera de intermediario ante el alcalde-maestro-copiador de Arafo, que, por ahora –como le sigue dando "perras"–, es de ese partido.
El horizonte que se otea desde La Corona (Los Realejos), se ha ampliado considerablemente. Hoy, por mor de Domingo Calzadilla, me siento más realejero que nunca, pero también arafero. Y ello no me ha apenado. Ni mucho menos. Saludos a las nobles gentes del Sur. Ahora, a seguir esperando».
Un día de estos me liaré la manta, echaré mano de muchos centenares de artículos que se publicaron en prensa, haré una selección y me iré en busca de generosos patrocinadores. Ustedes me entienden, ¿no? Algunas cosas peores se han visto. ¿Mejores? Ni te cuento.

martes, 29 de noviembre de 2011

Algunas dudas

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) vaticina que en 2012 España alcanzará el 23% de paro. Ignoro si de Canarias hizo estudio alguno. Estuve mirando en Internet qué era eso de la OCDE y no me enteré absolutamente de nada. Pero ellos deben estar igual que el menda y parece que no se han percatado de que en este país se celebraron elecciones el día 20 próximo pasado y que las ganó Rajoy por amplia mayoría. Por lo tanto, o no se han leído el programa del susodicho, en el que se especificaba con todo lujo de detalles el conjunto de medidas que se adoptarían para que el descenso de los apuntados en esa lista negra de los ‘ociosos por necesidad’ fuera fulminante, o piensan que realmente Mariano no está encerrado en Génova y redactando los primeros borradores de decretos sino que ejecuta sudokus mientras los socialistas encuentran al interlocutor válido (es lo que podría denominarse economía verbal). Aunque ya el líder popular le ha mandado los primeros mensajes a su prima Ángela: nada de una Europa de dos velocidades, pero si, solo si y en todo caso, se impusiese tal necesidad, España a 186, nada de a 110, a saber, en primera.
Oye, otra duda: ¿Ya el Rey evacuó (qué palabreja para tal menester) las consultas pertinentes? ¿Y si el estampido en el ojo le hizo perder el tino y ahora propone a Cayo Lara? Qué falta de respeto al Monarca. A este paso, otro apartado a eliminar tras el Senado, vamos a dejar el texto constitucional en un librito como el que utiliza el venezolano Chávez en sus arengas mitineras. ¿Por qué no te callas? Vale, vamos a otro asunto.
“Al señor Rajoy hay que felicitarle como próximo presidente del Gobierno, pero en ningún caso por su trabajo como líder de la oposición. Cuanto más favorables le eran las encuestas, menos altura de miras. Pura codicia de mayoría absoluta a cualquier precio”. ¿Qué duda tengo aquí? Ninguna. ¿No observas, acaso, que está entrecomillado? Claro, no es mío, me lo copié de Xavier Sardá. ¿Ironía? No lo creo. Ha sido tremendamente fácil la labor opositora en esta última legislatura. Ahora corresponde gobernar, pero ya se reclama lo que no se ofreció. ¿Cinismo, miedo escénico, vacilación? Je ne sais pas. Un consejo: fichen a Bono. “En un partido de derechas sin duda le habrían puesto piso”. Lo han dicho de Pepe Segura. Para mí no mires. Vale para ambos. Es justo y necesario.
¿Tardará mucho tiempo en desembarcar de nuevo en el PP ese político en estado gaseoso puro llamado Nacho González? Sí, el mismo que se inventó un partido, el CCN, a su imagen y semejanza, que en Canarias apoya a los que entiende son los amigos de la canariedad, mientras que a nivel estatal (¿y cuál será su nación?) se subió al carro ganador porque, eso dice, va a reportar unos beneficios increíbles para estas peñas. Pues como nombren responsable de la Hacienda española a un tal González Páramo y este haga honor a su apellido materno, la fastidiamos del todo. Vamos a quedar desérticos perdidos. Con alianzas así y con sujetos (políticos) de tal porte, la motivación ciudadana está por los suelos. Y luego se jactan en llamarnos a la colaboración, a meter el hombro para sacar esta nave a flote.
Bueno, me voy a resolver otros asuntos que ayer no pude terminar porque me llamaron de Diario de Avisos para contar algunas cosillas de Toscal-Longuera. Pásenlo bien.

lunes, 28 de noviembre de 2011

Agrupémonos todos

No hubo grandes sorpresas en la reunión del Comité Federal del Partido Socialista este pasado fin de semana en Madrid. Tampoco, por supuesto, hicieron acto de presencia lo que un servidor denomina ‘detalles’: un mea culpa, un echarse a un lado, un asumir –siquiera un porcentaje ínfimo– un adeudo, un reconocer que se debió hacer tal y se hizo cual… Nada de nada. La crisis fue la causa de la debacle y como esta ni dimite ni dice mu, chachi piruli y tira pa´lante ufano.
Se centra el interés, por lo visto y oído, del partido, ahora opositor y a velocidad de 110, en buscar ese tan ansiado líder que lo saque del hoyo. Lo de elaborar un programa que ilusione a los demasiado desencantados y poner en práctica unas ideas que se arrinconaron con la denominada erótica del poder, es, quién lo diría, algo aleatorio.
Tras esa atípica campaña electoral, en la que la dirección del Partido permaneció oculta –síntoma inequívoco del reconocimiento de una labor pésimamente encauzada–, se obtuvo el resultado consabido y ese misma triste noche del 20-N (casi 21) volvió a hacer acto de presencia el cariacontecido Rubalcaba para señalar que habían perdido. ¿Quién o quiénes? ¿Y el todavía responsable máximo del Partido? ¡Ah!, preparando la mudanza.
Ahora se levantan voces para los consabidos llamamientos a la unidad y a la concordia para el fortalecimiento y rearme ideológicos. Incluso Javier Arenas, en otro ejercicio de cinismo político con precedentes, aboga por una formación  fuerte y unidad en las filas socialistas. Será, en todo caso, porque la conformación variopinta de la Cámara de los leones hace pensar que hay algo más allá de la bipolarización.
Pero no nos perdamos en disquisiciones baladíes (3,5 millones de puestos de trabajo, traspaso de ‘poderes’, consultas a evacuar por el Rey, Soria ministrable, el permiso de Soraya, los contactos de Mariano…) y  retornemos al asunto estrella: la sucesión de Zapatero. En la que algunos se empeñan en ubicar en todas las quinielas a Rubalcaba, con ese programa renovador que hace unos días el electorado no se tragó. ¿Crees tú, estimadísimo fisgoneador, que cabe semejante dislate en una mente con una pizca de sensatez e inteligencia? Si te señalaron por activa y por pasiva por qué no pusiste en práctica esas medidas cuando formabas parte activa de un (des)gobierno que nos condujo al pozo más profundo, y al resultado del escrutinio me remito, ¿cómo se puede aparecer ante la sociedad con idéntica cantinela? ¿Perdió para siempre jamás la cordura ese Partido? Díganle directamente a Rajoy que renuncian a la intervención en el próximo Debate de Investidura, reclúyanse en el Monasterio de la Rábida y no salgan hasta que todos y cada uno de los viejos resquicios de una legislatura para olvidar hayan quedado en el baúl de los tristes recuerdos, trancado, eso sí, con ciento diez candados.
Se escucha: “Porque no podemos olvidar, ni obviar, el amplio bagaje  y la dilatada experiencia de fulano de tal o mengano de cual, dado que su aportación puede ser decisiva en el contexto y circunstancias actuales y teniendo en cuenta la coyuntura y terribles dificultades de…”. Chacho, déjense de machangadas. Por ese regla de tres, tan simple como la sesera de muchos de ustedes, nadie se jubilaría jamás (¿o acaso es tal lo que se pretende?), con lo que el invento de Mundo Senior se iría a freír chuchangas y más gente para el paro. ¿O no?
Como no me van a hacer el más mínimo caso (si ni siquiera me leen, ya me dirán), propongo que nombren Secretario General a don Alfredo Pérez Rubalcaba, ex ministro de no sé en varias oportunidades, diputado por Toledo, Cádiz, Cantabria, Madrid (el que vale, vale, y el que no pa´maestro de escuela), al que le avala un estrepitoso fracaso electoral (pero la culpa fue de la crisis, o en todo caso de Zapatero). De presidente, dejen a Manuel Chaves (que dice que le gusta un montón, vamos que le mola). Vicesecretario General: Alfonso Guerra, diputado desde que Franco estiró la pata. Secretaria de Organización: María Teresa Fernández de la Vega. Y así, ya me entienden. Sin olvidar la inclusión, más que sea de vocales de Pepe Segura y Casimiro Curbelo, dos jóvenes valores en alza que pondrán el colofón a esta renovación total.
Hasta luego, me voy a hacer unas gestiones.

sábado, 26 de noviembre de 2011

Agárrense: curvas peligrosas

Dejaré para otro momento, quizás la próxima semana, el interesante debate de la sucesión de Zapatero. Como hoy se celebra en Madrid la reunión del Comité Federal del PSOE, estaremos atentos a ver qué se cuece (guisa, en canario). Porque como no aprenden ni aun con los leñazos más sonoros, lo mismo vuelven a ganar los perdedores y hallaremos a Rubalcaba como recambio de Rubalcaba. Es de locos. Lean lo que dice Rodríguez Ibarra, que no debe ser un cualquiera: http://www.elpais.com/articulo/opinion/PSOE/ahora/elpepiopi/20111125elpepiopi_4/Tes.
O el comentario de este otro, llamado Iñaki Gabilondo (palabras mayores, ¿no?): http://www.publico.es/espana/408960/gabilondo.
Vamos, para finalizar esta semana, con cuestiones más domésticas y cercanas, con esa caja del turrón, llamada José Manuel Soria, al que le estamos pagando los canarios (recuerden lo de su asiento en Teobaldo Power, aún) para que él se pasee por cuanto medio de comunicación se ponga a su alcance. Y ha venido a decir, entre otras sentencias –todas ellas de más profundo calado que la ubicación actual del cráter del volcán restinguero–, que aquel famoso plan o convenio que nos vendió Paulino, fruto del apoyo de los dos diputados de CC a las tesis de Zapatero en la Carrera de San Jerónimo, fue todo humo, que nada de nada, que nos deben todo y mucho más.
Y como no soy nadie para contradecir a quien hasta hace unos meses era vicepresidente y consejero de Economía y Hacienda del Ejecutivo autonómico, deberé pensar que tiene razón. Traduzco: nos tienen abandonados desde la metrópoli y no nos atienden (económicamente) como es debido y, por supuesto, como nos merecemos.
Pero hete aquí que el silencioso Rajoy (sigue ingresado con fuertes cólicos en Génova) anuncia que revisará a la baja las partidas de Canarias. Hombre, si uno de los futuribles esgrime que nos deben la Biblia en pasta, este recorte supondrá que tendremos que aportar nosotros (los canarios, que ya veníamos haciendo nuestros deberes desde hace por los menos cuatro años, Rivero dixit) una buena purriada de millones de euros a la santa cruzada para que Madrid pueda atender otros compromisos más perentorios, verbigracia, la educación concertada de doña Esperanza, la defenestradora.
Qué fácil lo tiene el PP para acometer lo que le venga en gana (a nuestra costa, evidentemente). Con alegar que han tenido que trastocar los planes (¿planes dije, osado de mí?) previstos porque la situación está mucho peor que lo que pensaban, que los socialistas (¿Zapatero?) han meado por fuera de la bacinilla (o escupidera) hasta decir no puedo más, asunto zanjado. Y te apuesto 50 céntimos (por lo de los recortes) que así será. Lo primero que Mariano ha hecho, a pesar de su convalecencia, es hablar con los banqueros porque las prioridades son las que son y no quiere, en manera alguna, que su niña se convierta en una prima cualquiera. Haremos lo que hay que hacer y en el momento adecuado. ¿Quedó meridianamente claro?
Nos esperan unos meneos de mucho cuidado. Deberé ponerle al coche un cinturón supletorio. O ir sentado con alguno de mis nietos en la sillita correspondiente, por si acaso. Se atisban curvas muy peligrosas (izquierda-derecha y derecha-izquierda) sin haber arrancado todavía el fotingo. Y ayer hablé con uno que se mostraba feliz porque Alemania estaba comenzado a constiparse. Como estornude, creo que no me bastará con el sujetador duplicado (el del coche).
Hasta la próxima, estimados y estimadas.

viernes, 25 de noviembre de 2011

Crisis, culpas y puertos


En esto de la crisis estábamos cuando llegó Paulino Rivero, el adorado tormento de El Día, y dijo que “tener un trabajo público y fijo que garantice un sueldo es hoy un privilegio”.
Pues no, estimado colega del gremio docente, trabajador público y fijo. Mi diccionario –no sé el tuyo– señala que privilegio es la exención de una obligación o ventaja exclusiva o especial que goza alguien por concesión de un superior o por determinada circunstancia propia. Y ni uno solo de los trabajadores públicos en los que tú pensabas ha accedido a su puesto por algo de eso que está en cursiva. Todos, absolutamente todos (maestros, profesores, médicos, funcionarios en cualquiera de las administraciones públicas, jueces…) tuvieron que pasar un proceso selectivo que les condujo a ese estado gozoso del bienestar que tú pintas maravillosamente, mi querido presidente.
¿No crees, acaso, que lo de las ventajas y concesiones están mucho más cercanas a tu círculo que a la de estos disminuidos o congelados salariales? Di en todo caso que tenemos la suerte de estar aún cobrando (hasta que Mariano dicte lo contrario, que todo se alcanzará), pero no manifiestes alegremente lo primero que se te ocurra. No todos (algunos médicos sí, según tú) tenemos la oportunidad (¿el privilegio?) de poder llevar dos sueldos sustanciosos a casa cada final de mes. No es saludable jalear (ni con menta) en una comunidad, como la nuestra, con un porcentaje de parados que roza el escándalo. Ni presumir que vamos muy bien porque hemos comenzado a recortar en 2008. Pues no se nota gran cosa, qué quieres que te diga.
Y voy a callarme ya, no sea que Rajoy te remita el encargo para comunicarme que debo seguir en el congelador otra temporada. O suprima Mundo Senior. Qué dilema, tendría que dedicarme a la política.
El segundo de a bordo, vicepresidente gubernamental canario y consejero de Educación, a la par que Secretario General de lo que resta de los socialistas canarios (a la espera de la refundación de la izquierda), se ha nombrado único responsable de los malos resultados electorales en las islas el 20-N. Échame a mí la culpa de lo que pasa… Es la segunda ocasión en que nos relata idéntica letanía, pues ya en mayo próximo pasado hizo tres cuartos de lo mismo. Pero como en aquel entonces le fue meridianamente bien (solo hay que observar el organigrama del Ejecutivo canario), no le importa lo más mínimo recurrir a estas demagogias baratas. Como ello no supone mayor peligro (los que quedan están todos bien colocados), esperaremos pacientemente porque las aguas turbias nacionales coparán las portadas y tendrán entretenido al personal. Mientras, se dirán, subsistiremos con estos míseros sueldos, públicos pero ni siquiera fijos. ¡Ay!, Paulino, perdón, José Miguel, que todo se copia. Y si alguno está pensando pactar con el PP, que se vaya olvidando porque… Ño, fuerte ataque de risa me entró.
Siguen sumándose voces que fomentan la necesidad de que el futuro puerto deportivo y comercial que haremos en Puerto de la Cruz a comienzos del siglo XXII o XXIII, año arriba, año abajo, tenga un enlace directo con La Palma. Hay quienes basan su petición aprovechando que pasaron por Garachico y observaron que aquello era demasiado pequeño para que operara Fred Olsen (hombre, si leí catamaranes, ya me dirán). Y este ignorantón perdido, al que le encanta viajar a y entre las islas, siempre que la crisis, los mercados y la prima lo consientan –fundamentalmente en barco–, se cuestiona de dónde vamos a sacar tanta gente para tal novelería. Y si, de otra parte, vamos a suprimir las líneas desde Santa Cruz y Los Cristianos. Ya de paso nombramos a Antonio Castro como presidente de la Autoridad Portuaria (después del debate interno de CC, por supuesto, y posterior refundación) y le ponemos la sede en la capital de su isla. Que aproveche las tardes para echarse el cortadito con Jerónimo en la Villa de Mazo.
Dicen que es en las épocas de crisis cuando se agudiza el ingenio. No atisbo yo que eso sea mínimamente cierto. O tendré que esperar. Ya que en Canarias tenemos una hora más para pensar, lo mismo me sorprenden.
Como decía Juan, ‘el palomo’, adiós esteee…

jueves, 24 de noviembre de 2011

Infinidad de lecturas

Se trata de un simple –y breve– muestrario. Tampoco tuve la necesidad de volverme loco rebuscando en periódicos. Pero nos vale para conceder suma importancia al hecho de mantener la boca cerrada cuando las circunstancias lo requieran. Está comprobado que lo de ‘prisionero de mis palabras’ no se inventó para esta grey. Van, asimismo, mis apostillas. Para que no me tilden de simple copión.
Claudina Morales (CC): "No estamos satisfechos con los resultados y no hemos sabido explicar bien a la ciudadanía el papel que debe jugar el nacionalismo canario en las Cortes Generales a la hora de exigir políticas para Canarias. Lo importante no es mirar quién es el culpable sino cómo mejorar los resultados".
Chacha, y la venta de los logros madrileños, desde cuando Román y Paulino se sentaban juntos en el hemiciclo, que nos ha estado vendiendo el tándem Oramas-Perestelo (más tarde, Oramas-Ríos, y en el futuro seguirán con idéntica cantinela Oramas-Quevedo –hasta que rompan el compromiso–, y tal y cual)… Machangadas a estas alturas, no.
Arcadio Díaz Tejera (PSOE): "No podemos usar la crisis económica como la gran excusa porque cuando se pierde por goleada, uno tiene que revisar su trabajo".
Mira tú quién lo dice. Ya el perro me esriscó la coneja o ningún camello se ve su joroba. Estaría bueno que se extendiera la osadía de equiparar Senado y Trabajo si son como el agua y el aceite.
Ignacio González (CCN): “Estoy seguro de que Rajoy será un gran presidente, porque la situación no admite términos medios, cumplirá con Canarias y con el CCN y nos ayudará a salir de la crisis. Y los que no acertaron antes de las elecciones, o sea, CC, a ver si por lo menos se dan cuenta después de que se equivocaron y rectifican, que Canarias se lo merece. Allí estará el CCN, como dice la canción de Paulina Rubio, esperándote”.
A este ‘nacionalista’ hay que echarle de comer aparte. Por ello, Barragán esta barruntando cómo hacerlo. Acabará ‘refundándose’ con el PP y el beso de tornillo marcará toda una época; dejará sumido en la miseria a esos otros que han circulado por la Red, Papa incluido.
Elena Valenciano (PSOE): “Se trataba de parar la sangría de votos que se nos iban hacia el PP. Al empezar la campaña detectamos que había un millón de votos nuestros que se pasaban al PP y logramos parar ese trasvase. Faltó el paso de los indecisos hacia nosotros. Paramos que se sumaran al PP, pero no logramos que se vinieran al PSOE y se fueron, finalmente, a otras opciones”.
Pues nada, hija, que siga Rubalcaba. Como revulsivo para las inminentes andaluzas no está mal. Y que el congreso sevillano se lleve por el Guadalquivir los recientes malos tragos. Al final, el que se va para Sevilla lo mismo pierde el resto. Entre una minucia y nada, la diferencia es ridícula.
José Manuel Soria (PP): “Los ciudadanos españoles saben, porque lo dijimos y lo explicamos, cuáles son las medidas que vamos a aplicar. A nuestros socios europeos lo que les decimos es que vamos a cumplir las reglas del juego sin trampas”.
No hacía falta que te explicaras con tanta claridad. ¿Acaso piensas que somos tan tontos como para no entenderte? Hemos asistido a tantas lecciones magistrales de tu jefe, que somos verdaderos expertos en interpretar la vacuidad y la insulsez más absolutas.
Somos Más-Frente Amplio: “Al margen de las 9.710.775 abstenciones y los 650.981 votos nulos y blancos, hay un total de 13.108.883 votos emitidos a partidos distintos al PP. Esto quiere decir que un 53 % de los votos emitidos no comparte el proyecto político del PP. Además, si sumamos los nulos y blancos que fueron también votos emitidos estamos ante el 55,38 % aproximadamente de las personas que ejercieron el Derecho al Voto y no votaron al PP. Se trata de una mayoría social”.
La eterna  canción triste del día después. Propongan, pues, que gobiernen los que no fueron a votar (sumen nulos y blancos). Lo mismo no sería muy novedoso. En Italia hay un gobierno designado, que no elegido.
Ramón Trujillo (IUC): “Izquierda Unida y sus aliados incrementaron sus votos un 73% el pasado domingo y que, por su parte, Izquierda Unida Canaria y sus aliados vieron aumentar los suyos un 223%. La subida de IUC y su coalición se debió a que nos sumamos a los que más han sumado en el Estado y, sobre todo, al trabajo intenso de nuestra creciente militancia, que es una militancia de primera división”.
Arráyate un millo y pega siete, compañero. Para empezar, propón el cambio de la ley electoral de estas ínsulas para que cada voto valga lo mismo, vívase en El Hierro o en Gran Canaria. Después, hasta el infinito.
Miguel Arias Cañete (PP): “Mas conoce la potencialidad y los presupuestos de su Comunidad y ha marcado el camino que considera oportuno. Nosotros tenemos que ver la situación de España y a partir de ese momento se hará el análisis y se aplicarán las medidas".
Hay que reconocerle a Rajoy el indudable mérito de haber creado escuela. ¿Cómo? Ya veremos.
Xosé Manuel Beiras: “El BNG está muy enfermo y hacemos un llamamiento al aparato para abordar la refundación del proyecto y recuperar la confianza de la ciudadanía que está a favor de la emancipación".
Aparte de otro más que se sube al carro de la refundación, fíchalo, don José; este sí que tienen los clorocos bien dispuestos y estratégicamente situados.
Iñaki Anasagasti (PNV): “Terminó mal Suárez, terminó mal Calvo Sotelo, terminó mal Felipe González, terminó mal Aznar y ha terminado mal Rodríguez Zapatero. ¿Por qué la gente nunca aprende en cabeza ajena?”.
¡Ay!, amigo Ignacio, así has perdido el pelo, por mucho que intentes disimularlo con esos largos mechones en el vano intento de cubrir la masa craneal. Todos acabamos mal y en posición horizontal, no lo olvides.
El País (su periódico), en alusión a Zapatero: “Toda su gestión ha sido marcada por una ausencia de liderazgo comparable a la de la mayoría de los burócratas que gobiernan Europa y que se ha hecho sentir tanto en los asuntos nacionales como en el interior de su partido. Váyase en buena hora de sus responsabilidades al frente del mismo y permita a los socialistas reordenar su casa antes de que los vendavales de este invierno degeneren en tornado”.
Y eso que te quería, estimado José Luis. Si te llega a odiar, lo mismo lo plasma con letras rojas. Chacho, cría cuervos…

miércoles, 23 de noviembre de 2011

A 110

Escribe Alfonso González Jerez: El mayor aldabonazo político en la noche electoral lo protagonizó Ana Oramas quien, junto a un silencioso y frigorificado Paulino Rivero, aseguró que las cosas no podían seguir así y anunció eruptivamente que asumía la refundación del proyecto nacionalista canario. El destinatario principal de este mensaje era, precisamente, quien estaba sentado a su lado con la mirada perdida en la lontananza. Creo que Alfonso se equivoca. A mi gusto que ninguno de ‘ambos dos’ estaba sentado. Lo que pasa es que son chiquitos. Y ya lo señala el refrán, dicho o sentencia popular: “Hombre (extiéndelo a todo el género humano) chiquito, hombre currito”. Me recuerda aquella anécdota cuartelera de cuando limpiábamos las hebillas de los correajes con el famoso ‘Sidol’ en la cama superior de las literas, la que nos quedaba –centímetro arriba, centímetro abajo– a la altura del pecho (para trabajar mejor y poder echarnos el cigarrito más relajados). Y en cierta ocasión se acercó el entrañable Crisóstomo (de estatura más bien escasa) al borde de la cama y le preguntó un compañero: ¿Tú estás sentado o eres así? Se asemejaba la escena a la del menudo de la Familia Telerín (Cuquín) cuando asomaba los ojos por la barandilla de la cuna. Qué tiempos.
Pues sí, se puso de moda lo de la refundación. Hasta el ínclito Corrales (¿te acuerdas de él?) se adueñó del vocablo. Viene refundando la izquierda desde que se bajó de la cuna. Por refundar que no quede. Pero nadie se plantea que, de vez en cuando –siquiera por higiene y dignidad–, tras un grave retroceso electoral, sería pertinente un gesto, por ejemplo, una dimisión; un detalle que pueda hacer esbozar una ligera mueca de ¿escepticismo? al sufrido votante. Aunque luego no le valga de gran cosa.
No había caído yo en la jugada hasta que ayer por la mañana, leyendo la prensa diaria, alguien me encendió la bombilla de la famosa medida de reducir la velocidad en autopistas a 110 kilómetros por hora. Y pienso que si el gobierno socialista no la hubiese puesto en práctica, ahora mismo podría estar disimulando un  fisco más con 120 diputados. Parece que el electorado ha querido indicarle que transite comedido estos próximos años, que ahorre combustible y se vaya preparando para el siguiente asalto.
Un servidor estima que son los fuertes estampidos los que te hacen encender la bombilla. Y al PSOE le han dado bien. Por lo que se impone una ‘refundición’ total (ya lo manifesté con anterioridad). La palmera Mercedes Coello –quien no debería quejarse demasiado– ha puesto el dedo en la llaga de las soledades de las denominadas islas menores. La apuesta de que al sempiterno Segura le siguiera la joven Patricia (por aquello de la compensación mal entendida) no salió del todo bien (aunque algunos esgriman, chiquita cara, que han aguantado bien).
Parece, pues, conveniente, que comiencen a darse pasos hacia el costado y que en todos los escalones del organigrama afloren caras nuevas. Porque los de siempre han quedado inhabilitados y no podrán, en manera alguna, ser capaces de llevar a la práctica las políticas que a un partido de tal porte se le exige. La ceguera y la ineptitud (políticas) de Zapatero han contaminado mucho más allá de los límites deseables. Y han salpicado a cuantos le acompañaron, especialmente en esta última singladura.
Como se ha iniciado el periodo precongresual, mucho y bien harían los todavía dirigentes en mantener algo más que prudencia en sus manifestaciones, sobre todo aquellos que no pueden ser modelo y ejemplo de nada y para nadie. Si es menester que los ‘nuevos’ se pongan la L de prácticas, aprovechen la limitación de velocidad. No son las prisas buenas compañeras. Y recuerden que piano, piano, si va lontano. ¿El tiempo? Depende de los fagocitadores de turno, práctica de la que los socialistas pueden sentirse extremadamente orgullosos. Han sido capaces, con su debacle, de que el PP los haya barrido sin necesidad de coger la escoba. Y ese mérito no lo alcanzan todos.
Nota final: te recomiendo visites el otro blog, pues sigo colgando imágenes con las que al menos entretener la vista. Hasta la próxima.

martes, 22 de noviembre de 2011

Ya empezamos

Debo, en primer lugar, felicitar la mesura demostrada por Rajoy en las palabras de la noche electoral próxima pasada. Entiendo que las normas de cortesía así lo demandaban. Y ello es de agradecer cuando se hallaba ante sus incondicionales, cual si de un mitin se tratase, con lo de traicionero que ello tiene. El tiempo nos irá indicando si se trataba de un convencimiento o de una mera puesta en escena.
No obstante, de entre la multitud se escucharon voces que ni en la euforia de la victoria pueden ser justificadas. Porque tendríamos que retroceder a los tiempos de Aznar cuando se extendió lo de “Pujol, enano, habla castellano”. Y recordamos que el propio presidente terminó confesando años después que hablaba catalán en la intimidad.
Si en el fragor de la calentura es tremendamente fácil que estos hechos tengan lugar, más complicado y reprobable es que pasados unos días se inicie la campaña de plasmar por escrito pareceres bastante dudosos y que en nada colaboran a la necesaria tranquilidad requerida para superar este periodo que atravesamos.
Cuando, de una parte, sostenemos la madurez de nuestra sociedad a la hora de emitir su voto (yo voy más lejos y mantengo que la figura del interventor y/o apoderado en las mesas electorales es un insulto a la inteligencia del presidente y vocales de la misma), no parece muy lógico, de otra, que todavía estemos con la cantinela del voto cautivo, que en el caso de existir lo estará en todos los espacios del espectro. ¿O acaso un militante o simpatizante del Partido Popular va a votar a Izquierda Unida porque reconoce que su partido ha errado hasta la saciedad? La democracia no es un sistema perfecto, pero cuestionar que los siete millones de votos socialistas se corresponden con los demonios que han disfrutado del “calor de la crisis”, es tanto como pensar (por ello que no quede) que en ese colectivo está Botín y el resto de banqueros, principales beneficiarios de esta debacle económica y financiera.
No he compartido jamás las expresiones que han disparado ciertos políticos acerca de la conveniencia o no de votar a su adversario, pero menos puedo entenderlo en quienes tenemos la obligación de reflexionar antes de teclear. Y grave, al menos así lo entiendo, es sostener que millones de votantes (sumen los que no obtuvo el PP y no atisbo la minoría por parte alguna) estaban bien acomodados y surtidos, porque el uniforme de bombero les protegía de los calores externos.
Corresponde gobernar al PP porque el pueblo así lo ha decidido. Unos seiscientos mil votos más que los obtenidos en 2008 le han concedido una mayoría bien holgada. A pesar de las dieciocho mil interpretaciones que podamos hacer con respecto al resultado del escrutinio, está meridianamente claro que a Mariano Rajoy compete llevar las riendas del país en estos próximos años. Y algo tan normal en el sistema que nos hemos concedido, parece aún quedar algo velado para los que persisten en esgrimir la bandera del Averno.
Aunque no tengo obligación de confesar ciertas intimidades, debo revelar que esta próxima noche no podré dormir tranquilo pues he cometido otra grave falta, otro pecado mortal: no he votado al partido ganador. Como estuve diez días reflexionando en Andalucía occidental, puedo asegurar en mi descargo que traje el voto bien meditado, por lo que no lo considero cautivo. Me pregunto, por último, si los que en Italia votaron mayoritariamente a Berlusconi, concediéndole el beneplácito para formar gobierno, sentirán ahora algún síntoma de culpabilidad al verlo caer de esta manera tan poco ortodoxa.
La última disquisición en forma de cuestiones: ¿Creen, entonces, que hubo 13.759.864 (24.590.557 votantes menos 10.830.693 populares) votos cautivos? Demasiados me parecen. ¿Es mejor, acaso, que no vayan a votar unos diez millones o depositen la papeleta nula o en blanco algo más de dos millones, en total casi trece millones? Sí, consulten los resultados para esa cámara inútil llamada Senado.
Hasta luego.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Errores continuados

A perdonar la tardanza. Acabo de llegar de Matalascañas (Huelva). Esto de Mundo Senior tiene sus inconvenientes. Te arregostas y luego… Ya te iré contando y colgando alguna fotografía de las andanzas onubenses. Echa una visual de vez en cuando. Apenas he tenido tiempo para ir a votar a mi colegio electoral (como no me pusieron en las programaciones partidarias, lo mismo no me sacó la tele), ir con mi mujer al médico por una repentina lumbalgia y, a la prisa y corriendo, sentarme ante este cacharro para indicarles que ya estoy de vuelta.
Anoche dormí bastante bien, a pesar de ser de esas largas y tediosas de los recuentos. Parece que ha ganado el PP, tal y como estaba previsto, y al PSOE le han dado una buena. Pero lo mismo no aprende, que cosas peores se han visto. Dicen los analistas que todo se debió a la crisis, pero un servidor de pregunta si la susodicha no está igualmente instalada en la sede de Ferraz. Porque fui uno de los tantos que no entendió una campaña tan atípica. En la que, y todo hay que decirlo, Rubalcaba se batió, pero el pescado estaba previamente vendido y bien distribuido. Y el hombre se autoinmoló, y ello es de agradecer.
Nadie sabe de Zapatero, que no participó en la campaña –a petición propia… ¡y un jamón de Jabugo!–, pero sí contó con la presencia de las viejas glorias, muestra inequívoca de lo que se entiende por renovación. Que no es de personas, sino de ideas, de proyectos, de propuestas a una sociedad ávida de ilusiones y profundas recargas de propósitos y aspiraciones.
Como se me adelantó Ana Oramas con lo de la refundación (a CC también le dieron bastantes tortas), deberé retomar la sugerencia argumentada hace unos meses en este mismo blog de lo que el Partido Socialista necesita urgentemente es una refundición. Lo malo es que ya no tenemos siquiera grandes hornos donde llevarla a cabo.
Largo será el peregrinaje de los socialistas. Perdón por mis connotaciones rocieras (ver foto). En todos los niveles estatutarios (aquí por el pueblo también sabemos de esos menesteres), porque me temo que José Luis se encargó de dilapidar unos buenos logros que le aplaudimos hace apenas unos años. Pero el leonés (¿o vallisoletano?) se nos viró de tal manera que se veía venir. Y la bala en la recámara de la catalana Chacón nos aparece contaminada y seriamente tocada tras la jornada de ayer domingo. Lo mismo ya no dispara.
Por cierto, ahora volvemos a recordar lo injusta que es la ley electoral. También lo dijimos aquí en Canarias hace apenas cinco meses. De igual manera que vale mucho más el voto de un herreño que el de un tinerfeño, a escala nacional se llevan la palma catalanes y vascos. Pero poco podemos añadir que no se haya dicho o escrito ya al respecto, aunque me temo que el particular seguirá así hasta el fin de los tiempos.
En fin, travesía del desierto en el horizonte. Que les sea leve, y aplíquense el refranero. Hay sentencias para dar y tomar. Echar la vista atrás es bueno a veces (el uuu, que cantaba Karina, no sé cómo demonios se escribe; admito sugerencias).

viernes, 18 de noviembre de 2011

Volcanismo en la escuela

Hace una semana –día arriba, día abajo– el periódico El Mundo publicó el parecer de Ángeles Llinares –experta en educación para la Reducción del Riesgo Volcánico, titulación que el menda desconocía– acerca de la crisis que sufre la isla de El Hierro. Y un servidor, experto en nada y miembro activo de lo que ella denomina ‘a pie de calle’, se queda medio chungo. De la mitad que le quedaba sana, pues la otra ya la traía complicada desde los tiempos en que debía compartir docencia con la versada y perita en lavas, cenizas y piroclastos (al citado medio me remito).
Reconoce este humilde juntador de palabras, simple maestro (y maestro simple) de escuela, de los de toda la vida, que no alcanzó esas cuatro décadas de curro, ni tuvo la oportunidad de viajar para exponer diferentes proyectos, y que, por consiguiente, no obtuvo suficientes méritos para alcanzar mayores cotas que las de aprendiz de casi todo (cinturón blanco), que debe preocuparse algo más a partir de ahora. Lo malo es que se me plantea un terrible dilema, porque si vivo en el entorno de El Teide (no sé hasta dónde llega ese límite), debo saber que estoy potencialmente expuesto a un peligro, pero eso no implica que mi vida corra riesgo. De verdad, tal y como está este mundo tan revuelto y convulso, para qué demonios voy a estar con el alma en vilo si para eso ya tengo gente bien formada y reputados científicos, canarios o no (no tengo los prejuicios de cierto editorialista), que me van a señalar la dirección correcta hacia la cual correr cuando comience a fluir la lava (que no saldrá en media hora como en las películas).
Si debo ser sincero, tras la lectura del reportaje, crónica, entrevista o lo que sea, estoy más confuso que antes. Tengo la impresión de que me afectó (por razones obvias y bien directas) lo de 40 años de docencia, que debe significar ese mismo tiempo dando clase, tal y como lo entendemos los del gremio, jubilados o no. Porque en esta semana he tenido la oportunidad de hablar (y mandarnos ‘emilios’) con una buena tropa de los ignorantones (cada cual se codea con quien crea menester), y aunque la mayoría somos de Lengua y Sociales, no nos salen las cuentas. Y llevamos calculadora por si olvidamos la tabla. A todos, sin excepción, nos aparecen más ausencias que presencias. Y puede que este último aspecto sea el culpable de que la población no esté debidamente informada y formada. Mal se puede pretender que la educación en todas las etapas de la enseñanza obligatoria cubra de manera sistemática esta materia, si los programas son incumplidos por otras necesidades, como podría ser, es un mero ejemplo, el dirigir distintos proyectos dedicados a la mitigación de los efectos volcánicos y sísmicos. Y no se puede estar en misa y repicando simultáneamente.
Me pierdo, de verdad, en muchos de los párrafos. Como tampoco comprendo el porqué de tantos fallos, incluso ortográficos, en las líneas de la información. Te dejo el enlace, si es que no te lo envié antes, para que salgas de dudas: http://www.elmundo.es/elmundo/2011/11/10/ciencia/1320883972.html
"El turismo sí va a ver expresamente vulcanismo activo. Incluso pagan más por ese tipo de experiencias. En el Estrómboli se cobra por subir a ver el cráter, donde hay explosiones y uno corre el riesgo de que le pueda caer una piedra encima", señala. En estos lugares, además, sí existe una marcada cultura vulcanológica. Sus habitantes están formados y saben qué hacer en caso de emergencia. "La gente desarrolla su vida con normalidad: los alumnos en la escuela, los turistas de visita, los locales abiertos... Hasta que se da la alarma. Entonces saben que desde el momento que se les avisa hay que salir de sus casas en muy poco tiempo".
Centrándose en lo sucedido en El Hierro, Llinares destaca diferentes aspectos. En el humano, sólo tiene palabras de admiración para los habitantes de la isla. "La gente se ha portado magníficamente con los científicos y con toda la gente que ha venido. Han cumplido las órdenes que se le han dado muy rápidamente y muy bien, con un sentido de la responsabilidad tremendo. Y ayuntamientos como el de El Pinar han mostrado un interés por sus ciudadanos enorme", relata.
Sin embargo, en lo que respecta a la relación entre la labor científica y los políticos, le habría gustado que se diferenciase más la labor de unos y otros en algunos temas. Pone como ejemplo la evacuación de La Restinga. "Fue una decisión política", destaca. "Los científicos informaron y los políticos del Plan de Protección Civil por Riesgo Volcánico de Canarias (Pevolca) son los que decidieron. El científico nunca dice 'haga usted esto o lo otro'. Y pasa lo mismo con la información que se transmite a los ciudadanos. También está dirigida por el Pevolca".
Me he permitido, por si lo comparan con el original, corregir algunas cosillas, (incluso horribles fallos ortográficos, lo dije antes; ignoro culpabilidades) en el texto anterior en cursiva. Y a continuación me pregunto: ¿Qué más queremos o pretendemos? Dado que no tenemos memoria histórica, dado que los docentes expertos (que podrían dedicarse a instruir a los escolares) faltan más de la cuenta porque están ‘proyectando’, dado que cada científico es un mundo y cada cual echa mano de su librillo, y muchos etcéteras, con más razón debemos aplaudir la infinita paciencia y modos de proceder del pueblo herreño.
Si el científico nunca dice qué es lo que hay que hacer (solo orienta), alguien deberá asumir tal responsabilidad y adoptar las decisiones. Claro que son los políticos los que deben hacerlo, ¿quién si no? De todas maneras, y como siempre surgen las discrepancias cuando los acontecimientos se alargan en el tiempo, en todas las ruedas de prensa de eso denominado Pevolca ha habido representantes de varios sectores. Y es más, cada uno de ellos ha respondido en función de la pregunta realizada.
Finalizo con un sencillo ejemplo para que todos puedan entenderlo. Si en un centro docente un maestro falta con demasiada frecuencia (por las razones que sea), el director debe actuar de manera inmediata para que los chicos no provoquen demasiados movimientos sísmicos dentro de la clase. Máxime cuando José Miguel Pérez, secretario general de los socialistas canarios (y no presidente) y consejero de Educación, pueda mostrarse reacio a la hora de nombrar sustituto. Que lo mismo, de producirse, no es de la misma especialidad que el sustituido, por lo que si aquel estaba explicando los volcanes, es un decir, el que llega debe exponerles las alucinaciones de Teresa de Cepeda y Ahumada. Que bien podría asimilarse a una erupción… y yo qué sé, maestro, yo pasaba por allí y me “trompecé” (puedes ponerlo también con ese o con zeta) con él, pero fue sin querer…
Hasta después. Si me agandulo, voten o boten bien.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Cambio de chaqueta

En marzo pasado de este mismo año escribí en este blog un comentario que titulé Javier Trujillo Bernal. A estas alturas aún figura en un digital gomero (www.gomeranoticias.com) con un considerable número de lecturas, así como una purriada de votos positivos y otros tantos negativos. Como les expresé mi deseo de que no reprodujeran más las entradas de Pepillo y Juanillo, es algo que ha dejado de preocuparme, aunque sigo echando una visual a cuanto periódico, digital o no, se presente ante mis ojos. Y como leí hace unos días un artículo que dedicaba unas líneas a este mismo político –antes amigo y estrecho colaborador de Casimiro y ahora más amigo y mucho más colaborador de Soria–, me dio por repasar ambos y comparar.
Manifestaba un servidor hace ocho meses lo siguiente (fíjense que ya aludía al cambio –de chaqueta–, y el tiempo es morrocotudo, o inexorable, en plan más fino):
Javier Trujillo Bernal, de quien, como persona, no sé absolutamente nada, será el número uno en la lista del Partido Popular al Cabildo de La Gomera, tras haber sido inquilino del edificio durante bastantes años y habiendo ocupado cargos de responsabilidad en el gobierno insular que dirige Casimiro Curbelo. Ahora se muestra nuestro hombre muy orgulloso de formar parte del proyecto del Partido Popular en Canarias y en la Isla, y está plenamente convencido de que “tendremos un Gobierno fuerte en la región y en el Estado, lo que permitirá traer mucho dinero”. Es, lo habrán podido comprobar, el mismo discurso de Paulino Rivero con respecto a Madrid. Además, no entiendo a Trujillo cuando manifiesta que el dinero será ‘bien’ administrado. Pero si tú has estado gobernando en estos últimos doce años (creo), ¿reconoces, acaso, que lo administraste mal? ¿Y quién convence a la población para pensar que a partir de ahora, con chaqueta cambiada, lo vas a hacer mejor? ¿No dijiste hace unos días que aquí (ahí) nos conocemos todos? Estás en un mar de contradicciones. Y lo entiendo. Y te comprendo. Porque estos brincos producen mareos. Y con la peculiar orografía gomera, mucho más.
Trujillo Bernal afirma que al formar parte de la Institución Insular no va a defraudar a los ciudadanos. Chacho, ¿nos conocemos o no? ¿Has estado o no? La gran prioridad es crear puestos de trabajo. Desde el Cabildo, me imagino habrás querido decir. Pues ponte de acuerdo con tu nuevo jefe, quien, a renglón seguido, ha largado que de eso nada. En todo caso hay que generar las condiciones para que los empresarios puedan darlo. A saber, predica con el ejemplo que como Consejero del Gobierno de Canarias, amén de Vicepresidente, puso en práctica hasta el otro día. Ahí están esas otras estadísticas que no interesa airear. A ustedes; yo no tengo inconveniente.
Lo de la ampliación del aeropuerto lo dirás de broma, ¿no? Porque la idea no tiene nada de original y creo debas pagar el canon del copyright a quienes fueron tus compañeros hasta la semana pasada. Oye, eso de que ya está bien que vengan coches en esos barcos de Tenerife, cuyos ocupantes dejan residuos en la isla, no me gustó nada. Puesto que yo soy uno de ellos. Que no voy más porque no dispongo de tu sueldo, ni de tu suerte. Y no me gusta que nadie me llame merdellón en una tierra que a lo mejor siento más que tú, advenedizo (al PP, of course). ¿En qué fueron los ‘quinientos’ acompañantes de Soria (así salieron setecientos), entre los que estaban Manuel Fernández (el supuesto insultador parlamentario) y Mercedes Roldós, prodigio de las adjudicaciones sanitarias? Como regresaron el mismo sábado, ¿miraste bien debajo de las alfombras? ¿Y en los bancos del exterior de la iglesia?
En La Gomera la política funciona de manera rara. Y nada más aparecer el susodicho comentario en Internet, se armó una de mucho cuidado. Pues bien encargó don Javier a sus vasallos que escribieran cuanta lindeza se les ocurriera. Exactamente el mismo proceder que él critica a su antiguo compañero Casimiro.
Y prácticamente olvidado estaba del afer cuando observo que Antonio Herrera Marichal (a quien tampoco conozco absolutamente de nada) escribe hace una semana escasa estos dos párrafos (extraídos de un texto más largo):
En esas circunstancias, nadando en el fango y moviéndose como una sanguijuela aparece como gran muñidor por lo que leo en los periódicos, el candidato popular al Senado, Javier Trujillo. Debo reconocer que el señor Trujillo parece ser una persona aplicada, ordenada y de principios éticos y morales como tiene que ser en un recién reconvertido a la derecha más cutre, rancia y casposa. Parece además tener una buena pluma; como corresponsal político de Intereconomía y La Gaceta en La Gomera, es un lince. Cuenta las cosas con tanta precisión que parece que hubiera estado allí en el momento que se cometían los supuestos delitos que ahora denuncia y que antes calló o miró hacia otro lado. Me causa una enorme desazón que a la política gomera se acerquen ese tipo de individuos siniestros que venden humo como si ellos no hubieran prendido fuego a la hoguera. Ahora entiendo al anterior responsable del PP insular, Jesús David Ramos y su sorprendente huida.
Es cuanto menos ridículo que trate el señor Trujillo de vender motos usadas como nuevas. Y desconozco que es peor; si los tontos o los ‘cabofurrieles’ que estando donde han estado es como si sólo hubieran pasado por allí. Alguien debería explicar a los ciudadanos de la Isla que demonios estuvo haciendo este señor 12 años en el cabildo dentro del grupo socialista que ahora tanto ataca. Y prefiero pasar por alto la gravísima imputación que tiene pendiente con la justicia. Me suena este tipo de gente: se acercan a la política para estafar la ilusión colectiva de los ciudadanos, para vivir del cuento, para sostener un modelo perverso que les sitúa por encima del resto de la ciudadanía. Doy por hecho que el señor Trujillo no está pensando para nada en el aforamiento si es elegido senador, que no lo será afortunadamente.
Lo dicho, a La Gomera, siempre, pero de vacaciones. Y allí estaré, tras un corto periodo de inconvenientes, en el próximo diciembre. Me ocultaré en El Cedro y daré la bienvenida a 2012, que, como año bisiesto, por lo menos nos traerá un día más. Me imagino que para ese final de año ya se habrá acabado la crisis.

lunes, 14 de noviembre de 2011

Lo que menos me gusta

Va el titular por el denominado deporte rey o de masas. Del que algo he escrito con anterioridad para indicarles a ustedes que, tras quedar algo lejanos mis años mozos, cada vez lo aguanto menos. Por la tele, imagínate si un servidor hiciera acto de presencia en cualquier estadio. Bueno, en cierta ocasión vi uno en el Camp Nou y… Lo de vi es un decir. Me colocaron  en una grada que debía estar a unos trescientos metros de la portería más cercana y a unos quinientos de la otra. Ver, ver, lo que se dice ver, yo no vi nada. Intuía que allá abajo se disputaba algo. Y en dos momentos del partido la gente se levantó y gritó ¡¡¡gooolll!!! Y yo también, no iba a ser menos. Pero yo el gol, mejor, los goles, lo que se dice entrar el balón entre los tres palos, que se menta, pues va a ser que no. Ño, ya me desvié.
Alguno recordará que comenté ha un tiempo el no entender por qué los futbolistas escupen tanto. Antes lo hacíamos cuando pasábamos por un sitio en el que había mal olor. Y al tiempo exclamábamos: ¡¡¡fooossss!!! Pero yo creo que el campo debe estar limpio. Ahí no soltarán gatos ni perros, digo yo. No es como cualquier parque de pueblo que se precie. O como los senderos en los que los ayuntamientos se gastan la Biblia en pasta y luego los canes (de los canarios) excrementan que es un disgusto. Fíjate bien y ocurre lo siguiente:
Tira una falta y le sale torcido: dos escupitajos. Tira un penalti y lo para el portero: como no salga corriendo (el portero, y normalmente sí lo hace de contento): cuatro salivazos. Está a punto de rematar de cabeza un córner y no alcanza la pelota por milímetros: tres ídem. La lista se haría interminable, así que para no estar con más cochinadas, observa tú y que cada cual haga su relación. Y cuando meten un gol te habrás percatado que corren como locos y de repente se lanzan de rodillas y resbalan un montón de metros. No, no es que el césped esté regado de antes del partido. No, se va inundando durante el partido. Y cuando acaba el goleador su recorrido llega el resto y se abalanza y allí se revuelcan todos… los muy guarros.
Otra. El jugador que sufre una entrada (a veces ni eso, se caen solos), tras la película de rigor (volteretas incluidas para ‘aterrizar’ cincuenta metros más allá, y, mientras, va mirando con el rabillo del ojo por si el árbitro pica), se pone de rodillas y su brazo derecho se dirige al cielo, con ostensible movimiento de la mano hacia detrás y hacia delante (este dirigido al asistente, si lo trinca más cerca) para que, en definitiva, se le muestre tarjeta (a ser posible roja) al infractor. Esa actitud la curaba el menda en dos partidos, pero, claro, yo no soy el trencilla. Y estos parecen estar más pendientes de boberías que de cuidar por que el espectáculo sea lo más honrado posible. Se enseña tarjeta por un desplazamiento del balón, debido, probablemente, a la necesidad del futbolista de desahogarse con algo, antes que con alguien, y no se hace ante auténticas salvajadas que ponen en peligro algo más que la integridad física del contrario. Menos mal que no estudié para eso. Probablemente hubiese tenido que suspender todos los partidos por falta de quien corra detrás del balón.
La última. Existen equipos que son el paradigma de la provocación. Puede que un alto porcentaje de culpabilidad lo tenga su entrenador, que deberá ser el que marque las pautas. En todos los sentidos, para bien y para mal. Y como hay jugadores que se prestan al ‘juego sucio’, que se desenvuelven en él como pez en el agua (o como futbolista entre escupitinas), el cóctel está debidamente servido. Por ello, felicito al árbitro del último Levante-Valencia. Si hubiese sido yo, el partido dura algo más de media hora. ¡Ah!, me sopla ahora un amigo que eso es veteranía. Y me pone de ejemplo a un mueble apellido Ballesteros. Pues vale, a este paso puede que ni por la tele. Hasta después del descanso. ¡Ah! (otra vez), dejamos el mosaico polícromo de las botas para mejor ocasión.

sábado, 12 de noviembre de 2011

Un bien merecido reconocimiento

En el periódico Diario de Avisos, correspondiente al 17 de octubre de 1985, se daba cuenta de una noticia de especial trascendencia, cual era la proclamación de María Concepción Pérez Santo Tomás como alcaldesa de San Juan de la Rambla. Con un antetítulo bastante revelador y elocuente: “Es la primera mujer que accede a este cargo en las islas”.
En aquel entonces, y desde el 23 de enero de ese mismo año, un servidor ocupaba idéntico cargo en la villa realejera. Causalidades o no, ambos, maestros de profesión, accedíamos al cargo por el mismo motivo: dimisión de quienes ostentaban dicho cargos desde las elecciones municipales de 1983.
Salvador Pérez, maestro de maestros y periodistas, firma en El Día, en la fecha arriba enunciada, la crónica del solemne acto acaecido en el ayuntamiento ramblero en la tarde-noche del día anterior (16 de octubre de 1985). Y manifestaba: “Desde las siete y veinte de la tarde de ayer el municipio norteño de San Juan de la Rambla cuenta con la primera mujer alcaldesa de la isla de Tenerife, cargo que recayó en María Concepción Pérez Santo Tomás, que iba como independiente en las listas del PSOE”.
Concha, riojana de nacimiento, ejercía la docencia en ese entonces en la escuela del barrio guanchero de Santa Catalina, puesto que, obviamente, debió abandonar para dedicarse exclusivamente a su nueva función al frente del Consistorio. Ahí tienen dos fotografías –a perdonar la mala calidad en la reproducción del escaneado– de aquella jornada histórica. Se publicaron ambas en El Día. La de la alcaldesa ilustraba la crónica de Salvador aludida (17 de octubre) y la otra, unos días más tarde (30 de octubre), en la que nos hallamos (en manga de camisa, inveterada costumbre) junto a Gaspar Sierra, alcalde de Los Silos, y Carmelo Méndez, de Icod de los Vinos. Aunque, y justo es señalarlo, también estuvieron Félix Real (Puerto de la Cruz), Aurelio Abreu (Buenavista), Pepe Grillo (La Guancha) e Ignacio Rodríguez (La Matanza), amén del Gobernador Civil, Antonio Martinón. El vicepresidente del Gobierno de Canarias, Juan Alberto Martín, llegó tarde al acto. Esta característica del incumplimiento horario, hecho mucho más notorio cuanto más alto es el cargo que se ocupa, se ha convertido, desgraciadamente, en algo habitual. Permítanme la distensión pertinente contándoles que el señor Martín sí llegó temprano a la inauguración de la Casa de la Cultura realejera, en el año 1987, pues ciertas necesidades fisiológicas requerían la urgente presencia de un servicio, por lo que el citado edificio, y con anterioridad al protocolario corte de la cinta, comenzó a funcionar con la utilización del papel higiénico, la cisterna y otras evacuaciones de mayor o menor porte.
Y ahora, 26 años después, con un sinfín de arrugas, canas y barriga mucho más prominente, tras alegrarme infinitamente por el acuerdo unánime adoptado por la actual corporación ramblera, presidida por otra alcaldesa, en sesión plenaria ordinaria del 28 de octubre próximo pasado, y por el que se la nombra, a título póstumo, Hija Adoptiva de la Villa de San Juan de la Rambla, valgan estas líneas para mostrar mi satisfacción, al tiempo que mi más sincero aplauso por la iniciativa.
Concha, que, tras su periplo tinerfeño, retornó a Logroño para seguir ejerciendo en el colegio Doctor Castroviejo, amén de su dedicación política como concejala desde 1995, nos dejó en noviembre de 2002. Allá figura su nombre en una plaza del Casco Antiguo como reconocimiento a su entrega, ilusión y entusiasmo, cualidades que siempre la definieron.
Hoy, nueve años después de tu retorno a la isla para quedarte definitivamente con nosotros, en esta tu otra tierra que te brindara la oportunidad de asomarte a ese Teide que te saludaba cada mañana, el Consistorio actual –imbuido de sentidas utopías (sí, por qué no) que tú, como ejemplar abanderada, fuiste distribuyendo por su dispar geografía– quiere rendirte público homenaje y proclamarlo bien alto a los cuatro vientos.
Dijiste, humildemente, en aquella sesión plenaria de 16 de octubre de 1985, que no estabas preparada para estas cosas. Porque aquel salón tan concurrido imponía. Pediste la colaboración de todos y arrancaste, prometiendo trabajo y constancia. Allí estaba acompañándote el alcalde del municipio oriental vecino. Con apenas, también, unos meses de andadura. Quien en su toma de posesión solo prometió, como tú, trabajo, ilusión y ganas.
Me llevé una agradable sorpresa cuando Cayetano me mostró hace unos días, con motivo de una visita al ayuntamiento de la mano del amigo Pedro Ángel, el libro de firmas. Y allí estaban signadas unas palabras en las que te deseaba toda clase de éxitos en tu gestión. Como nos fuimos en silencio, sin armar bullas innecesarias, en junio de 1987, podemos presumir, Concha, de haber sentado bases en escaso periodo de tiempo. Y ello no es poco.
Hoy, repito, razones de fuerza mayor han imposibilitado mi presencia en este emotivo y entrañable acto. Pero dotados de los mecanismos que no tuvimos oportunidad de manejar en aquella época gloriosa, quedan signadas en estos párrafos unas letras –quizás más cambadas que derechas, pero que tú desde la eternidad corregirás pacientemente–, y que solo pretenden mostrar mi adhesión, mi reconocimiento y mi afecto.
A la corporación municipal ramblera, mi agradecimiento por la invitación y las disculpas por la ausencia. A la familia de la homenajeada, nuestro saludo más cordial en el convencimiento de que solo hemos plasmado en un acuerdo escrito un hecho con el que de manera tácita ya mostrábamos conformidad. Y a ustedes, mis escasos pero distinguidos lectores de este blog, mis más sinceras disculpas por haberme erigido en coprotagonista de esta historia. En la que hemos sido reiterativos con el vocablo ilusión, que añoramos significativamente.
Concepción Pérez Santo Tomás es –siempre lo fue– Hija Adoptiva de la muy noble Villa de San Juan de la Rambla. Y yo –me apetece cambiar el chip– me siento orgulloso de haber sido testigo, a la par que partícipe, de locuras de años idos profusamente preñadas de ensueños. Hasta siempre alcaldesa.

viernes, 11 de noviembre de 2011

Lágrimas de cocodrilo

Ya empezamos con los chistes fáciles. Si me molestan sobremanera los muchos dardos envenenados que lanzamos en plan jocoso contra los gomeros, ahora empieza a circular el de el ‘herreño mirando al mar’, en el que se puede contemplar a un individuo cuyos globos oculares parecen querer salirse de sus órbitas. Y bastante canutas lo están pasando los paisanos de la Isla del Meridiano como para tomarlo a guasa. Cuando requieren de toda la solidaridad posible, no es buena hora de recurrir al chiste fácil.
Por si eran pocos, ya saltó también Eligio Hernández –mucho había esperado– para criticar la labor que vienen realizando las autoridades en esta tragedia volcánica. Otro que se suma a la teoría Carracedo, que no es otra que la de “qué mal lo están haciendo y yo soy un tío cojonudo”. Tu gestión, Eligio, al frente del dispositivo del triste incendio que asoló los montes del Norte tinerfeño allá por 1983, y las posteriores diatribas hacia quienes te cuestionaron en aquel entonces, son dignas de enmarcar. Si te las das de humilde, como manifestaste en cierta entrevista que te hizo otro encumbrado periodista (luego algo más diré), predica con el ejemplo, porque casi todas tus apariciones públicas solo vienen a demostrar que quieres ir de sobrado por la vida.
Y sigo un fisco más con El Hierro, pues ya se reclama la presencia de psicólogos. Yo no sé si esta sociedad se ha vuelto mimosa o qué demonios está pasando. Al tiempo me pregunto cómo pudimos sobrevivir nosotros décadas atrás cuando no había absolutamente nada. Ni luz eléctrica. Pero escapamos, aun sin cinturón de seguridad. Y si alguien nos nombra la palabra ‘psicólogo’, le hubiésemos partido la cara por insultarnos. Chacho, espabilémonos, que somos unos melindrosos.
Las administraciones deberán apretarse el cinturón, es el reiterativo discurso que se escucha profusamente en estos días. Hacia atrás –pon tú el plazo–, nadie, absolutamente nadie se había dado (de) cuenta. Porque ni los unos ni los otros podrán escudarse en aquello de que tú eras el que gobernabas. Hagan el pertinente repaso por todas las instituciones públicas, desde la más cercana a la más lejana, y el que esté libre de pecado que dé el primer tonicazo. Pero es más, los que no han gobernado jamás, y es probable que nunca lo hagan, siguen con la misma cantinela que nos ha conducido a la situación actual. No están para echarse flores, precisamente. No creo que el Partido Popular pueda presumir de llegar inmaculado a esta cita del 20-N. Lo mismo los señores Urdangarín y Alarcó pueden aclararnos algo.
El último citado, a tenor de lo que publica algún medio de comunicación, que asistió con Tavío y Matos a la “kedada” de las jóvenes generaciones para aplaudir al jefe, parece no tener muy claro lo que refleja cierta auditoría (se trató ayer en sesión plenaria en el Cabildo de Tenerife) y que lo relaciona, directamente, con uno que tildó como lágrimas de cocodrilo el discurso de Rubalcaba (hace unas semanas) cuando se emocionó en el País Vasco al mentar las víctimas de la banda terrorista ETA (Movimiento de Liberación Vasco, Aznar dixit). Pero como las veletas son movidas por el viento (los veletas, mucho más), hoy, que duermo en mullido colchón y me sustento en surtido dornajo, puede que me interese escribir unas líneas en las que reconozca las veces que he tenido que cambiar de opinión en mi vida. Aunque para ser exactos es (son) todos y cada uno de los días del calendario, disimularé con tres (cuatro es multitud y dos me parece escaso).
A todos esos encumbrados que, además, invocan a un dios imaginario, ciego y torpe para que los redima de sus penas, al tiempo que disparan dardos envenenados contra el prójimo (que otro dios guarde y tenga en la gloria), que se dan tremendos golpes en el pecho a la par que esputan sonoros ‘hijos de la muy gloriosa’, va, con todo mi amor fraterno la siguiente décima (titulada: Y al suelo bajó a barrer):
Una palmera orgullosa
miraba desde bien alto
cómo barría el asfalto
una escobita hacendosa.
Vino una brisa ventosa
que al suelo la fue arrojando,
y al irse desgajando
se dijo en su fuero interno
ya me voy para el infierno
por estármelas echando.
Y concluyo con una cita que nos vale para cualquier medio de comunicación, incluso aquellos en los que parasitan excretores de gases innobles: Una cosa es la libertad de pensamiento, el debate de las ideas y la diversión y otra cosa es convertir en espectáculo la insolencia, la grosería y la zafiedad y que tales atentados contra la urbanidad sirvan para que los sinvergüenzas se encaramen como artistas en los medios. (Pedro Crespo de Lara)
Hasta mañana. Día en el que se llevará a cabo un acto de homenaje en el salón de plenos de San Juan de la Rambla a Conchita, quien fuera alcaldesa de ese pueblo en la década de los ochenta del pasado siglo. Y en este blog, porque coincidí en tareas políticas con ella en ese entonces, algo manifestaré.

jueves, 10 de noviembre de 2011

Los piroclastos de Paulino

Estoy confuso, en un mar de dudas. Debe pasarme lo que al volcán herreño, momentos en calma e instantes de un exaltado subido. Para comenzar, no entiendo por qué el dominio de la página web de El Día (ver foto) no es .tf (Tenerife), o .ch (Chicharrilandia), o .ni (Nivaria), o .dp (Don Pepe), o lo que a ustedes les parezca bien, pero .es no pega ni con la gotita. Y a los editoriales me remito. En los que, por cierto, se reproduce con cierta frecuencia el vocablo ‘clorocos’. Palabreja que parece vale para designar ciertos atributos masculinos y de los que parece carecer el presidente canario para ponerlos sobre la mesa de cualquier godo de por ahí pa´fuera.
En intimidades tales me pierdo. Pero tampoco comprendo cómo demonios se las arregló Rivero para aparecer en la World Travel Market con una par de buenos piroclastos (a falta de pan, buenas son tortas). Y sí que los puso sobre la mesa (de Felipe y Leticia –¿o Letizia?–). Se plantean varias interrogantes:
¿Por qué aduana pasaron los eruptos del volcán? ¿Tiene algún tipo de privilegio don Paulino? Tienen fama los ingleses de ser bastante estrictos en esto de la vigilancia (que se lo pregunten al actual presidente del Cabildo de Gran Canaria y su tristemente famoso pijama), por lo que se impone una pregunta parlamentaria (apunta Lola) al respecto.
Queda en entredicho, y mucho, la labor de tanto guardia civil y tanto soldado en el cruce de Tacorón. ¿Cómo a semejante ejército le coló nuestro hombre los mismísimos piroclastos? Lo mismo estaba entrenando para la media maratón santacrucera y pasó ante sus narices con los susodichos en el bolsillo y ni se percataron del bulto. Jolines, pues muy deprisa no iría. La subida hasta El Pinar tiene sus pegues. No, por favor, no estés pensando que Eligio le echó una mano.
¿No es material sensible y objeto de estudio y examen todos esos escupitajos del causante del declive pronunciado del pueblo de La Restinga? Si te digo la verdad, no me pareció correcto esta salida ingeniosa de los responsables turísticos de estas peñas atlánticas. Si ya puse el grito en el cielo con el bolígrafo-papa que se inventó la concejala de mi pueblo en Fitur (eso, jugando con las cosas de comer), ahora estoy medio envenenado. ¿Por qué no le llevó un par de kilos de pescado?
Lo mismo se hizo por lo del ahorro. Para disimular un fisco y no alcanzar el milloncejo de nada. Chiquitos morros tiene esta gente. Más de 750.000 euros en la gira londinense. Cuidado, porque estamos en crisis, que si no. Nueva pregunta, Lola. O no, mejor espera hasta que me entere si los socios gubernamentales (socialistas) también acudieron. Déjalo estar un fisquito apenas. ¿Quién dijo crisis?
Los populares canarios votaron para que fuera una realidad ese prodigio de tele y radio que tenemos en esta paraíso. Ahora que no son los acompañantes de CC temen que exista una deuda millonaria en el ente público. Los socialistas –hagan un esfuerzo recordatorio– no la querían (antes), pero en la actualidad alegan que no pero sí. Y me pregunto yo si José Manuel Soria, tertuliano de Intereconomía, no ha tenido tiempo para que Esperanza le explique cómo se come eso. Me temo que la roturación del terreno, que ya preparan concienzudamente, va a durar, y bien servidos, los próximos cuatro años. Para cumplir el plan de austeridad prometido, si yo fuera Rajoy no lo dudaría un instante y nombraría ministro de los dineros al alcalde del ayuntamiento más endeudado de España. Experiencia le sobra. Y en plan castigo, obligaría a Soria para que volviese a pactar con Claudina. Quieto, la presidencia es inamovible. Para piroclastos, los míos (Paulino dixit).
¿Tendrá remedio lo del PSOE? Por supuesto, la historia es cíclica. Resurgirán porque a los otros (populares) les pasará lo mismo. El excesivo poder autonómico fagocitará a su propio presidente. Guarda esta entrada (este post) y hablamos en un futuro no muy lejano.
Bueno, voy a seguir reflexionando el voto al Congreso. El del Senado ya lo sabes. Lo siento por Juan Borges. Hasta luego.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Infectado

No crean, por la ausencia de ayer, que he estado concentrado con motivo del debate sobre el estado de no sé qué. Eso en el que uno no desvela nada y el otro le dice lo que no va a hacer (un país de locos) y que ganó el que ganó (depende de la óptica de cada cual; entiéndase por cual a los diferentes medios de comunicación y resto de twitteros varios), pero que ninguno perdió. No, y te cuento:
En la tarde del pasado domingo, y cuando ya había programado la entrada del lunes, recibo un correo con una de las tantas y tantas presentaciones en powerpoint. Uno piensa que su antivirus es el no va más y que se come a cuanto bichito ose meter sus narices en los recovecos del disco duro. Porque como se actualiza él solito nada más conectarte –esa es la propaganda al respecto–, crees tú –iluso de ti– que nada te va a suceder, que estás inmunizado para siempre jamás. Et une merde. Pues contemplando unas preciosas fotografías estaba, cuando comenzó el aparatejo que ahora mismo tengo frente a mí a hacer cosas raras y a sacar ventanas por doquier en la pantalla, que me dejó patidifuso y descolocado. Y para más inri en extranjero. Y como uno no llegó a alcanzar, por motivos de la edad, los planes bilingües de Paulino, tras varios intentos de normalizar el vehículo, díjeme para mis interiores íntimos de adentro: Tate quieto y déjalo estar. Casi no lo apago, tampoco me dejaba.
El lunes a primera hora estaba el susodicho en el taller, dispuesto a la revisión correspondiente. Y lo enjaretaron, tú. Güenos mal. Deja ver si en esta ocasión hago caso de una vez al consejo de hacer copias con frecuencia. No tanto porque el desconche pueda afectar sus programas (que con bajarlos de la Red, asunto resuelto), sino porque te eche a la basura horas de tecleo que dieron lugar a las boberías de siempre, pero a las que uno guarda cierto cariño.
El jueves de la pasada semana estuve en el ayuntamiento ramblero. Tuve la oportunidad de saludar a unos amigos, amén de varios concejales. Fidela no estaba. Una reunión de la Fecam requería su presencia en Las Palmas. Me enteré del homenaje que le van a rendir a quien fue su primera alcaldesa allá por 1985 y que murió, víctima de un cáncer, en 2002, en su Logroño natal, de cuyo ayuntamiento fue, asimismo, concejala. Pero de ello comentaré con más detalle el próximo sábado. Porque el ejercicio político de Concha coincidió con el de un servidor. Qué tiempos.
Saludé, y me había olvidado de señalarlo, al cura de la zona de Toscal-Longuera. Me han soplado que está haciendo buena labor este joven e inquieto sacerdote. Uno, que no suele pisar demasiado las iglesias, se alegra de que ello sea así.
Bueno, mañana retomaremos la costumbre con más fundamento. Vamos a no apurar en exceso al cacharro, no sea que vuelva a darle gripe.