lunes, 31 de diciembre de 2012

Un año nuevo está aquí

De una parte, este fragmento:
“Ya lo hemos manifestado en alguna que otra ocasión. Nos preocupa el escepticismo que se está creando en la población por las cosas y casos que se ven; nos preocupa el pasotismo que se denota en los movimientos asociativos, otrora motores de la vida de nuestros pueblos; nos preocupa la falta de interés de determinados colectivos que solo viven cuando se aproximan las campañas electorales; nos preocupa un montón de cosas. Y al tiempo que felicitaremos todo lo positivo que acontezca, haremos, asimismo, la correspondiente crítica cuando menester fuere. Y es que el derecho de hacer nuestros comentarios no nos los puede quitar nadie. Cuando estemos equivocados –a lo que también tenemos opción–, que se nos haga saber. Lo contrario, el silencio, vendrá a suponer que contamos con la aquiescencia de quien nos lee. Esperemos que alguno haya.
Sin palabras rimbombantes, sin giros metafóricos, sin combinaciones esperpénticas, sin falsas greguerías, vayan, simplemente, nuestros mejores deseos –a todos, sin excepción– para este año que comienza. Ojalá pueda ser aquel en el que los políticos se entiendan con el pueblo llano y sencillo, en el que podamos mirar hacia adelante con optimismo, con ilusión, sin presagiar negros nubarrones. Brindemos, sencillamente, por un futuro mejor”.
Y de otra, el siguiente:
“Con la llegada del nuevo año, vaya la lícita pretensión de querer vislumbrar un futuro pleno de ilusión y anhelo. Esperanza de lograr una sociedad mejor, con un amplio horizonte de optimismo. Dejemos, por esta vez, que las penas hayan fenecido con el extinto y partamos de cero con el ánimo dispuesto a intentar alcanzar grandes metas en este que se inicia, queriendo demostrar su buena voluntad al ofrecernos un día más, para que los logros sean mayores, para que la meta pueda estar un poquito más lejos. Y en este barco con destino común, cada cual tiene su misión. No sería, pues, buena medida el intentar echar la zancadilla al contrario porque nos retrasaríamos todos.
En el inicio de esta nueva singladura pidamos éxito en su gestión a todos los que rigen los destinos del municipio. A todos, sin distinción de ideologías, suerte en esta nueva etapa. Intenten olvidar viejas rencillas y luchen, codo con codo, por ansiar alcanzar grandes logros para Los Realejos. Releguen zancadillas y boicots y dedíquense a trabajar por quienes tuvieron a bien colocarlos en el Ayuntamiento; seguro que no querrán, bajo ningún concepto, que ellos se sientan defraudados.
Deseemos suerte inmensa a cuantos colectivos pretenden trabajar con desinterés por el bienestar de nuestros ciudadanos; a las asociaciones de vecinos para que salgan del ostracismo, casi generalizado, en el que se encuentran sumidas y logren constituirse en el nexo de unión entre los vecinos y nuestros representantes en los diferentes organismos oficiales; a las asociaciones de padres para que sigan luchando con ahínco para mejorar la calidad de la educación de nuestros hijos como pilar básico y fundamental de un futuro mejor y de un progreso armónico y consecuente; a los diferentes colectivos profesionales, sindicatos, partidos políticos, sociedades culturales, recreativas y de ocio y a toda la sociedad en general, para que cada cual, en el puesto que la vida le haya deparado, aporte su sapiencia y no regatee esfuerzos para, entre todos, lograr el bienestar de la comunidad.
Critiquemos sí, pero aportemos al mismo tiempo soluciones. No sería, de manera alguna, buena táctica comenzar el año aprovechando cada uno su particular situación para seguir desprestigiando al contrario según uso y costumbre.
Seamos, pues, capaces de tener ilusión y esperanza. Lo contrario, mala señal sería”.
Cuando uno repasa escritos de bastantes años atrás (veinticinco en nuestro caso), se percata de que siguen siendo perfectamente válidos. Y no quisiera pensar en los discursos estereotipados que los políticos, amén del rey, repiten con machacona insistencia. Ojalá pudiera disponer de los euros suficientes para dar a conocer facetas relacionadas con la prensa y la educación acaecidas allá por el final del siglo XIX e inicios del XX. Porque nos llevaríamos demasiadas sorpresas. Pero estamos en crisis y es época de pensar en otras cuestiones más perentorias.
Se acaba 2012 y nos adentramos en 2013. Bonita terminación, dice los que juegan a la lotería. Creo que la mayoría de nosotros nos conformaríamos con recuperar lo jugado. Mantengamos la mano en el agua. Quizás pesquemos algo.
No se excedan esta noche porque el alcohol puede que ahogue las muchas penas momentáneamente, pero luego pasa factura. Y el panorama…
Feliz año nuevo y gracias por seguir siendo fieles.

sábado, 29 de diciembre de 2012

Sinvergonzonería en Arona

Me asomo hoy sábado a Pepillo y Juanillo porque creo que el asunto merece ser propagado a los cuatro vientos. Y puede que ayer, día 28, haya quedado como una inocentada más de las muchas que circularon por los medios de comunicación.
Tras la celebración de la sesión plenaria del ayuntamiento de Arona (el jueves 27), nos enteramos de que el equipo de gobierno de dicho consistorio, pasándose por el forro lo que había acordado dos meses antes, se embolsa la paga extra navideña, mientras le dicen a los funcionarios que no hay dinero para ellos. Es tal el colmo de la desfachatez y la caradura de los que dicen ser representantes de los ciudadanos.
En la mañana de ayer viernes colgué en Facebook el siguiente comentario:
Paulino: ¿vas a poner en tu blog –y que lo reproduzca la Autonómica– la golfería de tus compañeros de Arona? Sinvergüenzas, rufianes, ladrones, bergantes, granujas, bellacos, canallas, truhanes, miserables, crápulas, depravados, despreciables... Para el Banco de Alimentos, prometieron. Un condenado por la justicia y un equipo de gobierno actual que presume –a los hechos me remito– de haber tenido buen maestro. Sal, compungido como tú bien representas, a los medios de comunicación y explícalo. Demuéstrale a don José que tienes los 'clorocos' bien puestos. La culpa sigue siendo nuestra, qué duda cabe.
Algunos amigos de la red me señalaron que se trataba de una inocentada. Incluso a través de mensajes privados. Puede que advirtiéndome por la osadía de usar tales calificativos para definir una conducta mucho más que reprobable. Pero no soy dado yo de lanzarme a estas aventuras escritas sin haber sopesado antes los pros y los contras. Cuando eran tantas las fuentes que se hacían eco del particular, difícilmente podía quedar en una broma más por el día que celebrábamos. Incluso alguna llamada telefónica se fue hasta el Sur de la isla para demandar información al respecto.
Luego, por razones familiares, apagué el ordenador y estuve desconectado hasta hace un rato. Y compruebo que Rivero sigue callado (lo mismo mañana en su blog escribe de… Rajoy), que Linares no ha movido ficha (no sé si le preguntaron algo anoche en el debate de Canal 6; me temo que no) y que CC sigue con el discurso victimista de no nos mandan perras desde Madrid. En la prensa de hoy sábado no hay desmentido alguno de que hubiese sido una trola. Y como le respondía a un compañero en la red social aludida, ojalá se hubiera tratado de una mera guasa (más bien macabra, por supuesto)
Leo hace un rato apenas en otro blog:
No, no es una inocentada. Es la dura realidad. El alcalde y sus 12 ediles cobraron dicha paga extra anteayer, como trascendió durante la sesión plenaria celebrada ayer en Arona. No vayan a pensar que trascendió porque alguien del gobierno lo dijo o explicó. No, no, no, el tema se hizo público de casualidad, porque el portavoz del PSOE se enteró de ese sorprendente cobro y lo sacó a relucir durante el pleno.
¿Explicación o justificación que ofrecieron los carísimos desgobernantes de Arona? Al parecer ninguna. Se encogieron de hombros y poco más…
A finales de agosto, el entonces condenado alcalde, José Alberto González Reverón, intentado rehacer su ya más que deteriorada imagen, dicta un decreto (que aún, en el culmen de la desvergüenza, se halla colgado en la web municipal), a ratificar en el pleno de septiembre, del que entresaco:
El gobierno local de Arona renuncia a cobrar la paga extra de Navidad como gesto de solidaridad con la situación de los trabajadores de este ayuntamiento.
Esa cantidad (40.000 euros) será destinada al Banco de Alimentos del Patronato de Servicios Sociales, con el objeto de contribuir a que todas las familias del municipio dispongan de lo necesario en una época tan especial como la Navidad.
González Reverón expresó su apoyo a los trabajadores del ayuntamiento que cada viernes se manifiestan por el recorte de sus nóminas impuesto por el gobierno central.
Y aquí estoy yo, solo como la una, luchando contra molinos de viento. Los medios de comunicación tradicionales ya cumplieron con lo que plasmaron ayer. La oposición en Arona sacó un comunicado, colgó un par de pinceladas en las redes sociales y enterrada la trama. El PSOE, ese partido que otrora fue adalid en la defensa de la clase trabajadora, ahogado en sus propias contradicciones, cree ver cumplida su misión con las intervenciones y declaraciones de José Julián Mena, y a no menear nada más por si mañana debo tapar vergüenzas propias.
Cuántas cosas barrería… (Los Sirex). Pero también se han adueñado de la escoba. Aunque no podrán arrebatarme la palabra. ¿Eran fuertes los calificativos dedicados a estos calandracas? ¿Eran fuertes? Eran peritas en dulce para esta pandilla de mangantes. No les hizo faltar jugar a la lotería de El Niño, como Zerolo en sus mejores tiempos. El inciso: ¿vislumbraste la nueva mansión sauzalera de nuestro estimado presidente?
Este es un caso aislado por el que no podemos juzgar al resto y generalizar de una manera banal… Y una mierda, golfos.

viernes, 28 de diciembre de 2012

Mensajes navideños


Mejor harían muchos en permanecer callados durante un tiempo. Y es que cuando el espíritu navideño les sopla en las narices, ellos, ipso facto, desean transmitir el mensaje que, casi siempre, nos toca la ídem de ídem. Con lo tranquilo que estábamos todos pasando la Nochebuena en familia, como manda la tradición, la denominada clase política –yo creo que lo de clase sí está bien empleado– se empecina en ponerse delante de las cámaras para desearnos toda clase de parabienes en estas fechas entrañables y las esperanzas de que el próximo año sea… ¿Y para que sigo si tú ya conoces el resto?
Tiempo atrás era solo Franco el que repetía aquel discurso cansino y monótono. Pero cuando estiró la pata y murió el pensamiento único, no solo surgieron las lógicas discrepancias sino también la envidia cochina. Y, además, como la tele en blanco y negro y canal exclusivo se diversificó asimismo, resulta que la indigestión puede ser de órdago. La prensa se suma al espectáculo y está luego hasta Reyes diseccionando las frases de las peroratas y queriéndote transmitir lo que tú no has escuchado. Porque en el sutil campo de las interpretaciones, cada cual se explaya como mejor le dicte su línea editorial.
Y aquí estoy yo sumándome a esta fiesta ingenua (por cierto, felicidades a mi hija que hace ya unos cuantos años –eso no se dice– nos gastó una muy agradable inocentada) para, como me insinúan algunos, meterme con ellos. ¿Y qué? Yo me meto con quien me da la gana que para eso estamos en democracia y puedo opinar libremente mientras no le falte al respeto a los individuos estos que se están mamando el dinero a manos llenas y nos tienen jodidos con los recortes y la dichosa crisis esta que a ellos no les afecta porque las medidas… ¿Qué? ¿Lo has oído, no? Y no puse ni una coma, porque así es como lo dicen, todo seguido y sin respirar.
El rey (¿mayúscula por qué?) exhorta a la clase (ves cómo tenía razón antes) política a cerrar heridas y evitar divisiones. Pues está bonito el caballero para deleitarnos con tales sentencias. Lo de las heridas que lo comente en la intimidad con Sofía mientras le echan una ojeada a los vídeos de las correrías africanas. Trompas incluidas (las de los elefantes, por supuesto). Y lo de las divisiones, ¿habrá mirado las últimas fotografías familiares? Este hombre está viejo, me dijo mi mujer. Y chochea, le respondí yo.
Puede que Rivero aún no tenga debilitadas las facultades mentales por efectos de la edad. Aunque lo note cansado. Pero sí está enfermo. Y mucho. Y los que le sostienen el blog están fomentando su progresivo deterioro. Yo que él, miraría antes su entorno familiar y luego, con conocimiento de causa, dispararía contra el resto de regiones patrias. Mientras el presidente halla culpables en el vasto territorio que está de Cádiz hacia el norte, los socialistas ni saben ni contestan. Simplemente siguen pasando por allí. Como en el espectáculo circense en torno a Willy (no la orca, no; el otro). Van a alcanzar tal meniada en las próximas elecciones que solo van a poder optar a una consejería. Y los cachetones se escucharán desde Las Arenas hasta La Puntilla. ¿Y en el Parlamento? ¡Oh!, fíjate tú que Lola deberá incorporarse a la Universidad Popular y cambiar la peluquería de la calle El Castillo por la de La Vera.
El rey dio un toque de atención a Rajoy, Paulino dixit, y pide al PP que tome nota. Pero Mariano no siente el más mínimo temor por los ataques canarios porque España es mucho más segura gracias a las tropas en el exterior. Fuerte pandilla de mangantes. No es que no tengan vergüenza (por lo visto jamás la han conocido), es que han perdido la dignidad. Yo podré escribir auténticas boberías que el único peligro que entraño es que me tilden de loco. Pero es que estos ejemplares nos gobiernan y supuestamente dirigen los destinos de un sinfín de paganinis. Y tú más, cachanchán. Feliz Navidad, le dice el gallo al pavo. Y este le responde: Cállate y no cantes tan alto, que con los recortes y las crisis… Bueno, en realidad, le contestó otra cosa, pero no la reproduzco.
Acabo con Esperanza. Tal vez no con mucha. Dijo la ex que “muchas aspiraciones de la izquierda son fruto del mensaje de Jesucristo”. Harto sabido es, señora Aguirre. Si ese que supuestamente estuvo predicando hace más de dos mil años, hubiese defendido en aquel entonces las tesis de ustedes de ahora mismo, ni lo hubieran crucificado ni estaría en los altares. Todo lo más se habría reconvertido cual un Botín cualquiera. Y lo mismo se hallaría presidiendo el Congreso de los Diputados. Total, un Jesús por otro.
Aunque hoy es Día de los Inocentes, todo lo anterior no es broma. Me voy a La Guancha a cantar el ‘cumpleaños feliz’.
¡Ah!, el mensaje de la ilustración no es muy religioso, pero contiene bastantes ‘deseos’.

jueves, 27 de diciembre de 2012

Educación social

La pasada semana salió una información en Diario de Avisos que nos trasladaba al colegio privado Nazaret, de Los Realejos. Y lo ponía como claro ejemplo de educación social. Se basaba la crónica en un proyecto que han llevado a cabo en el citado centro y lo ensalzaban a la categoría del no va más (expresión coloquial: aclaración pertinente para los que se pican sin comer ajos), merced al buen hacer de un claustro de profesores comprometido.
Fui al periódico desde Facebook. Alguien, al tiempo que felicitaba muy efusivamente su labor, colgó el enlace correspondiente (el link, que dirían los entendidos). Y uno que ha estado ligado toda su vida a la escuela pública (en la que estudiaron sus hijos y ya una nieta recorre pasillos y corretea por sus patios), defensor acérrimo de la misma (otro día te explico el porqué de mis estudios de bachillerato en el Colegio San Agustín), nada tiene que objetar –jamás lo ha hecho– a la existencia de colegios privados. Por muy concertados que me los quieran vender. Porque ese particular no le confiere, como pretenden hacer ver algunos (incluidos socialistas y comunistas de nuevo cuño), en manera alguna, un estatus diferenciador. Son privados, y punto. Con la salvedad de que los pagamos todos, aunque ellos cobren luego por otros conceptos añadidos (no incluyo el desgate de pisos, que parodiaba Gila), bien per se, bien a través de Ampas u otros.
Pero como este es un tema que he plasmado por escrito en multitud de ocasiones en estos bastantes largos años de presencia en medios públicos, vamos al meollo de la cuestión: la educación social (educar en valores, les gusta mentar a otros). Me da la impresión de que se intenta sobredimensionar el calificativo social más allá de lo que se le debe presuponer a la educación en sí. ¿O es que, acaso, el resto de instituciones docentes, incluidas las públicas, no lo hacen?
Aquellos que sufrimos los atascos que se producen durante las entradas y salidas del centro privado en cuestión (añadan, si les apetece, el Pureza de María, en La Montañeta, donde el erario público costeó una vía alternativa de muchísimos millones, sin que ello haya paliado el desaguisado circulatorio en la carretera general), dudamos muy mucho de la educación social de los padres que paran, y se toman el tiempo necesario sin consideración alguna hacia el resto de ciudadanos, en la calle El Sol para dejar al primar vástago, y, unos instantes después lo hacen, sin rubor alguno, en la calle El Llano para dejar al segundo. Bien podrían las monjas dejar libre una semana a los alumnos y darle unos cursos de urbanidad, civismo, respeto y demás a los progenitores. Porque ya me dirán de qué demonios (con perdón, qué atrevimiento) valen las consignas que te pongo a continuación en cursiva, extraídas de su web, en un estado aconfesional como es el nuestro (artículo 16 de la Constitución) y que establecen una clara discriminación a la libertad ideológica, religiosa y de culto:
La formación de familias cristianas, mediante la educación de la infancia y de la juventud educando a la vez la inteligencia y el corazón de cada uno de los alumnos.
En Nazaret se vivió el Evangelio antes de que se proclamase, la vitalidad de los Colegios de la Congregación nace del Evangelio, que presenta a Jesucristo como Modelo para todo ser  humano y que respeta, tiene en el centro y cree en el valor de toda persona. Para que los centros educativos de la Congregación de las Misioneras Hijas de la Sagrada Familia de Nazaret puedan llevar a cabo eficazmente su proyecto educacional, su identidad ha de ser reconocida y aceptada por todos aquellos que intervienen en la actividad educativa, sea cual sea su función y su nivel de responsabilidad y deben ajustar a ella su comportamiento personal.
Una concepción trascendente del hombre y del mundo que propone a Jesucristo como la plena realización de la persona, presentando el mensaje del Evangelio inserto en las peculiares situaciones socio-culturales, personales o de grupo y ayudando a todos y a cada uno a encontrarlo en la propia experiencia de fe.
Es lo que jamás he entendido de todas las religiones. De puertas adentro, la teoría; de puertas afuera, una práctica que no concuerda en absoluto. Los mensajes se ahogan al traspasar los accesos del edificio. Y la falsedad es aún mayor en quienes te espetan que la categoría de un privado no te la puede dar un público. Pero no se recatan lo más mínimo en quitarse de encima aquellos elementos que estorban. Y no porque no crean en Jesús, que sí lo hacen (es la primera fase de la formación), sino porque la inteligencia (término relegado a un segundo orden) pone de manifiesto algún fallo de fábrica.
Justo enfrente de esta maravilla se ubica otro colegio. Público y sin privilegios. Con unos profesores que merecen, aparte de todas las consideraciones, más medallas que las concedidas al vecino. Porque con incomprensiones y recortes, y quizás sin proponer, en la teoría más mendaz, a Jesucristo como modelo –puede que ese sea su pecado–, realizan una labor social sin parangón. Y regados por el pueblo, otros muchos. Con carencias y penurias, trabajando con mezclas que los encumbrados no tienen ni por asomo, pero con una FE ciega en proyectos educativos que se hallan muy por arriba de sectarismos y encasillamientos, abiertos y plurales, como lo es la vida misma.
Lo dejo, aunque seguiré trabajando (escribiendo) con el objetivo de cambiar el mundo.

miércoles, 26 de diciembre de 2012

Llueve sobre mojado

Redacto estas líneas el 25 de diciembre. Es decir, ayer (para ti que me lees ahora). Y ayer fue Navidad. Tras una Nochebuena pasada por agua –bendita sea–, pudo celebrarse, con atraso, en Tigaiga su tradicional Belén Viviente, que ya cumple su cuadragésima edición. Me alegro, es un atractivo más. Y que se venda, falta nos hace.
Siempre he procurado guardar el máximo respeto a todo tipo de actos religiosos y allá cada cual con sus creencias y convicciones. No es el caso de las opiniones en sentido contrario –la de los católicos apostólicos y romanos, fundamentalmente– hacia quienes, como es mi caso, la Navidad ha perdido todo su sentido original y la han enfocado a un consumismo brutal. Al que la inmensa mayoría de la sociedad se ha prestado gustosamente y no se duda lo más mínimo a la hora de brindar, invocando principios éticos y morales, ante una mesa bien surtida mientras el hambre, la miseria y las penurias campan a sus anchas (y a sus largas). Eso, demagogo.
No entiendo los lamentos andaluces cuando una procesión de Semana Santa debe ser suspendida ante las inclemencias meteorológicas. Por ello no comprendí la expresión utilizada en un comunicado del ayuntamiento realejero (“La lluvia fastidia las ilusiones de todos los que luchan por una tradición”), ante la suspensión del acto programado en Tigaiga. Creo que nos estamos cargando de una sobredosis de inmodestia, cinismo y falsedad. Y me molesta más cuando lo hacen amparados en aquellos en los que dicen creer y que deberán ser, en todo caso, los que nos brindan generosas y abundantes lluvias. Para que en el próximo verano no tengan que recordarnos mediante megafonía que seamos comedidos en el uso del líquido elemento porque los depósitos se hallan vacíos. O la religiosidad nos vuelve ciegos o, lo que sería aún peor, pretendemos poner una venda a los que dicen adorar.
La lluvia no fastidia, aunque no lo haga al gusto de todos. No solo vienen bien por las razones consabidas, sino que pone a prueba las infraestructuras municipales. Y sería conveniente reconocer que no se hacen las cosas bien. Desde tiempos inmemoriales. Cuando uno contempla cómo sale el agua en una alcantarilla situada en la plaza Mencey Bencomo, justo a la entrada del pueblo, y cómo se pone, una vez más, la zona de Los Barros (qué nombre más apropiado), habrá que concluir que algo se debe estar haciendo mal. Y en vez de lamentarnos porque hubo que aplazar el nacimiento, mejor nos convendría intentar buscar una solución para, como decían nuestros mayores, cuando caen cuatro gotas. No aprendemos de los errores y nos quejamos por lo más nimio, mientras que las cuestiones trascendentales son aparcadas una y otra vez.
Son tantos los ejemplos que podrían citarse, que ya bien podrían los diferentes grupos políticos –con el de gobierno al frente– a no andar con remiendos, disculpas y fotos en Facebook, sino a trabajar con visión de futuro, teniendo en cuenta que la naturaleza de vez en cuando nos sorprende y nos pone a prueba.
Pero no (acuérdense de lo que escribo en esta Navidad de 2012), ya comprobarán como en un tiempo volverá a llover sobre mojado. Desde aquella riada del barranco de San Felipe al final de la década de los sesenta del siglo pasado (por no remontarme al triste aluvión de noviembre de 1826), hasta este palo del pasado lunes, muchos aguaceros han caído. Y bastantes destrozos hemos tenido que soportar. Pero convendrán conmigo que bien poco hemos aprendido. Vivimos el día a día y no planificamos. Estamos más pendientes de lo superfluo, de lo que me pueda brindar de manera inmediata un puñado de votos, que de preocuparnos por la seguridad de un municipio de cuarenta mil habitantes (el mío, aunque se puede hacer extensible a la mayoría). Y Los Realejos cuenta con un superjefe de seguridad (lo de súper va por el sueldo, porque la valía aún no la ha demostrado con hechos). Cuya ausencia –lo mismo no la notaríamos– significaría la presencia en las calles de al menos dos policías más. Y que conste que uno se ha callado hasta ahora el malestar existente en la plantilla con el ‘marrón’ que les ha caído, por respeto a los muchos amigos que uno tiene en ese colectivo.
Alegrémonos, pues, de que haya vuelto a llover (qué pena lo de la Balsa de La Cruz Santa) y encomienden sus oraciones (los creyentes) para que esta bendición nos sorprenda con más frecuencia. Que tiempo para fiestas y actos de diversa índole siempre habrá a lo largo del año. Y que esa misma fe les ilumine para saber diferenciar lo trascendente de lo que no lo es. Si unas lluvias torrenciales nos cogen un día desprevenidos y nos mandan a freír chuchangas, de bien poco nos valdrán esos otros aspectos menos mundanos.
Ahora mismo los sectarios ya me están condenado. Es la nítida diferencia entre los unos y los otros. Yo soy creyente y practicante. Me parece bien; y yo ateo y enfermero. ¿Tú, ateo?, y una mierda. No le des más vueltas, ese es el respeto de allá para acá. Que llueva, que llueva…

lunes, 24 de diciembre de 2012

El CIS no engaña

Aunque uno solo pretenda entretener las neuronas, y este ‘medio’ no esté sujeto a dictados ajenos, siempre me ha parecido oportuno intentar ser lo más objetivo posible. Es complicado porque el plasmar opiniones por escrito acarrea los inconvenientes consabidos. Además, un pasado de militancia política te puso una etiqueta que algunos verán adherida al costado (izquierdo) por más que ha sufrido mil fregados en dos décadas y media.
Es algo semejante a lo que ocurre con las encuestas. Cuyos resultados ve cada cual a su conveniencia y casi todos tienen un mucho de razón, según haya sido la empresa que confeccionó el cuestionario de rigor, quién la encargó y cuáles fueron los motivos para su elaboración. No creo haga falta poner ejemplos al respecto pues en cada proceso electoral se abre el debate pertinente.
En lo que los españoles hemos alcanzado cierto consenso es en las valoraciones que realiza el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), Organismo autónomo, dependiente del Ministerio de la Presidencia, y cuyos barómetros mensuales constituyen el reflejo de la opinión pública.
Cuando el 2012 casi se halla definitivamente atracado, el panorama no puede ser más desalentador. Un año de gobierno del PP ha venido a demostrar que muchos millones de votantes pecaron de ingenuos. Y que los que elaboraron su programa electoral lo eran más. O estando al corriente de que la situación era peor de la que nos pintaban, nos engañaron como bellacos con promesas que sabían de antemano que jamás podrían cumplir. Lo malo es que sea de una u otra manera, no estamos, precisamente, en manos de los gestores que la sociedad necesita.
Independientemente de que te dejo el enlace por si quieres profundizar en el análisis del ejecutivo (http://www.20minutos.es/graficos/todo-el-gobierno-de-rajoy-suspende-38/0/), vaya, por mi parte, un par de pinceladas:
El presidente, que comenzó este 2012 con una calificación de 4,5, ve reducida su ya exigua estimación a un raquítico 2,7. Y no es de extrañar. No solo no ha cumplido lo que prometió (ha hecho todo lo contrario), sino que en el primer cuarto de su mandato el escenario ha devenido a catastrófico porque las medidas adoptadas de nada han valido y lo que ha pretendido denominar sentar las bases para la recuperación, se ha traducido en un ataque frontal con sus brutales recortes en educación, sanidad y servicios sociales. Todo ello, junto a otras disposiciones que, bajo el pretexto de dinamizar la economía, solo han favorecido a los bien ubicados en el otro platillo de la balanza. Y que son, en definitiva, los responsables causantes del hundimiento, pero en manera alguna los que se vayan a sacrificar para reflotar la nave. Con lo que la brecha entre los pocos privilegiados y los muchos desgraciados ha alcanzado dimensiones tipo Gran Cañón del Colorado.
Y otro botón: nuestro ministro canario. Que hace pocas horas le pidió a los Reyes Magos una gran bolsa de petróleo a escasos kilómetros de las playas majoreras y conejeras. Con el encendido ánimo de que los turistas se bronceen mucho más rápido. Que alcanza tal grado de cinismo que juega con lo de la sostenibilidad medioambiental hasta extremos que rayan la tomadura de pelo. Que sabe que si de algo vamos sobrados en estas islas es de sol y viento. Pero el anhela con el fichaje como miembro del consejo de administración de Repsol. Que le posibilite, cuando las aguas vuelvan a su cauce, un plácido retiro, con viajes en primera clase y excursiones por los fiordos noruegos. No se va a quedar pescando en la presa de Soria.
El CIS, como el algodón, no engaña. Intereconomía, manual de estilo y catecismo de los adictos, tampoco. Y ese gobierno, que a finales de noviembre era calificado, de media en su conjunto, con un 2,9, volvería a ganar las elecciones. Los que siguen con los ojos cerrados o mirando a otro lado, me lo expliquen.

viernes, 21 de diciembre de 2012

Pifias periodísticas

Unas fueron publicadas en prensa. Otras son radiofónicas. Pero todas nos hacen esbozar una sonrisa. ¿En qué estarías pensando?, nos decían en aquellos tiempos mozos en que se nos presuponía enamorados las 34 horas del día. Bueno, sin más, ahí va una selección:
El público entusiasmado y puesto en pie aplaudió hasta enronquecer.
El cadáver presentaba heridas, al parecer mortales.
Las prácticas de los bomberos de Fuenterrabía se celebran todos los sábados una vez al mes.
Los ladrones penetraron furtivamente en el camerino de la virgen del Juncal.
El muchacho recitó magníficamente la conocida fábula de los galgos y los zopencos.
Falleció para siempre el que fue gran deportista bidasotarra Vicente Hernandorena.
La conducción tuvo lugar a las 7 de la tarde desde el domicilio del afligido cadáver.
El entierro se celebró en la intimidad de la finada.
Ha sido fichado por el Real Unión el popular Pepito Amantegui que procede del Badajoz y que actúa simultáneamente de defensa central y de medio volante derecho.
Según instrucciones del nuevo entrenador los entrenamientos del Real Unión se celebrarán todos los primeros jueves de cada semana.
Intenso tráfico en el puente internacional de Santiago, al coincidir el final de julio con el comienzo de agosto.
Por fin murió Erauso.
Paseando entre el ganado, saludamos al señor alcalde.
El partido entre el Real Unión y el Atlético Madrileño finalizó con empate a cero. Al descanso se llegó con idéntico resultado.
El señor alcalde dirigió magistralmente el pleno municipal.
En las proximidades del monte Ibardin se han comprobado varias pisadas de lobo. En opinión de los expertos y dado el sentido de la orientación de las huellas, se supone que el citado lobo era extranjero.
El baile fue amenizado por un numeroso cuarteto.
Se ruega a las señoritas que esta noche deseen acudir al salón de baile Fantasio, y para tener derecho a la reducción correspondiente, deberán ir con la matriz en la mano.
Al paso de la carrera ciclista de la Vuelta al País Vasco por la localidad de Vera de Bidasoa, los primeros iban en cabeza.
Con gran dolor para los amantes de la naturaleza, por orden del Ayuntamiento, los leñadores procedieron a cortar un árbol centenario de más de 1000 años.
El día de las opillas, los niños subieron al monte con los huevos en la mano.
Es de noche, y sin embargo llueve.
Ayer, día de Todos los Santos, se encontraba muy animado el cementerio.
Como consecuencia del descarrilamiento del topo cerca de la estación de Irún, fallecieron siete personas; afortunadamente, los muertos viajaban en tercera.
Absuelto el médico juzgado por desgarrar el bazo de una paciente. La acusación particular pedía un año de cáncer.
El diputado de Turismo vuelve al trabajo tras morir casi ahogado.
Encontrada una persona muerta. Se encontraba paseando a un perro cuando, según todos los indicios, y a falta del informe del forense, falleció por causas laborales.
El accidentado tiene daños cerebrales en el hígado, intestinos, vejiga y pérdida de visión.
Miguel Ángel Perera recibió ayer una cornada de 23 cm. en el muslo. El pitón le disecó la femoral y fue operado en la plaza.
Holanda ha solicitado 70 enfermeros/as españoles para la recogida de espárragos a través de la Red europea de búsqueda de empleo EURES.
Fallados los premios de Cultura 2001 de la Comunidad de Madrid. Estos gallardones reconocen la trayectoria musical, literaria y plástica.
Día del Sida. Se realizará una actividad de difusión de la enfermedad en la Plaza de Armas.
El recorrido de la Romería se hace a pie, salvo las personas mayores con dificultad para andar o los decapitados que son trasladados en las ambulancias de la Cruz Roja.
Seis de cada cuatro canarios creen que el Gobierno autónomo dedica pocos recursos a la lucha contra la delincuencia.
Quienes los han contado dicen que en España hay 2.208 millones de funcionarios.
A prisión por comerse un bocadillo de guardia.
Dos individuos propinaron una paliza de nacionalidad colombiana en la calle Plateros.
La princesa Magdalena de Suecia vive con su novio de cuatro meses.
Muere cosido a puñaladas por una gorra durante un concierto.
Se da a la fuga después de una reyerta con un muerto.
Un avión español se estrella por tercera vez en Turquía en lo que va de año.
Un Boeing 747 regresa a Madrid por una grieta.
Una dotación policial interviene una navaja de 11 cm. que merodeaba por el polígono industrial Bertola.
Unos vecinos culpan al obispo de hacer la vida imposible a un cura fallecido.
A las 14.31 horas de mañana comienza hoy la primavera.
Un turista alemán ahogado muere en Mallorca mientras esperaba una ambulancia.
Calle Azucenas. Piso exterior con ascensor de tres dormitorios, salón, cocina, baño, aseo y dos terrazas.
Entre este muestrario y las chorradas que publica mi amigo Ángel vamos servidos para estas Navdes (sí, Navidades recortadas). Feliz fin de semana.

jueves, 20 de diciembre de 2012

Vanas justificaciones

Tú imagínate que en las sesiones plenarias del ayuntamiento realejero, Adolfo se dedicara a preguntarle a Manolo que cómo va el desarrollo de la obra tal o cual. Cabría hacerse diversas interpretaciones. Y cada una de ellas sujeta a las elucubraciones de rigor. Por razones obvias de toda índole y bajo cualquier enfoque que pretenda dársele. Y es que uno entiende que tales cuestiones deberían ser planteadas por CC, PSOE e IU. Porque los concejales del PP, máxime cuando prácticamente todos están liberados y bien dotados de medios técnicos y humanos, tendrán tiempo para la comunicación interna y conocer todos los entresijos de la administración municipal.
Ahora bien, parece que algo tan elemental, aparentemente, se marca por otras directrices en ámbitos parlamentarios. Y, sobre todo en el Senado –otra muestra inequívoca de su inutilidad–, puedes comprobar cómo un militante popular pregunta a un ministro, o al propio presidente del gobierno, que cuánto dinero se va a asignar para el proyecto equis  a ejecutar en su provincia de origen. Y estarás conmigo que para tal menester basta con un teléfono. O un leche y leche.
Aquí en Canarias no podíamos ser menos. Bien sabemos que el ejecutivo de esta nacionalidad ultraperiférica está sostenido por un pacto entre Coalición Canaria y el Partido Socialista. Y a uno le causa cierta perplejidad el observar a un diputado del PSC-PSOE (Manuel Fajardo) que pregunta a Paulino Rivero (socio gubernamental) sobre la decisión unilateral del gobierno español de quitarle a los jubilados un derecho adquirido, cual es la revalorización de las pensiones. Ya se pueden imaginar ustedes en qué sentido iba la respuesta presidencial. Con girar cañones y resto de artillería pesada hacia el noreste (por ahí debe hallarse, más o menos, la ubicación madrileña), asunto finiquitado.
Al día siguiente es Ana Oramas la que interpela al presidente nacional acerca del abandono –qué otra disculpa podía ser– a que han sometido a Canarias. Como Antona tuvo tiempo de soplar a Soria lo que aquí había acontecido, José Manuel le señaló a Mariano que le devolviera la moneda. Repásate las intervenciones de ayer en el Congreso de los diputados y llega a esta conclusión: ¿Se merecen realmente el sueldo que están cobrando? Y para no esforzarse demasiado lo llevan apuntado. Menos mal que Rajoy últimamente ya entiende su letra. Es que él es más de números y cada mes hace una adición con al menos tres sumandos. Operación por la que siente especial adicción.
La mayoría de los políticos se han creado un mundo ad hoc. Y como no salen de él, creen que el resto de ciudadanos vemos la situación con sus mismos ojos. Y nos tachan de esquizofrénicos cuando pretendemos hacerles ver que su imagen no coincide con nuestra realidad. Que es ficticia, sumergida en un paraíso de cuentos de hadas y duendes. Si ustedes fueran capaces –soy consciente de que exijo un sacrificio enorme– de soportar una de esas tediosas sesiones de control al gobierno (creo que así se menta) en cualquiera de los dieciocho parlamentos que sufrimos en el país, colegirían con un servidor la inutilidad de tanto chiringuito. Nos espetan que lo contrario no sería democrático. Como si el hecho de enchufar a todos los componentes de las candidaturas electorales ofreciera mayor rentabilidad a la población, traducida en una mayor eficiencia en los servicios que nos prestan, o nos deberían prestar.
Y son esas vanas justificaciones las que los sostienen. Como ‘los arregostos son malos de quitar’, que repetía hasta la saciedad mi padre, viene a resultar que incluso la labor opositora se ha diluido con tanta comodidad. Son demasiados los ejemplos en que cargos sin responsabilidad alguna disponen de servicios, y sueldos del erario público, por supuestas contribuciones a la comunidad. Y digo –escribo– supuestas porque ni siquiera deben rendir cuentas ante la sociedad del dinero que perciben, que lo mismo lo justifican con la compra de bragas y calzoncillos.
Echo en falta que los partidos de izquierda, si quieren estar donde dicen estar y representar a la clase trabajadora, verdadera víctima de esta crisis que sigue estableciendo diferencias abismales, comiencen a romper esquemas a los que se han amoldado con una facilidad pasmosa. Se han aburguesado, permítaseme la expresión. Y los que las están pasando canutas necesitan espejos, modelos. No basta con promesas del bien quedar, con manifiestos, vídeos y presentaciones. Hay que mojarse y predicar con el ejemplo.
Otra vez pidiéndole manzanas al cirgüelero. No tengo remedio. Nací barrigón y aunque me fajaron de chiquito…

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Enormes dosis de cinismo

La sociedad española ha alcanzado tal grado de resignación que el PP, con su mayoría absoluta, podría acordar mañana mismo el suprimir los sueldos durante el primer semestre de 2013 y cada sector implicado protestaría un poquito y… nada más. Se ríen de nosotros por delante y por detrás. Los partidos de la oposición consideran justificada su presencia en el hemiciclo con un par de preguntas y a otra cosa, mariposa. Entre lo que uno lee y el otro también, pasan un rato aparentemente tenso, pero cuando las cámaras hacen mutis por el foro… ¿dónde comemos?
Pero con ser ello lamentable –la culpa es nuestra y solo nuestra–, hay aún una actitud que me causa horripilantes dolores de barriga: el cinismo del que hacen gala los dirigentes políticos, sindicales, bancarios… Porque ante la pasividad de un pueblo que alcanza cachetones cada cinco minutos, no tienen el más mínimo recato a la hora de ponerse ante un micro para soltar lindezas que rayan el descaro más absoluto. Y aunque hasta los jueces –quién nos lo iba a decir– ponen en solfa las medidas gubernamentales, entiendo que si no hay unión –lo malo es que no existe elemento aglutinador alguno– seguiremos cumpliendo a rajatabla los ejercicios de adelgazamiento que eso llamado Europa dicta sin rubor alguno.
Me cuesta mucho asignar un calificativo que lo defina, pero entiendo, y siendo demasiado benévolo, que José Manuel Soria es un impresentable de tomo y lomo. Alega que tienen mucha razón los que se manifiestan por no haberse actualizado las pensiones en la medida que la ley establece. Él, que hace un mes sostenía lo contrario. Tanto los comprende (a los pensionistas) que lo mismo no dudaría en colocarse detrás de la pancarta.
Llevan un año. Las medidas siguen sin surtir efecto. El paro aumenta sin freno. Las perspectivas no auguran mejoría hasta dentro de bastante. Se continúan agarrando al asidero de la herencia. Me temo que les dure la jaqueca los tres que restan. Mientras, nosotros enfermamos cada día un poco más. La gravedad nos atenaza y dudamos en adquirir los antídotos porque ni siquiera nos los suministra el seguro. Y claro, con las reflexiones socialistas (una de Tomás Gómez y dieciocho de Rubalcaba) y la búsqueda de un nuevo proyecto que se adecue a las caras de siempre (¿tendrán tiempo de hacer otro PSOE 2015 para seguir siendo el PSOE?), campan a sus anchas en este cada vez más notorio erial.
Esa eminente figura que se halla al frente de un sindicato –mentado en su día como ce ce o o–, Fernández Toxo, tras dos convocatorias puestas en tela de juicio, no cree ahora que la huelga general sea una solución. Paulino Rivero, en la presentación de su enésimo plan de (des)empleo, se congratula de que la economía canaria irá un poquito mejor que la española. Y no se sonroja. Ni este ni el otro. Eso sí, le ha entrado la manía de estirar el cogote que un día se le va a escapar el cuello de la camisa. ¿No te has fijado?
Puede que lo que vaya a escribir seguidamente no cuadre en los cánones del cinismo. Porque a lo peor es debido a la improvisación, a esa manera de gobernar si medir consecuencias y a salto de mata, a lo que vaya saliendo. El gobierno canario hizo un amago de enrocarse con los presupuestos para 2013. Más tarde debió arrepentirse y se percató de que la bravuconería de bien poco le valdría. Y hace unas semanas, tras darle el visto bueno en una reunión del consejo, los remitió al Parlamento. Los mismos grupos que forman el actual pacto (PSOE y CC) han presentado 75 enmiendas. Merced a las cuales, y por la presión habida –te remito a mi comentario del pasado viernes–, varios sectores (investigadores, becarios, escuela de actores, hospitales del Norte y del Sur…) podrán sacar la cabeza y respirar un fisco mejor. Pero todos esos millones deben surgir de alguna fuente. Y aquí viene la guinda: De producirse una mayor recaudación en el conjunto de los tributos respecto a la estimación en el estado de ingresos… Qué ilusos, qué manera de autocomplacerse, qué modo de autoengañarse, qué ganado tenemos al frente del corral, qué ineptitud nos invade, qué cínicos tan grandes.
No puedo justificar en modo alguno la violencia. Pero no me discutirás que hay gente que se la busca. Y a veces te dan ganas de exclamar: ¡Bien hecho! Pues eso es lo que le pasó ayer a uno (o una, no sé) de los cámaras de la tele canaria. Mientras Willy estaba en La Oliva hablando con Claudina para ir a partir juntos el año en la plaza de Corralejo, un poco más al Sur, a la altura de Puerto Cabras, un operario tuvo la desgracia de caerse de una torre de alta tensión. Y como ese tipo de sucesos son los que vende Daswani en su informativo de la sobremesa, cuando el intrépido reportero fue a la caza y captura del morbo, le salió un exaltado que casi le rompe la cara. Seguramente el que quiso tomarse la justicia por su mano, estaba, como yo, hasta las mismas narices de robos, juicios, cabras muertas, violaciones… Y no aguantó más. Don Miguel Ángel, para justificar la presencia del cámara, alegó que lo hacen para que este tipo de hechos no sucedan más. Y llevan desde sus inicios con idéntica cantinela. Es como lo que ocurre en Estados Unidos tras la última masacre: la gente sigue comprando armas para defenderse de los que ya las tienen. Cínicos.

martes, 18 de diciembre de 2012

Extrañeza

Desde el pasado viernes (día 14) este blog parece haberse disparatado. Saben aquellos que son fieles seguidores de las boberías que uno plasma por escrito –para que quede constancia–, que últimamente no suelo ‘colgar’ nada los sábados y domingos. Llámalo gandulismo, comodidad o como mejor te guste. Yo lo achaco a los recortes gubernamentales. Pues aun así (expresión utilizada en varias ocasiones en cierta revista política propagandística de barandas y arreglos varios, pero con el agravante de una preciosa tilde), desde que inserté el artículo titulado ACIISI (Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información), el número de visitas se ha disparado de tal manera que estuve toda la tarde pensando cambiar de profesión. Y hacerme, por ejemplo, tertuliano, que se lleva bastante. Más de trescientas ojeadas en el fin de semana.
Pero es que ayer lunes seguía la fiesta fisgoneadora y cuando redactaba estas líneas –próximo a las siete y media, que diría mi madre–, el marcador superaba las doscientas. Me quiero imaginar que no era por la insertada en esa mañana (Primer edil), sino que continuaba la dinámica de días anteriores, pues muchas procedían de países americanos, en los que, me consta, jóvenes canarios perjudicados por las restricciones presupuestarias desarrollan interesantes proyectos.
Ojalá abran los ojos los que disponen de los recursos. Y no cercenen excelentes posibilidades ni pongan cortapisas a un futuro mejor que este presente incierto y negro. Si he logrado aportar un granito de arena, me alegraría por ellos.
Me causó, asimismo extrañeza la fotografía utilizada para la portada en la revista arriba citada. Pues, entiendo y corríjanme los entendidos en las bellas artes, que para ilustrar un sugerente Los Realejos adelante, no pega ni con la gotita el mulo capado que cargaba lechones en sus dos raposas cruzando la cumbre para el oportuno comercio en las bandas del Sur. Es mi parecer, insisto, pero doctores tiene la iglesia.
Desconcierto, igualmente, las derivas del partido socialista. Somos tantos los que consideramos que la línea trazada por esa formación política va enfocada al abismo y hacia el fracaso más estrepitoso, que dudo muy mucho el que seamos los equivocados los que nos atrevemos a señalarle a la dirección actual que eso de devolver la ilusión es una quimera. O mejor, será imposible con esos mimbres, y esas caras.
Hay que movilizar al PSOE para presentar alternativas a la sociedad, manifestó el secretario general de Canarias. ¿Cómo? ¿Con más de lo mismo? Es que digan lo que digan, esa sociedad no les cree, no inspiran confianza. Porque hasta el partido popular les restriega en sus narices cualquier propuesta. Máxime cuando alguna de ellas era valorada negativamente hace bien poco. Pretenden reformar la Constitución. ¿Otra pincelada como la anterior, preñada de alevosía, nocturnidad y premeditación? ¿Y por qué no una de calado, que incluya la supresión del Senado, por ejemplo?
Celebraremos primarias entre las europeas y las autonómicas. Es decir, allá por los finales de 2014 y principios de 2015. Y ese mirlo blanco volará cual un espíritu santo cualquiera y posándose en el hombro de los millones de escépticos le susurrará a la oreja una nueva versión de la internacional.
Se están quedando solos. Cada día que pasa con menos militantes. Los que eran simpatizantes se han tornado en antipáticos. Y los que quedan agarrados a los escasos machitos, no se sueltan ante el temor de pasar a ser otros españolitos de oscuro porvenir.
Se antepone el proyecto político a cualquier otro experimento o cambio. ¿Pero qué alternativa va a ofrecer quien lleva mil años? Escriban lo que escriban, programen lo que programen, prometan lo que prometan, es un problema de credibilidad y eso no se solventa con parches, con tiritas. Hay que extirpar. Y si es preciso partir de cero, hágase, pero ya. No mareen más la perdiz. Si en un año nefasto de gestión de Rajoy, el PSOE sigue más hundido que el Titanic, ¿a qué milagro esperan? Presumo de conocer gente. Pues ninguno se pone contento cuando sale Alfredo en la tele. Ninguno. Tampoco cuando es Mariano. Pero mal de todos, consuelo de tontos.
Lo dejo, ni siquiera me van a prestar atención. Soy otro más de los erráticos. Y un vano consejo –otro más– a Tomás Gómez: tampoco estás para dar muchas lecciones. Te me pareces a Javier Abreu.
Se aproxima el ecuador de los mandatos municipales. Y como estimo, ya lo escribí otro día, que desde las agrupaciones locales es la única vía para hallar una salida a este embrollo, se sigue perdiendo un tiempo precioso. No digo que hagan como el singular Nacho González, que se autoproclamó candidato para 2015 desde hace bastantes meses, mas no se aprecian luces. ¿Y los manolos dónde están? ¡Ah!, a verlas venir. Vaya cambio. Deja ver si Paulino (quien se acaba de inventar la enésima estrategia de empleo, esta vez de 2.800 millones) se cansa del juguete. O si CC se cansa de Paulino.
¿Ya tú te jubilaste?, me preguntó un familiar el otro día. Debe ser que no se nota. Se me olvidaba: ¿Se ha reunido el secretario general insular tinerfeño con sus homólogos locales para unificar estrategias y…? Lo dicho. Mejor, lo escrito.

lunes, 17 de diciembre de 2012

Primer edil

Es frecuente, tal vez demasiado, que nos encontremos informaciones, casi siempre procedentes de los gabinetes de prensa municipales, como esta: El primer edil avanzó que… Y al igual que ocurre con el uso del vocablo adolecer, y que ya he tratado en este blog en más de una ocasión, me fui a ‘El dardo en la palabra’, de Fernando Lázaro Carreter (la edición que yo tengo es de 1997), a culturizarme un fisco apenas.
Me limito a copiar breves pasajes de lo que plasma quien fuera director de la Real Academia Española en el periodo de 1992 a 1998, y fallecido el 4 de marzo de 2004, en el artículo que lleva por título el que he copiado para este post (seguro que me tiraría de las orejas por esta palabreja). Con su habitual tono humorístico –ironía fina, entiendo mejor–, Lázaro Carreter critica estos usos, o modismos, que achaca a determinadas maneras periodísticas, pero que con el suplemento político, añado modestamente, ha causado estragos. Y los mencionados gabinetes de prensa adolecen (qué mala leche) de ambos.
Edil es concejal, a secas. Pues bien, “alguien agudísimo descubrió el vocablo por los desvanes del ayuntamiento –señala Carreter–, le gustó, pensó que era un modo muy refinado de decir ‘alcalde’ […], contagió a otros habladores, y todos juntos se pusieron a llamar ediles a los máximos jerarcas municipales y a rubricarlo por escrito”. Y prosigue: “Como la inventiva idiomática nunca falta, otro ingenioso cayó en la cuenta del error terminológico, y se sacó del caletre ese melindre que convierte al alcalde en primer edil”.
Se extiende luego el ilustre académico en comentar, asimismo, las excelencias de otro verbo, cesar, al que también solemos trastocar a transitivo. Por lo que sería conveniente de que “políticos, escribidores y habladores se enteraran de que uno puede cesar, es decir, dejar de desempeñar un cargo, pero no puede ser cesado, sino destituido”.
En sutil llamada de atención a esa pléyade de advenedizos, incide el maestro con esta genialidad: “No he oído ni leído que se le denomine ‘primer concejal’, por la simple razón de que se tiene claro el significado sobrio y más bien rancio de esta última palabra, y a nadie se le ocurriría jugar con ella y forjar semejante sandez; pero edil es más volátil y vagaroso, lo cual facilita el trabajo a los sandios, que son incansables”.
Sin desperdicio el último apunte: “Lo de edil lleva el mismo rumbo (el lamento del intercambio de cesar por destituir, que parece no tener arreglo) con el favor probable de muchos alcaldes, a quienes agradará ser motejados de primer edil. Al oído, es una delicadeza superior”.
No se tome a mal, mi alcalde –que no primer edil–, Manolo Domínguez, el que haya ubicado su fotografía en el artículo de hoy lunes –primer día, por cierto, por el que debo transitar con una nueva muesca en el revólver de mi existencia; ños, me quedó bonito–, sino que del amplio muestrario que me brinda el país –que no el mundo–, he creído oportuno decantarme por lo cercano, haciéndole el honor correspondiente. Y si por un casual, aunque difícil lo vislumbro, tuviera o tuviese conocimiento de la tamaña osadía de un servidor, sugiérole que dirija sus dardos contra objetivos más cercanos a su despacho, porque, entre otras cosas, no me pagan por esto. Algunos, que sí cobran, bien podrían prestar un poco más de atención. Lo otro “solo revela el desparpajo con que se gana el pan bastante gente, sin el menor sudor de su lengua” (o su pluma).
Te comento, para finalizar, que también el verbo adolecer, al principio señalado, es objeto del pertinente comentario en el precitado libro, página 381, por si alguno de los cientos de ‘nuevos periodistas’ que se acomodan en los pesebres consistoriales sin mayor mérito que el ser amigo de o afiliado a, estiman conveniente cuidar los comunicados que remiten a los diferentes medios de comunicación. Ya sé que no solo no me lo van a agradecer, sino que me reprocharán por estas líneas. Allá ellos, malagradecidos (de los que está el infierno lleno, decía mi madre). Qué ingrato es, casi siempre, mantener un blog actualizado y con un mínimo de dignidad. Ya te lo dije tiempo atrás: para lo superfluo dispongo del feisbuc.

viernes, 14 de diciembre de 2012

ACIISI

Me envía unas letras un joven doctorando que se halla en estos momentos en México y que ha enfocado su campo de investigación hacia un elemento de importancia capital en Canarias: el agua. Tuve la oportunidad, tiempo atrás, de contestar a unas preguntas en un cuestionario que me pasó y que era un simple botón más en esa toma de datos para la redacción de una tesis doctoral en torno al líquido elemento antes mencionado en nuestro pueblo de Los Realejos.
En ellas mostraba su enorme preocupación ante el negro, más que oscuro, porvenir, debido a los brutales recortes que se vienen produciendo en los sucesivos presupuestos de las diferentes administraciones públicas. Entre ellos el cierre total del grifo para la Agencia Canaria de Investigación, que supondría, además, la supresión de las becas que están haciendo posible, ni más ni menos, los propios objetivos que dicho órgano fija en su exposición de motivos y, al menos en la teoría, su propia razón de ser. Lo que demuestra, una vez más, que a los políticos se les importa un rábano sin hojas el desdecirse a los quince segundos de haber proclamado a bombo y platillo cualquier noble iniciativa. Y más pena, o rabia contenida, el comprobar cómo son capaces de vaciar de contenidos lo escaso que han planificado de cara al futuro, mientras dejan cobrando a directores, gerentes y asesores de empresas públicas que solo sirven para gastarse una purriada de euros en dos peceras.
Y antes de seguir, vayan estas líneas extraídas de la presentación en la propia web institucional:
La Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información (ACIISI) es el órgano de la Administración Pública de la Comunidad Autónoma de Canarias competente en el fomento de la investigación y el desarrollo científico y tecnológico, de la innovación empresarial y el despliegue de infraestructuras de telecomunicación y de servicios de la sociedad de la información.
La importancia que el Gobierno presta al desarrollo de una economía basada en el conocimiento en Canarias queda de manifiesto en la decisión del presidente del Ejecutivo, Paulino Rivero, de situar a la Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información bajo su gestión directa.
Canarias requiere un esfuerzo singular para avanzar en la modernización y en la articulación de todo el sistema de innovación, elemento clave para que las empresas del Archipiélago sean competitivas en un entorno global. Ello permitirá acortar el diferencial con las medias española y europea en los indicadores relativos a I+D+i, tarea a la que la ACIISI dedica sus esfuerzos con objeto de situar a Canarias a la cabeza de las regiones europeas con economías basadas en los servicios (y particularmente del turismo) con la incorporación de la innovación a las actividades productivas.
Es el colmo de la desvergüenza. Así pretende nuestro ‘inmortal’ presidente llevar a cabo estos loables cometidos. Mandando a freír chuchangas a un colectivo del que la Comunidad Autónoma debería sentirse orgullosa y en el que, en cualquier otro país del mundo, se depositaría la confianza “para avanzar en la modernización”. Pero a Paulino, apoyado por un partido socialista que no se destaca por su coherencia y que sigue dando enormes bandazos, le basta, aparte de arrogarse la gestión directa, con el discurso lastimero ante Madrid y el sensiblero de andar por casa traducido en el trabajo para los canarios. ¿Qué trabajo, si ustedes mismos se lo cargan?
Tal vez estemos empeñados muchos en pedir peras al olmo. Y puede que se trate realmente de un problema de notoria falta de capacidad. Vamos, traduzco, que no da para más. Pero el gobierno al completo. Porque no hace falta ser un lince, y cualquier ciudadano elaboraría un listado al respecto, para percatarse de lo que es importante y poner en los platillos de la balanza lo superfluo, de un lado, y lo vital e indispensable, del otro.
Escuchaba ayer las quejas de los alumnos de Enseñanzas Superiores de Arte Dramático (la denominada Escuela de Actores de Canarias) porque su presupuesto iba a sufrir una minoración del 40%.
No ya cada viernes sino cada día soportamos impertérritos y de manera estoica cómo el ocurrente de turno (ministro, consejero, director, concejal…) se inventa otro ataque a la cartera de los más débiles. Cobraremos los medicamentos, pagaremos por las recetas, apoquinaremos el transporte a los centros médicos… La justicia, la sanidad, la educación volverá a ser todo lo elitista que te permita el bolsillo. ¿Investigación? Chacho, eso qué es.
Usar una ambulancia (para ir al hospital) costará cinco euros. Utilizar el helicóptero de emergencias (para una novelería presidencial; ir a una luchada a Tao y de paso saludar a Rita) no costará un céntimo. Los becarios de la ACIISI –caso que nos atañe– verán cercenada la posibilidad de continuar con sus estudios y proyectos. Las ilustrísimas señorías (diputados y senadores) mantendrán sus privilegios y canonjías. Y no sigo los ejemplos porque me harían falta unos cuatro o cinco paquetes de folios.
¿Para qué investigadores si la grey (política) se basta para los trabajos de campo (captación barata de votos) y las prácticas de laboratorio (pactos y componendas al uso)?
¿Para qué más actores si les basta con sus escenas de dormitorio y con sus representaciones teatrales en las bancadas respectivas?
¿Para qué innovar si les va de puta madre? ¿Para qué preocuparse con el paro galopante si cobran sustanciosos sueldos libres de polvo y paja?
Mientras, debatimos en tertulias, protestamos en pequeñas dosis, inundamos los medios de comunicación (todos vendidos al mejor postor) de artículos de opinión y de jugosos comentarios, pero ¿y qué? Cada cual por su lado, cada sector haciendo la guerra por su cuenta. Sin percatarnos de que estamos así favoreciendo el que los que tienen poder decisorio, y para nuestra desgracia mucho más ineptos que el común de los mortales, continúen con sus desmanes. Hemos alcanzado tal grado de mansedumbre y gregarismo –sindicatos al frente– que damos por bueno el que nos den cogotazos un día sí y el otro también.
Hubiese sido mucho más práctico el que los mayas, aún estamos a tiempo, acierten en sus profecías, porque si el 2013 se vislumbra más negro que este que finaliza –salvo para la casta–, ¿qué futuro tiene una sociedad que ataca las bases más elementales de un estado democrático, a saber una juventud sobradamente preparada, pero a la que cerramos puertas e invitamos a labrar porvenires allende nuestras fronteras? ¿No teorizas, precisamente, Paulino, con lo contrario? ¿En qué coño quedamos? ¡Ah!, incluyo en la frase anterior lo que yo considero un pleonasmo (coño) para que no dudes de mis señas de identidad canaria a pesar de mi no coincidencia con tu nacionalismo barato. Si no, para ser consecuente con tu praxis, cárgate la ACIISI y dile a los jóvenes becarios que suban a El Lance a llorar con el guanche. Pero que no lo imiten, por favor. Ni siquiera sería para el gobierno que tú representas un cargo de conciencia. Y si me vas a contestar que la culpa es de Rajoy que no ‘gira’ (¿tú fuiste al cuartel, no?), ahórrate el viaje. Como los que haces a Madrid cuando lo puedes resolver por teléfono.
Y ya acabo. Espero haber anexado otro grano de arena a las justas reivindicaciones de los investigadores de la ACIISI afectados por los presupuestos de 2013. Invito a cualquiera de ellos a cambiar de tema en su tesis para estudiar en profundidad los recortes en el capítulo I de los presupuestos (en todas las administraciones), sobre todo en el apartado de gastos de personal (político) y colegir, comparativamente, que no todos apretamos el cinturón. No, desvergüenza no, inmoralidad. Lo malo es que los borregos se la consentimos.
Otro post que no alcanzará el medio centenar de visitas, pero si creen que voy a desistir, deberé señalarles que me queda jubilación para rato y le puedo dedicar a esto todo el tiempo que me dé la realísima gana. Y para que rime, feliz fin de semana.
¿El porqué de la foto? Por el trabajo de Aníbal, que se lo merece.

jueves, 13 de diciembre de 2012

Quédate conmigo

Ayer Día Internacional de los Probadores de Sonido (12-12-12; leer, uno, dos; uno dos; uno, dos) no estuve muy disgustado. Los problemas se van resolviendo y Rajoy me dejó mucho más tranquilo con su afirmación: “En cuanto podamos, revalorizaremos las pensiones”. Y como todos, jubilados o no, sabemos de la pata que cojea el presidente, llegaremos a la conclusión de que nos ha espetado otra mentira y que jamás de los jamases volveremos a recuperar lo hasta ahora perdido. Tendríamos que contestarle con el consabido “cuéntame una de chinos”, pero la verdad es que no sabemos si valdrá la pena.
Ayer, en el debate parlamentario, Mariano y Alfredo, como casi siempre, se repartieron las culpas y se lanzaron los trastos (verbales) a la cabeza para luego echarse el cortado en el lugar de costumbre. Me imagino que a 60 céntimos, incluido el leche y leche. Oye, sentí pena de la pobre Soraya Rodríguez, la portavoz socialista en el Congreso de los Diputados, ante las insistencias de los periodistas acerca de los movimientos sísmicos habidos en el seno del PSOE para el cambio de sillas, y de cromos –nadie habla de proyectos, programas y líneas de actuación–, que propugnan abiertamente muchos militantes. La cara era todo un poema. Como la que se le pone a Rubalcaba cuando propone establecer lo mismo que denegó un año atrás.
Menté a los chinos en el párrafo anterior y resulta que nos van a resolver los problemas del transporte. Al menos en Gran Canaria. El ínclito Bravo de Laguna no sé qué demonios les habrá contado, pero él asegura que invertirán para construir el tren. Lo malo es que esta gente está acostumbrada a las largas distancias y como copien el modelo de su país en la isla redonda, lo mismo se escapan los vagones por el faro de Maspalomas.
Pero lo que realmente me dejó verdaderamente relajado fue el anuncio de que sí participaremos en el festival de Eurovisión. No nos vamos a rajar como los portugueses y estaremos en Malmö dando el cante. Y escucharemos cómo nuestros vecinos nos conceden los doce puntos de trámite para que puedan seguir cruzando la frontera en busca del combustible unos céntimos más barato. A cambio, nosotros les compraremos toallas, calcetines, ovillos y madejas. Aunque yo tenga que estar luego con los brazos estirados cuando mi mujer los necesita para el punto. ¿No me entiendes? Qué suerte tienes.
Le he pedido el título prestado a Pastora Soler, al tiempo que inserto la foto de Malú, quien tiene, por lo visto bastantes boletos para viajar a Suecia. Eso me contó Susana Uribarri, la hija del recordado –sobre todo por los viejitos– José Luis, el eterno comentarista de los entresijos festivaleros y que sabía el resultado de la votación antes de que el locutor abriera la boca y diera paso a los portavoces de los diferentes países.
Nos gastaremos, como siempre, buen pastón, pero la noble causa lo requiere. Y a ello hemos colaborado espléndidamente los pensionistas. Amén de todos los funcionarios públicos. Parte de la paga extra cambiará de latitud y se nos situará mucho más al norte. Dicen que por el hecho de prestar el consentimiento para acudir a la cita, o al evento, hay que apoquinar unos doscientos mil euros. Algo así como la matrícula. Luego vendrán los gastos de funcionamiento, incluido el comedor (los docentes sabemos de qué hablamos). Un par de milloncejos apenas.
Yo lo comparo con los fuegos del tres de mayo en Los Realejos. Es la tradición la religiosidad, la devoción… Es una novelería como otras tantas que no tienen razón de ser. Ni en crisis ni en épocas de bonanza económica. Y se quedan con nosotros de mala manera. Y somos tan imbéciles que no nos rebelamos contra semejantes caprichos. La excusa de no hay dinero no vale para determinadas situaciones y los raseros disponen de diferentes varas de medir.
Quédate conmigo puede ser, igualmente el lema de campaña para cualquier partido político en las próximas elecciones. Muy musical y lo suficientemente atractivo y sugerente. Vale para el discurso del candidato, en especial el de aquellos que han perdido demasiada clientela, pero también valdría para los escépticos votantes, quienes podrían recurrir a la interrogativa ¿te estás quedando conmigo?
Hoy es 13, Santa Lucía. Los viejos decían que a partir de tal fecha menguaban las noches y crecían los días. Era la época en la que nada se conocía de equinoccios y solsticios, pero atesoraban gran capacidad de observación, de lógica y de sentido común. Que ahora hemos perdido.
En fin, estimado: quédate conmigo.

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Fin del mundo

Creo que los mayas se van a equivocar. Y podremos disfrutar un 2013 tanto o más recortado que este que va concluyendo. El fin del mundo cruel en el que malvivimos va a tener que esperar. Había una ligera esperanza en que uno de los dos asteroides que andan locos por esos espacios (el Tutatis y el 2012 XE54) nos rozara un fisco y nos mandara a descansar en paz. Pero los astrónomos, que se pegan toda la santa noche mirando pa´rriba (por el día se encandilan con el sol), han estudiado con detenimiento las trayectorias y ni siquiera con unos buenos anteojos vamos a ser capaces de entreverlos adecuadamente. Por lo que la tremenda lejanía no va a ser un factor de suerte en esta lotería que nos pudo haber tocado. En fin, otra vez será. A seguir sufriendo en este valle de lágrimas. El que no esperó fue Antonio Cubillo. Al que los medios de comunicación han concedido un despliegue sin precedentes. Y a la cabeza, la autonómica, con repeticiones incluidas. Surgieron muchos más seguidores que el número de votos obtenidos en participaciones electorales de años idos. No pierdan, pues, la esperanza, porque la muerte nos eleva a los altares.
En Los Realejos tenemos nueva imagen corporativa. Y se columbra una flamante R. Que nada tiene que ver con cierto adjetivo que usamos en Canarias con mucha frecuencia para definir  a ciertos individuos con limitaciones notorias de alumbrado. Ni con Rajoy. Al que jueces, fiscales y abogados demandan que intervenga ante la inutilidad de Gallardón, especialmente criticado por aquellos. Yo pensaba que este colectivo tenía la sesera bien amueblada. Máxime cuando se les presupone un trabajo de tanta enjundia. Pero cuando tuve información de su petición, me defraudé enormemente (a mí mismo mismamente). Porque si los susodichos creen que el presidente Mariano va a hacer algo más que el ministro, que esperen sentados y con la toga bajo el brazo. El día en que el gallego actúe, ocurrirá un milagro al revés y la civilización maya volverá a poblar los confines americanos. Desde allí nos remitirán, merced a las nuevas tecnologías, sus predicciones.
Y será en ese preciso instante cuando los socialistas convoquen las tan prometidas primarias (no las habrá hasta que las elecciones se vislumbren). El actual equipo dirigente en Madrid debe estar más ciego que todo el colectivo de la ONCE reunido. Dice el propio Rubalcaba: "No podemos pretender volver a ganar las elecciones con más de lo mismo". Y te juro que no alcanzo a captar tan profundo juicio. Ignoro la capacidad de raciocinio de la grey, aparte de la comisión ejecutiva federal, por lo que no me hallo en condiciones, ni físicas ni mentales, para poner en entredicho tanto silencio. A no ser que el agradecimiento se haya tornado en un auténtico pesebrismo (sin mula ni buey).
Yo, afiliado solo a Mundo Senior, estoy con Chacón en lo de que no hay tiempo. Y lo extiendo, en cascada –como les encanta mentar el proceso–, a todos lo niveles inferiores. Puede que en Ferraz hayan suprimido el mapa mural en que comunidades autónomas y ayuntamientos se signaban con un color diferente al azul actual. Y tras haber arrojado a la basura a la ominosa representación gráfica, es decir, muerto el perro, acabáronse las vicisitudes.
En la vida cotidiana las cosas resultan ser mucho más sencillas. Y cuando es menester afrontar una situación complicada, cuanto más pronto mejor (no dejar para mañana lo que puedas hacer hoy). Sin embargo, esas mismas personas, cuerdas, sensatas y racionales en su esfera familiar, se convierten en rara avis, o ave extraña, cuando les da por picotear en otros corrales. Y si son de carácter público, chacho, chacho. Oh, fíjate tú que en la calle portuense de La Hoya van a colocar un imbornal para que no se formen charcos. Lo que hay que escuchar. Pongan a Bob Esponja, que chupa más.
Pues sí, amigos, me voy un rato a navegar por esos vericuetos de la Internet y a colgar un par de cosillas en feisbuc. Para descansar del ajetreo que llevo ordenando fotos de La Gomera. Como no hay elecciones a la vista, estoy como los políticos, sin muchas prisas…
Mentira cochina. Estoy agobiado. Ayer no levanté el culo de la silla en todo el santo día. Yo creo que necesito unas vacaciones. Y como el Imserso me tiene en lista de espera para un viaje cultural y no me da una alegría, creo que me voy a embarcar por mi cuenta antes de que sea más tarde.
Ya está. Hasta mañana.