miércoles, 29 de febrero de 2012

Doña Rosario Oramas (1)

Revolviendo en ‘papeles viejos’ he hallado una copia del periódico independiente El Memorándum, el número 1055 (año XVI), correspondiente al 30 de abril de 1889, ejemplar que no se encuentra digitalizado en Jable, para mi desgracia, pero que aprovecho, y copio, la reseña que del mismo se hace en esa web de la Universidad de Las Palmas:
Apareció bajo la dirección de José Manuel Pulido como órgano oficial del Partido Republicano de Tenerife. Criptorrepublicano en los primeros años de la restauración, lo que no quiere decir ajeno a las polémicas con los órganos monárquicos, sus correligionarios de Santa Cruz de Tenerife, La Laguna, La Orotava y Santa Cruz de La Palma decidieron salir, poco a poco, del anonimato en la primavera de 1879 para adherirse a la reciente circular de abril elevada por el periódico madrileño "El Tribuno" a todos los demócratas del Estado. Luego, tras el acceso de Sagasta al poder y, más aún, desde la promulgación de la permisiva ley de imprenta de 1883, actuó abiertamente como órgano oficial del Partido Republicano de Tenerife, en cuya cúspide figuraban los ya históricos José Suárez Guerra, Miguel Villalba Hervás y José Manuel Pulido, suscribiendo con posterioridad todos los llamamientos de la prensa demócrata de Madrid. Con una línea editorial esencialmente pragmática, a remedo de la emprendida años atrás por "La Federación", lo que le ocasionó más de un encontronazo con periódicos tinerfeños de ideología afín, prolongó su trayectoria hasta 1895 ocupando un lugar de privilegio, al calor del fuerte enraizamiento del republicanismo en Santa Cruz, en el panorama periodístico de Tenerife.
En el ejemplar citado en el primer párrafo se inserta una curiosa crónica, a manera de diálogo imaginario, en la que se resalta la figura de doña Rosario Oramas. Sin más, la transcribo (tal cual el original, no se asusten si atisban alguna falta de ortografía). Espero que, al menos, algo signifique para los amigos rambleros. Decía así:
DOÑA ROSARIO ORAMAS
–¿Y dice V. que este pueblo es San Juan de la Rambla?
–Si, señor, así le llaman.
–Pues bien, ya que he admirado sus agrestes barrancos y sus imponentes montañas que se alzan al cielo sobre alfombras de verdura, ceñido el cuerpo por vistosa túnica de cañaverales y platanares, des­nuda la cabeza, calva de vegetación, como rindiendo homenage al Dios de las alturas imponiendo respeto al transeunte; mien­tras descansa el tiro del carruage, bien ne­cesitado de reposo después de tan larga jornada, recorreremos el pueblo, aprove­chando yo el conocimiento que tiene V. de la localidad, para mis anotaciones.
–Acompañaré á V. con mucho gusto y le suministraré cuantas noticias sepa y V. desee; pero le advierto que poco hallará digno de anotar.
–Ante todo, digame V. ¿se ha padecido aquí recientemente alguna epidemia? Veo muchas gentes de luto; ya en la carretera, en el trayecto de un kilómetro de la población, convertido á lo que parece en paseo, vi dos grupos de jóvenes, algunas be­llisimas, vestidas de negro: por ahí acaban da pasar algunas niñas también enlutadas y las que están en las ventanas de aquellas dos casas visten el mismo trage. O es há­bito ó algun contagio ha llevado hace po­co á la tumba madres, hermanas...
–Ni es hábito, ni ha habido aquí epide­mia recientemente ni nunca, en buena ho­ra lo diga. Sin embargo, es como si hu­bieran pasado á mejor vida muchas ma­dres y muchas hermanas. Hace quince días ha muerto la madre de los pobres, la hermana de todos; ella enjugó muchas lá­grimas, alivió muchas desgracias y prodi­gó muchos consuelos. Su casa era casa de beneficencia para el que necesitaba los au­xilios de la caridad; fonda para el forastero; punto de reunion para todos. Por eso tantos lutos, sin que varias de las que lo llevan tuvieran mas lazos de union con la finada que los que unen á las almas gene­rosas; los de la gratitud ó la admiracion.
–Sería muy rica esa señora.
–La principal riqueza para al bien, es el deseo de hacerlo. Poseyó una mediana for­tuna: aquí pasó por rica; pero murió casi pobre. A vivir cinco años más, no tiene otra propiedad queda que á todos nos está reservada en el cementerio. En socorrer necesidades privadas o en hacer donativos en favor del interés público, consumió la mayor parte de su patrimonio. No aspiró a la gloria póstuma; fué avara de las her­mosas satisfacciones que produce al espí­ritu ver y saborear el fruto de las buenas obras.
(continaremos mañana)

martes, 28 de febrero de 2012

La creación (de los políticos)

Entre todos los correos recibidos últimamente y que hacen referencia a los políticos de este país nuestro, me ha parecido oportuno reproducirles el que más abajo inserto. Pensaba escribir de las declaraciones de Urdangarin –que se resumen en que él pasaba por allí–, de los cientos de imputados por extrañas componendas en la gestión de las administraciones públicas, del sablazo que nos han dado en la nómina de febrero porque es menester reconducir los excesos de los banqueros, del periodo de información pública y admisión de sugerencias al que ha sido sometido el Plan General de Ordenación de mi pueblo (loable medida del Consistorio), de la queja del alcalde de Las Palmas por el chicharrerismo de Paulino Rivero (El Día no opina los mismo), y, en fin.
Vamos allá con lo prometido:
Y Dios pobló la tierra con espinacas, coliflores, brócolis y todo tipo de vegetales para que el Hombre y la Mujer pudieran alimentarse y llevar una vida sana.
Y Satanás creó McDonald's, y MacDonald's creó el Big Mac. Y Satanás dijo al Hombre: “¿Lo quieres con patatas y Coca Cola?” Y el Hombre dijo: “Sí, y en tamaño grande”. Y el Hombre engordó.
Y Dios dijo: “Haya yogurt para que la Mujer conserve la silueta que he creado con la costilla del Hombre”.
Y Satanás creó el chocolate. Y la Mujer dijo: “Con almendras”. Y la Mujer engordó.
Y Dios creó las ensaladas y el aceite de oliva. Y vio que estaba bien.
Y Satanás hizo el helado. Y la Mujer dijo: “De nata y fresa”. Y la Mujer engordó.
Y Dios dijo: “Mirad que les he dado frutas en abundancia que les servirán de alimento”.
Y Satanás inventó los huevos con chorizo.  Y el Hombre dijo: “Y con Panceta”. Y el Hombre engordó y su colesterol malo se fue por las nubes.
Y creó Dios las zapatillas deportivas  y el Hombre decidió correr para perder los kilos de más.
Y Satanás concibió la televisión por satélite  y agregó el mando a distancia
para que el Hombre no tuviese que cambiar de canal  con el sudor de su frente. Y el Hombre dijo: “Y quiero una cervecita”. Y el Hombre aumentó de peso. 
Y Satanás dijo a la Mujer: “Son apetecibles a la vista del Hombre unos aperitivos”. Y la Mujer le acercó al Hombre patatitas fritas, palitos salados, cortezas, más chorizo y otra cerveza. Y el Hombre, aferrado al mando a distancia, comió los aperitivos, que eran abundantes en colesterol. Y vio Satanás que estaba bien. Y el Hombre llegó a tener las coronarias obstruidas.
Y dijo Dios: “No es bueno que el Hombre tenga un infarto”.  Y, entonces, creó el cateterismo y la cirugía cardio-vascular  y las unidades coronarias.
Y Satanás creó... la Seguridad Social.
Y, ya cansado, dijo Dios: ¡Anda y que os den por culo a todos! Y creó a los políticos. Y en eso andamos…
Como lo funcionarios tienen (hemos tenido) tan mala prensa, ya me los imagino en sus respectivos despachos elaborando presentaciones de PowerPoint, bajando imágenes curiosas de Internet, colgando vídeos en You Tube… O a lo peor no, y puede que sean los mismos políticos (por aquello de oponerse a lo que sea) los que se dedican a este noble oficio que se supone reservado para los jubiletas. Porque somos, y no me lo niegues, los que con tanto tiempo libre inundamos bandejas de amigos y conocidos. Y no comprendemos cómo alguno se queja con el consabido ‘no me da tiempo de abrirlos todos’, Pero si solo son unos cientos apenas. Además, escogidos. Pues todos nosotros, casi sin excepción, hacemos una selección previa de aquellos que entendemos puedan causar impacto.
Bueno, fans míos, se nos acaba febrero, aunque este año consideró adecuado regalarnos ese día más. Y como el médico me dio cita para ese 29, estoy de un contento subido. ¿Se imaginan que el año no hubiese sido bisiesto y tener que esperar un cuatrienio? Chacho, ni la Seguridad Social. Sí, la creada por el Diablo. Cruz, perro maldito.

lunes, 27 de febrero de 2012

Menos mal

Estaba Albert Einstein (cuyo cerebro se halla desperdigado, eso dicen, por medio mundo) bastante preocupado porque su famosa teoría podía venírsele abajo. Ahora se ha descubierto (otra vez) que un cable mal conectado había hecho posible que el velocímetro que controlaba los ya famosos neutrinos marcara un exceso de kilometraje. Menos mal que no había radar por los alrededores.
Se fue Mariano Rajoy hasta Italia para desde allí –bien le gusta a los políticos sorprendernos desde allende los mares– señalarnos que hasta el 30 de marzo no piensa presentar los presupuestos generales del Estado. Primero nos caerá la breva (de madura, que no por méritos) en Asturias y Andalucía y luego nuevo hachazo a los de siempre, incluidos los pensionistas. Menos mal que no iban a tocar este apartado. Si lo llegan a hacer, estaría ahora pidiéndole a Paulino que me nombre asesor de Milagros.
Pues sí, ya la señorita Luis Brito tiene nuevo acomodo. Será la segunda de a bordo en eso de la Zona Especial Canaria (ZEC), al frente de la cual se halla el palmero Juan Alberto Martín (el que inauguró con una cagada la Casa Municipal de la Cultura de Los Realejos; creo que ya te lo había contado: pasó por debajo de la cinta y se fue derechito al cuarto de baño más cercano). Por eso te digo yo que estoy desaprovechado. Menos mal que tengo este blog; de lo contrario, qué sería de mí.
Vaya disputa encontramos entre las comunidades autónomas de Madrid y Cataluña con respecto a la promesa que mantiene cierto magnate norteamericano acerca de ubicar en esta país un oasis económico-financiero-laboral denominado Eurovegas. Va a ser el no va más, la definitiva solución a los millones de parados. Se va a ir la crisis a tomar viento fresco para siempre jamás. Y los pensionistas dirigiremos el tráfico y ayudaremos a cruzar a los empedernidos jugadores que nos dejarán propinas a mansalva. Menos mal que Eurodisney sigue en números rojos. Y es que los gabachos son unos negados.
Vuelvo a los neutrinos. Porque se han localizado unos elementos mucho más rápidos. De los que salen del trabajo a las tres y están en casa a la una. No se sabe a ciencia cierta, en ello están los investigadores, si van o vienen. Por supuesto, los políticos de Lanzarote. Qué reflejos, qué desvíos, que toques por dentro… qué jeta. Te doy la presidencia. No merezco tanto, me conformo con la vice. Pero lo extendemos a Teguise. ¿Y qué hacemos con Arrecife? Hablaré con Paulino. ¿Qué neutrino? ¿Y qué dice Soria? Le falla la memoria. Menos mal que solo se trata de reproducir los pactos en cascada y no hay nada escondido (llámalo intereses de todo tipo) detrás de tales turbias actuaciones. Caliéntate un  fisco más, Timanfaya…
No acabo de comprender muy bien (qué raro) esta nueva propuesta del gobierno nacional, que tan acertadamente dirige Soraya, por la que se van a pagar todas las deudas de las administraciones públicas. Es como este enésimo invento de Paulino para sacar 75 millones de euros del acantilado de La Garañona (El Sauzal) y dar trabajo a millares de parados. Esa es la primera pregunta: ¿De dónde demonios sale ahora el dinero? Se abonará primero a los que perdonen parte del capital. Es decir, una empresa pequeña que lleva esperando años y que solo reclama un servicio que prestó allá en la lejanía de los tiempos, ahora tiene que hacer otra merma para conformarse con una miseria. Y puede que hay tenido que despedir por el camino a parte de su plantilla.  Voy a pesar al revés: imagínate que eres tú el que debes dinero a esa administración. No, no me vale el ejemplo, ya me hubiesen cortado la luz, el agua y puede que desahuciado, ¿o no? Sigo: este año correspondía la 10ª. edición del Festival Internacional de Folclore Arautápala. Lo van a suspender, creo. Uno de los ayuntamientos participantes (patrocinadores) en el evento (así lo mentan ellos) debe la friolera de las tres ediciones anteriores (bastantes miles de euros). Los organizadores (Higa y Magec) siguen mirando pa´l palomo. Parece que no le es suficiente hipotecar los instrumentos, mucho menos tal y como anda el patio. Detrás se hallan empresas de transportes, de sonido, hoteles… Y ahora le proponen que la solución pase por la rebaja de turno. ¿Estamos locos o qué? Siempre se rompe la cuerda por la parte del más débil. Menos mal que los políticos están en ello.
Y menos mal que ya acabé.

sábado, 25 de febrero de 2012

Un entusiasta dehesero (13)

Como lo prometido es deuda, recuerden que nos quedó pendiente unos breves de una prolija información aparecida en Gaceta de Tenerife, 21 de octubre de 1933, página 5, acerca de un mitin de Acción Popular Agraria y de la Unión de Derechas. Con unos significados titulares, como bien pueden comprobar en la reproducción del citado ejemplar, destacamos unos párrafos:
Ayer, en el simpatiquísimo pueblo del Realejo Bajo, y a las cuatro y media de la tarde, conforme estaba anunciado, tuvo lugar el acto organizado por los Comités unidos de Realejo Alto, Realejo Bajo y San Juan de la Rambla, de propaganda de los nobles postulados que Acción Popular Agraria defiende, y a la que ésta aspira a que arraiguen en todo el país, de tal forma y con tal sentimiento, que se hagan carne de su carne. Y a que todos los hombres conscientes y conocedores de la gran gravedad del momento, la hagan suya, la defiendan y la amparen, acudiendo todos, hombres y mujeres, como una sola persona, a depositar su candidatura en las urnas, que será el acto más noble y más glorioso, el rasgo de más honor y más españolismo, que servirá para que en esta España, que siempre fué de los españoles, vuelva claro y refulgente, más potente y brillante y más poderosos a erguirse sobre las cabezas de los honrados ciudadanos este sol de orden, de respeto y de paz.
La intervención de don Guillermo Camacho y Pérez Galdós, se expresa en la crónica, sirvió para hacer callar las interrupciones que unos cuantos revoltosos y unos inverbes [sic] mozalbetes vienen llevando a cabo desde que las puertas del local se abrieron. Don Guillermo hace un cálido y majestuoso canto a esas mujeres cuyos corazones son cofres que guardan la joya excelsa de la Religión en el que anida y reina la figura gloriosa de Cristo […].
Al terminar su brillante exordio el señor Camacho, una cerrada ovación atronó el espacio y una infinidad de vivas rasgaron el silencio.
Y con respecto al tema que nos atañe:
A continuación, y aún a pesar de que como quiera que "el gran General” en masa don Florencio Sosa Acevedo, ilustre ex alcalde del Puerto de la Cruz, "donde con tanto gusto se le recuerda"' no se ha dignado hacer llevar hasta sus aguerridas huestes una contraorden de ataque, éstos siguen en su vergonzoso proceder, que es el escarnio y la vejación de todas las personas que tengan el más mínimo átomo de honor. Y en este ambiente, en esta situación, se alza la edificante figura que promueve gran expectación en toda la sala y que sirve para ensalzar los espíritus y engrandecer los corazones, la figura airosa de la cultísima señorita Carmen Cabrera
El resto queda a la consideración de cada cual, por si estima oportuno echar una visual al ejemplar del periódico que se reproduce.
Aludimos, asimismo, en nuestra anterior reseña o entrega, la número 12, que relataríamos algo de un hermano de Florencio, Santiago, conocido hasta su muerte como ‘El patrón’, quien se ve involucrado en un turbio asunto de pesca con dinamita (eso dice un periódico, pero me da la impresión de que hubo algún fallo, pues al día siguiente otro medio ya hace alusión a la última información trasladada al post al inicio mentado).
Santiago Sosa fue uno de los socios fundadores del Casino de La Dehesa (lo tienen en un cuadro en una entrada anterior), y, junto a Tomás Martín, fue homenajeado en abril de 1990, en el 68º aniversario de dicha entidad, por ser los dos únicos que quedaban con vida. La noticia la encontramos en Hoy, 18 de octubre de 1934, página 2, y era esta:
Juicios de urgencia
El viernes de la corriente semana se verá en esta Audiencia, ante el Tribunal de Urgencia, la causa número 118, procedente del Juzgado de la Orotava, contra Santiago Sosa Acevedo, por el delito de pesca clandestina con dinamita.
Actuará de ponente el Magistrado señor Sánchez Real, y de abogado defensor, el señor Díaz Castro.
No obstante, entendemos que debió haber existido un error en la apreciación del delito puesto que el día siguiente, en Gaceta de Tenerife (19 de octubre de 1934, página 8), podemos leer:
Igualmente se celebrará hoy ante el Tribunal de Urgencia de la Audiencia Provincial la vista de la causa tramitada en el Juzgado de la Orotava, por el delito de publicación clandestina, contra Santiago Sosa Acevedo.
A dichos procesados se les ocupó una hoja o plancha de reproducir que se emplean en las máquinas multicopistas para hacer la tirada, que concuerdan con unas hojas clandestinas publicadas en el valle de la Orotava con motivo de la huelga.
En dichas hojas, que fueron impresas por los procesados, se incita a realizar diversos delitos castigados en el Código Penal.
Califica el Ministerio Público dichos hechos como constitutivos de un delito cometido por particular, en ocasión de los derechos individuales garantizados por la Constitución, pidiendo se imponga a cada uno de los procesados la pena de dos meses y un día de arresto mayor.
La defensa estará a cargo del abogado señor Díaz Castro.
Seguiremos en una próxima oportunidad.

viernes, 24 de febrero de 2012

Cabras locas

Más de treinta cabras desaparecen en El Hierro. Bien guardadas quedaron la noche anterior, según su propietario, pero cuando fue a echarles de comer a la siete de la mañana, como cada día, allí no estaban. Como la isla es bastante pequeña, intuyo no será muy difícil dar con su paradero. Deberá estar la Guardia Civil en ello. Aunque lo más preocupante es preguntarse qué está ocurriendo en la sociedad actual en que parece que no solo los humanos andamos con una teja medio rodada.
Creo que Néstor Álamo ya lo presagiaba cuando plasmó en unas coplas aquella “Cabra loca” que tanto se tararea en Gran Canaria y que Los Gofiones incluyen en una de sus tantas grabaciones: Cabra loca, cabra loca, / y el cabrero que las guarda, / que si yo fuera cabrero  / cabras locas no guardara. Fíjense bien, ya Néstor estimaba que no era una sola; el último verso está en plural.
Hace un tiempo hubo un ejemplar gomero que tuvo entretenido a todo el pueblo de Valle Gran Rey haciendo inverosímiles equilibrios en lo alto del acantilado. Allá cuando le pareció, tras haber provocado miles de quinielas acerca de su futuro, salió del atolladero por sus propias patas, dándole con un canto en las narices a todos los agoreros que la veían “estrallada” en el callao.
Pero lo de El Hierro es demasiado. Puede que se hayan asustado con ‘Los carneros’ de Frontera y se hayan mandado a mudar para La Dehesa. Máxime cuando este año vinieron de visita ‘Los diabletes’ de Teguise. Sin embargo, treinta y cinco cabras son muchas cabras. Y si se largaron por su cuenta en busca de aventuras (una auténtica locura, pues muchas de ellas se hallan, eso dicen, en estado de buena esperanza), alguien las hubiese visto. Es más, suelen ir dejando señales allá por donde pasan. ¿Tú no has caminado por la carretera de La Luz? Entre La Playita y Las Candias hay miles de tales marcas inconfundibles que se corresponden con millones de cagarrutas. Y las de El Hierro no iban a ser menos. ¡Ah!, y la escandalera que arman no es ni normal.
Segunda opción: que se las hayan llevado transportadas. Chacho, siguen siendo muchas cabras. En un furgón no caben (recuerda que alguna sufría cierta hinchazón en la panza). Tendría que ser un camión. Y hay que subirlas. Una a una. Haría falta más de un operario para tal menester. Y balan… Insisto, la isla es demasiado pequeña.
Me acabo de acordar. ¿Estarán con la ovejas gomeras de Javier Trujillo Bernal? Imposible. Eso requiere medios de transporte más sofisticados. ¿Se habrán ido a ver el volcán en La Restinga? ¿Habrán dirigido sus pezuñas hacia la zona de Orchilla? Reitero, El Hierro no alcanza los 300 km2. Y 35 cabras son muchas patas juntas.
Lo dejo, tampoco voy a volverme la cabeza loca. ¿Alguien se acuerda a estas alturas de la película del afer de las vacas locas? En este, tres cuartos de lo mismo. Le dedicaremos dos o tres telediarios, un par de Canarias Express, amén del de Estíbaliz (fin de semana), si acaso un Comando actualidad, y a otra cosa, mariposa.
Ya empezó la Cuaresma, pero seguimos en Carnaval. Como dice Rajoy: somos un país serio. Menos mal.
Hasta la próxima.

jueves, 23 de febrero de 2012

Mogollones (de basura)

Tremenda pena causa comprobar cómo se mide últimamente el éxito de los mogollones (acepciones coloquiales: gran cantidad de algo, lío, jaleo) carnavaleros. Los propios medios de comunicación se han encargado de propagar la superación que año tras año alcanzamos en… mierda producida. Y como en esas primicias nadan a la perfección los informativos de la tele de Willy, con tales postres escatológicos desayunamos, almorzamos y cenamos cada día.
Sí, tras la concentración de unas 230.000 personas en la pasada noche del lunes próximo pasado en la capital tinerfeña, se han recogido más de veintitrés toneladas de basura. Vamos por partes:
Preguntaré a mi amigo Evaristo si esa cantidad de personas cabe en las calles habilitadas al efecto. Porque en unas imágenes de la tele canaria, la autóctona, la nuestra, se podía contemplar a ciertos enjambres disfrazados que bailaban con cierta holgura. Traduzco: no se apretujaban demasiado, algo bastante característico en este tipo de festejos (eventos, que diría el concejal). Y es que esta alegría a la hora de contar, te choca sobremanera con las restricciones de idénticos medidores (policía) cuando de una manifestación se trata. Para mí que el quedar bien con el señor alcalde y lo estupendo que lo lleva a cabo el ayuntamiento pesa demasiado en el momento de realizar los cálculos. Mucho lápiz y poca goma.
Seamos optimistas (no les voy a quitar la ilusión de seguir batiendo récords) y convengamos en que allí había tal cantidad de sujetos y sujetas (y bien agarradas). Y que también sea cierto el que se ha recogido esa ingente montaña de desechos. Como la inmensa mayoría de ellos es mero plástico, mucha bolsa, botella y chubasqueiro do pito se ha tenido que reunir per cápita. No añado, obviamente, los detritus orgánicos porque después de tanta pisada y pasada pasan a ser parte consustancial del pavimento. ¿O ya no te acuerdas de las romerías?
No se quedó atrás, ni mucho menos, la capital palmera: más de treinta toneladas. Si descontamos las cinco de los polvos que ayer comentamos, más porquería que la habida en las dos sedes de las capitales de esta nacionalidad atlántica, periférica y alejada. Vaya con los indianos, qué merdellones. Aunque lo disimulan bien vistiéndose de un blanco (in)maculado.
Como la crisis va a continuar (palabra de Mariano), las fiestas también. Diría que estas últimas se van a incrementar porque para olvidar penas hay que recurrir a ciertas alternativas. Con lo que me temo que los servicios municipales van a tener entretenimiento para rato. Las cuadrillas de limpieza no van a dar abasto ante el ingente quehacer de fregados y puestas a punto (para el siguiente chiringuito).
Sigan atando cabos (electricistas, fontaneros, albañiles, carpinteros, policías…) y acabaremos enredando una madeja tan grande que no habrá posibilidad alguna de atender otros servicios más perentorios. Y no aleguemos que pagamos nuestros impuestos y otras boberías que suelen esgrimirse. Las calles alejadas de los núcleos centrales mogolloneros fenecerán sumidas en las tinieblas, proliferarán los robos y la falta de barrenderos las convertirá en un nuevo lazareto y…
Esta sociedad está condenada a fagocitarse. Para más inri, en la mierda, elemento en el que mejor nadamos.
Disfruten, que nos queda la piñata. Sanseacabó

miércoles, 22 de febrero de 2012

Demasiados polvos

No sé si seré el único que lo piensa, pero tengo la impresión de que nos estamos pasando. El exceso de polvos en estas carnestolendas puede causar alguna que otra indigestión. O dolor de bajo vientre, vaya usted a saber. La profusión de los derrames blanquecinos, tirando a leche en polvo (más de cinco toneladas en La Palma), acarreará, más temprano que tarde, complicaciones –ojalá no sean irreparables– en la salud de quienes creen que en unas horas apenas el cuerpo humano es capaz de aguantar tales dispendios. Y eso, está demostrado científicamente, acaba por pasar factura. Vamos, que no toda vaca lechera produce de por vida. Incluyan en tal ganado los propios ayuntamientos.
Todo se inició, años ha, con la entrega masiva de condones para general regocijo de la pibería. De aquellos chingos (canarismo: salpicaduras) hemos desembocado en estas inundaciones. No me extraña que los obispos pongan el grito en el Cielo (dónde iba a ser, si no) con esto del pim, pam, pum, fuego, y tiro porque me toca. Y lo malo es que se contagia. Ya se sabe que el pecado capital de la envidia no requiere demasiados apoyos para que se expanda indefinidamente. El ‘culo veo, culo quiero’ tiende a propagarse en Canarias de manera harto pasmosa.
Conozco gente de mi pueblo que se priva (quita, despoja, desnuda) de lo que menester fuere con tal de estar el lunes de carnaval en la calle Real de Santa Cruz de la Palma echando polvos como un descosido. La llamada de la negra Tomasa ha hecho posible que la clientela se haya incrementado hasta extremos que van mucho más allá de lo que la normal resistencia humana presupone. Muchos han agudizado el ingenio y recurren a las ayudas externas de potentes máquinas con las que aumentar la potencia de los polvos. Como diría cierto exalcalde de este Norte: eso es un “descándalo”.
A los indianos palmeros les salen competidores. Puede que la crisis (¿dije crisis?) haya hecho posible que la chispa prenda y se trasmita cual reguero de pólvora. Allá por Vegueta se comenzó tímidamente a echar unos polvitos apenas. Y para los que no han podido subir las escalerillas de cualquier medio de transporte ha significado una magnífica válvula de escape. Porque si se trata de echar un polvo, también vale, como último recurso, hacerlo en casa, ante los incondicionales. No será lo mismo, pero un buen sucedáneo puede, a la perfección, cubrir las necesidades más perentorias.
En La Gomera, para no ser menos, han redescubierto la empolvada. Pongo ese prefijo porque alegan los nativos que es tradición de hace más de un siglo. Y como no queda nadie vivo para ratificarlo, lo mismo habrá que creérselo. Puede que una señora, subiendo años ha con la sereta en la cabeza hacia La Lomada, haya tenido la desgracia (para ella; para el resto, todo un acontecimiento) de resbalar y hacérsele añicos el tarro de polvos que llevaba para las escoceduras del crío y… El resto está servido. Bastó con silbarlo para que se popularizara.
Ignoro si fue Asier Antona, Javier Trujillo o el propio José Manuel Soria quien llevó la receta a Mariano. Pero este, ni corto (sin dobles) ni perezoso, hizo suya la brillante idea y nos mandó tremendo rapapolvo (que es como un polvo elevado a la enésima potencia): la reforma laboral. Con la cual me ‘despido libremente’ deseándoles tengan todos un feliz ‘entierro’ (de la sardina). Y no desperdicien la oportunidad, si se les presentase, que no hay nada como…
Finalizo. Este año no iré a las Fallas, no sea que me den chucho. Lo mismo aprovecho esas fechas para presentar un libro. Hasta luego.

martes, 21 de febrero de 2012

Clases de religión

A lo largo de mis años en la docencia he tenido la oportunidad de compartir labores con excelentes profesionales. Y entre ellos, los de religión. Sin dogmatismos, sin aspavientos, sin proselitismos de tres al cuarto y respetando a los que, libremente, decidían no acudir a esas clases. Por los motivos que fueren. Recuerdo que el colegio de Toscal-Longuera (algunos cursos estuvimos allí) existía una matrícula bastante elevada de alumnos extranjeros. La inmensa mayoría optaba por cursar el área alternativa a la formación religiosa (católica). Llámalo Ética, Educación para la Ciudadanía o jugar al ajedrez. Dentro de bien poco desaparecerán todas estas opciones y entraremos –también las ovejas descarriadas– al redil del catecismo. Para general regocijo de ciertos curas que tienen atemorizada a su feligresía hasta tal punto que en esos entornos nadie osa dejar de apuntar a los críos en religión.
Se han empeñado los carcas fundamentalistas –sí, esos que no ven su joroba sino la ajena– en sembrar cizaña. Cuanto más, mejor. Para disfrutar de los privilegios que el pescar en tales ríos revueltos les brinda. No conformes con la x en el casillero, con cepillos, con colectas y mil zarandajas más, siguen queriendo meter las narices en los asuntos que ni por asomo son de su incumbencia. Las prerrogativas de la religión católica, no contempladas en precepto constitucional alguno (más bien todo lo contrario), han llevado al cardenal Lluís Martínez Sistach a opinar que los niños sin estudios de religión "padecen un analfabetismo de cultura religiosa que incide en su nivel cultural general, más bien bajo", y que al no darles una formación religiosa se fomenta su "atracción por las sectas y los fundamentalismos". Y es que en su última carta pastoral, titulada "La clase de religión enriquece a los hijos", el cardenal-arzobispo anima a todas las familias que estos días empezarán a matricular a sus hijos para el próximo curso para que "pidan la clase de religión católica para sus hijos".
Me imagino que si no lo hacen, el fuego eterno los chamuscará para siempre jamás. Ignora, o lo pretende, el citado clérigo que, y hasta los propios profesores de su asignatura lo reconocen, son esos alumnos alejados de todo tipo de contaminación (eso es de mi cosecha) los que suelen ser más brillantes en los estudios. Es más, fui testigo del enfado de una madre que protestaba airadamente el aprobado de su hijo en religión cuando había suspendido el resto de materias, y añadía que con toda la razón del mundo. ¿Una María? ¡Ah!, je ne sais pas.
"Hoy los niños y adolescentes padecen un analfabetismo de cultura religiosa y esto incide en su nivel cultural general, más bien bajo. La clase de religión contribuye a que los alumnos puedan comprender muchísimos contenidos de nuestra historia, de nuestra cultura que están tejidos de contenidos cristianos", argumenta el prelado.
No, monseñor (¿se le trata así?), ese planteamiento no es correcto. Lo dice Pisa y hasta la Torre Eiffel. Lo que usted alega en el párrafo anterior se estudia en una clase normal de Historia. Y el analfabetismo aludido se detecta en las materias básicas: matemáticas y lenguaje. Lo demás vendrá por añadidura. Y si no, déjese de monsergas y métase en una clase con esos niños a los que usted tanto adora.
Si las clases de religión y moral católica ofrecen valores "serios y auténticos" frente a los que ofrece la sociedad actual a los adolescentes y los jóvenes, reclúyalos en la Sagrada Familia y no les deje asomar el hocico para que no se contagien.
Habla de sectas –el peligro para los no catequizados– y no se recata en afirmar que la suya da mejores resultados. Pues ahí están los templos, casas parroquiales y demás propiedades de ese vasto chiringuito. Pero deje tranquilos los centros docentes que fueron construidos para otros menesteres con dineros públicos, incluyendo los procedentes de aquellos que no optaron por poner la x, que no pisan una iglesia y que comulguen de manera diferente.
Ignoro, señor Sistach, cuántas confesiones religiosas existen en nuestro país. Pero imagínese que todas quisieran las prerrogativas que usted demanda para la suya. Estarían –y están– en su pleno derecho. En este estado aconfesional sería un verdadero caos, ¿no cree? Salvo la católica, las demás actúan en sus círculos más íntimos y no requieren espacios añadidos, Y aun así, dentro de mi más absoluta incredulidad, observo que si alguna está en declive, no debe buscarla mucho más allá de su campo visual. Algo les deberá estar fallando. Zapatero, y su partido, fue ampliamente derrotado por su mala gestión. Pongan, pues, sus barbas a remojar.

lunes, 20 de febrero de 2012

No me lo esperaba

Recién finalizada la feria de Sevilla (ya saben que este año se adelantó), en la que Mariano Rajoy, sin necesidad de montar jaca andaluza alguna, hizo el paseo triunfal cual avezado jinete –chacho, estuve a punto de escribir Curro Jiménez–, nos hallamos ante un placentero panorama (hasta el 26 de marzo). Una vez concluya el proceso electoral de la comunidad autónoma situada más al sur del territorio peninsular, continuaremos prestando sumisa atención a lo que la señora canciller estime conveniente dictar, para general regocijo de los que aún tienen –tenemos– un sueldo, aunque bastante disminuido, a final de mes. Ya saben, si hasta ellos dicen que esta reforma no va a crear empleo, ¿para qué esperar a que llueva más?
De soslayo pasó por el congreso popular la dimisión del presidente alemán. No obstante, admite el presidente que puede existir algún desliz (estilo Camps), pues el factor humano no puede ser desligado de la faceta política (lo contrario de lo que pregona el editorialista en sus diatribas contra Paulino), pero que no van a permitir corrupción alguna. Y se quedó más ancho que un percebe de su tierra. Hablaremos con todo el mundo, buscaremos consensos, estaremos abiertos… Y en las sedes de UGT y CCOO se estremecieron las tumbonas en las que suelen descansar –o echar la siesta– los Toxo y los Méndez.
Un servidor entiende que podemos presumir de políticos que leen bastante bien. Ya me quiero imaginar la legión de escribanos que deberán seguir los pasos de Rajoy, aunque tampoco deberá ser muy costoso planificar los discursos porque si te fijas bien, sea de carácter orgánico, sea de índole institucional, siempre dice lo mismo, a saber lo contrario de lo que aseveró la semana anterior. Nada debe sorprendernos de que ya alabe la última reforma de Zapatero. Lo que sí me llamó poderosamente la atención fue localizar el vídeo blog del presidente: http://www.rajoyenaccion.com. Hombre, lo de Rajoy en acción será una broma. Por cierto, ha ordenado abrir una investigación para comprobar qué demonios pasó con el 2,44% de los compromisarios. Y es que no parece de recibo que ‘solo’ el 97,56% haya votado su reelección. Como tranquen a los que se les ocurrió ir a mear en ese preciso instante, los nombran altos ejecutivos de cualquier empresa pública, eso sí, con un sueldo tope de 105.000 euros; como el tuyo y el mío, por ejemplo.
Don Esteban González Pons, el eclipsado, sigue, ahora muy de vez en cuando, soltando alguna guinda. Habiendo comprobado que no va a alcanzar ese número de puestos de trabajo prometidos, se nos ha enredado ahora con la denominación de ‘cristiano’ (no refiriéndose, precisamente, al jugador madridista), y cuando se percató  de su enésima metedura de pata, a intentar sacar el cogote del agujero con lo de que la palabreja no tiene connotaciones religiosas. Mire usted, señor vicesecretario de no sé qué, si supiera que es lector del gran Pancho Guerra, lo mismo podría entender que sabe de qué van los cuentos de Pepe Monagas. Pero me temo que no. Es más, es probable que ni siquiera Cristina Tavío pueda ayudarle en estos dejes muy nuestros. ¡Ay!, cristiano, suba y echamos una parrafiada.
No creo hayan cambiado nada en los Estatutos, pues mucha falta no debe estar haciéndoles. Lo expreso por lo de volver a retransmitir las corridas de toros. En cualquier horario, pues la televisión pública alega en sus descargo que como las privadas no respetan lo de la protección de los menores, ya saben, a llorar a la plaza. Es decir, romper cristales no está bien, pero si tu vislumbras a cualquier loqueta a la pedrada limpia, veda abierta para el lanzamiento de proyectiles. Así no me extraña el que coloquen, verbigracia, una placa en una calle y esa misma noche desaparezca.
Y acabo, ya que hice esta ligera incursión por tan procelosos caminos (y callejuelas). En la última crónica de alabanza a lo bien que lo hizo el alcalde de mi pueblo (también del PP, pero es mera casualidad), se puede leer que se notó la ausencia del alcalde de Puerto de la Cruz, don Marcos Brito. Meridianamente claro, señores articulistas. Cuando el susodicho está, qué quieren que les diga, se nota. Y cuando no, también, y mucho. ¿No vino Ledesma? No, no, por nada; para compensar quizás.
Esta tarde el coso de Los Realejos. Pásenlo bien. Y moderación.

sábado, 18 de febrero de 2012

Un entusiasta dehesero (12)

Recuerden que estábamos ya en los años próximos al estallido de esa guerra denominada civil (qué paradoja), y Florencio, una vez abandonada su militancia socialista y no habiéndose presentado a la reelección para optar nuevamente a la alcaldía de Puerto de la Cruz, se suma, como otros tantos, a ese movimiento obrero que tanto ‘auge’ y repercusión tuvo en el Valle de la Orotava.
Y debo pedir disculpas por un error garrafal cometido en la entrega anterior, pues cuando cité el ejemplar de Gaceta de Tenerife correspondiente al 4 de octubre de 1933, página 5, no era esa la fecha correcta, ya que equivoqué el año, tratándose de 1934. Pido mil excusas. Las prisas, el escaso rigor de estas notas y la no imperiosa necesidad de una estricta metodología conducen a tales consecuencias.
Iniciamos el recorrido de hoy con esta reproducción del ejemplar de la Gaceta de Tenerife, correspondiente al 10 de octubre de 1933, página 8. Aunque no esté directamente relacionada la información con la actividad antes mencionada, la hacemos constar como mera curiosidad por hallarse en ese grupo de reclutas, que debían hacer el servicio militar en las posesiones españolas del Sahara Occidental, uno de sus hermanos, Benigno Sosa Acevedo. Ahí la dejo. Lo mismo alguno de mis lectores conoce alguno más. Paciencia y a leer con mucho detenimiento. Viendo tal cantidad, a uno no le extraña recordar la cantinela que escuchaba de joven cuando los mayores expresaban aquello de “yo serví en África”. Ahora ni siquiera servimos, estorbamos.
Ya relacionado con el contenido del párrafo inicial de este comentario, en Hoy, 1 de noviembre de 1933, página 6:
Estado de la huelga del Valle da la Orotava.
Convocados por el señor delegado provincial del Trabajo, don Manuel Illada Quintero, se reunieron ayer tarde en esta Delegación de Trabajo los representantes de la Patronal Agraria de la Orotava, don José Lugo Massieu, don Alonso de Zárate Méndez, don Melchor Brier Ponte y don José María Casañas Fuentes; los de la Patronal del Puerto de la Cruz, don Manuel Espinosa Chávez y don Francisco Machado Pérez; los de la Sección de Trabajadores de la Tierra, de la Federación de la Orotava, don Feliciano Illada Aguiar y don Lucio Illada Quintero, y los del Sindicato de Oficios varios del Puerto de la Cruz, don Manuel Hernández Ramón y don Florencio Sosa Acevedo.
Por el señor delegado se invitó a los reunidos a buscar una fórmula de arreglo que pusiera fin al conflicto planteado. La representación patronal manifestó que se remitía en un todo a lo que se había acordado en el acto de conciliación que se celebró el pasado día 28 en el Jurado mixto del Trabajo rural; y la obrera que, si bien en dicho acto no se llegó a un acuerdo sobre los dos primeros motivos de la huelga, quedan aún sin resolver los demás particulares.
Se hizo constar en el acta que se levantó, a ruego de los patronos, su extrañeza por el empeño de las entidades obreras en sostener una huelga con las patronales, sin existir diferencias entre ellas, sino solamente con patronos aislados, algunas de cuyas diferencias se ventilan ante este Jurado mixto y otras ante el ministerio de Trabajo.
Requeridos los representantes de las Asociaciones obreras por el señor delegado para dejar sin efecto la huelga pendiente, se negaron a ello, pretextando que no pueden considerar aisladamente los motivos en la que la fundan, por lo que no fué posible llegar a una avenencia.
Por hoy concluimos con dos notas relacionadas con los movimientos huelguísticos del año 1934, en uno de los cuales se halla implicado otro hermano de Florencio, Santiago, del que alguna nota añadiremos en una próxima ocasión. Se publicaron en Hoy, 28 de septiembre de 1934, página 2:
“Contra el orden público
Asimismo se instruye sumario por haberse ocupado al vecino del Puerto de la Cruz, Santiago Sosa Acevedo, una hoja o placa de reproducción de las que emplean en las máquinas multicopistas, la cual concuerda con el texto de una de las hojas clandestinas lanzadas en los primeros días de huelga de este Valle.
Explosión de dos petardos
Igualmente se tramita sumario por explosión de dos petardos colocados en la atarjea que conduce el agua para mover la planta de energía eléctrica de esta Villa, hecho que se produjo el pasado día veinte por la noche, desconociéndose al autor o autores del expresado acto de sabotage [sic]”.
En la siguiente haremos un breve repaso por una extensísima información de un mitin  de Acción Popular Agraria y de la Unión de Derechas, celebrado en el Realejo Bajo. Por supuesto, aparentemente nada tiene que ver con el contenido de esta serie, pero ya verán que sí. Hasta entonces.

viernes, 17 de febrero de 2012

Se la mangaron

Hubo revuelo previo, escasas expectativas en el durante y ligero alboroto en el después. Afortunadamente, el acontecer, que tuvo entretenido al pueblo realejero durante unas semanas, ha concluido. Menos mal que el Partido Popular fue capaz de reunir a diez o doce allegados para que la calle, que no callejuela, no estuviera tan solitaria, abandonada. ¡Ah!, Isaac, eso dijo, fue como amigo de la familia y no como militante de Coalición Canaria. Desconozco en calidad de qué acudió uno de los concejales de la misma formación política en el consistorio realejero (el resultado de la votación ya lo conoces).
Al día siguiente –se ignora hora, móvil y autor– la placa había desaparecido. Y eso no está bien, porque el homenajeado había prometido no molestar a la vecindad (por cierto, no vi a ninguno en el reportaje televisado). Los operarios municipales, antes de que la noticia corriera TF-5 adelante hasta la única capital de Canarias, procedieron a sustituirla (siempre vienen dos de fábrica, por si acaso). Eso sí, la colocaron un fisquito más alto para evitar nuevas tentaciones. Esperemos que la susodicha (tentación) no viva arriba (protagonizada por Marilyn Monroe y dirigida por Billy Wilder). De volver a ocurrir tan lamentable episodio, se asegura de fuentes municipales, no la volveremos a poner. Hombre, ni tanto ni tan poco. Los palos de las barandas del sendero turístico de la costa han sido repuestos en multitud de ocasiones, se han sembrado muchísimos millones en Rambla de Castro, se va a Fitur todos los años…
A posteriori (el día de actos ni se asomó a la ventana), una vecina aseguró no haber oído nada, pero entiende, aunque no conoce de nada a ese señor, que no está bien visto sisar rótulos ajenos. No sé si lo decía por los desconchados en la pared o porque realmente entendía que tales actos van más allá de cualquier norma de cortesía.
La verdad es que ya uno no sabe a qué atenerse. Escucha que se roba mucho material en las urbanizaciones (el cableado, sobre todo) para las componendas consabidas. Pero no acaba de entender para qué demonios quieren una placa. O lo mismo no se la llevaron, sino quisieron demostrar que no estaba a nivel (o a plomo), o no sujetada convenientemente, o que se le había aflojado un tornillo (a la placa), o el escudo era muy grande y eclipsaba el nombre, o…
Estamos en crisis, como es harto sabido. Episodio que sufrimos los de siempre. Aunque Rajoy quiere hacer una ley de homogeneización. En principio, parece, para que los políticos equiparen sus sueldos. Me temo que será por arriba y que no se le ocurrirá que prediquen con el ejemplo y bajen bastantes peldaños. Vamos, que se ubiquen más por los suelos, lugar por el que transita la mayoría de mortales, excepción hecha de Botines, Correas y demás yernos.
Y a todas estas, como siempre recurrimos a la intermediación divina (también en esos discursos inaugurales) y dado que acabo de aludir a quienes, a pesar de tantos pesares, se lo pasan bien –mejor, lo explotan bien–, nada mejor que estas dos sentencias de las que circulan en una de las múltiples presentaciones que cada día inundan bandejas de entrada:
“Si Dios ama a los pobres, ¡cómo sería si los odiara!”. Es la confirmación de mi particular teoría de los ‘dioses ciegos, sordos y mudos’. Los que ignoran dónde está situada África (entre todos, ellos igualmente, la hemos ido mandando para el cuerno).
O esta otra bastante elocuente: “La corrupción, como la paella, en ningún sitio se hace como en Valencia”. Pero la justicia (de minúscula) pondrá a cada uno en su lugar. A saber, los pobres en la miseria más absoluta, los ricos en la opulencia más escandalosa, los negros comerán en navidades porque toca la campaña del no sé qué, los ‘gürtelianos’ se irán de rositas, Garzón seguirá impartiendo conferencias, los banqueros seguirán apostando por la Fórmula I… ¿Y los jueces? Como siempre: imparciales, independientes, impasibles, impertérritos, ¿imposibles?, ¿increíbles?, ¿incrédulos?...
Mañana, si nada en contra se tercia, otra reseña histórica (periodística) de Florencio Sosa. Hasta entonces.

jueves, 16 de febrero de 2012

Carnaval, carnaval

Parece que eso de echarse una mascarita está pasando a la historia. Ahora se imponen otras modas, otras costumbres. Proliferan los grupos organizados y todo pretende estar sujeto a los cánones de rigor. La improvisación, alma máter del carnaval de antaño, ha dado paso a los concursos, a las exhibiciones. Todos los actos se encorsetan y hallamos dos mundos bien diferenciados: el de que se manifiesta y expone con el llamativo disfraz y el espectador que observa el desfile que la organización ha tenido a bien mostrarle.
Contemplaba hace escasos días la gala de la elección de la reina infantil en Las Palmas. Y aunque ya he tenido la oportunidad de declararlo en ocasiones anteriores, no está de más el recordarlo. El traje, que nada tiene que ver con vestimenta, ya no es un complemento que le colocamos a la pequeña para ponerla guapa o para que se luzca ante la concurrencia. Qué va, es un elemento extraño, fabricado ex profeso para que la chiquilla lo arrastre como si de una carreta se tratara. No, no oso llamar a la infante novilla, pero sí digo que eso es una tremenda animalada. Los diseñadores bien podrían obviar la parte humana del espectáculo, pues con poner los armatostes en cualquier lugar donde puedan ser visionados, sería más que suficiente. Lo otro es inhumano, salvaje y bestial. Y en las adultas, tres cuartos a peor. Ni las buenas yuntas de las romerías de pueblo hacen tanto esfuerzo y sacrificio como estas mozas. Ya solo faltaría hacer un concurso al más puro estilo del de los arrastres.
Cuando reclamamos igualdad en el trato, no discriminación por razón de sexo y mil cuestiones más, no entiendo ciertas mentalidades. Como la de la eterna candidata que no se corta un pelo en revelar que lleva cinco años intentando serlo, o es la tercera vez que me presento, o es el quinto certamen en el que participo. Por lo visto la coletilla del ‘no me lo esperaba’ es tan ansiada que cualquier inmolación queda debidamente justificada. Ignoro si a este tipo de aspirantes le han comido el coco con vanas promesas, pero recordé la realizada por el ruso Putin que ahora ha descubierto la pólvora prometiendo el oro y el moro a los ciudadanos. Con el moro no me meto por cuestiones de racismo, pero lo del metal me hizo retornar a los años en los que algunos historiadores sitúan un célebre robo o expolio (por supuesto, el oro de Moscú).
Todo lo anterior choca frontalmente con la época tremenda de crisis que sufre este país, en el que no hay trabajo, los parados salen de debajo de las piedras, el despido está más bien barato, el rico es cada vez más rico… Pero el carnaval, paisano, es el carnaval; una fiesta es algo sagrado, inviolable. Si no hay, se busca; si no como, voy a un comedor asistencial; si no compro el material para el colegio, que me lo solucione la maestra… Amigo, amigo, amigo, el carnaval es tan sagrado que incluso podría retrasar el inicio de las protestas sindicales por la implantación de la reforma laboral del Partido Popular. Temen los dirigentes sindicales que vayan a hacer el ridículo más espantoso ante la posible escasez de manifestantes.
Ya puestos les propongo a los sindicatos que se constituyan en grupo coreográfico, rondalla, o, mejor aún, en murga. Bueno, ya lo son (y a sus actuaciones me remito), pero disfrutarían del privilegio de poder cantar letras originales, incisivas, reivindicativas… Demostrarían garra, tesón, ganas en el escenario con el acicate de que allí enfrente estarían las autoridades, los políticos, las dianas de sus dardos. Y como la vida es un eterno carnaval, jamás estarían ociosos. Tendrían esa nueva inyección económica (para una buena clasificación en el apartado de presentación), lo que unido a los generosos dispendios de los gobiernos de turno, haría posible un notorio incremento de popularidad, fidelidad, credibilidad…
Bueno, me voy, tengo que ir a probarme. Hasta mañana.

miércoles, 15 de febrero de 2012

Cómo se te queda el cuerpo

Don José Manuel Soria y López, de  profesión político, nueve años más joven que yo, sentado en la zona de La Puntilla, en pleno Paseo de Las Canteras, miró seriamente al pescador (me refiero a la estatua), y algo confuso (antes había estado observando por lo menos un cuarto de hora cómo giraba el Juguete del Viento), le manifestó con toda solemnidad: “Canarias no necesita primas”. El pobre infeliz (pescador) siguió agarrado a la caña y no le prestó el más mínimo caso.
Si este relato fuera un cuento tradicional, las hadas, y los hados, habrían hecho posible que el susodicho (pescador) hubiese arrancado (la caña) y emprendiese una caminata hasta un fisco más allá de donde está Mary Sánchez y, entablando animada conversa con el que limpia los pescados (a la altura de Olof Palme)…
Chacho, claro que no necesitamos primas. Por dos razones fundamentales. La primera, con la de riesgo nos va de maravilla. La segunda, donde haya unos tíos (como usted mismo, señor ministro) gobernando tan bien, quítese pa´llá el resto de la familia (incluidos hermanos y cuñados).
En el contexto de una de las tantas entrevistas aparecidas el pasado domingo en la prensa isleña leí la expresión ‘de motu proprio’. Y no sé a quién echarle la culpa: si al periodista o a usted. Me imagino que al plumilla, faltaría más, que con su experiencia no cabe en mí la duda. Cómo va a “preposicionarse” (dicen los entendidos que al tratarse de un ablativo sobra el de) todo un representante del gobierno nacional; es imposible.
Y ahora permítanme la nota para distender esto. ¿Cómo se parecen su colega el ministro de Economía con Gargamel? Este perseguía a los pitufos. Aquel nos acecha a todos para luego ir a presumir por Europa ante los colegas que manejan los euros. ¿Cómo era? ¡Ah!, sí, muy agresiva. Por lo que la semejanza es más notoria aún.
Ya que comencé este relato con el PP, sigo. Javier Trujillo, portavoz de dicho partido en el Cabildo de La Gomera, con mucha experiencia en el cargo de cuando era socialista de toda la vida, y personaje con el que sigo batiendo récords de lecturas en el digital Gomera Noticias, ha declarado a los cuatro (o cinco) vientos desde lo alto de Garajonay: “No se está aplicando el protocolo de eliminación de animales asilvestrados”. Y sus ayes y lamentos rodaron ladera abajo por barrancos y quebradas. En fin, reconoce el hombre que hay mucha oveja suelta. Ya una vez se metió con los cochinos de Chipude y ahora pretende cargarse a cuanta lanuda foránea meta el hocico en corrales ajenos. Porque no es que el ganado (femenino) está cual cabra loca suelta por esos predios. Qué va, se hallan perfectamente camufladas dentro de los rebaños legales. Y me pregunto yo, ingenuo de mí, cómo demonios llegaron las intrusas a la isla. ¿Qué naviera no se percató del exceso de pelo, del número exagerado de patas, incluso, de la extraña manera de expresarse? ¿O arribaron por la playa de La Caleta cual un Jonay (versión femenina) cualquiera, para subir, Aceviños arriba, hasta El Cedro?
Todavía estoy dándole vueltas al coco del porqué tuvieron que llevar a Luz Reverón como Delegada Insular del Gobierno. Por cierto, me acabo de dar (de) cuenta: ¿Esta mujer no será rubia por casualidad? Chacho, chacho, chacho, mejor que no salga de La Villa. Ni se le ocurra darse una vuelta por esos senderos. ¿Te imaginas que esté Javier sentado en el bar de Imada, allá en Alajeró, y la vea bajar ladera abajo por el camino que desciende desde Tajaqué? Espero que de llegar ese instante se halle por allí mi amigo Nicolás (ahora me encasillan otra vez) y haga de intermediario, no sea que vaya a ocurrir una desgracia.
Con tanta oveja me acordé de Rosa Díez (otra socialista que acabará en el PP; espera un fisco más) cuando declaró que “cocina muy bien el cordero asado”. Esa mujer no me ha visto a mí friendo un huevo frito. Me sale que hasta el pan se echa fuera de la panera y se unta solo.
Bueno, hasta más ver.

martes, 14 de febrero de 2012

Renuncia de sueldos

La verdad es que no acabo de comprender el porqué es noticia destacada el que un alcalde renuncie al sueldo que tenía asignado en su ayuntamiento para pasar a cobrar del organismo para el que trabajaba con anterioridad (verbigracia, la Consejería de Educación). Y si esto de la crisis viene desde lejos, menos entiendo por qué en el mes de junio próximo pasado, cuando se constituyeron las corporaciones, no adoptaron tal medida en esa sesión plenaria. Era lo más lógico a sabiendas de la que teníamos encima y si pretendíamos destinar esa cantidad a otros asuntos de mayor urgencia. Y tampoco creo oportuno que ahora se enfoque como una renuncia (a un sueldo más alto) y mucho menos como una medida salvadora de un sinfín de males. Hay otros detalles que asimismo requieren urgente revisión y que podrían dar mucho más de sí en esto del ahorro y el cumplimiento del déficit. Llámalo exceso de liberados, puestos de confianza, de libre designación, guardaespaldas, secretarias…
Tal posibilidad se viene llevando a efecto desde tiempos inmemoriales. Y ejemplos, la tira. Ahí tenemos, sin ir más lejos, al ahora concejal en la oposición y anterior alcalde realejero, Oswaldo Amaro. El caso de Vicente Quintero en todos los años que estuvo liberado, tres cuartos de lo mismo. Porque me quedan, obviamente, más cercanos, pero por toda la geografía canaria debe haber bastantes centenares.
Pongamos el ejemplo del alcalde de Güímar, el buen amigo y colega Rafael Yanes. Ahora cobra como maestro en activo. Y le paga la Consejería del ramo. Pero eso es tan dinero público como era el que procedía de su consistorio. Habremos aliviado al presupuesto municipal, pero habremos recargado el de la Comunidad . Con lo que esto es la pescadilla que se come la cola, porque dentro de bien poco saltará como un quíquere José Miguel Pérez, vicepresidente y consejero, para declarar a los cuatro vientos desde lo alto del Roque Nublo que de seguirse produciendo hechos como el comentado (hay varios) no habrá dinero para sustituciones (bueno, ya no hay, pasaremos al negativo).
Es un error bastante frecuente este de distinguir la procedencia del capital, como si todo no proviniera de los impuestos que pagamos los españolitos. Suele ocurrir en demasiados ámbitos. Como queriendo dar a entender a los contribuyentes del pueblo respectivo que al venir el dinero de otro sitio queda aliviado su bolsillo. Ya buscará la fórmula oportuna el organismo ‘superior’ para detraerte tales asignaciones. Si la obra de remodelación de una zona comercial a realizar en Los Realejos es sufragada en casi su totalidad por el Cabildo tinerfeño, en nada varía el origen del montante para sufragar ese presupuesto. Llámalo erario público, fondo común, caja del turrón o como te venga en gana, pero no olvides que ahí también están tus euros. Y el capítulo fundamental de los ingresos de las instituciones públicas es a través de las transferencias que se producen en cascada.
Hace unos años (bastantes) cuando vivíamos en otra realidad y se jubiló muy alegremente a cuanto bicho esgrimiera cualquier dolor de tripa, el sector de la educación no quedó ajeno a tal novelería. Y los representantes sindicales venían por los centros para proponer retiros a los más veteranos porque el dinero procedía del Estado. Como si este tuviese a su disposición una máquina para fabricar billetes al servicio de docentes, empleados de la banca, telefónica y otros sectores. Por aquellos lodos tenemos ahora barro hasta en el órgano de Corti.
Sinceramente creo que la solución la ha dado la Sra. Botella (me imagino que por encargo familiar). Muchos problemas de la sociedad española quedarían borrados de la faz de la tierra (podrían ser extrapolables a Grecia, por poner un ejemplo cercano) si todos nosotros, voluntariamente, nos pusiéramos a disposición de nuestros estimados, respetados, y nunca bien ponderados políticos para echar una mano. Unos podemos dirigir el tráfico  (con el chaleco reflectante que guardamos en el coche sería suficiente), otros realizarían labores en los hospitales (empujar camillas, limpiar el piso, dar las comidas –que traerán, por supuesto, los familiares del enfermo–, atender el teléfono…), y así, si quieres, hasta el infinito. De tal suerte, sobraría dinero para más concejales liberados (con sus allegados pertinentes), subir el sueldo de todos los políticos (teoría de Rodrigo Rato), más actos protocolarios…
No es por nada, pero Rato acertó cuando manifestó lo que expresé unas líneas arriba. El que cobren poco los aludidos es lo que ha hecho que los talentos se fuguen y no participen en la cosa pública. Lo que traducido al román paladino equivale a que estamos gobernados por unos ‘no capacitados’. Puede que pensado por muchos, pero dicho por uno que en Bankia no cobra ni para el tentempié mañanero.
Bueno, mañana, si les parece bien, no hablaremos del gobierno.

lunes, 13 de febrero de 2012

La reforma definitiva

Ya Zapatero es historia. Aunque ahora sea miembro, con carácter vitalicio, del Consejo de Estado (parece que es mero órgano consultivo, menos mal), me temo que ni aquellos ‘brotes verdes’ que comenzó a vislumbrar cuando lo peor de la crisis avanzaba por el pasillo, lo van a salvar. Y es curioso porque de no haber existido aprieto económico-financiero, lo mismo estaríamos hoy valorando los avances que en materia de igualdad, verbigracia, consiguió para este país.
Como en esos últimos años de gobierno socialista no se distinguió el PP por aportar alguna receta –con esperar a que José Luis se estallara solo les bastaba–, ahora que por inercia, o cansancio, o hartazgo han pasado a dirigir las riendas que los ‘mercados’ van dictando, se han visto obligados a comulgar con demasiadas ruedas de molino. Que tragan sin mayor dificultad, pues les basta la coletilla de qué mal nos lo dejaron. Todos se han sumado al carro y disciplinadamente siguen el guión preestablecido. Y salvo Ana Pastor, periodista a la que deben quedar unos pocos desayunos en la televisión pública, no vislumbro periodismo informativo como dios manda (artículo 20 de la Constitución). Los comentaristas son un aparte.
Tanto es así que hemos olvidado al menos dos sonadas promesas de no ha tanto. La de González Pons, que casi acaba de golpe y porrazo con el paro (3,5 millones de puestos de trabajo era una respetable cantidad) y la de Rivero Baute, porque merced a un incremento de turistas en las islas, puede que desviados por los conflictos del norte africano, ya se lanzó a vaticinar que la luz estaba a la vuelta de la esquina. El primero desapareció de la escena política más visible, pero el segundo, tan acostumbrado a este tipo de ‘arrancadas’, permanece para general regocijo de cierto editor y del segundo partido perdedor en Canarias, pues por estos lares prima el dejar en la oposición al que gane las elecciones.
Con estos antecedentes desembocamos en la enésima reforma (o más), pero la que curiosamente no va a solucionar el grave problema del paro. Y como uno es lego en demasiadas materias, acude a escuchar todo lo que manifiestan los precitados comentaristas y a tragarse las entrevistas de cuanto asesor acude a los medios. Y a peor la mejoría. Y no sería lógico señalar que me quedo in albis, porque no es del todo correcto. Mi problema es que los entiendo a todos, incluso a los que proponen en el mismo mensaje planteamientos completamente opuestos. Y eso no debe ser muy normal. O eso o yo, vaya usted a saber. Aunque lo mío es de nacimiento, lo otro ha venido por añadidura (que se dice, y vuelvo a Zapatero).
Insisto en que no entiendo nada de nada. Pero si se abarata el despido, menos trabas tendrá el empresario para fulminar al empleado por un quítame allá esas pajas. Y como en nuestro país somos muy dados a todo tipo de picarescas (mejor, las inventamos), con el añadido de poseer ciertos dones naturales para las segundas –o terceras– contabilidades (sí, eso de la caja B), para que una empresa alegue que tiene pérdidas no le hará falta demasiado esfuerzo. Por consiguiente, que diría Felipe, o el Partido Popular rescata a don Esteban (González Pons) o no se atisba solución a esta lacra del paro.
Mientras, estamos buscando una solución para que la declaración del ‘yerno’ no perturbe demasiado al entorno de La Zarzuela, condenamos a un juez estrella convirtiéndolo, ipso facto, en estrellado (y ‘estrallado’, al más estilo autóctono canario), el tinglado de la Gürtel se va a ir para cierto sitio (dilo tú que a mí me da cierta cosa escribirlo), ya no nos acordamos de los millones que se tragó la montaña sagrada de Tindaya, las entradas para el concierto de Bruce Springsteen valen 60 o 70 euros (y está subvencionado a punta pala para que Mansito –el promotor– no pierda un céntimo)…
Y menos mal que Rajoy le tiene pánico a los helicópteros, que si no…